Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Asturias, mucho más cerca

banda de sede
 

Estás en

Asturias.es Sede Electrónica BOPA y Legislación Resultados Buscador BOPA

Consulta de una disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente


Boletín Nº 169 del miércoles 22 de julio de 2015

OTRAS DISPOSICIONES

CONSEJERÍA DE FOMENTO, ORDENACIÓN DEL TERRITORIO Y MEDIO AMBIENTE

Acuerdo de 29 de mayo de 2015, adoptado por la Comisión Ejecutiva de la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio del Principado de Asturias (CUOTA), relativo a la aprobación del texto refundido del Plan General de Ordenación y Catálogo Urbanístico de Allande. Exptes. CUOTA. 495/2012 y 496/2012.

De conformidad con lo dispuesto en los artículos 88 y 99 del texto refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de ordenación del territorio y urbanismo se aprueba definitivamente el texto refundido Plan General de Ordenación de Allande y su Catálogo Urbanístico, considerándose debidamente cumplimentadas las prescripciones establecidas en el acuerdo de aprobación definitiva de 12 de septiembre de 2014.

Contra este acuerdo los particulares interesados podrán interponer recurso contencioso-administrativo en el plazo de 2 meses, a partir del día siguiente al de su notificación o publicación en el BOPA, ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, de conformidad con lo previsto en art. 46 de la Ley 29/98, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa, y el 26 de la Ley 2/95, de 13 de marzo, sobre el Régimen Jurídico de la Administración del Principado de Asturias.

Las Administraciones Públicas legitimadas podrán interponer recurso contencioso-administrativo frente a esta resolución en el plazo de dos meses contados a partir del día siguiente al de su notificación, ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

En Oviedo, a 4 de junio de 2015.—El Secretario de la CUOTA.—Cód. 2015-11426.

Anexo

Como anexo al Acuerdo de aprobación definitiva se publica una relación de los demás documentos que integran el instrumento aprobado.

Plan General de Ordenación

— Memoria Justificativa

— Normativa Urbanística

— Ficheros Normativos

— Planos de Ordenación.

Catálogo

— Memoria descriptiva y justificativa

— Fichas de elementos descriptivos

— Planos.

CONCEJO: ALLANDE (ASTURIAS)

CATÁLOGO URBANÍSTICO DE PROTECCIÓN

TEXTO REFUNDIDO

AYUNTAMIENTO DE ALLANDE

Equipo redactor:

Directores:

Rodríguez Valbuena Arquitectos, S.L.P.

Andrés Rodríguez Sabadell, Arquitecto

Susana Valbuena Rodríguez, Arquitecta Urbanista

Colaboradores:

Ángel Mancebo Güiles, Ingeniero de Caminos, C. y P.

Beatriz Fernández Arias, Arquitecto

Francisco Javier Chao Arana, Arqueólogo

Camino Valbuena Rodríguez, Economista

Red Ambiente, Técnicos Consultores del Medio

Allande, marzo de 2015.

ÍNDICE

0. PRESENTACIÓN.

1. MEMORIA DESCRIPTIVA.

1.1 ENCUADRE TERRITORIAL

1.1.1 SITUACIÓN

1.1.2 LÍMITES GEOGRÁFICOS

1.1.3 CARACTERÍSTICAS SIGNIFICATIVAS

1.1.4 LAS ENTIDADES DE POBLACIÓN

1.2 EVOLUCIÓN HISTÓRICA

1.2.1 MEMORIA HISTÓRICA

1.2.2 APUNTES HISTÓRICOS

2. MEMORIA JUSTIFICATIVA

2.1 CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE EL PATRIMONIO NATURAL

2.1.1 ESPACIOS Y ESPECIES PROTEGIDAS

2.1.2 ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS

2.1.3 RED NATURA 2000

2.1.4 ZONAS DE ESPECIAL PROTECCIÓN DE AVES (ZEPA)

2.1.5 ESPECIES PROTEGIDAS

2.1.6 COTOS DE PESCA Y CAZA

2.1.7 ANÁLISIS DE LA NORMATIVA MEDIOAMBIENTAL RELACIONADA

2.2 CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE EL PATRIMONIO CULTURAL

2.2.1 PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO

2.2.2 EL CAMINO DE SANTIAGO. TRAMO ALLANDE.

2.2.3 PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

2.2.4 PATRIMONIO ETNOGRÁFICO

2.2.5 PATRIMONIO HISTÓRICO INDUSTRIAL

2.3 ANTECEDENTES

2.3.1 RELACIÓN DE BIENES DE INTERÉS CULTURAL

2.3.2 RELACIÓN DE BIENES INCLUIDOS EN EL INVENTARIO DEL PATRIMONIO CULTURAL DE ASTURIAS

2.3.3 RELACIÓN DE BIENES INCLUIDOS EN LA RED DE ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS

2.3.4 RELACIÓN DE BIENES INCLUIDOS EN EL PLANEAMIENTO PREVIO

2.4 METODOLOGÍA

2.4.1 FUENTES DOCUMENTALES

2.4.2 BIBLIOGRAFÍA

2.4.3 TRABAJO DE CAMPO

2.4.4 TRABAJO DE GABINETE

2.5 CRITERIOS DE CATALOGACIÓN

2.5.1 NORMATIVA VIGENTE.

2.5.2 ESTRUCTURA DE LAS PROTECCIONES

2.5.3 NIVELES DE PROTECCIÓN

2.5.4 DEFINICIÓN DE PROTECCIONES

2.5.5 CRITERIOS DE CATALOGACIÓN RESPECTO DEL CATÁLOGO PREVIO

2.5.6 CRITERIOS DE CATALOGACIÓN DE ELEMENTOS

3. NORMATIVA

3.1 DOCUMENTACIÓN.

3.2 NORMATIVA DE APLICACIÓN

3.2.1 URBANÍSTICA

3.2.2 MEDIO AMBIENTE

3.2.3 PATRIMONIO CULTURAL

3.2.4 PATRIMONIO NATURAL

3.2.5 OTRAS DISPOSICIONES

3.3 DISPOSICIONES GENERALES

3.3.1 OBJETO Y ÁMBITO

3.3.2 VIGENCIA

3.3.3 EFECTOS E INTERPRETACIÓN

3.3.4 MODIFICACIÓN Y REVISIÓN

3.3.5 RÉGIMEN GENERAL DE LOS BIENES

3.4 CONDICIONES GENERALES DE LA EDIFICACIÓN

3.4.1 CONDICIONES DE VOLUMEN

3.4.2 CONDICIONES MORFOLÓGICAS

3.4.3 CONDICIONES ESTÉTICAS

3.4.4 INCIDENCIA DE LA NORMATIVA SECTORIAL EN EDIFICIOS CATALOGADOS

3.5 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS DE PROTECCIÓN

3.5.2 RÉGIMEN GENERAL DE PROTECCIÓN

3.5.3 REGÍMENES ESPECÍFICOS DE PROTECCIÓN

3.5.4 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DE LOS BIENES DE INTERÉS CULTURAL.

3.5.5 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DE LOS BIENES INCLUIDOS EN EL INVENTARIO DEL PATRIMONIO CULTURAL DE ASTURIAS.

3.5.6 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DE LOS BIENES INCLUIDOS EN EL PRESENTE CATÁLOGO URBANÍSTICO.

3.5.7 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO ETNOGRÁFICO

3.5.8 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO HISTÓRICO INDUSTRIAL

3.5.9 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO

3.5.10 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO NATURAL

3.5.11 NIVELES DE PROTECCIÓN

3.5.12 NIVEL DE PROTECCIÓN 1. PROTECCIÓN INTEGRAL

3.5.13 NIVEL DE PROTECCIÓN 2. PROTECCIÓN PARCIAL.

3.5.14 NIVEL DE PROTECCIÓN 3. PROTECCIÓN AMBIENTAL.

3.5.15 ESPECIALIDADES DE LOS TIPOS DE ACTUACIONES SOBRE LA EDIFICACIÓN

3.5.16 ESPECIALIDADES DE LOS TIPOS DE ACTUACIONES SOBRE LA URBANIZACIÓN

4. RELACIÓN UNITARIA DE ELEMENTOS DE INTERÉS CULTURAL Y/O NATURAL

4.1.1 RELACIÓN DE BIENES DE INTERÉS CULTURAL

4.1.2 YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS

4.1.3 RELACIÓN DE BIENES INCLUIDOS EN EL PRESENTE CATÁLOGO URBANÍSTICO

5. FICHAS DE ELEMENTOS PROTEGIDOS.

6. PLANOS DE CATÁLOGO.

ABREVIATURAS

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

0. PRESENTACIÓN

El presente documento contiene el Catálogo Urbanístico de Protección del Concejo de Allande, contratado por el Ayuntamiento, sin perjuicio de la redacción de otros Catálogos complementarios que amplíen o desarrollen el presente.

Los Catálogos Urbanísticos son instrumentos de Ordenación Urbanística que desarrollan las determinaciones generales establecidas por el planeamiento territorial y urbanístico para formalizar las políticas de conservación o protección de los bienes inmuebles de los espacios naturales de interés público relevante, así como de los elementos que por su relación con el dominio público deban ser conservados o recuperados, a fin de evitar su destrucción o modificación sustancial. En este sentido, el presente Catálogo Urbanístico tendrá carácter complementario del PGO del concejo de Allande.

Por lo que respecta al Patrimonio Cultural; la Ley 1/2001, de 6 de marzo, de Patrimonio Cultural del Principado de Asturias, en su artículo 27, establece que los Ayuntamientos están obligados a incluir con Catálogos elaborados de acuerdo con la legislación urbanística, los bienes inmuebles que por su interés histórico, artístico, arqueológico, etnográfico, o de cualquier otra naturaleza cultural, merecen conservación y defensa, aun cuando no tengan relevancia suficiente para ser declarados Bien de Interés Cultural o incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias. La catalogación será complementaria de las determinaciones del planeamiento general municipal, o del planeamiento especial.

El documento recoge los contenidos indicados en los artículos 205 y ss. del ROTU (Decreto 278/2007, de 4 de diciembre), complementándose con el resto de documentación que integra el Plan General.

El trabajo ha sido realizado por la sociedad Rodríguez Valbuena Arquitectos S.L, habiendo intervenido en su redacción las siguientes personas:

Directores:

Andrés Rodríguez Sabadell, Arquitecto.

Susana Valbuena Rodríguez, Arquitecto

Colaboradores:

Ángel Mancebo Güiles, Ingeniero de Caminos, C. y P.

Beatriz Fernández Arias, Arquitecto

Francisco Javier Chao Arana, Arqueólogo

Camino Valbuena Rodríguez, Economista

Red Ambiente, Técnicos Consultores del Medio

Allande, marzo de 2015

Fdo.: Andrés Rodríguez Sabadell.

Arquitecto

1. MEMORIA DESCRIPTIVA

1.1 ENCUADRE TERRITORIAL

1.1.1 SITUACIÓN

El concejo de Allande se localiza al suroeste del Principado de Asturias. Es el más meridional de la comarca del Valle del Ese-Entrecabos, también conocida como comarca Vaqueira. Es un territorio de notable extensión y muy abrupto, de los más accidentados de Asturias.

En el municipio de Allande existen dos zonas hidrográficas que estructuran el territorio separadas por el cordal del Palo, espina dorsal que lo divide en dos áreas bien diferenciadas tanto cultural como lingüísticamente: la de influencia galaica, llamada zona de tras el Palo o del Palo allá que recoge las aguas que vierten al Navia; y la del asturiano occidental o del Palo acá que fluyen hacia el Narcea.

Tiene una orografía compleja de origen paleozoico y dos tercios de su superficie presentan pendientes superiores al 30%; pero pese a su accidentada orografía posee valles de excelentes condiciones y llanos de montaña que suavizan el paisaje, y que han permitido el aprovechamiento agropecuario.

Casi dos tercios del concejo están protegidos medioambientalmente en el Plan de Ordenación de Recursos Naturales de Asturias; conocido como el paisaje protegido de las sierras de Carondio y Valledor y cuenta con varios Monumentos Naturales y Lugares declarados de Interés Comunitario.

1.1.2 LÍMITES GEOGRÁFICOS

Los límites geográficos de este municipio de Asturias se dividen en tres fundamentalmente, como son: los límites administrativos, los topográficos y las coordenadas geográficas.

1. Los límites administrativos son los siguientes:

a. Por el Norte limita con los municipios de Tineo, Villalón e Illano.

b. Al Sur con el concejo de Ibias y Cangas del Narcea.

c. Al este con el territorio de Cangas del Narcea.

d. Por el Oeste con los municipios de Pesoz, Grandas de Salime y Lugo.

2. En cuanto a los límites topográficos, Allande se encuentra articulado de Sur a Norte por una serie de cordales montañosos como: la sierra del Valledor, Carondio, Los Lagos, Muriellos y Sierra de “El Palo”

Las coordenadas geográficas aproximadas del municipio son las siguientes:

a. Latitud: 43º 16´ 18´´ Norte.

b. Longitud: 6º 36´ 38´´ Oeste.

Estas coordenadas corresponden con el núcleo de población más importante del concejo, Pola de Allande, que ostenta la cabecera administrativa.

Ver imagen de la disposición

1.1.3 CARACTERÍSTICAS SIGNIFICATIVAS

El concejo de Allande es un territorio que presenta una topografía algo accidentada, dado que se encuentra muy cerca de la alta montaña; con altitudes que oscilan entre los 400 y los 1.400 metros de altura sobre el nivel del mar, por lo que existen grandes desniveles.

La superficie del municipio de Allande es fundamentalmente forestal, aunque no todo el territorio presenta condiciones propicias para el arbolado, dada la considerable altitud de sus sierras. El pico más alto que aparece en el término municipal es el Panchón con 1.411 metros sobre el nivel del mar.

La superficie del concejo es de 342,24 Km², con una densidad de población por unidad de superficie de 6 hab./Km². La densidad es muy baja debido a su condición de territorio montañoso, al igual que ocurre con otros municipios cercanos en similares condiciones de localización y económicas. El relieve impide que esa densidad sea más elevada, y ésta se ha reducido con el paso de los años.

Oviedo se encuentra aproximadamente a 100 Km. del Concejo de Allande. Las distancias entre las distintas localidades y el núcleo de población principal varían.

Por otra parte, el municipio se encuentra comunicado por varias carreteras importantes que conectan diferentes núcleos de población:

La Rodriga-Cangas del Narcea-Puerto de Cerredo

Desde la AS-15, el principal acceso al municipio es a través del Puente del Infierno.

Puerto de Leitariegos-Pola de Allande.

Desde León, por la AS-213 se accede al municipio de Allande atravesando el puerto de Leitariegos, Cangas del Narcea y Puente del Infierno.

Lugo-Grandas de Salime-Pola de Allande.

Se accede al concejo de Allande desde la localidad de Consagrada en Lugo a través de la AS-28 hasta Grandas de Salime y a partir de ahí se enlazaría con la provincial AS-14.

Luarca-Pola de Allande.

Desde Luarca por la carretera provincial AS-219 hasta el cruce de Bárcena y de allí a Pola de Allande.

Tineo-Pola de Allande.

Desde la AS-217 en Tineo, pasando por Gera se llega a Allande.

Villayón-Pola de Allande.

Desde la carretera local ALL-5 por las localidades de Bustantigo y la Marta hasta Pola.

1.1.4 LAS ENTIDADES DE POBLACIÓN

El concejo de Allande está compuesto por diecisiete parroquias entre las que se reparten aproximadamente 2.100 habitantes. Estas parroquias son:

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

Se detallan a continuación las entidades locales existentes en el término municipal indicando aquellas que se han clasificado como Núcleo Rural (NR), como Quintanas (Q y como Suelo Urbano (SU).

N.º

Núcleo

Parroquia

NR

Q

SU

1

Baldedo

Berducedo

*

2

Berducedo

Berducedo

*

3

Cabañas, Las

Berducedo

*

4

Castello

Berducedo

*

5

Castro, El

Berducedo

*

6

Corondeño

Berducedo

*

7

Figuerina, La

Berducedo

*

8

Grandera, La

Berducedo

*

9

Teijedo

Berducedo

*

10

Trapa

Berducedo

*

11

Trellopico

Berducedo

*

12

Comba

Cuarto de Besullo

*

13

Forniellas

Cuarto de Besullo

*

14

Fuentes

Cuarto de Besullo

*

15

Iboyo

Cuarto de Besullo

*

16

Noceda

Cuarto de Besullo

*

17

Bustantigo

Bustantigo

*

18

Fogueriza, La

Bustantigo

*

19

Plantao, El

Bustantigo

*

20

Celón

Celón

*

21

Presnas

Celón

*

22

Pomar

Celón

*

23

San Martín de Beduledo

Celón

*

24

Vega de Truelles, La

Celón

*

25

Armenande

Lago

*

26

Carcedo de Lago

Lago

*

27

Castanedo

Lago

*

28

Lago

Lago

*

29

Montefurado

Lago

*

30

San Pedro de Lago

Lago

*

31

Villar de Castanedo

Lago

*

32

Villar de Justo

Lago

*

33

Arganzúa

Linares

*

34

Linares

Linares

*

35

Puente de Linares

Linares

*

36

Carcedo de Lomes

Lomes

*

37

Lomes

Lomes

*

38

Otero

Lomes

*

39

Tarallé

Lomes

*

40

Argancinas

Parajas

*

41

Parajas

Parajas

*

42

Caleyo

Pola de Allande

*

43

Casa Regueiro

Pola de Allande

*

44

Cereceda

Pola de Allande

*

45

Chano, El

Pola de Allande

*

46

Cimadevilla

Pola de Allande

*

47

Colobredo

Pola de Allande

*

48

Ferroy

Pola de Allande

*

49

Fresnedo

Pola de Allande

*

50

Mazo, El

Pola de Allande

*

51

Peñablanca

Pola de Allande

*

52

Peñaseita

Pola de Allande

*

53

Pica, La

Pola de Allande

*

54

Pola de Allande

Pola de Allande

*

55

Reigada, La

Pola de Allande

*

56

Roza, La

Pola de Allande

*

57

Solares, Los

Pola de Allande

*

58

Valbona

Pola de Allande

*

59

Villafrontú

Pola de Allande

*

60

Beveraso

San Emiliano

*

61

Boxo

San Emiliano

*

62

Buslavín

San Emiliano

*

63

Ema

San Emiliano

*

64

Fresnedo de San Emiliano

San Emiliano

*

65

Murias

San Emiliano

*

66

Quintana, La

San Emiliano

*

67

San Emiliano

San Emiliano

*

68

Vallinas

San Emiliano

*

69

Villadecabo

San Emiliano

*

70

Arbeyales

Santa Coloma

*

71

Bendón

Santa Coloma

*

72

Bustel

Santa Coloma

*

73

Cabral

Santa Coloma

*

74

Caleyo, El

Santa Coloma

*

75

Is

Santa Coloma

*

76

Llaneces

Santa Coloma

*

77

Meres

Santa Coloma

*

78

Monón

Santa Coloma

*

79

Muriellos

Santa Coloma

*

80

Penouta

Santa Coloma

*

81

Pontenova

Santa Coloma

*

82

Porquera, La

Santa Coloma

*

83

Rebollo, El

Santa Coloma

*

84

Santa Coloma

Santa Coloma

*

85

Sellón, El

Santa Coloma

*

86

Vallinadosa

Santa Coloma

*

87

Aguanes

San Martín del Valledor

*

88

Busvidal

San Martín del Valledor

*

89

Coba

San Martín del Valledor

*

90

Cornollo

San Martín del Valledor

*

91

Engertal, El

San Martín del Valledor

*

92

Furada, La

San Martín del Valledor

*

93

Lomba, La

San Martín del Valledor

*

94

Paradas

San Martín del Valledor

*

95

Provo, El

San Martín del Valledor

*

96

Robledo

San Martín del Valledor

*

97

Rubieiro

San Martín del Valledor

*

98

San Martín del Valledor

San Martín del Valledor

*

99

Salcedo

San Martín del Valledor

*

100

Tremado

San Martín del Valledor

*

101

Villasonte

San Martín del Valledor

*

102

Barras

San Salvador del Valledor

*

103

Bustarel

San Salvador del Valledor

*

104

Collada

San Salvador del Valledor

*

105

Fonteta

San Salvador del Valledor

*

106

San Salvador

San Salvador del Valledor

*

107

Trabaces

San Salvador del Valledor

*

108

Villalaín

San Salvador del Valledor

*

109

Villanueva

San Salvador del Valledor

*

110

Carballedo

Villagrufe

*

111

Prada

Villagrufe

*

112

Pradiella

Villagrufe

*

113

Santullano

Villagrufe

*

114

Tamuño

Villagrufe

*

115

Villagrufe

Villagrufe

*

116

Almoño

Villar de Sapos

*

117

Selce

Villar de Sapos

*

118

Villar de Sapos

Villar de Sapos

*

119

Figueras

Villavaser

*

120

Piniella

Villavaser

*

121

Riovena

Villavaser

*

122

Villavaser

Villavaser

*

123

Abaniella

Villaverde

*

124

Lantigo

Villaverde

*

125

Peruyeda

Villaverde

*

126

Santa Eulalia

Villaverde

*

127

Valle, El

Villaverde

*

128

Villaverde

Villaverde

*

TOTAL

93

34

1

1.2 EVOLUCIÓN HISTÓRICA

1.2.1 MEMORIA HISTÓRICA

Los diferentes inventarios patrimoniales consultados fueron realizados en el último cuarto del siglo XX.

el inventario arqueológico en 1990, y son autores J. Camino y Y. Viniegra. Consta de 48 fichas de las cuales 45 son obra de estos autores, y las tres restantes de diferentes arqueólogos e investigadores.

