Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Asturias, mucho más cerca

banda de sede
 

Estás en

Asturias.es Sede Electrónica BOPA y Legislación Resultados Buscador BOPA

Consulta de una disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente


Boletín Nº 297 del jueves 26 de diciembre de 2002

DISPOSICIONES GENERALES

CONSEJERIA DE MEDIO AMBIENTE

CONSEJERIA DE MEDIO AMBIENTE

DECRETO 152/2002, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el II Plan Rector de Uso y Gestión de la Reserva Natural Parcial de Barayo.

PREAMBULO

Por Decreto 70/95 del Principado de Asturias, de 27 de abril, se declara la Reserva Natural Parcial de Barayo, ubicada entre los té rminos municipales de Valdé s y Navia y con una extensió n de 331 Has. El artí culo 8 del mencionado Decreto dispone que la regulació n de los usos, los principios rectores de la gestió n y de las actuaciones se realizará mediante los correspondientes planes rectores de uso y gestió n, cuya vigencia será de cuatro añ os.

El artí culo 29 de la Ley del Principado de Asturias 5/91, de 5 de abril, de Protecció n de los Espacios Naturales, dispone que en las reservas naturales se elaborará n planes rectores de uso y gestió n cuya aprobació n definitiva se realizará por Decreto del Consejo de Gobierno.

Aprobado el I Plan Rector de Uso y Gestió n de la Reserva Natural Parcial de Barayo por Decreto 57/1997, de fecha 28 de agosto y agotado el perí odo de vigencia previsto para el mismo, el presente Decreto aprueba el II Plan Rector de Uso y Gestió n, que da continuidad al modelo de gestió n de los recursos naturales en el á mbito de la Reserva Natural, con el fin de mantener los procesos ecoló gicos esenciales, así como contribuir a preservar la diversidad gené tica, permitir el desarrollo de las actividades de interé s educativo, cultural y recreativo, y promover el desarrollo de programas de investigació n cientí fica y aplicada. Estos son los objetivos principales de la gestió n de la Reserva Natural, que deben de alcanzarse, permitiendo una utilizació n sostenible de las especies y ecosistemas allí presentes, contribuyendo al desarrollo socioeconó mico y al incremento de la calidad de vida de la població n asentada en el entorno de Barayo.

El Decreto 14/2001, de 8 de febrero, crea el Refugio de Caza de Barayo, sobre el territorio ocupado por la Reserva Natural Parcial de Barayo. En los Refugios de Caza está prohibido con cará cter permanente el ejercicio de la caza, salvo cuando por razones de orden bioló gico, té cnico o cient í fico debidamente justificadas, el ó rgano competente en la materia conceda la oportuna autorizació n, fijando las condiciones aplicables en cada caso.

El II Plan Rector desarrolla, asimismo, las bases y normas para la gestió n de los recursos y ordenació n de las actividades, regulá ndose en ellas las diferentes posibilidades de actuació n que se pueden realizar en la Reserva Natural. En consonancia, con lo anteriormente expuesto, el II Plan Rector de Uso y Gestió n (PRUG) establece una zonificació n, de acuerdo con las caracterí sticas de las distintas á reas de la Reserva Natural, zonificació n que permite discriminar á reas de fragilidad ambiental semejante a las que se dota de normas de protecció n especí ficas que permitan la preservació n de los valores ambientales allí presentes, autorizando aquellos usos que sean compatibles con la conservació n de tales valores y prohibiendo por el contrario aquellos que sean manifiestamente incompatibles.

Por ú ltimo, se fijan los criterios para la modificació n o revisió n del Plan Rector.

En virtud de lo anteriormente expuesto, a propuesta del Consejero de Medio Ambiente, y previo acuerdo del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias en su reunió n de de 28 de noviembre de 2002,

D I S P O N G O

Artí culo 1.— Aprobación del II Plan Rector de Uso y Gestión:

Se aprueba el II Plan Rector de Uso y Gestió n de la Reserva Natural Parcial de Barayo, cuyo texto se inserta como anexo al presente Decreto.

Artí culo 2.— Observancia de su cumplimiento:

Las entidades, organismos o corporaciones que intervengan en el otorgamiento de licencias, concesiones administrativas o cualquier otra clase de autorizaciones o ejecuten obras en el á mbito de la Reserva Natural, deberá n observar el cumplimiento de las directrices y disposiciones contenidas en el presente Plan Rector de Uso y Gestió n.

Artí culo 3.— Infracciones y sanciones:

Las infracciones que se cometan contra el II Plan Rector de Uso y Gestió n de la Reserva Natural Parcial de Barayo que se contiene en el presente Decreto, será n sancionadas de acuerdo con lo establecido en la Ley 4/89, de 27 de marzo, de Conservació n de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestre, en la Ley del Principado de Asturias 5/91, de 5 de abril, de protecció n de los espacios naturales, en la Ley del Principado de Asturias 2/89, de 6 de junio, de caza y en la Ley del Principado de Asturias 6/2002, de 18 de junio, sobre protecció n de los ecosistemas acuá ticos y de regulació n de la pesca en aguas continentales.

Con independencia de la sanció n, quien cometa la infracci ó n estará obligado a indemnizar a la Administració n del Principado de Asturias, de acuerdo con lo establecido en el Decreto 32/90, de 8 de marzo, por el que se crea el Catá logo Regional de Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada del Principado de Asturias y se dictan normas para su protecci ó n y en el Decreto 65/95, de 27 de abril, por el que se crea el Catá logo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias y se dictan normas para su protecció n.

Disposición adicional única

La vigencia del II Plan Rector de Uso y Gestió n de la Reserva Natural Parcial de Barayo será de cuatro añ os, debiendo revisarse al final de este perí odo o con anterioridad si así fuese necesario.

No obstante lo señ alado en el pá rrafo precedente, finalizada la vigencia del II Plan Rector de Uso y Gestió n de la Reserva Natural Parcial de Barayo, é ste continuará vigente de manera transitoria hasta el momento de la entrada en vigor del III Plan Rector de Uso y Gestió n de la Reserva Natural Parcial de Barayo.

Disposición derogatoria

Queda derogado el Decreto 57/97, de 28 de agosto, por el que se aprueba el I Plan Rector de Uso y Gestió n de la Reserva Natural Parcial de Barayo.

Disposiciones finales

Primera.—Se faculta a quien ostente la titularidad de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios protegidos a dictar cuantas disposiciones sean precisas para el desarrollo del presente Decreto.

Segunda.—El presente Decreto entrará en vigor el dí a siguiente al de su publicació n en el BOLETIN OFICIAL del Principado de Asturias.

Dado en Oviedo, a 28 de noviembre de 2002.— El Presidente del Principado, Vicente Alvarez Areces.— El Cons e j e r o de Medio Ambiente, Herminio S a s t r e André s.— 19.429.

