Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Asturias, mucho más cerca

banda de sede
 

Estás en

Asturias.es Sede Electrónica BOPA y Legislación Resultados Buscador BOPA

Consulta de una disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente


Boletín Nº 23 del martes 29 de enero de 2008

OTRAS DISPOSICIONES

CONSEJERÍA DE MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO RURAL

Resolución de 15 de enero de 2008, de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, por la que se convocan las ayudas y se aprueban las bases que regirán la concesión de subvenciones para acciones de ordenación y desarrollo de bosques en zonas rurales durante el año 2008, destinadas a empresas privadas y particulares.

El Reglamento 1698/2005, del Consejo, de 20 de septiembre, relativo a la Ayuda al Desarrollo Rural a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) establece una serie de medidas que pueden ser objeto de ayuda por parte de los estados miembros. Entre ellas están el “Aumento del valor económico de los bosques”, la “Primera forestación de tierras no agrícolas” y la “Recuperación del potencial forestal e implantación de medidas preventivas”.

Con el fin de regular la aplicación de estas ayudas en el Principado de Asturias se ha redactado la convocatoria correspondiente que contempla ayudas financiadas con fondos comunitarios, fondos propios del Principado de Asturias y del Ministerio de Medio Ambiente, con el fin de estimular la participación de los propietarios de tierras forestales en estas medidas.

El cumplimiento de la presente convocatoria supone una financiación de 5.050.000 €, de los que 2.050.000,00 € corresponden al ejercicio de 2008, y 3.000.000 € para el ejercicio de 2009, habiendo sido autorizado el gasto por Acuerdo del Consejo de Gobierno de fecha 26 de diciembre de 2008.

Vistos:

La Ley 2/1995, de 13 de marzo, sobre Régimen Jurídico de la Administración del Principado de Asturias; artículo 38 de la Ley 6/1984, de 5 de julio, del Presidente y del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias; el Reglamento (CE) n.º 1698/2005, del Consejo, de 20 de septiembre de 2005, relativo a la ayuda al desarrollo rural a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER); el artículo 6 de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones; Decreto 71/92, por el que se regula el régimen general de concesión de subvenciones, y demás normativa legalmente aplicable,

RESUELVE

Primero.—Convocar las ayudas para acciones de ordenación y desarrollo de bosques en zonas rurales destinadas a empresas privadas y particulares durante el año 2008.

Segundo.—Aprobar las bases que regirán la concesión y que se incorporan como anexo de esta Resolución, formando parte integrante de la misma.

Tercero.—Las ayudas reguladas en la presente Resolución serán concedidas con cargo a la siguiente aplicación presupuestaria y anualidades:

Aplicación

Beneficiario

Año 2008

Año 2009

18.04.531B.773.010

Empresas privadas y particulares

2.050.000 €

3.000.000 €

Cuarto.—Todo ello condicionado a la existencia de crédito adecuada y suficiente para financiar las obligaciones derivadas de la convocatoria en el ejercicio 2008, respetando las limitaciones que se establecen para los gastos plurianuales en el art. 29 del texto refundido de régimen económico y presupuestario del Principado de Asturias aprobado por el Decreto Legislativo 2/98, de 25 de junio.

Quinto.—La presente Resolución entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el BOLETÍN OFICIAL del Principado de Asturias.

Contra la presente Resolución podrá interponerse recurso contencioso-administrativo ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, en el plazo de dos meses, contados desde el día siguiente al de la publicación de la presente Resolución en el BOLETÍN OFICIAL del Principado de Asturias, sin perjuicio de la posibilidad de previa interposición del recurso potestativo de reposición, ante el mismo órgano que dictó el acto, en el plazo de un mes contado desde el día siguiente al de su notificación, no pudiendo simultanearse ambos recursos, conforme a lo establecido en el artículo 28 de la Ley del Principado de Asturias 2/1995, de 13 de marzo, sobre Régimen Jurídico de la Administración del Principado de Asturias, y en el artículo 116 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común. Todo ello sin perjuicio de que los interesados o las interesadas puedan ejercitar cualquier otro que estimen oportuno.

Oviedo, a 15 de enero de 2008.—La Consejera de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Belén Fernández González.—1.261.

BASES QUE HAN DE REGIR LA CONVOCATORIA DE AYUDAS A ACCIONES DE ORDENACIÓN Y DESARROLLO DE BOSQUES EN ZONAS RURALES DURANTE EL AÑO 2008. EMPRESAS PRIVADAS Y PARTICULARES

Primera.—Objeto de las subvenciones.

1.—Esta convocatoria contempla todas las superficies forestales de la Comunidad Autónoma del Principado de Asturias.

2.—Quedan, sin embargo, exceptuados los suelos que deban ser urbanizados de acuerdo con la previsión de los órganos urbanísticos competentes, las fincas que estén inmersas en un proceso de concentración parcelaría sin resolución definitiva y, en general, todos aquéllos cuya expropiación con fines no forestales estuviera prevista en el plazo de dieciocho años, los cuáles sólo podrán beneficiarse de las ayudas puntuales de mejora que fueran compatibles con la temporalidad del destino forestal de los terrenos.

3.—Las inversiones y acciones subvencionables son las siguientes:

• Medidas para el aumento del valor económico de los bosques:

a) Limpiezas de matorral, reposición de marras, clareos, primera clara, poda, laboreo, abonado, prevención, tratamientos de plagas, cerramientos y otros trabajos selvícolas de mejora del bosque.

b) Construcción de pistas forestales.

• Medidas para la forestación de tierras no agrícolas:

c) Nuevas plantaciones y repoblación de superficies, en masas con baja densidad de arbolado.

• Medidas para la restauración del potencial forestal dañado e implantación de medidas preventivas:

d) Reconstrucción de los bosques destruidos por los incendios o por otras agresiones o catástrofes naturales.

e) Implantación de cortafuegos, construcción de puntos de agua y construcción y mejora de pistas forestales como medidas preventivas contra incendios forestales.

f) Elaboración de planes técnicos y proyectos de ordenación forestal.

4.—Las actuaciones deberán ejecutarse de acuerdo con los requisitos técnicos establecidos en el anexo 1.

5.—Extensión mínima. Las superficies mínimas de reforestación y otros trabajos objeto de las ayudas serán de al menos 0,5 has.

6.—Extensión máxima. La superficie máxima a la que se puede conceder ayuda será de 50 has. Este límite no será aplicable a las solicitudes de reconstrucción de los bosques destruidos por los incendios o por otras agresiones o catástrofes naturales, a las solicitudes de ayudas para proyectos de ordenación y planes técnicos, a las solicitudes de limpieza de repoblaciones y en aquellos montes en los que haya un plan de gestión forestal específico aprobado por la administración.

7.—No se considerarán como “Reconstrucción de los bosques destruidos por los incendios o por otras agresiones o catástrofes naturales” aquellas solicitudes en las cuales el siniestro se haya producido con anterioridad no inferior a 3 años a la fecha de entrada en vigor de la convocatoria.

8.—No será objeto de ayuda la plantación de superficies en las que se ha realizado un aprovechamiento comercial del arbolado existente.

9.—No serán objeto de ayuda las actuaciones que precisen evaluación de impacto ambiental, a no ser que ya se haya dictado resolución de la misma con anterioridad a la propuesta de resolución.

10.—La conservación de pistas forestales tendrá la consideración de medida preventiva de prevención de incendios, por lo que deben ser aptas para el tránsito de vehículos de extinción. La construcción de pistas solamente tendrá esa consideración cuando de servicio a una actuación superior a las 10 has. de superficie y sea necesaria la presentación de un proyecto técnico.

11.—La construcción y conservación de vías de acceso deberá realizarse siempre como labor complementaria de un trabajo de repoblación o de un trabajo selvícola de manejo del bosque, cumpliendo las condiciones que se indican en el punto 4.3 del anexo I.

12.—Dentro de la zona de actuación, la red de pistas no podrá superar los 100 m por hectárea.

13.—La construcción o limpieza de cortafuegos deberá realizarse siempre como labor complementaria de otros trabajos y estar incluidas en un proyecto técnico.

14.—Especies susceptibles de forestación.

La forestación de tierras no agrícolas o la reconstrucción de bosques se efectuará exclusivamente con las siguientes especies:

Coníferas

Nombres vulgares

Nombres científicos

Alerce

Larix sp.

Pino de Monterrey, insignis

Pinus radiata D. don

Pino negral, rodeno, del país

Pinus pinaster Ait. (1)

Pino silvestre

Pinus sylvestris L

Pseudosuga

Pseudotsuga menziesii

Tejo

Taxus baccata L.

Frondosas

Nombres vulgares

Nombres científicos

Abedul y variedades

Betula pubescens Ehrh.

Abeto

Abies alba Mill.

Acebo

Ilex aquifolium L.

Álamo blanco

Populus alba L.

Álamo negro

Populus nigra L.

Álamo temblón

Populus tremula L.

Alcornoque

Quercus suber L.

Aliso, Humero

Alnus glutinosa (L) Gaertn.

Arce

Acer pseudoplatanus L.

Castaño y variedades

Castanea sativa Mill.

Cerezo silvestre

Prunus avium L.