La ficha n.º 46 y 48 no se encuentran escritas, por lo que se basan en la bibliografía y consulta personalizada a los autores. La n.º 47, Z.R.A. Castro de Bustantigo, ha sido desclasificada por los servicios de Patrimonio de la Consejería de Cultura del Principado de Asturias.

Respecto a los B.I.C., además de los ya declarados, se une el tramo allandés del Camino de Santiago, declarado en todo el Principado bajo esta protección administrativa.

Los elementos arquitectónicos cuentan con la IPAA, realizada en los años 70 del pasado siglo. Consta de 21 elementos.

No existen inventarios referentes al Patrimonio Industrial ni al Etnográfico, éste último abundantísimo dada la importancia agrícola del concejo y su conservación. Se compone principalmente de hórreos y paneras a los que se añaden brañas como la del Campel o la de Is y elementos únicos como el Aveirugo y el retrete de San Salvador de Valledor.

1.2.2 APUNTES HISTÓRICOS

El concejo de Allande cubre una extensión cercana a los 360 km cuadrados, y se encuentra entre las cuencas del Narcea y del Navia ocupando una amplia franja central entre la línea costera y el eje de cumbres del Macizo Astur-Leonés.

La imagen actual del paisaje y del concejo apenas ha cambiado desde las descripciones del siglo XVIII, quienes califican el municipio allandés de: “montuoso, quebrado y peñascoso, compuesto la mayor parte de él de cumbres y cerros altos, pelados y escarpados”.

El relieve tiene su origen en el paleozóico, se reactivaron con la orogénesis terciaria y especialmente después con la intensa acción hídrica. La desolación típica de un paisaje desforestado puede tener su origen a la utilización intensiva de pastos desde tiempo prehistórico y a la dilatada explotación aurífera romana, la mayor de Asturias en número y cantidad de toneladas movidas durante la misma.

La acusada despoblación ocurrida durante el siglo XX con un descenso que supera el 60% imprime una severidad mayor a los rasgos físicos debidos al despoblamiento de la mayor parte del concejo.

La población se acumula en la capital Pola de Allande y en el cuadrante oriental del mismo; el alto del Palo es la divisoria natural de las cuencas hidrográficas y también la divisoria demográfica, lingüística y cultural: acusada despoblación del “palo allá”, y centralización poblacional en la zona este.

2. MEMORIA JUSTIFICATIVA

2.1 CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE EL PATRIMONIO NATURAL

2.1.1 ESPACIOS y ESPECIES PROTEGIDAS

La Ley 5/1991, de 5 de abril, de protección de los espacios naturales, es la normativa básica de referencia del Principado de Asturias en este sentido. Si bien no todos los Espacios Naturales están estrictamente bajo el amparo de esta norma y así se recogen en este mismo capítulo, además de la Red Regional de Espacios Naturales Protegidos, los de la Red Natura 2000 y otra serie de espacios con otras peculiaridades u objetivos como son los montes, la caza, etc.

2.1.2 ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS

El Decreto 38/1994, de 19 de mayo, por el que se aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Principado de Asturias, recoge la declaración inicial de la Red Regional de Espacios Naturales Protegidos de Asturias.

2.1.2.1 PAISAJE PROTEGIDO DE LAS SIERRAS DE CARONDIO Y VALLEDOR

Este espacio, declarado como figura de protección medioambiental en el Plan de Ordenación de Recursos Naturales de Asturias, se ubica en la zona central del occidente de Asturias, dentro de los concejos de Allande, Grandas de Salime y la parte más meridional de Villayón. Abarca pequeñas subcuencas de arroyos tributarios del río Navia, y la totalidad de la cuenca del río del Oro que, en conjunto, suponen una superficie de 242 Km².

El límite del concejo de Allande con Ibias y Cangas del Narcea, que cumbrean toda la sierra del Valledor y la sierra de Los Lagos hasta el puerto del Palo, marcan los límites de este espacio por el Sur y el Este. Desde el citado puerto lo limita la carretera que va hacia Villayón. El río Navia y más al Sur el pantano de Grandas de Salime constituyen el límite Oeste hasta tocar con la frontera con Lugo.

Geología. Estructuralmente, esta zona queda incluida en la unidad del Navia, en la zona Asturoccidental – Leonesa. Los materiales aflorantes, todos ellos Paleozoicos, son de tipo pizarroso: pizarras grises y negras con niveles de cuarcitas.

La serie de los Cabos atraviesa el tercio oriental del área, constituyendo una formación muy homogénea de pizarras, areniscas y cuarcitas.

Los distintos procesos geológicos desarrollados sobre estas estructuras han dado origen a un sistema de pequeñas sierras paralelas (El Palo, Muriellos, Carondio), con altitudes entorno a los 1.000 metros, dispuestas en dirección NE-SO, de fuertes pendientes y que forman valles estrechos con cauces muy encajados.

Vegetación. El sector aquí considerado es un claro exponente del paisaje vegetal del occidente asturiano: enormes extensiones deforestadas y actualmente cubiertas de matorral, con retazos de bosques en los estrechos fondos de valle, áreas de praderías a media ladera, en torno a los pueblos, y pastizales en las zonas altas de las sierras. Las pequeñas masas boscosas son, en su mayor parte, robledales de rebollo. Bordeando los riachuelos que surcan este espacio aparecen los bosques ribereños con alisos. Estos bosques en el valle del Navia y en el río Oro tienen la peculiaridad de incorporar fresnos de hoja estrecha (Fraxinus angustifolia), comunidades características del Subsector biogeográfico Naviano- Ancarense, del que este Paisaje es la única representación dentro de la RRENP.

La peculiaridad de este Subsector reside en la presencia de numerosos elementos mediterráneos, tanto en la flora como en la fauna. Dispersos en el brezal, es frecuente encontrar elementos arbustivos como el madroño, que en ocasiones constituye pequeñas formaciones. Sin embargo, el rasgo más significativo de esta zona lo constituye la presencia de alcornoque (Quercus suber). Esta especie, marcadamente mediterránea, aparece a lo largo de la cuenca del Navia, donde debió ser abundante en otro tiempo. Dentro del espacio definido se conserva el mayor alcornocal de toda Asturias (de dimensiones, no obstante, muy reducidas), en las inmediaciones de la aldea de Bojo. Además existen zonas (Valledor, Villapedre, etc.) en las que los madroñales con jóvenes alcornoques indican lenta recuperación de esta formación vegetal.

Fauna. El oso se acerca por estos lugares en algunas ocasiones, como lo demuestra la persistencia de “cortinos”, estructuras que sirven de protección a los colmenares de las incursiones del plantígrado, muy aficionado a la miel. Por otro lado, esta zona está catalogada como de abundancia media para la nutria. Además, aparecen especies como el zorro, corzos, jabalíes, comadrejas, garduña, etc. Es de destacar en este punto la presencia en la cuenca del Navia del lagarto ocelado, especie de distribución mediterránea con área muy restringida en Asturias.

2.1.2.2 OTROS ESPACIOS NATURALES PRÓXIMOS

PARQUE NATURAL DE LAS FUENTES DEL NARCEA Y DEL IBIAS

El Parque Natural de las Fuentes del Narcea y del Ibias no entra dentro del territorio del concejo de Allande, pero, debido a su proximidad al mismo, resulta conveniente tenerlo en cuenta a la hora de analizar el entorno.

Se extiende por el territorio de los concejos de Cangas del Narcea, Degaña e Ibias, delimitando al Sur con la Cordillera Cantábrica en Cangas del Narcea y al este con el Parque Natural de Somiedo. El Parque ocupa una superficie total de 47.589 hectáreas. Toma su nombre de los ríos Narcea e Ibias, abarcando por completo los cauces altos de los mismos. Los afluentes pertenecientes al Narcea son los ríos Carabales, Junquera, Cibea, Naviego y Gillón por la ribera derecha, y los ríos Coto y Muniellos por la izquierda. El río Ibias, afluente del Navia, atraviesa la zona de la sierra de la Degaña y la de la Candanosa. En total, el 75% del territorio abarcado por el Parque pertenece a la cuenca del Narcea y el 25% restante a la del Ibias.

El Parque comprende las sierras de Degaña, Rañadoiro, Oballo, Cazamosa, Caniellas, Soldepuesto y Genestoso.

Además de Parque Natural este espacio tiene las siguientes figuras de protección:

• Lugar de Importancia Comunitaria de Fuentes del Narcea y del Ibias.

• Zona de Especial Protección para las Aves de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias.

• Reserva Natural y Reserva de la Biosfera de Muniellos.

• Lugar de Importancia Comunitaria de Muniellos.

• Zona de Especial Protección para las Aves del Bosque de Muniellos.

• Reserva Natural de Cueto de Arbas.

2.1.2.3 MONUMENTOS NATURALES

Alcornocal de Boxu:

Este alcornocal se encuentra en el concejo de Allande, dentro del espacio protegido de la Sierra de Carondio y Valledor, en las proximidades de la localidad de Boxu, que dista 31.5 km de Pola de Allande, capital del concejo, en una ladera de la sierra de Murillos. Es el alcornocal más importante de Asturias y debe su rareza a la situación geográfica en el norte, puesto que es un árbol de latitudes más cálidas. Está formado por dos masas de árboles algo separadas entre sí, las cuales tienen cada una un grupo de árboles centenarios y otros más jóvenes.

La zona más destacable, tanto en extensión como por los magníficos ejemplares que alberga, se encuentra entre la pista de acceso a la localidad y el mismo pueblo. La otra zona, al Oeste de Boxu, forma una línea estrecha y alargada.

Tejo del Lago:

El tejo del Lago (Texus bacatta) es un árbol milenario localizado en la localidad de Lago, al lado de la iglesia parroquial, en el concejo de Allande. Sus dimensiones son de 16 metros de altura, 9 de envergadura y algo menos de 6 metros de perímetro. Este tejo también se incluye dentro del Paisaje Protegido de la Sierra de Carondio y Valledor.

Tejo de Santa Coloma:

Se trata de otro tejo milenario, situado en la localidad de Santa Coloma, en el concejo de Allande, también al lado de la iglesia parroquial de la localidad. Sus dimensiones son de 14.5 metros de altura, 12 de envergadura y 6 de perímetro. Este es probablemente el tejo más longevo de Asturias.

2.1.3 RED NATURA 2000

2.1.3.1 LUGARES de INTERÉS COMUNITARIO (LIC)

La Directiva 92/43/CEE, de 21 de mayo de 1992 relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestre (DOCE núm. L 206, de 22 de julio de 1992), conocida como Directiva hábitats, fue modificada por la Directiva 97/62/CEE del Consejo de 27 de octubre de 1997 por la que se adapta al progreso científico y técnico la Directiva 92/43/CEE (DOCE núm. L 305, de 8 de noviembre de 1997).

En España su transposición se hizo mediante el Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre (BOE 310, de 28 de diciembre de 1995), por el que se establecen medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats naturales de la fauna y flora silvestres.

El Principado de Asturias ha propuesto tres listas de Lugares de Importancia Comunitaria. La Primera de ellas fue incluida en la Propuesta Inicial de LICs de la Región Atlántica que el Estado Español remitió a la comisión europea en diciembre de 1997, la Segunda Propuesta de Lugares de Importancia Comunitaria del Principado de Asturias, aprobada por Consejo de Gobierno en el año 1999 y en 2004 se ha aprobado la Tercera Propuesta de Lugares de Importancia Comunitaria del Principado de Asturias.

Cabe destacar que además del LIC Sierra de los Lagos, el LIC Alcornocales de Navia y el LIC Río de Oro, los tres incluidos dentro en el concejo de Allande, se encuentran otros dos muy próximos al mismo, limitando con el Concejo. Uno de ellos es colindante con el LIC Sierra de los Lagos y se denomina LIC Fuentes del Narcea y del Ibias, al Este – Sureste del primero. El otro se encuentra próximo al concejo por el Sur, y es el LIC Muniellos.

2.1.3.2 LIC SIERRA DE LOS LAGOS

Ver imagen de la disposición

Características generales del LIC Sierra de los Lagos

Hectáreas:

10.778

Hectáreas de hábitats:

7.545

% Ha hábitats/Ha total:

70

N.º hábitats de interés comunitario:

8

N.º taxones de interés comunitario:

11

Concejos afectados: Allande y Cangas del Narcea

2

Fte.: SIAPA, 2005

Este LIC engloba a otros dos LIC’s, que por presentar características y hábitats similares se comentan juntos. Se trata del LIC Pumar de las Montañas (ES1200015), situado más al norte, y del LIC Folguera Rubia (ES1200014).

Se trata de dos zonas de montaña en buen estado de conservación, donde no existen especiales amenazas. Son enclaves de titularidad pública adquiridos dentro del programa de actuaciones del Plan de Recuperación del Oso Pardo Cantábrico.

Taxones de Interés Comunitario presentes en el LIC:

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

Fte.: SIAPA, 2005

Los hábitat de Interés Comunitario presentes en el LIC son los siguientes, y a los que son prioritarios se les ha añadido un asterisco a continuación del n.º de código UE:

hábitats de Interés Comunitario presentes en el LIC:

Código

Descripción

4030

Brezales secos (todos los subtipos)

4090

Brezales oromediterráneos endémicos con aliaga

8230

Pastos pioneros en superficies rocosas

91E0 *

Bosques aluviales residuales (Alnion glutinoso – incanae)

Fte.: SIAPA, 2005

2.1.3.3 LIC ALCORNOCALES DEL NAVIA (ES1200036)

Ver imagen de la disposición

Características generales del LIC Alcornocales del Navia

Hectáreas:

47

Hectáreas de hábitats:

44

% Ha hábitats/Ha total:

93

N.º hábitats de interés comunitario:

2

N.º taxones de interés comunitario:

0

Fte.: SIAPA, 2005.

Este LIC abarca terrenos incluidos en montes de propiedad particular. Su gestión actual se realiza conforme al Decreto 38/94 de 19 de mayo, por el que se aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de Asturias, y al Decreto 39/02 de 4 de abril, por el que se declara el Monumento Natural del Alcornocal de Boxo.

Taxones de Interés Comunitario presentes en el LIC:

Grupo

Nombre científico

Nombre común

Aves

Columba palumbus

Paloma torcaz

Aves

Corvus corone

Corneja

Aves

Pica pica

Urraca

Aves

Turdus philomelos

Zorzal común

Aves

Turdus viscivorus

Zorzal charlo

Flora

Fraxinus angustifolia

Fresno

Fte.: Agencia Europa de Medio Ambiente.

Los hábitat de Interés Comunitario presentes en el LIC son los siguientes, y a los que son prioritarios se les ha añadido un asterisco a continuación del n.º de código UE:

hábitats de Interés Comunitario presentes en el LIC:

Código

Descripción

10084

Brezales secos europeos

10221

Alcornocales de Quercus suber

Fte.: Agencia Europa de Medio Ambiente.

2.1.3.4 LIC RÍO DEL ORO (ES1200053)

Ver imagen de la disposición

Características generales del LIC Río del Oro

Hectáreas:

55

Hectáreas de hábitats:

41

% ha hábitats/ha total:

75

N.º hábitats de interés comunitario:

5

N.º taxones de interés comunitario:

2

Mayoritariamente se trata de terrenos públicos con excepción de alguna pequeña parcela de propiedad particular. El tramo de río propuesto se encuentra incluido dentro del Paisaje Protegido de las Sierras de Carondio y Valledor, realizándose su gestión actual conforme al Decreto 38/94 de 19 de mayo, por el que se aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de Asturias.

Taxones de Interés Comunitario presentes en el LIC:

Grupo

Nombre científico

Nombre común

Aves

Alcedo atthis

Martín pescador

Mamíferos

Lutra lutra

Nutria

Fte.: Agencia Europa de Medio Ambiente

Los Hábitat de Interés Comunitario presentes en el LIC son los siguientes, y a los que son prioritarios se les ha añadido un asterisco a continuación del n.º de código UE:

Hábitats de Interés Comunitario presentes en el LIC:

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

Fte.: Agencia Europa de Medio Ambiente.

2.1.4 ZONAS DE ESPECIAL PROTECCIÓN DE AVES (ZEPA)

La Directiva 79/409/CEE, de 2 de abril de 1979 relativa a la conservación de aves silvestres (DOCE núm. L 103, 25 de abril de 1979), habitualmente denominada Directiva Aves, fue adoptada en 1979 por la entonces Comunidad Económica Europea, entrando en vigor en el año 1981.

El objetivo principal es gestionar y proteger a largo plazo todas las especies de aves que viven en estado silvestre en el territorio comunitario, especialmente de las migradoras, así como de sus hábitats. Para ello se designan las denominadas ZEPAs (Zonas de Especial Protección para las Aves).

En 2003 se dio un impulso definitivo a la aportación de la región asturiana a la lista europea de ZEPAs. Se ha ampliado la superficie declarada ZEPA en Asturias del 5.7% al 21.2% del territorio, como resultado de la ampliación de 4 de las 5 ZEPAs existentes en 2002 (tan solo se ha mantenido la ZEPA de Somiedo) así como de la creación de 8 nuevas ZEPAs.

La ampliación de las ZEPAs asturianas se ha realizado atendiendo a criterios ornitológicos habiéndose tenido en especial consideración el inventario de Áreas Importantes para las Aves (IBAs) realizado por la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife).

2.1.4.1 ZEPA FUENTES DEL NARCEA, DEGAÑA E IBIAS (ES0000055)

Ver imagen de la disposición

Características generales de la ZEPA Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

Fte.: SIAPA, 2005

Especies del anexo I de la Directiva Aves y especies equivalentes:

Nombre común:

Nombre científico:

Aguilucho pálido

Circus cyaneus

Urogallo común

Tetrao urogallus cantabricus

Perdiz pardilla

Perdix perdix hispaniensis

Pito negro

Dryocopus martius

Pico mediano

Dendrocopos medius

Fte.: SIAPA, 2005

Esta ZEPA no se incluye en el concejo de Allande, tan sólo llega a su límite Sureste, por lo que es interesante tener en cuenta esta situación con vista a posibles ampliaciones de la ZEPA.

Se trata de una zona de montaña de alta naturalidad, situado en una importante zona de distribución del oso pardo cantábrico, así como del urogallo y la nutria. Como vegetación predominan los hayedos y abedulares, además de bosques de ribera, robledales, brezales y pastizales.

El estado de conservación de la zona es aceptablemente bueno, existiendo numerosas explotaciones mineras.

Como principal amenaza cabe destacar la frecuencia de los incendios forestales.

2.1.4.2 ÁREAS IMPORTANTES PARA LAS AVES (IBAS)

La SEO/BirdLife, establece una serie de áreas importantes para las aves, muchas de las cuales pasan a formar parte de forma parcial o total, a ser ZEPAs.