ANEXO II

Plan Rector de Uso y Gestión de la Reserva Natural Parcial de Barayo

1. Introducción

La declaració n de la Reserva Natural Parcial de Barayo por Decreto 70/95 del Principado de Asturias, de 27 de abril, dio vigencia a uno de los espacios naturales protegidos previstos en el Plan de Ordenació n de los Recursos Naturales de Asturias (Decreto 38/94, de 19 de mayo).

En este lugar, ubicado sobre la desembocadura del rí o Barayo y la Playa del mismo nombre, destaca por su interé s natural un conjunto de comunidades de vegetació n de acantilados, dunas, marismas, cañ averales y alisedas bien conservadas, que constituyen un conjunto natural ú nico en la regió n, en el que existen al menos tres especies de fauna amenazadas, como son la nutria, el ostrero comú n y el cormorá n moñ udo.

Por otra parte, en su conjunto la Reserva Natural Parcial de Barayo tiene un gran interé s paisají stico.

Con el fin de velar por el cumplimiento de los objetivos de conservació n, de acuerdo con las previsiones del artí culo 8 del mencionado Decreto 70/95, fue elaborado el I Plan Rector de Uso y Gestió n de la Reserva Natural Parcial de Barayo, aprobado por Decreto 57/1997, de 28 de agosto y con una vigencia prevista de cuatro añ os.

La finalizació n de la vigencia del I PRUG, ha llevado a su revisió n y a la elaboració n de este segundo Plan Rector, vá lido para los cuatro añ os posteriores a la aprobació n del mismo. Los objetivos que lo animan siguen siendo bá sicamente los mismos que los contemplados en el I PRUG, se actualiza la zonificació n y se mantiene una gran parte de la normativa establecida. No obstante, la realidad cambiante de la sensibilidad ambiental de la població n, así como ciertas novedades registradas en la legislació n autonó mica, estatal y comunitaria, han hecho imprescindibles algunos replanteamientos y han aconsejado la introducció n de variantes significativas.

Por otra parte, la experiencia adquirida en estos añ os de gestió n ha llevado a la adaptació n del PRUG a las nuevas realidades y necesidades, redactá ndose é ste como continuaci ó n y complemento a las disposiciones y previsiones de actuació n del I PRUG.

2. Objetivos y directrices de gestión

Como señ alan la Ley del Principado de Asturias 5/1991, de 5 de abril, de Protecció n de los Espacios Naturales en su artí culo 18 y el Plan de Ordenació n de los Recursos Naturales de Asturias, las Reservas Naturales Parciales son espacios naturales cuya creació n tiene como finalidad la protecci ó n de ecosistemas, comunidades o elementos bioló gicos que, por su rareza, fragilidad, importancia o singularidad merecen una valoració n especial, y donde se permite la explotació n de recursos de forma compatible con la conservació n de los valores que se pretende proteger.

Se promoverá la creació n de un foro de participació n formado por representantes de colectivos directamente implicados, que sirva como elemento dinamizador y de apoyo a los fines del espacio protegido. La composició n y funcionamiento de este foro será n regulados mediante resolució n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos.

De acuerdo con este planteamiento se enumeran a continuaci ó n los objetivos generales de la gestió n de la Reserva Natural Parcial de Barayo.

2.1. Objetivos generales de la Reserva Natural Parcial de Barayo

Los objetivos generales de la Reserva Natural son los siguientes:

a) Conservar los ecosistemas, los recursos geoló gicos y bioló gicos existentes en el á mbito de la Reserva Natural y mejorar sus valores paisají sticos.

b) Preservar los procesos bioló gicos fundamentales en todo el á mbito de la Reserva Natural.

c) Contribuir a la conservació n de las especies amenazadas de flora y fauna presentes en la Reserva Natural y a la preservació n de los há bitats y ecosistemas amenazados, con especial atenció n a los sistemas dunares y las comunidades haló filas.

d) Promover en el á mbito de la Reserva Natural el desarrollo de programas de investigació n cientí fica y aplicada, con especial atenció n a la actualizació n del inventario de los recursos geoló gicos y bioló gicos y al aná lisis de su estado actual.

e) Fomentar en el á mbito de la Reserva Natural actividades de interé s educativo, cultural y recreativo, facilitando el desarrollo de las infraestructuras y los programas de actuació n que se consideren adecuados para ello.

f) Fomentar un uso pú blico ordenado y respetuoso con el medio, con especial atenció n a los habitantes de su entorno, en la medida en que se permita el cumplimiento de los anteriores objetivos.

g) Mejorar la calidad de vida de los habitantes de la Reserva Natural mediante la adopció n de medidas de dinamizació n y desarrollo econó mico, dirigidas especialmente a las actividades relacionadas con el uso pú blico, el turismo, la ganaderí a y la agricultura.

2.2. Directrices Generales de Gestión A la luz de los objetivos que se persiguen con la declaraci ó n de la Reserva Natural Parcial de Barayo, se perfilan como directrices de actuació n general en este Espacio Natural Protegido, las siguientes:

a) Controlar todas las actividades humanas con incidencia sobre el medio fí sico y el medio bió tico presentes en el á mbito de la Reserva Natural, mediante el establecimiento, si procede, de controles y limitaciones geográ ficos o temporales.

b) Garantizar la conservació n de los ecosistemas de inter é s, particularmente de los dunares, la marisma, los acantilados costeros y los bosques ribereñ os, así como de las especies amenazadas de la flora y fauna presentes en el espacio.

c) Recuperar las comunidades naturales que han sido desplazadas o se ven amenazadas de desaparecer.

d) Restaurar de forma paulatina la vegetació n natural en las á reasmá s pró ximas a los lugares donde se ubican los principales ecosistemas y há bitats de interé s.

e) Eliminar gradualmente las especies exó ticas existentes en el á mbito de la Reserva Natural y evitar la introducci ó n y propagació n de otras especies aló ctonas.

f) Ordenar los usos tradicionales de manera que no comprometan la evolució n del territorio de la Reserva Natural y permitan un desarrollo sostenible, que coadyuve a obtener una má s elevada calidad de vida para la població n asentada en el entorno de Barayo.

g) Facilitar el uso pú blico del espacio a los visitantes de manera respetuosa con los objetivos de la Reserva Natural.

h) Aprovechar el potencial paisají stico, didá ctico y educativo del espacio para fomentar el conocimiento, el respeto y el disfrute de la Naturaleza.

2.3. Definición de los usos

Los posibles usos en la Reserva Natural Parcial de Barayo tendrá n la consideració n de permitidos, autorizables y prohibidos en funció n de su incidencia sobre los valores que han motivado la declaració n de la misma:

• Se considera uso permitido cualquier actividad compatible con los objetivos de la declaració n de la Reserva Natural y que, por tanto, puede desarrollarse sin limitaciones especiales, bien en la totalidad de la misma, bien en las á reas cuya categorí a de zonificació n lo autorice.

