Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Asturias, mucho más cerca

banda de sede
 

Estás en

Asturias.es Sede Electrónica BOPA y Legislación Resultados Buscador BOPA

Consulta de una disposición

| Disposición siguiente


Boletín Nº 122 del sábado 28 de mayo de 2011

DISPOSICIONES GENERALES

CONSEJERÍA DE MEDIO AMBIENTE, ORDENACIÓN DEL TERRITORIO E INFRAESTRUCTURAS

Decreto 40/2011, de 11 de mayo, por el que se aprueba el I Plan Rector de Uso y Gestión y el I Plan de Desarrollo Sostenible del Parque Natural de Las Ubiñas - La Mesa.

La Ley del Principado de Asturias 5/2006, de 30 de mayo, del Parque Natural de Las Ubiñas - La Mesa, establece en su artículo 14 que la regulación de los usos, los principios rectores de la gestión y las actuaciones a realizar en el Parque se establecerán en los Planes Rectores de Uso y Gestión.

El Plan Rector de Uso y Gestión contiene las directrices generales de ordenación y uso del Parque; la zonificación del mismo, delimitando áreas de diferente utilización y destino; las bases para la ordenación de las actividades agrícolas, ganaderas, industriales, forestales, cinegéticas, piscícolas y turísticas; las bases para garantizar el cumplimiento de las finalidades de investigación, interpretación de la naturaleza, educación ambiental y de uso y disfrute de los visitantes; las normas de gestión y actuación necesarias para la conservación, protección y mejora de los valores naturales y el mantenimiento de los equilibrios ecológicos y los criterios que servirán de base para decidir sobre su modificación o revisión.

El artículo 15 de la citada Ley 5/2006 establece que el Plan de Desarrollo Sostenible del Parque Natural de Las Ubiñas - La Mesa tendrá un carácter complementario del Plan Rector de Uso y Gestión y contendrá las líneas maestras para las actuaciones, infraestructuras e inversiones públicas encaminadas al desarrollo socioeconómico del ámbito del Parque.

Ambos documentos se elaboran y tramitan conjuntamente de acuerdo a lo especificado en el artículo 16 de la citada Ley 5/2006, y tienen una vigencia de cuatro años.

En su virtud, a propuesta del Consejero de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras, previo acuerdo del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias de fecha 11 de mayo de 2011,

DISPONGO

Artículo 1. Objeto.

Se aprueban el I Plan Rector de Uso y Gestión y el I Plan de Desarrollo Sostenible del Parque Natural de Las Ubiñas - La Mesa, cuyos documentos se incluyen a continuación.

Artículo 2. Ámbito de aplicación.

El I Plan Rector de Uso y Gestión y el I Plan de Desarrollo Sostenible son de aplicación en el ámbito del Parque Natural de Las Ubiñas - La Mesa tal y como se delimita éste en el artículo 1 de la Ley del Principado de Asturias 5/2006, de 30 de mayo, de declaración del citado Parque Natural.

Disposición final única. Entrada en vigor.

El presente Decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial del Principado de Asturias.

Dado en Oviedo, a 11 de mayo de 2011.—El Presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces.—El Consejero de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras, Francisco González Buendía.—Cód. 2011-10502.

ÍNDICE

1. INTRODUCCIÓN

1.1 INTRODUCCIÓN

1.2 NATURALEZA Y VIGENCIA DEL PLAN

1.3 OBJETIVOS Y DIRECTRICES GENERALES

2. ZONIFICACIÓN

2.1 INTRODUCCIÓN

2.2 DEFINICIÓN DE ZONAS

2.2.1 Zona de Uso General.

2.2.2 Zona de Uso Agropecuario.

2.2.3 Zona de Alta Montaña.

2.2.4 Zona de Uso Restringido Especial.

2.2.5 Zona de Reserva Ecológica.

2.3 RÉGIMEN DE USOS

2.3.1 Definición de usos.

2.3.2 Condiciones generales.

2.3.3 Zona de Uso General.

2.3.4 Zona de Uso Agropecuario.

2.3.5 Zona de Alta Montaña.

2.3.6 Zona de Uso Restringido Especial.

3. CONSERVACIÓN DE ESPECIES Y HÁBITATS

3.1 OBJETIVOS

3.2 PROTECCIÓN DE ESPECIES

3.2.1 Especies de fauna.

3.2.2 Especies de flora.

3.3 HÁBITATS Y COMUNIDADES

3.4 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

4. RECURSOS CINEGÉTICOS

4.1 OBJETIVOS

4.2 RÉGIMEN DE USO

4.2.1 Condiciones generales.

4.2.2 Terrenos cinegéticos.

4.2.3 Especies objeto de caza y modalidades.

4.2.4 Planes de caza.

4.2.5 Servicios de guía de caza.

4.2.6 Estación de precintado.

4.3 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

5. RECURSOS PISCÍCOLAS

5.1 OBJETIVOS

5.2 RÉGIMEN DE USO

5.2.1 Protección del medio fluvial.

5.2.2 Ordenación de la pesca.

5.3 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

6. PATRIMONIO CULTURAL

6.1 OBJETIVOS

6.2 PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO

6.3 PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO Y ETNOGRÁFICO

6.4 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

7. ACTIVIDADES AGRARIAS

7.1 DEFINICIÓN

7.2 OBJETIVOS

7.3 RÉGIMEN DE USO

7.3.1 Condiciones generales.

7.3.2 Introducción y explotación de especies exóticas.

7.3.3 Residuos ganaderos.

7.3.4 Prevención sanitaria del ganado.

7.3.5 Control de los perros guardianes de rebaños.

7.3.6 Ordenación del pastoreo.

7.3.7 Quemas de rastrojos y prevención de incendios.

7.4 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

8. ACTIVIDADES FORESTALES

8.1 DEFINICIÓN

8.2 OBJETIVOS

8.3 RÉGIMEN DE USOS

8.3.1 Condiciones generales.

8.3.2 Proyectos de repoblación.

8.3.3 Aprovechamientos de madera y leñas.

8.3.4 Otros aprovechamientos.

8.3.5 Roturación de terrenos forestales.

8.3.6 Tratamientos selvícolas.

8.3.7 Reforestación y mejora de bosques en Montes públicos.

8.3.8 Reforestación y mejora de bosques en Montes privados.

8.4 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

9. ACTIVIDADES INDUSTRIALES

9.1 DEFINICIÓN

9.2 OBJETIVOS

9.3 RÉGIMEN DE USO

9.4 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

10. INFRAESTRUCTURAS

10.1 DEFINICIÓN

10.2 OBJETIVOS

10.3 RÉGIMEN DE USO

10.3.1 Condiciones generales.

10.3.2 Carreteras, caminos vecinales y pistas.

10.3.3 Infraestructuras de comunicaciones y transporte de energía.

10.3.4 Infraestructuras hidráulicas.

10.3.5 Vertederos.

11. USO PÚBLICO Y TURISMO

11.1 DEFINICIÓN

11.2 OBJETIVOS

11.3 RÉGIMEN DE USO

11.3.1 Condiciones generales.

11.3.2 Tránsito y circulación.

11.3.3 Prácticas deportivas.

11.3.4 Alojamientos de turismo rural.

11.3.5 Campamentos de turismo.

11.3.6 Acampada, colonias y similares.

11.3.7 Uso de la imagen de marca y publicidad.

11.3.8 Equipamientos de uso público.

11.3.9 Educación ambiental.

11.4 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

12. INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

12.1 OBJETIVOS

12.2 RÉGIMEN DE USO

12.3 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

ANEXO I

Especies forestales del Parque Natural de las Ubiñas-La Mesa

ANEXO II

Hábitats y taxones de las Directivas 92/43/CEE y 79/409/CEE

ANEXO III

Relación de rutas del Parque

ANEXO IV

Relación de yacimientos arqueológicos del Parque

ANEXO V

I Plan de Desarrollo Sostenible

ANEXO VI

Mapa de zonificación

1. INTRODUCCIÓN

1.1 INTRODUCCIÓN

1. La Ley del Principado de Asturias 5/2006(1), de 30 de mayo, del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa señala, en su artículo 14, que la regulación de los usos, los principios rectores de la gestión, y las actuaciones a realizar en el Parque se establecerán en los planes rectores de uso y gestión.

2. El Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) es un instrumento de gestión que tiene por finalidad regular los usos y los mecanismos para la gestión del Parque. Determinará los principios rectores que deben ordenar las actividades que se realicen en su ámbito de aplicación y desarrollará con carácter complementario las normas y procedimientos necesarios para el cumplimiento de las finalidades de conservación del Parque.

3. Desde el punto de vista legislativo, se tiene en cuenta la Ley del Principado de Asturias 5/91(2), de 5 de abril, de protección de los espacios naturales y el Decreto 38/94(3), de 19 de mayo, por el que se aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de Asturias (PORNA) que definen la red regional de espacios naturales protegidos del Principado de Asturias y además, los numerosos Decretos que aprueban los planes de recuperación, conservación del hábitat, conservación o manejo de las especies incluidas en el Catálogo Regional de las Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada y en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias.

4. En el ámbito europeo, destaca el desarrollo de la Directiva 79/409/CEE relativa a la conservación de las aves silvestres y de la Directiva 92/43/CEE relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestre. Ambas normas han desembocado en la constitución de la Red Natura 2000, red de la que forma parte el territorio del Parque Natural de las Ubiñas-La Mesa, tanto como Zona de Especial Protección para las Aves, como Lugar de Importancia Comunitaria.

5. La mejora de la calidad de vida de los habitantes del Parque es el segundo gran objetivo de la declaración de este espacio natural protegido.

6. Para obtener el desarrollo social y económico sostenible que se propugna como modelo más conveniente en este territorio, se hace necesario articular medidas que permitan subsanar la crisis de los sistemas productivos agropecuarios tradicionales, que ha conducido paralelamente a una crisis de población.

7. La actividad ganadera, ejercida según los modelos tradicionales, junto con los usos agrícolas y forestales, permiten el mantenimiento de los procesos que contribuyen a la conservación de la biodiversidad existente en el ámbito del Parque. No obstante, surge también el nuevo reto de impulsar el desarrollo de nuevos sectores de actividad, entre los que destaca el sector turístico, la agricultura ecológica, la industria de transformación, etc.

8. El desafío está en lograr este desarrollo social y económico dentro de la sostenibilidad ambiental que permita mantener el actual espacio regulado como uno de los ejemplos de la naturaleza asturiana más relevante.

9. De acuerdo con estos aspectos y con las prescripciones establecidas en los artículos 25 a 28 de la Ley del Principado de Asturias 5/1991 y en el art. 14 de la Ley del Principado de Asturias 5/2006 de declaración del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa, se contempla en el presente Plan Rector:

a) Las directrices generales de ordenación y uso del Parque.

b) La zonificación del Parque, delimitando áreas de diferente utilización y destino.

c) Las bases para la ordenación de las actividades agrícolas, ganaderas, industriales, forestales, cinegéticas, piscícolas y turísticas, potenciándose las actividades tradicionales y aquellas otras que favorezcan los valores que motivaron la declaración del Parque.

d) Las bases para garantizar el cumplimiento de las finalidades de investigación, interpretación de la naturaleza, educación ambiental y de uso y disfrute de los visitantes.

e) Las previsiones económicas o de otro orden necesarias para equipamientos, servicios, infraestructuras u otras actuaciones.

f) Las normas de gestión y actuación necesarias para la conservación, protección y mejora de los valores naturales y el mantenimiento de los equilibrios ecológicos, así como las actuaciones e inversiones públicas encaminadas a la regeneración y mejora de los ecosistemas del Parque.

g) Los criterios que servirán de base para decidir sobre su modificación o revisión.

h) Cualesquiera otras que se consideren necesarias de acuerdo con las finalidades de conservación que motivaron la creación del Parque.

10. Cabe destacar finalmente que, de acuerdo con el artículo 30.6 de la Ley 42/2007(4), de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, los Planes Rectores prevalecerán sobre el planeamiento urbanístico, por lo que éste deberá ajustarse en aquellos aspectos en los que se detecten discrepancias o incompatibilidades.

1.2 NATURALEZA Y VIGENCIA DEL PLAN

1. En aras de una mayor sencillez en los instrumentos de ordenación, y en tanto en cuanto no se desarrollen otros instrumentos de gestión, se considera que el presente documento, suma a su naturaleza jurídica de Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa, la de instrumento de gestión tanto de los Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) Peña Ubiña y Valgrande, integrados en su totalidad en el ámbito del Parque Natural, como la superficie incluida en el mismo de los LIC Montovo-La Mesa, Caldoveiro, Aller-Lena y de la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) Ubiña-La Mesa.

2. El presente Plan tiene una vigencia de cuatro años a contar desde el momento de su aprobación. No obstante, su aplicación se prolongará hasta el momento de la aprobación de un nuevo Plan que lo sustituya.

3. Fuera del plazo previsto, la revisión del PRUG será obligada cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

a) Que se produzca una alteración de los límites del Parque, circunstancia que deberá ser declarada por Ley, previo informe de la Junta del Parque y de la Comisión Rectora.

b) Que el Parque resulte afectado por otros instrumentos de planificación de rango superior al PRUG que incidan sobre la normativa establecida en éste.

c) Cuando, por cambios notables de la población, afluencia de público, estatus de las especies catalogadas o cualquier otra circunstancia similar, sea necesario arbitrar medidas que supongan alguna de las circunstancias siguientes:

c1) La modificación de la zonificación del Parque en una superficie superior al 10% del mismo.

c2) La modificación de la normativa de la Zona de Uso Restringido Especial.

d) Cualquier circunstancia sobrevenida no contemplada en los puntos anteriores que a juicio de la Comisión Rectora del Parque haga deseable la modificación del Plan para lograr los objetivos de conservación del Parque.

4. La Consejería competente en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Comisión Rectora, podrá dictar Normas de Desarrollo de los contenidos de este PRUG que sin ser contrarias a las determinaciones del mismo, complementen y desarrollen aquellos aspectos en los que la práctica de la gestión del Parque hubiera demostrado una regulación insuficiente.

1.3 OBJETIVOS Y DIRECTRICES GENERALES

1. El presente Plan Rector de Uso y Gestión pretende la consecución de los siguientes objetivos en el ámbito del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa:

a) El mantenimiento del estado y funcionalidad de los ecosistemas en el Parque y, en consecuencia, la protección de las especies y de sus hábitats, haciendo especial incidencia en aquellos incluidos en los catálogos regionales, nacionales y comunitarios.

b) Mantener la coherencia global de la Red Natura 2000 existente en su ámbito, y preservar la representatividad y las exigencias ecológicas de los hábitats y taxones de interés comunitario presentes en la misma.

c) La mejora de la calidad de vida de los habitantes del Parque mediante la adopción de medidas de dinamización y desarrollo económico, dirigidas especialmente a las actividades relacionadas con la selvicultura, ganadería, agricultura, uso público y turismo.

d) La promoción del conocimiento del Parque por parte de la población foránea y, especialmente, de sus valores cultural y natural.

2. Para ello se establecen los siguientes instrumentos:

a) Una zonificación del territorio, donde se definen diferentes categorías de requerimientos de protección, que condicionan los usos, aprovechamientos o actuaciones en cada una de ellas.

b) Una regulación de usos que establece, bien de forma genérica para todo el ámbito del Parque o bien de forma específica para determinadas categorías de la zonificación, el grado de compatibilidad o antagonismo con las especies, los ecosistemas o procesos naturales presentes en el mismo de las diferentes actividades humanas, especificando un condicionamiento para su ubicación y desarrollo.

c) Una normativa sectorial, donde se establecen los usos permitidos, no permitidos o autorizables y, en general, la regulación de un conjunto de actividades con incidencia en la vida del Parque.

d) Un conjunto de planes de actuación que, a través de acciones concretas en algunos campos, potencien significativamente la consecución de los objetivos generales.

2. ZONIFICACIÓN

2.1 INTRODUCCIÓN

1. Teniendo en cuenta las características del territorio, tanto en lo que se refiere a sus aspectos ambientales, como a las actividades que se desarrollan en el mismo, a los efectos de este PRUG se establecen las siguientes Zonas de Uso:

a) Zona de Uso General.

b) Zona de Uso Agropecuario.

c) Zona de Alta Montaña.

d) Zona de Uso Restringido Especial.

e) Zona de Reserva Ecológica.

2. La Zonificación que este PRUG adopta pretende regular la presión de las actividades con incidencia en el ámbito del Parque Natural, manteniendo y potenciando los usos tradicionales y adaptando la implantación de nuevas actividades y el desarrollo de las existentes a las características y valores ambientales que en el Parque concurren. Su objetivo es la conservación y mejora de dichos valores, de modo compatible con el incremento de la calidad de vida de sus habitantes, y la promoción de actividades adecuadas para el medio en el que se implanten y que no supongan deterioro de éste.

3. Las categorías enumeradas atienden a un criterio gradual de protección que va desde la de máxima protección (Zona de Reserva) a la menos restrictiva (Zona de Uso General) en la que se permite una utilización más intensiva del espacio.

4. Las determinaciones que para cada una de estas Zonas establece el presente documento serán de obligado cumplimiento y prevalecerán sobre cualquier otra Zonificación o división normada del suelo, ya sea urbanística o de otra índole.

5. Cualquier modificación de la Zonificación recogida en este PRUG deberá perseguir estos mismos objetivos y atender a las mismas razones.

6. Cabe destacar la existencia dentro del Parque Natural del corredor biológico del Huerna, cuya continuidad natural constituye uno de los objetivos de este Plan. Con este fin se prevé la inclusión del trazado del corredor en Zonas de Alta Montaña y Zonas de Uso Restringido Especial, de manera que los usos en su ámbito sean compatibles con el mantenimiento y la mejora de su funcionalidad ecológica.

7. Tal y como establece la Disposición Adicional Segunda de la Ley del Principado de Asturias 5/2006, de 30 de mayo, de declaración del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa, los Monumentos Naturales “Los Puertos de Marabio” y “Cueva Huerta” existentes en el Parque Natural se regirán por su normativa específica y en lo no contemplado en ella conforme a lo previsto en el presente PRUG. En relación con este último supuesto el Monumento Natural “Los Puertos de Marabio” tendrá la consideración de Zona de Uso Agropecuario y el Monumento Natural “Cueva Huerta” tendrá la consideración de Zona de Uso Restringido Especial.

2.2 DEFINICIÓN DE ZONAS

2.2.1 Zona de Uso General.

1. La Zona de Uso General incluye aquellas áreas del Parque que presentan una importante alteración de sus características naturales, por soportar la mayor parte de las actividades económicas que se desarrollan en ese ámbito y acoger los asentamientos humanos con población permanente.

2. Además del área cartografiada como tal en los planos del Plan, se definen como Zona de Uso General:

a) La actual red de carreteras, tal como más abajo se detalla. Se considera incorporada a la Zona de Uso General la Zona de Servidumbre definida en la legislación de carreteras que resulte de aplicación5. Según la legislación que regula las carreteras del Estado (A-66 y N-630) la Zona de Servidumbre consiste en dos franjas de terreno a ambos lados de las mismas, delimitadas interiormente por la zona de dominio público y exteriormente por dos líneas paralelas a las aristas exteriores de la explanación a una distancia de 25 metros en autopistas, autovías y vías rápidas, y de 8 metros en el resto de las carreteras, medidas desde las citadas aristas. No se consideran en cambio incluidos en dicha zona los terrenos por encima de los túneles existentes(5).

Según la legislación que regula las carreteras del Principado de Asturias (el resto de las vías) la Zona de Servidumbre consiste en dos franjas de terreno a ambos lados de las mismas, delimitadas interiormente por la zona de dominio público y exteriormente por dos líneas paralelas a las aristas exteriores de la explanación a una distancia de 25 metros en autopistas y autovías, de 18 metros en corredores, de 8 metros en el resto de carreteras regionales y en las comarcales y de 6 metros en las locales, medidas desde las citadas aristas.

a1) Las Carreteras de la Red de Interés General del Estado A-66 y N-630 a su paso por el concejo de Lena.

a2) Las Carreteras de la Red Comarcal del Principado de Asturias: AS-228 (Trubia-Puerto Ventana) y AS-265 (Samartín de Teverga-La Riera) a su paso por el concejo de Teverga, y AS-229 (Caranga-Bárzana de Quirós) entre La Fábrica y San Salvador en el concejo de Quirós.

a3) Las Carreteras de la Red Local de Segundo Orden del Principado de Asturias: TE-2 (Vil.lanueva-La Torre), TE-3 (Entragu-Taxa), TE-5 (Carretera de Fresnéu), QU-1 (Bárzana-Coañana y Villamarcel), QU-3 (Carretera de Ricabo), QU-4 (Santa Marina-Lindes) y accesos a Cienfuegos y Villar de Cienfuegos, QU-5 (Carretera de las Llanas), LN-8 (Campumanes-Puerto de la Cubilla), LN-9 (Espineo-Xomezana Riba) y LN-13 (Payares- La Estación).

a4) Las carreteras de orden municipal: Entragu-Villabre, Carretera de Vil.lamayor, La Plaza-Cansinos y desvío a Redral, Carretera de Vil.launel, Carretera de los Campos, Carretera de Vixidel, Carretera de San Salvador-Torce y desvío a Cuña, Carretera de Cuañana, Carretera San Salvador-Carrea, Carretera La Barrera-Carrea, por Berrueñu y acceso a Santuario de Carrea, Carretera La Barrera-Sobrevil.la, Carretera de Vil.la de Su y Carretera de La Foceicha, en el concejo de Teverga; Carretera de San Vicente, Carretera de Rodiles, Carretera de Villagime, Carretera de Fresnedo, Carretera de Toriezo, Carretera de Villaorille, Carretera de Villagondú, Carretera de Las Llanas a Cortes y Carretera de Ricabo a Bueida, en el concejo de Quirós; y Carretera de Tuíza Riba, Carretera de El Quempu y Carretera de Samiguel del Río, en el concejo de Lena.

a5) Cualquier otra vía de comunicación que sirva de acceso principal a asentamientos rurales con población residente permanente.

b) El trazado de la actual línea de ferrocarril Madrid-Gijón y de la línea de alta velocidad en construcción La Robla-Pola de Lena (variante de Payares). Se incorporan a la Zona de Uso General tanto la propia línea como las estaciones, apeaderos e instalaciones auxiliares de que éstas dispongan para su adecuado funcionamiento. Igualmente la Zona de Dominio Público definida en la legislación sectorial de aplicación(6).

c) El trazado de la pista del cordal de Lena, a su paso por el Pico Campa el Fito, el Pico Llan la Gachina y el Pico Mayá Vieya.

d) El trazado del camino de La Carisa a Cochá Propinde, en el concejo de Lena.

e) Los ámbitos clasificados como Suelo Urbano o Urbanizable en el planeamiento general de cualquiera de los concejos que se integran total o parcialmente en el Parque y los ámbitos del Suelo no Urbanizable delimitados como Núcleo Rural. De acuerdo, con los Planes vigentes concurren esas circunstancias en:

e1) Los Suelos Urbanos de Samartín/La Plaza y Entragu, en Teverga.

e2) Los Suelos Urbanizables del entorno de Samartín y de Riel.lu, en Teverga.

e4) El Suelo Urbanizable de uso industrial de Santa Marina, en Quirós.

e3) Los Núcleos Rurales que se relacionan a continuación:

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

f) Los terrenos en la margen derecha del río Parmu incluidos en el Plan Especial de Ordenación del Parque de la Prehistoria.

g) Los terrenos vinculados al Parque etnográfico de La Fábrica.

h) Los terrenos de la zona industrial de Santianes (donde estaba ubicada anteriormente los lavaderos de Hullasa, castillete, etc).

i) Los terrenos de la zona de las minas de Cuña (cruce de Barriu y en Cuña).

j) Los terrenos de la zona de las minas de Las Garbas.

k) Los terrenos de la zona del vertedero de Entragu-Cotarren.

