Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Asturias, mucho más cerca

banda de sede
 

Estás en

Asturias.es Sede Electrónica BOPA y Legislación Resultados Buscador BOPA

Consulta de una disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente


Boletín Nº 297 del jueves 26 de diciembre de 2002

DISPOSICIONES GENERALES

CONSEJERIA DE MEDIO AMBIENTE

CONSEJERIA DE MEDIO AMBIENTE

DECRETO 153/2002, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el II Plan Rector de Uso y Gestión de la Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa.

PREAMBULO

Por Decreto 61/95, de 27 de abril, se declara la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa, ubicada en el té rmino municipal de Villaviciosa y con una extensió n de 1.085 Has. El artí culo 8 del mencionado Decreto dispone que la regulació n de los usos, de los principios rectores de la gestió n y de las actuaciones se realizará mediante los correspondientes Planes Rectores de Uso y Gestió n, cuya vigencia será de cuatro añ os.

El art. 29 de la Ley del Principado de Asturias 5/91, de 5 de abril, de Protecció n de los Espacios Naturales, dispone que en las reservas naturales se elaborará n Planes Rectores de Uso y Gestió n, cuya aprobació n definitiva se realizará por Decreto del Consejo de Gobierno.

Por Decreto 61/98, de 22 de octubre, de la Consejerí a de Agricultura, se aprobó el I PRUG. Una vez finalizado su perí odo de vigencia, el presente Decreto desarrolla el II Plan Rector de Uso y Gestió n, que da continuidad al modelo de gestió n de los recursos naturales definidos ya en el I Plan.

Con este Plan Rector de Uso y Gestió n se pretende cumplir con los objetivos generales de mantener los procesos ecoló gicos esenciales así como, preservar la diversidad gené - tica, fomentar las actividades de interé s educativo, cultural y recreativo y promover el desarrollo de programas de investigaci ó n cientí fica y aplicada. Estos objetivos deben alcanzarse permitiendo una utilizació n sostenida de las especies y ecosistemas, contribuyendo al desarrollo sostenible y la mejora de la calidad de vida de la població n asentada en el entorno de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa.

El II Plan Rector desarrolla, asimismo, las bases y normas para la gestió n de los recursos y ordenació n de las actividades, regulá ndose en ellas las diferentes posibilidades de actuació n que se pueden realizar en la Reserva Natural. En consonancia, con lo anteriormente expuesto, el II Plan Rector de Uso y Gestió n (PRUG) establece una zonificació n, de acuerdo con las caracterí sticas de las distintas á reas de la Reserva Natural, zonificació n que permite discriminar á reas de fragilidad ambiental semejante a las que se dota de normas de protecció n especí ficas que permitan la preservació n de los valores ambientales allí presentes, autorizando aquellos usos que sean compatibles con la conservació n de tales valores y prohibiendo por el contrario aquellos que sean manifiestamente incompatibles. De acuerdo con lo anteriormente expuesto, el Plan establece una zonificació n de acuerdo con las caracterí sticas de las distintas á reas de la Reserva.

En su virtud, a propuesta del Consejero de Medio Ambiente, y previo acuerdo del Consejo de Gobierno en reunió n de 28 de noviembre de 2002,

D I S P O N G O

Artí culo 1.— Aprobación del II Plan Rector de Uso y Gestión:

Aprobar el II Plan Rector de Uso y Gestió n de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa, cuyo texto se inserta como anexo del presente Decreto.

Artí culo 2.— Observancia de su cumplimiento:

Las entidades, organismos o corporaciones que intervengan en el otorgamiento de licencias, concesiones administrativas o cualquier otra clase de autorizaciones o ejecuten obras en el á mbito de la Reserva Natural, deberá n observar el cumplimiento de las directrices y disposiciones contenidas en el presente Plan Rector de Uso y Gestión.

Artí culo 3.— Infracciones y sanciones:

Las infracciones que se cometan contra el II Plan Rector de Uso y Gestió n de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa que se contiene en el presente Decreto será n sancionadas de acuerdo con lo establecido en la Ley 4/89, de 27 de marzo, de Conservació n de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestre, en la Ley del Principado de Asturias 5/91, de 5 de abril, de protecció n de los espacios naturales, en la Ley del Principado de Asturias 2/89, de 6 de junio, de Caza y en la Ley del Principado de Asturias 6/2002, de 18 de junio, sobre protecció n de los ecosistemas acuá ticos y de regulació n de la pesca en aguas continentales.

Con independencia de la sanció n, quien cometa la infracci ó n estará obligado a indemnizar a la Administració n del Principado de Asturias, de acuerdo con lo establecido en el Decreto 32/90, de 8 de marzo, por el que se crea el Catá logo Regional de Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada del Principado de Asturias y se dictan normas para su protecci ó n y en el Decreto 65/95, de 27 de abril, por el que se crea el Catá logo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias y se dictan normas para su protecció n.

Disposición adicional única

La vigencia del II Plan Rector de Uso y Gestió n de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa será de cuatro añ os, debiendo revisarse al final de este perí odo o con anterioridad si así fuese necesario.

No obstante lo señ alado en el pá rrafo precedente, finalizada la vigencia del II Plan Rector de Uso y Gestió n de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa, é ste continuará vigente de manera transitoria hasta el momento de la entrada en vigor del III Plan Rector de Uso y Gestió n de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa.

Disposición derogatoria

Queda derogado el Decreto 61/98, de 22 de octubre, por el que se aprueba el I Plan Rector de Uso y Gestió n de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa.

Disposiciones finales

Primera.—Se faculta a quien ostente la titularidad de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios protegidos a dictar cuantas disposiciones sean precisas para el desarrollo del presente Decreto.

Segunda.—El presente Decreto entrará en vigor el dí a siguiente al de su publicació n en el BOLETIN OFICIAL del Principado de Asturias.

Dado en Oviedo, a 28 de noviembre de 2002.— El Presidente del Principado, Vicente Alvarez Areces.— El Cons e j e r o de Medio Ambiente, Herminio S a s t r e André s.— 19.430.

II PLAN RECTOR DE USO Y GESTION DE LA RESERVA NATURAL PARCIAL DE LA RIA DE VILLAVICIOSA

1. Introducción

El Decreto 61/1995, de 27 de abril, declara la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa, con una superficie de 1.085 Has, siendo uno de los espacios naturales protegidos previstos en el Plan de Ordenació n de los Recursos Naturales de Asturias (Decreto 38/1994, de 19 de mayo).

La Ría de Villaviciosa, incluida en su totalidad en el concejo de Villaviciosa, es un estuario de gran valor ambiental.

Las caracterí sticas de la vegetació n son ú nicas entre las rí as asturianas, destacando la presencia de importantes extensiones de comunidades vegetales haló filas, algunas de las cuales son consideradas como há bitat prioritario por la Directiva 92/43/CEE, relativa a la conservació n de los há bitats naturales y de la fauna y flora silvestres. El interé s fauní stico es muy alto, constituyendo la segunda zona asturiana en importancia para la invernada y paso migratorio de las poblaciones de aves acuá ticas. La presencia de algunas especies nidificantes y las comunidades de invertebrados marinos son tambié n valores de importancia de la rí a. Por otra parte, existen diversos aprovechamientos tradicionales en el entorno de la rí a de Villaviciosa, vinculados con la extracció n de recursos pesqueros y con la actividad agrí cola y ganadera.

En el artí culo 7 del mencionado Decreto 61/1995, de 27 de abril, se prevé el establecimiento de Planes Rectores de Uso y Gestió n (PRUG en adelante) para la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa de una vigencia de 4 añ os, que contendrá n los elementos suficientes para asegurar los objetivos previstos en la declaració n. La finalizació n de la vigencia del I PRUG, ha llevado a su revisió n y a la elaboraci ó n de este II Plan Rector, vá lido para los cuatro añ os posteriores a la aprobació n del mismo. Los objetivos que lo animan siguen siendo bá sicamente los mismos que los contemplados en el I PRUG, se actualiza la zonificació n y se mantiene una gran parte de la normativa establecida. No obstante, la realidad cambiante de la sensibilidad ambiental de la població n, así como ciertas novedades registradas en la legislació n autonó mica, estatal y comunitaria, han hecho imprescindibles algunos replanteamientos y han aconsejado la introducció n de variantes significativas. Por otra parte, la experiencia adquirida en estos añ os de gestió n, ha llevado a la adaptació n del PRUG a las nuevas realidades y necesidades, redactá ndose é ste como continuació n y complemento a las disposiciones y previsiones de actuació n del I PRUG.

2. Objetivos y directrices de gestión

Como señ alan la Ley del Principado de Asturias 5/1991, de Protecció n de los Espacios Naturales, en su artí culo 18, y el Decreto 38/94, de 19 de mayo, por el que se aprueba el Plan de Ordenació n de los Recursos Naturales de Asturias, las Reservas Naturales Parciales son espacios naturales cuya creació n tiene como finalidad la protecció n de ecosistemas, comunidades o elementos bioló gicos que, por su rareza, fragilidad, importancia o singularidad merecen una valoració n especial, y donde se permite la explotació n de recursos de forma compatible con la conservació n de los valores que se pretende proteger.

Se promoverá la creació n de un foro de participació n formado por representantes de colectivos directamente implicados, que sirva como elemento dinamizador y de apoyo a los fines del espacio protegido. La composició n y funcionamiento de este foro será n regulados mediante resolució n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos.

De acuerdo con este planteamiento inicial, se enumeran a continuació n los objetivos generales de gestió n de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa.