• Se considera uso autorizable aquel que, bajo determinadas condiciones, puede ser tolerado por el medio natural sin un deterioro significativo o irreversible de sus valores. Los usos autorizables deberá n contar con autorizaci ó n de los ó rganos competentes y conforme a la tramitació n administrativa que se especifica para cada uno de ellos en el presente PRUG, previo informe del Director Conservador de la Reserva Natural.

• Se considera uso prohibido aquel que suponga un riesgo para la Reserva Natural o cualquiera de sus elementos o caracterí sticas, o sea manifiestamente incompatible con la finalidad u objetivos de la Reserva Natural. Como en los casos anteriores, esta catalogació n puede ser gené - rica, afectando a la totalidad del territorio de la Reserva Natural, o especí fica de alguna categorí a de zonificació n, no siendo susceptibles de ser desarrollados en aquella zona en que reciban esa calificació n. Se califica con cará cter general como usos o actividades prohibidos los siguientes:

• Todas las actividades listadas en el Plan de Ordenació n de los Recursos Naturales, aprobado segú n Decreto 38/1994, de 19 de mayo, que figuran como actividades obligatoriamente sujetas a Evaluació n de Impacto Ambiental.

• El vertido de basura fuera de los depó sitos o contenedores instalados con tal fin, así como el vertido de residuos, materiales de desecho y escombros fuera de las á reas autorizadas para ello.

• Las infraestructuras viarias de nueva planta.

• Los parques eó licos para producció n de energí a elé ctrica.

• Las actividades cinegé ticas y la pesca fluvial.

Adicionalmente, en los apartados que regulan la normativa sectorial se enumeran otra serie de actividades o usos que está n igualmente sometidos a autorizació n por la Administraci ó n de la Reserva Natural.

2.4. Actividades que requieran autorización de otros órganos de la Administración

Cuando, de acuerdo con la legislació n sectorial vigente, las actividades descritas como usos permitidos o autorizables en este PRUG debieran someterse a autorizació n por parte de cualquier Consejerí a u Organismo de la Administració n, se entiende que dichas entidades son las competentes para extender dicha autorizació n, debiendo, no obstante, sujetarse a las condiciones que se estipulen para cada tipo de actividades en este PRUG, comunicar al Director Conservador de la Reserva Natural la solicitud y, si así lo especificara la normativa de la Reserva Natural, recabar su informe preceptivo.

Cualquier autorizació n o informe emitido por la Consejer í a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos no excluye la necesidad de obtenció n de otras autorizaciones que pudiera corresponder emitir a otros organismos de á mbito autonó mico o local con competencias en el uso o actividad de que se trate.

2.5. Actividades sometidas a Evaluación de Impacto Ambiental y Evaluación Preliminar de Impacto Ambiental En el á mbito de la Reserva Natural Parcial de Barayo estará n sujetas a trá mite de Evaluació n Preliminar de Impacto Ambiental cualquiera de las actuaciones recogidas en el apartado 9.6 de las Directrices Regionales de Ordenació n del Territorio de Asturias, aprobadas por el Decreto 11/1991, y en el apartado 7.2 del Plan de Ordenació n de los Recursos Naturales de Asturias, aprobado por el Decreto 38/1994.

Las actividades sometidas a EIA o EPIA está n reguladas por la normativa sectorial recogida en el presente Decreto, por lo que podrá n tener la consideració n de usos no permitidos o podrá n tener limitaciones especí ficas en alguna de las á reas delimitadas por la zonificació n.

Ademá s de las citadas, y en lo que no esté n contempladas en alguna de ellas, tambié n estará n sujetas a trá mite de Evaluaci ó n Preliminar de Impacto Ambiental en el á mbito de la Reserva Natural Parcial de Barayo y la zona Perifé rica de Protecció n las siguientes actuaciones:

a) Todo tipo de trabajos de restauració n del medio natural efectuados en las á reas catalogadas como zonas a restaurar.

b) Actuaciones que supongan la alteració n de la calidad o del caudal del agua del rí o o que puedan provocar modificaciones en la playa y las á reas de vegetació n haló fila.

c) Actividades turí sticas o deportivas que tengan alguna incidencia sobre el medio natural.

3. Límites y zonificación de la reserva natural

3.1. Límites

Los lí mites de la Reserva Natural son los establecidos en el Decreto 70/95, de 27 de abril, por el que se declara la Reserva Natural Parcial de Barayo.

3.2. Zonificación de la Reserva Natural

En el presente Plan se actualiza la zonificació n establecida en el anterior PRUG, diferenciando tres categorí as:

Zona de Uso General.

Zona de Uso Moderado.

Zona de Uso Restringido.

Las Zonas de Uso General son aquellas á reas en las que, debido a su menor valor ecoló gico o a su situació n o interé s para la conservació n, las ú nicas restricciones para el desarrollo de actividades humanas son las establecidas con cará cter general para la totalidad de la Reserva Natural o por la normativa sectorial de aplicació n general en el Principado de Asturias. Se adscriben a esta categorí a las á reas coincidentes con los nú cleos de població n de Vigo y Sabugo y a las zonas de dominio pú blico (3 m del borde exterior) de las infraestructuras de comunicació n (Carretera N-634 y carreteras locales de Vigo y Sabugo) y del ferrocarril Ferrol-Gijó n.

Las Zonas de Uso Moderado son zonas que mantienen un elevado valor natural y en las que la finalidad de conservaci ó n prima frente a otros objetivos, aunque en ellas se permite el desarrollo de actividades y actuaciones compatibles con los objetivos de conservació n. Se incluyen en esta categor í a aquellos terrenos en que se vienen desarrollando actividades recreativas, agropecuarias y forestales de moderada intensidad que no tienen excesiva incidencia sobre el medio natural. Esta zona es la má s extensa de las delimitadas dentro de la Reserva Natural. Abarca esta zona los arenales de las playas de Barayo y de Sabugo, los acantilados costeros englobados en la Reserva Natural, las á reas de praderí as ubicadas en las rasas de Valdé s y Navia, y en la Vega de Barayo a ambos lados del rí o, la vega fondo de valle del rí o Barayo, incluyendo la pequeñ a aliseda allí presente, la zona de prader í a y cultivos asociadas a las caserí as de El Bao y los acantilados y laderas vertientes a las playas de Barayo y Sabugo.

Las Zonas de Uso Restringido son zonas de alto valor ecoló gico en las que ha de prevalecer la finalidad de conservaci ó n de forma absoluta sobre cualquier otra actividad y en las que, por tanto, existirá n importantes limitaciones para el desarrollo de la mayor parte de actividades y actuaciones, en aras a garantizar los objetivos de conservació n.