La zonificación como Zona de Uso General o Zona de Uso Agropecuario y la caracterización de usos del camino de Bueida a Puerto Ventana vendrá determinada por las correspondientes autorizaciones de los órganos sustantivos, que tendrán en consideración la naturaleza de esta infraestructura, las características del trazado y los potenciales usuarios de la misma, así como las determinaciones contenidas en los correspondientes permisos.

El ámbito de la Zona de Uso General podrá reajustarse para adaptarlo a los planeamientos urbanísticos vigentes en cada momento, sin necesidad de acometer la Revisión del PRUG.

Igualmente se procederá cuando se trate de pequeñas modificaciones de la delimitación de la Zona de Uso General derivadas de cambios puntuales en el trazado de la red de carreteras del Parque.

2.2.2 Zona de Uso Agropecuario.

1. Se aplica esta calificación a aquellas áreas en las que existe fuerte implantación de las actividades agrícolas y ganaderas, en especial en sus modalidades extensivas, así como de las forestales productivas (masas de castaño, coníferas, etc). Dichas actividades tienen una influencia sensible en el paisaje y han provocado una modificación profunda de los ecosistemas naturales, que se ven sometidos a una mayor presión, manejo y explotación de recursos por parte de la población. Los usos tradicionales conforman un paisaje característico de prados y cultivos con valores propios muy notables, con comunidades naturales de menor fragilidad y adaptadas, por sus características peculiares, a una explotación moderada, que representan una parte muy significativa de la superficie del Parque Natural.

2. La zonificación como Zona de Uso General o Zona de Uso Agropecuario y la caracterización de usos del camino de Bueida a Puerto Ventana vendrá determinada por las correspondientes autorizaciones de los órganos sustantivos, que tendrán en consideración la naturaleza de esta infraestructura, las características del trazado y los potenciales usuarios de la misma, así como las determinaciones contenidas en los correspondientes permisos.

2.2.3 Zona de alta Montaña.

1. Se aplica esta calificación a aquellas áreas donde concurren las circunstancias siguientes:

a) Presencia de complejos de vegetación subalpina (herbazales y matorrales de montaña), habitualmente situados por encima de los 1.600 o 1.700 m de altura y sujetos sólo en ocasiones a una explotación ganadera estacional.

b) Fragilidad media o alta ante posibles acciones que podrían ocasionar efectos irreversibles en los procesos ecológicos y en las comunidades allí presentes.

2. En la sierra de la Sobia el criterio de Alta Montaña se extiende a toda la unidad fisiográfica, dada la entidad del macizo calcáreo en su conjunto y la relevancia del mismo como unidad paisajística neta y diferenciada del entorno.

2.2.4 Zona de Uso Restringido Especial.

1. Se aplica esta calificación a aquellas áreas en que se dé alguna de las siguientes circunstancias:

a) Presencia de sistemas naturales bien conservados sometidos a un uso tradicional moderado.

b) Presencia de valores biológicos o ecológicos relevantes, especialmente por acoger hábitats de interés o poblaciones de especies animales o vegetales catalogadas.

c) Fragilidad media o alta ante actuaciones que puedan ocasionar efectos irreversibles en los procesos naturales.

d) Presencia de elementos singulares de tipo arqueológico, etnográfico o histórico.

2.2.5 Zona de Reserva Ecológica.

1. El presente PRUG no define territorio calificado como Zona de Reserva Ecológica. En caso de que resultara necesaria o conveniente la declaración de alguna Zona de Reserva podrá realizarse mediante la tramitación de una modificación puntual del presente Plan de acuerdo a los mecanismos establecidos.

2. Con carácter general podrán declararse Zona de Reserva las áreas siguientes:

a) Zonas que formen parte del patrimonio de la Administración Autonómica, con presencia de sistemas naturales bien conservados y valores ecológicos relevantes, especialmente por acoger hábitats de interés o poblaciones de especies amenazadas.

b) Zonas de propiedad comunal en las que, previo acuerdo entre los titulares y la Administración Autonómica, se desarrollen actuaciones cuyo destino sea la preservación o recuperación de los valores naturales y ecológicos.

c) Zonas representativas de hábitats singulares o frágiles con presencia de ecosistemas en estado natural y no sometidos a manejo o presión de explotación o bien, áreas valiosas por ser utilizadas como zona de cría o refugio de especies amenazadas.

d) Zonas con predominio de hábitats cavernícolas, comprendiendo todo el subsuelo y redes cársticas.

3. Para la Zona de Reserva no se establece a priori ningún régimen particular de usos, la declaración se acompañará en su caso de cartografía del ámbito afectado, determinación de los fines y objetivos que se persiguen, régimen particular de usos y actuaciones que se prevean desarrollar en el área.

2.3 RÉGIMEN DE USOS

2.3.1 Definición de usos.

1. Los posibles usos en el Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa tendrán la consideración de permitidos, autorizables y no permitidos en función de su incidencia sobre los valores que han motivado la declaración del mismo:

a) Se considera uso permitido cualquier actividad compatible con los objetivos de la declaración del Parque y que, por tanto, puede desarrollarse sin limitaciones especiales, bien en la totalidad del mismo, bien en las áreas cuya categoría de zonificación lo autorice.

b) Se considera uso autorizable aquel que, bajo determinadas condiciones, puede ser tolerado por el medio natural sin un deterioro significativo o irreversible de sus valores. Los usos autorizables deberán contar con un permiso explícito de la Administración del Parque para poder ser ejecutados. La Comisión Rectora delegará, si procede, en el Conservador del Parque la concesión de los permisos oportunos.

c) Se considera uso no permitido aquel que suponga un riesgo para el Parque o cualquiera de sus elementos o características o sea manifiestamente incompatible con la finalidad u objetivos del Parque. Como en el caso anterior, esta catalogación puede ser genérica, afectando a la totalidad del Parque, o específica de alguna categoría de zonificación.

2. Adicionalmente, en los apartados que regulan la normativa sectorial se enumeran otra serie de actividades o usos que están igualmente sometidos a autorización por la Administración del Parque Natural.

3. Cuando, de acuerdo con la legislación sectorial vigente, las actividades descritas como uso permitido o autorizable en este PRUG debieran someterse a autorización por parte de cualquier Consejería u organismo de la Administración autonómica, o de la Administración Municipal, se entiende que dichas entidades son las competentes para extender la autorización, debiendo, no obstante, sujetarse a las condiciones que se estipulen para cada tipo de actividades en este PRUG.

2.3.2 Condiciones generales.

1. Con carácter general, se consideran Uso no Permitido todas las actividades que de acuerdo con la normativa sectorial vigente deban de someterse a procedimientos de Evaluación de Impacto Ambiental o Evaluación Preliminar de Impacto Ambiental, salvo cuando figuren expresamente recogidas en el presente Plan como actividades permitidas o autorizables. Asimismo se consideran Uso no Permitido todos los proyectos y obras contenidos en los Anexos I y II del Real Decreto 1/2008(7), por la que se aprueba el texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos. Se exceptúan no obstante los siguientes, que deberán atenerse en cualquier caso a lo dispuesto en este PRUG y en la normativa sectorial vigente.

a) Las actividades mineras susceptibles de encuadrarse en la Sección B de las consideradas en la Ley 22/1973, de Minas(8), cuando se trate de la explotación de yacimientos formados como consecuencia de actividades mineras previas y ello sirva para la restauración o eliminación de las escombreras de estériles mineros.

b) La construcción de líneas aéreas para el transporte de energía eléctrica al servicio de la población local.

c) Las obras de defensa de márgenes fluviales cuando se desarrollen en suelos clasificados como Urbanos, Urbanizables o no Urbanizables en su categoría de Núcleo Rural o bien resulten imprescindibles por razones de seguridad de áreas pobladas o infraestructuras de interés general.

d) Los campamentos de turismo.

2. Además de los proyectos listados en los Anexos I y II del Real Decreto Legislativo 1/2008, con carácter general, en la totalidad del ámbito del Parque se califican como usos o actividades no permitidos los siguientes:

a) Actividades agrarias y forestales

a1) Las nuevas explotaciones de ganadería intensiva de cerdos y aves. No se considerarán como tales las estabulaciones de ganado de carne o leche en régimen abierto o semiabierto de estabulación.

a2) Las nuevas instalaciones de acuicultura.

a3) La introducción, explotación o cría de animales de fauna exótica o de especies no consideradas como de aprovechamiento ganadero.

a4) Las repoblaciones forestales con no incluidas en el Anexo I.

b) Actividades industriales

b1) Todas las actividades mineras, excepto las ya exceptuadas en el número 1 de este epígrafe. Podrán autorizarse asimismo, las extracciones ocasionales de escasa importancia no reguladas por la Ley 22/1973, de 21 de julio, de Minas.

b2) En todos los casos las actividades de gran industria y todas aquellas que no estén al servicio directo de la población local o no utilicen materias primas locales.

b3) La instalación de parques eólicos o cualquier otra industria de producción energética, diferentes de las ya existentes en el ámbito del parque y cuya concesión podrá ser renovada.

c) Infraestructuras

c1) La ampliación de la red de carreteras existente con nuevos elementos, salvo cuando se trate de la mejora del acceso a núcleos habitados.

c2) La nueva construcción de presas y embalses con destino al aprovechamiento eléctrico o al abastecimiento de aguas, exceptuadas las obras necesarias para el abastecimiento de la población local.

c3) Los vertederos de residuos orgánicos. Podrán autorizarse vertederos de estériles de obra en áreas en que ello sirva para la restauración topográfica de terrenos degradados por actividades mineras y similares.

d) Uso público

d1) La práctica de deportes náuticos en los cauces fluviales, embalses y masas de agua continentales, salvo en las áreas especialmente acotadas al efecto.

d2) La práctica de actividades deportivas que puedan provocar molestias a la fauna o alteraciones del medio natural: actividades de vuelo sin motor, paracaidismo, parapente (excepto en las zonas y condiciones autorizadas), descenso de cañones, rafting, hidrospeed y similares.

d3) Las maniobras militares y las actividades o prácticas de supervivencia.

d4) El vertido de basura fuera de los depósitos o contenedores instalados con tal fin, así como el vertido de materiales de desecho y escombros fuera de las áreas autorizadas para ello.

d5) Las infraestructuras para la práctica deportiva de gran impacto: teleféricos, remontes, estaciones de esquí y similares.

d6) El vuelo sobre el Parque con aviones, helicópteros, globos o cualquier otro medio a altitud menor de 1000 m sobre la superficie del terreno, salvo para misiones de auxilio, vigilancia, salvamento, extinción de incendios, la práctica del parapente en las zonas y condiciones autorizadas u otras cuestiones de interés general que se consideren necesarias.

d7) El estacionamiento o detención, salvo causa de fuerza mayor, de vehículos con mercancías peligrosas, cuyo tránsito estará sometido a autorización por la dirección del Parque.

3. En el procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental que analice las posibles incidencias de planes y proyectos sobre los objetivos de conservación de la Red Natura 2000 integrada en el Parque, deberá darse cumplimiento a las determinaciones establecidas en la Directiva 92/43/CE.

4. A tal efecto todos los procedimientos de evaluación de impacto o informe ambiental cuyo marco territorial sea la superficie del Parque incluida en la Red Natura 2000 deberán analizar expresamente su incidencia sobre los hábitats y especies de interés comunitario.

2.3.3 Zona de Uso General.

1. Las áreas declaradas Zonas de Uso General son las utilizadas de forma intensiva para las actividades económicas que se desarrollan en el Parque, para dar servicio a la población local y para el tránsito y comunicaciones. Por ello, las áreas así zonificadas podrán someterse a mejoras que permitan un uso más eficaz del territorio, dentro de los condicionantes expresados en la normativa sectorial vigente en el Principado y en el planeamiento general de cada uno de los concejos. Hacia la Zona de Uso General se encaminará la implantación de las actividades, infraestructuras, equipamientos y dotaciones, al servicio tanto de la población local como del Parque y de sus futuros visitantes.

2. El control de los Órganos de Gestión del Parque sobre las actividades susceptibles de desarrollarse en esa Zona se ejercerá a través de los procedimientos de evaluación de impacto ambiental, se trate de EIA o de EPIA, y a través del control sobre las posibles modificaciones puntuales o revisiones del planeamiento general de cada concejo.

3. El régimen de usos será el que determinen, en función de la clase y categoría de suelo de que se trate, el planeamiento general vigente y la normativa sectorial, prohibiéndose únicamente las actividades no permitidas en la totalidad del ámbito del Parque.

2.3.4 Zona de Uso Agropecuario.

1. Se consideran adecuadas para esta Zona las actividades agrarias tradicionales, que han contribuido a conformar un paisaje característico con valores propios muy notables y comunidades naturales adaptadas a sus peculiares características. Por tanto, en la Zona de Uso Agropecuario, la ordenación y gestión del Parque deberá potenciar dichos usos, promoviendo actuaciones que contribuyan a conservar y mejorar la actual diversidad estructural y paisajística, mediante la aplicación de planes de aprovechamiento compatibles con la conservación del medio natural.

2. Hacia la Zona de Uso Agropecuario se procurará dirigir:

a) Las actividades agrarias tradicionales relacionadas con la agricultura y ganadería extensivas, compatibles con el medio, que han contribuido a conformar un paisaje característico con valores propios muy notables y comunidades naturales adaptadas a sus peculiares características.

b) Las actividades forestales, adecuadamente ordenadas, que permitan el mantenimiento de la potencialidad de los suelos y las características del paisaje.

c) Todas aquellas actuaciones tendentes a la mejora de las actividades tradicionales. Las zonas de pradera serán receptoras preferentes de las actuaciones de mejora de la producción forrajera y de acondicionamiento de los caminos existentes de acceso a las fincas, con la finalidad de mejorar las condiciones de acceso a las parcelas que constituyen la base de la explotación ganadera en áreas de montaña.

d) Las actividades excursionistas, recreativas y de educación ambiental.

2.3.4.1 Usos permitidos.

1. Con carácter general tendrán la consideración de Uso Permitido los relativos a las actividades agropecuarias tradicionales, incluyendo aquéllos de mejora de la producción forrajera y de la infraestructura agraria.

2. Con las salvedades derivadas del régimen de la propiedad, en la Zona de Uso Agropecuario se permite el tránsito de los visitantes del Parque a pié o por medios que no supongan el empleo de vehículos de motor. El uso de vehículos de motor se restringirá en cambio a los propietarios, arrendatarios y residentes del Parque, a los servicios de la administración regional, vigilancia y gestión del Parque, a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, a los servicios municipales, a los que requiera la atención y reparación de instalaciones existentes, a las empresas, organismos o personas que desarrollan actividades u obras autorizadas por cualquier organismo público o entidad municipal y a los que cuenten con autorización expresa del Conservador del Parque. Asimismo el uso de vehículos de motor se permitirá a los ganaderos con CEA y vecinos residentes del concejo autorizados por las diferentes administraciones municipales para circular por las Zonas de Uso Agropecuario de su municipio.

3. Las actividades deportivas y de ocio con escasa incidencia ambiental: excursionismo, montañismo, rutas en bicicleta, paseos a caballos, etc. La Administración del Parque podrá determinar la prohibición de determinadas rutas, bien sean de escalada, paseo, de bicicleta, ecuestres o de cualquier tipo, siempre que se puedan producir molestias a especies de fauna amenazada, de forma permanente o en los periodos del año en que se estime oportuno.

2.3.4.2 Usos autorizables.

1. La construcción de nuevas infraestructuras viarias de uso agroganadero y forestal, establos y resto de instalaciones complementarias, siempre que estén dirigidas a mejorar aspectos relativos a las actividades agrarias y forestales. En todos los casos se situarán en el entorno de los asentamientos de población, salvo las nuevas infraestructuras que sean de pequeña entidad, tales como abrevaderos, depósitos de agua para ganado o contra incendios, fuentes, mangas ganaderas y otros de similares características y sean vitales para el sostenimiento y fomento de las actividades agropecuarias tradicionales que podrán construirse en las Zonas de Uso Agropecuario.

2. Las mejoras en los caminos y pistas de uso agrario y forestal actualmente existentes.

3. Los aprovechamientos madereros y las quemas de rastrojos, de acuerdo a lo dispuesto en la normativa sectorial correspondiente y en los epígrafes específicos de este Plan.

4. La extracción ocasional y de escasa importancia de áridos con destino a la reparación de caminos, muros, cabañas o viviendas. Dicha extracción debe de acomodarse a los criterios establecidos por la Ley 22/1973, de 21 de julio, de Minas para quedar fuera de su ámbito de regulación, es decir, realizarse por el propietario del terreno para su exclusivo uso y sin necesidad de aplicación de técnica minera: sin empleo de explosivos, sin necesidad de formación de tajos de más de 3 metros de altura y sin aplicación de labor subterránea.

5. Todas aquellas actuaciones que supongan movimiento de tierras u otras alteraciones de las actuales características del medio natural, siempre que ello no suponga una destrucción importante de setos vegetales, bosquetes o cualquier otro elemento natural que contribuya a incrementar la diversidad de los hábitats existentes, alterando sensiblemente el paisaje existente.

6. Las infraestructuras al servicio de la población local: tendidos aéreos, eléctricos o telefónicos, centrales y antenas remisoras de señales de radiofrecuencia, redes de abastecimiento de agua y de saneamiento, etc.

7. Las actividades cinegéticas y de caza fotográfica, siempre que se cumpla la normativa sectorial vigente y lo dispuesto en los epígrafes específicos de este Plan.

2.3.4.3 Usos no permitidos.

1. El desarrollo de nuevas instalaciones industriales de cualquier tipo.

2. La circulación con vehículos de motor por parte de los visitantes del Parque y cualquier actividad deportiva que requiera el empleo de vehículos a motor.

3. La acampada libre.

2.3.5 Zona de Alta Montaña.

1. En la Zona de Alta Montaña, la gestión del Parque debe de orientarse al mantenimiento de los usos tradicionales, permitiéndose las actividades deportivas y recreativas de baja incidencia ambiental, especialmente el montañismo, senderismo, excursionismo y actividades afines.

2.3.5.1 Usos permitidos.

1. Con carácter general tendrán la consideración de Uso Permitido los relativos a las actividades agropecuarias tradicionales, debiendo promoverse la conservación de la intensidad y forma actual de aprovechamiento y evitarse el desarrollo de nuevas infraestructuras vinculadas a la actividad.

La ganadería trashumante podrá someterse a un control que evite incrementos de la presión incompatibles con el mantenimiento de los ecosistemas.

2. Con las salvedades derivadas del régimen de la propiedad, en la Zona de Alta Montaña se permite el tránsito de los visitantes del Parque a pié o por medios que no supongan el empleo de vehículos de motor. El uso de vehículos de motor se restringirá en cambio a los propietarios, arrendatarios y residentes del Parque, a los servicios de la administración regional, vigilancia y gestión del Parque, a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, a los servicios municipales, a los que requiera la atención y reparación de instalaciones existentes, a las empresas, organismos o personas que desarrollan actividades u obras autorizadas por cualquier organismo público o entidad municipal y a los que cuenten con autorización expresa del Conservador del Parque.

3. Las actividades deportivas y de ocio con escasa incidencia ambiental: excursionismo, montañismo, rutas en bicicleta, paseos a caballos, etc. La Administración del Parque podrá determinar la prohibición de determinadas rutas, bien sean de escalada, paseo, de bicicleta, ecuestres o de cualquier tipo, siempre que se puedan producir molestias a especies de fauna amenazada, de forma permanente o en los periodos del año en que se estime oportuno.

4. En la Zona de Alta Montaña tendrán la consideración de Uso Permitido las modalidades que se definen a continuación:

- Pernocta: Acción de pasar la noche.

- Vivac/Vivaquear: Dormir o descansar durante la noche al raso o intemperie, usando o no elementos de abrigo, como saco de dormir o funda de vivac o los medios que proporciona el entorno sin alterarlo.

- Acampada nocturna: Modalidad de pernocta que consiste en instalar una tienda de campaña ligera al anochecer para levantarla al amanecer, normalmente desde una hora antes de la puesta de sol hasta una hora después de su salida al día siguiente.

2.3.5.2 Usos autorizables.

1. Las mejoras en los caminos y pistas de uso agrario actualmente existentes, debiendo procurarse en todo momento evitar cambios en el trazado y la pendiente.

2. Dada su posible incidencia en el desarrollo de epidemias de sarna, la ganadería de caprino, que debe de contar con la autorización expresa de los Órganos de Administración del Parque.