Encina

Quercus ilex L. Quercus rotundifolia L.

Fresno común

Fraxinus excelsior L.

Fresno de hoja estrecha

Fraxinus angustifolia Vhal.

Haya y variedades

Fagus sylvatica L.

Laurel

Laurus nobilis L.

Nogal

Juglans regia L.

Nogal americano

Juglans Nigra

Olmo

Ulmus minor Mill., U. montana With.

Plátano

Platanus sp.

Quejigo

Quercus faginea Lamk.

Rebollo, Melojo

Quercus pyrenaica Will.

Roble

Quercus robur L.

Roble albar

Q. petraea (Matts) Liebl.

Roble americano

Quercus rubra L.

Sauce

Salix alba L., fragilis L.

Tilo

Tilia platyphyllos Scop., T. cordata Mill.

15.—Condiciones y especificaciones generales.

15.1. Todas las actuaciones solicitadas, deben estar contempladas en la presente convocatoria y ajustarse a lo establecido como ‘buenas prácticas forestales’. En caso contrario, el informe del personal técnico de la zona razonará la denegación o excepcionalmente, la concesión de la subvención. Igualmente, mediante informe razonado del personal técnico de zona, se propondrán las condiciones que sean exigibles para el éxito, protección de la repoblación, o mejora de la solicitud, sin cuyo cumplimiento podrá ser denegada la ayuda solicitada.

Con carácter general, se considerarán, entre otros:

— La no conveniencia técnica de repoblación con Pino radiata a altitudes superiores a los 700 metros sobre el nivel del mar.

— La protección de las plantaciones de frondosa contra los daños de caza.

— La plantación con al menos dos filas de especies autóctonas propias de los bosques en galería de la zona, en las plantaciones que se realicen colindantes con cauces fluviales.

— La plantación de un 20% de la superficie con las especies autóctonas integrantes de los ecosistemas amenazados que figuran en el PORNA (alcornocales, encinares, quejigales, lauredales, carbayedas, alisedas, madroñales silicícolas, sistemas dunares, turberas, matorrales de los acantilados costeros y enebrales subalpinos), en las repoblaciones colindantes con dichos ecosistemas

— La inclusión, en las plantaciones mayores de 10 has. de superficie, de un 5% de especies arbóreas o arbustivas propias de la serie de vegetación del lugar dispuestas en bosquetes o en zonas de vaguadas, crestas, orla de bosque, a fin de dotar a la masa de cierto grado de naturalidad y de dificultar la propagación de incendios forestales, En caso de que estas especies estén ya presentes en la proporción indicada, podrá omitirse su plantación.

15.2. Para superficies de actuación de repoblación mayores de 10 has. tanto como para trabajos cuyo presupuesto de ejecución material supere los 30.000,00 euros, habrá de presentarse proyecto firmado por Ingeniero de Montes o Ingeniero Técnico Forestal. En cualquier caso y fuera cual fuera la superficie de actuación será siempre necesaria, en defecto del proyecto la presentación de una memoria técnica y de un presupuesto justificativo.

15.3. En caso de abandono, incendio o destrucción de la plantación u otra causa imputable al beneficiario, se suspenderán todas las ayudas pendientes, hasta que sea restaurada la superficie abandonada o destruida, total o parcialmente, sin perjuicio de los compromisos adquiridos y de las responsabilidades que se deriven.

15.4. Las superficies repobladas en el ámbito de esta convocatoria de ayudas no podrán dedicarse a ningún otro uso agrícola mientras continúen catastradas como forestales. Igualmente, no podrán dedicarse a ningún uso ganadero en los años en que esta práctica pueda dañar las nuevas plantaciones.

15.5. Las superficies objeto de tratamientos selvícolas no podrán ser objeto de corta hasta al menos 5 años después de la realización de los trabajos.

15.6. La concesión de la ayuda obliga al mantenimiento de los terrenos con la vegetación implantada, así como a efectuar la vigilancia y cuidados que exigen las plantaciones forestales, durante un período que no podrá ser inferior al turno de las especies utilizadas.

15.7. La existencia de más de un 10% de marras, los daños ocasionados por la caza o pastoreo y el incendio, tendrán la consideración de falta de mantenimiento adecuado, pudiendo la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural exigir, mediante informe del Servicio de Planificación y Gestión de Montes, la devolución de las cantidades otorgadas.

15.8. En las plantaciones deberán respetarse las distancias a los terrenos colindantes que indiquen las respectivas Ordenanzas Municipales, y en su defecto regirán las siguientes:

— Cuando se trate de viviendas: 25 metros

— Cuando se trate de cultivos agrícolas: de tres metros en especies de coníferas y de cuatro metros en especies de frondosas.

— Cuando se trate de prados o praderas, las distancias anteriores se disminuirán en un metro.

15.9. Los trabajos no podrán estar realizados total o parcialmente con anterioridad a la evaluación que realice de los mismos el personal de la Dirección General de Política Forestal con posterioridad a la solicitud.

15.10. Al finalizar los trabajos deberá dejarse el monte limpio de toda clase de residuos.

15.11. Todas las mejoras realizadas en los montes, tales como caminos, construcciones, etc, quedarán a beneficio del titular del suelo. Sin embargo, los caminos y puntos de agua quedarán gravados con una servidumbre de uso a favor de la Administración del Principado de Asturias. Las pistas realizadas con ayudas públicas podrán ser utilizadas para la construcción de accesos a otros propietarios cuando sean necesarias para evitar la construcción de un tramo mayor de pistas para dar acceso a nuevos terrenos, evitando la redundancia de viales o la realización de trazados contrahechos o en zigzag.

15.12. Las obras forestales respetarán los cauces de los arroyos de la zona, evitando en todo momento el vertido de escombros a los mismos, la invasión de su lecho por la maquinaria de la obra, y cualquier tipo de encauzamiento que pudiera interferir en los mismos, a no ser que este último caso quede técnicamente justificado. Se extremarán las precauciones en las obras de acondicionamiento en los pasos de los arroyos, a fin de no provocar la obstrucción de su cauce con los derrubios procedentes de las labores de apertura y ensanche.

Segunda.—Beneficiarios de las subvenciones.

1.—Podrán ser beneficiarios de las subvenciones las personas físicas o jurídicas que sean titulares de derechos reales de propiedad, posesión o de usufructo sobre tierras forestales, incluidas las agrupaciones formadas por dichos titulares.

2.—Para acreditar el cumplimiento de dichos requisitos se aportarán en cada caso los documentos prevenidos en la base quinta de esta convocatoria.

3.—No podrán obtener la condición de beneficiarios las personas o entidades en las que concurran alguna de las circunstancias enumeradas en los apartados 2 y 3 del artículo 13 de la Ley 38/2003, General de Subvenciones.

Tercera.—Cuantía de las subvenciones y gastos subvencionables.

1.—Gastos subvencionables.

Serán subvencionables los gastos necesarios para realizar las actividades que se citan en la base primera.

Los tributos no serán subvencionables.

El gasto público destinado a una operación que incluya aportación de recursos propios no podrá ser superior al total de los gastos subvencionables, excluidos los recursos propios, al final de la operación.

2.—Porcentaje sobre el importe de la inversión:

2.1. Las ayudas consistirán en un tanto por ciento de la cantidad a invertir.

2.2. La inversión sobre la que se aplicará dicho porcentaje no podrá exceder de los máximos que para cada tipo de actuación se establecen en esta base.

2.3. Porcentaje sobre el importe de la inversión:

• El 50% de las medidas para el aumento del valor económico de los bosques.

• El 70% de las medidas para la forestación de tierras no agrícolas.

• Cuando se trate de actuaciones que se realicen en concejos considerados como “zonas de montaña” o “zonas con dificultades en zonas distintas de las de montaña” o en zonas incluidas en la Red Natura 2000, se podrán sumar 10 puntos porcentuales a los porcentajes anteriores.

• El 100% de las medidas para la restauración del potencial forestal dañado e implantación de medidas preventivas.

3.—Importes máximos de las inversiones

3.1. Elaboración de planes técnicos y proyectos de ordenación forestal.

Se establecen los siguientes importes máximos de inversión en euros por hectárea, con un máximo de 20.400,00 € para los proyectos de ordenación, y 12.600,00 € para los planes técnicos:

Proyectos de ordenación

Planes técnicos

Menos de 100 has

40,00 €/ha

30,00 €/ha

De 101 a 300 has

37,00 €/ha

27,00 €/ha

mayor de 300 has

34,00 €/ha

24,00 €/ha

Revisión

21,00 €/ha

15,00 €/ha

3.2. Repoblación en tierras no agrícolas y restauración de bosques destruidos.

Se refiere este epígrafe a las actuaciones expresadas en los puntos c) y d) del punto 3 de la base primera.

Euros/ha.

Sin protección

2.716,77

Con protección

4.095,55

La necesidad de proteger la plantación vendrá determinada por la incidencia de los daños producidos por la fauna salvaje en la zona y la especie a repoblar, que será valorada por el personal de la Dirección General de Política Forestal.