2.1. Objetivos generales de la Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa

Los objetivos generales de la Reserva Natural son los siguientes:

a) Conservar los recursos bioló gicos, geoló gicos, e hist ó rico-culturales existentes en el á mbito de la Reserva y garantizar la adecuada calidad del agua de la rí a y la mejora de los valores paisají sticos en el entorno de la misma.

b) Preservar los procesos bioló gicos fundamentales, con especial atenció n a los ciclos de nutrientes de los ecosistemas estuarinos y a los fenó menos migratorios de las poblaciones de aves acuá ticas.

c) Contribuir a la conservació n de las especies amenazadas de flora y fauna existentes en el á mbito de la Reserva y a la preservació n de los ecosistemas amenazados, con especial atenció n a los sistemas dunares y las comunidades haló filas.

d) Promover la implantació n, mejora y ordenació n de las actividades productivas que resulten compatibles con los objetivos de conservació n establecidos y que permitan el desarrollo socioeconó mico sostenible de la població n asentada en la Reserva y su entorno.

e) Fomentar en el á mbito de la Reserva las actividades de interé s educativo, cultural y recreativo, facilitando el desarrollo de las infraestructuras y los programas de actuació n que se consideren adecuados para ello.

f) Promover en el á mbito de la Reserva el desarrollo de programas de investigació n cientí fica y aplicada, con especial atenció n al inventario completo y actualizado de los recursos geoló gicos y bioló gicos y al aná - lisis de su estado actual.

g) Facilitar la utilizació n pú blica en el á mbito de la Reserva y el uso y disfrute de los recursos que ofrece, con especial atenció n a los habitantes de la misma y su entorno, y en la medida en que se permita el cumplimiento de los anteriores objetivos.

2.2. Directrices Generales de Gestión

Para lograr el cumplimiento de estos objetivos generales, se definen unas directrices generales de gestió n, que constituyen la estructura fundamental del Plan Rector de Uso y Gestió n y en cuya aplicació n se basan la mayor parte de normas e indicaciones del mismo:

1. Evitar la sobrexplotació n de recursos naturales, con especial atenció n a los bancos de moluscos, mediante el establecimiento de un sistema de control y seguimiento de los mismos.

2. Controlar todas las actividades humanas con incidencia sobre el medio fí sico y el medio bió tico existentes en el á mbito de la Reserva, mediante el establecimiento de controles y limitaciones geográ ficas o temporales.

3. Velar por el mantenimiento de la calidad del agua y del caudal apropiado.

4. Eliminar gradualmente las especies exó ticas existentes en el á mbito de la Reserva y evitar la introducció n y propagaci ó n de otras especies aló ctonas.

5. Restaurar las á reas afectadas por actividades humanas de forma que se incremente el valor natural de las mismas y mejoren las condiciones ecoló gicas o paisají sticas de toda la Reserva.

6. Favorecer y ayudar a la puesta en marcha de todo tipo de iniciativas compatibles con los objetivos de conservaci ó n y que promuevan el desarrollo socioeconó mico de la zona, prestando especial atenció n a las procedentes de organismos, colectivos o particulares del á mbito de la Reserva.

7. Favorecer la investigació n propia y la promovida por entidades u organismos ajenos facilitando los medios para su desarrollo y coordinando las diferentes lí neas de trabajo.

8. Promover el establecimiento de una base de datos diná - mica sobre los recursos naturales de la Reserva.

9. Desarrollar unos programas de interpretació n y conocimiento del medio natural de la Reserva que resulten atractivos y que puedan ser llevados a la prá ctica de forma efectiva.

10. Mantener el Centro de Interpretació n de la Reserva promoviendo su utilizació n para la informació n de visitantes y el desarrollo de todo tipo de actividades de educació n ambiental y favoreciendo la implicació n en la gestió n del mismo de colectivos interesados del propio á mbito de la Reserva.

2.3. Definición de los usos

Los posibles usos en la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa tendrá n la consideració n de permitidos, autorizables y no permitidos en funció n de su incidencia sobre los valores que han motivado la declaració n de la Reserva:

• Se considera uso permitido cualquier actividad compatible con los objetivos de la declaració n de la Reserva y que, por tanto, puede desarrollarse sin limitaciones especiales, bien en la totalidad de la misma o bien en las á reas cuya categorí a de zonificació n lo autorice.

• Se considera uso autorizable aquel que, bajo determinadas condiciones, puede ser tolerado por el medio natural sin un deterioro significativo o irreversible de sus valores. Los usos autorizables deberá n contar con informe de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos.

• Se considera uso no permitido aquel que suponga un riesgo para la Reserva o cualquiera de sus elementos o caracterí sticas o sea manifiestamente incompatible con la finalidad u objetivos de la Reserva. Esta catalogació n puede afectar a la totalidad de la Reserva o ser especí fica de alguna categorí a de zonificació n. Con cará cter general se consideran usos no permitidos la plantació n de especies vegetales no autó ctonas, el ejercicio de la caza, la pesca submarina, los cultivos de peces, la extracció n de arena y piedra de playas y acantilados, el relleno o la desecació n de zonas hú medas y de marisma, la instalació n de nuevos puertos deportivos, la construcció n de diques o presas y la instalació n de torres o antenas.

Adicionalmente, en los apartados que regulan la normativa sectorial se enumeran y desarrollan otros usos permitidos, autorizables o no permitidos, indicando expresamente los que requieren informe de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos.

2.4. Actividades que requieran autorización de otros órganos de la Administración

Cuando, de acuerdo con la legislació n sectorial vigente, las actividades descritas como uso permitido o autorizable en este PRUG debieran someterse a autorizació n por parte de cualquier Consejerí a u organismo de la Administració n autonó mica o local, se entiende que dichas entidades son las competentes para extender dicha autorizació n, debiendo, no obstante, sujetarse a las condiciones que se estipulen para cada tipo de actividades en este PRUG, comunicar a la Consejer í a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos la solicitud y, si así lo especificara la normativa de la Reserva Natural, recabar su informe preceptivo.

Cualquier autorizació n o informe emitido por la Consejer í a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos no excluye la necesidad de obtenció n de otras autorizaciones que pudiera corresponder emitir a otros organismos de á mbito autonó mico o local con competencias en el uso o actividad de que se trate.

2.5. Actividades sometidas a Evaluación de Impacto Ambiental y Evaluación Preliminar de Impacto Ambiental

El territorio de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa, como integrante de la Red Regional de Espacios Naturales Protegidos, está sometido a la normativa especial expuesta en los artí culos 10 y 11 de la Ley 5/1991 del Principado de Asturias, de Protecció n de los Espacios Naturales, como desarrollo de lo establecido en la directriz 9. de las Directrices Regionales de Ordenació n del Territorio (DROT-Criterios para la protecció n del medio ambiente y para la ordenació n y potenciació n del medio fí sico).

Las actividades sometidas a EIA o EPIA está n reguladas por la normativa sectorial recogida en el presente Decreto, por lo que podrá n tener la consideració n de usos no permitidos o podrá n tener limitaciones especí ficas en alguna de las á reas delimitadas por la zonificació n.

Cuando la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos lo determine, teniendo en cuenta el alcance de algunas de las actuaciones consideradas como usos autorizables, se podrá exigir un estudio preliminar de impacto ambiental de actuaciones diferentes a las incluidas en los listados de actividades sometidas a EPIA de acuerdo con la legislació n correspondiente. En concreto, estará n sujetas a trá mite de EPIA en el á mbito de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa las siguientes actuaciones:

1. Implantació n de cultivos marinos de cualquier tipo.

2. Actuaciones que supongan la alteració n de la calidad o del caudal del agua de la rí a o que puedan provocar modificaciones en los substratos fangosos, las playas y las á reas de vegetació n haló fila.

3. Actividades turí sticas o deportivas que tengan alguna incidencia sobre el medio natural.

3. Límites y zonificación de la reserva natural

3.1. Límites El lí mite de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa queda definido en la margen izquierda por la carretera N-632, desde el lí mite del suelo urbano de Villaviciosa hasta el cruce con la AS-256, continuando por esta carretera hasta el cruce con la VV-5 y siguiendo por é sta ú ltima hasta la playa de El Puntal y desde aquí sigue por la lí nea de má ximas pleamares hasta la Punta de la Mesnada.

Por la margen derecha la Reserva queda limitada por la carretera N-632 desde la localidad de Villaviciosa hasta el pueblo de Villaverde y, a partir de este punto, por la carretera de Sebrayu hasta la primera casa de esta localidad, desde la que continú a por el camino que atraviesa el rí o del Sordu o de Sebrayu, empalmando por el correspondiente lí mite de fincas con la carretera N-632 en el pk 33,3 y siguiendo por é sta hasta el cruce con la carretera VV-6 que da acceso a Rodiles. El lí mite continú a por esta ú ltima carretera VV-6, desviá ndose por el camino que accede al barrio de Espina y desde este barrio, por el camino má s cercano existente al Este de la marisma de la ensenada de la Encienona hasta enlazar con la carretera VV-6, con la finalidad de incluir la marisma de la citada ensenada. Desde el entronque anterior con la VV-6 continú a por é sta en direcció n a la playa de Rodiles. Finalmente, el lí mite se separa de la carretera para incluir la totalidad del Area Arqueoló gica de Rodiles y contin ú a con una lí nea recta hasta la Punta de Rodiles.

En su borde Suroeste el lí mite de la Reserva discurre por la lí nea que delimita el suelo urbano de Villaviciosa entre sus puntos de cruce con la carretera N-632. El lí mite comienza en el entronque de la N-632 con la calle Cervantes en el punto X:303.983/Y:4.818.154 y continú a por esta calle hasta el punto X:303.950/Y:4.818.107. Desde aquí , el lí mite sigue por la futura continuació n de la calle de Jesú s de la Piedra hasta el punto X:303.622/Y:4.817.792, donde prosigue en perpendicular, rodeando el polideportivo y el campo de fú tbol por sus vé rtices en los puntos X:303.422/Y:4.817.984 y X:303.350/Y:4.817.918. El lí mite abandona el perí metro del campo de fú tbol en el punto X:303.395/Y:4.817.872, continuando hasta el punto X:303.377/Y:4.817.852 y prolongá ndose desde aquí por el borde de la futura calle que llega hasta la glorieta de la calle Doctor Pando Valle en el punto X:303.104/Y:4.817.843. El lí mite continua por esta calle hasta el punto X:303.133/Y:4.817.988, donde se separa de la calle para rodear el recinto del Mercado de Ganados hasta los vé rtices de la parcela de la Depuradora, en los puntos X:303.240/Y:4.818.084 y X:303.222/Y:4.818.121, dejando la depuradora en el interior de la Reserva. Desde este ú ltimo punto, el lí mite sigue por la vegetació n de la orilla derecha de la rí a hasta el punto X:303.067/Y:4.818.057. Aquí sigue perpendicularmente por la lí nea de vegetació n entre los puntos X:303.053/Y:4.818.030 y X:303.055/Y:4.817.924, desde donde sigue en lí nea recta hasta la orilla derecha de la rí a en el punto X:302.866/Y:4.817.788 y continú a por la propia orilla hasta la conexió n entre la N-632 y la calle Eloisa Fern á ndez en el punto X:302.707/Y:4.817.638. Desde aquí el lí mite sigue por la propia carretera N-634 hasta el cruce con la carretera AS-256, de Villaviciosa.