3. Cualquier actividad extractiva, cuando se trate de la extracción ocasional de áridos fuera del ámbito de aplicación de la legislación de minas.

4. Las actividades cinegéticas y de caza fotográfica, siempre que se cumpla la normativa sectorial vigente y lo dispuesto en los epígrafes específicos de este Plan.

5. Las captaciones y canalizaciones para el abastecimiento de aguas de la población local, cuando no comprometan taxones, hábitats de interés o ecosistemas amenazados.

6. Las nuevas infraestructuras que sean de pequeña entidad, tales como abrevaderos, depósitos de agua para ganado o contra incendios, fuentes, mangas ganaderas y otros de similares características y sean vitales para el sostenimiento y fomento de las actividades agropecuarias tradicionales.

2.3.5.3 Usos no permitidos.

1. Las nuevas instalaciones industriales e infraestructuras, tales como la apertura de nuevas vías rodadas (carreteras, pistas forestales o caminos de uso agrario), tendidos eléctricos o telefónicos, antenas y centros remisores de señales de radiofrecuencia, etc., sin perjuicio de lo dispuesto en el punto 4 del apartado 10.3.3.3. relativo a infraestructuras de comunicaciones y transporte de energía.

2. La circulación con vehículos de motor por parte de los visitantes del Parque y cualquier actividad deportiva que requiera el empleo de vehículos a motor.

3. La acampada libre, salvo las modalidades contempladas como uso permitido.

2.3.6 Zona de Uso Restringido Especial.

1. Las áreas definidas como Zona de Uso Restringido Especial deberán ser protegidas, debiendo restringirse cualquier actividad diferente de la agraria tradicional que actualmente se desarrolla y evitarse un incremento significativo de la carga ganadera que pueda suponer un deterioro de las actuales condiciones del medio natural e hipotecar su posible regeneración.

Hacia dicha Zona deberán de dirigirse preferentemente los programas de restauración de ecosistemas que, a través de actuaciones concretas, potencien los objetivos de conservación y recuperación.

2.3.6.1 Usos permitidos.

1. Con carácter general tendrán la consideración de Uso Permitido los relativos a las actividades agropecuarias tradicionales, debiendo promoverse la conservación de la intensidad y forma actual de aprovechamiento y evitarse el desarrollo de nuevas infraestructuras vinculadas a la actividad.

2. El acceso a pie o en vehículos a motor de cualquier tipo será libre para los propietarios, arrendatarios y residentes del Parque, a los servicios de la administración regional, vigilancia y gestión del Parque, a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, a los servicios municipales, a los que requiera la atención y reparación de instalaciones existentes, a las empresas, organismos o personas que desarrollan actividades u obras autorizadas por cualquier organismo público o entidad municipal y a los que cuenten con autorización expresa del Conservador del Parque. Se entiende en todos los casos que las posibilidades de acceso se refieren a viales públicos y servidumbre de paso, debiendo respetarse siempre el régimen de propiedad.

2.3.6.2 Usos autorizables.

1. Las mejoras en los caminos y pistas de uso agrario y forestal actualmente existentes, debiendo procurarse en todo momento evitar cambios en el trazado, la pendiente o la anchura. De ser necesarias dichas modificaciones, éstas deberán ser adecuadamente justificadas en el proyecto de obra, debiendo de tramitarse necesariamente Evaluación Preliminar de Impacto Ambiental.

2. Las actividades tradicionales de extracción de leñas por parte de la población del Parque. En los montes tanto de propiedad pública como privada podrán ser autorizados además, previo informe favorable del Conservador del Parque, los aprovechamientos madereros. Ambos usos se someterán en cualquier caso a lo dispuesto en la legislación sectorial vigente y en los epígrafes específicos de este Plan, debiendo estar dotados los montes de instrumento de planificación y/o de ordenación de acuerdo con la normativa sectorial vigente.

3. Las actividades cinegéticas y de caza fotográfica, con sujeción en ambos casos al cumplimiento de la normativa sectorial vigente y a lo dispuesto en los epígrafes específicos de este Plan. Las primeras podrán autorizarse bajo estrictas condiciones en lo que respecta a la época, las modalidades de caza y las especies objeto de caza. Por necesidades de conservación de las especies de fauna protegidas, según la normativa sectorial vigente podrán establecerse áreas de veda temporal.

4. Las actividades de investigación científica, previa evaluación de la documentación presentada por el organismo investigador. Dicha documentación deberá contener la información necesaria para evaluar la incidencia de la actividad sobre el medio y la necesidad de que la misma se lleve a cabo en los terrenos definidos como Zona de Uso Restringido Especial. Cuando esta última circunstancia no se halle suficientemente justificada, la Administración del Parque podrá proponer el desarrollo de la actividad en áreas con menor nivel de protección.

5. Las captaciones y canalizaciones para el abastecimiento de aguas de la población local, cuando no comprometan taxones, hábitats de interés o ecosistemas amenazados.

2.3.6.3 Usos no permitidos.

1. Con carácter general, todos aquellos que puedan producir un deterioro significativo en los ecosistemas o su dinámica, así como aquellos otros que puedan producir molestias a las especies catalogadas en sus periodos críticos o deteriorar sus nidos, refugios o lugares de descanso.

2. La actividad ganadera en aquellas áreas en que, por desarrollarse actuaciones de restauración de ecosistemas, lo determinen los Órganos de Administración del Parque. El establecimiento de dichas áreas deberá de ser consultado con las Administraciones Locales y los vecinos que puedan verse afectados.

3. Los aprovechamientos de carácter maderero en terrenos que pertenezcan a montes públicos en cualquiera de sus modalidades y que no estén dotados de instrumento de planificación y/o de ordenación.

4. Cualquier actividad extractiva, aún cuando se trate de la extracción ocasional de áridos fuera del ámbito de aplicación de la legislación de minas.

5. Las nuevas infraestructuras de cualquier tipo. A esos efectos se prohíben expresamente: la apertura de nuevas vías rodadas, sean carreteras, pistas forestales o caminos de uso agrario; la instalación de tendidos aéreos de cualquier tipo; la instalación de infraestructuras de comunicaciones, centros emisores, repetidores y antenas de comunicaciones de radio, sin perjuicio de lo dispuesto en el punto 4 del apartado 10.3.3.3. relativo a infraestructuras de comunicaciones y transporte de energía, y las infraestructuras e instalaciones necesarias para la práctica deportiva o vinculadas al turismo.

6. El uso turístico y, en concordancia con ello, el acceso a los terrenos así definidos por parte de cualquier persona ajena a los usos agropecuarios tradicionales, a las necesidades de vigilancia y gestión del parque, o a la atención y reparación de las infraestructuras ya existentes. No obstante lo anterior, la Administración del Parque podrá definir rutas o senderos preexistentes que, atravesando la Zona de Uso Restringido, permitan el desarrollo de actividades de educación ambiental y recreativas compatibles con el medio. El tránsito de personas por dicha rutas se limitará al camino existente, debiendo instalarse, a lo largo del mismo, señalización que exprese la prohibición de abandonarlo. Asimismo la Administración del Parque podrá determinar la prohibición de acceso por dichas rutas cuando se puedan producir molestias a especies de fauna amenazada de forma permanente o en los periodos del año en que se estime oportuno.

3. CONSERVACIÓN DE ESPECIES Y HÁBITATS

3.1 OBJETIVOS

1. La Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, encomienda a la Administración pública el desarrollo de las medidas necesarias para garantizar la conservación de la biodiversidad que vive en estado silvestre, atendiendo especialmente a aquellas especies cuya situación poblacional así lo requiera, mediante el establecimiento de regímenes de protección y la preservación de sus hábitats.

2. La protección de hábitats suele ser la estrategia de conservación más eficaz tanto para las especies como para los hábitats. Por ello, las actuaciones de la Administración en esta materia darán preferencia a las medidas de conservación del hábitat natural de cada especie y en especial de las catalogadas. No obstante, ocasionalmente, el estatus de algunas especies exigirá la adopción de planes de actuación concretos, adaptados a las características de las mismas y a su problemática particular. Además, se prohibirá la introducción y proliferación de especies o subespecies distintas a las autóctonas, dándose prioridad a las especies endémicas así como a aquellas otras cuya área de distribución sea muy limitada.

3. Los objetivos de conservación y restauración que debe cumplir el Parque utilizarán como instrumentos principales el Régimen de Usos de aquellas actividades susceptibles de influir en el actual estado de conservación de las especies y comunidades naturales existentes en el ámbito del Parque y un conjunto de Planes de Actuación a desarrollar en el marco del Plan de Desarrollo Sostenible que acompañe a este documento.

Considerando que la protección de especies y comunidades debe desarrollarse mediante una estructura horizontal, las normas relativas a dicha protección se incluyen en el régimen de usos de cada una de las actividades a desarrollar en el ámbito del Parque, de tal modo que todas las actividades se realicen considerando la necesaria protección de especies y hábitats que emana de la declaración del Parque.

4. Para establecer las prioridades de actuación se prestará especial atención a lo dispuesto en el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORNA), en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas(9), en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado (CREAV)(10), en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada del Principado de Asturias (CREAF)(11), en la Directiva 92/43/CEE(12) relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres (Directiva Hábitats) y sus posteriores modificaciones y en la Directiva 79/409/CEE(13) relativa a la conservación de las aves silvestres (Directiva Aves). A tal efecto el Anexo II de este Plan recoge el listado de hábitats y taxones de interés comunitario presentes en la superficie del Parque que forma parte de la Red Natura 2000.

5. La Directiva Hábitats determina para este ámbito la necesidad de establecer medidas de conservación y planes de gestión que respondan a las exigencias ecológicas de los hábitats y especies de interés comunitario, y a su mantenimiento en un estado de conservación favorable. El presente PRUG debe entenderse como el marco fundamental para materializar ese objetivo, debiendo abordar las medidas de conservación y gestión adaptadas a las necesidades reales de cada especie y comunidad.

3.2 PROTECCIÓN DE ESPECIES

1. La protección de las especies se ha abordado en Asturias siguiendo principalmente los criterios enunciados en la Directiva Hábitats y su transposición a la legislación nacional y en los Catálogos Nacional y Regional de Especies Amenazadas. El PORNA establece asimismo la necesidad de estudio de algunas especies sobre las cuales existen indicios razonables de una situación precaria.

3.2.1 Especies de fauna.

1. Las especies de fauna catalogadas presentes en el ámbito del Parque son, de acuerdo la clasificación que establece el vigente CREAF las siguientes:

a) Especies en peligro de extinción: el oso (Ursus arctos), incluida en los Anexo II y IV de la Directiva Hábitats y el urogallo (Tetrao urogallus) incluida en los Anexos I, II y III de la Directiva Aves.

b) Especies sensibles a la alteración del hábitat: el pico mediano (Dendrocopus medius) incluida en el Anexo I de la Directiva Aves.

c) Vulnerables: águila real (Aquila chrysaetos), incluida además en el Anexo I de la Directiva Aves; rana de San Antón (Hyla arborea), incluida en el Anexo IV de la Directiva Hábitats; y rana verde (Rana perezii), incluida además en el Anexo V de la misma.

d) De interés especial: alimoche (Neophron pernocterus) y halcón peregrino (Falco peregrinus), incluidas además en el Anexo I de la Directiva Aves; nutria (Lutra lutra) y murciélago de cueva (Miniopterus schreibersi), incluidas en los Anexos II y IV de la Directiva Hábitats; y azor (Accipiter gentilis).

2. Los casos anteriores son muy diferentes en las circunstancias que les afectan, por lo que precisan medidas de gestión distintas, expresadas en los respectivos planes de recuperación, conservación o manejo. En el presente Plan se han tenido en cuenta las directrices y actuaciones presentadas en los diferentes planes aprobados en el momento de su elaboración:

a) Plan de Recuperación del Oso Pardo (Ursus arctos)(14).

b) Plan de Conservación del Hábitat del Urogallo (Tetrao urogallus)(15).

c) Plan de Conservación del Hábitat del Pico Mediano (Dendrocopus medius)(16).

d) Plan de Conservación del Águila Real (Aquila chrysaetos)(17).

e) Plan de Conservación de la Rana de San Antón (Hyla arborea)(18).

f) Plan de Conservación de la Rana Verde Ibérica (Rana perezi seoane)(19).

g) Plan de Manejo del Alimoche Común (Neophron percnopterus)(20).

h) Plan de Manejo del Halcón Peregrino (Falco peregrinus)(21).

i) Plan de Manejo de la Nutria (Lutra lutra)(22).

j) Plan de Manejo del murciélago de cueva (Miniopterus schreibersi)(23).

k) Plan de Manejo del Azor (Accipiter gentillis)(24).

De los planes enumerados se desprende un conjunto de medidas que afectan las diferentes actividades sectoriales y que han sido tenidas en cuenta a la hora de establecer sus regímenes particulares de uso.

3. A la vista de las características de las especies señaladas, éstas se pueden agrupar en tres grupos diferenciados:

a) Especies que requieren de amplias superficies forestales: caso del oso, el urogallo y el pico mediano. La protección y recuperación de las mismas se debe de articular a través de la protección de las masas forestales existentes, procurando principalmente reducir la fragmentación de las mismas y consolidar un corredor biológico forestal que salve el pasillo del Huerna.

b) Especies características de áreas húmedas: caso de la rana de San Antón, la rana verde o, con diferente matiz, la nutria. Las medidas más eficaces para su protección y recuperación pasan por la protección de los humedales y cursos fluviales existentes en el ámbito del Parque, debiendo extremarse las precauciones para todos aquellos proyectos que puedan suponer una alteración de las características naturales de las riberas o para aquellos otros proyectos y actividades que puedan alterar los niveles de recarga de los humedales o incluso reducir la calidad de las aguas. En referencia a ese último aspecto debe prestarse atención a la intensidad de carga ganadera de los pastizales en torno a los humedales más valiosos y al uso de éstos como abrevadero para el ganado, debiendo desarrollarse área alternativas para el ganado y medidas de defensa de los humedales naturales.

c) Especies de aves rapaces: caso del águila real, el alimoche, el halcón o, con otros matices, el azor. Por su amplísima área de campeo, la protección de dichas especies escapa en buena medida de las capacidades de un instrumento de gestión de espacios como es este Plan. Se entiende, no obstante, que la gestión del Parque debe de procurar la protección de los puntos de nidificación existentes, controlando especialmente las actividades de escalada que puedan desarrollarse en sus cercanías.

c) Especies cavernícolas: caso del murciélago de cueva. La protección se debe de articular a través de la protección de las cavidades cársticas que son, además, el lugar de refugio de otras especies de quirópteros y de numerosos invertebrados endémicos.

3. Complementariamente, la gestión del Parque debe de procurar medidas de protección y estudio de su situación para aquellas especies calificadas en el PORNA como en situación precaria. De éstas, se constata la presencia en el ámbito del Parque de, al menos, las siguientes:

a) Desmán (Galemys pyrenaicus), incluida en los Anexos II y IV de la Directiva Hábitats.

b) Liebre de piornal (Lepus castroviejoi).

c) Gorrión alpino (Montefringilla nivalis).

d) Pito negro (Dryocopus martius).

e) Pico menor (Dendrocopus minor).

f) Perdiz pardilla (Perdix perdix).

4. Se entiende que la gestión del Parque debe de prestar especial atención al estudio de los niveles poblacionales de lobo y a su posible incidencia en la cabaña ganadera, aplicando en todo momento lo dispuesto en el Plan de Gestión(25) de esa especie.

5. La fotografía de especies de fauna protegidas estará sometida a la autorización de la Administración del Parque, considerándose prohibida la instalación de cámaras fijas para fines no científicos.

6. Durante el periodo de vigencia de este Plan, la Administración del Parque procederá a inventariar los puntos de nidificación de aves rapaces y determinar un entorno de protección en el que se prohíban o regulen las actividades de escalada.

7. Los daños producidos por la fauna silvestre se compensarán de forma que cubran totalmente el valor del daño causado. Complementariamente, en el caso de que el daño se deba a especies protegidas incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas como “en peligro de extinción” (oso pardo), la compensación se incrementará en un 20% sobre el valor de tasación.

3.2.2 Especies de flora.

1. Las especies de fauna catalogadas presentes en el ámbito del Parque son, de acuerdo la clasificación que establece el vigente CREAV las siguientes:

a) Especies sensibles a la alteración del hábitat: centaurea de Somiedo (Centaurium somedanum), incluida además como especie prioritaria en el Anexo II de la Directiva Hábitats, y la estrella de agua (Callitriche palustris).

c) Vulnerables: cola de caballo variegada (Equisetum variegatum) y cinta de agua (Triglochin palustris).

d) De interés especial: genciana (Gentiana lutea), incluida en el Anexo V de la Directiva Hábitat; narciso de Asturias (Narcissus asturiensis), y narciso de trompeta (Narcissus pseudonarcissus subsp. nobilis), ambas consideradas en el Anexo II de la Directiva Hábitats; y encina (Quercus ilex), carrasca (Quercus rotundifolia), tejo (Taxus baccata) y acebo (Ilex aquifolium).

2. Como para el caso de la fauna, en el presente Plan se tendrán en cuenta las directrices y actuaciones presentadas en los diferentes planes específicos aprobados en el momento de su elaboración:

a) Plan de Manejo del Acebo (Ilex aquifolium)(26).

b) Plan de Manejo de las Encinas (Quercus ilex y Quercus rotundifolia)(27).

c) Plan de Manejo del tejo (Texas baccata)(28).

3. En lo que respecta a los vegetales, y a falta de estudios más exhaustivos, las especies de mayor interés, por su rareza y fragilidad, son la centaura de Somiedo (Centaurium somedanum), la estrella de agua (Callitriche palustris), el equiseto variegado (Equisetum variegatum), la cola de caballo de bosque (Equisetum sylvaticum) y la cinta de agua (Triglochin palustris).

La centaurea de Somiedo aparece sólo en unos medios muy característicos, las tobas calcáreas, catalogados como prioritarios en el Anexo I de la Directiva Hábitats. La especie fue descrita en el área de Villanueva de Teverga, si bien, se cree desaparecida de la zona debido a intervenciones que provocaron la alteración de su hábitat en años posteriores. La Dirección del Parque abordará estudios pormenorizados que permitan constatar la presencia o ausencia de esta especie y, en cualquier caso, tomará las medidas convenientes para que las actuaciones que pudieran afectar a estos medios se realicen de forma que permitan la conservación del hábitat en el que se desarrolla.

De la cola de caballo de bosque (Equisetum sylvaticum) se ha constatado su presencia en la localidad de Villanueva (concejo de Teverga) y de la estrella de agua (Callitriche palustris), se ha descrito su presencia en el Lagu Turbio (concejo de Lena) y en las lagunas y turberas de El Chegu, (concejo de Quirós). En esa última localidad se ha señalado además la presencia de equiseto variegado (Equisetum variegatum) y cinta de agua (Triglochin palustris). La Dirección del Parque deberá adoptar las medidas más adecuadas para evitar cualquier afección a esos medios, prestando especial atención a proyectos que puedan suponer una merma en el aporte hídrico a cualquiera de esos humedales y a la carga ganadera que soporte su entorno inmediato y pueda usar esos humedales como abrevadero.

4. El resto de especies consideradas son características de la vegetación subalpina de alta montaña, para la que se entiende deben adoptarse medidas de protección que afecten al conjunto del ecosistema, o especies forestales de amplio espectro, que se entiende no requieren más protección que la dispuesta en sus respectivos planes de manejo.

3.3 HÁBITATS Y COMUNIDADES

1. Para lograr una mayor efectividad en la protección de determinadas comunidades especialmente vulnerables se enumera un conjunto de comunidades y hábitats que recibirán la catalogación de amenazados, considerando como tales aquellos que en los últimos años se han visto deteriorados progresivamente y necesitan la aplicación de medidas de protección o restauración especiales. De forma general, estos hábitats podrían verse afectados gravemente por actuaciones inadecuadas a menos que se establezcan medidas de protección tendentes a mantenerlos en un buen estado de funcionalidad. Frecuentemente, podrán someterse también a medidas de restauración con el fin de recuperarlos en aquellas zonas donde se encuentran más degradados.

2. Según la anterior definición, se consideran hábitats amenazados los representativos de las siguientes comunidades:

a) Enebrales subalpinos calcícolas (Daphno cantabricae-Arctostaphyletum uva ursi), incluidos en el Anexo I de la Directiva Hábitats.

b) Enebrales subalpinos silicícolas (Junipero nanae-Vaccinietum uliginosi), incluidos en el Anexo I de la Directiva Hábitats.

c) Alisedas centro-orientales (Hyperico androsaemi-Alnetum glutinosae), incluidas como hábitat prioritario en el Anexo I de la Directiva Hábitats.

d) Hábitats cavernícolas, incluidos en el Anexo I de la Directiva Hábitats.

3. La recuperación de los hábitats amenazados se realizará mediante la ejecución de Planes específicos de restauración.

4. Cuando la recuperación de una masa forestal se produzca en el ámbito de LIC y en detrimento de la superficie de un hábitat de interés comunitario, dicha actuación será permitida cuando se justifique adecuadamente que:

a) La reducción de superficie de ese hábitat no compromete la coherencia global de la Red Natura 2000 en la región.

b) El hábitat se encuentra suficientemente representado en el ámbito del LIC.

5. En el caso de los hábitats cavernícolas, se considera que debe velarse por la afección que sobre las características e integridad de los mismos puedan tener determinados proyectos de infraestructuras, principalmente los de infraestructura viaria. Asimismo, la Dirección del Parque debe de procurar regular el acceso público a dichas cavidades y la práctica de la espeleología.

3.4 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

1. Con independencia de las determinaciones y previsiones establecidas en el Plan de Desarrollo Sostenible, la Administración del Parque promoverá las siguientes líneas de actuación:

a) Conservación y restauración de hábitats amenazados a través de:

a1) La ejecución de Planes específicos de restauración, dando prioridad a los enebrales subalpinos y a los bosques ribereños.

a2) La realización de un inventario de cavidades kársticas, prestando especial atención a su uso como colonia de reproducción o refugio de quirópteros.

b) Desarrollo de proyectos de reforestación y mejora forestal en las áreas que el PDS determine específicamente como prioritarias.

c) Realización de un inventario de especies alóctonas invasoras en el ámbito del Parque Natural.

d) Mantenimiento de controles poblacionales adecuados sobre aquellas especies animales que puedan comprometer el cumplimiento de los objetivos de conservación del Parque.