3.3. Otras labores.

Se refiere este epígrafe a las actuaciones expresadas en los puntos a), b) y e) del punto 3 de la base primera:

a) Limpieza de matorral, reposición de marras, clareos, primera clara, poda, tratamiento de enfermedades y plagas y otros trabajos selvícolas: 2.745,17 euro/ha. Dentro de estas actuaciones podrá incluirse el cerramiento de las parcelas como trabajo complementario.

b) Construcción de vías de acceso. Se establecen varios precios de acuerdo con la clasificación establecida en el punto 5 del anexo I, y entendiendo por terreno accidentado aquellos cuyo porcentaje de roca supera el 15%:

b.1) De primer orden:

b.1.1) Terreno normal: 5.594,88 euro/km.

b.1.2) Terreno accidentado: 7.934,88 euro/km.

b.2) De segundo orden:

b.2.1) Terreno normal: 2.879,60 euro/km.

b.2.2) Terreno accidentado: 4.569,60 euro/km.

c) Conservación y mejora de vías de acceso: 2.115,90 euro/km.

d) Cortafuegos: 1.858,99 euros/ha. de creación o conservación de cortafuegos manuales y 669,41 euros/ha. de creación o conservación de cortafuegos mecánicos.

e) Construcción de puntos de agua: 4.415,77 euros por punto con capacidad igual o superior a 24 m³.

Cuarta.—Criterios para la adjudicación de las subvenciones.

1.—Las subvenciones se adjudicarán a las peticiones que reúnan los requisitos exigidos en la presente convocatoria.

2.—Cuando el importe de las solicitudes presentadas supere la disponibilidad presupuestaria se atenderán con arreglo al siguiente orden de prioridad:

1.º Las que se refieran a la reconstrucción de los bosques destruidos por los incendios o por otras agresiones o catástrofes naturales.

2.º Los proyectos de ordenación forestal y planes técnicos.

3.º Aquellas en las que los trabajos, obras, cuidados culturales y tratamientos selvícolas necesarios para la prevención de incendios en masas forestales establecidas, supongan más del 80% del importe solicitado y la especie principal sea una de las incluidas en el apartado “especies susceptibles de forestación”.

4.º Resto de las actuaciones.

3.—Si dentro de los niveles señalados, fuera preciso establecer un orden de preferencia entre las solicitudes se aplicará a tal efecto el siguiente baremo:

a) Características de los terrenos:

• Hasta 10 has.: 1,0 punto/ha.

• Resto, a partir de 10 has.: 0,4 puntos/ha.

b) Parcelas colindantes de diferentes propietarios:

• Si el conjunto de los colindantes no supera las 5 has: 5 puntos.

• Si se sitúa entre 5 y 10 has.: 15 puntos.

• Más de 10 has.: 25 puntos.

c) Pertenencia a Asociaciones Forestales:

• Si pertenece a una Asociación Forestal: 5 puntos.

• Si no pertenece: 0 puntos.

d) Dotación de prevención de incendios:

• Cortafuegos: 5 puntos/ha.

• Punto de agua: 10 puntos/ud.

e) Cuando se trata de ayudas incluidas en un concejo con plan de ordenación forestal aprobado y las actuaciones están de acuerdo con el mismo.: 10 puntos.

f) Actuación dentro de la Red Natura 2000: 15 puntos.

g) Las denegadas por falta de disponibilidad presupuestaria en la convocatoria del año anterior: 30 puntos.

Cuando la ayuda que se solicite tenga por fin financiar una actividad que no guarde correlación significativa con la extensión del terreno forestal, los criterios para su concesión harán abstracción de dicha superficie al evaluar su mayor o menor pertinencia de acuerdo con los objetivos de la convocatoria.

Quinta.—Plazo, condiciones de presentación de solicitudes y documentación.

1.—El plazo para la presentación de solicitudes será de 30 días naturales, contados a partir del día siguiente al de la publicación de la presente Resolución en el BOLETÍN OFICIAL del Principado de Asturias.

2.—Las solicitudes de ayuda se dirigirán al órgano convocante. Se presentarán preferentemente en las oficinas comárcales de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, o en los lugares previstos en la Ley 30/92, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, modificada por la Ley 4/1999, y se formularán en los modelos normalizados que figuran como anexo 2 a la presente Resolución, debiendo cumplimentarse los datos que resulten pertinentes y acompañarse de la siguiente documentación:

— Fotocopia compulsada del CIF o NIF

— Ficha de acreedores correctamente rellenada y certificada por la entidad bancaria, relativa al número de cuenta en el que desea se realice el cobro de la subvención.

— Hoja de datos identificativos SIGPAC (Sistema de Información Geográfica de Parcelas Catastrales) de los recintos para los que se solicita la ayuda. Estas hojas deben incluir los datos de polígono, parcela y recinto, la situación de la finca sobre la ortofoto y las superficies y cultivos de los distintos recintos.

— En el caso de tratarse de trabajos no coincidentes con recintos completos, deberá presentar croquis elaborado con la herramienta SIGPAC y firmado por el solicitante.

— Acreditación de pertenecer a una asociación forestal mediante certificación del Secretario/a de la misma, en su caso.

— Si la superficie de la finca supera las 10 hectáreas en el caso de trabajos de repoblación, o si el importe del presupuesto de ejecución material de las actividades es superior a 30.000,00 euros, deberá presentarse proyecto técnico realizado por Ingeniero de Montes o Ingeniero Técnico Forestal, visado en el Colegio correspondiente. En este caso el proyecto deberá incluir una relación de todos los recintos SIGPAC afectados con indicación de su superficie. Se admitirá la presentación inicial de un borrador del proyecto sin visar que deberá visarse tras su aprobación por los técnicos de la Dirección General de Política Forestal.

— En el caso de actuaciones que afecten a zonas incluidas en la Red Natura 2000, los proyectos o EPIAs deberán incluir un apartado de valoración de las repercusiones sobre los hábitats de interés comunitario, con indicación de la superficie y porcentaje del hábitat afectado en la zona. Asimismo, se deberá realizar una valoración de la posible afección a taxones, en especial los de interés comunitario, todo ello en cumplimiento de lo previsto en el artículo 6.3 del Real Decreto 1997/1996, de 7 de diciembre, por el que se establecen medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats naturales y de la flora y fauna silvestre. Si la actuación esta sujeta a EPIA este informe se incluirá en la misma.

— En aquellas actuaciones que estén sujetas a EPIA según lo dispuesto en el Decreto 38/94, de 19 de mayo, por el que se aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Principado de Asturias, se presentará original y copia de la EPIA que incluirá necesariamente un plano de las actuaciones a realizar perfectamente localizadas. Las EPIAS deberán presentarse separadamente del proyecto.

— En aquellas actuaciones que estén sujetas a EPIA, según lo dispuesto en la Ley 1/2001, de 6 de marzo, de Patrimonio Cultural, se presentará original y copia de la afección a bienes del patrimonio cultural separadamente del proyecto, con el fin de tramitar la autorización prevista en el artículo 35 de dicha Ley.

— En la parte posterior del modelo de solicitud se incluyen, entre otras, las siguientes declaraciones, la firma de la solicitud supone la asunción de las mismas:

— Declaración responsable de no estar incurso en las prohibiciones para obtener la condición de beneficiario señaladas en los apartados 2 y 3 del artículo 13 de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones.

— Autorización a la administración para poder recabar los datos de Hacienda y Seguridad Social en lo que sean necesarios para la tramitación y el cobro de la ayuda. En caso de no querer que los solicite la Administración deberá aportar las correspondientes acreditaciones de hallarse al corriente de sus obligaciones tributarias y de Seguridad Social, no ser deudor de la Hacienda del Principado de Asturias por deudas vencidas, liquidadas y exigibles.

— Declaración de no haber solicitado otras ayudas con la misma finalidad o relación de las mismas.

— En la parte posterior del modelo de solicitud se incluye solicitud, en el caso de ser necesaria y de que se conceda la ayuda, para el cambio de uso de acuerdo con lo dispuesto en la Ley del Principado de Asturias 3/2004, de 23 de noviembre, de Montes y Ordenación Forestal.

Además de lo anterior, en los siguientes casos particulares deberán aportar la siguiente documentación:

— Para agrupaciones:

• Deben presentar de forma individual toda la documentación personal exigida (DNI, ficha SIGPAC, etc.).

• Hoja de datos de la agrupación firmada por cada uno de los miembros.

• Representación para el cobro y tramitación:

• Poder notarial o comparecencia ante funcionario (poder apud-acta) por el que el propietario de los derechos reales autoriza al representante.

• El representante debe rellenar las casillas habilitadas a este efecto en el impreso de solicitud de ayuda y presentar la documentación que en el resto de los casos se pide al titular (DNI o NIF y ficha de acreedores). En este caso sigue siendo obligatorio presentar el NIF y la ficha de acreedores del solicitante.

— Personas jurídicas:

• Copia de los estatutos de la Entidad o escritura de constitución en la que se especifique el representante legal.

Una vez recibidas las solicitudes y la documentación correspondiente, el órgano instructor comprobará y verificará que se hallan debidamente cumplimentadas y documentadas de conformidad con lo establecido en la presente convocatoria.