La principal IBA próxima al concejo de Allande es la siguiente:

IBA “Muniellos” (012), situado al Sur del concejo objeto de estudio, con una superficie de 24.100 Ha y establecida con el criterio C6 para las aves.

Se trata de una zona montañosa atlántica, donde destaca la Sierra de Rañadoiro, con una altitud máxima de 1.685 metros, en la Cordillera Cantábrica, densamente cubierta por bosques caducifolios, principalmente robledales de Quercus robur y Quercus petraea y hayedos. Contiene el Bosque de Muniellos (3.000 Ha).

Es una región con escasa densidad de población, donde las principales actividades humanas son la caza y la minería de carbón, aunque también hay algo de minería de oro.

La importancia ornitológica de esta zona reside principalmente en la presencia del urogallo común (Tetrao urogallus subsp. cantabricus), especie que está sufriendo un grave declive. Probablemente también nidifica una pareja de águila real (Aquila chrysaetos), además de la cría de chocha perdiz (Scolopax rusticola), abejero europeo (Pernis apivorus), culebrera europea (Circaetus gallicus), aguilucho pálido (Circus cyaneus), halcón peregrino (Falco peregrinus) y una gran variedad de paseriformes. El pico mediano (Dendrocopos medius), pico menor (Dendrocopos minor) y búho real (Bubo bubo) parecen haberse extinguido de la zona.

Las principales amenazas incluyen la caza furtiva (A), la lluvia ácida (B), detectada en el Bosque de Muniellos, los frecuentes incendios forestales (B), las actividades de extracción industrial (minería) (A), el desarrollo de infraestructuras (B), como la carretera de Cecos a Larón, que atravesará el Bosque de Muniellos y el recreo/ turismo (C).

2.1.5 ESPECIES PROTEGIDAS

2.1.5.1 FLORA

Además de la Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres, la normativa autonómica de referencia para la protección de la flora es el Decreto 65/1995, de 27 de abril, por el que se crea el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias y se dictan normas para su protección.

En ella se establece el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora que está integrado por las especies cuya protección exige medidas específicas y que, a dichos efectos, se han clasificado en alguna de las siguientes categorías:

a) Especies «en peligro de extinción», reservada para aquellas cuya supervivencia es poco probable si los factores causales de su actual situación siguen actuando.

b) Especies «sensibles a la alteración de su hábitat», referida a aquellas cuyo hábitat característico está particularmente amenazado, en grave regresión, fraccionado o muy limitado.

c) Especies «vulnerables», destinada a aquellas que corren riesgo de pasar a las categorías anteriores en un futuro inmediato si los factores adversos que actúan sobre ellas no son corregidos.

d) De «interés especial», en la que podrán incluir las que, sin estar contempladas en ninguna de las precedentes, sean merecedoras de una atención particular en función de su valor científico, ecológico, cultural o por su singularidad.

Al amparo de esta normativa se han desarrollado hasta la fecha las siguientes disposiciones protectoras, cuyas especies tienen o pueden tener representación en el concejo de Allande:

 Decreto 145/2001, de 13 de diciembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Tejo (Taxus baccata)

En el apartado de Análisis de la información relacionada, se amplía información de relevancia para la protección de estas especies de flora.

Además, en el municipio de Allande, es necesario recoger en este apartado tres ejemplares protegidos, de los que se amplía información en el apartado de Monumentos Naturales y que se corresponde con:

 Decreto 75/1995, de 27 de abril, por el que se declara el Monumento Natural del Tejo de Santa Coloma.

 Decreto 76/1995, de 27 de abril, por el que se declara el Monumento Natural del Tejo del Lago.

 Decreto 39/2002, de 4 de abril, por el que se declara el Monumento Natural del Alcornocal de Boxo.

A continuación se recogen algunas de las especies de flora más sobresalientes que se encuentran en el municipio y catalogadas como se dicta, y que son:

Narciso de Asturias (Narcissus asturiensis)

Recogido en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias como Especie de Interés Especial y en la Directiva hábitats como Especie de Interés Comunitario, es una planta perenne con bulbo, que también se reproduce por semillas.

Habita en diversos tipos de praderas de montaña, claros de piornales y es menos frecuente en el interior de bosques.

Participa en prados basófilos de la Clase Festuco-Brometea, cervunales de la Clase Nardetea strictae, claros de piornales (Cytisetea scopario-striati) y con menor frecuencia claros de bosques (robledales albares, hayedos, etc.) de la Clase Querco-Fagetea. Tiene como amenazas, las relacionadas con alteraciones del hábitat y recolección de flores.

Narciso de Trompeta (Narcissus pseudonarcissus L. subsp. leonensis)

Recogido en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias como Especie de Interés Especial y en la Directiva hábitats como Especie de Interés Comunitario, es una planta perenne bulbosa, aunque también se reproduce por semillas.

Habita en brezales, prados y claros de bosques. Aparece en comunidades de las Clases Molinio-Arrhenatheretea, Calluno-Ulicetea y Cytisetea scopario-striati.

Sus amenazas son también las relacionadas con alteraciones del hábitat y recolección de flores.

Genciana (Gentiana lutea)

Recogido en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias como Especie de Interés Especial, es una planta perenne, herbácea, de 50-120 cm de altura, de raíz larga y carnosa, con flores hermafroditas, que se reproduce por semillas.

Habita en prados, cervunales, brezales y piornales. Forma parte de diversas comunidades de las Clases Molinio-Arrhenatheretea, Nardetea strictae, Calluno-Ulicetea y Cytisetea scopario-striati.

Corre una gran amenaza por la explotación de sus rizomas para uso medicinal.

En la Cordillera Cantábrica existe, además de Gentiana lutea subsp. lutea, Gentiana lutea subsp. aurantica Laínz, de distribución noroccidental ibérica y que en Asturias aparece desde Somiedo hacia el occidente.

Fresno de hoja estrecha (Fraxinus angostifolia)

Recogido en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias como Especie de Interés Especial, se trata de un árbol caducifolio de talla mediana con reproducción por semillas.

Forma parte de bosques ribereños con alisos de la Subasociación Valeriano pyrenacaie – Alnetum glutinosae fraxinetosum angustifoliae (Alianza Alno – Padion, Orden Populetalia albae, Clase Querco – Fagetea).

Sus principales amenazas se asocian a alteraciones o eliminación del bosque ribereño.

Alcornoque (Quercus suber)

Recogido en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias como Especie de Interés Especial y en el Decreto 144/2001, de 13 de diciembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Alcornoque (Quercus suber) en el Principado de Asturias, se trata de un árbol robusto de talla mediana, con flores unisexuales y reproducción por semillas.

Habita en zonas bajas de valles internos, sobre suelos profundos y bien drenados sobre sustratos silíceos. Participa en bosques caducifolios dominados por Quercus robur y Quercus pyrenaica de las asociaciones Blechno spicanti – Quercetum roboris y Linario triornithophorae – Quercetum pyrenaicae, respectivamente (alianza Quercion robori – pyrenaicae, Orden Quercetalia roboris, Clase Querco – Fagetea). Además, domina en bosques perennifolios correspondientes a la asociación Physospermo cornubiensis – Quercetum suberis (Alianza Quercion broteroi, Orden Quercetalia ilicis, Clase Querco – Fagetea).

Las principales amenazas de esta especie consisten en talas e incendios.

Tejo (Taxus baccata)

Recogido en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias como Especie de Interés Especial y en el Decreto 145/2001, de 13 de diciembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Tejo (Taxus baccata) en el Principado de Asturias, es un árbol perennifolio, de flores unisexuales y reproducción por medio de semillas.

Habita en bosques mixtos, barrancos, laderas y escarpes rocosos, siendo indiferente al sustrato. Participa en diversos tipos de bosques de la Clase Querco – Fagetea.

Su principal amenaza son las talas.

2.1.5.2 FAUNA

Desde la aprobación del Decreto 32/90 por el que se aprueba el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada del Principado de Asturias, muchas son las especies que cuentan con estatus de protección y planes de conservación y manejo.

De entre todas ellas, y por la especial incidencia o relevancia que puede tener para el Concejo de Allande destacaremos las siguientes especies, que se recogen en los siguientes Decretos:

 Decreto 13/1991, de 24 de enero, por el que se aprueba el Plan de Recuperación del Oso Pardo.

 Decreto 9/2002, de 24 de enero, por el que se revisa el Plan de Recuperación del Oso Pardo (Ursus arctos) en el Principado de Asturias.

 Resolución de 3 de julio de 2003, de la Consejería de Medio Ambiente, por la que se aprueba el Catálogo de Áreas Críticas para el oso pardo en el Principado de Asturias y se delimitan las zonas de mayor calidad de su hábitat.

 Decreto 36/2003, de 14 de mayo, por el que se aprueba el Plan de Conservación del hábitat del Urogallo (Tetrao urogallus) en el Principado de Asturias.

 Decreto 155/2002, de 5 de diciembre, por el que se aprueba el Plan de Gestión del Lobo en el Principado de Asturias.

 Decreto 151/2002, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Plan de Conservación del hábitat del Murciélago Ratonero Grande (Myotis myotis) y del Murciélago Ratonero Mediano (Myotis blythii), en el Principado de Asturias.

 Decreto 150/2002, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Halcón Peregrino (Falco peregrinus) en el Principado de Asturias.

 Decreto 149/2002, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Azor (Accipiter gentillis) en el Principado de Asturias.

 Decreto 104/2002, de 25 de julio, de la Consejería de Medio Ambiente, por el que se aprueba el Plan de Conservación del hábitat del Pico Mediano (Dendrocopos medius) en el Principado de Asturias.

 Decreto 102/2002, de 25 de julio, por el que se aprueba el Plan de Conservación de la Rana Verde Ibérica (Rana perezi seoane) en el Principado de Asturias.

 Decreto 101/2002, de 25 de julio, por el que se aprueba el Plan de Conservación de la Rana de San Antón (Hyla arborea) en el Principado de Asturias.

 Decreto 137/2001, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el plan de Conservación del Águila Real (Aquila chrysaetos)

 Decreto 135/2001, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Alimoche Común (Neophron percnopterus)

 Decreto 24/1995, de 2 de marzo, por el que se aprueba el Plan de Manejo del murciélago de Geoffroy (Myotis emarginatus) y del murciélago de cueva (Myotis Schreibersi) en el Principado de Asturias.

 Decreto 73/1993, de 29 de julio, por el que se aprueba el Plan de Manejo de la Nutria (Lutra lutra) en el Principado de Asturias.

 Decreto 60/1993, de 15 de julio, por el que se aprueba el Plan de manejo del avión zapador (Riparia riparia) en el Principado de Asturias.

2.1.6 COTOS DE PESCA Y CAZA

En relación con el interés piscícola del concejo de Allande queda determinado en base a la siguiente tabla (Plan Forestal del Principado de Asturias):

Factor

Valor

l1

--

l2

--

l3

63,7

l4

11,1

l5

--

l6

91,0

Lj long.total de cursos de agua

165,8

Dj Densidad de la red fluvial

0,4

Lj

1,8

Ij Interés Piscícola

0,72

El interés piscícola del concejo de Allande se clasifica como de Clase Alta, si bien no hay ningún coto de pesca en el concejo.

El concejo de Allande incluye un Coto Regional de Caza, de 37.024 hectáreas de superficie, por lo que el interés cinegético del concejo es de Clase Media.

En la cuenca del Navia, el principal río que discurre por el concejo de Allande es el río Oro, que se clasifica como “Aguas de Alta Montaña” aguas arriba del puente Veiga, y en la subcuenca del Narcea esta clasificación alcanza al río Arganza aguas arriba de su confluencia con el Comba – Pumar en Noceda.

Respecto a los tramos vedados, corresponden al río Narcea, desde la presa del embalse de la Barca hasta el límite superior del coto de la Varadona.

Las Zonas libres están reguladas por el art. 36 de Ley del Principado de Asturias 6/2002, de 18 de junio, sobre protección de los ecosistemas acuáticos y de regulación de la pesca en aguas continentales y se define como “aquella en donde la pesca puede ejercerse con la mera posesión de la licencia y sin más limitaciones que las establecidas por esta Ley y las normas que la desarrollen.” A su vez pueden ser de dos tipos:

“a) Zona libre en régimen tradicional, en la que se podrán emplear todos los cebos permitidos y capturar hasta el número máximo de ejemplares que disponga la normativa anual de pesca.

b) Zona libre sin muerte, en la que se podrán emplear únicamente cebos artificiales en las modalidades que reglamentariamente se dispongan y en la que las capturas deben ser devueltas a las aguas de manera inmediata y en buenas condiciones para su supervivencia. Esta zona deberá estar señalizada.”

2.1.6.1 COTO REGIONAL DE CAZA

El Coto Regional de Caza denominado Allande abarca íntegramente en el concejo de Allande, ocupando parte del concejo de Cangas del Narcea, y tiene una superficie de 37.024 hectáreas.

La Sociedad de Cazadores Adjudicataria es “El Avellano”, que tiene los derechos de caza sobre el coto.

2.1.6.2 RESERVAS REGIONALES DE CAZA

En el Concejo de Allande no existe ninguna Reserva Regional de Caza, si bien existe una en el concejo colindante de Cangas del Narcea, que se corresponde con la Reserva Regional de Caza de Cangas del Narcea, que ocupa una superficie total de 6.049 hectáreas íntegramente en el territorio del concejo que le da nombre.

2.1.6.3 MONTES Y VÍAS

Se ha recabado de la Sección de Gestión y Protección de Montes, la información referente a estos aspectos, sobre lo que hay que destacar que los montes que se relacionen no disponen de planes dasocráticos, ni consta en el Servicio mencionado un inventario de pistas forestales y caminos rurales.

El Catálogo de Montes de Utilidad Pública recoge referido al concejo de Allande los siguientes:

 Monte U. P. n.º 313 “Cordal de Berducedo”. n.º Consorcio: 3034. Superficie: 700 hectáreas.

 Monte U. P. n.º 314 “Fonfaraon”. n.º Consorcio: 3035. Superficie: 2.500 hectáreas.

 Monte U. P. n.º 315 “Sierras de Carondio y Muriellos”. n.º Consorcio: 3098. Superficie: 3.000 hectáreas.

 Monte U. P. n.º 316 “Sierras de Valledor, Valvaler y Otras”. n.º Consorcio: 4120. Superficie: 3.000 hectáreas.

 Monte U. P. n.º 317 “Sierras de Videjeron, Fonterroja e Ibayo”. n.º Consorcio: 3037. Superficie: 5.000 hectáreas.

 Monte U. P. n.º 318 “Sierra de Bedramón”. n.º Consorcio: 4119. Superficie: 800 hectáreas.

Otros montes que cuentan con convenio pero que no están declarados de Utilidad Pública son:

 Monte Comunal “Sierra de San Salvador”“. Convenio n.º 3086. Superficie 500 hectáreas.

 Monte “Lugo”. Convenio n.º 4117. Superficie 200 hectáreas.

 Monte “El Caleyo”. Convenio n.º 4122. Superficie 110 hectáreas.

 Monte “Castanedo”. Convenio n.º 4123. Superficie 200 hectáreas.

 Monte “Fonteta”. Convenio n.º 4218. Superficie 500 hectáreas. Monte Vecinal de Mano Común 1/2004 (BOPA 12/111/2005 pg 4192 y 4193).

2.1.6.4 APROVECHAMIENTO MADERERO y RUTAS NATURALES

La superficie forestal del concejo de Allande se estima en un 79,6% se corresponde con superficie forestal, pues del total de 396,41 Km², la superficien forestal asciende a la cantidad de 293,95 Km², según según datos de la “Reseña Estadística de los Municipios Asturianos.1990”

Del Plan Forestal del Principado de Asturias, se desprende que en cuanto al aprovechamiento maderero la superficie utilizada para los mismos es de 29.395 hectáreas, con una productividad de 0,26 m³/ha/año y un aprovechamiento de 7.734 m³/año (siendo 4.845 particulares, 2.862 consorcio y 27 de uso público) de las cuales las especies aprovechadas y su cubicación son los siguientes.

Aprovechamiento maderero por especies

Especie arbórea

m³/año

Eucalipto

198

Pinus pinaster

2139

Pinus radiata

2052

Castanea sativa

262

Quercus robur/Quercus petraea

206

Alnus glunitosa

7

Populus sp.

3

Pinus sylvestris

346

Betula celtiverica

144

Fagus sylvatica

1

Otras

18

Fte.: Plan Forestal del Principado de Asturias

En el Plan Forestal del Principado de Asturias, no aparecen asignadas al concejo de Allande de rutas naturales de interés.

2.1.6.5 BRAÑAS

Existen varias Brañas sobre el territorio, de las que caben destacar dos por su gran interés:

1. Braña del Campel o del Rebollo. Braña equinoccial. La forman casi una veintena de edificaciones: cuadras, tenadas o henares y casa del pastor. Además los muros de piedra a base de lajas verticales y horizontales dividen las diferentes parcelas de cada dueño y pastor. Lugar donde el ganado se estabula y cuida durante el estio, desde primavera hasta el otoño.

2. Braña de Is. Braña equinoccial. Situada sobre el pueblo homónimo. Conserva en buen estado varias cabañas con sus murios para el ganado.

2.1.7 ANÁLISIS DE LA NORMATIVA MEDIOAMBIENTAL RELACIONADA

A continuación se resume alguna de la normativa medioambiental del Principado de Asturias, que afecta a ecosistemas y a especies de flora y fauna, presentes en el concejo de Allande.

Hay que resaltar que casi toda actuación dentro del ámbito de aplicación de las especies que se van a mencionar, debe ser sometido a Evaluación Preliminar de Impacto Ambiental (EPIA), por lo que no se va a mencionar específicamente en cada Decreto descrito.

Ley del Principado de Asturias 6/2002, de 18 de junio, sobre protección de los ecosistemas acuáticos y de regulación de la pesca en aguas continentales.

Ley del Principado de Asturias 6/2002, de 18 de junio, sobre protección de los ecosistemas acuáticos y de regulación de la pesca en aguas continentales, en su artículo 8.—Plan de ordenación de los recursos acuáticos continentales, define cuales serán los contenidos del mismo cuando se apruebe el correspondiente decreto. Estos corresponde con los siguientes contenidos mínimos:

“a) Descripción e interpretación de las características físicas y biológicas de los ecosistemas acuáticos continentales.

b) Diagnosis de su estado de conservación y previsión de su evolución.

c) Formulación de los criterios generales de actuación para la conservación, mejora y recuperación de los ecosistemas acuáticos continentales.

d) Determinación de las medidas necesarias para la conservación y fomento de las poblaciones de la fauna y flora acuáticas.

e) Descripción de los criterios orientadores de las políticas sectoriales y ordenadoras de las actividades económicas y sociales, públicas y privadas, para que sean compatibles con los objetivos de conservación y mejora de los ecosistemas acuáticos continentales.

f) Definición de las cuencas y de los ecosistemas acuáticos continentales como unidades de planificación y gestión integral.”

A su vez y según el artículo 9, el Plan de ordenación de los recursos acuáticos continentales se desarrollará por medio de planes técnicos de gestión.

Por tanto, estas figuras deberán ser compatibles con el Plan General de Ordenación del Concejo de Allande, en lo que pueda afectar en la interacción de ambas figuras de ordenación territorial.

Decreto 145/2001, de 13 de diciembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Tejo (Taxus baccata)

También por el Decreto 65/95, se consideran al Tejo como de “interés especial”.

Igualmente, el plan es de aplicación a la totalidad del territorio asturiano, excluidos los viveros, huertos semilleros, bancos clonales y plantaciones con fines comerciales posteriores a la entrada en vigor del Decreto. En los núcleos rurales y urbanos el plan de manejo es de aplicación únicamente a ejemplares centenarios o cuyo diámetro medido a la altura de 1,30 metros del suelo sea igual o superior a 19 centímetros.

El tejo del Lago (Texus bacatta) es un árbol milenario localizado en la localidad de Lago, al lado de la iglesia parroquial, en el concejo de Allande. Sus dimensiones son de 16 metros de altura, 9 de envergadura y algo menos de 6 metros de perímetro. Este tejo también se incluye dentro del Paisaje Protegido de la Sierra de Carondio y Valledor.