En su borde Norte, el lí mite de la Reserva es la lí nea imaginaria que une las puntas de Rodiles y La Mesnada.

Las coordenadas UTM está n establecidas en Proyecció n UTM: Datum Europeo 1950 Elipsoide Internacional de Hayford 1927.

3.2. Zonificación de la Reserva Natural

La ordenació n de actividades productivas y la puesta en marcha de medidas encaminadas a garantizar la conservació n de los recursos naturales resultan complejas en su implicació n sobre el terreno y precisan, para su correcto desarrollo, de una adecuada zonificació n espacial. La divisió n del á mbito a ordenar en una serie de zonas de caracterí sticas diferenciales y con normas y limitaciones distintas en funció n de los objetivos establecidos resulta, sin duda, una de las claves má s importantes para garantizar el adecuado funcionamiento y ejecució n del Plan Rector de Uso y Gestió n. El artí culo 26 de la Ley del Principado de Asturias 5/1991, de Protecció n de los Espacios Naturales, que indica las determinaciones que han de contener los Planes Rectores de Uso y Gestió n, señ ala la necesidad de incluir en los mismos la zonificació n del espacio natural, delimitando á reas de diferente utilizació n y destino.

Las caracterí sticas particulares de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa y los objetivos generales establecidos para el Plan Rector de Uso y Gestió n han condicionado que este documento opte por una divisió n en cuatro categorí as con caracterí sticas, objetivos y normativa bien diferenciados.

Los principales fundamentos en los que se ha basado el diseñ o de la zonificació n han sido los siguientes:

— Las caracterí sticas bioló gicas, geoló gicas, ecoló gicas, paisají sticas, histó ricas y culturales y la existencia de valores notables en cualquiera de estos á mbitos.

— La existencia de aprovechamientos y actividades productivas, su compatibilidad con los objetivos de conservació n del Plan y la vocació n para el desarrollo de nuevas actividades compatibles con los citados objetivos.

— La contribució n real y potencial de las diferentes zonas a la consecució n de los objetivos generales del Plan y las dificultades de gestió n que puede plantear su aplicació n territorial.

— La necesidad de recuperació n o restauració n de determinadas á reas.

Basá ndose en todas las circunstancias señ aladas, se ha dividido el á mbito territorial de la Reserva en las cuatro categor í as siguientes:

1. Zonas de uso general (ZUG). Son zonas en las que, debido a su menor valor ecoló gico o a su situació n o interé s, las ú nicas restricciones para el desarrollo de actividades o actuaciones son las establecidas con cará cter general para la totalidad de la Reserva. Muchas de estas zonas tienen una clara vocació n de uso y disfrute pú blico. Se catalogan como Zonas de Uso General todos los terrenos no incluidos especí ficamente en ninguna de las otras categorí as.

2. Zonas de uso moderado (ZUM). Son zonas que mantienen un elevado valor y en las que la finalidad de conservaci ó n prima frente a otros objetivos, aunque en ellas se permite el desarrollo de algunas actividades y actuaciones compatibles con los objetivos de conservació n. Se catalogan como Zonas de Uso Moderado todos los terrenos que quedan cubiertos por el agua durante las má ximas pleamares a excepci ó n de las zonas especí ficamente incluidas en otras categor í as, la parte externa canalizada de la rí a y la dá rsena de El Puntal. Ademá s, se consideran tambié n incluidos en esta categorí a los grandes porreos situados al Norte de la fá brica de El Gaiteru, la ensenada de Sebrayu, la ensenada de La Encienona y una zona que engloba las lagunas existentes en el Porreo del Sordo.

3. Zonas de uso restringido (ZUR). Son zonas de alto valor ecoló gico cuya finalidad principal es la conservació n.

Se cataloga como Zona de Uso Restringido una parte de la ensenada de Misiegu que comprende la mancha de vegetaci ó n haló fila del Bornizal y los cordones dunares incipientes que la bordean por su parte Norte y por su parte Oeste.

Se instalará una señ alizació n visual adecuada que delimite la zona de uso restringido.

4. Zonas a recuperar (ZR). Son zonas puntuales que han sufrido algú n tipo de alteració n o variació n de sus caracter í sticas iniciales que ha afectado a su valor ambiental y en las que se prevé la realizació n de actuaciones tendentes a su recuperació n o restauración.

Z.R.1. Porreu de San Martín Está situado en la margen izquierda de la ría en las proximidades del nú cleo rural de San Martí n del Mar. Se trata de un antiguo porreu que por rotura del muro de contenció n, ha evolucionado de forma natural hacia las condiciones originales del entorno. En la actualidad conserva parte de la estructura de los muros lo que le convierte en una zona fangosa con cierto grado de confinamiento. En su interior existe un pequeñ o islote, denominado del Monasterio, ocupado por un eucaliptal y con restos de una antigua construcció n religiosa.

Z.R.2. Dunas orientales de Rodiles Está n situadas en el extremo Sur y Sur-oriental de la playa de Rodiles y forman parte del cordó n dunar de esta playa.

La Z.R.2 está limitada al Norte por la lí nea de los má ximos oleajes en temporal, al Sur por la carretera de acceso a la playa y por el lí mite del eucaliptal de Rodiles, al Este por el acantilado y al Oeste por el lí mite de la actuació n del Proyecto de Acondicionamiento y Mejora en el Entorno de la Playa de Rodiles realizado por la Direcció n General de Costas. En la actualidad se mantienen algunos restos flor í sticos caracterí sticos de dunas secundarias. Desde el punto de vista geoló gico destaca el solapamiento de dos sistemas dunares: el externo, pró ximo a la playa y má s moderno, y el interno, un cordó n dunar má s antiguo y ya completamente colonizado.

Z.R.3. Porreu de la Marisma o de Misiegu Comprende un conjunto de terrenos de titularidad pú blica, situados entre la Playa de Misiegu y la Playa de Rodiles en la zona meridional de la ensenada de Misiegu, que han sido objeto de concesiones administrativas y se encuentran actualmente ocupados por parcelaciones ilegales y con diferentes tipos de edificaciones fijas y mó viles y vehí culos.

Z.R.4. Dunas de Misiegu Son restos de los complejos dunares situados al Sudeste de la ensenada de Misiegu. La Z.R.4 queda limitada al Noreste por los porreos de la ensenada de Misiegu, al Sur por la carretera de la playa de Misiegu y al Oeste por la lí nea de má xima pleamar. Es un resto del complejo dunar interno antiguo.

Z.R.5. Canteras Existen tres canteras localizadas en el á mbito de la Reserva, todas ellas en la margen derecha de la rí a y sin actividad extractiva. La primera es una antigua explotació n de caliza denominada la Enciena y que se encuentra abandonada y rodeada de eucaliptos y matorral. Las otras dos está n situadas en las inmediaciones del Puente de Seloriu o de la Encienona en el paraje conocido por el Prementoriu.

Z.R.6. Eucaliptales Consisten en ocho plantaciones de eucalipto (Eucaliptus globulus) situadas en la margen derecha de la rí a. Cuatro plantaciones se encuentran en la zona de Villaverde, entre el camino que se dirige desde esta localidad hacia el chalet del Picaleru y el rí o Sordo o Sebrayu. Otra se encuentra situada en el interior del Area Arqueoló gica de Rodiles. Las tres restantes está n situadas en las proximidades de Misiegu y contiguas a formaciones arboladas autó ctonas.

3.3. Definición de usos según zonas

3.3.1. Zonas de Uso General Estas zonas presentan un menor valor ecoló gico y, sin menoscabo de las limitaciones que se puedan deducir de las aplicaciones de los marcos normativos en materia de costas y urbanismo, tienen, en general, una mayor vocació n de uso y disfrute pú blico.

Usos permitidos Todos los usos permitidos en las otras zonas junto con las mejoras de los nú cleos de població n y las infraestructuras que permitan un uso má s eficaz de los mismos y que en cualquier caso quedan sometidos a la disciplina urbaní stica de cará cter general del Principado de Asturias y a la particular que emana del Plan Especial de Protecció n Paisají stica de la Rí a de Villaviciosa, las actividades agropecuarias tradicionales, el mantenimiento y rehabilitació n de las viviendas, edificios e infraestructuras allí ubicados, que no impliquen incremento en la superficie o el volumen construidos o cambios de uso que repercutan negativamente en la conservació n de la Reserva Natural.

Usos autorizables Será n usos autorizables la construcció n de viviendas, edificios e infraestructuras así como las mejoras en los edificios o infraestructuras que supongan incremento en la superficie del terreno ocupada o el volumen construido; la implantació n de cultivos de manzanos, la recuperació n natural de determinadas plantaciones de eucaliptos, la sustitució n de plantaciones de eucalipto, la creació n y la mejora de infraestructuras en á reas de recreo y otros usos autorizados por el Plan.

3.3.2. Zonas de Uso Moderado En estas zonas se mantiene la vocació n conservacionista, sin menoscabo de las limitaciones que se puedan deducir de la aplicació n del Plan Especial de Protecció n Paisají stica, permitié ndose una serie de usos.

Usos permitidos Son usos permitidos en esta zona las actividades agropecuarias tradicionales, la pesca deportiva marí tima con cañ a desde costa, la recogida de cebo y el marisqueo a pie, de acuerdo con la normativa sectorial correspondiente, así como las actividades recreativas respetuosas con la naturaleza como el excursionismo. Otros usos permitidos son las actividades y deportes ná uticos, de acuerdo con las directrices desarrolladas en este Plan, los programas de educació n ambiental e interpretació n de la naturaleza y las actividades de uso y disfrute de los visitantes, de acuerdo con las directrices desarrolladas en este Plan.

El trá nsito será ú nicamente peatonal. La circulació n con vehí culos de motor estará limitada a los habitantes, propietarios y arrendatarios de las propiedades en el ejercicio de sus actividades, a los servicios municipales y a los de vigilancia, salvamento, protecció n civil y gestió n de la Reserva Natural.