Si la solicitud no estuviese acompañada de los documentos o datos exigidos se requerirá a la entidad solicitante para que, en el plazo máximo e improrrogable de diez días, se subsane el defecto con apercibimiento de que, si no lo hiciese, se le tendrá por desistido en su petición en la Resolución que deberá ser dictada en los términos previstos en el artículo 71 de Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

Por razones de homogeneidad en los trabajos, el órgano instructor podrá imponer modificaciones a los proyectos o actuaciones en aras de lograr la uniformidad en idénticas actuaciones y de ajustar los costes de las mismas.

Sexta.—Órgano competente, determinación del órgano que propone y del que decide el otorgamiento y plazo para resolver.

La disposición del gasto y resolución del procedimiento es competencia de la titular de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, correspondiendo la instrucción al Servicio de Planificación y Gestión de Montes. Todo ello sin perjuicio de lo dispuesto en la Resolución de 18 de septiembre de 2007, de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, por la que se delegan competencias en los titulares de diversos órganos de la Consejería.

Presentada la solicitud con la documentación exigida se analizarán los pormenores de la actuación que se va a subvencionar por parte de una Comisión de Valoración creada a tal efecto entre el personal de la Dirección General de Política Forestal cuya composición será la siguiente:

La Comisión de Valoración estará integrada por:

— Como Presidente: El Director General de Política Forestal.

— Como Vocales: El Jefe del Servicio de Planificación y Gestión de Montes y el Jefe de la Sección de Planificación y Uso Social.

— Como Secretario: El Jefe de la Sección de Ayudas y Fomento Forestal.

En caso de ausencia de alguno de los miembros de la Comisión, el Director General de Política Forestal podrá disponer su sustitución por otros vinculados a su departamento.

La Comisión elevará la correspondiente propuesta a través del órgano instructor al órgano competente, que resolverá dentro de los límites de las disposiciones presupuestarias y notificará en el plazo máximo de 5 meses, a contar desde el día en que finalice el plazo de presentación de solicitudes.

En caso de renuncia de la subvención por parte de alguno de los beneficiarios, el órgano concedente acordará la concesión de la subvención al solicitante o solicitantes siguientes en el orden de prioridad establecido por la aplicación del baremo, sin necesidad de una nueva convocatoria.

La resolución se notificará a los interesados de acuerdo con lo previsto en el artículo 58 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común. La práctica de dicha notificación o publicación se ajustará a las disposiciones contenidas en el artículo 59 de la citada Ley.

En el caso de que las actuaciones solicitadas precisen de autorización de cualquier organismo, incluida la propia Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, la concesión de la subvención no implica la obtención de dichas autorizaciones que deberán tramitarse separadamente del expediente de ayuda.

Séptima.—Forma de pago.

La ayuda se hará efectiva en la cuantía aprobada mediante transferencia bancaria a la cuenta indicada por el solicitante.

El pago de la cantidad objeto de ayuda podrá ser fraccionado según lo dispuesto en el Decreto 14/2000, de 10 de febrero, primera modificación del Decreto 71/92, de 29 de octubre, por el que se regula el régimen general de concesión de subvenciones, previa la correspondiente certificación parcial de los trabajos realizados emitida por la Administración.

Asimismo, se podrán realizar anticipos de la subvención concedida; el beneficiario prestará garantía suficiente en favor de los intereses públicos mediante aval de la entidad financiera o de sociedades de garantía recíproca cuando el importe de la subvención o ayuda sea superior a los tres mil cinco euros con seis céntimos (3.005,06 euros).

De acuerdo con la Resolución de 11 de febrero de 2000, de la Consejería de Hacienda, modificada por Resolución de 19 de marzo de 2001 por la que se regula el régimen de garantías para el abono anticipado de subvenciones, éstas deberán cubrir el nominal de la ayuda más los intereses del mismo que resulten de aplicación y las costas y gastos que procedan. En los supuestos de pagos fraccionados, la garantía se calculará también de forma fraccionada en función de las cantidades pagadas en cada momento.

Los avales y garantías contendrán necesariamente la cláusula de obligación solidaria de fiador o avalista con el beneficiario frente a la Administración del Principado de Asturias.

Octava.—Justificación por el beneficiario.

Las inversiones objeto de la ayuda deberán estar concluidas en los plazos que determine la resolución que acuerde su concesión, que no superará el plazo de justificación del 15 de noviembre de cada año. En los casos de fuerza mayor se podrá establecer una prórroga de duración variable acordada por la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, en los términos contemplados en la Ley 30/92, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

El beneficiario deberá comunicar la finalización de los trabajos en el plazo de quince días a partir de su conclusión, a efectos de que sea informada la realización de la misma por el personal de la Dirección General de Política Forestal.

El beneficiario acreditará la realización del gasto mediante la presentación de una memoria económica justificativa del coste de las actividades realizadas, que contendrá:

a) Una relación clasificada de los gastos e inversiones de la actividad, con identificación del acreedor y del documento, su importe, fecha de emisión y fecha de pago.

b) Las facturas o documentos de valor probatorio equivalente en el tráfico jurídico mercantil o con eficacia administrativa incorporados en la relación a que se hace referencia en el párrafo anterior y la documentación acreditativa del pago.

En los casos de plantación o reposición de marras, se deberá presentar la factura del vivero en que se adquirieron las plantas. Este vivero deberá estar inscrito en los registros oficiales correspondientes.

En los casos de plantación de las especies Abies, Castanea, Larix, Picea, Pinus, Populus, Prunus, Pseudotsuga y Quercus, deberá presentar el correspondiente Pasaporte fitosanitario.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 54 del Reglamento (CE) n.º 1974/2006, para las solicitudes inferiores a 10 has. se admiten como gastos subvencionables las contribuciones en especie, para lo cual el solicitante deberá efectuar declaración de las unidades de obra realizadas según el modelo que figura en el anexo II.

Para el pago de la subvención, el beneficiario deberá acreditar el encontrarse al corriente de sus obligaciones tributarias y con la Seguridad Social, no obstante y de conformidad con el artículo décimo, punto 3, apartados a y d, del Decreto 71/92, de 29 de octubre, por el que se regula el régimen general de concesión de subvenciones, se exonera de esta obligación a las ayudas cuya cuantía no excede de 3.005,06 euros anuales. La autorización al órgano que tramita para solicitar estas acreditaciones se incluye en el modelo de solicitud.

Novena.—Obligaciones del beneficiario.

Los beneficiarios de las ayudas económicas previstas en la presente Resolución estarán sujetos a las siguientes obligaciones:

a) Cumplir el objetivo o realizar el proyecto para el que se les concede la ayuda y dedicarla a las labores objeto de subvención.

b) Justificar ante el órgano concedente el cumplimiento de los requisitos y condiciones, así como la realización de la actividad y el cumplimiento de la finalidad que determinen la concesión o disfrute de la subvención.

c) Comunicar a la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural las modificaciones que se produzcan en el objeto de la ayuda con el fin de proceder a evaluar aquéllas y, en su caso, autorizarlas, modificando cuando sea procedente, de acuerdo con las circunstancias, el contenido y cuantía de la subvención, sin que en ningún caso esta última pueda incrementarse.

d) Someterse a las actuaciones de comprobación a efectuar por el órgano concedente y a las de control financiero que correspondan a la Intervención General del Principado de Asturias.

e) Comunicar al órgano concedente la obtención de subvenciones o ayudas para la misma finalidad, procedentes de cualesquiera Administraciones Públicas o de entes públicos o privados, nacionales o internacionales. Esta comunicación deberá realizarse tan pronto como se conozca y, en todo caso, con anterioridad a la justificación de la ayuda concedida.

f) Acreditar con anterioridad a dictarse la propuesta de resolución de concesión que se halla al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias y de Seguridad Social, y no ser deudor de la Hacienda del Principado de Asturias por deudas vencidas, liquidadas y exigibles.

g) Disponer de los libros contables, registros diligenciados y demás documentos debidamente auditados en los términos exigidos por la legislación mercantil y sectorial aplicable al beneficiario en cada caso.

h) Conservar los documentos justificativos de la aplicación de los fondos recibidos durante un período no inferior a 5 años.

i) Adoptar las medidas de difusión contenidas en el apartado 4 del artículo 18 de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones.

j) Proceder al reintegro de los fondos percibidos de acuerdo con lo estipulado en la base decimosegunda.

Décima.—Compatibilidad ambiental de las ayudas.

Cuando las acciones que se lleven a cabo en ejecución de la presente convocatoria, por su entidad o intensidad, precisen del análisis de su adecuación ambiental o la compatibilidad con los criterios de ordenación del territorio, se procederá a realizar las correspondientes evaluaciones previas en el momento de la autorización.

A tal efecto, se estará a lo dispuesto en la Ley del Principado 4/89, de 21 de julio, de Ordenación Agraria y Desarrollo Rural; el artículo 42 de la Ley del Principado de Asturias 3/2004, de 23 de noviembre, de Montes y Ordenación Forestal. Esta compatibilidad deberá ser contrastada para las obras complementarias.