4. RECURSOS CINEGÉTICOS

4.1 OBJETIVOS

1. La Ley 2/1989(29), de 6 de junio, de Caza, vigente en Asturias, expresa en su preámbulo que una finalidad básica de la misma es la protección y conservación de las especies cinegéticas en su medio natural. Por este motivo, el ejercicio de las actividades cinegéticas debe ser convenientemente regulado, de modo que se garantice no sólo la conservación de las especies afectadas sino también las características básicas de sus poblaciones y su papel en las comunidades naturales. En concordancia con ello, el presente Plan desarrolla los siguientes objetivos básicos:

a) Ofrecer un marco para que las actividades cinegéticas se desarrollen de acuerdo con los objetivos de conservación del Parque, en especial, en lo referido a especies no cinegéticas y con un estatus de población muy precario o especies catalogadas como es el caso del oso pardo y el urogallo.

b) Garantizar que la actividad se desarrolle de forma sostenible, evitando una presión de caza que ponga en peligro la conservación de las especies cinegéticas.

c) Ofrecer instrumentos para el control de aquellas especies cuyo estado poblacional pueda llegar a provocar perjuicios a especies más sensibles o a la actividad económica que se desarrolla en el Parque.

4.2 RÉGIMEN DE USO

4.2.1 Condiciones Generales.

1. La caza en el Parque queda sometida a las condiciones generales derivadas de la legislación vigente, con las excepciones o complementos que se derivan de la normativa específica expresada en el presente epígrafe.

2. Las actividades de caza en el ámbito del Parque tienen la consideración de Uso Autorizable y por tanto la Administración del Parque está facultada para tomar cualquier decisión de planificación que afecte o regule dichas actividades.

3. Los aprovechamientos cinegéticos deberán subordinarse a las medidas de protección de la fauna, adoptándose, si fuera necesario, las limitaciones oportunas para tal fin.

4.2.2 Terrenos cinegéticos.

1. En el ámbito delimitado como Parque se sitúan los terrenos cinegéticos siguientes:

a) Zona de Seguridad. Incluye exclusivamente las áreas y elementos que con carácter general se establecen en el artículo 11, párrafo 2, de la Ley 2/1989, de 6 de junio, de Caza. En las mismas, se considera prohibida cualquier actividad cinegética.

b) Reserva Regional de Caza de Somiedo, que recoge el resto del territorio del Parque.

2. El régimen cinegético de la totalidad del Parque Natural es el de Reserva Regional de Caza.

3. La posible declaración de un área como Zona de Reserva Ecológica llevará aparejada automáticamente su catalogación como Refugio de Caza y la prohibición de cualquier actividad cinegética.

4.2.3 Especies objeto de caza y modalidades.

1. Durante el periodo de vigencia de este Plan, se considerarán especies objeto de caza las siguientes:

a) Jabalí (Sus scrofa)

b) Ciervo o Venado (Cervus elaphus).

c) Corzo (Capreolus capreolus).

d) Rebeco (Rupicapra pyrenaica parva).

e) Zorro (Vulpes vulpes).

f) Arcea o becada (Scolopax rusticola).

g) Perdiz roja (Alectoris rufa).

h) Liebre de piornal (Lepus castroviejoi).

Para la caza de la perdiz roja y de la liebre de piornal será necesario realizar un estudio previo que valore el estado poblacional y su evolución, adecuando el plan de caza anual para estas especies a las circunstancias de cada temporada.

Con respecto a otras aves cinegéticas, no se han considerado especies cazables en el Parque por el hecho de que gran parte del mismo sea Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA), en aplicación de la Directiva 79/409/CEE relativa a la conservación de las aves silvestres.

2. En todo el ámbito del Parque, la caza en batida se limitará al jabalí y venado, prohibiéndose las batidas en las áreas de refugio invernal del oso pardo.

3. Se consideran prohibidas para cualquier especie las modalidades de caza con arco y cetrería.

4. Cuando la Administración del Parque lo considerara procedente, por razones sanitarias o de un incremento de las poblaciones que causara perjuicios notables en la actividad económica local, podrán autorizarse controles poblacionales mediante procedimiento de caza selectiva, que podrán ser desarrollados por personal de la Guardería del Medio Natural o por técnicos especializados y cazadores locales acompañados por Guardería del Medio Natural.

4.2.4 Planes de caza.

1. La regulación de la caza en el Parque se realizará mediante la redacción, por parte del órgano competente, de los correspondientes Planes de Caza, que se deberán ajustar a las determinaciones que para los Planes de Caza de las Reservas Regionales se establecen en los artículos 14 y 15 del Reglamento de Caza(30).

2. Los Planes de Caza deberán ser informados por la Administración del Parque y tener en consideración la zonificación y normativa de aplicación establecida, indicándolo expresamente en su redacción. Asimismo, se recogerán estrictamente las medidas previstas en el Plan de Recuperación del Oso Pardo (Ursus arctos) y en el Plan de Conservación del Hábitat del Urogallo (Tetrao urogallus), así como otros planes de especies catalogadas.

4.2.5 Servicios de guía de caza.

1. La Administración del Parque podrá establecer la obligatoriedad de que todas las cuadrillas de caza que desarrollen actividades cinegéticas en el ámbito del Parque vayan acompañadas de un guía de caza. Si se adoptara esa resolución, la Guardería del Medio Natural se limitará a desarrollar funciones de policía y control de las cacerías que se realicen en el ámbito del Parque, sin que sea necesaria su presencia durante la totalidad del transcurso de las mismas.

2. Los servicios de guía de caza se adjudicarán mediante concesión administrativa del Principado de Asturias, estableciéndose las condiciones particulares de dichos servicios en la propia concesión.

4.2.6 Estación de precintado.

1. Se pondrán en marcha estaciones de precintado (una en Lena, otra en Quirós y otra en Teverga), que permitan efectuar un adecuado control de las piezas de caza abatidas, con el fin de potenciar los estudios sobre las mismas, conseguir datos que permitan evaluar el estado de sus poblaciones y, por tanto, recoger información valiosa para realizar la futura planificación de la caza.

4.3 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

1. Durante el periodo de vigencia de este Plan, la Administración del Parque promoverá todas aquellas actuaciones que permitan gestionar y dirigir la actividad cinegética de forma compatible con los objetivos de conservación del espacio y con el mantenimiento de los aprovechamientos tradicionales.

5. RECURSOS PISCÍCOLAS

5.1 OBJETIVOS

1. La vigente Ley del Principado de Asturias 6/2002(31), de 18 de junio, sobre protección de los ecosistemas acuáticos y de regulación de la pesca en aguas continentales expresa en su preámbulo la necesidad de proteger los ecosistemas acuáticos y regular la pesca desde unas perspectiva sostenible, de modo que, sin impedir el aprovechamiento de los recursos que brindan tales ecosistemas, se permitan su conservación y mejora para el disfrute en sus más amplios términos por las generaciones venideras. En concordancia con ello, el presente Plan desarrolla los siguientes objetivos básicos:

a) Promover una ordenación que garantice la conservación de los ecosistemas fluviales en que se desarrollan las especies objeto de pesca.

b) Garantizar que la actividad se desarrolle de forma sostenible, evitando una presión de pesca que ponga en peligro la conservación de las especies fluviales.

c) Ofrecer instrumentos para el control de las especies no autóctonas que en ocasiones se han introducido en los ríos, modificando, por competencia o por contaminación genéticas las características de las poblaciones locales.

5.2 RÉGIMEN DE USO

5.2.1 Protección del Medio Fluvial.

1. La gestión y ordenación del Parque en materia de recursos piscícolas debe abordarse desde una óptica integral, considerando prioritarias las medidas de conservación de los ecosistemas fluviales en su conjunto.

2. Con carácter general, se consideran Uso no Permitido las obras de canalización, encauzamiento, defensa de márgenes y cualesquier otro tipo de actuación que altere las características naturales de los cauces fluviales.

De lo anterior se exceptúan exclusivamente los tramos que discurran por el interior de suelos clasificados como Urbano, Urbanizable o no Urbanizable en su categoría de Núcleo Rural en el planeamiento general vigente. Igualmente aquellos casos en que de no acometerse las actuaciones hubiera grave riesgo para infraestructuras de uso público, áreas habitadas o edificaciones. En cualquier caso dichas obras deberán de ser informadas favorablemente por la Administración del Parque y evitar el uso de escolleras de pedraplén, promoviéndose la aplicación de técnicas de bioingeniería.

3. De acuerdo a las determinaciones recogidas en el epígrafe 7.1 del PORNA (Gestión de los recursos hidráulicos), la nueva construcción de presas y embalses constituye un Uso no Permitido en todo el ámbito del Parque. Podrán autorizarse exclusivamente pequeños azudes relacionados con captaciones de agua al servicio de la población local.

4. Se considera uso no permitido la alteración de la calidad de las aguas con cualquier producto contaminante que pueda dañar los ecosistemas fluviales, considerándose como tal aquél que produzca una alteración perjudicial en las condiciones físicas, químicas o biológicas de las mismas. Dicha prohibición se refiere no sólo a las aguas superficiales, sino también a las subterráneas, debiendo extremarse la vigilancia en las principales áreas cársticas del Parque, especialmente en el entorno de los Puertos de Marabio, por su sensibilidad hidrológica.

5. Las posibles infraestructuras públicas que se puedan desarrollar deberán de velar especialmente por no alterar la función hidrológica de las redes cársticas subterráneas, ni alterar la calidad de las aguas de los acuíferos.

6. Dada su posible incidencia sobre el medio fluvial en general y sobre las áreas de freza en particular se consideran uso no permitido el desarrollo de cualquier actividad deportiva: descenso de cañones, piragüismo y canotaje, rafting, hidrospeed, etc.

5.2.2 Ordenación de la pesca,

5.2.2.1 Condiciones Generales.

1. La pesca en el Parque queda sometida a las condiciones generales derivadas de la legislación vigente, a las Normas para el ejercicio de la pesca en aguas continentales del Principado de Asturias aprobadas anualmente por Resolución de la Consejería competente en la materia y a lo dispuesto en este Plan.

2. Los aprovechamientos pesqueros deberán subordinarse a las medidas que se deban tomar para la protección de la fauna y del hábitat acuático, adoptándose, si fuera necesario, las limitaciones oportunas para tal fin.

3. La ordenación de los tramos de los cauces fluviales del ámbito del Parque se realizará a través del correspondiente Plan de ordenación de los recursos acuáticos continentales que se desarrollará por medio de planes técnicos de gestión según establece la legislación vigente (Ley del Principado de Asturias 6/2002, de 18 de junio, sobre protección de los ecosistemas acuáticos y de regulación de la pesca en aguas continentales) los cuales podrán establecer zonas de regeneración al objeto de su protección y la de su fauna que serán vedadas y en las que estará prohibida la pesca. Asimismo, podrán establecer zonas de reserva genética para mantener intacto el potencial biológico de las especies que las pueblan y la preservación de la biodiversidad.

5.2.2.2 Especies objeto de pesca.

1. Las únicas especies de peces con presencia constatada en el Parque son la trucha común (Salmo trutta), la anguila (Anguilla anguilla) y el piscardo (Phoxinus phoxinus), aunque no pueda descartarse la presencia de otras especies exóticas en los cauces fluviales.

Las tres especies forman parte de las pescables en el Principado de Asturias de acuerdo a lo dispuesto en la Ley del Principado de Asturias 6/2002, de 18 de junio, sobre protección de los ecosistemas acuáticos y de regulación de la pesca en aguas continentales, por lo que se les da ese mismo carácter en el Plan. No obstante el aprovechamiento piscícola estará sometido a la normativa anual de pesca en aguas continentales.

2. Cualquier otra especie que pudiera ser pescada en el ámbito del Parque recibirá el tratamiento previsto para las especies de Tipo II en la vigente Ley 6/2002, debiendo ser comunicada su captura a la guardería del Principado de Asturias y prohibiéndose explícitamente su devolución al agua cuando se trate de especie no autóctona.

5.2.2.3 Repoblaciones.

1. En el ámbito del Parque se considera una actividad prohibida la repoblación con especies piscícolas diferentes de la trucha autóctona (Salmo trutta). La repoblación con trucha deberá realizarse exclusivamente con material genético de procedencia local.

2. Se prohíbe igualmente la tenencia de peces vivos destinados a su empleo como cebo natural.

5.3 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

1. Durante la vigencia del presente PRUG, la Administración del Parque promoverá el desarrollo de:

a) Estudios dirigidos a incrementar el conocimiento de los recursos naturales piscícolas en el ámbito del espacio protegido.

b) Actuaciones dirigidas a minimizar el riesgo de contaminación de los ecosistemas acuáticos y a mantener la calidad de las aguas en un estado de conservación favorable.

6. PATRIMONIO CULTURAL

6.1 OBJETIVOS

1. En el patrimonio cultural del ámbito del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa destacan principalmente los yacimientos arqueológicos, prehistóricos o ligados al poblamiento prerromano y la ocupación romana, así como importantes vías históricas de comunicación, y los elementos de valor etnográfico, conjuntos de hórreos y paneras y brañas de teito, más escasas pero similares a las del vecino Parque Natural de Somiedo.

2. Se entiende que en lo relativo a los elementos arqueológicos y arquitectónicos, la protección y estudio del patrimonio debe abordarse en el marco del Catálogo Urbanístico de Protección que debe de acompañar al planeamiento general de acuerdo con la legislación urbanística vigente.

3. En lo relativo a la protección del patrimonio etnográfico, dada la íntima vinculación de éste a la actividad agraria tradicional, cabe una mayor intervención de los órganos de gestión y administración del Parque, que debe de velar por la protección de los elementos más valiosos y procurar una puesta en uso que garantice su conservación.

6.2 PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO

1. La protección de los yacimientos arqueológicos se rige por la normativa general reflejada en la Ley 1/2001(32), de 6 de marzo, de Patrimonio Cultural del Principado de Asturias, que determina la necesidad de redactar un Catálogo Urbanístico con fichas individualizadas de cada uno de los elementos a proteger.

2. Como una forma de protección preventiva, y a la espera de una delimitación de entornos de protección de los elementos inventariados, cualquier proyecto o actividad que pueda afectar a yacimientos arqueológicos deberá de contar con informe del órgano competente en materia de cultura del Principado de Asturias.

6.3 PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO Y ETNOGRÁFICO

1. En cuanto al patrimonio arquitectónico y etnográfico, y a efectos normativos, se definen los siguientes tipos de obras:

a) Conservación: obras dedicadas a mantener las edificaciones en buen estado, incluyendo reparaciones de elementos o instalaciones cuyas deficiencias puedan conducir al deterioro de la edificación. No incluye modificación alguna de los elementos arquitectónicos, de la funcionalidad ni de la distribución del espacio interior. En estas obras se respetarán íntegramente todas las características del edificio, no permitiéndose la alteración o sustitución de cualquiera de los elementos estructurales o de diseño.

b) Restauración: obras destinadas a restituir las condiciones originales de un edificio deteriorado, donde pueden incluirse la reparación o sustitución de elementos estructurales para asegurar la estabilidad y adecuación del edificio a las necesidades y usos tradicionales. Las obras de restauración no incluyen aportaciones de nuevo diseño, manteniendo los elementos arquitectónicos de organización del espacio interior. Estas obras se ajustarán a la organización del espacio, estructura y composición del edificio existente. Los elementos arquitectónicos y materiales serán iguales a los del edificio antes de la obra. En caso de existir elementos decorativos, éstos habrán de conservarse.

c) Rehabilitación: obras de adecuación, mejora de habitabilidad o redistribución del espacio interior, manteniendo siempre las características estructurales del edificio y su aspecto exterior. Como en el caso anterior, los elementos arquitectónicos y materiales serán iguales a los del edificio antes de la obra.

2. A efectos de la protección del patrimonio arquitectónico y etnográfico se aplicará la normativa establecida por el órgano competente en materia de cultura. Entre estas normas cabe destacar las siguientes:

a) En los elementos del patrimonio arquitectónico, cualquier cambio de uso dentro del propio edificio o en el entorno de protección deberá contar con la autorización del órgano competente en materia de cultura del Principado de Asturias.

b) Quedan prohibidos el traslado y la descontextualización de los bienes del patrimonio etnográfico, salvo informe favorable de la Administración del Parque, el Ayuntamiento y el órgano competente en materia de cultura del Principado de Asturias.

3. De forma complementaria y en lo que respecta a las cabañas de techo vegetal y corros de falsa cúpula se establece específicamente lo siguiente:

a) Los únicos tipos de obra admisibles en estas construcciones son los de conservación, restauración y rehabilitación.

b) Se consideran usos no permitidos aquellos en los que exista demolición parcial o total del edificio, sustitución de elementos estructurales por otros de materiales diferentes no tradicionales y modificación de fachadas.

c) En lo que no contravenga a los puntos anteriores, será de aplicación general la normativa expresada en el planeamiento general vigente con respecto a los edificios sujetos a Protección Integral y Ambiental.

6.4 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

1. La Administración del Parque promoverá las siguientes líneas de actuación:

a) Actuaciones para la investigación, conservación, protección y divulgación del patrimonio arqueológico, que se abordarán principalmente para los conjuntos arqueológicos siguientes:

a1) La Carisa (campamento romano, fortificaciones visigodas y Vía Carisa).

a2) La Mesa (fortificaciones visigodas y vía romana).

En los trabajos de investigación de La Carisa se fomentará el estudio de la evolución climática durante el Holoceno. Los trabajos de conservación, protección y divulgación del patrimonio arqueológico de ambos conjuntos deberán incluir restauraciones de suelos y vegetación, controles de accesos, señalizaciones, difusión, formación de guías, etc.

b) Actuaciones para la conservación y fomento del uso social de las distintas vías históricas que atraviesan el territorio incluido en el Parque Natural.

c) Actuaciones para el mantenimiento del patrimonio arquitectónico y etnográfico, que se abordarán desde dos vías diferentes:

c1) Actuaciones de Conservación y Restauración en aquellos elementos o conjuntos cuya actividad agraria actual sea una garantía complementaria para asegurar una adecuada conservación.

c2) Desarrollo de un Plan de Restauración Integral para las brañas más significativas, cuya importancia y valor exige un tratamiento especial no abordable desde la anterior perspectiva. Dentro de las actuaciones de recuperación de brañas deberá contemplarse la creación de líneas de trabajo para documentar arqueológicamente sus orígenes y evoluciones, ya que es probable que muchas de ellas surjan en la prehistoria, aparte de los precedentes tipológicos de épocas históricas.

La ejecución práctica de estas vías de actuación exige la elaboración de los expedientes adecuados de los conjuntos arquitectónicos a conservar o restaurar, de acuerdo con un calendario adaptado al periodo de vigencia del PRUG.

c) El desarrollo de programas destinados a la promoción y difusión del patrimonio cultural del Parque Natural.

d) El desarrollo de programas que faciliten la capacitación y formación profesional en las tareas de restauración del patrimonio.

7. ACTIVIDADES AGRARIAS

7.1 DEFINICIÓN

1. A los efectos de este PRUG tendrán la consideración de actividades agrarias las siguientes:

a) Las ganaderas, es decir, todas aquellas relacionadas con la cría de animales con fines de aprovechamiento o lucrativos.

b) Las agrícolas, es decir, todas aquellas relacionadas con el aprovechamiento de las especies vegetales características del cultivo agrícola.

2. No tendrán consideración de actividades agrarias las relacionadas con el manejo y aprovechamiento de especies arbóreas cuando los fines de la actividad sean la producción maderera o la protección y mejora de ecosistemas.

7.2 OBJETIVOS

1. Tras el cese de la actividad minera, la agraria constituye la actividad económica de mayor importancia en el ámbito del Parque, centrándose principalmente en la cría de vacuno de carne en régimen extensivo. En concordancia con ello, se considera que, la gestión del Parque debe tener, como uno de sus principales objetivos, el mantenimiento y promoción de esa actividad ganadera.

En la actualidad, la estructura de la población agraria activa presenta un notable grado de envejecimiento, sin que se aprecie suficiente renovación generacional. Ello hace previsible que se produzca una reducción del número de explotaciones agrarias y un redimensionamiento al alza del tamaño de las explotaciones. Obviamente, esa reestructuración no puede realizarse sin una remodelación del proceso productivo, que implicará una mayor mecanización de las labores, siendo esperable que ello redunde en la formación de explotaciones con mayor viabilidad económica y cualificación técnica.

Esa renovación tecnológica, que viene en buena medida impuesta por la política agraria común de la Unión Europea, debe realizarse no obstante de acuerdo a modelos de explotación que sean compatibles con la conservación del patrimonio natural y etnográfico aspectos que, no debe olvidarse, constituyen el objetivo principal de la declaración del Parque, debiendo evitarse la implantación de sistemas de explotación intensivos ajenos al modelo tradicional y que supondrían la generación de nuevos impactos sobre el territorio.

2. Con esos criterios generales, se considera que la ordenación y gestión del Parque debe de perseguir los objetivos siguientes:

a) La promoción de las actividades agrarias, principalmente en las modalidades de cría de ganado vacuno de carne en régimen extensivo o semiextensivo.

b) La mejora de la actual cabaña ganadera, procurando la conservación de sus características productivas y sanitarias y prestando especial atención al fomento de las razas autóctonas.

c) Una ordenación de la actividad que permita la reducción de sus posibles efectos negativos, adecuando la carga ganadera a los recursos disponibles en cada área y diseñando medidas que garanticen el mejor control y gestión de los residuos generados.

d) La renovación tecnológica de dicha actividad, de forma compatible con los objetivos de conservación del Parque y procurando que ello redunde en una mejora de la renta agraria que favorezca la renovación generacional y la conservación de los actuales puestos de trabajo.

e) La diversificación de las actividades agrarias, procurando el aprovechamiento integral de los recursos naturales disponibles.

f) La adecuada formación técnica de los titulares de las explotaciones agrarias, tanto en lo relativo a técnicas productivas como en lo relativo a medidas dirigidas a la mejor conservación del medio y los recursos naturales.