El tejo de Santa Coloma, milenario, situado en la localidad de Santa Coloma, en el concejo de Allande, también al lado de la iglesia parroquial de la localidad. Sus dimensiones son de 14.5 metros de altura, 12 de envergadura y 6 de perímetro. Este es probablemente el tejo más longevo de Asturias.

En el punto 5 del anexo se establecen las Directrices y actuaciones generales del mencionado Plan.

Se reproduce por medio de semillas, teniendo su hábitat en zonas de bosques mixtos, barrancos, laderas y escarpes rocosos; indiferente al sustrato. Participa en diversos tipos de bosques de la Clase Querco-Fagetea. Su principal amenaza son las talas e incendios.

El Decreto 13/1991, de 24 de enero, por el que se aprueba el Plan de Recuperación del Oso Pardo y el Decreto 9/2002, de 24 de enero, por el que se revisa el Plan de Recuperación del Oso Pardo (Ursus arctos) en el Principado de Asturias.

Ver imagen de la disposición

Por el primer Decreto, el Concejo de Allande (su extremo sur) está incluido dentro del Área de distribución actual del Oso Pardo. Por el segundo Decreto el área protegida incluye también toda el área oriental del Concejo.

Ver imagen de la disposición

Otra norma fundamental es la Resolución de 3 de julio de 2003, de la Consejería de Medio Ambiente, por la que se aprueba el Catálogo de Áreas Críticas para el oso pardo en el Principado de Asturias y se delimitan las zonas de mayor calidad de su hábitat.

Ver imagen de la disposición

El catálogo estará integrado por los siguientes tipos de zonas:

a) Áreas críticas que incorporan lugares de hibernación.

b) Áreas críticas que incorporan agrupamientos de encames utilizados por el oso en diferentes estaciones.

En el anexo I, apartado 5 del Decreto 9/2002, de 24 de enero, por el que se revisa el Plan de Recuperación del Oso Pardo (Ursus arctos) en el Principado de Asturias, se determinan las Directrices y actuaciones de las mismas para dar cumplimiento a los 8 Objetivos del Plan. Además en la Resolución de 3 de julio de 2003, se incluye para las Áreas críticas que incorporan lugares de hibernación, que la única modalidad cinegética permitida, entre el 1 de diciembre y el 15 de agosto, es la de rececho.

La población occidental mantiene un censo estimado en 60-75 ejemplares y se extiende por un área aproximada de 2.000 km, por varios concejos entre ellos el de Allande.

Decreto 36/2003, de 14 de mayo, por el que se aprueba el Plan de Conservación del hábitat del Urogallo (Tetrao urogallus) en el Principado de Asturias.

Lo primero que hay que resaltar sobre la especie, es que en 2005, por fin se ha cambiado su catalogación a la que realmente se merece, por lo que ahora es considerada “en peligro de extinción”, con todo lo que ello conlleva, entre otras cosas modificar el actual Plan de Conservación del hábitat por un Plan de Recuperación de la especie.

El Plan de Conservación del hábitat se aplicará en la totalidad del “Área Actual de Distribución” del urogallo que es gran parte del Concejo de Allande, definida por la presencia de urogallos en los últimos cinco años. De la misma forma, y en los aspectos que correspondieran, se aplicará en el “Área Potencial de Distribución” del urogallo definida por la presencia de ejemplares hasta hace cinco años.

Ambos espacios se delimitan esquemáticamente a continuación:

Igualmente, cuando en este Plan así se indique, se aplicarán medidas adicionales de protección en las “Áreas Prioritarias de Conservación”.

El Decreto también establece una serie de actuaciones a promover en cada zona, entre las que incluye determinadas prohibiciones, recomendaciones, condicionantes, etc.

Decreto 155/2002, de 5 de diciembre, por el que se aprueba el Plan de Gestión del Lobo en el Principado de Asturias.

El Plan de Gestión del Lobo, que se extiende a toda Asturias, tiene como finalidad la conservación de la especie, manteniendo un nivel poblacional que garantice su viabilidad presente y futura y que resulte compatible con el adecuado desarrollo de las explotaciones agrarias y la deseada aceptación social en el medio rural asturiano.

Ver imagen de la disposición

Entre muchos de los aspectos que trata, invita a los Ayuntamientos a la ordenación de la tenencia, venta, cría y control sanitario de perros y otros animales de compañía y de la recogida de animales abandonados o muertos mediante la aprobación de Ordenanzas Municipales Reguladora de la Tenencia de Animales de Compañía.

También establece las indemnizaciones a percibir por los daños ocasionados por el Lobo.

Decreto 151/2002, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Plan de Conservación del hábitat del Murciélago Ratonero Grande (Myotis myotis) y del Murciélago Ratonero Mediano (Myotis blythii), en el Principado de Asturias.

El Decreto, entre otros aspectos insta a las entidades, organismos o corporaciones que intervengan en el otorgamiento de licencias, concesiones administrativas o cualquier otra clase de autorizaciones o ejecuten obras en el ámbito del Plan aprobado que es toda Asturias, a observar el cumplimiento de sus directrices y disposiciones.

Decreto 150/2002, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Halcón Peregrino (Falco peregrinus) en el Principado de Asturias.

El ámbito de aplicación es todo el Principado de Asturias, y se define como “área crítica” los cortados rocosos utilizados para la nidificación o aquellos en los que existan intentos fehacientes de reproducción de la especie, incluyendo el cantil y su entorno dentro del área de aplicación de las medidas directas. En las áreas críticas se regulará el desarrollo de ciertas actividades recreativas en el período comprendido entre el 15 de febrero y el 30 de junio. Entre las actividades sometidas a regulación se encuentran la escalada, el barranquismo, la acampada, el vuelo libre y el parapente, las batidas cinegéticas y la circulación de motos y vehículos.

Decreto 149/2002, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Azor (Accipiter gentillis) en el Principado de Asturias.

Es un ave eminentemente forestal, que se distribuye por toda la Comunidad Autónoma. Entre los aspectos más relevantes a destacar, se encuentra la necesidad de realizar un estudio específico sobre la incidencia de cualquier actuación que, sin estar sujeta de forma expresa a trámite de EIA o EPIA, pueda suponer una alteración importante en el entorno de la zona de cría u otra zona de especial importancia para la especie.

Decreto 104/2002, de 25 de julio, de la Consejería de Medio Ambiente, por el que se aprueba el Plan de Conservación del hábitat del Pico Mediano (Dendrocopos medius) en el Principado de Asturias.

El Pico Mediano vive en robledales de Quercus robur, Q. petraea y Q. pyrenaica o en bosques mixtos casi de forma exclusiva. En ocasiones se presenta en hayedos o bosques de castaño, pero siempre que exista presencia de robles o estén situados muy próximos a un robledal.

El concejo de Allande, no aparece dentro del Área de distribución actual, pero sí en la potencial, y que de forma comprende los bosques con robles situados a una altitud superior a 500 m de varios concejos, entre ellos el de Allande.

Decreto 102/2002, de 25 de julio, por el que se aprueba el Plan de Conservación de la Rana Verde Ibérica (Rana perezi seoane) en el Principado de Asturias.

La Rana Verde Ibérica es una especie de hábitos eminentemente acuáticos, cuyo hábitat natural está constituido por cursos de aguas lentas o quietas y zonas encharcadas dotados de abundante vegetación acuática. El Decreto tiene aplicación en toda Asturias, y resalta la protección y conservación que las administraciones han de realizar sobre los hábitats de esta especie, que son los mencionados anteriormente.

Decreto 101/2002, de 25 de julio, por el que se aprueba el Plan de Conservación de la Rana de San Antón (Hyla arborea) en el Principado de Asturias.

La Rana de San Antón es un anfibio terrestre de hábitos eminentemente trepadores que en nuestra región vive casi exclusivamente en zonas con abundante vegetación arbustiva próximas a charcas y zonas encharcadas de escasa profundidad, así como embalses y rías. El Decreto tiene aplicación en toda Asturias, y resalta la protección y conservación que las administraciones han de realizar sobre los hábitats de esta especie, que son los mencionados anteriormente.

Decreto 137/2001, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el plan de Conservación del Águila Real (Aquila chrysaetos)

Allande es uno de los concejos, donde se aplica el Plan de Conservación. Entre los peligros que tiene esta ave, cabe destacar la destrucción de los hábitats propios de la especie (por actividades industriales, incendios, construcción de pistas, etc.), el desarrollo de ciertas actividades recreativas y la disminución de las poblaciones de algunas especies presa.

Cabe destacar que se debe regular el uso de toda pista que ocasione molestias en áreas críticas durante la época de reproducción (desde el 15 de enero al 31 de julio), así como la utilización de explosivos o la realización de cualquier actividad con posible incidencia.

Ver imagen de la disposición

Decreto 73/1993, de 29 de julio, por el que se aprueba el Plan de Manejo de la Nutria (lutra lutra) en el Principado de Asturias.

El Decreto es de aplicación en todo el Principado, si bien distingue una serie de zonas que prioriza la protección en las desembocaduras de los ríos. No obstante, para las zonas interiores y central, se recomienda evitar la alteración de las márgenes por obras civiles (encauzamiento artificial, urbanización de márgenes, etc.), la creación de obstáculos a la fauna piscícola y acondicionar los existentes mediante escalas adecuadas, así como evitar la construcción de edificios y otras infraestructuras (áreas de servicio, zonas recreativas, etc.) en las inmediaciones de las márgenes de los ríos, respetando una «franja de seguridad» a lo largo del cauce.

Decreto 60/1993, de 15 de julio, por el que se aprueba el Plan de manejo del avión zapador (Riparia riparia) en el Principado de Asturias.

El Plan será de aplicación a la totalidad del territorio regional si bien, dadas las características de la especie, las actuaciones a emprender sólo afectarán de manera directa aquellos puntos concretos, en los puntos de cría.

Decreto 135/2001, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Plan de Manejo del Alimoche Común (Neophron percnopterus)

Se incluye este decreto pues si bien no afecta al municipio, está en el límite del mismo y por ser la única zona del occidente del principado donde se encuentra.

Se define como “área crítica” los cortados rocosos utilizados para la nidificación o aquellos en los que existan intentos fehacientes de reproducción de la especie, incluyendo el cantil y su entorno dentro del área de aplicación de las medidas directas a adoptar en el presente Plan de Manejo.

Regulando las actividades recreativas en las áreas críticas de ciertas parejas de Alimoche durante el período reproductor (marzo a julio, ambos incluidos). Entre las actividades sometidas a dicha regulación se encuentran la escalada, la acampada, el vuelo libre y parapente, las batidas cinegéticas, la circulación de motos y de vehículos todoterreno.

Ver imagen de la disposición

Decreto 24/1995, de 2 de marzo, por el que se aprueba el Plan de Manejo del murciélago de Geoffroy (Myotis emarginatus) y del murciélago de cueva (Myotis Schreibersi) en el Principado de Asturias.

El Plan será de aplicación a la totalidad del territorio regional si bien, dadas las características de las especies, las actuaciones a emprender sólo afectarán de manera directa aquellos puntos concretos, en los puntos de refugio y de cría. El primero de ellos, suele ocupar construcciones, mientras el segundo cuevas naturales, sobretodo en el oriente de Asturias.

2.2 CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE EL PATRIMONIO CULTURAL

2.2.1 PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO

El primer episodio histórico y en consonancia con los efectos humanos sobre el paisaje se produce el fenómeno megalítico.

Las numerosas estaciones situadas en todo el concejo superan en número de túmulos los 70. Su estado de conservación es deficiente debido al abundante trabajo de los “ayalgueros” o saqueadores de tesoros, los cuales gracias a alusiones bibliográficas, leyendas y cuentos populares dañaron irremisiblemente estos bienes culturales.

Como principal hecho podemos destacar la numerosa cantidad de conjuntos megalíticos alrededor y en la Sierra de Carondio, con 31 túmulos esparcidos componiendo diferentes grupos. Estos se imbrican en un gran alineamiento topográfico que cubre una veintena de kilómetros desde las Sierra de Buño, Los Hospitales, la Cabra, Santa Coloma, Carondio y Entrerríos hasta San Roque, con más de ochenta túmulos. Implica cuatro concejos: Tineo, Allande, Villayón e Illano. En Allande estos grupos continúan la llamada Carreiriega de los Gallegos (Ficha n.º 48, Carta Arqueológica de Allande), camino prerromano jalonado por estas estructuras desde el alto de la Marta hasta la collada de Entrerríos, uniendo dos cuencas hidrográficas y visuales.

En un ramal de Carondio se han identificado varios círculos de piedra líticos (Cromlech), compuestos de piedras de pizarra hincadas.

A estos conjuntos de amplia cronología (desde el Neolítico hasta la Edad de los Metales) se unen una serie de manifestaciones artísticas: los petroglifos.

Aunque sean de gran pobreza, son cazoletas circulares, líneas grabadas con menor o mayor intensidad y diversos elementos sobre afloramientos pizarrosos de escaso alzado; así Pena Colmea en el Valledor o el Campo das Carballeiras en Carondio.

Caso aislado es la piedra dolménica proveniente de la tumba del Castellín, en Carondio (1926). En la misma, de 2,10 m, de altura se graban semicírculos concéntricos dispuestos en franjas paralelas y un serpentiforme.

Existen doce castros conocidos, antes por bibliografía (González, 1966 y 1973). Tras la elaboración de la Carta Arqueológica (Camino y Viniegra, 1990), no se han incorporado ninguno nuevo. El llamado castro de Bustantigo (ficha n.º 47, Z.R.A. Castro de Bustantigo), que había sido incorporado gracias a los estudios de Sánchez Palencia, ha sido desechado por la propia administración regional asturiana tras un detallado estudio y prospección.

La mayor parte de los mismos emplean técnicas fortificativas provenientes de su vinculación con la minería del oro: fosos realizados al modo de canales de agua como el foso del castro de Piqueiros (Tremado). El castro de Figueras coincide con un frente de explotación aurífera. Los castros de la Garganta y la Collada se incluyen en la tipología de torreones fortificados, con un foso exterior en el primero de ellos semejante a modelos reconocidos en el Caurel (Luzón y Sánchez Palencia, 1980).

El único excavado es el de Sanchuis en San Martín de Beduledo. Además de dos barrios, los imponentes fosos y sus murallas de módulos, la vinculación romana parece clara (I al IV d. C.) y los últimos informes nos hablan de una cronología anterior; de la segunda edad del Hierro, siglo IV a. De C.

Del Castello de Berducedo se recogió un pendiente o arracada de oro en forma de media luna con filigranas de espigas engarzando cuentas, y guardado en una colección particular (Tabularium Artis Asturiensis).

De la ocupación romana los más importantes testigos son por su dimensión espacial las explotaciones auríferas que ocupan varias decenas de millones de metros cuadrados. Identificadas por foto aérea la mayor parte de ellas, falta un estudio pormenorizado de cada una de las mismas para asignar cronologías y sistemas extractivos.

La dependencia de muchas de ellas de los recursos nivales debido a su gran altitud y falta de recursos hídricos durante los estiajes ponen de manifiesto un sistema extractivo de zanjas-canales que partiendo de vaguadas de decantación nival reconducen el agua y evolucionan a veces hacia conchas de explotación.

La sierra del Palo mantiene la mayor parte de estos trabajos; los canales forman un circuito por ambas vertientes, siendo la occidental con la Fana la más trabajada, y la oriental la que provee de agua para la explotación. Los sectores mineros del Arroyo del Oro en Bustantigo son los segundos en importancia; también las explotaciones del arroyo de Fresnedo y las del Valledor.

Dos vías de comunicación unían las explotaciones y se mantuvieron en tiempos posteriores: la que procedía de Salas y continuaba a Grandas, el antiguo camino de Santiago o “Camiño primitivo”, luego Camino Real. y otra comunicaba por encima de la sierra de los Lagos y Orua proveniente del Norte por el ramal de los Hospitales con desviación por Iboyo hacia Cangas del Narcea, uniendo desde Valdés hasta Ibias y Degaña con salida a León.

Los canales son conocidos como “antiguas” y se reutilizan como caminos a media y alta ladera para desplazamientos cortos entre pueblos y aldeas.

La alta Edad Media tiene como primer referente el siglo X. El Monasterio de Corias (Cangas del Narcea) contaba con diferentes fundaciones en Allande.

Entre 1262 y 1269 la iglesia de San Salvador de Oviedo, dueña de muchas propiedades otorga a los hombres del “concello de Allande”, todo cuanto haya en sus propiedades para poder “fazer pobla”, creando la Pola de Allande o Pobla allandesa.

Del dominio de los Quiñones pasó Allande a depender de los Rodrígo de la Rua. A partir de entonces Allande permanece vinculado a la Casa de Cienfuegos hasta 1812.

Durante la edad contemporánea la construcción del Salto de Salime afectó al concejo de Allande en su margen derecha, en la parroquia de San Emiliano, desde el punto de vista ambiental, patrimonial y demográfico.

2.2.2 EL CAMINO DE SANTIAGO. TRAMO ALLANDE.

Nacido gracias a Alfonso II el Casto con el descubrimiento del Sepulcro de Santiago en Galicia, en el siglo VIII. Es en el siglo XI, cuando tenemos las primeras menciones relacionadas con Oviedo (peregrinación de Alfonso VI, el 14 de marzo de 1075, que acude a visitar la metrópoli ovetense para adorar las reliquias guardadas en San Salvador de Oviedo). A partir del siglo XIV decae la frecuencia de los viajeros que visitan Asturias como paso a Santiago, y la razón no es otra que la seguridad que ofrece el Camino Francés por Castilla tanto frente a las razzias musulmanas como a la comodidad del viajero, ya que es menos montañoso, más habitado y más fértil que el camino septentrional.

Durante la Edad Media, el Camino Antiguo o Camino Primitivo, hoy Camino de Santiago por el interior, entraba y entra desde Tineo por la Mortera de Villarmilde, salvando el Pico Hospital en la sierra de Fonfaraón, atraviesa el Palo hasta Montefurado, llanea por Lago y Berducedo, asciende hasta Buspol y cruza el Navia por el antiguo puente de piedra.

Otro ramal secundario, desciende desde Tineo por Gera, Mirallo, San Félix y llega a la Pola de Allande. Sube el Palo y se une al principal.

Para dar servicio existian 7 hospitales: Cimadevilla, Fonfaraón, Valparaiso, la Freita, Montefurado, Lago y Berducedo, además de Hospederías monásticas en Celón y Villanueva. En Villaverde, estaba la malatería de San Lázaro de Lendelapila, desde el siglo XIII.

En 1980 desaparece la Casa Hospital de Berducedo y su inscripción se conserva en la llamada casa del médico. Todo el trazado está protegido bajo la fórmula administrativa de Bien de Interés Cultural (B.I.C.).

2.2.3 PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

2.2.3.1 ARQUITECTURA RELIGIOSA

El concejo de Allande cuenta con interesantes muestras de arquitectura sacra, entre las que cabe destacar:

1. Iglesia de Santa María de Celón. (B.I.C.). Románica del primer cuarto del siglo XIII. Cuenta con una campana fechada en 1222. Una nave rectangular, ábside con bóveda que guarda en el presbiterio pinturas del siglo XVI: la Pasión de Cristo y la Coronación de la Virgen.

2. Iglesia de San Juan de Villaverde. Guarda restos románicos relacionados con Celón. De estilo románico cuenta con nave única y se conservan pinturas en el presbiterio.

3. Iglesia de San Andrés de Pola de Allande. Obra de comienzos del siglo XVI. Posee retablo manierista próximo a Alonso de Berruguete.

4. Santa María de Berducedo. Iglesia del siglo XIV, de nave única con cabecera rectangular, capillas laterales y cubierta de madera.

5. Iglesia de Linares. Construida a finales del XIV o principios del XV. Retablo barroco, un Calvario del siglo XIV y un Cristo del XVIII, procedente de la iglesia de Villavaser.

6. Iglesia parroquial de Santiago de Lomes. Obra del siglo XV, probablemente sobre una anterior. De nave única y cabecera cuadrada.

7. Iglesia parroquial de San Emiliano. Nave única, cubierta de madera, cabecera cuadrada con cañón apuntado. Retablo renacentista con un Cristo gótico. De origen románico la fábrica actual es del siglo XV.