Usos autorizables Será n usos autorizables la construcció n de cierres ganaderos y el desarrollo de nuevas actividades agrí colas y ganaderas no prohibidas expresamente en este Plan.

Las actuaciones forestales, en general, tendrá n la consideraci ó n de uso autorizable y se realizará n de acuerdo a las previsiones comprendidas en la normativa sectorial descrita má s adelante. Son usos autorizables las repoblaciones forestales con especies autó ctonas, los aprovechamientos maderables, siempre de acuerdo a las especificaciones y lí neas de actuació n que figuran en la normativa forestal y en el Decreto 38/94, de 19 de mayo, por el que se aprueba el Plan de Ordenació n de los Recursos Naturales de Asturias, previo informe de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos. La administració n de la Reserva Natural propiciará las medidas necesarias para estimular el cambio de cultivos forestales de eucalipto por la plantació n de especies forestales autó ctonas, siendo en consecuencia autorizables las medidas asociadas a tal fin así como las derivadas del aprovechamiento forestal en general, tales como la mejora de las pistas forestales existentes, pero no la apertura de nuevas pistas.

Será n usos autorizables la recuperació n de bancos naturales de moluscos y los cultivos marinos de moluscos, de acuerdo con las directrices desarrolladas en este Plan.

Usos no permitidos Son usos no permitidos las actividades extractivas, la construcci ó n de nuevos tendidos elé ctricos, conducciones de gas, antenas o redes de telecomunicació n. Igualmente son usos prohibidos las repoblaciones con eucaliptos y con otras especies distintas a las contempladas como propias de la vegetaci ó n autó ctona de la Reserva Natural, así como todos los indicados expresamente en la normativa del presente Plan.

3.3.3. Zonas de Uso Restringido En esta zona prima la finalidad de conservació n e investigació n.

Usos permitidos En todo caso, tienen en esta zona la consideració n de autorizadas las actuaciones derivadas de las tareas de gestió n, vigilancia y conservació n de la Reserva Natural, y en particular, de los programas de restauració n de la vegetació n dunar.

Usos autorizables Será n usos autorizables las actividades relativas a investigaci ó n cientí fica previo informe del Director Conservador de la Reserva Natural y autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos.

Usos no permitidos De forma general, dados los objetivos de protecció n estricta que motivan su catalogació n, no se permite ningú n uso en estas zonas que supongan su ocupació n o transformació n a excepció n de los contemplados en los planes de regeneración que al efecto se aprueben por la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos.

3.3.4. Zonas a Recuperar Con la finalidad de incrementar el valor paisají stico y ecoló gico de determinadas zonas de la Reserva, se incluyen en la categorí a de Zonas a Recuperar una serie de terrenos en los que se considera conveniente la ejecució n de algunas actuaciones tendentes a su restauració n. Los usos preferentes será n los correspondientes a la restauració n de cada zona tal y como se define en el apartado 3.2.

3.4. Zona Periférica de Protección

En el Decreto 61/95, de 27 de abril, por el que se declara la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa, se establece una Zona Perifé rica de Protecció n (ZPP) alrededor de la Reserva, en la que se aplicará n medidas de apoyo de las actuaciones que mejoren los valores paisají sticos y naturales del entorno de la Reserva. Por motivos prá cticos, los lí mites de la Zona Perifé rica de Protecció n de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa coinciden con los lí mites del á mbito del Plan Especial de Protecció n Paisají stica y Saneamiento de la Rí a de Villaviciosa. Esta Zona Perifé rica de Protecció n, junto con la propia Reserva, tendrá la consideraci ó n de Zona de Influencia Socioeconó mica a efectos del establecimiento de los correspondientes mecanismos de compensaciones econó micas y de otra í ndole, con la finalidad de atenuar la incidencia que las limitaciones de usos y aprovechamientos reflejadas en el presente Plan puedan tener sobre los habitantes del entorno de la Rí a de Villaviciosa.

4. Bases para la ordenación de las distintas actividades sectoriales.

4.1. Bases para garantizar el cumplimiento de la finalidad de conservación

4.1.1. Introducció n de taxones o genotipos. Queda prohibida de forma general la introducció n de especies, subespecies, razas geográ ficas o genotipos constitutivos de unidades de manejo, diferentes de las autó ctonas y, especialmente, la introducció n de especies exó ticas. Se exceptú an las especies autorizadas en las directrices relativas a los cultivos marinos y las especies ya consolidadas tradicionalmente en los usos agropecuarios como el castañ o (Castanea sativa), el nogal (Juglans regia) o los á rboles frutales.

4.1.2. Especies vegetales ornamentales. Se autoriza el uso de especies vegetales ornamentales en labores de jardinerí a sobre terrenos pú blicos o privados incluidos en la Zona de Uso General. No obstante, queda expresamente prohibido el uso de especies aló ctonas que supongan un riesgo de hibridaci ó n con especies autó ctonas o que posean caracterí sticas claramente invasoras, especialmente Cortaderia selloana, Budleja davidii, Baccharis halimifolia, Senecio mikanioides y Carpobrotus sp.pl.. Se promoverá la eliminació n y retirada de todos los ejemplares de la especie Cortaderia selloana en jardines o espacios privados en el interior de la Reserva.

4.1.3. Caza fotográ fica. El desarrollo de actividades de caza fotográ fica, grabació n sonora, cinematografí a y ví deo requiere autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva, cuando conlleven la instalació n de hides u otras estructuras similares y cuando, aunque no requieran instalació n alguna, se realicen en é pocas y zonas de nidificació n o especialmente sensibles por otras circunstancias.

4.1.4. Recolecció n de restos geoló gicos y especí menes de fauna y flora. Queda prohibida en el á mbito de la Reserva la recolecció n de restos paleontoló gicos y geoló gicos así como especí menes de fauna y flora, salvo que sea autorizada por la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcci ó n de la Reserva, para el correcto desarrollo de estudios té cnicos o cientí ficos o labores de conservació n.

4.1.5. Perros. Todos los perros que transiten por el interior de la Reserva deberá n hacerlo con correa y bozal. Queda prohibida la presencia de perros en las playas, con la excepci ó n de los perros guí a de acompañ amiento a discapacitados.

4.1.6. Restauració n de la vegetació n autó ctona. Se promover á la restauració n de la vegetació n autó ctona y la eliminaci ó n de las especies forá neas. Se eliminará n las plantaciones de eucaliptos incluidas en el á mbito de la Reserva y catalogadas como Suelo de Transformació n 1 y 2 (T1 y T2) en el Plan Especial de Protecció n Paisají stica y Saneamiento de la Rí a de Villaviciosa, que han sido consideradas como Zonas a Recuperar en la zonificació n del presente Plan Rector. Cuando existan especies autó ctonas, deberá n ser respetadas y, en cualquier caso, se procederá a la plantació n posterior de especies forestales propias de la zona, preferentemente carbayos (Quercus robur), castañ os (Castanea sativa), fresnos (Fraxinus excelsior), laureles (Laurus nobilis) o aladiernos (Rhamnus alaternus), o a su transformació n en cultivos de manzanos o superficies de aprovechamiento ganadero.

Asimismo, se promoverá mediante diversos mecanismos de ayuda té cnica y econó mica la sustitució n de las plantaciones forestales de eucaliptos existentes en la Reserva y en la Zona Perifé rica de Protecció n, por plantaciones de especies forestales autó ctonas o por cultivos de manzanos.

4.1.7. Restauració n de las dunas. Se realizará n estudios previos y proyectos para la recuperació n de los complejos dunares de las playas de Rodiles y Misiegu, en los que en la actualidad tan só lo se aprecian fragmentos mal estructurados de las dunas secundarias así como elementos flor í sticos aislados del resto de las comunidades. Se promoverá n actuaciones para la conservació n de las especies dunares presentes como Ammophila arenaria, Lagurus ovatus, Carex arenaria, Aetheorhiza bulbosa, Helichrysum stoechas, Cakile maritima, Calystegia soldanella, Rumex bucephalophorus y especialmente, por su status poblacional en la zona, Eryngium maritimum, Euphorbia paralias y Honkenia peploides.

4.1.8. Recuperació n de zonas de marisma. Se realizará un estudio sobre el terreno para definir la situació n real de los asentamientos, la legalidad de las concesiones y la posibilidad de su reversió n en la zona del Porreo de la Marisma o de Misiegu, considerada como ZR 3. Una vez establecido el alcance de los asentamientos y construcciones ilegales se procederá a su desmantelamiento y a la destrucció n de los cerramientos. Para la restitució n progresiva de los terrenos a su estado natural se estudiará la conveniencia de realizar una demolició n parcial de los diques actualmente existentes, estableciendo un mecanismo de seguimiento de los efectos de esta actuació n sobre el porreo y sobre la diná mica hidrá ulica del estuario. En funció n de los resultados observados se definirá el alcance final de las labores de demolició n de muros.

4.1.9. Restauració n de explotaciones extractivas. Se proceder á a la restauració n de la cantera de la Enciena mediante el relleno de huecos y acondicionamiento de taludes y superficies.

Posteriormente se procederá a la plantació n de especies forestales propias de la zona, preferentemente carbayos (Quercus robur), castañ os (Castanea sativa), fresnos (Fraxinus excelsior), laureles (Laurus nobilis), aladiernos (Rhamnus alaternus), endrinos (Prunus spinosa) o tamariscos (Tamarix gallica).

4.1.10. Recuperació n de bancos naturales de moluscos.

Se realizará n los estudios y trabajos necesarios para la recuperaci ó n de los bancos naturales de moluscos de interé s comercial, con especial atenció n a la almeja fina (Ruditapes decussatus), el berberecho (Cerastoderma edule) y la ostra plana (Ostrea edulis). Los proyectos de recuperació n conllevar á n la declaració n de Zonas Vedadas para el marisqueo, hasta que el desarrollo de los moluscos aconseje el comienzo de su explotació n, que se efectuará segú n los planes té cnicos de aprovechamiento que se dictaminen.