7.3 RÉGIMEN DE USO

7.3.1 Condiciones Generales.

1. En consideración a la elevada carga contaminante de los residuos que generan, la dificultad para la eliminación de los mismos y su escasa implantación se consideran Uso Prohibido en todo el ámbito del Parque las actividades de ganadería intensiva de cerdos y aves y las de acuicultura o piscícolas.

2. Todas las explotaciones ganaderas que se autoricen deberán disponer de una superficie de terrenos capaz de asimilar los residuos ganaderos que se generen, al menos, de 0,5 ha por cabeza de ganado vacuno. A esos efectos, la vinculación del terreno podrá hacerse efectiva mediante justificación de la propiedad, mediante escrito en que otros propietarios o llevadores se comprometan a la utilización del estiércol como fertilizante de sus terrenos o mediante justificación de la utilización de pastos comunales.

3. El uso de productos fitosanitarios para el control de las poblaciones de micromamíferos y para el control de enfermedades, plagas y especies vegetales indeseadas cuando por su extensión, toxicidad o peligrosidad, se entienda que conlleva riesgo de producir alteraciones graves para los ecosistemas, se considera un Uso Autorizable en la totalidad del ámbito del Parque, salvo en la zona de reserva ecológica que se considera uso no permitido Su empleo se limitará a casos justificados en problemas fitosanitarios particularmente graves. Se emplearán exclusivamente productos autorizados contra el agente nocivo a combatir e inscritos en el Registro de Productos Fitosanitarios bajo las condiciones de uso que figura en el citado Registro y los de menor persistencia, ecotoxicidad y toxicidad. Los tratamientos serán localizados y selectivos y no deberán comportar riesgos sobre hábitats o taxones catalogados, fuentes y cauces fluviales o pérdida sensible de biodiversidad.

No obstante, cuando en los tratamientos fitosanitarios con herbicidas para el control de especies vegetales indeseadas realizados en la zona de uso general (núcleos urbanos y rurales) y en la zona de uso agropecuario (cultivos hortofrutícolas de pequeña extensión y praderas) se apliquen los productos autorizados y bajo las condiciones del párrafo anterior, se considera uso permitido.

7.3.2 Introducción y explotación de especies exóticas.

1. Se considera prohibida la introducción de especies, subespecies o razas geográficas, vegetales o animales, diferentes de las autóctonas. Especialmente se velará por evitar la introducción de especies de carácter invasor.

De lo anterior se exceptuarán los animales domésticos y las especies ya consolidadas tradicionalmente en los usos agropecuarios, los árboles frutales y las plantas ornamentales consideradas no invasoras, limitadas éstas últimas a la Zona de Uso General.

2. Excepcionalmente, podrá someterse a autorización, previo dictamen favorable de la Comisión Rectora, la introducción de especies de interés agrícola o ganadero.

En el caso de especies vegetales será requisito imprescindible la certeza de nula competencia con las especies autóctonas e imposibilidad de hibridación y naturalización, especialmente en el caso de plantas ornamentales que puedan tener carácter invasor: Cortaderia selloana, Budleja davidii, Robinia pseudoacacia, Acacia dealbata, Acacia melanoxylon, Bupleurum fruticosum, Reynoutria japonica, Senecio mikanioides, Tradescantia fluminensis y Crocosmia x crocosmiiflora.

En el caso de especies animales, deberá estar garantizada la imposibilidad de asilvestramiento o, en su caso, su fácil erradicación por métodos no lesivos para las especies autóctonas. Consecuentemente, queda expresamente prohibida la instalación de granjas de visones, zorros plateados y resto de especies ajenas a la explotación ganadera tradicional.

7.3.3 Residuos ganaderos.

1. Cualquier nueva explotación ganadera deberá de dotarse de depósitos para el almacenamiento de sus residuos.

2. Las explotaciones de ganadería que gestionen sus residuos de forma separativa, deberán disponer de un depósito de almacenamiento de estiércol seco de obra, no permitiéndose su construcción mediante simple excavación. Dicho depósito estará dotado de una solera impermeabilizada y muros de altura adecuada a la capacidad de almacenamiento. La impermeabilización de la solera podrá logarse mediante hormigones hidráulicos o láminas plásticas o asfálticas intercaladas en el hormigón. El depósito deberá dotarse de pendiente hacia unos canales que recogerán los lixiviados reuniéndolos en un foso estanco.

Las dimensiones de ambos depósitos deberán ser tales que permitan el almacenamiento de los residuos durante 90 días, debiendo tener, al menos, una capacidad de 3 m3 por cabeza de ganado mayor, en el estercolero, y de 0,3 m3 por cabeza de ganado mayor en el foso. Tanto el estercolero como el pozo deberán estar cubiertos.

3. Las explotaciones de ganadería que gestionen sus residuos de forma unitaria, deberán disponer de una fosa, o depósito de almacenamiento de purines, completamente estanco y cubierto que evite la salida de malos olores. Su capacidad deberá ser tal que garantice el almacenamiento durante 90 días, debiendo tener, al menos, una capacidad de 4,05 m3 por cabeza de ganado mayor.

A los efectos del dimensionamiento de los depósitos se considera que:

a) 1 cabeza de vacuno joven equivale a 0,5 cabezas de vacuno adulto.

b) 1 cabeza de caballar equivale a 0,5 cabezas de vacuno adulto.

c) 1 cabeza de porcino equivale a 0,4 cabezas de vacuno adulto.

d) 1 cabeza de ovino o caprino equivale a 0,05 cabezas de vacuno adulto.

e) 1 ave equivale a 0,04 cabezas de vacuno adulto.

4. En cualquier caso todos los depósitos de almacenamiento de estiércol seco o fosas de purines deberán situarse fuera de las márgenes de los ríos u otros lugares donde el rebosamiento o filtración accidental pudiera verterse directamente a los cursos de agua.

5. Se prohíbe la fertilización con purines en los supuestos siguientes:

a) A menos de 50 m de fuentes, pozos o perforaciones de agua.

b) En una franja de 10 m, medida a partir de la línea de ribera de los cauces de aguas corrientes.

c) En la Zona de Policía de 100 m de anchura entorno a los embalses existentes en el ámbito del Parque, tal y como se define ésta en el RDPH.

d) En el ámbito delimitado para los núcleos rurales.

e) En terrenos helados, nevados, inundados o con un grado encharcamiento apreciable.

f) Cuando se prevean fuertes lluvias, especialmente en el caso de terrenos pendientes y cuando se empleen fertilizantes líquidos o semilíquidos.

7.3.4 Prevención sanitaria del ganado.

1. Por prevención frente a enfermedades que puedan ser transmitidas entre las especies silvestres y las domésticas (ganado ovino, caprino, bovino), se notificará al Servicio de Sanidad Animal sobre la existencia de alguna epizootia en el territorio del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa. La respuesta será acorde a la constatación, por declaraciones de ganaderos o veterinarios clínicos u oficiales, de la presencia de alguna epizootia.

2. Asimismo, los Ayuntamientos que tengan presencia en el Parque Natural realizarán un informe del estado sanitario de la ganadería de sus zonas, según los resultados de los programas sanitarios de control y erradicación vigentes y las declaraciones que periódicamente se emiten sobre Enfermedades de Declaración Obligatoria (EDO).

7.3.5 Control de los perros guardianes de rebaños.

1. Desde la Comisión Rectora se promocionará el tipo de raza de perros guardianes más adecuado para el manejo del ganado existente en el Parque. La actividad ganadera de un territorio en el que existen animales salvajes requiere la vigilancia de los rebaños para evitar los daños que ocasionan los predadores.

Hay razas que no cumplen este cometido satisfactoriamente, ocasionando alteraciones en el comportamiento de la fauna protegida y cinegética. A fin de evitar estos problemas, los animales a los que se encomiende la vigilancia de los rebaños deberán ser preferentemente de la raza mastín y de líneas seleccionadas.

2. De acuerdo con lo indicado en la Ley 13/2002(33), de 23 de diciembre, de Tenencia, Protección y Derechos de los Animales, se considerará perro errante todo perro que fuera de una acción de caza o guarda de un rebaño no se encuentre bajo el cuidado efectivo de su dueño o dueña, se encuentre fuera del alcance de su voz o de un instrumento sonoro que permita llamarle o que esté alejado de su propietario o propietaria o de la persona poseedora más de 100 m. Asimismo de acuerdo con el Decreto 99/2004(34), de 23 de diciembre, por el que se regula la identificación de los animales de compañía y el Registro informático centralizado del Principado de Asturias, se consideran perros errantes asilvestrados los que viven en las condiciones de los animales salvajes.

3. Cuando no haya sido posible su captura, la guardería estará habilitada, previa autorización del titular de la Consejería competente en materia de medio ambiente, para abatir cualquier ejemplar de perro errante asilvestrado que se localice, cuando su presencia pueda originar riesgo de que se ocasionen daños a las personas, ganado y riqueza cinegética, así como por motivos de salud pública.

7.3.6 Ordenación del Pastoreo.

1. El aprovechamiento de los pastos localizados en los montes públicos existentes en el ámbito del Parque estará sujeto a la gestión del órgano competente y al control de la Administración del Parque de acuerdo con la Ley del Principado de Asturias 3/2004(41), de 23 de noviembre, de Montes y Ordenación Forestal y las Ordenanzas de Pastos a que se refieren los Artículos 111 a 118 de la Ley 4/1989(35), de 21 de julio, de Ordenación Agraria y Desarrollo Rural.

2. Los planes anuales de aprovechamiento de pastos aprobados por el órgano competente deberán ser informados por las Juntas de Pastos, tal y como determina el Artículo 8 del Decreto 52/1990(36), de 17 de mayo, por el que se aprueba la Ordenanza Tipo de aprovechamiento de pastos.

La delimitación de Zonas de Pasto a que se refiere el Artículo 10 del Decreto 52/1990 deberá realizarse teniendo en cuenta, tanto la normativa urbanística vigente, tal y como dispone el Artículo 113 de la Ley 4/1989, como la zonificación que realiza este Plan.

Previamente al inicio de los trabajos de redacción del plan anual de aprovechamiento, las Juntas de Pastos deberán informar, a través del Conservador del Parque, de las necesidades de pastos y cabaña ganadera existente, de tal modo que los Programas Anuales del Parque recogerán los desbroces y trabajos de mejora que fueran necesarios para el soporte de dicha cabaña ganadera sin necesidad de recurrir a quemas.

7.3.7 Quemas de rastrojos y prevención de incendios.

1. El fuego ha sido utilizado tradicionalmente en el Parque con el fin de aumentar la superficie de pastos en zonas ocupadas por otro tipo de vegetación. Puede constatarse que la recurrencia de incendios depende estrechamente de esta práctica, en especial cuando se realiza en condiciones poco seguras o sin respetar estrictamente la normativa en lo que respecta a vigilancia y condiciones meteorológicas. La importancia de los incendios en el Parque, en los aspectos relativos a la conservación del patrimonio natural, hace conveniente arbitrar un conjunto de medidas de carácter preventivo para la realización de las quemas, que se concretan a continuación:

a) Se considera uso no permitido el uso del fuego en los bosques del Parque y en zonas sometidas a Planes de Reforestación, y en todos aquellos casos que así determine la normativa en materia de incendios vigente (Resolución de 12 de abril de 2007(37), de la Consejería de Medio Rural y Pesca, por la que se declaran zonas de alto riesgo de incendios y Resolución de 1 de junio de 2007(38), de la Consejería de Medio Rural y Pesca, por la que se aprueban medidas en materia de prevención de incendios forestales en el Principado de Asturias) y sus futuras modificaciones.

b) Las quemas de rastrojos o de matorral en cualquier otro lugar del Parque se consideran uso autorizable y deberán ajustarse a las limitaciones establecidas en los correspondientes permisos otorgados por la Administración competente, de acuerdo a la Resolución de 14 de agosto de 2002(39), de la Consejería de Medio Rural y Pesca, por la que se aprueban las normas sobre quemas en el territorio del Principado de Asturias, y sus modificaciones posteriores.

Para las quemas en fincas particulares bastará con dicho permiso. Las solicitudes de quema “a manta” que promueve, planifica y ejecuta el organismo competente en materia de prevención de incendios forestales dentro del Plan de Actuación Integral en Incendios Forestales de Asturias aprobado por el Consejo de Gobierno en fecha de 6 de abril de 2006 y que resulten autorizadas, se ajustarán a la normativa en vigor sobre autorizaciones de quema y cumplirán las condiciones que fije dicho organismo en la autorización, entre las que se encontrará la ejecución previa de las medidas necesarias para la preparación de la parcela y la presencia el día de la quema de personal de cuadrillas especializadas y del resto de medios humanos y materiales que figuren en la autorización. En el resto del Parque, los permisos se concederán a solicitud de un colectivo no menor de cinco personas y será necesaria para la realización de la quema la presencia en el lugar de la guardería del Principado, de los solicitantes y de aquellas personas que en la autorización así se requiera.

c) La preceptiva tramitación de los permisos de quema en Montes de Utilidad Pública ante la Consejería que ostente las competencias en materia forestal será facilitada por el Parque a través de sus servicios administrativos, de forma que los solicitantes sólo deban presentar su solicitud en las oficinas del Parque. Todas las solicitudes de permisos de quema en terrenos comunales, de Utilidad Pública y en las Zonas de Alta Montaña, y de Uso Restringido Especial, deberán contar, previamente a su autorización, con informe favorable del Conservador del Parque.

d) Como criterio general, ante solicitudes de quemas en zonas de riesgo, la Administración del Parque gestionará intervenciones de desbroce alternativas.

e) En el caso de quemas incontroladas o incendios forestales, se procurará su investigación encaminada a determinar la causa y se aplicarán los efectos que procedan de acuerdo con la legislación que regule la materia relacionada con la causa del incendio forestal.

2. La realización de hogueras y fogatas con motivo de actividades campestres, recreativas o similares sólo será posible en aquellos puntos expresamente destinados a ese fin y que dispongan de señalización al efecto, de acuerdo con la normativa vigente. La infracción de esta determinación se sancionará de acuerdo a lo dispuesto en la Ley 5/1991, de 5 de abril, de protección de los espacios naturales.

Igualmente se procederá ante las conductas negligentes que pudieran considerarse con riesgo de incendio aunque éste no llegara a iniciarse. Explícitamente y a efectos de lo anterior, se consideran conductas negligentes las siguientes:

a) Arrojar o abandonar sobre el terreno colillas encendidas, fósforos o cualquier tipo de objeto en combustión.

b) Arrojar o abandonar sobre el terreno cualquier tipo de material combustible: papeles, plásticos, vidrios, etc.

3. La prevención de incendios deberá realizarse preferentemente atajando las causas de los mismos, mediante la aplicación por la administración que ostente las competencias en materia forestal de las medidas de prevención directa como son: la organización de un operativo de vigilancia disuasoria sobre todo durante los periodos de máximo riesgo, el seguimiento y evolución de la causa de los incendios forestales y la mejora de pastizales así como las de prevención indirecta entre las que se encuentran la selvicultura preventiva, la ordenación del combustible, el desarrollo de los Planes de Defensa contra Incendios Forestales, la supervisión de instalaciones e infraestructuras cuya actividad suponga riesgo de incendios forestales, el fomento de la utilización de la biomasa, la creación y mantenimiento de las necesarias infraestructuras de defensa y el control de las actividades con empleo de fuego. La construcción de cortafuegos y torretas de vigilancia, por su impacto ambiental y paisajístico, sólo será posible en circunstancias excepcionales y suficientemente motivadas.

4. Las empresas y particulares que realicen trabajos forestales en el ámbito del Parque deberán mantener en todo momento las pistas y fajas auxiliares de éstas libres de cualquier obstáculo que impida el tránsito de los vehículos de extinción de incendios, así como de restos combustibles o desperdicios de cualquier tipo.

5. La Administración del Parque potenciará las tareas de extinción de incendios, extremando dichas medidas durante los periodos de máximo riesgo, atendiendo a las disposiciones de la Resolución de 1 de junio de 2007, de la Consejería de Medio Rural y Pesca, por la que se aprueban medidas en materia de prevención de incendios forestales en el Principado de Asturias y la Resolución de 12 de abril de 2007, de la Consejería de Medio Rural y Pesca, por la que se declaran zonas de alto riesgo de incendios. Para ello, se promoverá ante Bomberos de Asturias la contratación de brigadas que cubran los periodos de máximo riesgo, entre ellos el periodo invernal (febrero-abril), promoviendo igualmente la colaboración con las cooperativas y empresas forestales con sede en el ámbito del Parque.

6. La Administración del Parque promoverá ante la administración competente en materia forestal que se acoten al pastoreo los montes incendiados por un plazo mínimo de un año y máximo igual al necesario para la recuperación de las especies afectadas o para su restitución a la situación anterior al incendio, en aquellas áreas en las que se hubieran producido incendios y concurrieran circunstancias indicativas de intencionalidad interesada en la creación o mejora de pastizales o en la transformación del uso de los terrenos.

7. Los Programas Anuales de Gestión deberán atender como primera prioridad a la restauración de todos aquellos terrenos en los que a resultas de incendios se hubieran destruido masas arboladas, o ecosistemas de interés en la conservación, durante el ejercicio anterior.

7.4 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

1. Con independencia de las determinaciones y previsiones establecidas en el Plan de Desarrollo Sostenible, la Administración del Parque promoverá las siguientes líneas de actuación:

a) Adecuada ordenación del pastoreo, concentrando la actividad en las áreas más favorables para ello, por su mayor capacidad productiva, su mejor accesibilidad o su menor sensibilidad ambiental, y estimulando una óptima redistribución de la carga ganadera que favorezca, además, la viabilidad futura de las actuales explotaciones.

b) Renovación técnica de la actividad ganadera para la modernización del sector de manera compatible con el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales.

c) Mantenimiento y mejora de vías de acceso practicables en todo tiempo, que permita el aprovechamiento ganadero integrado en el medio y la restitución de las deyecciones del ganado a las superficies forrajeras.

d) Compensación de daños de la fauna silvestre.

e) Diversificación de las actividades productivas que permita la dinamización de la economía por medio del incremento del valor añadido y la rentabilidad de las producciones locales.

f) Adecuada gestión de los residuos ganaderos generados en el proceso productivo.

g) Capacitación y formación profesional del sector que permita una adaptación del sistema ganadero a los nuevos métodos de explotación.

8. ACTIVIDADES FORESTALES

8.1 DEFINICIÓN

1. Se consideran actividades forestales todas aquellas relacionadas con el uso, aprovechamiento y gestión de los montes tal y como se definen en el Artículo 5 de la vigente Ley del Principado de Asturias 3/2004(41), de 23 de noviembre, de Montes y Ordenación Forestal.

2. En el ámbito del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa concurren dos subprovincias fitogeográficas: la Orocantábrica, y la Cantabroatlántica, ésta última escasamente representada y restringida al sector septentrional del espacio. Con carácter general, a los efectos de este PRUG y en su ámbito de aplicación se consideran especies forestales a utilizar las que figuran en el listado del anexo I.

8.2 OBJETIVOS

1. El territorio incorporado al Parque presenta unas amplias masas forestales, significativamente más desarrolladas que las del contiguo Parque Natural de Somiedo por ejemplo. De acuerdo con ello, parece deseable que la gestión del Parque se oriente no tanto al incremento de la superficie forestal arbolada como a los objetivos siguientes:

a) Desarrollar una política forestal que fomente el mantenimiento y mejora de los valores naturales propios del ámbito del Parque, primando la restauración y recuperación de ecosistemas naturales, así como la restauración de áreas degradadas.

b) La conservación, regeneración y mejora de las masas boscosas autóctonas, compatibilizando los objetivos de protección con el aprovechamiento racional y sostenido de estos recursos.

c) La protección de todas aquellas masas boscosas con interés hidrológico, para la conservación de la fertilidad y estabilidad de los suelos o para la protección de la fauna y flora silvestres.

d) La reducción de la fragmentación de las comunidades forestales, con el fin de aumentar su calidad como hábitat, y especialmente con el objetivo de formar un corredor biológico que mejora la conectividad entre los sectores oriental y occidental de la Cordillera, actualmente interrumpidos por las numerosas infraestructuras lineales que conforman el pasillo del Huerna.

e) El fomento de aquellas técnicas de trabajo de menor incidencia ambiental.

f) La promoción de técnicas de aprovechamiento integral del monte que fomenten recursos como el forestal, ganadero, el recreativo o el de aprovechamiento de setas.

g) La implantación de sistemas de certificación forestal para aquellas masas forestales que sean susceptibles de aprovechamiento.

h) La reducción de la incidencia de los incendios, activando medidas de prevención.

i) La defensa jurídica de los montes públicos, mediante el desarrollo de trabajos de deslinde, inscripciones registrales, etc.

8.3 RÉGIMEN DE USOS

8.3.1 Condiciones Generales.

1. Los planes o intervenciones que la Administración competente desarrolle dentro del ámbito de aplicación de este Plan deberán ir encaminados en todos los casos al mantenimiento de los valores naturales propios del ámbito del Parque.

Al objeto del cumplimiento de lo anterior, cualquier instrumento de planificación, ordenación y gestión forestal según se definen en la Ley del Principado de Asturias 3/2004, de 23 de noviembre, de Montes y Ordenación Forestal, que adopte el órgano forestal competente deberá ser informado por la Administración del Parque, debiendo formar parte de los Programas Anuales de Gestión.

8.3.2 Proyectos de repoblación.

1. Todos los proyectos de repoblación que las administraciones públicas competentes pretendan desarrollar en el ámbito del Parque deberán formar parte de los Programas Anuales de Gestión de este espacio y ser informados por la Administración del mismo. En todos los casos, dichos proyectos deberán ir encaminados a la regeneración de los ecosistemas naturales y la reducción de la fragmentación de éstos.

2. En la plantación se utilizarán exclusivamente las especies que se relacionan en el Anexo I de este Plan, considerándose prohibida cualquier repoblación forestal con especies no contempladas en los territorios biogeográficos en los que se enmarca el Parque.