2.2.3.2 ARQUITECTURA CIVIL.

Los principales elementos arquitectónicos son:

1 Palacio de Cienfuegos. (B.I.C.). Sobre la Pola de Allande, es original del siglo XIV y reedificado en el XVI por el señor de la Rua Cienfuegos. Tiene planta en L y tres torres. Vuelta a reformar en el XVIII por el Conde de Peñalba.

2. Casa de la Torre de San Emiliano (B.I.C.). Consta de una torre cuadrangular de tres plantas y construida en el XV. Tiene dos cuerpos adosados y posteriores; uno al Sur con dos plantas y otro al Oeste del siglo XVIII.

3. Casa de Castaño o de Santos. Obra del siglo XVIII, posee el escudo de los Valledor y Uría.

4. La Torre de San Martín del Valledor (B.I.C.). Cuadrangular con 3 pisos, es la casa de los Valledor desde el XVI.

5. La Casona de los Allande en Ema. Casa grande y de líneas populares con corredor y palomares en los aleros. Tiene capilla con escudo en el ábside.

6. Palacio de Lomes o de los Flórez. El núcleo es una torre cuadrada con dependencias diversas alrededor.

7. Ayuntamiento de Pola de Allande, obra de 1907 de Regino Pérez de la Sala, que responde a la tipología clásica, con pórtico de acceso, balcón emblemático, escudo y reloj.

2.2.3.3 LA VIVIENDA URBANA

El principal núcleo de población, cabecera municipal y el único clasificado como suelo urbano por el PGO es Pola de Allande. La tipología arquitectónica de vivienda ha sido la que mayor transformación ha sufrido en el tiempo, habida cuenta de la consustancial alteración del modo de vida desde sus inicios como vivienda agraria hasta su estado actual como vivienda urbana.

La especial configuración del asentamiento de Pola de Allande hace que prevalezcan las morfologías urbanas abiertas frente a las cerradas, de tal forma que las tipologías unifamiliares y de bloque abierto son las predominantes sobre las de manzana cerrada o semiabierta. Por otro lado la limitación espacial del ámbito de posible crecimiento se traduce en una densificación de las estructuras hacia los conjuntos de viviendas adosadas y la vivienda colectiva en bloques lineales entre medianerías.

En Pola de Allande, y debido probablemente al estancamiento de su evolución demográfica y económica, conviven todos los tipos simultáneamente, lo que confiere al conjunto uno de sus mayores valores actuales como es la riqueza de su patrimonio arquitectónico. Esta riqueza debe entenderse no sólo como la suma de los valores individuales de cada una de las distintas piezas de interés patrimonial sino como un auténtico valor de conjunto centrado en su diversidad y coexistencia.

Ver imagen de la disposición

Imagen representativa de la riqueza y diversidad tipológica de Pola de Allande

La vivienda unifamiliar en Pola de Allande tiene su origen en los tipos característicos de la vivienda tradicional allandesa existente también en otros núcleos de población y que se detalla en el apartado correspondiente, relativo al patrimonio etnográfico.

La existencia de este tipo de vivienda en el núcleo de Pola de Allande en la actualidad se reduce a su perímetro, especialmente en el difuso límite entre la villa y los núcleos rurales circundantes como El Mazo, Cimadevilla, Los Solares o Peñablanca.

Esta vivienda agraria evoluciona tipológicamente para dar respuesta a las demandas de aumento de densidad, siempre dentro del modelo de vivienda agraria pero más evolucionada durante el s.XVIII y el s.XIX.

La vivienda entre medianerías que se consolida preferentemente en el centro de la población. Sus especiales características hacen que el uso agroganadero vaya declinando a favor del de vivienda. Su evolución lógica es a la agrupación de viviendas formando calles que se van consolidando como estructuras de corredor.

Ver imagen de la disposición

La estructura de calle corredor más clara y antigua la conforma la calle mayor. La vertiente Sur de esta calle tiene la característica de dar cara hacia el río, lo que va generando una tendencia evolutiva de las construcciones que buscan tener vista hacia este elemento natural.

Ver imagen de la disposición

La evolución de la vivienda colectiva en altura aprovecha la topografía para generar una doble entrada por cada vertiente de la fachada. Se consolidan estructuras lineales de viviendas adosadas con alineación este-oeste apoyándose en la ladera y orientadas lógicamente al Norte y sur, y con entradas independientes, y a distinta altura, por cada una de las dos orientaciones. La otra tendencia de vivienda colectiva es hacia la vivienda en bloque abierto independiente, con las mismas características de posición que la otra.

Ver imagen de la disposición

Los otros nuevos modelos de asentamiento propios de la segunda mitad del s.XX son las viviendas sociales que conforman estructuras urbanas independientes, con urbanización propia y construcción de viviendas unifamiliares adosadas o viviendas en bloque.

Ver imagen de la disposición

Por último es necesario hablar de la tipología de vivienda unifamiliar, muy significativa en Pola. Existe en modelo “indiano”, construido preferentemente a mediados del s.XX, como modelo de vivienda aislada de gran tamaño y estilo ecléctico en el que se mezclan los rasgos regionalistas con los historicistas; tienen una posición de centralidad en la parcela, también grande y muy ajardinada, en algunos casos con jardines de gran interés. La mayor parte de estas viviendas tienen un indudable valor histórico, tanto por la evocación del fenómeno de la inmigración, tan característico de Asturias, como su propio valor arquitectónico. El otro modelo de vivienda unifamiliar, construido a finales del s.XX es un modelo convencional, en el que se diluyen los temas regionalistas en un estilo más universal.

Ver imagen de la disposición

2.2.3.4 LA MORFOLOGÍA URBANA

El principal núcleo de población, cabecera municipal y el único clasificado como suelo urbano por el PGO es Pola de Allande. Su configuración urbana está directamente vinculada a las distintas tipologías edificatorias analizadas en el apartado anterior.

El núcleo primigenio de Pola de Allande está situado en el margen izquierdo del río Nisón, en su vertiente Norte. Inicialmente estaría formado por viviendas agrarias que, poco a poco, van evolucionando hacia modelos de mayor densidad, tanto por su altura como por su modo de implantación.

Este primer núcleo está formado por la calle mayor, la plaza de Abajo y la plaza de la Iglesia de San Andrés y posiblemente no crecería más ni evolucionaría fuera de este ámbito hasta finales del s.XVIII y principios del s.XIX, cuando los nuevos modelos productivos y de servicios permitirían la colonización del otro lado del río, así como la extensión de la ciudad siguiendo su curso. Ilustra este cambio la construcción de dos nuevos puentes sobre el río Nisón en torno a 1850, la construcción del nuevo consistorio en el otro margen del río en 1906 y la construcción de la Casa del Puente de 1927.

Ver imagen de la disposición

Con posterioridad a este momento el crecimiento de la ciudad toma varios derroteros diferenciados, asumibles en parte por las nuevas alternativas que abren las nuevas tecnologías de la construcción que permiten la utilización de nuevos espacios antes limitados por la topografía y la dificultad de ejecución de accesos y servicios.

La nueva línea de crecimiento preferente durante finales del s.XIX y principios del XX es el asentamiento de nuevas construcciones de viviendas unifamiliares de “indianos”, situadas en la avenida de Galicia, en la ladera orientada al Sur. Se trata de viviendas realizadas por los inmigrantes de las Américas que han regresado habiendo triunfado económicamente en el otro continente.

Durante la segunda mitad del s.XX, y en oposición a la tipología de chalet indiano, se construyen viviendas populares en los lugares más periféricos de la ciudad, en la salida a Grandas de Salime, hacia el Oeste y en la salida a Tineo, hacia el este. Se trata de viviendas unifamiliares adosadas o en bloque con una alta densidad y en terrenos con mala accesibilidad por su fuerte pendiente.

En el último período del s.XX la colonización ha crecido al Oeste del río Nisón detrás del parque del Toral donde se han ido estableciendo también nuevos equipamientos, al igual que en la salida hacia Cangas con la construcción de las nuevas piscinas y la nueva depuradora, entre otros. También se continúa con la construcción de nuevas viviendas unifamiliares situadas detrás de la iglesia de San Andrés y en la salida a Grandas de Salime preferentemente.

Ver imagen de la disposición

2.2.4 PATRIMONIO ETNOGRÁFICO.

El análisis del patrimonio etnográfico debe abordarse desde la superación de la división administrativa para considerar otra de carácter cultural y cuya línea divisoria puede establecerse en la sierra del Palo. Desde este punto de vista el territorio del concejo de Allande puede considerarse dividido en dos ámbitos claramente diferenciados como son las cuencas del Navia y del Narcea.

Esta división básica puede ampliarse subdividiendo el sector del Navia en dos partes la zona de la sierra de Carondio, al norte, y la zona del Valledor, al Sur. De esta forma la división de zonas de estudio quedaría de la siguiente forma:

1. El sector de la Pola. Incluye las parroquias de Pola de Allande, Villavaser, Villagrufe, Celón, Linares, Villaverde, Besullo, Villar de Sapos, Parajas y Lomes. Es el de mayor densidad y más evolucionado, en él se asienta la villa de Pola de Allande, capital administrativa y elemento dinamizador del resto de núcleos de población.

2. El sector de la Sierra. Incluye las parroquias de Bustantigo, Santa Coloma, San Emiliano, Berducedo y Lago. Formada por la zona más montañosa con valles en forma de V. Tiene una población muy inferior a la zona de Pola y su grado de desarrollo también es mucho menor. La localidad con mayor población y empuje económico es Bustantigo.

3. El sector del Valledor. Incluye las parroquias de San Martín del Valledor y San Salvador del Valledor. Situado en la ribera del río del Oro, afluente del Navia. Su topografía es más suave que el sector de la sierra.

Ver imagen de la disposición

2.2.4.2 NÚCLEOS DE POBLACIÓN

En función de las distintas zonas señaladas anteriormente podemos destacar una serie de núcleos de población por el interés que tienen en conjunto, independientemente del valor individualizado de cada uno de sus elementos.

Zona de Pola de Allande:

La preponderancia de la cabecera del concejo así como el mayor desarrollo económico ha potenciado la alteración de los valores tradicionales y etnográficos de los núcleos de población, sin que pueda destacarse ninguno especialmente por su valor de conjunto, sin perjuicio del gran valor de alguna de muestras individuales más significativas. Se trata de núcleos de grandes dimensiones normalmente agrupados y compactos, aunque existe un gran número de núcleos y también una casuística igualmente variada.

Zona de la Sierra:

En la parroquia de San Emiliano puede destacarse el núcleo con el mismo nombre “San Emiliano”. Se trata del valor más significativo del concejo, el núcleo está declarado desde 1971 Conjunto Artístico y Pintoresco, sus callejuelas, bien conservadas, y los diferentes elementos artísticos que lo conforman, han sido respetados. Los núcleos son pequeños y pueden ser agrupados y compactos como San Emiliano, o dispersos como la mayoría de entidades de población de la parroquia de Santa Coloma. Destacan por número de habitantes especialmente Berducedo, y además Corondeño, Lago, Buslavín y San Emiliano.

La mayoría de ellos conservan un núcleo central de gran interés etnográfico, independientemente de su estado de conservación. Se han delimitado estos conjuntos con el objetivo de la conservación de las características tipológicas más representativas.

Se reproducen a continuación las fotografías de aquellos más representativos de cada una de las distintas parroquias.

Ver imagen de la disposición

Zona del Valledor:

El núcleo más significativo es Fonteta, con expediente incoado como BIC; puede igualmente destacarse “San Martín del Valledor”. Son núcleos de población pequeños, aunque más grandes que los pueblos serranos, tienen una morfología mayoritariamente agrupada y compacta. Destacan por número de habitantes San Salvador del Valledor, Fonteta, San Martín del Valledor y Tremado.

Al igual que en la zona de la Sierra la mayoría de ellos conservan un núcleo central de gran interés etnográfico, independientemente de su estado de conservación. Se han delimitado estos conjuntos con el objetivo de la conservación de las características tipológicas más representativas.

Ver imagen de la disposición

2.2.4.3 LA VIVIENDA AGRARIA

En función de las distintas zonas señaladas anteriormente podemos establecer una serie de aspectos comunes para las distintas tipologías de vivienda agraria.

Se trata de una vivienda que mezcla los usos agroganaderos con los residenciales y que tiene carácter unifamiliar y un modo de implantación exento. Está compuesta de un cuerpo principal de volumen primario y rotundo, en el que se desarrollan los usos básicos de vivienda, bien en la totalidad del volumen, bien en la planta primera, en su caso, reservando la planta baja para la ganadería. A este cuerpo principal le acompañan otros cuerpos auxiliares, normalmente de una sola planta, donde se producen el resto de actividades complementarias relacionadas con el carácter agropecuario de las instalaciones, tenadas, cuadras, almacenes, bodegas, palomares, despensas, hórreos, paneras, cabazos y otros. La disposición de los distintos edificios en la parcela suele tener un carácter perimetral alrededor de un patio central donde se desarrolla la actividad principal en cuanto a distribución de circulaciones, usos y actividades. Este patio suele ubicarse en un lateral de la edificación principal.

Ver imagen de la disposición

Tienen elementos singulares de la edificación característicos, como son el portón de entrada con tejaroz, los cierres perimetrales, el corredor, la galería y los balcones. Están construidas con muros portantes de fábrica de piedra de mampostería con refuerzos de sillarejo en las esquinas y recercos de piedras enterizas careadas en los huecos. Los elementos singulares normalmente están construidos en madera o forja. Las cubiertas suelen ser de losa de pizarra en las zonas del Valledor y la Sierra, utilizándose la teja en la zona de la Pola.

Se representan a continuación algunos de los valores en vivienda rural más significativos, tratando de significar para cada zona una vivienda aislada de una situada en un entorno más urbano.

En términos generales es conveniente diferenciar la vivienda situada dentro de un núcleo compacto, ya que está más condicionada por la propia morfología del núcleo, su entramado de calles y sus limitaciones de espacio, de la vivienda aislada y dispersa situada individualmente o agrupada con otras pero sin interferir en su morfología.

El escaso desarrollo económico del concejo de Allande ha producido, sin embargo, muy buenas muestras de vivienda tradicional con todos sus valores.

Ver imagen de la disposición

El presente catálogo ha fijado varios sistemas de inclusión de este tipo de viviendas en los distintos niveles de protección:

1. Aquellas viviendas, que en base a sus cualidades, pueden incluirse en el nivel de protección integral o parcial por su excepcional valor arquitectónico y significación cultural o ciudadana.

2. Aquellas viviendas aisladas que presentan cierta calidad o nivel cualitativo, reuniendo constantes tipológicas interesantes.

3. Aquellas viviendas integradas en conjuntos etnográficos más amplios que destacan por su valor ambiental y de conjunto, por encima de sus valores intrínsecos particulares.

2.2.4.4 LOS HÓRREOS Y PANERAS

El origen de estas construcciones en Allande hay que buscarlo en el hórreo arcaico; planta cuadrada, pequeñas dimensiones, cuatro pequeños apoyos de madera o pies, colocados sobre una losa encajada en el suelo o sobre un murete, colondra formada por tablas muy anchas, trabajadas con azuela engarzadas con barrotillo y normalmente con dos puertas, cubierta a cuatro aguas.

Los hórreos que pueden apreciarse en Allande son anteriores, en general, al s. XIX, momento en que empiezan a declinar a favor de las paneras, aunque no todas las caserías pueden permitirse levantar una panera. En otras ocasiones ambas tipologías se mezclan, incorporando elementos característicos de una y otra, como corredores, planta rectangular o liñolos para la ampliación de altura.

Ver imagen de la disposición

Gráfico publicado en el libro “Hórreos y paneras en el concejo de Allande” de A. Graña García y J. López Álvarez.

Las primeras paneras participan de ciertos rasgos morfológicos y constructivos característicos de los hórreos arcaicos y son propias de la zona allandesa:

— baja altura de la corondia formada por tablas anchas de tosco acabado y engarzadas por barrotillo,

— ausencia de corredor originalmente,

— pías de madera altas delimitando un espacio inferior abierto.

La diferencia fundamental consiste en la planta rectangular de proporción 2:1 y seis apoyos, para lo que se incorpora una viga central denominada bragueiro que permite disminuir la tensión de las madres. Son paneras características del concejo de Allande.

A partir del s. XVIII la panera se perfecciona, tanto por la aparición de elementos nuevos, como por la forma más elaborada de realizarlas. Sus características más importantes son:

— la corondia crece en altura,

— aparece el corredor,

— aparece el desván o talameira,

— el piso inferior o espacio cerrado perimetralmente se utiliza para guardar aperos o el carro, y en ocasiones se cierra formando un cuarto.

Podría hablarse en este momento del nacimiento de un estilo allandés característico. Nacido en la segunda mitad del siglo XVIII, y utilizado únicamente para las paneras de la comarca occidental, especialmente Allande y Cangas del Narcea. Este estilo decorativo, parco en motivos, se restringe a tallas en las colondras, tanto en el frontal de la panera como en los costados. Son elementos estilizados de origen diverso como rosetas, tetrasqueles, caras esquematizadas, entrelazos, juegos de círculos y arcos combinados y relojes de manecillas.

La panera más evolucionada pertenece a finales del s. XIX,

— se alza sobre un piso inferior cerrado y techado,

— suele estar apoyada sobre ocho pequeñas pías de pizarra con muelas también de pizarra muy finas.

— el cuadro está formado por dos bragueiros apoyados en las pías centrales, que sostienen y enlazan a las vigas largas o madres,

— las vigas de los lados más cortos se apoyan en los extremos de las madres y se denominan las hijas.

— la corondia está formada por tablas engarzadas entre sí y encajadas en las vigas madres, sobre ellas se colocan otras vigas más finas denominadas liñolos con un elemento característico de Allande como es el gato o pequeña viga de refuerzo situada en diagonal sobre los liñolos, la toca, que da la forma triangular al tejado,

— el corredor se levanta sobre la viga solera, que apoya en las cabezas de las vigas del cuadro, en ocasiones el corredor se cierra con una segunda hilera de tablazón o bien con una barandilla.

Ver imagen de la disposición

San Emiliano y Linares cuentan con los mejores conjuntos de hórreos y paneras decoradas de Allande.

La modalidad del hórreo gallego, del que puede encontrarse excepcionalmente alguna muestra en Allande, es la denominada cabazo. Sólo se han encontrado cuatro a pesar de contar con datos que señalaban cinco. Se corresponden con el tipo Mondoñedo, establecido por Ignacio Martínez Rodríguez, y con la variedad ancha que es la que existe en Asturias. Tienen planta rectangular, y se apoyan sobre dos muros de mampostería en sus lados cortos entre los que se tienden vigas de madera, cubierta a cuatro aguas con remates característicos en la cumbre.

Ver imagen de la disposición

El presente catálogo ha incluido 538 elementos entre hórreos, paneras y cabazos, de los cuales podemos hacer la siguiente clasificación básica según las zonas en las que se encuentran:

La datación de los hórreos y panera y elementos etnográficos en general resulta muy complicada.

Ver imagen de la disposición

Cuando ha sido posible se han seguido las inscripciones del propio elemento aún teniendo en cuenta que las fechas señaladas pueden referirse a rehabilitaciones de otras más antiguas pero que era habitual que los maestros constructores dejasen la impronta de su construcción.

Cuando la datación mediante lectura directa no ha sido posible se ha realizado ésta siguiendo rasgos tipológicos comunes y diferenciados por zonas constructivas. Este sistema tiene como mayor inconveniente que existen ciertas tipologías que se repiten a lo largo de períodos de tiempo muy largos y resulta muy complicada su aproximación. Además la caracterización de zonas muy diferentes dentro del concejo en las que las diversas tendencias tardaban varios años en pasar de unas a otras dificultan aún más la datación.

2.2.4.5 MOLINOS DE AGUA O HIDRÁULICOS.

Son los más numerosos y conocidos. Aprovechan la fuerza del agua de los riachuelos asturianos. Esta industria tomó auge tras la introducción del cultivo de maíz procedente de América, a partir de la segunda mitad del siglo XVII. Básicamente el edificio del molino se compone de dos pisos o alturas; el inferior o infierno, donde se alojan los rodeznos, y el piso superior donde van alojados los mecanismos de trituración. En muchos casos la propia vivienda del molinero formaba parte del molino.