Igualmente se estará a lo establecido en la normativa en materia de medio ambiente, y en concreto; el Decreto 38/94, de 19 de mayo, por el que se aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Principado de Asturias; Planes Rectores de Uso y Gestión de Espacios Naturales Protegidos; Planes de Recuperación, Conservación del Hábitat o Manejo de Especies Catalogadas; Planes de Recuperación de Áreas y Ecosistemas; Normativa estatal y autonómica relacionada con la Red Natura 2000 y la Directiva Hábitats; Decreto 65/95, de 27 de abril, por el que se crea el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias y se dictan normas para su protección; Real Decreto Legislativo 1302/86, de 28 de junio, de Evaluación Preliminar de Impacto Ambiental; Ley 6/2001, de 8 de mayo, por el que se modifica el Real Decreto Legislativo 1302/86, de Evaluación de Impacto Ambiental, y la restante normativa territorial y ambiental que, en su caso, resulte de aplicación.

Undécima.—Seguimiento y control de las actuaciones subvencionadas.

1.—El seguimiento y certificación de los trabajos que comporte su ejecución se llevará a cabo a través de la Guardería del Medio Natural y del personal técnico de la Dirección General de Política Forestal, de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural del Principado de Asturias, que pondrá en práctica las medidas de seguimiento y control que resulten precisas para constatar las formas y plazos en que se ejecutan las inversiones, realizando la inspección sobre el terreno de la totalidad de las solicitudes.

2.—Los beneficiarios de las subvenciones quedan obligados a facilitar cuanta información solicite la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural respecto de las actividades subvencionadas, así como a comunicar de inmediato a la misma toda incidencia fitosanitaria o de otra índole que pudiera sobrevenir en cualquier momento.

Decimosegunda.—Modificación, revocación y reintegro de las ayudas.

1.—Una vez recaída la resolución de concesión, el beneficiario podrá solicitar la modificación de su contenido, que se podrá autorizar siempre y cuando se adapte a las normas de la convocatoria, no dañe derechos de tercero y el órgano instructor considere que las razones aducidas para la modificación no son achacables al beneficiario.

2.—En lo que se refiere a las causas de nulidad y anulabilidad de la resolución de concesión o de reintegro de la subvención, se estará a lo previsto en los artículos 36 y 37 de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones.

3.—En los casos señalados anteriormente la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural reclamará directamente el reintegro de las cantidades abonadas en concepto de ayuda, haciéndose efectivas las garantías prestadas por el beneficiario, en su caso.

Decimotercera.

En lo no especificado en las bases se estará a lo dispuesto en la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones; el Real Decreto 887/2006, de 21 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones; el Decreto 71/92, de 29 de octubre, por el que se regula el régimen general de concesión de subvenciones, modificado por el Decreto 14/2000, y demás normativa de pertinente aplicación.

Anexo I

Requisitos técnicos que deben reunir los trabajos

1.—Repoblación: Consiste en la implantación de una masa arbórea con fines forestales. El proceso se realizará en las siguientes tres fases:

1.1. Eliminación de la vegetación: En este caso rige lo especificado para la roza en el apartado 3.2 y siguientes.

En las repoblaciones que se realicen con finalidad hidrológica o ecológica, la roza se realizará por calles o casillas, respetando los pies de especies de especies arbóreas que puedan existir previamente.

1.2. Preparación del terreno: El proceso podrá realizarse mediante ahoyado manual o mecánico, el mecánico puede realizarse mediante subsolado lineal discontinuo o ahoyado con retroaraña. debiendo figurar en la memoria tal extremo. En el caso de la plantación por ahoyado manual la operación podrá realizarse en cualquier época del año; no obstante, es deseable realizarla con, al menos, un mes de antelación. Para ello, se procederá al destepe de una superficie de 60*60 cm. y cavado en su centro de un hoyo de 40*40 cm., y 30 cm. de profundidad apartando las piedras que pudieran encontrarse. En el caso de efectuarse la preparación del terreno por subsolado, la profundidad de trabajo del rejón será de, al menos, 50 cm., debiendo realizarse siempre de forma discontinua, levantando el rejón, con objeto de evitar riesgos de erosión.

1.3. Plantación: Se hará de forma que la raíz principal quede derecha y que el sistema radical quede enterrado hasta la altura del cuello de la raíz, comprimiendo posteriormente la tierra alrededor de la planta para evitar la formación de cámaras de aire.

No se realizarán trabajos de plantación en época de actividad vegetativa ni cuando el suelo se encuentre helado.

Cuando la plantación no pueda efectuarse inmediatamente después de recibir las plantas, se procederá a aviverarlas.

En el caso de que las plantas utilizadas en la repoblación, en lugar de a raíz desnuda, lo sean en contenedor o cualquier otro sistema análogo, regirán las siguientes normas:

— El sustrato estará permanentemente húmedo durante el transporte al tajo y almacenado para la plantación, debiendo estar saturado de agua en el momento de la plantación.

— En la plantación, el cepellón deberá quedar vertical, cubierto de tal forma que sobre él exista una capa de tierra vegetal de 2 a 5 cm. de espesor en el cuello de la raíz, y de manera que el nivel superior quede sensiblemente por debajo del nivel del resto del terreno.

1.3.1. Densidad de plantación:

Serán subvencionables las siguientes densidades:

Coníferas: mínima de 1.000 plantas/ha.

Frondosas: mínima de 900 plantas/ha.

En el caso de plantaciones de Chopo o Nogal, o cuando la plantación sea realizada empleando tubos protectores, la densidad mínima será de 625 plantas/ha.

No serán objeto de ayuda y procederá la revocación de la misma, en el caso de realizarse la plantación con una densidad inferior a la mínima.

Cuando no se haya realizado la obra con la densidad indicada en la solicitud, pero esta sea superior a los mínimos anteriormente mencionados, podrá realizarse el pago correspondiente a los gastos realmente realizados, emitiendo la Dirección General de Política Forestal un nuevo presupuesto basado en los mismos precios unitarios empleados para el cálculo de la subvención concedida.

1.3.2. Porcentaje máximo de marras: No serán aceptados aquellos trabajos de repoblación cuyo porcentaje de marras sea superior al 10%, quedando el beneficiario obligado a realizar reposiciones de marras hasta que el citado índice no sea rebasado.

1.4. Cerramientos y protecciones: Cuando sea necesario para el normal desarrollo de la repoblación, se protegerá de acuerdo con alguna de las siguientes técnicas:

1.4.1. Tubo invernadero: Consiste en la colocación de un tubo invernadero y/o de protección de una altura de 1,50 m a cada planta. Este tubo se apoya y va sujeto a un tutor de madera de 1,75 m de altura mínima y 3*3 cm. de sección, tratado contra pudriciones en los primeros 60 cm.

1.4.2. Cerramiento de malla cinegética: Consiste en la colocación de una malla cinegética del tipo 160/15/15 alrededor de toda la plantación, anclada en postes de castaño de 2,10 m de altura y 8-10 cm. de diámetro en la testa, plantados cada 5 m.

1.4.3. Cierre de alambre de espino: Consiste en la colocación alrededor de la plantación de 5 hiladas a alambre de espino, ancladas en postes de castaño de 2 m de altura y 8-10 cm. de diámetro en la testa, plantados cada 3 m.

2.—Reposición de marras: Consiste en la sustitución por medio de una nueva plantación de las plantas muertas en una repoblación llevada a cabo con anterioridad. El proceso se realizará en las mismas fases descritas para la repoblación, debiendo cumplir idénticas condiciones.

No serán aceptados aquellos trabajos de reposición de marras cuyo porcentaje de fallos sea superior al 5% del total de plantas existentes en la plantación, quedando el propietario obligado a reponer las marras hasta que éstas sean inferiores al citado índice.

3.—Cuidados culturales y tratamientos selvícolas: Consiste en la realización de trabajos de mejora de la vegetación forestal.

En relación con las especies protegidas se estará a lo dispuesto en el Decreto 65/95, de 27 de abril, por el que se crea el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias y se dictan normas para su protección. Asimismo, se observarán las indicaciones de los técnicos de la Consejería en lo referente a las especies o rodales existentes.

3.1. Limpias y cuidados culturales en masas arbóreas: Consisten en la realización de trabajos de roza de la vegetación extraña a la masa principal y la supresión de pies secos y enfermos.

Se eliminarán los pies secos y enfermos mediante corta con podón, hacha o motosierra, no pudiendo los tocones resultantes tener una altura de mas de 10 cm. sobre el suelo.

Para el resto de las operaciones regirá lo prescrito en los apartados 3.2 y siguientes.

3.2.—Roza: La roza consiste en la eliminación de la parte aérea de la vegetación extraña a la masa arbórea principal.

3.2.1. La roza podrá ser manual o mecánica. La roza manual consiste en la supresión de la parte aérea del matorral a brazo, a una altura entre los 5 y los 10 cm. La roza mecánica consiste en la eliminación de la parte aérea del matorral y arbustos mediante maquinaria, con aperos adecuados a tal fin, a una altura entre los 5 y los 10 cm. sobre el suelo.

3.2.2. Modalidades:

— Roza por hoyos: Consiste en la supresión por corta de la vegetación en un radio de 30 cm. alrededor de la planta objeto de los cuidados.