3. En lo posible, y al objeto de preservar las características genéticas de las especies forestales silvestres, todos los proyectos de repoblación que se desarrollen en el ámbito del Parque utilizarán el material forestal de reproducción de la misma región de procedencia de la zona a repoblar, o compatible con la misma, tal y como establece el Real Decreto 289/2003(42), de 7 de marzo, sobre comercialización de los materiales forestales de reproducción.

A esos efectos los órganos de administración y gestión del Parque promoverán la delimitación de materiales de base para la obtención de semilla para las especies de más amplia utilización.

4. En cualquier caso se extremarán las precauciones cuando se trate de plantación de abedul, roble y encina. En el primer caso se debe garantizar que se trata de la especie descrita como Betula celtiberica. En los otros casos, dada la disyunción biogeográfica existente se debe garantizar la diferenciación de roble albar (Quercus petraea) y carbayo (Quercus robur), así como carrasca (Quercus rotundifolia) y encina (Quercus ilex), en función del territorio biogeográfico en el que se enmarque el proyecto, debiendo evitarse utilizar material procedente de áreas en que aparezcan híbridos de estas especies

8.3.2.1 Rozas.

1. La roza previa a la plantación deberá realizarse siempre de forma selectiva, por hoyos o por calles, pudiendo autorizarse la roza continua exclusivamente en el caso de especies de alta combustibilidad o cuando se encamine a la mejora o creación de pastizales con aprovechamiento ganadero en régimen extensivo, en áreas tradicionalmente dedicadas a esta actividad.

2. Como técnicas de roza se autorizarán exclusivamente la roza manual y la roza mecanizada con desbrozadoras de cadenas o de martillos y con retroaraña.

3. Se consideran Uso no Permitido los trabajos de desbroce que afecten a la parte radical de la vegetación.

4. La utilización de productos fitosanitarios como método para la eliminación de la vegetación en terrenos forestales constituye un Uso Autorizable, debiendo ser autorizado por la Administración del Parque. Dicha autorización podrá otorgarse exclusivamente cuando se trate de limpieza de servidumbres de líneas eléctricas, cunetas de carretera, cortafuegos, fajas auxiliares y otras infraestructuras lineales semejantes.

8.3.2.2 Preparación del terreno.

1. En los terrenos forestales existentes en el ámbito del Parque quedan prohibidas las técnicas de preparación del terreno que impliquen inversión de los horizontes del suelo o puedan suponer un peligro para la fertilidad o estabilidad del mismo. Explícitamente se prohíben: el decapado, el acaballonado y el aterrazamiento permitiéndose la apertura manual o mecanizada de hoyos o casillas y del subsolado discontinuo.

2. Salvo que se trate de terrenos notoriamente llanos, las labores de subsolado se permitirán exclusivamente cuando se garantice suficiente discontinuidad en la arada.

8.3.2.3 Plantación.

1. La Administración del Parque y el resto de autoridades competentes promoverán la recogida de materiales forestales de reproducción en el ámbito del Parque con destino a los viveros propiedad de la Administración, utilizándose preferentemente en las repoblaciones públicas material forestal de reproducción de la misma región de procedencia de la zona a repoblar, o compatible con la misma, tal y como establece el Real Decreto 289/2003, de 7 de marzo, sobre comercialización de los materiales forestales de reproducción.

2. Para asegurar el éxito de las repoblaciones los plantones utilizados en toda repoblación que lo requieran, deberán disponer de pasaporte fitosanitario y ser suministrados por vivero autorizado.

3. Todas las plantaciones que se realicen deberán ser adecuadamente protegidas contra los daños de la fauna silvestre o la ganadería, mediante la utilización de tubos protectores, cercados al efecto u otras medidas de protección que garanticen su viabilidad.

4. La repoblación de un área supondrá, en los términos que se establezca, la prohibición del pastoreo desde el momento mismo del inicio de los trabajos hasta que se asegure la viabilidad de la plantación, debiendo recogerse en los montes de Utilidad Pública en el Plan Anual de Aprovechamientos correspondiente.

8.3.3 Aprovechamientos de madera y leñas.

1. A los efectos del presente Plan se establecen las siguientes definiciones:

a) Leñas vivas: Leña obtenida de árboles en pie de porte no maderable y reducidas dimensiones. Queda incluida en esta definición la procedente de clareos.

b) Leñas muertas: Leña seca y caída de los árboles y matas.

c) Maderable: Árbol o parte de árbol con dimensión suficiente para producir madera de sierra en oposición a pie leñoso.

d) Corta para uso doméstico. Se considerarán así los aprovechamientos maderables y leñosos que no superan el volumen de 10 estéreos (m3 aparentes) por vecino y año destinados a la extracción de materiales para la reparación de cabañas o viviendas, así como para la elaboración de productos de artesanía en madera siempre que el aprovechamiento se realice sobre árboles procedentes de fincas de titularidad privada.

e) Corta a hecho: Tratamiento que da origen a una masa regular, mediante el apeo de la totalidad de los pies de una masa. Las cortas a hecho pueden realizarse en uno o dos tiempos. En esta última, se reserva un porcentaje de los pies para que sirvan de árboles padre. La corta a matarrasa es una corta a hecho realizada en monte bajo regular.

f) Corta por entresaca: Tratamiento que da origen a una masa irregular, es decir, una masa que tiene íntimamente mezclados pies de todas las edades presentes en ella y supone cortas de pies distribuidos por toda su extensión. Las cortas por entresaca pueden realizarse por bosquetes, por huroneo, entresaca pura y entresaca regularizada.

2. El aprovechamiento de leñas, siempre que esté regulado en los correspondientes Proyectos de Ordenación o Planes técnicos, no incide excesivamente en el estado de los bosques siempre que se trate de una actividad dispersa. De acuerdo con ello, con carácter general se califican como un Uso Permitido y podrán desarrollarse de acuerdo a las condiciones siguientes:

a) El uso doméstico en montes particulares se realizará preferentemente sobre leñas con la debida notificación al órgano forestal competente de acuerdo con la legislación específica.

b) En los montes catalogados de Utilidad Pública, se recogerá en el correspondiente Plan Anual de Aprovechamientos las necesidades de leñas para los vecinos con derecho de uso sobre los mismos. En el caso de tratarse de leñas vivas, se requerirá el previo señalamiento por la Guardería de Medio Natural, siendo la entidad propietaria la encargada del reparto de la misma entre los vecinos.

c) Se considera Uso Autorizable las cortas para combustible, la extracción de materiales para la reparación de cabañas, viviendas, cerramientos de fincas y los extraordinarios por razones de urgencia o a requerimiento justificado de la entidad propietaria en los montes catalogados de Utilidad Pública, así como para la elaboración de productos de artesanía en madera.

d) Eventualmente se podrán declarar zonas de reserva temporal para evitar el deterioro de los valores naturales.

e) Se prohíbe a los vecinos con derecho al aprovechamiento vecinal de leñas la comercialización de las procedentes de los montes de Utilidad Pública. Cuando esta actividad haya supuesto la corta o tala de ejemplares vivos, independientemente de su número, se considerará como falta grave en aplicación de la Ley 5/1991, de 5 de abril, de protección de los espacios naturales.

3. La corta de madera, así como la apertura de vías de saca en montes particulares se consideran Uso Autorizable y requieren de informe favorable del Conservador del Parque.

Las especies forestales correspondientes a las series de vegetación del Parque Natural podrán ser aprovechadas únicamente por entresaca, manteniendo una estructura irregular y diversa. En el caso de contar con Plan Técnico de aprovechamientos deberán ajustarse al mismo. En caso de carecer de él, deberá procederse al señalamiento de los pies objeto de corta por la Guardería de Medio Natural conforme a los criterios técnicos adecuados, garantizando en todos los casos la sostenibilidad de la masa afectada. En las masas de castaño y de especies forestales de coníferas no incluidas en el anexo I, la corta podrá realizarse a matarrasa.

4. Cuando para la extracción de la madera, ya sea en montes públicos o privados, fuera necesaria la construcción de vías de saca, éstas deberán restaurarse mediante repoblación en el plazo máximo de un año a contar desde el momento de la terminación de la saca. Cuando se pretenda que dichas vías de saca tengan carácter permanente, con vistas a su posterior reutilización, deberán ser consideradas pistas forestales y someterse a los trámites y regulación que para este tipo de viales se establezcan en este Plan o en el resto de disposiciones legales vigentes.

8.3.4 Otros aprovechamientos.

1. La recogida de plantas con aplicación medicinal se considera una actividad tradicional y se califica como Uso Permitido en todo el ámbito del Parque, a excepción de la Zona de Reserva Ecológica. Se limitará a las especies conocidas como manzanilla, orégano, té de roca y tila, prohibiéndose explícitamente la recogida de plantas catalogadas como la genciana (Gentiana lutea).

Dicha actividad podrá desarrollarse exclusivamente por parte de la población residente del Parque para el autoconsumo, considerándose permitido sólo el comercio del material procedente de las Zonas de Uso Agropecuario. En cualquier caso la recogida se limitará a las partes utilizadas, hojas, flores o frutos, debiendo realizarse por medios manuales y prohibiéndose el arranque completo de las plantas.

2. Idénticas consideraciones regirán, en lo que sea de consideración, para la recogida de frutos silvestres comestibles: arándanos, cerezas, endrinos, etc., y setas.

3. Se considera Uso Permitido la recogida de desmogues para la realización de trabajos de censo, estudios e investigación promovidos o autorizados por el Parque.

Se considera Uso Permitido la recogida de un desmogue que se encuentre ocasionalmente en el desarrollo de actividades permitidas o autorizadas en el Parque.

Se considera Uso Autorizable, para la población local, la recogida de desmogues para la realización de trabajos artesanales, siempre que esta actividad no entre en contradicción con la conservación de especies o contravenga la posibilidad de realizar estudios encaminados a una correcta gestión de la especie.

Se considera Uso No Permitido la búsqueda y recogida de desmogues fuera de los anteriores casos.

8.3.5 Roturación de terrenos forestales.

1. Se entiende que todos los terrenos forestales incluidos en el ámbito del Parque reúnen las características de monte protector y no constituyen tierras aptas técnica y económicamente para el cultivo agrícola. Por ello, la roturación de terrenos forestales se considera un Uso no Permitido en todo el ámbito del Parque.

No obstante, se podrá autorizar excepcionalmente la roturación en montes privados cuando se demuestre su carácter eminentemente agrícola hasta tiempos recientes y la fracción de cabida cubierta sea aún inferior al 30%.

8.3.6 Tratamientos selvícolas.

1. Los tratamientos selvícolas de las masas forestales deberán quedar determinados en los correspondientes Proyectos de Ordenación o Planes Técnicos.

2. En los montes de Utilidad Pública la ejecución de trabajos selvícolas constituye un Uso Autorizable y sujeto por tanto a informe de la Dirección del Parque. En el caso de masas naturales, estos trabajos tendrán como objetivos prioritarios la regeneración y conservación de las masas forestales existentes, los trabajos de prevención de incendios y de carácter sanitario.

3. En los montes particulares los tratamientos selvícolas son Uso Autorizable para las especies forestales del Anexo I y Uso Permitido para las especies forestales no correspondientes al citado Anexo.

8.3.7 Reforestación y mejora de bosques en montes públicos.

1. Cuando se trate de montes públicos en cualquiera de sus modalidades, comunales o patrimoniales de cualquiera de las Administraciones, las intervenciones de reforestación se realizarán previo acuerdo con los vecinos y con la autorización de la entidad propietaria del monte.

En concordancia con lo anterior, los órganos de gestión del Parque promoverán el desarrollo de Convenios forestales entre las entidades propietarias de los montes, dirigidos tanto a la reforestación como a la prevención de incendios o la mejora de pastizales.

2. Cualquier intervención de reforestación que se pretenda desarrollar se abordará en el marco de los Programas de Repoblación que desarrolle el órgano competente en materia forestal del Principado de Asturias. Dicho órgano será el competente en diseño de los programas, debiendo coordinarse adecuadamente con la Dirección del Parque, para que éstos se acomoden a las necesidades de conservación y restauración ambiental del Parque.

3. En cualquier caso, los programas o proyectos de reforestación que se desarrollen deberán procurar el cumplimiento de los siguientes criterios:

a) Adoptar en todo momento una visión integral del monte, desarrollando de forma complementaria medidas relacionadas con el uso ganadero y la prevención de incendios.

b) En aquellas áreas en que existan comunidades amenazadas, fijarse como objetivo prioritario las actuaciones de restauración de las mismas y la adopción de medidas que permitan, en su caso, detener su degradación.

c) Proceder con carácter prioritario a la restauración de los espacios degradados que puedan existir en el ámbito de la actuación.

d) Promover los trabajos necesarios para la adecuada defensa jurídica del monte, procediendo a desarrollar los trabajos de deslinde legal del mismo y a clarificar las polémicas que pueda suscitar su propiedad.

8.3.8 Reforestación y mejora de bosques en montes privados.

1. La Administración del Parque podrá promover el desarrollo de programas de ayuda a la repoblación de los terrenos privados existentes en el ámbito del Parque.

Se podrán establecer planes de reforestación en montes de propiedad privada que tengan como uno de sus objetivos principales la regeneración de los hábitats forestales y la mejora de su capacidad de acogida para las especies catalogadas ligadas al bosque.

2. En la concesión de las ayudas deberán tenerse en cuenta las condiciones mínimas siguientes:

a) Las ayudas y subvenciones serán de acuerdo a los criterios establecidos en la convocatoria por el órgano correspondiente.

b) Únicamente podrán utilizarse para la forestación de terrenos desarbolados las especies forestales correspondientes al Anexo I y de acuerdo con su distribución natural.

c) En el caso de que las plantaciones se realicen en zonas cuya potencialidad incluya alguna de las comunidades amenazadas, las plantaciones se diseñarán coordinadamente con los Planes de Restauración de dichas comunidades, cuyos aspectos técnicos serán íntegramente respetados. En estos casos, es previsible que se planteen algunas variaciones respecto a las especies a plantar.

8.4 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

1. La Administración del Parque promoverá las siguientes líneas de actuación:

a) Vinculación de planes y proyectos forestales con aquellas líneas y programas del Plan Ordenación de los Recursos Forestales de Asturias destinados a la conservación y recuperación del medio natural, fomentando principalmente las líneas de restauración hidrológico-forestal y de conservación de hábitats genéticos y singulares.

b) Promoción de planes y proyectos forestales dirigidos a la mejora de las características naturales de los bosques existentes, a la restauración de ecosistemas degradados, y a la mejora de la conectividad biológica.

c) Refuerzo de los recursos materiales y humanos de la guardería forestal con el fin de incrementar la vigilancia sobre aspectos propios de sector forestal.

d) Consolidación de la defensa jurídica del patrimonio forestal público.

e) Fomento de la defensa y protección de los ecosistemas forestales frente a cualquier agente que los amenace.

9. ACTIVIDADES INDUSTRIALES

9.1 DEFINICIÓN

1. Se consideran actividades industriales las relacionadas con la obtención y transformación de materias primas, así como su preparación para posteriores transformaciones, incluso envasado, transporte y distribución.

Quedan excluidas las actividades relacionadas con la obtención de materias primas de origen animal o vegetal por considerarse éstas actividades agroganaderas, piscícolas o forestales.

9.2 OBJETIVOS

1. Las actividades industriales, en función de su naturaleza, pueden plantear problemas de compatibilidad con las medidas de protección que supone la declaración de un espacio natural protegido. Por este motivo, la normativa y gestión del Parque debe tener en cuenta los posibles perjuicios derivados de la actividad industrial, primando la instalación de industrias limpias, no incluidas en el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas(43) (RAMINP) y definiendo con claridad aquellas incompatibles con la conservación del patrimonio natural.

2. No obstante lo anterior, la Administración del Parque deberá de promocionar aquellas actividades industriales limpias que permitan la mejora de la economía local especialmente cuando ello suponga una revalorización de las materias primas producidas en el Parque.

9.3 RÉGIMEN DE USO

1. Con carácter general la actividad industrial atenderá a lo dispuesto en el planeamiento general vigente, debiendo dirigirse a las áreas clasificadas como Suelos Urbano o Urbanizable de uso industrial. En la actualidad reciben esa calificación dos áreas de Suelo Urbanizable en el concejo de Teverga, una en Entragu y otra al sur de San Martín, y una en el concejo de Quirós, El Noceo en Santa Marina.

2. Fuera de los Suelos Urbanos o Urbanizables, la actividad industrial se restringirá a la definida como talleres artesanales en el planeamiento urbanístico. Dichos talleres sólo podrán ser autorizados cuando por sus características sean compatibles con la actividad residencial y se ubiquen en el ámbito de los Núcleos Rurales delimitados en el planeamiento vigente.

3. En cualquier caso, se consideran actividades prohibidas en todo el ámbito del Parque las siguientes:

a) La gran industria, que, por sus características propias, se considera incompatible con los objetivos de la declaración del Parque Natural.

b) Las industrias definidas como peligrosas en el RAMINP, que se consideran incompatibles con los objetivos de la declaración del Parque Natural. Sólo se exceptuarán, por su valor como servicio en el Parque, las instalaciones para la venta de combustibles y las de tratamiento de residuos por métodos diferentes a la combustión.

4. En el caso de la actividad minera, se consideran autorizables únicamente dos tipos de actividad:

a) Los aprovechamientos de pequeña entidad que explícitamente quedan excluidos del ámbito de regulación de la vigente Ley 22/1973, de 21 de julio, de Minas y su Reglamento de desarrollo, es decir, las actividades de extracción de áridos de escasa importancia realizada por el propietario del terreno para su exclusivo uso y sin necesidad de aplicación de técnica minera. A esos efectos, se entenderá que existe técnica minera en todos aquellos supuestos que recoge el párrafo 4 del Artículo 1 del Reglamento de Minas(44).

Dichos aprovechamientos deberán ser explícitamente autorizados por la Administración del Parque, limitándose a casos en los que se requiera la extracción de gravas, piedra, o arena, destinada a la reparación de caminos, muros, cabañas o instalaciones ganaderas.

b) Los aprovechamientos clasificados en la legislación de minas como de la Sección B, cuando se trate de la explotación de los residuos de estériles generados por la actividad minera y ello vaya acompañada de medidas de restauración dirigidas a eliminar o integrar en el paisaje las escombreras existentes.

5. En el caso de las actividades industriales de producción de energía, se considera prohibida cualquier instalación de nueva planta: centrales térmicas, de biomasa, hidroeléctricas o eólicas.

Sí podrán autorizarse nuevas concesiones de los aprovechamientos hidroeléctricos preexistentes, debiendo acomodarse las condiciones al nuevo marco legal vigente y respetarse las medidas ambientales y de restauración que justificadamente establezca el órgano de cuenca. Dichas autorizaciones deberán ser informadas por la Comisión Rectora del parque.

Las empresas concesionarias deberán velar porque los canales de derivación no recojan las aguas de los arroyos que interceptan, hurtando caudal a esos cauces aguas abajo. Para ello acometerán las obras estructurales que sean necesarias.

9.4 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

1. La Administración del Parque promoverá las siguientes líneas de actuación:

a) Promoción de las actividades económicas relacionadas con la producción de productos locales, canalizando la información pertinente sobre convocatorias, ayudas e iniciativas que faciliten su implantación.

b) Difusión e implantación de las iniciativas de cooperativismo o participación de los habitantes de del Parque mediante el apoyo a la ejecución de los trámites necesarios.

c) Impulso de vías de comercialización y revalorización de los productos locales.

d) Desarrollo de marcas, acreditaciones de calidad y distintivos de las producciones locales.

10. INFRAESTRUCTURAS

10.1 DEFINICIÓN

1. Se consideran infraestructuras las instalaciones necesarias para el servicio colectivo de los asentamientos de población en sus aspectos físicos. A los efectos de este Plan las infraestructuras se clasifican como sigue:

a) Carreteras, caminos rurales y pistas.

b) Infraestructuras de comunicaciones y transporte de energía.

c) Infraestructuras hidráulicas, de aguas y de saneamiento.

d) Vertederos.

10.2 OBJETIVOS

1. Una adecuada dotación de infraestructuras constituye uno de los aspectos con mayor incidencia en la calidad de vida de la población. Sin embargo, no puede caber duda de que las grandes infraestructuras públicas, especialmente las lineales constituyen los elementos con mayor incidencia en el medio natural, tanto por la ocupación de espacio, como por su irrupción en el paisaje y la pérdida de permeabilidad biológica que a menudo ocasionan. De acuerdo con ese criterio, el presente Plan debe de establecerse como objetivo principal el formular los criterios para que las nuevas infraestructuras que se requieren se diseñen de la forma menos lesiva para la conservación del medio natural, tanto en su trazado como en sus soluciones constructivas y estéticas.

10.3 RÉGIMEN DE USO

10.3.1 Condiciones Generales.

1. El diseño y construcción de cualquier nueva infraestructura deberá de atender, además de a la normativa sectorial que resulte de aplicación, a las condiciones siguientes:

a) En general, se procurará que el trazado siga las Zona de Uso General y Agropecuario, procurando no afectar a las Zona de Uso Restringido Especial y de Alta Montaña más que de forma puntual y por razones técnicas que deberán de justificarse expresamente.

b) El diseño del trazado de nuevas infraestructuras lineales deberá de prestar especial atención a la conservación de la conectividad biológica entre las áreas más valiosas del Parque.

c) Las soluciones constructivas que se adopten deberán de primar la integración paisajística de la infraestructura, debiendo adoptar un nivel de calidad estética superior a la norma habitual y claramente perceptible por el usuario.

d) El proyecto deberá de incorporar en todos los casos medidas ambientales compensatorias, equilibradas al daño ambiental que se derive de la obra.

e) Tanto las medidas de integración paisajística como las medidas de compensación deberán de integrarse en proyecto claramente diferenciado y firmado por técnicos competentes.

La cuantía económica que forme parte de esos proyectos deberá ejecutarse por completo. Si alguna de las partidas de obra no fuera ejecutable por razones técnicas o tuviera medición inferior a la proyectada deberá de sustituirse por otras partida de obra con idéntico carácter ambiental.