Son muy numerosos en Armenande, Prada, Fresnedo, etc.

2.2.4.6 LA INDUSTRIA TRADICIONAL DEL HIERRO.

Se desarrolla a partir del siglo XVIII en Asturias y fue el germen de la moderna industria siderúrgica del siglo XX, cuyo material partía con destino a los arsenales militares como el de El Ferrol. Son innumerables los lugares donde funcionaron fraguas, ferrerías y machucos, pero la mayor concentración se produjo en el occidente: Los Oscos, Taramundi, Allande, Cangas del Narcea, Vegadeo, Boal, Illano, Villayón, gracias a la riqueza de vetas de hierro y a la abundancia de combustible vegetal. Aunque la mayoría se encuentran en ruinas, todavía se conservan rehabilitados en Os Teixois, Aguillón, Bres (Taramundi); Mazonovo (Santa Eulalia de Oscos), Meredo (Vegadeo), Alvariza (Miranda), Besullo (Cangas del Narcea); un escaso número teniendo en cuenta que a mediados del XVIII contaba Asturias con unos cuarenta.

Las ferrerías se componían no sólo del mazo o machuco, sino también de la fragua o forja catalana, además de dependencias anexas como las carboneras, los almacenes de mineral, etc., que componían una pequeña industria autosuficiente. En las ferrerías se trabajaba el mineral en bruto, con los mazos se moldeaban las planchas y en las fraguas se les daba forma, creando productos como bisagras, cerraduras, rejas de arado, utensilios domésticos y aperos de labranza, navajas y cuchillos, sin olvidar el clavazón de renombrada fama en los mercados de Castilla y Galicia.

El mazo es un artilugio que se componía básicamente de las trompas de aire, de una presa o banzao, que acumula el agua para posteriormente hacerla caer sobre las palas de una rueda giratoria y el mazo, además de un hogar con su correspondiente sistema de alimentación de aire. El mazo está movido por la fuerza del agua que alimenta la rueda giratoria. La rotación transmitida a todo el árbol golpea intermitentemente el extremo del mango del mazo que se encuentra cinchado por la boga. En el extremo opuesto el martillo pilón, de acero, cuyo peso llega en ocasiones a los 300 kilos, golpea el yunque o incla.

En Allande existen noticias de cuatro ferrerías:

1. Villarín (Carcedo de Lago);

2. Gorbayón (Armenande);

3. Bustarel y Villardejusto (Río del Oro).

Restos tan sólo quedan en Armenande el cual contaba con un mazo o incla.

2.2.5 PATRIMONIO HISTÓRICO INDUSTRIAL

El embalse de Salime es el mayor embalse de Asturias. Fue construido por las compañías hidroeléctricas Electra de Viesgo e Hidroeléctrica del Cantábrico en el río Navia, e inaugurado en 1954.

La pared de la presa posee una altura de 132 m, y dio lugar a un embalse cuya longitud supera los 36 km, de longitud y genera una producción eléctrica de 126.000 kW anuales.

Este hábitat artificial es ideal para la fauna ligada al medio acuático como: la garza real, el cormorán, el martín pescador y otras especies de avifauna.

Esta magna obra ocasionó grandes cambios en el concejo de Grandas, Pesoz, Allande y el concello de Fonsagrada (Lugo): cambios geográficos, ambientales y demográficos.

1. En el sector de Pesoz-Grandas la construcción del embalse ha legado un importante patrimonio de arqueología industrial, representado en el llamado poblado del embalse o de la Paincega que jalona la pared izquierda del mismo y que mira sobre el río Navia. En el alto se encuentra la capilla, que se sostiene en pie, aprovechado como corral ocasional para cabras y ovejas, además de diferentes dependencias, entre las que destacan los restos del teleférico para transporte de material, que unía la presa con el poblado.

2. En el sector de Grandas se encuentra el poblado de Vistalegre, que contaba con cuatro edificios de tres alturas dedicados a viviendas de empleados y cinco chalets para ingenieros.

3. En el sector de Allande, el poblado de Eritaña, que contaba con cuatro pabellones para 500 hombres, y en la actualidad está abandonado

2.3 ANTECEDENTES

2.3.1 RELACIÓN DE BIENES DE INTERÉS CULTURAL

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

En relación con el Entorno de Protección del Palacio de Cienfuegos es necesario decir que fue incoado con fecha 2 de mayo de 2006. Habiendo transcurrido más de 24 meses sin que haya recaído declaración expresa debe considerarse caducado el expediente conforme a lo señalado en el artículo 17.2 de la LPCA. En estas circunstancias se ha optado por establecer un entorno de protección provisional que recupera el inicialmente previsto, de tamaño más reducido, y no el que se había incoado en 2006.

En relación con el Salto de Salime cuyo expediente de incoación se inició el 28 de mayo de 2004 y fue publicado en el BOE de 13 de julio de 2004, y habiendo transcurrido más de 24 meses sin que haya recaído declaración expresa, debe considerarse caducado el expediente conforme a lo señalado en el artículo 17.2 de la LPCA.

2.3.2 RELACIÓN DE BIENES INCLUIDOS EN EL INVENTARIO DEL PATRIMONIO CULTURAL DE ASTURIAS

2.3.2.1 PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

Actualmente no existen elementos arquitectónicos incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias.

2.3.2.2 PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO

Se incluyen los 53 yacimientos arqueológicos existentes en el municipio en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, de conformidad con la resolución de 16 de mayo de 2011, de la Consejería de Cultura y Turismo, por la que se incoa expediente para la inclusión en el inventario del Patrimonio Cultural de Asturias de 51 bienes arqueológicos del concejo de Allande, y otros dos yacimientos incluidos con posterioridad.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

2.3.2.3 RÉGIMEN PREVENTIVO

La Disposición Transitoria Tercera LPCA dispone que durante un período de diez años existirá una protección preventiva en virtud de la cual quedan sujetos al régimen de los bienes incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias los bienes siguientes:

a) Las edificaciones y, en general, los inmuebles construidos con anterioridad al año 1800, incluyendo puentes y obras singulares de infraestructura, aún cuando se encuentren en estado de ruina.

b) Las muestras más destacadas de la arquitectura y de la ingeniería moderna y contemporánea, con la excepción a que hace referencia el artículo 23 de la citada LPCA.

c) Las iglesias parroquiales, casas rectorales, ermitas, capillas, capillas de ánimas, cruceros, cruces y señales religiosas erigidas con anterioridad al año 1900.

d) Los edificios de mercados, las plazas de toros y las salas de espectáculos construidos con anterioridad al año 1960.

e) Los espacios en que se presuma la existencia de restos arqueológicos significativos.

f) Los testimonios más reseñables de la historia industrial de la región.

g) Los hórreos, paneras y cabazos que constituyan muestras notables por su talla y decoración o características constructivas, por formar conjuntos o, en todo caso, ser de construcción anterior al año 1850. Las construcciones tradicionales con cubierta vegetal, los conjuntos de abrigos de pastores y ganado con cubierta de piedra, los molinos e ingenios hidráulicos de carácter tradicional.

h) Los escudos, emblemas, piedras heráldicas y cruces de término de factura anterior al año 1950.

i) Las colecciones notables de titularidad pública o privada de fotografías, zoología, botánica, bienes de interés arqueológico, paleontológico, documental, artístico, etnográfico, bibliográfico, mineralógico o relacionados con la historia de la industria o la tecnología, incluyendo las filatélicas y numismáticas, de acuerdo con los criterios de valor económico que reglamentariamente se establezcan.

j) Las obras de arte pertenecientes a los entes públicos y eclesiásticos.

k) Los instrumentos musicales, las inscripciones y los sellos grabados de factura anterior al año 1900.

l) Bocaminas y castilletes con anterioridad a 1950.

A los Bienes incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias les será de aplicación el régimen jurídico regulado en los artículos 59 y 60 de la LPCA.

2.3.3 RELACIÓN DE BIENES INCLUIDOS EN LA RED DE ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

2.3.4 RELACIÓN DE BIENES INCLUIDOS EN EL PLANEAMIENTO PREVIO

Ver boletín en PDF para consultar la tabla

2.4 METODOLOGÍA

2.4.1 FUENTES DOCUMENTALES

Estudio de fuentes documentales y bibliográficas para estar en disposición de hacer una valoración previa del patrimonio cultural y natural del concejo. Las fuentes documentales más significativas han sido:

• La Carta Arqueológica de Allande.

• El Inventario de Patrimonio Arquitectónico de Asturias (IPAA), realizado por la Consejería de Cultura.

• El Inventario de Patrimonio Industrial Histórico de Asturias (IPIH), realizado por la Consejería de Cultura.

• El Catálogo Urbanístico previo, realizado por el Ayuntamiento en el año 1993.

• Otras fuentes documentales que aparecen reflejadas en la Bibliografía.

2.4.2 BIBLIOGRAFÍA

Alonso Pereira, José Ramón: “Historia general de la arquitectura en Asturias”, Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias, Oviedo. 1996.

Álvarez Martínez, M.ª S.: “Colección de Arquitectura Monumental Asturiana”, Oviedo. 1984.

Blas Cortina, Miguel Ángel: “La prehistoria reciente en Asturias”, Consejería de Educación y Cultura del Principado de Asturias, Oviedo. 1983.

Cobo Arias, Florentino: “Hórreos, paneras, cabazos y graneros”, Gran Atlas del Principado de Asturias, Oviedo. 1992.

Feduchi, Luis: “Itinerarios de arquitectura popular española”, Editorial Blume. Barcelona. 1986.

García Fernández, Efrén: “Arquitectura solariega asturiana”, Oviedo. 2001.

García Fernández, Efrén: “Hórreos, paneras y cabazos asturianos”, Caja de Ahorros de Asturias, Oviedo. 1973.

Graña García, Armando y López Álvarez, Juaco: “Las construcciones populares”. Enciclopedia Temática de Asturias, Gijón. 1987. “Hórreos y paneras en el concejo de Allande (Asturias)”, Biblioteca Popular Asturiana, Oviedo. 1983.

Ramallo Asensio, Germán: “La arquitectura civil asturiana”, Ayalga. 1978.

“Asturias, concejo a concejo: Tineo-Allande”, Real Instituto de Estudios Asturianos. Concejo 1. Oviedo. 1991.

“Gran Atlas del Principado de Asturias”, Eva M.ª Fernández Álvarez (dirección general). Ediciones Nobel, S.A. Oviedo. 1991.

2.4.3 TRABAJO DE CAMPO

Se han recogido el mayor número de datos posibles acerca de cada uno de los elementos seleccionados. Se han fotografiado todos y cada uno de ellos. Se han tomado datos relativos a su localización, titularidad, características fundamentales, descripción.

Este trabajo permite hacer una valoración actualizada del elemento, apreciando su evolución, así como las intervenciones realizadas, en su caso.

2.4.4 TRABAJO DE GABINETE

El trabajo de gabinete posterior se ha centrado en varios aspectos:

1. Analizar el trabajo de campo realizado, comparando los datos obtenidos con las fuentes documentales y bibliográficas. Se han añadido datos de identificación, como referencias catastrales, planos de localización, situación jurídica, características particulares, nivel de protección, etc.

2. En desarrollo de la normativa vigente se ha establecido una estructura de protecciones y se ha clasificado cada uno de los distintos elementos en cada una de ellas.

3. Se han aplicado los criterios de protección señalados en el apartado siguiente.

4. Se ha analizado la normativa actualmente vigente en materia de patrimonio, medio ambiental y plan general para acomodar las distintas protecciones a la misma.

5. Se ha creado una base de datos informática donde se han ido archivando todos los datos de cada uno de los distintos elementos. Cada registro se ha asimilado a un elemento catalogado, que cuenta a su vez con varios campos de información. Esta base de datos se ha enlazado con los archivos gráficos, de tal forma que el rótulo del elemento catalogado en los planos está vinculado al nombre asignado en la base de datos.

2.5 CRITERIOS DE CATALOGACIÓN

2.5.1 NORMATIVA VIGENTE.

En primer lugar se ha tenido en consideración la normativa actualmente vigente tanto en materia de patrimonio como en materia medio ambiental que se señala en el apartado 3.2 de la presente memoria.

2.5.2 ESTRUCTURA DE LAS PROTECCIONES

Para ello se ha desarrollado, con carácter orientativo, la estructura propuesta en la normativa anterior, de tal forma que los Catálogos Urbanísticos que se redacten, podrán alterarla o completarla de forma justificada.

1. Se establece una primera clasificación en las distintas clases establecidas en el PGO.

2. En segundo lugar se divide en diferentes tipos de protección.

3. En tercer y último lugar por los elementos protegidos.

CATEGORÍAS DE PROTECCIÓN

B

Bienes de Interés Cultural

I

Bienes incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias

C

Bienes catalogables

Categorías de protección

Tipos

Elementos

CATEGORÍAS DE PROTECCIÓN

CH

Conjunto Histórico (BIC)

SH

Sitio Histórico (BIC)

ZA

Zona Arqueológica s(BIC)

JH

Jardín Histórico (BIC)

MO

Monumento (BIC)

CO

Conjunto

Conjuntos urbanos

Conjuntos Etnográficos

YA

Yacimiento Arqueológico

Villas

Castros

Estructuras funerarias

Estructuras de habitación

Petroglifos

Minas

Hallazgos aislados

PN

Patrimonio natural

Espacio Natural – Parques Naturales

Espacio Natural - Reservas Naturales

Espacio Natural - Monumentos Naturales

Espacio Natural - Paisajes Protegidos

Lugares de Interés Comunitario

Zonas de Especial Protección para las Aves

Montes de Utilidad Pública

Planes de recuperación

Brañas

Hábitats

Espacios de Interés

Elementos Naturales

EA

Elemento Arquitectónico

Capillas e Iglesias

Castillos

Torres

Palacios

Equipamientos

Residencial

EL

Espacios libres

Jardines

Parques

Espacios públicos

EE

Elemento Etnográfico

Viviendas rurales

Ermitas y Capillas

Hórreos

Paneras

Cabazos

Molinos

Mazos

Ferrerías

Puentes de piedra/madera

Fuentes

Lavaderos

Palomares

Abrevaderos

Batanes

Otros elementos

ES

Elementos singulares

Escudos

Cruces

Panteones

Elementos singulares de la edificación

Otros elementos

EI

Elemento Histórico Industrial

Obras de ingeniería

Edificios industriales

Otros elementos

PA

Parcela

2.5.3 NIVELES DE PROTECCIÓN

Asignación de los niveles de protección que correspondan conforme a lo establecido en el apartado 3.5.11 de la presente memoria.

2.5.4 DEFINICIÓN DE PROTECCIONES

2.5.4.1 NIVEL DE PROTECCIÓN 1. PROTECCIÓN INTEGRAL

1. A los bienes declarados de Interés Cultural con arreglo a la legislación de Patrimonio o con expediente de declaración incoado. El perímetro de protección será el señalado expresamente en la declaración o, en su defecto, con los que se señalan en la cartografía del presente PGO.

2. Los elementos incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias..

3. Los señalados como tales en el planeamiento previo, salvo justificación en contrario. Se excluyen de esta consideración las viviendas, tanto rurales como urbanas, por no incluir la normativa previa la protección parcial.

4. Las edificaciones incluidas en el Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Asturias.

5. Las iglesias parroquiales y casas rectorales erigidas con anterioridad a 1900.

6. Las ermitas, capillas, capillas de ánimas, cruceros, cruces y señales religiosas erigidas con anterioridad a 1900.

7. Los hórreos y paneras anteriores a 1850.

8. Las paneras características del concejo de Allande, entendidas como aquellas de caja rectángular cerrada y sencilla sostenida por seis apoyos y bragueiro.

9. Los cabazos.

10. Los molinos, batanes, puentes, ingenios hidráulicos de carácter tradicional

11. Edificios o partes de los mismos, construcciones y elementos singulares de excepcional valor arquitectónico y significación cultural o ciudadana.

12. Espacios públicos que constituyen ámbitos de excepcional valor significativo por su configuración, calidad del conjunto de la edificación y tradición.

2.5.4.2 NIVEL DE PROTECCIÓN 2. PROTECCIÓN PARCIAL.

1. Se aplica a aquellos elementos, edificios y agrupaciones singulares por su valor histórico o artístico, o su calidad arquitectónica, constructiva o tipológica, de obligada conservación, asignables a una etapa estilística histórica y que constituyen hitos significativos por su perdurabilidad y valor cultural extraordinario en el contexto rural, así como por contener parcialmente elementos de especial valor, se singularizan dentro del conjunto.

2. Se han incluido en este nivel aquellos elementos en los que concurran alguna de las siguiente condiciones y no deban enmarcarse en el epígrafe anterior como protección integral:

a. Que su uso predominante sea el residencial.

b. Que sean de titularidad privada.

c. Que no haya sido posible realizar una inspección visual total.

2.5.4.3 NIVEL DE PROTECCIÓN 3. PROTECCIÓN AMBIENTAL.

1. Edificios que aislados o en conjunto conforman tramos o áreas de calidad y destacado nivel cualitativo, en buen o regular estado de conservación, aún cuando individualmente no presenten notables valores arquitectónicos, o sus singularidades son de carácter parcial, referidos a partes o elementos aislados.

2. Edificios que situados en áreas de calidad media o escasa, incluso presentando mal estado de conservación, reúnen constantes tipológicas interesantes.

3. Espacios de calidad destacada.

2.5.5 CRITERIOS DE CATALOGACIÓN RESPECTO DEL CATÁLOGO PREVIO

1. El primer criterio ha sido conservador tratando de respetar las protecciones señaladas, pero teniendo en cuenta que el catálogo del planeamiento previo no incluía el nivel de protección parcial, únicamente el integral y el ambiental.

2. El segundo criterio ha sido diferenciar la protección integral y la parcial conforme a la legislación actualmente vigente, es decir, los artículos 208 y ss. del ROTU.

3. El tercer criterio es interpolar los criterios señalados anteriormente con la definición de protecciones utilizada en el presente Catálogo y definida en el apartado anterior.

2.5.6 CRITERIOS DE CATALOGACIÓN DE ELEMENTOS

2.5.6.1 CRITERIOS DE CATALOGACIÓN DE ELEMENTOS NATURALES

1. Se catalogan los espacios naturales protegidos recogidos en el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Principado de Asturias y que incluyen, al menos, los espacios protegidos y los monumentos naturales declarados.

2. Se catalogan los lugares incluidos en la Red Natura 2000 que incluyen, al menos, los Lugares de Interés Comunitario (LIC), y Zonas de Especial Protección de Aves (ZEPA).

3. hábitats significativos y prioritarios de la flora y fauna locales.

4. Los Montes de Utilidad Pública (MUP).

5. Aquellos espacios o elementos de interés vinculados al ámbito territorial y natural del concejo de significación destacada u otorgada por la ciudadanía.

2.5.6.2 CRITERIOS DE CATALOGACIÓN DEL PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO

1. Se catalogan los yacimientos arqueológicos incluidos en la Carta Arqueológica de Asturias dentro del Concejo. Estos yacimientos se consideran incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias en virtud de la Resolución de 16 de mayo de 2011, de la Consejería de Cultura y Turismo, por la que se incoa expediente para la inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias de 51 bienes arqueológicos del concejo de Allande.

2. Otros yacimientos arqueológicos que se descubran y se incluyan en la Carta Arqueológica de Asturias.

2.5.6.3 CRITERIOS DE CATALOGACIÓN DEL PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

1. Las iglesias parroquiales y casas rectorales erigidas con anterioridad a 1900 que se catalogarán con el nivel integral

2. Las muestras más destacadas de arquitectura situadas en la Villa de Pola de Allande.

3. Las casas de indiano más significativas de la Villa.

4. Otras muestras de patrimonio arquitectónico que supongan una muestra notable por sus características arquitectónicas, constructivas o tipológicas, por su interés social o por formar conjuntos reseñables.

2.5.6.4 CRITERIOS DE CATALOGACIÓN DEL PATRIMONIO ETNOGRÁFICO

1. La vivienda rural construida con anterioridad a 1800. En términos generales se ha optado por catalogar la vivienda de mayor interés con protección parcial con el objeto de flexibilizar el acondicionamiento interior y protegiendo específicamente toda la envolvente exterior del edificio.