— Roza por calles: Consiste en la supresión de la vegetación por corta en calles de 1 m de anchura, dejando en el centro de la calle la alineación de las plantas.

Tanto en la roza por hoyos como en la roza por calles, el matorral que quede sin rozar en el lugar de los trabajos, no podrá tener una altura mayor que su distancia a la planta más próxima, a fin de evitar los peligros del encamado.

— Roza continua: Consiste en la eliminación con corta del matorral y arbustos existentes en toda la zona objeto de trabajos.

3.2.3. En el correspondiente proyecto figurará la forma en que han de quedar los productos resultantes, pudiendo ser:

— Sobre el terreno, en el lugar de la roza.

— Apilado en cordones, con separación entre ellos de 5 a 10 m, interrumpiéndose los mismos cada 50 m en el caso de que superen esta longitud. Dicha interrupción tendrá una longitud mínima de 2 mts.

— En montones, en cuyo caso se separarán 20 m entre sí.

— Extrayendo los materiales fuera del monte.

Tanto en las rozas en sus diferentes formas como en los desbroces, las plantas pertenecientes a la masa principal que se encuentran muertas, enfermas o atacadas por plagas deberán ser eliminadas mediante corta de las mismas.

3.3. Poda: Consiste en la eliminación de ramas vivas o muertas de árboles en pie, para mejorar la forma del árbol o su madera, pudiendo la poda ser alta o baja.

Modalidades:

— Poda baja: Consiste en la corta de las ramas hasta una altura de 3,00 m. El corte será limpio, sin producir desgarros ni heridas, cortando las ramas a ras del tronco a fin de no dejar muñones sobresalientes del tronco.

— Poda alta: Consiste en la corta de las ramas hasta una altura de 6,00 m. El corte será limpio, sin producir desgarros ni heridas, cortando las ramas a ras del tronco a fin de no dejar muñones sobresalientes en el tronco.

Los productos resultantes serán depositados en forma análoga a lo descrito para las rozas.

Cuando la altura del árbol a podar no supere el doble de la altura indicada en la modalidad, la poda se ejecutará únicamente en la mitad inferior del fuste.

Todos los árboles enfermos, muertos o dominados no serán podados y sí cortados.

3.4. Clareo: Es la operación que consiste en la extracción de los pies sobrantes de la masa principal en los estados de repoblado y monte bravo. Se realizará en los pies peor conformados y/o en los bosquetes de densidad excesiva.

3.5. Selección de brotes en masas con tratamiento de monte bajo.

En la selección de los brotes se eliminarán, inexcusablemente, los pies secos y enfermos, luego los mal conformados y, finalmente, los que resulten excesivos para la buena vegetación de la cepa.

El número de vástagos que se dejará en cada recepe estará en consonancia con el número de los que posea cada cepa y siempre de acuerdo con los usos sancionados por la práctica forestal. En cualquier caso y dada la extrema variabilidad de este tipo de trabajo, deberán consultarse con el técnico de la Consejería estos extremos en los casos en que fuera necesario, ejecutando el propietario la labor según las indicaciones que le fueran hechas.

Los cortes para la eliminación de los renuevos de cepa se efectuarán en el cuello o inserción del tallo en el tocón con podón, hacha o motosierra de forma que se produzca una herida limpia y sin desgarros en las fibras, formando los planos del corte superficies planas e inclinadas, para una rápida evacuación del agua.

Los productos resultantes del tratamiento podrán ser depositados en cordones o montones en el monte, de acuerdo con lo especificado en el apartado referente a las rozas, con las siguientes salvedades:

— Los pies que sufran enfermedades criptogámicas que constituyen peligro de propagación serán extraídos fuera del monte para proceder a su destrucción.

— Los rollizos con diámetro superior a los 15 cm. serán desramados.

— Tanto las cepas como los caminos, sendas, riegas y regueros quedarán libres de cualquier tipo de material resultante del trabajo.

Cuando existan caminos o cortafuegos, los materiales procedentes de la roza y/o poda, se dispondrá en cordones a una distancia de 10 m respecto de los bordes de aquellos. En el caso de caminos a media ladera en los que ésta sea de pendiente superior al 30%, el cordón se dispondrá a una distancia de 6 m en el desmonte y de 14 m en el terraplén, respecto de los bordes del camino.

3.6. Abonado: Consistirá en la utilización de compuestos minerales para favorecer el crecimiento de la vegetación principal. Se realizará de forma individualizada, sobre las casillas limpias de vegetación accesoria. Se admitirá tanto el uso de abonos agrícolas como estrictamente forestales de liberación gradual o lenta.

El abonado agrícola, contendrá una proporción de Nitrógeno igual o inferior a la de Fósforo y Potasio. Se realizará con una dosis superior a los 50 gramos por planta.

3.7. Eliminación de la vegetación con herbicida: Consistirá en la eliminación permanente de la vegetación tanto en la realización de cortafuegos como en la limpieza de repoblaciones. En cualquier caso, con posterioridad a la aplicación del herbicida, deberá procederse a la corta del matorral y, en el caso de cortafuegos, a la retirada y acordonado de los restos fuera de la superficie del mismo

El producto utilizado debe figurar inscrito en el registro de material y productos fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, y encontrarse autorizado para usos forestales.

4.—Trabajos específicos de prevención de incendios: Consisten en la realización de fajas auxiliares, y cortafuegos, con el fin de disminuir el volumen de material combustible y crear áreas de discontinuidad en la propagación de los posibles incendios que pudieran producirse, así como la construcción de puntos de agua para su uso en la extinción, y la construcción y acondicionamiento de pistas forestales que permitan el acceso a las zonas.

4.1. Fajas auxiliares: Consisten en la realización de trabajos de roza y, en su caso, poda, en los bordes de sendas, caminos, carreteras e incluso en ciertas zonas perimetrales del monte. En aquellos casos en que se considere necesario el desbroce, éste sustituirá a la roza. En lo que a poda y roza se refiere, regirá lo prescrito en los artículos 3.2 y 3.4.

4.2. Cortafuegos: La anchura mínima admisible será de 15 m.

Cuando la limpieza de los cortafuegos se haga con máquina se eliminarán la parte aérea y radical de la vegetación existente mediante un proceso mecánico.

Cuando la limpieza de los cortafuegos se haga a mano se realizarán los trabajos mediante la roza en una franja de 5 a 8 m de anchura y trabajos de desbroce en otras dos franjas de 5 a 6 m de anchura, una a cada lado de la anterior, con eliminación del arbolado, en el caso de que existiera. Para las labores citadas regirá lo prescrito en los artículos 3.2, 3.3, 3.4 y 3.6.

La altura de los cordones que se forman con los productos resultantes de las labores indicadas en los puntos anteriores no podrá tener una altura superior a 1 metro. Estos cordones se formarán a los lados de los cortafuegos y cuando la altura que alcancen sea la mencionada de 1 metro, se formarán dos nuevos cordones equidistantes entre sí y con los bordes del cortafuegos.

Se darán salida a las aguas mediante cortes laterales cada 50 mts., o bien a la distancia que el técnico de la Consejería considere pertinentes.

4.3. Puntos de agua: Construcción de depósitos para el almacenaje de agua para su uso en los trabajos de extinción de incendios. La capacidad mínima de los mismos será de 50 m³ para los puntos realizados de tierra y 24 m³ en el caso de hormigón. En este caso, el cemento contará con una resistencia característica de 200 kg/cm², debiendo ir armados con mallazo, y construidos con un espesor mínimo de 20 cm. La instalación de puntos de agua prefabricados o de otras características especiales deberá contar con las homologaciones oportunas y el visto bueno del Responsable Técnico de la Zona.

En todos los casos deben contar con desagüe de fondo equipado con la correspondiente llave protegida en registro con tapa, aliviadero superior de, como mínimo, el doble de sección que la entrada al depósito, traída de agua enterrada, y arqueta de captación equipada con filtro para evitar obturaciones del tubo.

Deben tomarse las medidas precisas de protección para evitar la caída de personas y ganado al interior del depósito, mediante su cierre donde sea necesario.

4.3. Vías de acceso:

4.3.1. Apertura de pistas. Se considera apertura de pistas forestales aquellas vías de nueva traza y que se plantean con carácter permanente.

Toda nueva apertura precisa de la presentación del correspondiente estudio preliminar de impacto ambiental, de acuerdo con lo establecido en el PORNA.

La construcción de pistas forestales debe estar vinculada a la ejecución de un proyecto de actuaciones forestales, para que no se abran pistas sin la repoblación u actuación forestal correspondiente. Los planes que contemplen fases sucesivas plurianuales de una actuación forestal deberán organizarse de forma que la construcción de los accesos se realice de forma simultánea en el tiempo con la de las áreas en las que se realicen las labores de repoblación u otras actuaciones forestales, evitando la apertura de viales en el primer año de forma separada con respecto a las otras actuaciones que se propongan. En todo caso se procurará que las pistas discurran por el perímetro de la finca, o se distribuyan en su interior uniformemente.

No se admitirá la construcción de nuevas pistas en zonas de concentración parcelaria, a no ser que la finca supere las 10 hectáreas.