4.1.11. Eliminació n de especies vegetales aló ctonas invasoras.

Se realizará n actuaciones para el inventario de asentamientos espontá neos de especies vegetales aló ctonas invasoras, evaluando el riesgo de su expansió n por la Reserva y las posibles afecciones a las comunidades naturales. Teniendo en cuenta los resultados de dicho inventario, se realizará n labores de eliminació n de estos ejemplares de especies vegetales aló ctonas mediante los procedimientos má s adecuados en cada caso, que respeten las directrices del presente PRUG.

4.1.12. Labores de vigilancia. Se realizará n labores de mejora de la cualificació n de la guarderí a mediante el establecimiento de cursillos especí ficos y otras actividades de formaci ó n. Se establecerá n medidas de coordinació n entre los servicios de vigilancia de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos y del Servicio de Protecció n de la Naturaleza de la Guardia Civil.

4.2. Bases para la ordenación de las actividades agrícolas y ganaderas

4.2.1. Actividades agrí colas y ganaderas tradicionales.

Queda autorizado el desarrollo de actividades agrí colas y ganaderas tradicionales, que ya se vengan realizando, en las á reas catalogadas como zonas de uso moderado y zonas de uso general, a excepció n de las actividades prohibidas con cará cter general por el presente Plan Rector. En las zonas de uso restringido no se podrá realizar ningú n tipo de aprovechamiento agrí cola o ganadero.

4.2.2. Nuevas actividades agrí colas y ganaderas. El desarrollo de nuevas actividades o el cambio de uso de las existentes, requerirá autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva y sin menoscabo de otras autorizaciones que requieran segú n la normativa legal. La regulació n de estas actividades deberá ajustarse a los planes y normas sectoriales que les sean de aplicació n.

4.2.3. Cierres ganaderos. Se podrá n realizar cierres ganaderos en las zonas de uso moderado y uso general, precisando informe previo favorable de la Direcció n de la Reserva. Só lo podrá n realizarse con setos vivos de especies vegetales autó ctonas o mediante muros de piedra o estacas de madera de una altura má xima de 1,40 m sobre el nivel del suelo ya instaladas y una separació n entre ellas no inferior a 1 m, unidas mediante alambre metá lico. Deberá n respetar, en todo caso, las correspondientes servidumbres de paso establecidas en la legislació n vigente. En los porreos y zonas de marisma se procurará evitar la implantació n de obstá culos lineales.

Se podrá n reparar cierres o muros ya existentes con tipologí a constructiva diferente a la señ alada anteriormente, aunque en ese caso será necesario revestir el tramo reparado con seto vivo de especies vegetales autó ctonas propias de la zona.

La reparació n de muros en contacto con el mar requerirá informe previo favorable de la Direcció n de la Reserva. La reparació n o modificació n de las puertas de acceso a las fincas requerirá informe previo favorable de la Direcció n de la Reserva y só lo podrá realizarse con materiales tradicionales.

4.2.4. Quemas y tratamientos fitosanitarios. La realizació n de quemas de material vegetal dentro del lí mite de la Reserva, requerirá informe de la Direcció n de la Reserva. Las autorizaciones tendrá n una validez má xima de quince dí as. Queda prohibida con cará cter general, la aplicació n de herbicidas.

La utilizació n de productos fitosanitarios de cará cter biodegradable y no residual podrá realizarse previo informe de la Direcció n de la Reserva o cuando é sta así lo determine y en las condiciones que se fijen al respecto.

4.2.5. Abonos y purines. Se prohí be el vertido de estié rcol o purines procedentes de la actividad ganadera en zonas inundables de la Reserva. El vertido de estié rcol y purines en prados no inundables de la Reserva y en la Zona Perifé rica de Protecció n se realizará conforme a lo señ alado en la Resoluci ó n de 26 de mayo de 1997, de la Consejerí a de Agricultura del Principado de Asturias, por la que se aprueba el Có digo de Buenas Prá cticas Agrarias.

4.2.6. Instalaciones prohibidas. Se prohí ben en el á mbito de la Reserva los establecimientos de crí a o engorde de cerdos, las granjas aví colas, las granjas de visones u otro tipo de pequeñ os animales para peleterí a y la instalació n de nuevos invernaderos para cultivo bajo abrigo. Las instalaciones de crí a o mantenimiento de caballos requerirá n autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcci ó n de la Reserva.

4.2.7. Uso de vehí culos de motor. Se autoriza el empleo y la circulació n de los vehí culos de motor que resulten necesarios para el funcionamiento de las explotaciones agrí colas y ganaderas, solamente por los caminos existentes.

4.2.8. Implantació n de cultivos de manzanos. Se promover á , mediante mecanismos de ayuda econó mica, la implantaci ó n de cultivos de manzanos, fundamentalmente destinados a la producció n de sidra, y la sustitució n por los mismos de plantaciones forestales de eucaliptos. Se promoverá extender el ré gimen de ayudas a plantaciones de pequeñ a superficie, previa justificació n del cumplimiento de la serie de condiciones fijadas respecto al tipo de plantació n, té cnicas de manejo o tratamientos.

4.2.9. Sistema de control. Se establecerá un sistema de control de las actividades agrí colas y ganaderas que se ubiquen en el á rea de influencia de la Reserva para garantizar que su instalació n y funcionamiento no alterará n los valores de la misma. En este sentido se prestará especial atenció n a los sistemas de almacenamiento y eliminació n de efluentes, exigié ndose garantí as suficientes para que no se realicen vertidos a la rí a.

4.3. Bases para la ordenación de las actividades forestales

4.3.1. Plantaciones de especies no autó ctonas. Queda prohibida la realizació n de plantaciones de eucaliptos y cualquier otra especie forestal de cará cter no autó ctono en el á mbito de la Reserva.

4.3.2. Mantenimiento y mejora de plantaciones de eucaliptos.

Se autoriza el mantenimiento de las plantaciones de eucaliptos incluidas en el á mbito de la Reserva y catalogadas como Suelo de Conservació n de Eucaliptal (CEU) en el Plan Especial de Protecció n Paisají stica y Saneamiento de la Rí a de Villaviciosa. Las cortas, entresacas y otras operaciones de manejo forestal requerirá n informe de la Direcció n de la Reserva. En estas operaciones deberá n ser respetadas las especies autó ctonas presentes.

4.3.3. Cambios de uso y alteració n de masas. Queda prohibido el cambio de uso o la realizació n de cualquier actuació n que altere las condiciones actuales de las masas forestales de especies autó ctonas existentes en el á mbito de la Reserva, a excepció n de los aprovechamientos que resulten compatibles con los fines de conservació n y sean autorizados por la Consejerí a en la que recaigan las competencias en montes previo informe de la Direcció n de la Reserva.

4.3.4. Sustitució n de plantaciones de eucaliptos. Se promover á , mediante mecanismos de ayuda econó mica, la sustituci ó n de las plantaciones forestales de eucaliptos por plantaciones de especies forestales autó ctonas o manzanos en el á mbito de la Reserva o en la Zona Perifé rica de Protecció n de la misma. Se realizará n gestiones ante la Consejerí a de Medio Rural para extender el ré gimen de ayudas a plantaciones de pequeñ a superficie, previa justificació n del cumplimiento de la serie de condiciones fijadas respecto al tipo de plantació n, té cnicas de manejo o tratamientos.

4.4. Bases para la ordenación de las actividades de caza, pesca y marisqueo

4.4.1. Actividades cinegé ticas. Queda prohibido el ejercicio de la caza en el interior de la Reserva, que tendrá a los efectos oportunos, y de acuerdo con la Ley del Principado de Asturias 2/1989, de Caza, la consideració n de Refugio de Caza. No obstante, cuando existan razones bioló gicas o té cnicas que aconsejen la captura de ejemplares de determinadas especies, la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos podrá autorizar la realizació n de controles por parte de su propio personal o personal té cnico especializado.

4.4.2. Pesca marí tima de recreo desde costa. Se autoriza la pesca marí tima de recreo, desarrollada a pie desde la costa y mediante cañ a, en las aguas marí timas incluidas en el á mbito de la Reserva. La regulació n de esta actividad deberá ajustarse a las normas sectoriales que le sean de aplicació n. Las é pocas há biles y perí odos de veda, especies a capturar, tallas mí nimas y cupos de captura será n los que reglamentariamente se determinen por la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de pesca marí tima. La Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos podrá establecer limitaciones a las normas generales cuando existan circunstancias que lo aconsejen.

4.4.3. Pesca marí tima de recreo desde embarcació n y submarina.

Para la pesca marí tima de recreo desde embarcació n se estará a lo establecido en el Decreto 76/2000, de 2 de noviembre, por el que se regula la pesca marí tima de recreo en el Principado de Asturias y otras disposiciones legales que pudieran establecerse. La pesca submarina y la extracció n de moluscos o crustá ceos mediante buceo está n prohibidas en el interior de la Reserva.

4.4.4. Marisqueo a pie. Se autorizan las actividades de marisqueo a pie, siempre que sean realizadas por mariscadores profesionales en disposició n de la correspondiente licencia y se cumplan las disposiciones del Decreto 35/1998, de 18 de junio, por el que se regula la actividad de marisqueo a pie de aguas competencia del Principado de Asturias. La Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos podrá establecer limitaciones a las normas generales cuando existan circunstancias que lo aconsejen.

4.4.5. Establecimiento de limitaciones. Se podrá limitar el nú mero de pescadores o recolectores a pie en el á mbito de la Reserva cuando existan circunstancias que lo aconsejen.

4.4.6. Recogida de cebo. Queda prohibida la recogida de cebo para pesca deportiva en el á rea catalogada como Zona de Uso Restringido en la zonificació n del presente Plan Rector.

Su recogida en las á reas catalogadas como Zonas de Uso Moderado y Zonas de Uso General se realizará conforme a lo señ alado en el Decreto 76/2000, de 2 de noviembre, por el que se regula la pesca marí tima de recreo en el Principado de Asturias y otras disposiciones legales que pudieran establecerse, con la especial limitació n de que se establece un má ximo de 150 g de cebo a recoger diariamente por cada pescador deportivo. Para la captura de especies de cebo vivo destinadas a la comercializació n se requerirá autorizació n expresa de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de pesca marí tima, que será quien asigne las especies, cantidad, lugar y perí odo para la extracció n.