Se reserva esta calificació n para aquellas á reas en las que se presentan sistemas, há bitats o comunidades de mayor inter é s para la conservació n, es decir, el cordó n de dunas y la zona de marismas.

Estas categorí as implican regí menes diferentes de uso y protecció n, a fin de dotar de mayor grado de protecció n a aquellas á reas que por sus caracterí sticas peculiares sean má s frá giles, orientando las actividades con mayor incidencia sobre la flora y la fauna hacia las á reas má s resistentes a la degradaci ó n o de menor valor ecoló gico, para así compaginar el uso y disfrute de los recursos con la conservació n de los elementos del medio natural.

La delimitació n concreta de las distintas zonas se presenta en el mapa de zonificació n anexo al presente texto normativo.

3.3. Definición de usos según zonas

3.3.1. Zona de Uso General.

Las á reas declaradas Zonas de Uso General son las utilizadas de forma má s intensa para el servicio de la població n y para el trá nsito y comunicaciones dentro de la Reserva Natural.

Usos permitidos Los nú cleos de població n y las infraestructuras en ellos existentes podrá n someterse a mejoras que permitan un uso má s eficaz de los mismos y en cualquier caso quedan sometidos a la disciplina urbaní stica de cará cter general del Principado de Asturias y a la particular que emana de las Normas Subsidiarias de Planeamiento de Navia y de Valdé s, siendo usos permitidos las actividades agropecuarias tradicionales, el mantenimiento y rehabilitació n de las viviendas, edificios e infraestructuras allí ubicados, que no impliquen incremento en la superficie o el volumen construidos o cambios de uso que repercutan negativamente en la conservació n de la Reserva Natural.

Usos autorizables Será n usos autorizables la construcció n de viviendas, edificios e infraestructuras así como las mejoras en los edificios o infraestructuras que supongan incremento en la superficie del terreno ocupada o el volumen construido.

3.3.2. Zona de Uso Moderado.

Actualmente, estas á reas soportan actividades agropecuarias y forestales de moderada intensidad, actividades recreativas, bá sicamente bañ os, pesca deportiva, marisqueo y excursionismo.

Usos permitidos Son usos permitidos en esta zona los bañ os, la pesca deportiva marí tima con cañ a y el marisqueo, de acuerdo con la normativa sectorial correspondiente, así como las actividades recreativas respetuosas con la naturaleza tales como el excursionismo y la educació n ambiental.

Tambié n son usos permitidos en ella, de modo general, los relativos a las actividades agropecuarias, incluyendo aqué - llas de mejora de la producció n forrajera, como laboreos, abonados, siegas, regadí os, excepto en el caso de las praderí as de la vega del rí o cuyo uso se limitará a labores de siega, y el paso por pistas forestales de los vehí culos necesarios para las labores propias de extracció n de la madera.

El trá nsito será ú nicamente peatonal. La circulació n con vehí culos de motor estará limitada a los habitantes, propietarios y arrendatarios de las propiedades en el ejercicio de sus actividades, a los servicios municipales y a los de vigilancia, salvamento, protecció n civil y gestió n de la Reserva Natural.

Por las rasas de Sabugo y de Vigo se podrá transitar en vehí culos exclusivamente por las carreteras y pistas agrí colas.

Usos autorizables Será n usos autorizables las construcciones de nuevos edificios agrarios, siempre que esté n dirigidas a mejorar condiciones relativas a las actividades agropecuarias. En la autorizaci ó n se valorará n especialmente la tipologí a de las construcciones y su encaje paisají stico en un entorno de alta naturalidad.

Podrá n autorizarse acciones que impliquen movimientos de tierra, aunque para ello podrá n exigirse estudios de impacto ambiental y requerirá n el informe del Director Conservador de la Reserva Natural.

Las actuaciones forestales, en general, tendrá n la consideraci ó n de uso autorizable y se realizará n de acuerdo a las previsiones comprendidas en la normativa sectorial descrita má s adelante. Son usos autorizables las repoblaciones forestales con especies autó ctonas, los aprovechamientos maderables, siempre de acuerdo a las especificaciones y lí neas de actuació n que figuran en la normativa forestal y en el PORNA, previo informe del Director Conservador de la Reserva Natural. La administració n de la Reserva Natural propiciará las medidas necesarias para estimular el cambio de cultivos forestales de eucalipto por la plantació n de especies forestales autó ctonas, siendo en consecuencia autorizables las medidas asociadas a tal fin así como las derivadas del aprovechamiento forestal en general, tales como la mejora de las pistas forestales existentes, pero no la apertura de nuevas pistas.

Usos prohibidos Son usos prohibidos las actividades extractivas, la construcci ó n de nuevos tendidos elé ctricos, conducciones de gas, antenas o redes de telecomunicació n.

Igualmente son usos prohibidos los nuevos cultivos, las repoblaciones con eucaliptos y con otras especies distintas a las contempladas como propias de la vegetació n autó ctona de la Reserva Natural.

3.3.3. Zona de Uso Restringido.

Esta zona por sus caracterí sticas ambientales se reserva para las actividades de conservació n e investigación.

Usos permitidos En todo caso, tienen en esta zona la consideració n de autorizados los siguientes usos:

a) El acceso a la playa u otras zonas de distinto uso que precisen del paso por estas á reas, se realizará ú nicamente de forma peatonal y por sendas autorizadas al efecto.

b) Las actuaciones derivadas de las tareas de gestió n, vigilancia y conservació n de la Reserva Natural y en particular, del programa de restauració n de la vegetaci ó n dunar.

Usos autorizables Será n usos autorizables:

a) Las actividades relativas a investigació n cientí fica previo informe del Director Conservador de la Reserva Natural deberá n ser autorizadas por la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos.

b) Las actividades relacionadas con tareas de salvamento y socorrismo. Se requerirá la autorizació n del Director Conservador de la Reserva Natural para la instalación de estructuras de vigilancia y observació n. Tales estructuras deberá n ser retiradas al finalizar la temporada de bañ os.

Usos prohibidos De forma general, dados los objetivos de protecció n estricta que motivan su catalogació n, no se permite ningú n uso en estas zonas que supongan su ocupació n o transformació n a excepció n de los contemplados en los planes de regeneraci ó n que al efecto se aprueben por la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos.

3.4. Zona Periférica de Protección

El artí culo 22 de la Ley 5 /1991, de 5 de abril, de Protecció n de los Espacios Naturales, establece la posibilidad de desarrollar una zona perifé rica de protecció n destinada a evitar los impactos ecoló gicos o paisají sticos sobre la Reserva Natural procedentes del exterior.

El Decreto 70/95, de 27 de abril, por el que se declara la Reserva Natural Parcial de Barayo establece como Zona Perifé rica de Protecció n de la Reserva Natural la cuenca fluvial completa del rí o Barayo. En ella se mantendrá como mecanismo preventivo la Evaluació n Preliminar de Impacto Ambiental (EPIA) de todas las actividades previstas en el Decreto 9/2000 de modificació n del Real Decreto Legislativo 1302/1986 de Evaluació n del Impacto Ambiental.