Los taludes de las pistas de nueva apertura deberán revegetarse cuando sea necesario para evitar su visibilidad, en las zonas:

— Sensiblemente visibles desde carreteras de la red nacional o regional.

— Situadas en LICs o espacios de la red PORNA.

Para evitar o minimizar los efectos sobre el paisaje, se procurarán utilizar los viales preexistentes cuando técnicamente no se aconseje otra solución más práctica.

En las obras que afecten a caminos ya existentes, se procurará respetar los márgenes que dispongan de cierres tradicionales de mampostería.

4.3.2. Clasificación:

— Pistas forestales de 1er orden: Son aquellas dotadas de las siguientes condiciones mínimas:

Pendiente máxima: 12%.

Anchura mínima: 3,5 metros de caja excluida la cuneta.

Cuneta: 0,5 m ancho x 0,3 m profundidad.

Pasos de agua: Tubos de hormigón con arqueta y embocadura cada 300 metros máximo.

Badenes: Hormigón armado.

Radio de giro mín.: 20 metros.

Perfilado: Con motoniveladora, tanto la caja como taludes.

Compactado: Con rodillo.

— Pistas forestales de 2.º orden: Aquellas otras que incumplen alguna de las características anteriores, teniendo como requisitos mínimos los siguientes:

Pendiente máxima: 16%.

Anchura mínima: 3,0 metros de caja.

Cuneta: No.

Pasos de agua: Badenes de tierra cada 100 metros máximo.

Radio de giro mín.: 10 metros.

Perfilado: Con bulldozer.

Apartaderos: Cada 250 metros.

Cuando incurran condiciones especiales de dificultad que impidan el cumplimiento íntegro de estos requisitos mínimos, éstos deberán contar con informe favorable del Técnico.

4.3.3. Diseño de la traza: La apertura de pista irá siempre acompañada de plano a la escala mínima de 1:10.000 en la que se detalle la traza y memoria descriptiva de los trabajos a realizar de forma pormenorizada con arreglo a este pliego de condiciones.

4.3.4. Replanteo de la pista: Previo a la apertura se procederá al replanteo de la traza en el monte, marcando esta mediante la roza con desbrozadora del matorral en la línea de la pista, o bien señalizando esta mediante estacas, pintura o cualquier otro medio que sea fácilmente visible desde la cabina de la maquinaria que realizará el movimiento de tierras.

4.3.5. Apertura de la caja: Se podrá emplear en la apertura tractor-bulldozer, retroexcavadora o explosivos.

El perfil longitudinal se realizará siguiendo la traza previamente replanteada, evitando los cambios bruscos de rasante.

En la realización de la caja, se procurará que el máximo de firme situado en terraplén no supere 1/3 del ancho total.

Los perfiles transversales, en sus taludes de desmonte y terraplenes, quedarán restituidos con las siguientes pendientes:

— Terraplén:.............................................1/2.

— Desmonte en tierra:............................1/2.

— Desmonte en tránsito y roca:...............1/4.

En el caso de que los desmontes tengan una altura mayor de 1,5 metros deberán practicarse cortes oblicuos cada 100 metros como máximo, con una anchura de 0,5 metros, con objeto de facilitar el acceso al monte de los trabajadores forestales y de la fauna silvestre.

4.3.6. Ensanche de pista: Consistirá en la ampliación de la anchura de la caja de la pista por los mismos medios que se indicaron en la apertura de pistas.

Los perfiles transversales, en sus taludes de desmonte y terraplén, quedarán restituidos con idénticas pendientes que las indicadas para apertura.

4.3.7. Reparación de pistas: Consistirá en la reparación, arreglo y mejora de pistas y caminos forestales en servicio que han sufrido un deterioro que dificulta o impide su normal uso.

El perfil longitudinal mantendrá las mismas características de rampas y pendientes que se fijaron en su construcción.

No se admitirá el arreglo de pistas cuya pendiente máxima supere el 16% (se puede superar en el 20% del tramo).

4.3.8. Cunetas:

4.3.8.1. Las cunetas se realizarán a máquina bien con bulldozer equipado con riper o con retroexcavadora equipada con martillo hidráulico para terrenos duros y roca, extrayéndose la tierra y perfilando y refinando la cuneta a mano o bien con motoniveladora en terrenos francos (excluido tránsito y roca). En tramos de poca longitud se admitirá la apertura de cuneta de forma manual.

4.3.8.2. Las dimensiones mínimas serán las de una sección trapezoidal de 0,5 metros de anchura en su parte superior y 0,3 metros de anchura en el fondo, con una profundidad en su centro de 0,3 metros, quedando perfectamente perfiladas y limpias de piedras o resaltes que puedan desviar el agua hacia la capa de rodadura.

4.3.8.3. La pendiente será la misma que la de la pista, teniendo la precaución de colocar pasos de agua en aquellos puntos bajos donde se produzca un cambio de rasante o en las vaguadas.

4.3.9. Badenes: La construcción de badenes o sangraderas de tierra, se hará excavando su perfil siempre por defecto, de forma que el refino se haga siempre recortando y no recreciendo. Los badenes o sangraderas se instalarán formando un ángulo entre 50º y 80º centesimales con respecto al eje de la pista, en función de la pendiente de ésta.

Los badenes de tierra se realizarán con una longitud mínima de 3 metros, y una profundidad no inferior a los 0,20 m. Se realizarán dándoles una pequeña inclinación por la parte superior de la pista, y más pendiente por la parte inferior, que será la que detenga el agua.

Los badenes de hormigón deberán tener un espesor mínimo del hormigón de 0,13 m, y una longitud mínima de 3 metros. La profundidad en su centro será de 0,15 m. Deben ir armados con mallazo.

4.3.10. Pasos de agua: La construcción de caños se hará mediante la excavación mecánica de la zanja donde se asentarán los tubos de hormigón centrifugado. La profundidad de la zanja se realizará teniendo en cuenta el diámetro de los tubos que se pretenden colocar más la solera de hormigón de 0,20 metros de espesor sobre la que se colocarán los tubos, más el recubrimiento de cemento que se aplicará al tubo, que no será inferior a los 0,10 metros más otros 0,20 m que se rellenarán de tierra para protegerlo del tráfico.

Podrán ser sencillos o dobles, con una longitud del paso entre 5 y 9 metros en función de la pendiente del terreno y de la anchura de la pista. Con un diámetro interior de 0,4; 0,6; 0,8 y 1 metro, según caso.

Se dotará a los caños de una pendiente interior del 2% para facilitar la evacuación del agua.

Los pasos de agua irán acompañados de sus correspondientes arquetas y embocaduras de hormigón. En el caso de caños dobles, estos irán dotados de embocadura con aletas tanto a la entrada como a la salida de los caños.

4.3.11. Pasos salvacunetas: En el caso de producirse el cruce de dos pistas de tal forma que se interrumpa la cuneta de la pista, deberá situarse un paso de agua con tubos de hormigón, de la misma longitud que el ancho de la pista y que está dotada de sendos paramentos y recubrimiento de cemento, que sustituyen en este caso a las arquetas y embocadura.

4.3.12. Planeo y refino: El planeo y refino de la capa de rodadura se hará con motoniveladora auxiliada de martillo hidráulico en terrenos de tránsito o roca.

Se dotará a la capa de rodadura de una inclinación transversal tal que permita la evacuación del agua fuera de la pista. En ningún caso se admitirá la existencia de un cordón de tierra en el borde de la capa de rodadura que impida la salida del agua de escorrentía.

En el caso de pistas de 2.º orden, el planeo con bulldozer seguirá los mismos criterios que los previstos para el trabajo realizado con motoniveladora.

4.3.13. Compactación: Se realizará con rodillo compactador, con una densidad de 90% del ensayo proctor normal. Se realizará siempre que exista una humedad del terreno óptima. En caso contrario, se realizará un riego del plano de fundación con una dosificación indicativa de 100 lts. por m³ compactado.

4.3.14. Afirmado de zonas blandas: En el caso de existir blandones en la pista, estos se corregirán retirando el material arcilloso e incorporando material granular seleccionado que no deberá ser mayor de 40 mm. Deberá tener un espesor mínimo de 0,15 metros, dependiendo del terreno a sanear, compactándose al igual que el resto de la pista.

El material a emplear podrá ser obtenido in situ si este reúne las condiciones adecuadas, con la condición de no superar el máximo de 100 m³ de extracción en un mismo punto.

5.—Otros trabajos: Para las obras y trabajos no consignados en el presente pliego de prescripciones técnicas, se atendrá el beneficiario a las instrucciones del personal Técnico de la Consejería.

6.—Especies a emplear.

6.1. Enumeración: Los géneros o especies objeto de la plantación serán algunos de los comprendidos en el punto 14 de la base primera y estarán adecuados a los condicionamientos de altitud, clase de suelo, condiciones climatológicas, área de distribución potencial, protección legal del espacio, y finalidad que se pretende debiéndose constatar suficientemente dicha adecuación por los correspondientes servicios técnicos de la Consejería con arreglo a los criterios técnicos habituales.