4.4.7. Cultivos marinos de moluscos. Se autoriza la implantaci ó n de cultivos de moluscos marinos en las á reas apropiadas de las Zonas de Uso Moderado de la Reserva y de acuerdo con la legislació n vigente y el Plan Sectorial de Cultivos Marinos del Principado de Asturias, a expensas del cumplimiento de las siguientes condiciones:

a) Se autoriza el cultivo de las especies autó ctonas almeja fina (Ruditapes decussatus) y ostra plana (Ostrea edulis).

b) Las actuaciones y los medios de cultivo a emplear deberá n contar con el previo informe de la Direcció n de la Reserva y requerirá n la realizació n de un Estudio Preliminar de Impacto Ambiental.

c) Se evitará la instalació n de estructuras o medios que provoquen efectos ecoló gicos o paisají sticos negativos.

d) Queda prohibido el empleo de productos tó xicos para la eliminació n de algas y especies competidoras o predadoras de los moluscos a cultivar. En determinados casos, podrá autorizarse la realizació n de capturas de algunos predadores invertebrados, fundamentalmente cangrejo de mar (Carcinus maenas), exigié ndose su suelta posterior en los lugares que se determinen al efecto.

e) Previamente a la implantació n de cultivos se realizará n estudios sobre la situació n sanitaria de los bancos naturales existentes en la Rí a de Villaviciosa. Se establecer á n medidas de control para evitar la infestació n de las poblaciones naturales de ostra y almeja.

f) En cualquier caso, se establecerá n mecanismos de control del origen gené tico y especí fico y de la situació n sanitaria de los moluscos que se empleen como semilla en las instalaciones existentes en la Reserva.

g) Toda la informació n obtenida en los estudios señ alados en apartados anteriores deberá ser puesta en conocimiento de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos.

4.4.8. Cultivos marinos de peces. Quedan prohibidos en el á mbito de la Reserva los cultivos marinos de peces.

4.4.9. Recuperació n de bancos naturales de moluscos. Se realizará n los estudios y trabajos necesarios para la recuperaci ó n de los bancos naturales de moluscos de interé s comercial, con especial atenció n a la almeja fina (Ruditapes decussatus), el berberecho (Cerastoderma edule) y la ostra plana (Ostrea edulis). Los proyectos de recuperació n se realizar á n por parte de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de cultivos marinos, promoviendo la participació n de colectivos locales afectados. Las labores de recuperació n supondrá n la elaboració n del correspondiente Plan de Explotació n de Moluscos Bivalvos, que será el documento que regule el aprovechamiento de estos recursos.

4.5. Bases para la ordenación de las actividades de uso público y turismo

4.5.1. Usos no permitidos. Quedan prohibidas en el á mbito de la Reserva con cará cter general las actividades recreativas o deportivas que exijan la creació n o utilizació n de infraestructuras o equipamientos no implí citos en los usos permitidos por el presente Plan. Ademá s, quedan prohibidas de forma especí fica en el á mbito de la Reserva las siguientes actividades:

a) La acampada libre.

b) El depó sito de basuras fuera de los contenedores destinados al efecto.

c) La realizació n de hogueras.

d) Las actividades recreativas que requieran portar o usar armas de fuego o artefactos piroté cnicos, excepto en los nú cleos rurales.

e) El motocross, trial, aeromodelismo y otros deportes que se desarrollen mediante vehí culos de motor.

f) El submarinismo con medios autó nomos o semiautó - nomos de respiració n bajo el agua.

4.5.2. Restricciones a actividades deportivas. La Consejer í a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos podrá arbitrar restricciones a otras actividades deportivas que puedan producir alteraciones de los valores naturales de la Reserva. La realizació n de cualquier prueba deportiva requerirá autorizació n de la Consejer í a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva.

4.5.3. Fuentes sonoras. Queda prohibida la alteració n de la tranquilidad de la fauna en el á mbito de la Reserva, mediante la utilizació n de fuentes sonoras, a excepció n de los nú cleos de població n y las de los servicios de seguridad y salvamento de las playas. La Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos podrá autorizar el uso temporal de instalaciones de megafoní a durante el desarrollo de eventos deportivos, previo informe de la Direcció n de la Reserva.

4.5.4. Actos festivos. La realizació n de actos o eventos festivos fuera de las á reas urbanas o espacios privados requerir á autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva. En todo caso, queda prohibida la realizació n de actos festivos no programados en la playa de Rodiles.

4.5.5. Circulació n de vehí culos de motor. Queda prohibido el uso y circulació n de vehí culos de motor fuera de la red viaria, a excepció n de los necesarios para el funcionamiento de las explotaciones agrí colas y ganaderas y los que sean autorizados por la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos para el desarrollo de las labores de gestió n, vigilancia, investigaci ó n, salvamento y conservació n de la Reserva.

4.5.6. Aparcamientos. En las á reas habituales de recreo se ubicará n zonas de aparcamiento con la suficiente capacidad.

Se promoverá especialmente el acondicionamiento de una zona adecuada de aparcamiento en las proximidades de la playa de Rodiles. En estas á reas quedará prohibido el aparcamiento de vehí culos fuera de las superficies destinadas a tal fin.

4.5.7. Actividades y deportes ná uticos. Se autoriza el desarrollo de actividades ná uticas en el á mbito de la Reserva con las siguientes limitaciones:

a) Se autoriza la circulació n de embarcaciones a motor entre los meses de febrero y septiembre, siempre que cumplan las siguientes condiciones té cnicas:

— Desplazamiento menor de 25 toneladas.

— Nivel sonoro menor de 88 dBA, medido a un metro de distancia y con el motor actuando al ré gimen de potencia má xima.

— Velocidad má xima menor de 3 nudos.

b) Entre los meses de octubre y marzo queda prohibida la circulació n de embarcaciones a motor desde el puerto del Puntal hacia el interior de la rí a, con excepció n de las necesarias para el desarrollo de actividades tradicionales y las lí neas de transporte autorizadas o las destinadas al propio servicio de la ría. La Consejerí a con competencia en materia de espacios naturales protegidos podrá establecer limitaciones a esta actividad cuando existan circunstancias justificadas que así lo aconsejen.

c) Queda prohibida en todo el á mbito de la Reserva la prá ctica de esquí acuá tico. El empleo de motos ná uticas ú nicamente estará permitido desde el puerto de El Puntal hacia el mar, cumpliendo los requisitos señ alados en el punto a) del presente apartado.

d) Se autoriza la prá ctica del piragü ismo. La Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos podrá , en su caso, establecer limitaciones a esta actividad deportiva cuando existan circunstancias justificadas que así lo aconsejen.

e) Se autoriza la prá ctica del windsurf en la zona exterior de la rí a, situada entre la lí nea de costa y la lí nea imaginaria que une el extremo Sur del muro de contenci ó n del porreu Claro y la desembocadura del rí o Sebrayu, durante el perí odo comprendido entre los meses de febrero y septiembre, ambos incluidos. La Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos podrá , en su caso, establecer limitaciones a esta actividad deportiva cuando existan circunstancias justificadas que así lo aconsejen.

f) Queda prohibido el desarrollo de competiciones de actividades ná uticas en el perí odo comprendido entre los meses de octubre y enero, ambos incluidos. Fuera de este perí odo, el desarrollo de competiciones de actividades ná uticas requerirá autorizació n de la Consejer í a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos.

g) Se requiere autorizació n previa de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos para la instalació n de infraestructuras o el desarrollo de actividades turí sticas basadas en deportes ná uticos.

4.5.8. Sobrevuelo y aterrizaje de aeronaves. Queda prohibido sobrevolar el á mbito de la Reserva a una altura inferior a 1.000 metros sobre cada cota del terreno mediante aviones, helicó pteros o ultraligeros. Queda igualmente prohibido el aterrizaje de cualquier tipo de aeronave salvo causas de salvamento o fuerza mayor.

4.5.9. Itinerarios y transporte de personas en embarcació n.

Se permite el desarrollo de itinerarios ambientales en piragua o embarcació n similar y el transporte de personas en embarcaci ó n entre El Puntal y la zona de Rodiles. Ambos aprovechamientos se adjudicará n mediante concesiones administrativas que requerirá n de informe favorable de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva.

4.5.10. Acceso, observació n y paseo en grupos. Las actividades de observació n y paseo desarrolladas por grupos organizados se deben realizar utilizando los itinerarios establecidos a tal fin y cumpliendo las normas correspondientes.

Durante los dí as há biles de caza, la Direcció n de la Reserva podrá restringir el acceso de visitantes a determinadas zonas, a fin de evitar en lo posible el desplazamiento de las aves a los terrenos de aprovechamiento cinegé tico.

4.5.11. Instalació n y transformació n de establecimientos turí sticos. La instalació n de nuevos establecimientos turí sticos e infraestructuras recreativas o la transformació n de las existentes se hará conforme a lo dispuesto en el Plan Especial de Saneamiento y Protecció n Paisají stica de la Rí a de Villaviciosa y requerirá autorizació n expresa de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva.

4.5.12. Carril-bici. Se promoverá la creació n en la Zona Perifé rica de Protecció n de un carril exclusivo para bicicletas que recorra el trayecto entre las localidades de Villaviciosa y El Puntal bordeando la margen izquierda de la rí a. El carril tendrá un firme adecuado para su uso y dispondrá de las estructuras necesarias como vallas pasarelas y señ ales, que se realizará n con materiales y diseñ os acordes con el entorno.

La finalidad del carril será bá sicamente naturalista por lo que se dispondrá n paneles explicativos y zonas de parada y observació n de la rí a a lo largo de todo el recorrido.

4.6. Bases para la ordenación de las actividades industriales y extractivas

4.6.1. Nuevas instalaciones industriales. Queda prohibida la ubicació n de nuevas instalaciones industriales que requieran Evaluació n de Impacto Ambiental. La modificació n de las existentes o la ampliació n de su volumen, en el á mbito de la Reserva, requerirá autorizació n especí fica de la Consejer í a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva, ademá s del cumplimiento de los requisitos de la legislació n correspondiente.

4.6.2. Nuevas actividades extractivas. Queda prohibida en el á mbito de la Reserva la extracció n de arenas de las playas y dunas y piedra de los acantilados, así como la apertura de nuevas explotaciones de rocas industriales y ornamentales y nuevas actividades extractivas.