4. Bases para la ordenación de las distintas actividades sectoriales

4.1. Bases para garantizar el cumplimiento de la finalidad de conservación

Se consideran incluidas en este apartado las actividades de conservació n y mejora de los valores naturales y de mantenimiento de los equilibrios ecoló gicos.

Las principales actuaciones de conservació n irá n orientadas a la regeneració n de las dunas, la regeneració n de las alisedas, la conservació n del estuario y la marisma actual, la recuperació n de la vegetació n arbustiva y a la eliminació n de eucaliptos y demá s especies forá neas. Se elaborará n para ello los correspondientes planes de restauració n de ecosistemas que se detallan en el apartado 7.3 del presente plan, referente a la elaboració n de programas y planes sectoriales.

La aplicació n de las bases para la ordenació n de las actividades de conservació n y mejora de los valores naturales se realizará , cuando así lo requiera, en armoní a y de acuerdo a las previsiones establecidas para la ordenació n de otras actividades, primando en todo caso la defensa de los valores naturales que motivaron la declaració n de la Reserva Natural.

4.2. Bases para la ordenación de las actividades agrícolas y ganaderas

Se podrá n mantener los usos actuales, segú n el esquema descrito en el apartado de zonificació n, y se potenciará la recuperació n a praderas seminaturales de las praderas artificiales y la recuperació n de setos vivos, especialmente en las parcelas de mayor interé s conservacionista.

4.2.1. Actividades agrí colas y ganaderas tradicionales.

Será n usos autorizados el desarrollo de actividades agrí - colas y ganaderas tradicionales que ya se vengan realizando, en las á reas catalogadas como zonas de uso moderado y zonas de uso general, a excepció n de las actividades prohibidas con cará cter general por el presente Plan Rector. En todo el á mbito de la Reserva Natural estará prohibido la instalació n de nuevos invernaderos para cultivo bajo abrigo. En las zonas de uso restringido no se podrá realizar ningú n tipo de aprovechamiento agrí cola o ganadero.

Se promoverá , de acuerdo a lo estipulado en el Reglamento (CEE) 1257/99, la no utilizació n de abonos y productos fitopatoló gicos de origen quí mico.

4.2.2. Nuevas actividades agrí colas y ganaderas.

El desarrollo de nuevas actividades o el cambio de uso de las existentes será n usos autorizables, que requerirá n previa autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe del Director Conservador de la Reserva Natural y sin menoscabo de otras autorizaciones que requieran segú n la normativa sectorial, a cuya regulació n estas actividades deberá n ajustarse.

4.2.3. Cierres ganaderos.

Se podrá n realizar cierres ganaderos en las zonas de uso moderado y uso general, precisando autorizació n de la Consejer í a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe del Director Conservador de la Reserva Natural. Se realizará n preferentemente con setos vivos de especies vegetales autó ctonas; tambié n podrá n realizarse con estacas de madera de altura má xima igual a 1,40 metros sobre el nivel del suelo (una vez instaladas) y separació n entre ellas no inferior a 2 metros, que podrá n ser unidas mediante alambre metá lico y, a ser posible, apantallados mediante seto de especies vegetales autó ctonas.

4.2.4. Quemas y tratamientos fitosanitarios.

La realizació n de quemas de material vegetal dentro del lí mite de la Reserva Natural, requerirá informe del Director Conservador de la Reserva Natural.

Queda prohibida con cará cter general la aplicació n de herbicidas en las zonas de uso moderado y restringido. La utilizació n de otro tipo de productos fitosanitarios só lo podrá realizarse previa autorizació n especí fica de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe del Director Conservador de la Reserva Natural o cuando é sta así lo determine y en las condiciones que se fijen al respecto.

4.2.5. Instalaciones ganaderas prohibidas.

Se prohí ben en el á mbito de la Reserva Natural los establecimientos de crí a o engorde de cerdos, las granjas aví colas, las granjas de visones u otro tipo de pequeñ os animales para peleterí a.

4.2.6. Uso de vehí culos de motor.

Se autoriza el empleo y la circulació n de los vehí culos de motor que resulten necesarios para el funcionamiento de las explotaciones agrí colas y ganaderas.

4.3. Bases para la ordenación de las actividades forestales

4.3.1. Plantaciones productivas de especies no autó ctonas.

Queda prohibida la realizació n de plantaciones de eucaliptos y cualquier otra especie forestal de cará cter no autó ctono en el á mbito de la Reserva Natural, en aras del mantenimiento de la naturalidad de la playa de Barayo y su entorno.

Se promoverá , mediante diversos mecanismos de ayuda té cnica y econó mica, la sustitució n de las plantaciones de eucaliptos existentes en la Reserva Natural y en la Zona Perifé rica de Protecció n, por plantaciones de especies forestales autó ctonas. Las solicitudes de repoblació n con especies autó ctonas en el á mbito de la Reserva Natural gozará n del nivel de prioridad má s alto de cuantos se establezcan.

4.3.2. Cambios de uso y alteració n de masas forestales.

La diná mica de usos recientes de la rasa costera colindante con la desembocadura del rí o Barayo ha ido cambiando el cultivo de pino marí timo por las praderí as de ballico. El intenso cultivo forestal precedente ha traí do como consecuencia la desaparició n prá cticamente completa de todas las comunidades arbó reas y arbustivas autó ctonas con excepció n de las alisedas asociadas al rí o y los brezales y tojales asociados al pinar.

Por ello se plantea una normativa y unas lí neas de actuaci ó n sobre los bosques, que tendrá n los siguientes objetivos:

— En el á mbito de la Reserva Natural, especialmente en las laderas del rí o Barayo y acantilado incluidas como zonas de uso moderado se potenciará la recuperació n de las formaciones autó ctonas que correspondan con la vegetaci ó n potencial, particularmente las arbó reas y arbustivas:

carbayedas, bosques jó venes de abedules, lauredales y madroñ ales costeros.

— Queda prohibido el cambio de uso o la realizació n de cualquier actuació n que altere las condiciones actuales de las masas forestales de especies autó ctonas existentes en el á mbito de la Reserva Natural, a excepció n de los aprovechamientos que resulten compatibles con los fines de conservació n y sean autorizados por la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe favorable del Director Conservador de la Reserva Natural.

— Cuando existan especies autó ctonas, deberá n ser respetadas y, en cualquier caso, se procederá a la plantació n posterior de especies forestales propias de la zona, preferentemente carbayos (Quercus robur), castañ os (Castanea sativa), abedules (Betula celtiberica), alisos (Alnus glutinosa), fresnos (Fraxinus excelsior), cerezos (Prunus avium), arce (Acer pseudoplatanus), laureles (Laurus nobilis), arraclá n (Frangula alnus).