2. Con independencia del carácter de Uso Permitido, Autorizable o no Permitido que les asigne en cada Zona este Plan, el Consejo de Gobierno del Principado de Asturias podrá autorizar por razones de interés general proyectos de infraestructuras lineales de gran capacidad que deban de transcurrir por el pasillo del Huerna-Pajares: autopistas y autovías, líneas de ferrocarril de largo recorrido, tuberías para el transporte de gases o hidrocarburos o líneas de alta tensión de gran capacidad.

En esos casos, las soluciones constructivas y trazados que se adopten deberán de primar la restauración de la conectividad biológica entre las áreas oriental y occidental de la cordillera, debiendo procurarse el predominio de soluciones técnicas permeables: soterramientos, túneles y viaductos.

Se entiende que dichas obras deben de someterse en todos los casos a Evaluación de Impacto Ambiental que valore adecuadamente, entre otros aspectos, su repercusión en los objetivos de conservación de los espacios que integran la Red Natura 2000 y determine, además de las medidas correctoras, las medidas compensatorias a que se refiere el Artículo 6 de la Directiva 92/43/CEE, lo que debe ser comunicado a la Comisión Europea por los cauces reglamentariamente previstos.

10.3.2 Carreteras, caminos vecinales y pistas.

1. Con las salvedades expresadas en el punto segundo del epígrafe anterior, la actual red de carreteras sólo podrá ser ampliada cuando se trate de la mejora del acceso a núcleos de población habitados.

Sí podrán autorizarse mejoras que no impliquen cambios relevantes en el trazado de las mismas o variantes destinadas a evitar la travesía por las poblaciones principales. Las obras de mejora que supongan incrementos en la anchura de la calzada o ampliación sustancial del radio de las curvas deberán contar con la autorización expresa de la Comisión Rectora del Parque.

2. La apertura de nuevas pistas y caminos vecinales se considerará Uso Autorizable en las Zonas de Uso General y Agropecuario y Uso no Permitido en las Zonas de Uso Restringido Especial y de Alta Montaña.

Asimismo y con independencia de la Zona, se consideran Uso Autorizable cualquier proyecto de apertura de pistas que, a la entrada en vigor de este PRUG, haya superado positivamente el trámite de evaluación de impacto ambiental.

La Administración del Parque no podrá autorizar los proyectos de apertura de nuevas pistas o caminos más que cuando dichas vías sean necesarias para dar servicio a entidades de población que mantengan vecinos residentes o áreas de pasto o pradera cuya entidad y uso ganadero lo justifique.

La apertura de nuevas pistas y caminos deberá de realizarse en todos los casos previa redacción de proyecto de obras firmado por técnico competente y tramitación de Evaluación Preliminar de Impacto Ambiental acorde a lo dispuesto en el epígrafe 7.2 del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORNA).

Al objeto de evitar que la apertura de nuevas pistas pueda servir para el uso turístico, en ningún caso se autorizarán la construcción pistas con anchura superior a 3,5 m, excepto los sobreanchos imprescindibles. Para la capa de rodadura se emplearán firmes flexibles de tipo macadam, pudiendo autorizarse el empleo de hormigón rústico en aquellos tramos cuando la pendiente sea superior al 10%.

3. Los proyectos de mejora de caminos vecinales o pistas tendrán carácter de Uso Permitido en la Zona de Uso General y Autorizable en el resto del ámbito del Parque.

En las Zonas de Uso Restringido y de Alta Montaña dichos proyectos deberán de limitarse a la mejora de la capa de rodadura y a las estructuras de avenamiento imprescindibles, debiendo evitarse todas aquellas obras que supongan ensanche de la caja existente o cambio de trazado.

Cualquier proyecto de mejora que incluya cambios sustanciales de trazado o sirva para hacer transitables por vehículos caminos utilizables sólo por peatones y caballerías se considerará nueva apertura.

4. El Conservador del Parque velará porque los posibles proyectos de apertura de nuevas pistas o mejora de carretera y pistas existentes incorporen cuantas medidas se estimen necesarias para la reducción del impacto ambiental o paisajístico, debiendo incluirse cuando menos: revegetación de taludes mediante hidrosiembra y plantación de arbustos o árboles autóctonos al pie de los desmontes de mayor importancia o más visibles y atenderse a los criterios siguientes:

a) En la medida de lo posible, cuando sea necesaria la sujeción del talud, se evitará el uso de escolleras de piedra promoviéndose la aplicación de técnicas de bioingeniería.

b) En las intervenciones de revegetación de taludes se considera prohibida la plantación o siembra de especies no autóctonas, recomendándose el empleo de las leguminosas arbustivas características de ese territorio biogeográfico: piorno (Genista florida subsp. polygaliphylla), escoba (Cytisus scoparius), tojo (Ulex cantabricus) y aulaga (Genista hispanica subsp. occidentalis).

c) En todos los casos se considerará obligatoria la demolición del firme y los elementos de seguridad y señalización viaria de aquellos tramos de carretera o pista que como consecuencia de modificaciones de trazado o ampliación de radios de curvas vayan a quedar en desuso, debiendo procederse a la restauración topográfica y vegetal del antiguo trazado.

d) Las soluciones constructivas de los elementos de seguridad vial y señalización deberán de procurar adoptar un carácter rústico acorde con el entorno, recomendándose el empleo de la madera tanto para la señalización vertical como para las biondas.

5. Asimismo, se velará para que cualquier proyecto de mejora en el tramo del camino Bueida-Puerto Ventana incorpore las medidas necesarias para reducir la fragmentación vinculada a la propia infraestructura, quedando garantizada la conectividad del pasillo del Huerna en este ámbito.

10.3.3 Infraestructuras de comunicaciones y transporte de energía.

1. Se considera que la red existente de tendidos eléctricos de alta tensión es suficiente para las actuales necesidades. Por ello, la creación de nuevas instalaciones se considera un Uso No Permitido en todo el ámbito del Parque, debiendo sustituirse la creación de nuevos tendidos por el refuerzo y cambio de tensión de los ya existentes. Si se produjeran circunstancias que hicieran necesaria la instalación de nuevas líneas alta tensión se procederá conforme al procedimiento de excepcionalidad señalado en el epígrafe 10.3.1 de este Plan.

2. La construcción de nuevos tendidos de media y baja tensión se considera Autorizable en las Zonas de Uso General y Agropecuario y No permitido en las Zonas de Uso Restringido Especial y de Alta Montaña.

En cualquier caso, los nuevos tendidos transcurrirán preferentemente siguiendo el trazado de las carreteras, prohibiéndose la construcción de pistas para el acceso a los apoyos.

3. La construcción de nuevos tendidos para el servicio telefónico se realizará siguiendo las zonas de servidumbre de las carreteras. Se evitarán en lo posible los tendidos aéreos, promoviéndose el enterramiento del tendido.

4. La instalación de emisores, reemisores o radioenlaces de televisión, radio o telefonía móvil constituirá un Uso Autorizable en cualquiera de las Zonas del Parque, debiendo disfrutar de informe favorable de la Administración del mismo.

En general, se procurará su instalación en las Zonas de Uso General o Agropecuario, pudiendo autorizarse su instalación en las Zonas de Uso Restringido Especial y de Alta Montaña exclusivamente cuando se demuestre la inviabilidad técnica de otro emplazamiento más favorable y la obra no suponga la apertura de nuevos viales de acceso a la instalación.

En todos los casos se exigirá un proyecto de integración paisajística y corrección ambiental acorde a la magnitud de la obra.

Dada la proliferación de empresas de telefonía móvil, la Administración del Parque podrá determinar la obligatoriedad de que todas ellas utilicen los mismos emplazamientos, pudiendo exigir la redacción de un Plan que determine las necesidades y emplazamientos más oportunos para el conjunto de empresas interesadas.

10.3.4 Infraestructuras Hidráulicas.

1. Se estará a lo dispuesto en el epígrafe 5.2.1 de este Plan referido a la Protección del Medio Fluvial.

2. Las redes de suministro de aguas y saneamiento que se pretendan construir, sí como las obras de mejora de las ya existentes, se consideran uso permitido en las Zonas de Uso General y Autorizable en Zona de Uso Agropecuario, Alta Montaña y Uso Restringido Especial, cuando no comprometan taxones, hábitats de interés o ecosistemas amenazados, debiendo justificarse en ese caso la imposibilidad de su trazado por áreas de menor valor ambiental. En todo caso, deberán ser informadas por la Comisión Rectora y sometidas a procedimiento de Impacto Ambiental.

10.3.5 Vertederos.

1. En la totalidad del ámbito del Parque se prohíbe la instalación de nuevos vertederos de residuos orgánicos y domésticos, debiendo promocionarse por parte de la Administración del Parque la retirada y clausura de los existentes. El tratamiento de los residuos domésticos se realizará en todos los casos a través de COGERSA, pudiendo instalarse las necesarias estaciones de transferencia en la Zona de Uso Agropecuario.

2. La Administración del Parque señalará y acondicionará aquellas áreas susceptibles de ser utilizadas como vertederos de áridos y escombros de obra, procurando seleccionar áreas degradas donde sea deseable proceder al relleno o la restauración topográfica.

11. USO PÚBLICO Y TURISMO

11.1 DEFINICIÓN

1. Se incluyen en este epígrafe todas aquellas actividades, infraestructuras e instalaciones destinadas a desarrollar actividades al servicio principalmente de los visitantes del Parque.

2. A los efectos de este Plan, y sin perjuicio de otras que pudieran se incluidas en este apartado por la Administración del Parque, se consideran actividades encuadrables bajo el epígrafe de uso público las siguientes:

a) El senderismo, el montañismo, la espeleología, los paseos a caballo y el cicloturismo.

b) La señalización y acondicionamiento de rutas para la práctica de las actividades de senderismo.

c) Las áreas recreativas y los aparcamientos públicos del Parque destinados a cubrir las necesidades de estacionamiento de los visitantes del mismo.

d) El transporte de visitantes.

e) Los servicios de guía y monitor de actividades turismo activo.

f) Las colonias de verano, escuelas de naturaleza y establecimientos similares.

g) Las instalaciones e infraestructuras para la práctica deportiva.

h) Los servicios de alojamiento turístico.

11.2 OBJETIVOS

1. Es evidente que la publicidad que para el territorio supone la declaración del Parque Natural hará aumentar notablemente la afluencia de visitantes al mismo. Es inevitable el que esta circunstancia cree problemas de compatibilidad con los objetivos de conservación del Parque, por lo cual deben arbitrarse medidas que regulen las actividades que el visitante reclama. Sin embargo, las actividades de uso público y turismo pueden ser, asimismo, un importante elemento dinamizador de la economía local por lo que deben tomarse iniciativas que permitan su desarrollo y promoción.

En este sentido, debe constituir uno de los objetivos prioritarios de la Administración del Parque el dirigir las actividades de recreo hacia las zonas menos sensibles y el ordenar una serie de infraestructuras para el uso público que además de reunir las calidades que un espacio protegido requiere permitan reducir los impactos ambientales que la afluencia de visitantes pudiera generar. Para conseguir ese objetivo genérico las actuaciones que desarrolle la Administración del Parque deberán orientarse preferentemente hacia:

a) La promoción del uso público del Parque y, especialmente, del conocimiento de sus valores por parte de visitante y de las conductas que deben observarse en un espacio natural protegido.

b) La compatibilización de los usos turísticos con los objetivos de conservación y las prácticas ganaderas tradicionales.

c) El establecimiento de una oferta de servicios suficiente y mejora de la calidad de los mismos.

d) Mejora de la oferta de actividades, estableciendo servicios de guías o itinerarios guiados.

e) Promoción de la desestacionalización de la demanda, ofertando nuevas actividades para la época de otoño y primavera.

11.3 RÉGIMEN DE USO

11.3.1 Condiciones Generales.

1. Las actividades e instalaciones relacionadas con el uso público se ejecutarán y desarrollarán de forma que no se lesionen los valores ambientales del Parque cuya protección es el objetivo principal de este Plan.

2. La Administración del Parque será la encargada de velar por el necesario equilibrio entre el desarrollo de las actividades de uso público y la protección de los valores naturales que protege el Parque.

3. Con independencia de la Zona en la que se desarrollen las actividades de uso público, la Administración del Parque podrá, una vez analizado cada caso, establecer restricciones al desarrollo de las mismas para garantizar la conservación y protección de los valores naturales, llegando incluso al cese temporal o definitivo de estas actividades.

11.3.2 Tránsito y circulación.

1. Sin perjuicio de lo que se establezca para cada actividad se establecen las siguientes normas generales que regulan el tránsito y la circulación en el interior del Parque:

a) El tránsito con vehículos es libre en las Zonas de Uso General.

b) El tránsito a pie es libre en las Zonas de Uso General, de Uso Agropecuario y de Alta Montaña.

c) Queda definido como Uso no Permitido el tránsito de visitantes en la Zonas de Uso Restringido Especial y en la Zona de Reserva Ecológica que se pudiera definir, salvo cuando este se realice a través de rutas senderistas debidamente autorizadas y señalizadas en cuyo caso no se podrá abandonar dicho itinerario.

2. La Administración del Parque promoverá la creación de una red de rutas senderistas que permita el disfrute de los valores del Parque por parte de los visitantes, y que estará integrada, como mínimo, por las rutas existentes en el ámbito del Parque detalladas en el Anexo III. Con el objeto de recuperar caminos de carácter histórico o uso tradicional se promoverá su puesta en valor mediante su incorporación como ruta del parque.

3. Dicha red de rutas se desarrollará principalmente en las Zonas de Uso General, Agropecuario y de Alta Montaña. Eventualmente podrán trazarse rutas que atraviesen la Zona de Uso Restringido Especial, debiendo en ese caso señalizarse la prohibición de abandonar el itinerario señalizado.

4. Con el fin de garantizar la preservación de los espacios por los que discurren las rutas, la Administración del Parque podrá establecer un número máximo de visitantes diarios para cualquiera de ellas o servicio guiado obligatorio. Los servicios guiados se realizarán por empresas concesionarias debidamente autorizadas como empresas de turismo activo.

11.3.3 Prácticas deportivas.

1. Las instalaciones e infraestructuras para la práctica deportiva se consideran permitidas en la Zona de Uso General y prohibidas en el resto del ámbito del Parque. Se exceptúan las escuelas de escalada y los refugios de montaña, que se consideran Uso Autorizable en las Zonas de Uso Agropecuario y de Alta Montaña, sujetas a las condiciones que determine la Administración del Parque.

Explícitamente se prohíben instalaciones de gran impacto: teleféricos, remontes, estaciones de esquí y similares.

2. El desarrollo de las actividades de montañismo, senderismo, escalada, esquí, excursiones con raquetas de nieve, espeleología, travesía, bicicleta de montaña, marcha en caballo, actividades de orientación y otras afines que no impliquen la utilización de vehículos a motor será libre en las Zonas de Uso General, Agropecuario y de Alta Montaña.

En la Zona de Uso Restringido Especial dichas actividades se realizarán sólo en los itinerarios especialmente acondicionados y debidamente señalizados al efecto que formen parte de la red de rutas del Parque, y en las condiciones que la Administración del Parque determine. Los visitantes no podrán abandonar el itinerario señalizado más que cuando dispusieran de autorización expresa por escrito de la Administración del Parque.

3. Se consideran en cambio prohibidas en la totalidad del ámbito del parque el resto de prácticas deportivas recogidas en el Anexo I del Decreto 92/2002(46), de 11 de julio, de Turismo Activo, especialmente las de piragüismo, descenso de barrancos y cualesquiera que suponga el empleo de vehículos a motor: quads, motos de nieve y similares.

Excepcionalmente el plan de uso público podrá contemplar de manera justificada el desarrollo de actividades relacionadas con el turismo activo, previa realización de una evaluación ambiental y siempre que quede acreditada la plena compatibilidad de dichas actividades con el planeamiento urbanístico.

En los casos especiales de la escalada y la espeleología, la Administración del Parque podrá prohibir su desarrollo en áreas especialmente sensibles: vías de escalada que puedan suponer molestias a la nidificación de ciertas aves rapaces o cavidades cársticas utilizadas por especies de quirópteros, por ejemplo.

En cuanto a la práctica del parapente aunque se considera uso no permitido en todo el ámbito del Parque Natural, excepcionalmente se considerará uso permitido, condicionado a las condiciones de acceso establecidas y a las limitaciones temporales que en su caso pudieran establecerse, en las zonas que se señalan a continuación:

1) En el concejo de Teverga:

La zona de despegue será desde la Sierra de Sobia. La zona de vuelo comprenderá el área que queda al norte de la línea que une el Pico Baul.leo con las localidades de Fresnéu y Cuña. La zona de aterrizaje será dentro de la zona señalada para el vuelo en el concejo de Teverga. Para acceder a la zona de despegue el único acceso permitido será la pista de uso ganadero que parte desde la localidad de Carrea y llega hasta la laguna de Sobia considerada como Zona de Uso Agropecuario y Zona de Alta Montaña. El acceso con vehículo a motor por esta pista para la práctica del parapente se considera uso permitido no estando permitido el acceso a un número superior a 3 vehículos al día.

2) En el concejo de Quirós:

La zona de despegue será desde el Pico Formigueiro. La zona de vuelo comprenderá el área que queda al norte de la línea que une el Pico Baul.leo con la localidad de Bárzana. La zona de aterrizaje será en las cercanías de Arrojo en el concejo de Quirós. Para acceder a la zona de despegue el único acceso permitido será la pista de uso ganadero que parte desde la localidad de Faedo y llega hasta el Pico Formigueiro considerada como Zona de Uso Agropecuario y Zona de Uso Restringido Especial. El acceso con vehículo a motor por esta pista para la práctica del parapente se considera uso permitido no estando permitido el acceso a un número superior a 3 vehículos al día.

3) En el concejo de Lena:

La zona de despegue será desde el Puerto de La Cubilla. La zona de vuelo comprenderá el valle de El Quempu y el valle de Tuíza. La zona de aterrizaje será en las cercanías de Rospaso o Tuíza. Para acceder a la zona de despegue el único acceso permitido será la carretera LE-8 Campumanes-Puerto de La Cubilla considerada como Zona de Uso General.

En razón de la presencia en el Parque Natural de estas especies amenazadas y de las condiciones derivadas del Plan de Manejo del Alimoche Común y del Plan de Conservación del Águila Real en el Principado de Asturias, podrán, en su caso, establecerse limitaciones temporales a la práctica de esta actividad en las zonas señaladas anteriormente.

Por tanto se considera uso permitido la práctica del mismo y el acceso con vehículos a motor a dichas zonas a aquellos usuarios que acrediten haber realizado el curso de piloto de parapente y además estén en posesión de la tarjeta federativa de la Federación Aeronáutica del Principado de Asturias.

La realización y desarrollo de eventos deportivos como campeonatos de parapente y la utilización de los accesos por zonas que no sean de uso general, tendrá la consideración de uso autorizable y por tanto requerirá autorización del Director-Conservador del Parque Natural.

4. Cuando dichas actividades sean organizadas por empresas de turismo, deberán realizarse de acuerdo a lo dispuesto en el mencionado Decreto 92/2002. La oferta de servicios e itinerarios para el desarrollo de las actividades deberá de ser autorizada por la Administración del Parque, que podrá prohibir la actividad cuando se detectara una carga de uso incompatible con los objetivos de conservación del Parque.

11.3.4 Alojamientos de Turismo Rural.

1. En los Suelos Urbanos y Urbanizables los establecimientos hoteleros se regirán por la normativa sectorial aplicable y las determinaciones del planeamiento general. Las disposiciones contenidas en el presente Plan se refieren exclusivamente al Suelo no Urbanizable.

2. Las únicas modalidades de establecimiento autorizables en el Suelo no Urbanizable del Parque serán las de hotel rural, apartamento rural y casa de aldea, tal y como se definen éstas Decreto 143/2002(47), de 14 de noviembre, de Alojamientos de Turismo Rural. De acuerdo con la legislación vigente la capacidad máxima de los hoteles rurales será de 36 plazas, incluidas las supletorias. En el caso particular de los apartamentos rurales deberán evitarse instalaciones basadas en la repetición mimética de un mismo modelo constructivo.

3. Cualquiera de los servicios de alojamiento arriba definidos deberá de situarse en el ámbito de los Núcleos Rurales delimitados en el planeamiento vigente, requiriéndose informe de la Administración del Parque. Dicho informe procurará analizar los aspectos siguientes:

a) La accesibilidad del Núcleo Rural, procurando evitar la ubicación de nuevas instalaciones en aldeas cuya estructura viaria no soporte el incremento de tráficos que genere la actividad.

b) Las características naturales del entorno del Núcleo Rural, procurando desplazar los establecimientos hoteleros a áreas con la menor sensibilidad ambiental.

c) Las características tipológicas de la nueva edificación y su acomodo a la edificación tradicional del núcleo en que se ubique.

d) La solución técnica que se proyecte para los vertidos generados.

4. La Administración del Parque promocionará la adecuación para uso turístico de edificios rurales. Estas instalaciones podrán acogerse a la modalidad de alojamiento de casa de aldea, definida en el Decreto 143/2002. Los titulares tendrán acceso a las subvenciones establecidas al efecto para los proyectos de inversión destinados a la creación, ampliación y mejora de los alojamientos.

11.3.5 Campamentos de turismo.

1. Los campamentos de turismo que pretendan implantarse en el ámbito del Parque deberán adecuarse a las condiciones que se deriven del Decreto 280/2007(48), de 19 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Campamentos de Turismo del Principado de Asturias y a las determinaciones de este Plan.

2. Los campamentos de turismo tendrán carácter de Uso Autorizable y como tal su instalación deberá ser informada por la Administración del Parque. En el ámbito del Parque podrá autorizarse la instalación de un máximo de dos campamentos de turismo, situados preferentemente en terrenos incluidos en la Zona de Uso General y nunca en la Zona de Uso Restringido: uno en el concejo de Teverga y otro en el de Quirós.