4.6.3. Relleno, desecació n y obras hidrá ulicas. Queda prohibida en el á mbito de la Reserva cualquier actividad que produzca el relleno o la desecació n de á reas de marisma.

Igualmente quedan prohibidos el encauzamiento, la derivaci ó n, las obras de defensa de má rgenes y la construcció n de nuevos diques. La realizació n de las obras necesarias para el mantenimiento de los diques ya existentes requerirá autorizaci ó n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva.

4.6.4. Depó sito de materiales. Queda prohibido el acopio o depó sito de materiales, con cará cter temporal o permanente, en los terrenos de titularidad pú blica existentes entre las carreteras N-632, AS-256 y la VV-6 y la propia Rí a de Villaviciosa, salvo los necesarios para la apertura y mantenimiento de infraestructuras de la red viaria y el desarrollo de labores de recuperació n ambiental. Se establece un plazo de 4 meses para la retirada o eliminació n de todos los acopios de materiales de estas caracterí sticas existentes a la entrada en vigor del presente Plan. El acopio temporal o permanente de materiales, incluidos acopios de madera, en el resto de terrenos de la Reserva, requerirá autorizació n de la Consejer í a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva.

4.6.5. Aprovechamiento de acuí feros. Cualquier tipo de aprovechamiento de los acuí feros, tanto de bombeo como de inyecció n, requerirá autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva y só lo se admitirá cuando se demuestre fehacientemente la ausencia de efectos negativos importantes sobre los valores naturales de la rí a y su entorno. En caso de autorizació n, se realizará un seguimiento completo del desarrollo de estos aprovechamientos.

4.6.6. Sistema de control de las industrias existentes. Se establecerá un sistema de control de las instalaciones industriales existentes en el á mbito de la Reserva y la Zona Perif é rica de Protecció n, para garantizar que su funcionamiento no altera los valores de la rí a. En este sentido, se realizará un control continuado de los vertidos y emisiones de estas industrias, así como aná lisis perió dicos de la calidad general del agua de la rí a.

4.6.7. Zonas extractivas existentes. Se realizará n actuaciones para la restauració n de las canteras existentes, tal como se describe en el apartado 5.2.4.

4.7. Bases para la ordenación de las actividades de educación ambiental

La existencia de una serie de valores naturales destacables, de un estatus de protecció n y de unas normas de uso espec í ficas, hace de los espacios naturales protegidos lugares idó - neos para el desarrollo de actuaciones relacionadas con la educació n ambiental. La educació n ambiental constituye una valiosa herramienta para la promoció n del conocimiento de los valores naturales y culturales de Villaviciosa.

La Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa tiene un buen potencial educativo por la variedad y disposició n fá cilmente comprensible de los ambientes naturales que la integran y su facilidad de acceso en todas las estaciones del añ o.

4.7.1. Centro de recepció n e interpretació n. Se mantendrá en funcionamiento el centro de recepció n e interpretació n de la naturaleza, con la correspondiente dotació n de los medios necesarios para desarrollar actividades de educació n ambiental, entre los que destaca una exposició n permanente basada fundamentalmente en material grá fico y paneles interactivos.

4.7.2. Itinerarios y casetas de observació n. Se potenciará el diseñ o y realizació n de itinerarios ambientales por el entorno de la rí a que, acompañ ados de una documentació n suficiente, deberá n cubrir los intereses bá sicos de los visitantes:

interpretació n y observació n de la naturaleza, educació n ambiental, etnografí a, etc. Los itinerarios dirigidos a la observaci ó n de aves se diseñ ará n a partir del establecimiento de varios puntos de interé s en zonas de buena visibilidad y en las que la presencia de los observadores no perturbe la actividad de reproducció n, crianza, descanso o alimentació n de las aves. El enlace entre las á reas de interé s se realizará por caminos, procurando que queden ocultos desde las zonas ocupadas por las aves. En las á reas de interé s se podrá n instalar casetas de observació n de aves dotadas de la correspondiente señ alizació n.

4.7.3. Programas de educació n ambiental. Se elaborará n programas de educació n ambiental basados en el empleo de las infraestructuras disponibles al efecto, bá sicamente el Centro de Interpretació n y los itinerarios con sus correspondientes casetas de observació n. Los programas hará n referencia a los valores naturales de la rí a y a la presencia del hombre mediante el aná lisis de las actividades tradicionales y su incidencia sobre el medio. Se establecerá n convenios con organismos y colectivos locales interesados en el tema para el diseñ o, ejecució n y evaluació n de los programas de educació n ambiental. Los programas se dirigirá n de forma especial a los escolares y otros colectivos presentes en el entorno de la Rí a de Villaviciosa.

4.7.4. Material didá ctico y divulgativo. Para el cumplimiento de todos los apartados anteriores se elaborará n diversos materiales didá cticos y divulgativos que fomenten el conocimiento de la Reserva, los recursos naturales existentes y los requisitos para su aprovechamiento y conservació n. Se procurará una buena difusió n de los materiales editados entre todos los colectivos interesados existentes en el entorno de la rí a, con especial atenció n a todos los centros escolares del concejo de Villaviciosa.

4.8. Bases para la ordenación de las actividades de investigación 4.8.1. Actividades cientí ficas. La realizació n de actividades cientí ficas se considera uso autorizable, con cará cter general en todo el á mbito de la Reserva, previa presentació n y valoraci ó n del proyecto de investigació n, que será evaluado por la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos. Cuando la actividad de investigació n afecte a la Zona de Uso Restringido, deberá justificarse adecuadamente su necesidad.

4.8.2. Fotografía, grabació n sonora y ví deo. La caza fotogr á fica y las actividades de grabació n sonora, cinematografí a y ví deo no se consideran actividades cientí ficas y cualquier modalidad de ellas estará sometida a las normas expresadas en el apartado 4.1.3. La instalació n de cá maras fijas con fines cientí ficos se considera uso autorizable en toda la Reserva cuando su realizació n represente una parte de importancia relevante de un proyecto de investigació n cientí fica y requerir á autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva.

4.8.3. Recolecció n de muestras y especí menes. La recolecci ó n de restos paleontoló gicos y geoló gicos así como espec í menes de fauna y flora, en el marco de un estudio de investigaci ó n, requerirá autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva, segú n lo señ alado en el apartado 4.1.4.

4.8.4. Protecció n de animales. En cuanto al desarrollo de las actividades de investigació n cientí fica se respetará estrictamente la normativa establecida en la Directiva 86/609/CEE y su incorporació n al ordenamiento legal españ ol a travé s del Real Decreto 223/1988, de 14 de marzo, sobre protecció n de los animales utilizados para experimentació n y otros fines cientí ficos.

4.8.5. Desarrollo de investigació n propia. A instancias de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos o de cualquier otro ó rgano de la Administració n autonó mica con competencias para ello, se emprenderá n programas de investigació n de interé s fundamentalmente aplicado, con especial atenció n a los siguientes temas:

a) Catá logo de las especies de fauna y flora existentes en el á mbito de la Reserva, estudio de su estado actual de conservació n y su problemá tica y establecimiento de recomendaciones de actuació n.

b) Catá logo de los recursos geoló gicos y los puntos de especial interé s geoló gico, estudio de su estado actual de conservació n y su problemá tica y establecimiento de recomendaciones de actuació n.

c) Censos perió dicos de las aves acuá ticas y seguimiento de los pasos migratorios y la invernada.

d) Estudio de los recursos disponibles para las aves acuá - ticas, con especial interé s a la relació n entre la densidad de especies bentó nicas y las aves acuá ticas que se alimentan de ellas, y aná lisis de la incidencia de las actividades de marisqueo, pesca y recogida de cebo sobre el ecosistema estuarino.

e) Estudio sobre las aves nidificantes de la Reserva y sobre la viabilidad de realizar actuaciones que fomenten la reproducció n de especies amenazadas.

f) Estudios previos sobre el estado patoló gico de los bancos naturales de moluscos y sobre las posibilidades de establecimiento de un programa de recuperació n de los mismos.

g) Estudios de la diná mica estuarina, la circulació n de nutrientes y la evolució n de los procesos de sedimentaci ó n, previsió n de las consecuencias de la eliminació n de algunos diques de retenció n de porreos y establecimiento de medidas para el desarrollo del programa de recuperació n de zonas de porreos.

h) Incidencia de las actividades tradicionales y, particularmente, del turismo sobre los recursos naturales y los procesos ecoló gicos de la rí a.

i) Estudios sobre la situació n socioeconó mica de la zona y la viabilidad del establecimiento de medidas de fomento y desarrollo econó mico para los habitantes del entorno de la Reserva.

j) Estudios sobre los restos y construcciones tradicionales existentes en el entorno de la Reserva; molinos de mareas y de agua, atracaderos y puertos, calieros, ferrerí as etcé tera.

4.8.6. Inventario de recursos naturales. Con base en las lí neas de investigació n detalladas en el apartado anterior, se realizará un inventario de los recursos naturales existentes en el á mbito de la Reserva, que incluya una valoració n de la situació n de conservació n de los mismos. El inventario tendrá una base informá tica apoyada en un Sistema de Informaci ó n Geográ fica (SIG), que permita el almacenamiento de informació n georreferenciada espacialmente así como su actualizació n perió dica y su aná lisis grá fico.

4.8.7. Promoció n de proyectos de investigació n. Se facilitar á por parte de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos el desarrollo de proyectos de investigació n promovidos por la Universidad, organizaciones de diverso tipo, empresas o particulares, con especial atenció n a los propuestos por asociaciones o colectivos locales. A tal fin, se podrá n aportar ayudas econó micas, té cnicas, humanas o materiales para el desarrollo de los citados programas, cuando su interé s lo aconseje.

4.8.8. Patrimonio arqueoló gico. Se promoverá la recuperaci ó n y puesta en valor del Patrimonio Arqueoló gico existente en el interior de la Reserva Natural Parcial. La realizaci ó n de actuaciones de investigació n o recuperació n del Patrimonio Arqueoló gico, Etnográ fico e Industrial se considera uso autorizable y requerirá informe favorable de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos.