— El cultivo del pino marí timo se considerará uso autorizado dentro de las parcelas que ocupa actualmente, salvo en el á rea dunar, en que se actuará en funció n del programa especí fico de recuperació n del ecosistema dunar.

4.3.3. Extracció n de leñ as.

El aprovechamiento de leñ as en las parcelas de propiedad privada se considera uso permitido hasta un volumen de 10 esté reos por añ o.

Las cortas en volú menes superiores a 10 m3 de madera, así como la solicitud de acondicionamiento de ví as de saca deberá n contar autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de aprovechamientos forestales previo informe del Director Conservador de la Reserva Natural.

4.3.4. Planes de reforestació n.

Las acciones de reforestació n y de restauració n de comunidades forestales amenazadas se realizará n de acuerdo con unas té cnicas que se establecerá n en planes especí ficos en funció n del terreno en el que se realice. Sin embargo, será n de aplicació n general, a este respecto, las normas siguientes:

• Se promoverá la sustitució n de los eucaliptales e incluso matorrales o pastizales, por plantaciones autó ctonas, en parcelas que mantengan su titularidad privada, mediante ayudas complementarias, convenios u otras medidas que permitan aumentar la superficie de arbolado autó ctono en la Reserva Natural.

• Para las labores de eliminació n del matorral se promover á la roza manual, al aire, selectiva y por calles.

Só lo en los casos de pendiente menor del 30% se autorizar á la roza mecanizada.

• La preparació n del terreno deberá realizarse con mé todos que no produzcan alteració n de los perfiles del mismo, quedando, por tanto, no permitidos los aterrazamientos y acaballonados, siendo aconsejable la apertura manual de casillas y hoyos.

• Las repoblaciones o plantaciones se realizará n con plantones originales de la zona, aspecto importante para la conservació n de la identidad gené tica en las comunidades afectadas.

Las acciones de reforestació n en propiedades privadas se ejecutará n acogié ndose a las ayudas establecidas en la normativa que desarrolle el Reglamento CE 1257/99 del Consejo, de 17 de mayo y de acuerdo con la planificació n expresada en el correspondiente Programa Regional de Fomento Forestal en Explotaciones Agrarias y Acciones de Desarrollo y Mejora de Bosques en Zonas Rurales, o documento que lo desarrolle, estableciendo ayudas má ximas en los Espacios Naturales Protegidos.

En el programa mencionado se establece un conjunto de normas té cnicas y lí neas de actuació n que pueden ser aplicadas en la Reserva Natural de Barayo. Solamente debe indicarse que el resto de la normativa aplicable modifica algunos aspectos reflejados en los anexos del reglamento, donde se especifican las especies utilizables en las plantaciones. A este respecto debe señ alarse:

En este espacio natural protegido quedará n excluidas las especies del anexo I y modificados los anexos II y III del siguiente modo: El anexo II (Especies arbó reas cuya plantaci ó n tenga como fin principal la restauració n de ecosistemas forestales permanentes) quedarí a integrado por las siguientes: (Véase en formato PDF)

Por parte de la Consejerí a competente en materia de espacios protegidos se promoverá , ante las Consejerí a competente en materia de montes el desarrollo de un programa o lí nea especí fica de ayudas o la dotació n de bonificaciones especiales, durante duració n del Plan Rector de Uso y Gestió n, para la zona perifé rica de protecció n de la Reserva Natural que contemple condiciones similares a las del mencionado programa para el á rea de la Reserva Natural.

4.4. Bases para la ordenación de las actividades de caza y pesca

4.4.1. Actividades de caza.

Queda prohibido el ejercicio de la caza en el interior de la Reserva Natural, que tendrá a los efectos oportunos, y de acuerdo con la Ley del Principado de Asturias 2/1989, de Caza, la consideració n de Refugio de Caza.

No obstante, cuando existan razones bioló gicas o té cnicas que lo aconsejen, se podrá n autorizar controles sobre estas especies que será n efectuados por personal de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de caza.

4.4.2. Actividades de pesca.

Pesca Fluvial:

Queda prohibido el ejercicio de la pesca fluvial en el interior de la Reserva Natural.

Pesca marí tima de recreo desde costa:

La prá ctica de la pesca marí tima de recreo, desarrollada a pie desde la costa y mediante cañ a, en las aguas marí timas incluidas en el á mbito de la Reserva Natural se considera un uso permitido. La regulació n de esta actividad deberá ajustarse a las normas sectoriales que le sean de aplicació n.

Las é pocas há biles y perí odos de veda, especies a capturar, tallas mí nimas y cupos de captura será n los que reglamentariamente se determinen por la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de pesca marí tima.

Queda prohibida la recogida de cebo para pesca deportiva.

Marisqueo:

Por lo que respecta al marisqueo, la zona incluida en la Reserva Natural está inscrita dentro de otra má s amplia sometida a un ré gimen especial de control del marisqueo de percebe, segú n la normativa especifica de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de marisqueo.

Son usos autorizables las actividades de marisqueo, siempre que sean realizadas por mariscadores profesionales y dispongan de la correspondiente licencia.

De acuerdo con el artí culo 4 de la Ley 2/1993 de pesca marí tima en aguas interiores y aprovechamiento de recursos marinos, se podrá limitar el nú mero de pescadores o recolectores a pie en el á mbito de la Reserva Natural cuando existan circunstancias que lo aconsejen.

4.5. Bases para la ordenación de las actividades de uso público y turismo

Se propone en este Plan consolidar la reordenació n del uso pú blico y de la actividad turí stica, manteniendo el criterio de que las playas incluidas en la Reserva Natural deben seguir conservando las caracterí sticas que promovieron su clasificaci ó n como " naturales" en las Directrices Subregionales de Ordenació n del Territorio para la Franja Costera, y que en el conjunto de la Reserva Natural deben primar los intereses de conservació n que motivaron su declaració n y facilitando el uso pú blico del espacio de manera respetuosa con los objetivos de la Reserva Natural.

4.5.1. Usos pú blicos prohibidos con cará cter general.

Quedan prohibidas en el á mbito de la Reserva Natural con cará cter general las actividades recreativas o deportivas que exijan la creació n o utilizació n de infraestructuras equipamientos no implí citos en los usos permitidos por el presente Plan. Ademá s, quedan prohibidas de forma especí fica en el á mbito de la Reserva Natural las siguientes actividades:

a) La acampada libre.

b) El depó sito de basuras fuera de los contenedores expresamente destinados al efecto.

c) La realizació n de hogueras.

d) El motocross, trial, aeromodelismo y otras modalidades deportivas o de recreo que se desarrollen mediante vehí culos de motor, el ciclocross y la navegaci ó n por el estuario.

e) El uso y circulació n de vehí culos de motor fuera de la red viaria, a excepció n de los necesarios para el funcionamiento de las explotaciones agrí colas, forestales y ganaderas y los que sean autorizados por la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos para el desarrollo de las labores de gestió n, vigilancia, investigaci ó n y conservació n de la misma.

f) Queda prohibida la alteració n de la tranquilidad de la fauna en el á mbito de la Reserva Natural, mediante la utilizació n de instalaciones de megafoní a, a excepci ó n de los utilizados por los servicios de seguridad y salvamento.

g) No se permitirá en todo el á mbito de la Reserva Natural Parcial la existencia de animales domé sticos sueltos excepto en las actividades relacionadas con el sector agropecuario y en las zonas donde se pueda realizar este tipo de uso.

h) Las prá cticas de equitació n.