2. La vivienda rural aislada o formando conjuntos que mantenga invariantes tipológicos tradicionales dignos de ser reseñados.

3. Las ermitas, capillas, capillas de ánimas, cruceros, cruces y señales religiosas erigidas con anterioridad a 1900 que se catalogarán con el nivel integral.

4. Los hórreos y paneras anteriores a 1850 que se catalogarán con el nivel integral.

5. Las paneras características del concejo de Allande, entendidas como aquellas de caja rectangular cerrada y sencilla sostenida por seis apoyos y bragueiro, que se catalogarán con el nivel integral.

6. Los hórreos y paneras que constituyan muestras notables por su talla y decoración o características constructivas o por formar conjuntos reseñables.

7. Los cabazos existentes en el Concejo que se catalogarán con el nivel integral.

8. Las brañas más significativas por su valor histórico o por el de sus construcciones.

9. Los molinos, batanes, puentes, ingenios hidráulicos de carácter tradicional que se catalogarán con el nivel integral.

10. Cualquier elemento etnográfico que constituya una muestra notable por sus características arquitectónicas, constructivas o tipológicas, o por su interés social o por formar conjuntos reseñables.

2.5.6.5 CRITERIOS DE CATALOGACIÓN DEL PATRIMONIO HISTÓRICO INDUSTRIAL

1. Elementos de ingeniería e infraestructura destacables.

2.5.6.6 CRITERIOS DE CATALOGACIÓN POR DATACIÓN

Dada la dificultad de datación de elementos, especialmente los etnográficos, todos los criterios de ordenación señalados por datación serán revisables en función del estado del elemento que se trate.

De esta forma prevalecerán los invariantes tipológicos de una etapa histórica sobre otros aspectos.

Además se podrán proteger en un nivel de protección menor aquellos elementos cuyas obras de rehabilitación hayan supuesto una pérdida de los valores por los que hubieran sido merecedores de una protección mayor.

3. NORMATIVA

3.1 DOCUMENTACIÓN.

Con carácter de Determinación de Ordenación General, el presente Plan General incluye el Catálogo de protección de elementos a que hace referencia el artículo 72 del TROTU. En él se recogen aquellos elementos y edificios que por su interés cultural, arquitectónico, ambiental, etc, merecen algún tipo de protección. El Catálogo forma parte del presente Plan General como documento diferenciado, incluyendo la normativa aplicable a cada elemento en función de su grado de protección.

El documento se compone de los siguientes capítulos:

1. Memoria Descriptiva.

2. Memoria Justificativa.

3. Normativa de Protección, con indicación de los criterios de catalogación, los tipos de obras permitidos y la normativa de aplicación.

4. Relación de elementos protegidos.

5. Fichas de elementos protegidos.

6. Planos de localización y delimitación de los elementos catalogados, tanto en el medio urbano como en el no urbanizable.

3.2 NORMATIVA DE APLICACIÓN

Se enumera a continuación, sin carácter exhaustivo, la normativa de aplicación más significativa que puede resultar de aplicación.

3.2.1 URBANÍSTICA

1. texto refundido de la Ley de Suelo aprobado según Real Decreto Legislativo 2/2008, de 20de junio.

2. texto refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de ordenación del territorio y urbanismo, aprobado según Decreto Legislativo 1/2004, de 22 de abril.

3. Decreto 278/2007, de 4 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de Ordenación del Territorio y Urbanismo del Principado de Asturias.

3.2.2 MEDIO AMBIENTE

1. Ley 9/2006, de 28 de abril, sobre evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente.

2. Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos.

3.2.3 PATRIMONIO CULTURAL

1. Ley 16/1985, de 25 de junio, de Patrimonio Histórico Español

2. Ley 1/2001, de 6 marzo, de Patrimonio Cultural del Principado de Asturias.

3.2.4 PATRIMONIO NATURAL

Normativa para la protección de las especies:

1. Decreto 32/1990, Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada del Principado de Asturias

2. Real Decreto 439/1990, Catálogo Nacional de Especies Amenazadas

3. Decreto 65/95, Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias

4. Directiva 79/409/CEE, Aves Silvestres

5. Decreto 155/2002, Plan de Gestión del Lobo

6. Decreto 9/2002, Plan de Recuperación del Oso Pardo

Normativa para la protección y el régimen de usos de los espacios:

1. Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres

2. Ley 5/1991, de 5 de abril, de Protección de los Espacios Naturales

3. Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre, por el que se establecen medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats naturales de la fauna y flora silvestres.

4. Ley 40/1997, de 5 de noviembre, sobre reforma de la Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres.

5. Acuerdos del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias de fechas 18 de diciembre de 1997 y de 28 de mayo de 1999.

3.2.5 OTRAS DISPOSICIONES

1. Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación.

2. Ley 12/1986, de 1 de abril, sobre regulación de las atribuciones profesionales de los Arquitectos e Ingenieros técnicos.

3.3 DISPOSICIONES GENERALES

3.3.1 OBJETO Y ÁMBITO

3.3.1.1 OBJETO

El objeto del Catálogo Urbanístico es la formalización de las políticas públicas de conservación o protección de los bienes inmuebles o de los espacios naturales de interés público relevante, así como de los elementos que por su relación con el dominio público deban ser conservados o recuperados, a fin de evitar su destrucción o modificación sustancial, con información suficiente de su situación física y jurídica, expresión de los tipos de intervención posible, y grado de protección a que estén sujetos.

3.3.1.2 ÁMBITO TERRITORIAL

El presente Catálogo Urbanístico es de aplicación en la totalidad del concejo de Allande, Principado de Asturias.

3.3.2 VIGENCIA

El presente Catálogo Urbanístico es inmediatamente ejecutivo una vez publicado el acuerdo de su aprobación definitiva en el BOPA.

Su vigencia será indefinida en tanto no se apruebe definitivamente una revisión del mismo, sin perjuicio de eventuales modificaciones puntuales o de la suspensión total o parcial de su vigencia.

3.3.3 EFECTOS E INTERPRETACIÓN

Este CU, así como los Planes y Proyectos que lo desarrollan, una vez publicado el acuerdo de su aprobación definitiva, produce los siguientes efectos:

3.3.3.1 PUBLICIDAD

Supone el derecho de cualquier ciudadano a acceder a la información de que disponga el Ayuntamiento sobre el CU y los Planes y Proyectos que lo desarrollan, así como a obtener copia o certificación de las disposiciones o actos administrativos adoptados. Igualmente supone el derecho a ser informado de forma completa, por escrito y en plazo razonable, sobre régimen y las condiciones urbanísticas aplicables a una finca determinada.

3.3.3.2 OBLIGATORIEDAD

Supone el deber de cumplir las determinaciones del mismo, tanto por las Administraciones públicas como por los particulares, sin perjuicio de la prevalencia, en su caso, de los instrumentos de ordenación territorial y de la planificación sectorial.

3.3.3.3 EJECUTIVIDAD

La ejecutividad implica la facultad para emprender la realización de las actuaciones previstas en el catálogo y, en general, la habilitación para el ejercicio por parte del Ayuntamiento de las funciones contempladas en la legislación urbanística y en el planeamiento, en lo que sea necesario para el cumplimiento de las determinaciones de éste.

3.3.3.4 PREVALENCIA

Las Determinaciones del PGO de Allande, así como los demás instrumentos de planeamiento en sus respectivos ámbitos territoriales, se aplicarán con carácter supletorio a las de este Catálogo en lo relativo a la ordenación de los bienes catalogados. En caso de contradicción entre las determinaciones del Catálogo y las del PGO, u otros instrumentos de planeamiento, prevalecerán las del Catálogo.

3.3.3.5 CRITERIOS DE INTERPRETACIÓN

Las determinaciones del presente CU, se interpretarán con criterios que, partiendo del sentido propio de sus palabras y definiciones, y en relación con el contexto y los antecedentes, tengan en cuenta principalmente su espíritu y finalidad, así como la realidad social del momento en que se han de aplicar.

Desde este criterio general se aplicarán las siguientes normas particulares:

1. Tendrán prevalencia los documentos normativos escritos sobre los planos, y las fichas individualizadas sobre la normativa.

2. Si se dieran contradicciones gráficas entre planos de diferente escala, se estará a lo que indiquen los de mayor escala (menor divisor).

3. En cualquier caso siempre será de aplicación el principio de la jerarquía normativa, prevaleciendo aquella que tenga mayor grado.

4. Por último, y con carácter general en cualquiera de los supuestos de duda, contradicción o imprecisión de las determinaciones, prevalecerá aquella más favorable a la conservación de los bienes, elementos o espacios protegidos, mayor grado de protección y conservación del patrimonio cultural, menor impacto ambiental y paisajístico, menor contradicción con los usos y prácticas tradicionales, y mayor beneficio social o colectivo, salvo prueba de la función social de la propiedad y sometimiento de ésta a los intereses públicos.

3.3.4 MODIFICACIÓN Y REVISIÓN

El presente CU estará sujeto a las normas de modificación establecidos en la legislación vigente en materia urbanística y de Patrimonio cultural.

Conforme a lo señalado en el artículo 279 del ROTU la modificación del presente CU se sujetará a las mismas prescripciones dispuestas para la modificación del planeamiento que la completen.

Los contenidos del presente Catálogo, salvo que así lo disponga una norma de rango superior de carácter vinculante, sólo podrán modificarse cuando la modificación no pueda considerarse una revisión del mismo y su único fundamento jurídico sea la concurrencia de una necesidad social de interés general, de acuerdo con la remisión contenida en los artículos 93 del TROTU y 254 del ROTU.

La normativa recogida en la modificación de que se trate tendrá necesariamente el mismo nivel de concreción que el instrumento modificado.

3.3.5 RÉGIMEN GENERAL DE LOS BIENES

3.3.5.1 RÉGIMEN GENERAL

Los propietarios de toda clase de terrenos y construcciones deberán destinarlos a usos que resulten compatibles con el planeamiento urbanístico y las exigencias medioambientales, y mantenerlos en condiciones de seguridad, salubridad y ornato públicos según se definen en el artículo 344 del ROTU.

A los efectos de lo señalado en el párrafo anterio los usos permitidos serán aquellos señalados en el PGO como compatibles con el señalado en la ficha particularizada del elemento salvo que en esta se indique cualquier cosa en contrario.

Cuando carezcan de las condiciones señaladas en el apartado anterior, los propietarios deberán emprender las acciones necesarias de rehabilitación para que las recuperen, según se establece en el artículo 344.2 del ROTU.

La catalogación de un edificio supone para sus propietarios la obligación de realizar las obras de adecuación a las condiciones estéticas y ambientales previstas en el PGO manteniendo en todo caso las condiciones fijadas en cada caso por su catalogación.

Para la realización de las citadas obras los propietarios podrán beneficiarse de las ayudas, subvenciones, exenciones o bonificaciones previstas en la legislación vigente o en la que se apruebe con posterioridad.

La aparición de elementos de interés ambiental o cultural que pudieran estar ocultos implicará la inmediata paralización de las obras que pongan de manifiesto los citados elementos e impedirá su continuación en tanto no exista informe previo de los Servicios Técnicos municipales a los que el propietario vendrá obligado a comunicar tal circunstancia, así como del Consejo de Patrimonio del Principado de Asturias en función de la naturaleza de los elementos hallados o del grado de protección que pudiera corresponderles conforme a los criterios definidos en el presente CU.

De la misma forma, la presunta existencia de yacimientos arqueológicos o paleontológicos supondrá la prohibición de realizar cualquier tipo de obra sin que exista informe previo del Servicio de Patrimonio de la Consejería competente en asuntos culturales.

Las obligaciones impuestas a los propietarios serán igualmente exigibles a los poseedores de los bienes catalogados, sin perjuicio de las acciones civiles de repetición que pudieran asistir a éstos contra aquellos.

Los bienes incluidos en el presente Catálogo en ningún caso podrán entenderse declarados en situación de fuera de ordenación.

La gestión de los polígonos o unidades de actuación que incluyan bienes catalogados deberá cumplir las determinaciones y requisitos contenidos en el presente Catálogo respecto de los bienes de que se trate.

3.3.5.2 DEBER DE CONSERVACIÓN Y USO.

Los propietarios, poseedores y demás titulares de derechos reales sobre bienes integrantes del Patrimonio Cultural de Asturias están obligados a conservarlos, cuidarlos y protegerlos debidamente para asegurar su integridad y evitar la pérdida o deterioro de su valor cultural. Los poderes públicos velarán por el adecuado cumplimiento de esta obligación. Se prohíbe la destrucción total o parcial de los bienes integrantes del Patrimonio Cultural de Asturias. Las excepciones que proceden a esta norma son exclusivamente las que aparecen contempladas en la LPCA.

El uso a que se destinen los bienes integrantes del Patrimonio Cultural de Asturias debe garantizar siempre su conservación. Asimismo, los usos que se realicen en los entornos delimitados para la protección de bienes inmuebles, no deben atentar contra su armonía ambiental.

Los titulares de bienes integrantes del Patrimonio Cultural de Asturias facilitarán información sobre el estado de los bienes y sobre su utilización, y están obligados a permitir su examen material si así se lo requieren las Administraciones competentes.

3.3.5.3 LÍMITE DEL DEBER LEGAL DE CONSERVACIÓN

Los propietarios de edificios están obligados a sufragar o soportar el coste de las obras de conservación y rehabilitación que dichas construcciones precisen para cumplir lo dispuesto en el apartado anterior, hasta el importe determinado por el límite del deber normal de conservación.

El deber de conservación y rehabilitación corresponde a los propietarios del bien de que se trate sólo hasta el deber normal de conservación, y a la Administración Pública correspondiente en lo que exceda de dicho límite.

Por lo tanto, el propietario al que se le exija la ejecución de obras de conservación o rehabilitación que excedan del límite del deber normal de conservación, podrá exigir a la Administración correspondiente que sufrague, en lo que respecta al exceso, el coste parcial de las obras impuestas, según dispone el artículo 143.2 del TROTU. Es causa de interés social a efectos de expropiación el incumplimiento de dicho deber de conservación de acuerdo con el artículo 32 LPCA.

Se entenderá que las obras exceden del deber normal de conservación en los supuestos regulados en el artículo 143.3 del TROTU cuando “el coste de las mismas supere la mitad del valor de una construcción de nueva planta, con similares características e igual superficie útil que la preexistente, realizada con las condiciones imprescindibles para autorizar su ocupación. Si no se trata de un edificio sino de otra clase de construcción, dicho límite se cifrará, en todo caso, en la mitad del coste de erigir o implantar una nueva construcción de iguales dimensiones en condiciones de uso efectivo para el destino que le sea propio”.

3.3.5.4 INCUMPLIMIENTO DEL DEBER DE CONSERVACIÓN.

En caso de incumplimiento del deber de conservación de los bienes integrantes del Patrimonio Cultural de Asturias, la Consejería de Educación y Cultura, cuando tenga constancia de dicho extremo, ordenará a los propietarios, poseedores y titulares de derechos reales sobre dichos bienes la ejecución de las obras o la realización de las actuaciones que sean necesarias para conservarlos, cuidarlos y protegerlos. Lo mismo hará el Ayuntamiento, cuando tengan facultades para ello con arreglo a la legislación urbanística y de régimen local y en el caso de bienes incluidos en el presente catálogo urbanístico.

De los requerimientos que formulen los Ayuntamientos se dará traslado a la Consejería de Educación y Cultura. Esta dará traslado a los Ayuntamientos de los que formule relativos a bienes situados en su término municipal.

En caso de incumplimiento de requerimientos se estará a lo dispuesto en el artículo 30 de la LPCA.

3.3.5.5 EJECUCIÓN SUBSIDIARIA.

En el caso de que el requerimiento para el cumplimiento del deber de conservación a que hace referencia el artículo 29 de la LPCA no sea atendido, las administraciones competentes procederán o bien a su reiteración o bien, cuando la urgencia en la adopción de las correspondientes medidas lo aconseje, a ejecutar subsidiariamente las medidas que procedan, con cargo, en todo caso, a los responsables de la conservación del bien de que se trate.

3.3.5.6 INTERÉS SOCIAL DE LA EXPROPIACIÓN POR INCUMPLIMIENTO DEL DEBER DE CONSERVACIÓN.

Es causa de interés social a efectos de expropiación el incumplimiento del deber de conservación de los bienes integrantes del Patrimonio Cultural de Asturias.

3.3.5.7 UTILIZACIÓN INADECUADA.

En caso de que los bienes que formen parte del Patrimonio Cultural de Asturias sean utilizados de forma que supongan menoscabo de sus valores, la Consejería de Educación y Cultura ordenará a sus propietarios, poseedores y titulares de derechos reales que cesen o rectifiquen dicho uso u opten por un aprovechamiento alternativo. Lo mismo hará el Ayuntamiento, cuando proceda con arreglo a la legislación urbanística y en el caso de los bienes incluidos en el presente CU.

El incumplimiento injustificado del requerimiento a que hace referencia el apartado anterior llevará consigo la imposición de la correspondiente multa coercitiva, en los términos previstos en el artículo 104 de la LPCA.

3.3.5.8 RUINA.

Respecto a los bienes inmuebles integrantes del presente CU, únicamente procederá la declaración legal de ruina en alguno de los siguientes supuestos:

1. Situación de ruina física irrecuperable.

2. Coste de la reparación de los citados daños superior al 50% del valor actual de reposición del inmueble, excluido el valor del terreno. La valoración de reposición descrita no se verá afectada por coeficiente alguno de depreciación por edad. En su caso, se aplicarán los coeficientes de valoración que se consideren justificados en razón de la existencia del interés que dio lugar a su declaración como BIC o a su inclusión en el IPCA.

La incoación por los Ayuntamientos de expediente de declaración de ruina se notificará a la Consejería de Educación y Cultura, que emitirá informe al respecto.

La declaración legal de ruina no será incompatible con el deber de conservación cultural, salvo que el bien se encuentre en situación irrecuperable a estos efectos. Si la declaración de ruina es consecuencia del incumplimiento del deber de conservación, la ruina declarada no pondrá término, en ningún caso, a la exigencia del deber de conservación a cargo de su propietario.

La incoación de un expediente de declaración de ruina o la denuncia de su situación de ruina inminente podrán dar lugar a la iniciación del procedimiento de expropiación forzosa del mismo.

La declaración legal de ruina no resultará incompatible con la rehabilitación urbanística.

3.3.5.9 LICENCIAS URBANÍSTICAS.

Para ejecutar cualquier actuación sobre elementos catalogados se exigirá la preceptiva licencia municipal previa presentación de un proyecto técnico, con las condiciones señaladas en el PGO y en la presente normativa.

Los Ayuntamientos no podrán otorgar licencias urbanísticas para la realización de obras u otros usos del suelo que atenten contra lo previsto en la LPCA.

Las obras o los usos del suelo realizados con infracción de lo establecido en el apartado anterior serán ilegales y, en su caso, darán lugar a que la Consejería de Educación y Cultura ordene la reconstrucción, demolición o retirada de elementos perturbadores, con cargo a los responsables del incumplimiento.

Cuando la licencia afecte a elementos considerados BIC o incluidos en el IPCA se estará a la legislación vigente en materia de patrimonio cultural y al régimen específico señalado en la presente normativa.

Cuando la licencia afecte a elementos incluidos en el CU el proyecto que se presente incluirá, en todo caso:

a) Descripción documental de aquellos elementos que ayuden a ofrecer un marco de referencia para el conocimiento de las circunstancias en que el edificio se construyó.

b) Planos del estado actual del elemento o conjunto y su entorno, cuando las obras previstas puedan afectar al mismo, con detalle pormenorizado de los usos existentes y del estado de la edificación, a nivel de planta y alzado, en los que se señalarán los elementos, zonas o instalaciones del edificio que requieren reparación. Se señalarán los cambios que produciría la actuación, a escala no inferior a 1:100.

c) Descripción fotográfica del elemento o conjunto objeto de actuación, de los elementos más característicos y de su entorno, en su caso.

d) Cuando sea pertinente, una memoria de acabados exteriores con indicación de las texturas, calidades, sistema de colocación, e identificación o muestra de color de los mismos haciendo referencia a su integración con el entorno.

e) Cuando sea pertinente, detalles de las carpinterías, cerrajería y otros elementos constructivos u ornamentales cuando se prevea su sustitución o reposición. Indicando al menos material a emplear y coloración.

f) Cuando sea pertinente, detalle de elementos de cubierta tales como buhardillas o chimeneas si se prevé su sustitución.