6.2. Características:

6.2.1. De las plantas a utilizar:

a) Las dimensiones y características que se señalen en las definiciones de estos artículos son las que han de poseer las plantas utilizadas en el momento de la plantación.

b) Las plantas pertenecerán a los géneros, especies, subespecies, orígenes, clones o cualquier otra clase de condiciones o características que, en su caso, se señalen en la Memoria.

c) No serán admitidas las plantas que no posean la calidad cabal y comercial necesaria, la cual se determinará por criterios relativos a la conformación y estado sanitario, así como, en su caso, a criterios de edad y dimensiones.

d) Criterios cualitativos. Son los referidos a conformación y estado sanitario, tanto para plantas a raíz desnuda como para plantas con cepellón.

Los defectos que excluyen a las plantas de la calidad cabal y comercial son los siguientes:

I. Plantas con heridas no cicatrizadas. En el momento de la plantación, cualquier herida debe haber cicatrizado. Sólo se admitirán las heridas de poca cuantía en ramificaciones secundarias originadas por la manipulación de las plantas desde el vivero a la plantación.

II. Plantas parcial o totalmente desecadas. La desecación concierne a los tallos y raíces.

III. Tallo con fuerte curvatura.

IV. Tallo múltiple. Se entiende por tallo múltiple cuando del cuello de la planta surgen varios tallos susceptibles de desarrollarse independientemente.

V. Tallo con muchas guías. Salvo la presencia de varias guías en especies del género Fagus y Quercus.

VI. Tallo y ramas con parada invernal incompleta. Salvo para plantaciones de otoño en lugares y momentos libres de heladas.

VII. Tallo desprovisto de una yema terminal sana.

VIII. Ramificación inexistente o claramente insuficiente. Salvo para especies del género Quercus.

IX. Las acículas más recientes gravemente dañadas. Se excluirán las plantas que presenten más de la cuarta parte de las acículas de la última estación vegetativa dañadas.

X. Cuello dañado. Salvo las plantas del género Castanea recepadas en vivero.

XI. Raíces con problemas de reviramientos y remontes. Se excluirán los defectos en “bucle”, en “S”, en “Y”, en “L”, y en general, aquellos que originen una raíz principal formando un ángulo igual o inferior a 110º con el tallo.

XII. Raíces secundarias inexistentes o seriamente amputadas. Quedan excluidas las especies del género Populus y las estaquillas, en las que no hay gran desarrollo del cabello radical. La ausencia total, no obstante, implica el rechazo de la planta.

XIII. Plantas que presentan graves daños causados por organismos nocivos (insectos, hongos, roedores, etc.).

XIV. Plantas que presentan indicios de recalentamiento, fermentaciones o enmohecimientos debidos al almacenamiento o transporte.

Por indicios se debe entender:

I. Elevación anormal de temperatura en las cajas de transporte.

II. Olor característico por fermentación.

III. Enmohecimientos en partes aéreas o radicales (no confundir estos enmohecimientos con los provocados por las micorrizas).

IV. Azulado de tejidos internos de la raíz principal.

e) Criterios cuantitativos. Son los referidos a edades y dimensiones, debiendo diferenciar si se trata de plantas a raíz desnuda o de plantas con cepellón.

e.1) Plantas a raíz desnuda.

La relación existente entre la altura de la parte aérea (expresada en cm.) y el diámetro del cuello de la raíz (expresada en mm) será la indicada por la fórmula:

Diámetro = (Altura/10)+coef.

Siendo las alturas mínimas admisibles, los tipos de plantas y los coeficientes correspondientes a cada especie los que se indican en la tabla adjunta:

Coníferas

H. min.

Tipo

Coef.

D(mm)

Larix sp. (Alerce)

20

2/0, 3/0

1

3

Pinus radiata(Pino insigne)

20

1/0,2/0

1

3

Pinus sylvestris(Pino silvestre)

12

2/0,3/0

2

2

Pinus pinaster(Pino del país)

15

2/0,3/0

2

2

Pseudotsuga menziesii(Abeto Douglas)

25

2/0,3/0

2

4’5

Frondosas

Acer Pseudoplatanus(Plágano)

30

1/1,1/2,1/3

2

5

Betula celtiberica (Abedul)

30

1/2,1/2,1/3

1

4

Castanea sativa(Castaño)

30

1/1,1/2,1/3

4

7

Fagus sylvatica(Haya, Faya)

30

1/1,1/2,1/3

2

5

Fraxinus excelsior(Fresno)

30

1/1,1/2,1/3

2

5

Juglans regia(Nogal, Noceo)

30

1/1,1/2,1/3

6

9

Quercus robur(Roble, Carballo)

30

1/1,1/2,1/3

4

7

La altura (H), estará medida desde el cuello de la raíz al extremo o guía terminal de la planta, con un error de más/menos 1 cm.

El diámetro del cuello de la raíz, se medirá con un error de más/menos 1 mm.

Todas las medidas se realizarán con un error del 10% con probabilidad del 0,95.

e.2) Plantas en envase.

Especies

Edad máxima (Savias) (1)

Altura mínima (cm) (1)

Altura máxima (cm) (1)

Diámetro mínimo en el cuello (mm)

Betula celtiberica

1

25

50

2

2

40

80

4

Castanea sativa

1

25

40

5

Fagus sylvatica

1

15

25

2

Juglans regia

1

15

40

5

Pinus pinaster

1

15

25

2

Pinus radiata

1

15

25

2

Pinus sylvestris

1

8

15

2

2

10

25

3

Pseudotsuga douglasii

1

10

20

2

2

20

30

3

Quercus ilex

1

8

30

2

Quercus petraea

1

15

35

2

Quercus robar

1

15

35

2

Quercus rubra

1

20

35

2

(1) Altura: La medida de la altura se hará con una aproximación de 1 cm. para las plantas de 30 cm. o menos de altura, y con una aproximación de 2,5 cm. para las plantas de más de 30 cm. de altura.

Como norma general se establecerá para todas las especies que la relación parte aérea/parte radical sea proporcionada, debiendo ser la altura de la planta igual o inferior a 1,5 la del contenedor y a 5 veces el diámetro del contenedor.

f) Criterios de cultivo y manejo. Son los referidos al cultivo y manejo de planta en contenedor.

f-1) Plantas a raíz desnuda:

En todo momento se procurará que el sistema radical de las plantas no reciban luz directa del sol ni sufran una desecación excesiva o cualquier tipo de daño.

En caso de no poder plantar inmediatamente tras el traslado de la planta al monte, se procederá a su aviverado, para lo cual se depositarán en lugar abrigado, donde no reciban el sol directo, y donde los sistemas radicales queden protegidos por una capa de tierra de, al menos, 10 cm. de espesor.

f-2) Planta en contenedor:

f-2-1) Sustrato: El sustrato deberá poseer unas características físicas, químicas y biológicas adecuadas para el cultivo de planta forestal. La porosidad total deberá de ser como mínimo del orden del 80%.

f-2-2) Contenedor: El contenedor deberá cumplir las siguientes características :

• Con eficaz dispositivo antiespiralizante incorporado, sea por la forma de sus paredes o por la inclusión de determinadas guías direccionales.

• Con paredes impermeables a las raíces de modo que éstas no puedan pasar de uno a otro.

• Sobreelevación suficiente sobre el terreno (mínimo 10 cm) para producir autorepicado radical.

• Que permita la extracción fácil y total del cepellón sin deterioros ni desgarros del sistema radical.

• No serán admisibles aquellos sistemas en los que parte o la totalidad del contenedor se introduce en la tierra junto con la planta.

• El volumen mínimo será de 120 cc. para las resinosas y 300 cc. para las frondosas.

• La densidad máxima de cultivo será del orden de 400 brinzales/m² para resinosas y frondosas, salvo cultivos, de una savia de Pinus nigra y Pinus sylvestris que podrá ser de 800 brinzales/m².

Además:

• Al final del cultivo el sistema radical debe haber formado un cepellón compacto que permita un manejo fácil en el campo sin deterioros ni desmoronamientos.

• Se exigirá que la humedad del contenedor, desde la partida de la planta del vivero, se mantenga casi a saturación hasta el momento de la plantación.

• El transporte de la planta deberá asegurar que ésta no sufra fuertes corrientes de aire, por lo que los vehículos serán de caja cerrada preferentemente. Se hará lo más rápidamente posible, con cuidado en las operaciones de carga y descarga.

• El almacenamiento o aviverado de las plantas se realizará en zonas adecuadas (libres de heladas, no expuestas a vientos desecantes, ni de fuerte insolación, etc.).

6.2.2. Del material forestal de reproducción:

Origen y procedencia: El origen de este material se justificará donde sea exigible, o cuando la autoridad forestal lo considere necesario, en el marco de las vigentes normas de comercialización.

Deberá proceder de viveros y de productores de plantas forestales que figuren inscritos en los Registros Oficiales correspondientes.

Calidades: Las semillas y plantas empleadas como material forestal de reproducción deberá tener en todos los casos calidad genética garantizada y cumplir las especificaciones que en materia de sanidad vegetal fueran exigibles e ir respaldadas, en su caso, por los correspondientes documentos que avalen su idoneidad fitosanitaria.

Anexo II

Modelos de solicitud y justificación

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente

Información sobre el documento

© Copyright 2006. Gobierno del Principado de Asturias