3. La construcción de los campamentos de turismo estará sometida a las condiciones siguientes:

a) No se permitirá la realización de más instalaciones fijas que las especificadas como mínimas para los campamentos de turismo de 2ª categoría, quedando expresamente excluida la construcción de campos deportivos y, en general, aquellas otras, que como las citadas, supongan una evidente incompatibilidad con el entorno y el ambiente rural.

b) Con el fin de reducir el impacto que acarrearía la modificación o construcción de infraestructuras viales, queda sin efecto la obligación con respecto a las características de los accesos expresada en los Artículos 27 y 28 del Decreto 280/2007.

c) Se considera prohibida la instalación de casas transportables o cualquier otra estructura similar o de carácter fijo utilizable como alojamiento. Queda, por tanto, sin efecto el Punto 4 del Artículo 22 del Decreto 280/2007.

d) Se consideran prohibidos los campamentos de turismo destinados a acoger únicamente caravanas. Sí se podrán autorizar aquellas instalaciones mixtas, de caravanas y tiendas de campaña, no pudiendo superar la superficie ocupada por primeras el 10% de la superficie destinada a la acampada.

e) Los campamentos de turismo no podrán ejercer funciones de custodia de caravanas, remolques o autocaravanas, cuya estancia en los mismos, en ausencia de los propietarios, estará limitada a un periodo máximo de 15 días naturales.

11.3.6 Acampada, colonias y similares.

1. La acampada libre tal y como la define el artículo 3 del Decreto 280/2007, de 19 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Campamentos de Turismo del Principado de Asturias, se considera Uso no Permitido en todo el ámbito del Parque.

No tendrá consideración de acampada libre la realizada con motivo de fiestas locales, la cual deberá contar, junto a la preceptiva autorización municipal, con permiso explícito de la Administración del Parque, quien podrá establecer condicionantes que garanticen la incorporación de medidas para minimizar incidencia de la actividad en estos medios, y el cumplimiento de los objetivos de conservación en su ámbito.

No obstante lo anterior, en la Zona de Alta Montaña, tendrá la consideración de Uso Permitido las modalidades que se definen a continuación:

- Pernocta: Acción de pasar la noche.

- Vivac/Vivaquear: Dormir o descansar durante la noche al raso o intemperie, usando o no elementos de abrigo, como saco de dormir o funda de vivac o los medios que proporciona el entorno sin alterarlo.

- Acampada nocturna: Modalidad de pernocta que consiste en instalar una tienda de campaña ligera al anochecer para levantarla al amanecer, normalmente desde una hora antes de la puesta de sol hasta una hora después de su salida al día siguiente.

2. Las colonias de verano, escuelas de naturaleza y otras actividades similares que requieran la acampada común de grupos organizados, se deberán ubicar necesariamente en las Zona de Uso General o Agropecuario previa autorización expresa de la Administración del Parque, por lo que constituyen Uso Autorizable.

La autorización deberá determinar claramente las condiciones de la acampada con atención a su emplazamiento, debiendo evitarse daños a la cubierta vegetal y resolverse el problema de la generación de residuos debiendo ajustarse al Decreto 76/1998(49), de 17 de diciembre, por el que se regulan las actividades juveniles de aire libre en el Principado de Asturias.

3. Se considera Uso Autorizable la instalación de tiendas, campamentos y vivaqueo para la realización de vigilancias, censos, estudios, fotografía, filmación y trabajos de investigación promovidos o autorizados por el Parque.

11.3.7 Uso de la imagen de marca y publicidad.

1. El Parque Natural deberá poseer una imagen propia que lo identifique inequívocamente. La imagen corporativa del Parque Natural será propiedad de la Administración del Principado de Asturias. Ésta establecerá las condiciones para el uso, tanto comercial como institucional, de dicha imagen y las condiciones para la cesión de uso o venta de la misma.

2. Estarán obligados a incluir la imagen corporativa del Parque en sus propios distintivos o publicidad:

a) Las empresas beneficiarias de las concesiones administrativas para la prestación de servicios relacionados con el Parque.

b) Las publicaciones de divulgación o científicas financiadas con cargo a las partidas presupuestarias que se asignen al Parque.

3. Los servicios de hostelería, campamentos de turismo, restaurantes, transporte, etc... podrán ser incluidos en la documentación básica que se entrega gratuitamente a los visitantes en los Centros de Información y Recepción. Para que un establecimiento sea incluido en esta lista deberá satisfacer unas garantías de calidad en sus instalaciones y servicios, con el fin de no deteriorar la imagen del Parque. Cuando se detecten quejas reiteradas de los visitantes respecto a un servicio, éste podrá ser inspeccionado por el organismo con competencia para ello a solicitud de la Dirección del Parque. En el caso de que la revisión indique deficiencias incompatibles con una imagen de calidad, el establecimiento será eliminado de la lista de servicios públicos.

4. La publicidad o anuncio de los servicios mencionados en este epígrafe no podrá realizarse fuera del Suelo Urbano o de los Núcleos Rurales bajo ninguna modalidad de señalización.

11.3.8 Equipamientos de Uso Público.

1. La declaración del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa requiere del desarrollo de una serie de equipamientos de calidad destinados tanto a la gestión misma del Parque como a ofrecer una información adecuada sobre el ámbito del mismo, sus valores y las actividades a realizar en él.

2. Dichos centros deberán ubicarse en Suelos clasificados como Urbano o Urbanizable o de Núcleo Rural en el planeamiento general vigente. Su posible ubicación en otras áreas se restringirá a la posibilidad de utilizar edificaciones preexistentes de singular valor arquitectónico o etnográfico.

4. Se promoverá la formación de una red de áreas recreativas al servicio de los visitantes del Parque.

Dichas instalaciones deberán situarse en ámbitos de escasa sensibilidad ambiental localizados en las Zonas de Uso General o de Uso Agropecuario, debiendo procurarse su incardinación en la red de rutas del Parque.

11.3.9 Educación Ambiental.

1. Se promoverá la creación de un conjunto de programas de educación ambiental destinados a la promoción del conocimiento de los valores naturales y culturales del Parque.

3. Dichos programas, especialmente los dirigidos a escolares, podrán incluir itinerarios guiados que se desarrollarán necesariamente en las Zonas de Uso General, Agropecuario y de Alta Montaña y en la red de itinerarios que conforman las Rutas del Parque

4. La educación ambiental tendrá carácter de Uso Autorizable y como tal, todos los proyectos y actividades que se desarrollen deben de ser autorizados por la Administración del Parque. Ésta podrá determinar, cuando lo estimara conveniente, el que dichas actividades se desarrollen mediante concesión administrativa para un mejor control de las mismas.

11.4 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

1. La Administración del Parque promoverá las siguientes líneas de actuación:

a) Promoción de aquellas actuaciones que contribuyan a una mejor disponibilidad de información por parte de los visitantes.

b) Orientación de actividades de recreo hacia las zonas menos sensibles del Parque.

c) Ordenación de infraestructuras destinadas al uso público que reúnan la calidad requerida para un espacio protegido y permitan reducir los impactos ambientales que la afluencia de visitantes pudiera generar.

d) Promoción de infraestructuras (áreas recreativas, rutas, equipamientos, etc.) para el visitante que permitan la puesta en valor de aspectos ambientales y culturales.

e) Mejora y desarrollo de la oferta turística, haciendo especial hincapié en el apoyo a las modalidades de turismo rural, la mejora de la calidad y la sostenibilidad de los alojamientos.

12. INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

12.1 OBJETIVOS

1. Las actividades de investigación son imprescindibles para la consecución de los objetivos de declaración del Parque Natural. El primer requisito para la protección de los ecosistemas o las especies que forman parte de los mismos es su conocimiento y el de las interacciones que los ligan. La escasa capacidad de la Administración del Parque para abordar esta actuación con sus propios efectivos aconseja la adopción de iniciativas complementarias dirigidas a incentivar y dinamizar estas actividades en el ámbito territorial del Parque, introduciendo una normativa reguladora que contribuya a la preservación de los valores naturales más frágiles. Dado que las actividades de investigación están encomendadas a la Universidad y a diversos institutos de investigación, parece coherente establecer vínculos institucionales entre éstos y la Administración Regional responsable de la gestión de los espacios naturales y las especies silvestres, con el fin de articular un marco de colaboración en el que se transmitan los requerimientos de investigación existentes para lograr los conocimientos necesarios y orientar la toma de decisiones referentes a la conservación y gestión del patrimonio natural.

2. Obviamente, los objetivos prioritarios de investigación consistirán en obtener información relevante sobre las especies catalogadas que encuentran refugio en el Parque, su biología, sus ciclos vitales y los aspectos críticos de las interacciones que los ligan tanto a otras especies como a la población humana y sus actividades. También es prioritaria la descripción detallada, a escala local, de la distribución de las especies más relevantes.

Igualmente, es necesario obtener conocimiento sobre los procesos vitales que están en la base del funcionamiento armónico de los ecosistemas existentes en el Parque. De especial interés son los procesos ligados a los ecosistemas acuáticos, tanto aquellos que afectan a la calidad de las aguas como los que afectan a la capacidad de acogida de estos medios para las especies de invertebrados, peces y anfibios.

3. De particular relevancia es el estudio del impacto de los vertidos de residuos ganaderos a los cauces fluviales y su impacto directo sobre las poblaciones de salmónidos o indirectos a través de las especies de invertebrados que constituyen la base de la cadena trófica que los sustenta.

4. Otro aspecto de gran interés, y no sólo en el ámbito del Parque, es la investigación sobre las causas del declive poblacional del oso pardo y del urogallo, como especies amenazadas, y de la liebre de piornal y la perdiz pardilla como especies emblemáticas de la fauna vertebrada menor.

5. Más temas que podrían incluirse como objetivos prioritarios son la investigación de los efectos del fuego sobre la vegetación de bosque y de matorral; también la investigación sobre la biología del jabalí, con especial atención al impacto del mismo sobre las especies catalogadas como el oso y el urogallo y estudios de carácter histórico y etnológico en el ámbito del Parque.

12.2 RÉGIMEN DE USO

1. Aunque las actividades de investigación científica no suelen tener un carácter agresivo para el medio ambiente, se hace aconsejable una regulación mínima que compatibilice estos usos con la normativa de la zonificación y los objetivos de protección de las especies más sensibles y vulnerables.

2. La realización de actividades científicas se considera, con carácter general en todo el ámbito del Parque, uso Autorizable por la Comisión Rectora, previa presentación y valoración del proyecto de investigación, que será evaluado por una comisión formada por un representante del órgano competente en materia de espacios naturales protegidos del Principado de Asturias, el representante de la Universidad en la Junta del Parque, un representante de la Fundación para el Fomento en Asturias de la Investigación Científica Aplicada y la Tecnología (FICYT), el Alcalde del municipio en el que se vaya a desarrollar lo más sustancial de la actividad y el Conservador del Parque. Cuando la Comisión lo estime oportuno, podrá requerir informe de instituciones científicas cualificadas antes de pronunciarse.

3. Cuando la actividad afecte a Zonas de Uso Restringido Especial, el proyecto deberá justificar la necesidad de realizarla en ellas. Cuando esto no se halle suficientemente justificado, la Dirección del Parque propondrá su realización en áreas similares con menor nivel de protección.

4. Aquellas actividades de investigación que requieran la captura o manejo de especimenes de fauna protegida de forma tal que pueda causarle sufrimiento, estrés o lesión estarán sometidas a las determinaciones siguientes:

a) Se consideran prohibidos actividades en las que se utilicen animales catalogados como en peligro de extinción, salvo que el objetivo de la investigación sea la protección y la actividad esté explícitamente promovida por el Plan de Recuperación de la especie.

b) El manejo de los animales sólo podrá ser llevado a cabo por personas con competencia científica contrastada o bajo la responsabilidad directa de las mismas.

c) Deberá renunciarse a cualquier manejo de animales si se dispone de otro método científicamente satisfactorio y contrastado que permita obtener las mismas conclusiones sin implicar la utilización de animales o causándoles menos molestias o riesgos.

5. La caza fotográfica no se considera una actividad científica y cualquier modalidad de la misma estará sometida a la regulación desarrollada para cada una de las Zonas del Parque. La instalación de cámaras fijas con fines científicos se considera un Uso Autorizable en todo el ámbito del Parque.

El uso de cebos u otras formas artificiales de atracción deberá realizarse de forma que sean inaccesibles por parte del animal si afectan a especies catalogadas.

6. En el desarrollo de las actividades de investigación sobre recursos naturales se respetará estrictamente la normativa establecida en la Directiva 86/609/CEE(50) y su incorporación al ordenamiento legal español a través del Real Decreto 223/1988(51), de 14 de marzo, sobre protección de los animales utilizados para experimentación y otros fines científicos.

12.3 LÍNEAS DE ACTUACIÓN PRIORITARIA

1. La Administración del Parque promoverá las siguientes líneas de actuación:

a) Apoyo y promoción de la investigación sobre los valores del Parque, y especialmente sobre la conservación de las especies y hábitats protegidos existentes en su ámbito.

b) Promoción de eventos científicos en el ámbito del Parque.

b) Promoción y desarrollo de actividades educativas que permitan que la figura y los valores naturales y culturales del Parque san conocidos y valorados adecuadamente.

c) Desarrollo de un programa de actuaciones, vinculadas a la educación ambiental, dirigidas a diferentes colectivos de la sociedad.

REFERENCIA LEGISLATIVA

(1) Ley del Principado de Asturias 5/2006, de 30 de mayo, del Parque Natural de las Ubiñas-La Mesa (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 128, de 5 de junio de 2006).

(2) Ley 5/1991 del Principado de Asturias 5/1991, de 5 de abril, de protección de los espacios naturales (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 87, de 17 de abril de 1991).

(3) Decreto 38/1994, de 19 de mayo, por el que se aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 152, de 2 de julio de 1994).

(4) Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad (BOE núm. 299, de 14 de diciembre de 2007).

(5) Ley 25/1988, de 29 de julio, de Carreteras (BOE núm. 182, de 30 de julio de 1988), para el caso de la A-66 y la N-630, y Ley del Principado de Asturias 8/2006, de 13 de noviembre, de carreteras (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 288, de 23 de noviembre de 2006), para el resto de vías.

(6) Ley 39/2003, de 17 de noviembre, del Sector Ferroviario (BOE núm. 276 de 18 de noviembre de 2003) y Real Decreto 2387/2004, de 30 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento del sector ferroviario (BOE, núm. 315, de 3 de diciembre de 2004), modificado por el Real Decreto 354/2006 (BOE, núm. 83, de 7 de diciembre de abril de 2006).

(7) Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos (BOE, núm. 23, de 26 de enero de 2008). Modificada parcialmente por la Ley 6/2010, de 24 de marzo, de modificación del texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero (BOE, núm. 73, de 25 de marzo de 2010).

(8) Ley 22/1973, de 21 de julio, de Minas (BOE núm. 176, de 24 de julio de 1973).

(9) Real Decreto 439/1990, de 30 de marzo, regulador del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas (BOE núm. 82, de 5 de abril de 1990).

(10) Decreto 65/1995 de 27 de abril, por el que se prueba el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 128, de 5 de junio de 1995).

(11) Decreto 32/1990, de 8 de marzo, por el que se aprueba el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada del Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 75, de 30 de marzo de 1990).

(12) Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres (DOCE núm. L206, de 22 de julio de 1992), transpuesta al ordenamiento jurídico español por Real Decreto 1997/1995, de 28 de diciembre (BOE núm. 310, de 28 de diciembre de 1995).

(13) Directiva 79/409/CEE del Consejo, de 2 de abril de 1979, relativa a la conservación de las aves silvestres (DOCE núm. L103, de 25 abril de 1979).

(14) Decreto 9/2002, de 24 de enero, por el que se revisa el Plan de Recuperación del Oso Pardo (Ursus arctos) en el Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 28, de 4 de febrero de 2002).

(15) Decreto 36/2003, de 14 de mayo, por el que se aprueba el Plan de Conservación del Hábitat del Urogallo (Tetrao urogallus) en el Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 124, de 30 de mayo de 2003.

(16) Decreto 104/2002, de 25 de julio, de la Consejería de Medio Ambiente, por el que se aprueba el Plan de Conservación del Hábitat del Pico Mediano (Dendrocopos medius) en el Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 192, de 19 de agosto de 2002).

(17) Decreto 137/2001, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el plan de Conservación del Águila Real (Aquila chrysaetos) (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 294, de 21 de diciembre de 2001).

(18) Decreto 101/2002, de 25 de julio, por el que se aprueba el Plan de Conservación de la Rana de San Antón (Hyla arborea) en el Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 192, de 19 de agosto de 2002).

(19) Decreto 102/2002, de 25 de julio, por el que se aprueba el Plan de Conservación de la Rana Verde Ibérica (Rana perezi seoane) en el Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 192, de 19 de agosto de 2002).

(20) Decreto 135/2001, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Alimoche Común (Neophron percnopterus) (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 294, de 21 de diciembre de 2001.

(21) Decreto 150/2002, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Halcón Peregrino (Falco peregrinus) en el Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 297, de 26 de diciembre de 2002).

(22) Decreto 73/1993, de 29 de julio, por el que se aprueba el Plan de Manejo de la Nutria (Lutra lutra) en el Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 188, de 13 de agosto de 1993).

(23) Decreto 24/1995, de 2 de marzo, por el que se aprueba el Plan de Manejo del murciélago de Geoffroy (Myotis emarginatus) y del murciélago de cueva (Myotis schreibersi) en el Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 78, de 4 de marzo de 1995).

(24) Decreto 149/2002, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Azor (Accipiter gentillis) en el Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 297, de 26 de diciembre de 2002).

(25) Decreto 155/2002, de 5 de diciembre, por el que se aprueba el Plan de Gestión del Lobo en el Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 300, de 30 de diciembre de 2002).

(26) Decreto 147/2001, de 13 de diciembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Acebo (Ilex aquifolium) (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 14, de 18 de enero de 2002).

(27) Decreto 146/2001, de 13 de diciembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo de las Encinas (Quercus ilex y Quercus rotundifolia) (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 14, de 18 de enero de 2002).

(28) Decreto 145/2001, de 13 de diciembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Tejo (Taxus baccata) (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 14, de 18 de enero de 2002).

(29) Ley 2/1989, de 6 de junio, de Caza (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 140, de 17 de junio de 1989).

(30) Decreto 24/1991, de 7 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de Caza (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 55, de 7 de marzo de 1991.

(31) Ley del Principado de Asturias 6/2002, de 18 de junio, sobre protección de los ecosistemas acuáticos y de regulación de la pesca en aguas continentales (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 151, de 1 de julio de 2002.

(32) Ley 1/2001, de 6 de marzo, de Patrimonio Cultural del Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 75, de 30 de marzo de 2001).

(33) Ley 13/2002, de 23 de diciembre, de Tenencia, Protección y Derechos de los Animales (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 301, de 31 de diciembre de 2002).

(34) Decreto 99/2004, de 23 de diciembre, por el que se regula la identificación de los animales de compañía y el Registro informático centralizado del Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 6, de 10 de enero de 2005).

(35) Ley 4/1989, de 21 de julio, de Ordenación Agraria y Desarrollo Rural (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 193, de 21 de agosto; corrección de errores en Boletín Oficial del Principado de Asturias números 228 y 242, de 30 de septiembre y 18 de octubre, respectivamente).

(36) Decreto 52/1990, de 17 de mayo, por el que se aprueba la Ordenanza Tipo de aprovechamiento de pastos (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 126, de 1 de junio de 1990).

(37) Resolución de 12 de abril de 2007, de la Consejería de Medio Rural y Pesca, por la que se declaran zonas de alto riesgo de incendios. (Boletín Oficial del Principado de Asturias número 108, de 10 de mayo de 2007).

(38) Resolución de 4 de junio de 2010, de la Consejería de Medio Rural y Pesca, por la que se aprueban medidas en materia de prevención de incendios forestales en el territorio del Principado de Asturias. (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm 139, de 17 de junio de 2010).

(39) Resolución de 14 de agosto de 2002, de la Consejería de Medio Rural y Pesca, por la que se aprueban las normas sobre quemas en el territorio del Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 199, de 27 de agosto de 2002).

(40) Resolución de 2 de febrero de 2004, de la Consejería de Medio Rural y Pesca, que modifica la Resolución de 14 de agosto de 2002, de la Consejería de Medio Rural y Pesca, por la que se aprueban las normas sobre quemas en el territorio del Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 52, de 3 de marzo de 2004).

(41) Ley del Principado de Asturias 3/2004, de 23 de noviembre, de Montes y Ordenación Forestal (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 281, de 3 de diciembre de 2004).

Modificación de la Ley 3/2004: Rectificación de errores habidos en la publicación del texto de la Ley del Principado de Asturias 3/2004, de 23 de noviembre, de Montes y Ordenación Forestal (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 7, de 11 de enero de 2005).

(42) Decreto 289/2003, de 7 de marzo, sobre comercialización de los materiales forestales de reproducción. (BOE núm. 58, de 8 de marzo de 2003).

(43) Decreto 2414/1961, de 30 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas (BOE núm. 292, de 7 de diciembre; correcciones en BOE núm. 57, de 7 de marzo de 1962).

(44) Real Decreto 2857/1978, de 25 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento General para el Régimen de la Minería (BOE núm. 295 y 296, de 11 y 12 de diciembre de 1978).

(45) Ley del Principado de Asturias 7/2001, de 22 de junio, de Turismo (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 156, de 6 de julio de 2001).

(46) Decreto 92/2002, de 11 de julio, de Turismo Activo (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 173, de 26 de julio de 2002).

(47) Decreto 143/2002, de 14 de noviembre, de Alojamientos de Turismo Rural (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 279, de 2 de diciembre de 2002).

(48) Decreto 280/2007, de 19 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Campamentos de Turismo (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 3, de 4 de enero de 2008).

(49) Decreto 76/1998, de 17 de diciembre, por el que se regulan las actividades juveniles de aire libre en el Principado de Asturias (Boletín Oficial del Principado de Asturias núm. 10, de 14 de enero de 1999).

(50) Directiva 86/609/CEE del Consejo de 24 de noviembre de 1986 relativa a la aproximación de las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados Miembros respecto a la protección de los animales utilizados para experimentación y otros fines científicos (DOCE núm. L358, de 18 de diciembre de 1986).

(51) Real Decreto 223/1988, de 14 de marzo, sobre protección de los animales utilizados para experimentación y otros fines científicos (BOE núm. 67, de 18 de marzo de 1988).

(Ver anexos en formato PDF)

| Disposición siguiente

Información sobre el documento

© Copyright 2006. Gobierno del Principado de Asturias