4.5.2. Caza fotográfica.

El desarrollo de actividades de caza fotográ fica, requiere autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos previo informe del Director Conservador de la Reserva Natural cuando conlleven la instalació n de hides u otras estructuras similares, así como cuando é stas, aunque no requieran instalaci ó n alguna, se realicen en é pocas y zonas de nidificació n o especialmente sensibles por otras circunstancias.

4.5.3. Recolecció n de restos geoló gicos y especí menes de fauna y flora.

Tendrá la consideració n de uso autorizable de las Consejer í as en las que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos y de cultura previo informe del Director Conservador de la Reserva Natural la recolecció n de restos paleontoló gicos y geoló gicos así como de especies de fauna y flora, para el desarrollo de estudios té cnicos o cientí ficos o labores de conservació n.

4.5.4. Mantenimiento de á reas e infraestructuras de recreo Se programará y efectuará el correspondiente mantenimiento de las playas y zonas anejas, así como las infraestructuras existentes en ellas, supervisando en particular la limpieza y recogida de basuras y el mantenimiento de las zonas de aparcamiento habilitadas en el á mbito de la Reserva Natural.

4.6. Bases para la ordenación de las actividades industriales y extractivas

4.6.1. Nuevas instalaciones industriales.

Dentro de los lí mites de la Reserva Natural no existen actividades industriales que tengan repercusiones sobre la conservació n de los elementos o enclaves de mayor interé s para la conservació n. Ademá s estas actividades son claramente incompatibles con las finalidades de la Reserva Natural.

Queda prohibida la ubicació n de instalaciones industriales en el á mbito de la Reserva Natural.

4.6.2. Zonas extractivas existentes.

Se establecerá n los correspondientes controles sobre las zonas extractivas existentes en el interior de la Reserva Natural para evitar que su reactivació n tenga repercusiones negativas sobre el medio y las comunidades animales o vegetales.

Se fomentará el desarrollo de un programa de restauració n de las mismas.

4.6.3. Relleno, desecació n y obras hidrá ulicas.

Queda prohibida en el á mbito de la Reserva Natural cualquier actividad que produzca el relleno o la desecació n de á reas del estuario.

Igualmente quedan prohibidos el encauzamiento, la derivaci ó n, las obras de defensa de má rgenes y la construcció n de nuevos diques, salvo que sean necesarios para la conservaci ó n de la propia Reserva Natural Parcial.

La realizació n de las obras necesarias para el mantenimiento de los diques ya existentes requerirá n autorizació n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos previo informe del Director Conservador de la Reserva Natural.

4.6.4. Depó sito de materiales.

Queda prohibido el acopio o depó sito de materiales, con cará cter temporal o permanente, en los terrenos de titularidad pú blica existentes en la Reserva Natural, salvo aquellos necesarios para el mantenimiento de infraestructuras de la red viaria, y aquellas labores que se consideren compatibles con los objetivos de declaració n de la Reserva Natural y supongan una recuperació n ambiental de las previstas en este PRUG.

4.7. Bases para la ordenación de las actividades de educación ambiental

La existencia de una serie de valores naturales destacables, de un status de protecció n y de unas normas de uso espec í ficas, hace de los espacios naturales protegidos lugares idó - neos para el desarrollo de actuaciones relacionadas con la educació n ambiental. La educació n ambiental constituye una valiosa herramienta para la promoció n del conocimiento de los valores naturales y culturales de Barayo.

La Reserva Natural Parcial de Barayo tiene un buen potencial educativo por la variedad y disposició n fá cilmente comprensible de los ambientes naturales que la integran y su facilidad de acceso en todas las estaciones del añ o. Para facilitar el aprovechamiento ordenado de este recurso formativo, la administració n de la Reserva Natural promoverá la elaboració n de materiales didá cticos destinados a servir de guí a o complemento para visitas organizadas.

Las actuaciones de la Administració n en materia de educaci ó n se dirigirá n preferentemente hacia:

a) La promoció n y desarrollo de actividades educativas que permitan que la figura y los valores naturales y culturales de la Reserva Natural sean conocidos y valorados adecuadamente.

b) La elaboració n y puesta en marcha de programas y actuaciones relacionados con la educació n ambiental dirigidos a los escolares.

c) La elaboració n y desarrollo de un programa de actuaciones relacionadas con la educació n ambiental, cuyo objetivo sea el de capacitar a los profesionales del sector servicios, para que puedan proporcionar al visitante de la zona una mejor atenció n e informació n sobre la Reserva Natural y los valores que en ella se albergan.

d) La elaboració n de programas de visitas y actividades educativas dirigidas a diferentes colectivos de la sociedad, tales como grupos de la tercera edad, escolares y educadores y de forma especial a los residentes en los concejos de Navia y Valdé s.

e) La dotació n de un fondo documental sobre la Reserva Natural Parcial de Barayo ubicado en las Bibliotecas Pú blicas de Luarca y Navia, donde estará n compilados las publicaciones, los estudios e informes relativos a este espacio, a fin de acercar a los vecinos de la zona la informació n disponible sobre este espacio natural.

Adicionalmente deberá ponerse a disposició n del visitante informació n suficiente sobre los distintos aspectos naturales de la Reserva Natural, que contribuyan a la divulgació n de sus valores, mediante la edició n, de acuerdo a las posibilidades y necesidades de cada momento, del material impreso o audiovisual que se considere oportuno.

4.8. Bases para la ordenación de las actividades de investigación.

La investigació n de los fenó menos naturales es una de las finalidades de todo espacio natural protegido, ya que en é l los ecosistemas y las poblaciones de flora y fauna silvestre pueden evolucionar con menores interferencias debidas a la intervenció n humana que en otros lugares no sometidos a una protecció n especial.

En consecuencia, se propiciará n los estudios que conduzcan al mejor conocimiento de la Reserva Natural en sus distintos aspectos: geologí a, morfologí a, vegetació n, fauna, ecosistemas, aspectos etnográ ficos y culturales, etc, lo que no só lo redundará en un manejo má s adecuado de la Reserva Natural, sino que ademá s proporcionará informació n de base muy ú til para la elaboració n de materiales didá cticos.