4.9. Bases para la ordenación de las actividades urbanísticas y la instalación de infraestructuras

4.9.1. Actuaciones urbaní sticas. El Plan Especial de Protecci ó n de la Rí a de Villaviciosa constituye, en el á mbito de la Reserva, la referencia urbaní stica del presente PRUG.

En materia urbaní stica se estará a lo dispuesto en dichos documentos, en el planeamiento municipal vigente del Ayuntamiento de Villaviciosa, la legislació n de costas y demá s instrumentos de la ordenació n del territorio dictados por el Principado de Asturias en el á mbito de sus competencias, completado con las disposiciones del presente PRUG. Cualquier modificació n del planeamiento deberá adaptarse a lo dispuesto en el PRUG.

4.9.2. Nuevas construcciones. En el marco de lo establecido en el pá rrafo precedente y con total sujeció n al planeamiento y demá s normativa de aplicació n, dentro del á mbito de la Reserva solamente será n posibles las construcciones de nueva planta que como usos autorizables se definen en el apartado 3.3.1 para las zonas catalogadas como de uso general.

4.9.3. Construcció n o reforma de inmuebles. La construcci ó n, ampliació n o reforma de viviendas y otros inmuebles urbanos situados en el á mbito de la Reserva requerirá autorizaci ó n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva.

4.9.4. Construcciones auxiliares de explotaciones agrí colas ganaderas. La construcció n, ampliació n o mejora de edificios de estabulació n, silos, tenadas y cobertizos para aperos o maquinaria, podrá efectuarse en las á reas catalogadas como zonas de uso moderado y zonas de uso general, cuando no se oponga al ordenamiento urbaní stico, territorial o de costas y disponga de la correspondiente licencia y las autorizaciones que, en su caso, fueran exigibles. La superficie má xima de estas construcciones será de 6 m2 y deberá n carecer de ventanas.

Requerirá ademá s autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva.

En su caso deberá atenerse a lo dispuesto en el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas.

4.9.5. Condiciones previas para la realizació n de construcciones auxiliares. La realizació n de estas construcciones auxiliares agrarias se efectuará de acuerdo con lo reflejado a tal efecto en el Plan Especial de Protecció n Paisají stica y Saneamiento de la Rí a de Villaviciosa.

4.9.6. Campings y caravanas. No se autoriza la instalació n de nuevos campings en el interior de la Reserva. No se permite la instalació n de caravanas o estructuras mó viles habitables fuera de los lugares debidamente autorizados. En ningú n caso se autoriza la construcció n de estructuras metá licas o de madera adosadas a caravanas o viviendasmó viles ni las soleras o construcciones auxiliares de ladrillo o cemento. El ú nico anexo autorizado para las caravanas es un toldo de lona o tela. Só lo se permite el apoyo de las caravanas sobre los propios elementos que llevan de serie, con el empleo de tacos de madera para evitar su desplazamiento involuntario.

4.9.7. Trazado de nuevas calles, carreteras o pistas y mejora de las existentes. Queda prohibido en el á mbito de la Reserva el trazado de nuevas calles, carreteras, caminos o pistas, a excepció n de la Autoví a del Cantá brico y la ronda urbana de Villaviciosa. Se autorizan las labores de limpieza y mejora de los caminos existentes en el interior de la Reserva.

La ampliació n de su anchura y su hormigonado o asfaltado só lo podrá realizarse con autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva.

4.9.8. Puertos deportivos y embarcaderos. Queda prohibida la instalació n de nuevos puertos deportivos en el á mbito de la Reserva. Queda prohibido el amarre o estacionamiento de lanchas y otras embarcaciones en terrenos pú blicos o incluidos en el dominio pú blico, fuera de las instalaciones portuarias existentes, con la ú nica excepció n de las chalanas de mariscadores profesionales que hayan sido debidamente autorizadas por la Direcció n de la Reserva. La adecuació n de instalaciones portuarias existentes y la construcció n de embarcaderos, pantalanes o instalaciones ná uticas fuera del á mbito de la dá rsena del puerto deportivo del Puntal, requerir á la autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva.

4.9.9. Infraestructuras recreativas. El desarrollo de las infraestructuras precisas para el uso recreativo de las playas y demá s terrenos de la Reserva, se ajustará a lo previsto en el planeamiento vigente y a lo establecido en el presente PRUG. En todo caso, requerirá n autorizació n de la Consejer í a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos previo informe de la Direcció n de la Reserva. Cuando se trate de obras no previstas y exista acuerdo sobre su necesidad, entre la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos y demá s organismos con competencias sobre las mismas, la administració n competente tramitará y aprobará , si fuera necesario, el instrumento urbaní stico má s adecuado a los fines propuestos.

4.9.10. Diques. Queda prohibida la construcció n de diques o presas con cará cter general en el á mbito de la Reserva, a excepció n de la reconstrucció n o reparació n de presas existentes anteriormente para la ubicació n de molinos de marea o labores de restauració n de los diques ya existentes, que podrá n efectuarse previa autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos.

4.9.11. Tendidos elé ctricos, telefó nicos y de otro tipo. La instalació n de nuevos tendidos elé ctricos de alta o baja tensi ó n, lí neas telefó nicas, telegrá ficas o de otro tipo se realizará de forma que se minimicen sus efectos ecoló gicos o paisaj í sticos y requerirá n autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva.

Con cará cter general, todas las lí neas y tendidos se hará n soterrados, con las ú nicas excepciones que pueda establecer en su momento la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos. En el caso de permitirse los tendidos aé reos é stos deberá n instalarse con sistemas de visualizació n de cables para las aves y sistemas que eviten las descargas elé ctricas.

4.9.12. Torres, antenas y artefactos sobresalientes. Queda prohibido en el á mbito de la Reserva la instalació n de torres, pantallas, repetidores, antenas de TV, telefoní a mó vil o radioaficionados, aerogeneradores y otros artefactos sobresalientes, salvo los precisos para la gestió n de la Reserva y para el desarrollo de las actividades tradicionales, que requerir á n autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe de la Direcció n de la Reserva.

4.9.13. Publicidad exterior. Queda prohibida en el á mbito de la Reserva la colocació n de carteles, soportes y en general vallas publicitarias exteriores o cualquier otro elemento de publicidad que pueda dañ ar la calidad paisají stica de la Reserva, con excepció n de las señ ales de trá fico y de los carteles indicadores de la propia Reserva. Asimismo queda prohibida la publicidad sobre elementos naturales.

5. Divulgación y seguimiento

La Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos procederá a la elaboraci ó n de material divulgativo que trate de forma general los aspectos má s destacables de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa.

Para el cumplimiento de los objetivos de conservació n del Plan resulta necesario el conocimiento del mismo entre los habitantes del á mbito de aplicació n y los usuarios y visitantes de la rí a, por lo que se promoverá la difusió n de este documento y en general de las normas de funcionamiento de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa mediante la publicació n de folletos y documentos con las principales disposiciones.

Las lí neas de investigació n que se establezcan en el á mbito de la Reserva prestará n especial atenció n al seguimiento de todas las actuaciones realizadas, en particular los trabajos de restauració n de cualquier í ndole, y al seguimiento del estado de conservació n y problemá tica de los recursos naturales.

6. Previsiones económicas

De acuerdo con la Ley del Principado de Asturias 5/1991, de Protecció n de los Espacios Naturales y con el Decreto 38/1994 por el que se aprueba el Plan de Ordenació n de los Recursos Naturales de Asturias (PORNA), las previsiones presupuestarias necesarias para el desarrollo de los Planes Rectores de Uso y Gestió n de las Reservas Naturales Parciales se incluirá n en los Programas de Gestió n Anual correspondientes.

La Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo aná lisis y priorizació n de las actuaciones e inversiones que se desprendan de las indicaciones del Plan Rector de Uso y Gestió n, realizará una distribució n temporal de las mismas en los añ os de vigencia del Plan. Cada añ o se elaborará un Programa de Gestió n Anual en el que se recogerá n de forma detallada las previsiones econó micas relativas a compensaciones, ayudas y subvenciones o inversiones, reflejando las consignaciones presupuestarias necesarias para su desarrollo.

Los Programas de Gestió n Anual deben incluir una revisi ó n de las actuaciones realizadas hasta la fecha, un aná lisis crí tico de la efectividad de las disposiciones del Plan Rector y de su grado de cumplimiento y una previsió n de las actuaciones a desarrollar en el añ o en curso con indicació n detallada de las partidas presupuestarias necesarias.

Los planes anuales de gestió n, redactados de acuerdo con la evolució n del estado de la Reserva Natural, las demandas de uso y las posibilidades de inversió n, deberí an ser suficientemente adaptables como para corregir desviaciones, para establecer prioridades o, en definitiva, para marcar el ritmo de las actuaciones precisas o convenientes.

La Administració n habilitará asimismo lí neas de ayuda para la correcta conservació n de la Reserva.

7. Criterios para la modificación o revisión del plan rector de uso y gestión.

Con independencia de estos mecanismos de actualizació n y revisió n continuada, el presente Plan Rector de Uso y Gesti ó n será revisado cada cuatro añ os, a contar desde la fecha de entrada en vigor del mismo. No obstante, el presente PRUG se considerará automá ticamente prorrogado mientras no se apruebe el siguiente.

Con cará cter excepcional, se procederá a la revisió n o modificació n del presente PRUG cuando se presente alguna de las siguientes circunstancias:

1. Alteració n de los lí mites de la Reserva o la zonificació n de la misma.

2. Generació n de alguna circunstancia no prevista que afecte de forma notoria al estado de conservació n de alguno de los recursos naturales o impida la consecució n de los objetivos del presente Plan.

3. Afecció n del Plan por otros instrumentos de planificaci ó n de rango superior que incidan sobre el á mbito territorial de la Reserva.

4. Incumplimiento de las finalidades de uso y disfrute de los visitantes e interpretació n de la naturaleza por afluencia masiva de pú blico o deficiencia de los equipamientos y las infraestructuras.

5. Cualquier otra circunstancia que a juicio de la Consejer í a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos aconseje la modificació n del Plan.

8. Anexo cartográfico

Lí mites y zonificació n de la Reserva Natural Parcial de la Rí a de Villaviciosa. (Véase en formato PDF)

Disposición anterior | Disposición siguiente

Información sobre el documento

© Copyright 2006. Gobierno del Principado de Asturias