Las labores de investigació n deberá n contar con la autorizaci ó n de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe del Director Conservador de la Reserva Natural.

4.9. Bases para la ordenación de las actuaciones urbanísticas y la instalación de infraestructuras

4.9.1. Nuevas construcciones.

Con total sujeció n al planeamiento y demá s normativa de aplicació n, dentro del á mbito de la Reserva solamente será n posibles las construcciones de nueva planta que como usos autorizables se definen en el apartado 3.3.1 para las zonas catalogadas como de uso general, así como las definidas con igual cará cter de uso autorizable en el apartado 3.3.2 para las zonas catalogadas como de uso moderado.

4.9.2. Tendidos elé ctricos, telefó nicos.

La instalació n de nuevos tendidos elé ctricos de alta o baja tensió n, lí neas telefó nicas, telegrá ficas o de otro tipo, se realizará de forma que se minimice en sus efectos ecol ó gicos o paisají sticos y requerirá n autorizació n previa de la Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo informe del Director Conservador de la Reserva Natural. Cuando no esté previsto en la normativa sectorial aplicable, el ó rgano gestor de la Reserva Natural podrá requerir el soterramiento de las lí neas y tendidos.

4.9.3. Torres, antenas y artefactos sobresalientes.

Queda prohibido en el á mbito de la Reserva Natural instalar torres, pantallas, repetidores, antenas, aerogeneradores y cualquier otro que sobresalga de las rasantes del terreno causando un impacto visual indeseable.

4.9.4. Publicidad exterior.

Queda prohibida en el á mbito de la Reserva Natural la colocació n de carteles, soportes y en general, vallas publicitarias exteriores o cualquier otro elemento de publicidad que pueda dañ ar la calidad paisají stica de la Reserva Natural, con excepció n de las señ ales de trá fico y de los carteles indicadores de la propia Reserva Natural. Asimismo queda prohibida la publicidad que use elementos naturales como soporte.

4.9.5. Diques.

Queda prohibida con cará cter general la construcció n de diques, presas, drenajes y captaciones hidrá ulicas en el á mbito de la Reserva Natural.

4.9.6. Acondicionamiento de sendas costeras.

Será n usos autorizables el acondicionamiento de algunos de los caminos ya existentes para su integració n en la red de sendas costeras. El diseñ o de dichas obras se hará de forma que se respete la naturalidad del entorno de la Reserva Natural.

5. Divulgación y seguimiento

La Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos procederá a la elaboraci ó n de material divulgativo que trate de forma general los aspectos má s destacables de la Reserva Natural Parcial de Barayo.

Para el cumplimiento de los objetivos de conservació n del Plan resulta necesario el conocimiento del mismo entre los habitantes del á mbito de aplicació n y los usuarios y visitantes de la rí a, por lo que se promoverá la difusió n de este documento y en general de las normas de funcionamiento de la Reserva Natural Parcial de Barayo mediante los medios oportunos.

Las lí neas de investigació n que se establezcan en el á mbito de la Reserva prestará n especial atenció n al seguimiento de todas las actuaciones realizadas, en particular los trabajos de restauració n de cualquier í ndole, y al seguimiento del estado de conservació n y problemá tica de los recursos naturales.

6. Previsiones económicas

De acuerdo con la Ley del Principado de Asturias 5/1991, de Protecció n de los Espacios Naturales y con el Decreto 38/1994 por el que se aprueba el Plan de Ordenació n de los Recursos Naturales de Asturias (PORNA), las previsiones presupuestarias necesarias para el desarrollo de los Planes Rectores de Uso y Gestió n de las Reservas Naturales Parciales se incluirá n en los Programas de Gestió n Anual correspondientes.

La Consejerí a en la que recaigan las competencias en materia de espacios naturales protegidos, previo aná lisis y priorizació n de las actuaciones e inversiones que se desprendan de las indicaciones del Plan Rector de Uso y Gestió n, realizará una distribució n temporal de las mismas en los añ os de vigencia del Plan. Cada añ o se elaborará un Programa de Gestió n Anual en el que se recogerá n de forma detallada las previsiones econó micas relativas a compensaciones, ayudas y subvenciones o inversiones, reflejando las consignaciones presupuestarias necesarias para su desarrollo.

Los Programas de Gestió n Anual deben incluir una revisi ó n de las actuaciones realizadas hasta la fecha, un aná lisis crí tico de la efectividad de las disposiciones del Plan Rector y de su grado de cumplimiento y una previsió n de las actuaciones a desarrollar en el añ o en curso con indicació n detallada de las partidas presupuestarias necesarias.

Los planes anuales de gestió n, redactados de acuerdo con la evolució n del estado de la Reserva Natural, las demandas de uso y las posibilidades de inversió n, deberí an ser suficientemente adaptables como para corregir desviaciones, para establecer prioridades o, en definitiva, para marcar el ritmo de las actuaciones precisas o convenientes.

La Administració n habilitará asimismo lí neas de ayuda para la correcta conservació n de la Reserva.

7. Criterios para la modificación o revisión del Plan Rector de Uso y Gestión

Con independencia de estos mecanismos de actualizació n y revisió n continuada, el presente Plan Rector de Uso y Gesti ó n será revisado cada cuatro añ os, a contar desde la fecha de entrada en vigor del mismo. No obstante, el presente PRUG se considerará automá ticamente prorrogado mientras no se apruebe el siguiente.

Con cará cter excepcional, se procederá a la revisió n o modificació n del presente PRUG cuando se presente alguna de las siguientes circunstancias:

1. Situaciones de contaminació n que produjeran efectos negativos sobre las comunidades de las zonas hú medas de Barayo y que exigiesen la adopció n de medidas drá sticas para paliarlas.

2. Invasió n de especies vegetales o animales exó ticas que pusieran en peligro los equilibrios ecoló gicos o la supervivencia de las especies o comunidades autó ctonas, lo que exigir í a la adopció n de medidas urgentes para su erradicació n.

3. Incendios forestales u otras catá strofes que precisasen actuaciones urgentes de recuperació n o restauració n de las zonas degradadas.

4. Avenidas o galernas que modificasen de forma considerable el lecho del rí o o el lugar de su desembocadura, la playa y el campo dunar allí existente.

Por lo demá s, los planes anuales de gestió n, redactados de acuerdo con la evolució n del estado de la Reserva Natural, las demandas de uso y las posibilidades de inversió n, deberí an ser suficientemente adaptables como para corregir desviaciones, para establecer prioridades o, en definitiva, para marcar el ritmo de las actuaciones precisas o convenientes.

8. Anexo cartográfico

Lí mites y zonificació n de la Reserva Natural Parcial de Barayo. (Véase en formato PDF)

Disposición anterior | Disposición siguiente

Información sobre el documento

© Copyright 2006. Gobierno del Principado de Asturias