Los documentos anteriores se ajustarán en su contenido, extensión y profundidad a la obra a realizar, pudiendo llegar a considerarse innecesario alguno de ellos, extremo que deberá de ser apreciado por los Servicios Técnicos municipales.

Cuando un proyecto de obras, instalaciones o actividades pueda afectar a bienes catalogados debiendo someterse a procedimientos de licencia de apertura de actividades o cambio de usos, dentro de la documentación exigida por las normas de aplicación deberá incluirse un apartado específico sobre la afección de la intervención de que se trate a los citados bienes.

3.3.5.10 SUSPENSIÓN CAUTELAR DE INTERVENCIONES.

La Consejería de Educación y Cultura ordenará la paralización de cualquier obra, intervención, utilización o actividad en bienes declarados de Interés Cultural o incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias cuando ésta sea ilegal, no se esté desarrollando en los términos en que ha sido autorizada, o suponga la pérdida o deterioro de sus valores culturales, o un grave riesgo para los mismos. Dicha paralización podrá durar un máximo de treinta días hábiles, período en el que la Consejería deberá resolver sobre la continuación o no de la actividad iniciada, y deberá ser notificada al promotor, constructor y técnico Director de las obras. De la misma manera se dará cuenta al Registro de la Propiedad para su anotación preventiva.

Igualmente tendrán la facultad de actuar de este modo, en el ámbito de sus respectivas competencias, la Consejería de Educación y Cultura y el Ayuntamiento cuando resulten afectados bienes incluidos en el presente CU, para que durante un plazo de tres meses resuelvan sobre la aplicación o no de las medidas de protección que resulten más adecuadas en cada caso. Las indemnizaciones que de ello eventualmente se pudieran derivar correrán a cargo de la Administración pública que hubiera instado la paralización, salvo acuerdo en otro sentido.

En los solares en que, como consecuencia de obras ilegales, o por incumplimiento del deber de conservación, se haya producido la destrucción de un inmueble declarado BIC, incluido en el IPCA, o incluido con nivel de protección integral en el presente CU, no se podrá edificar, salvo para proceder a su reconstrucción en los términos establecidos en la LPCA. En el caso de los bienes exclusivamente protegidos a través del presente CU, la pérdida de efectos de la mencionada limitación requerirá los mismos trámites que una modificación del catálogo e informe favorable de la Consejería de Educación y Cultura.

3.3.5.11 REPARACIÓN DE DAÑOS CAUSADOS ILÍCITAMENTE.

La Consejería de Educación y Cultura ordenará a las personas o instituciones responsables, sin perjuicio de la sanción que corresponda en su caso, la reparación de los daños causados ilícitamente en los bienes incluidos en el presente CU, mediante la adopción de medidas de demolición, reposición, reconstrucción u otras que resulten precisas para recuperar el estado anterior del bien. En caso de que, de forma injustificada, el requerimiento no sea atendido en el plazo señalado, se procederá a la imposición de la correspondiente multa coercitiva y a la repetición del mismo cuantas veces sea necesario, en los términos establecidos en la LPCA.

En el caso de que los requerimientos a que hace referencia el apartado anterior no produzcan el efecto deseado, ya sea por su reiterado incumplimiento, o porque los responsables del daño no dispongan de capacidad legal o económica para proceder a su reparación con la celeridad requerida, o por otras circunstancias sobrevenidas, la administración competente podrá ejecutar subsidiariamente las medidas correspondientes, con cargo, en todo caso, a dichos responsables.

Hará lo mismo y tendrá la misma facultad el Ayuntamiento en el caso de los bienes incluidos en el CU que no tengan la consideración de BIC o de bienes incluidos en el IPCA.

3.3.5.12 EXPROPIACIÓN.

Según se establece en el artículo 39 de la LPCA serán causas justificativas de interés social para la expropiación, la defensa y protección de los bienes integrantes del Patrimonio Cultural de Asturias. Podrán expropiarse por igual causa los inmuebles que atenten contra su armonía ambiental, perturben su contemplación o conlleven un riesgo para su conservación. Asimismo serán causa justificativa de interés social para la expropiación de terrenos o inmuebles las mejoras en los accesos a dichos bienes, la dignificación de su entorno y, en general, la mejora en las condiciones de su disfrute público.

Son competentes para proceder a la expropiación que en cumplimiento de la LPCA sea necesaria, la Consejería de Educación y Cultura y el Ayuntamiento.

3.3.5.13 DEBER DE COMUNICACIÓN.

Los propietarios o poseedores de BIC o incluidos en el IPCA, o que formen parte de los mismos están obligados a comunicar a la Consejería de Educación y Cultura:

1. Cualquier daño que por la razón que fuere hayan sufrido esos bienes y que afecte de forma significativa a su valor cultural.

2. Todo proyecto de proceder al traslado fuera de Asturias de bienes muebles, con un plazo mínimo de un mes antes de que se produzca.

Este deber de comunicación se extiende con respecto al Ayuntamiento en lo relativo a los siguientes bienes incluidos en el CU; todos los bienes incluidos en el nivel de protección integral así como en el parcial cuando se refiera a aspectos incluidos en la protección.

3.3.5.14 ACCESO.

Los propietarios, poseedores y otros titulares de derechos reales sobre bienes declarados BIC o incluidos en el IPCA están obligados a permitir el acceso a los mismos en los siguientes casos:

1. Examen, a efectos de inspección, por parte de la Administración del Principado de Asturias y, en su caso, el Ayuntamiento.

2. Estudio por investigadores debidamente acreditados y visita pública, en las condiciones señaladas por la LPCA y normas que la desarrollen.

El cumplimiento de las obligaciones se realizará en las condiciones señaladas en el artículo 43 de la LPCA.

3.3.5.15 ÓRDENES DE EJECUCIÓN.

De acuerdo con lo señalado en los artículos 586 y ss. del ROTU, el Ayuntamiento, de oficio o a instancia de cualquier interesado, podrá dictar, en el ámbito de sus respectivas competencias, órdenes de ejecución (art. 233.1 TROTU) precisas para obligar a los propietarios de bienes inmuebles a mantener o restituir las condiciones asociadas al cumplimiento de los deberes urbanísticos de adaptación al entorno y uso, conservación y rehabilitación, en los términos exigidos, en cada caso, en la normativa que resulte aplicable.

A los efectos previstos en el apartado anterior, las órdenes de ejecución obligarán a los propietarios de bienes inmuebles a realizar:

a) Las obras de conservación, reparación o rehabilitación de edificios o construcciones deterioradas o en condiciones deficientes para su utilización efectiva (art. 233.1.a) TROTU).

b) Las obras necesarias para adaptar las edificaciones y construcciones al entorno, según lo previsto en el artículo 109 del texto refundido, tales como la conservación y reforma de fachadas o espacios visibles desde las vías públicas, la limpieza, exigencias de la normativa medioambiental y vallado de solares, la retirada de carteles u otros elementos impropios de los inmuebles, o la eliminación de construcciones, instalaciones u otros elementos que impliquen un riesgo de deterioro del medio ambiente, el patrimonio natural y cultural o el paisaje [art. 233.1.b) TROTU]

Las obras a que se refiere el apartado anterior deben respetar el régimen de protección que tenga el inmueble con arreglo al presente CU y al resto de legislación sectorial que resulte aplicable.

El contenido de las órdenes de ejecución, así como su procedimiento y ejecución forzosa está regulado en los artículos 587 y ss. del ROTU.

3.3.5.16 INSPECCIÓN TÉCNICA DE LAS EDIFICACIONES

Los propietarios de edificios catalogados estarán sujetos al régimen del informe técnico sobre el estado de conservación de las construcciones y edificaciones señalado en el artículo 346 del ROTU debiendo presentar un informe sobre el estado de las mismas según los siguientes plazos:

1. Todos los edificios deben someterse a una primera inspección técnica dentro del año siguiente a aquél en que se cumplan cincuenta años desde su fecha de terminación.

2. Una vez realizada la primera inspección, los edificios deben someterse a una segunda y sucesivas inspecciones dentro del año siguiente a aquél en que se cumplan cinco años desde la anterior inspección.

Cuando se realicen obras de rehabilitación integral, que afecten a todo el edificio, los plazos establecidos en los apartados anteriores comienzan a contar de nuevo desde la fecha de terminación de dichas obras.

3.4 CONDICIONES GENERALES DE LA EDIFICACIÓN

3.4.1 CONDICIONES DE VOLUMEN

Régimen general

1. Sin perjuicio de lo dispuesto en los apartados siguientes, las condiciones volumétricas de los edificios catalogados se establece en sus fichas individualizadas.

Altura: en todos los grados de protección será la de la edificación existente.

Las condiciones de edificabilidad, alineaciones y alturas reguladas en el PGOU no serán de aplicación a los bienes catalogados.

3.4.2 CONDICIONES MORFOLÓGICAS

3.4.2.1 REGULACIÓN GENERAL

En relación con los bienes o elementos catalogados, las condiciones reguladas en el presente capítulo serán de aplicación preferente sobre las que pudieran corresponder en virtud de la ordenanza de la zona que les afecte, sin perjuicio de la regulación detallada que se recoja en la ficha individualizada.

Se respetarán las características morfológicas del bien catalogado, recogidas en el apartado 7.8 del PGO, sin perjuicio de las condiciones señaladas para el nivel de protección en que se encuentre el mismo.

3.4.2.2 ELEMENTOS SALIENTES DE LA EDIFICACIÓN

Los únicos elementos salientes de la edificación permitidos, conforme a las definiciones señaladas en el apartado 7.8 del PGO, serán las muestras con las siguientes condiciones adicionales y sin perjuicio de las condiciones señaladas para el nivel de protección correspondiente:

1. Las muestras deberán ser planas, con el espesor mínimo imprescindible según el material usado. Se situarán en una banda situada entre una altura del suelo de 90cm y 250cm y ninguna de sus dimensiones superará los 60cm.

Para la solicitud de licencia deberá presentarse el diseño del rótulo o placa especificando su forma y tamaño, tipo de letras, materiales y colores, así como un alzado o fotografía de la fachada/as indicando su colocación.

3.4.2.3 CERRAMIENTOS DE PARCELA

Los cierres de parcela de elementos catalogados se realizarán respetando las condiciones del cerramiento original sin perjuicio de las condiciones señaladas para el nivel de protección en que se encuentre el mismo.

En caso de nuevos cierres deberán cumplir las condiciones particulares señaladas en el apartado 7.8 del PGOU y además los siguientes:

1. Se realizarán con los materiales tradicionales del entorno.

2. No impedirán la vista del bien protegido, cuando éste ya fuese visible con anterioridad a la implantación del cierre.

3. Los elementos vegetales que se utilicen serán propios de la zona, evitando la utilización de especies foráneas.

3.4.3 CONDICIONES ESTÉTICAS

3.4.3.1 REGULACIÓN GENERAL

En relación con los bienes o elementos catalogados, las condiciones reguladas en el presente capítulo serán de aplicación preferente sobre las que pudieran corresponder en virtud de la ordenanza de la zona que les afecte, sin perjuicio de la regulación detallada que se recoja en la ficha individualizada.

Se respetarán las condiciones estéticas originales del bien catalogado.

Se seguirán las condiciones señaladas en el apartado 7.9 del PGO, sin perjuicio de las condiciones señaladas para el nivel de protección en que se encuentre el mismo.

3.4.3.2 FACHADAS.

Composición

Se respetarán las líneas fijas de referencia de la composición (cornisas, aleros, impostas, vuelos, zócalos, etc.) de la edificación catalogada.

Se permitirán aquellas alteraciones en las fachadas que tengan por objeto la eliminación de añadidos que dañen el valor del inmueble y que no alteren o menoscaben otros valores o elementos catalogados del bien.

Se mantendrán o recuperarán los huecos originales en fachada, tanto en número como en proporciones.

Se conservarán las fábricas y revestimientos originales salvo que se encuentren en un estado de deterioro irreversible, en cuyo caso se procederá a la eliminación de las áreas deterioradas y a su posterior reconstrucción con fábricas y revestimientos similares a los originales.

Plantas bajas y locales comerciales.

Las intervenciones en los bajos comerciales deberán respetar la continuidad y homogeneidad de tratamiento con las plantas superiores.

Los escaparates se situarán en los huecos correspondientes, no pudiendo sobresalir del plano de fachada.

La carpintería exterior de los bajos comerciales tendrá la misma apariencia que la existente en el resto de la fachada.

Materiales

Se prohíbe el uso de los siguientes acabados:

1. Revocos o pinturas con textura y color diferente a los originales o disconformes con los propios del edificio, y en otro caso con pigmentación diferente a la blanca o tierra de tonos claros.

2. Enfoscado de cemento gris.

3. Ladrillo veteado y vidriado.

4. Ladrillo visto el ladrillo hueco “tosco” de obra.

5. Cerámica brillante

6. Pinturas o barnices en el acabado final de los muros de fachada cuando modifiquen el aspecto externo original.

7. Chapados de piedra con aparejo irregular o desconcertado en general así como en la ejecución de zócalos, recercos o impostas.

Carpintería y cerrajería

Se respetará la disposición original de las carpinterías exteriores en relación a los paramentos de las fachadas, autorizándose la doble ventana en espacios habitables siempre que se garantice con su incorporación la condición antecedente. Se prohíbe expresamente cualquier montaje por el exterior del plano de cerramiento de las carpinterías exteriores originales.

Se consideran protegidos junto con los huecos, los marcos, hojas de ventanas, puertas, dinteles, umbrales, jambas, molduras, cerrajería, así como todos aquellos elementos que por su valor histórico o arquitectónico hayan contribuido a la catalogación del bien.

Se reemplazarán aquellas carpinterías irreversiblemente deterioradas o desaparecidas, mediante la introducción de otras nuevas diseñadas y realizadas con ajuste a las originales en lo relativo a material, tamaño, escuadrías, color, textura y proporción.

Se fomentará el aislamiento térmico de los huecos existentes mediante la introducción de elementos técnicos compatibles con el carácter de la edificación sin que con ello se dañen o desfiguren los marcos, maineles y demás elementos de puertas y ventanas.

En cuanto a sus materiales y acabados, se respetará, siempre que sea posible, el material original de las carpinterías cuando se proceda a su renovación o sustitución. Salvo que expresamente se indique en la ficha individualizada el empleo de un material concreto, las carpinterías de huecos podrán realizarse en madera. pintada y/o barnizada, o en aluminio lacado o esmaltado. Se prohíbe el empleo del aluminio en su color estándar o dorado, así como el PVC.

Salvo por razones de deterioro irreversible, aquellos elementos que son complemento de las edificaciones catalogadas, tales como hierro forjado en barandillas y rejas y similares, deberán mantenerse. En aquellos casos en que se acredite debidamente la necesidad de sustitución o reparación podrá ésta realizarse mediante el empleo de materiales y técnicas actuales acordes con las tradicionales.

Se conservarán las carpinterías de galerías y miradores de fachadas exteriores, principales o no. En caso de ser necesaria su renovación se reproducirán fielmente los originales, tanto en material como en diseño. Cuando no fuere posible la reproducción fidedigna, se respetará la tipología de galería y el diseño original de la misma que se determine en la ficha individualizada.

Persianas

El oscurecimiento de las estancias deberá producirse mediante los sistemas tradicionales existentes.

Con carácter general, se evitará la instalación de persianas y cierres de seguridad que no se correspondan con el carácter, composición, estilo y demás características histórico – arquitectónicas del edificio. Se prohíbe la instalación de persianas con tambor exterior y los cierres metálicos enrollables de cajón exterior en bajos comerciales.

Medianeras

Las paredes medianeras que queden vistas (aunque sea transitoriamente, a la espera de adosamiento de otra construcción colindante), deberán tratarse con el mismo criterio y con materiales de fachada semejantes a los paramentos de la fachada principal.

Se prohíbe expresamente la utilización de los muros medianeros de edificaciones catalogadas como soporte de mensajes o paneles publicitarios o comerciales.

3.4.3.3 CUBIERTAS

Condiciones de volumen de la cubierta

Se permite el aprovechamiento bajo cubierta regulado en el PGO, no pudiendo suponer dicho aprovechamiento, ni ninguna otra causa la aparición de nuevos volúmenes en cubierta como buhardillas o casetones.

Cuando se permita la ampliación en altura, y siempre que no se disponga otra cosa en la ficha individualizada, la pendiente máxima de los faldones de cubierta será del 50%.

Buhardillas y casetones

No se permiten nuevos volúmenes en cubierta como buhardillas o casetones.

Para la iluminación y ventilación, se admiten ventanas o tragaluces siguiendo la pendiente del faldón de cubierta. En ese caso su superficie máxima total no deberá superar el 30% de la del faldón, con el fin de integrar su impacto visual.

Materiales de acabado

Los materiales de acabado de las cubiertas serán los originales y, en cualquier caso, tendrán carácter continuo y armónico con el entorno.

Cuando se repongan materiales de cubierta deteriorados con otros nuevos se garantizará su adecuada integración en el conjunto de la cubierta en lo relativo a composición, tamaño, forma, color y textura.

Otros elementos de la cubierta

Se mantendrán y protegerán aquellos elementos de cubierta que contribuyan al carácter original de su configuración, tales como cornisas, aleros, chimeneas, soluciones arquitectónicas de cumbreras, limas y otros elementos.

Cuando sea preciso ejecutar nuevos aleros se realizarán con criterios de esbeltez y coherencia con respecto a la edificación protegida.

3.4.3.4 INSTALACIONES.

Quedan prohibidas las antenas y las condensadoras de aire acondicionado visibles desde la vía pública o que distorsiones la imagen del edificio.

La incorporación de instalaciones vistas se realizará preferentemente en la cubierta y sólo en casos debidamente justificados, en la fachada de tal forma que no distorsione la imagen del bien.

Si por exigencias funcionales o higiénicas de la intervención resultase necesario introducir elementos técnicos en la cubierta tales como chimeneas o conductos de ventilación, dispositivos para la captación de energía solar, etc., deberá garantizarse su tratamiento integrado. En el caso de los dispositivos para la captación de energía solar a instalar en cubierta estos deberán respetar la pendiente o inclinación de la cubierta original.

Cuando sea imprescindible algún tipo de señalización, así como instalar alumbrado en el entorno de protección o inmediaciones de un bien, no podrán fijarse a las fachadas y se diseñarán dentro del espíritu de respeto al elemento catalogado, a su carácter y a su entorno.

Se evitará el empotramiento de instalaciones en las fachadas protegidas, como contadores, buzones, etc. Estos elementos se instalarán preferentemente en muebles exentos e independientes.

En cuanto a los elementos técnicos discordantes instalados en fachadas y cubiertas de edificios catalogados, así como en sus respectivos entornos de protección, se adoptarán las medidas oportunas para su eliminación en el ámbito de competencias pertinente..

El Ayuntamiento podrá exigir la presentación de estudios previos a la ubicación de tendidos de líneas eléctricas, de telecomunicaciones y de cualquier otra instalación que pueda desvirtuar el carácter de cualquier bien o espacio protegido.

3.4.4 INCIDENCIA DE LA NORMATIVA SECTORIAL EN EDIFICIOS CATALOGADOS

3.4.4.1 INCIDENCIA DE NORMATIVAS SECTORIALES DE ADECUACIÓN FUNCIONAL.

Las obras que afecten a edificios catalogados para su conservación y que por sus características no sean susceptibles de adaptación a las normas sectoriales de adecuación funcional, tales como accesibilidad, ruido, protección contra incendios, ahorro energético, etc. quedarán excluidas de la obligatoriedad de las mismas en los términos que dichas normas establezcan y, en su defecto, se tratarán de compensar con medidas alternativas que resulten técnica y económicamente viables.

3.5 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS DE PROTECCIÓN

En desarrollo de lo establecido en el artículo 9 de la LPCA y en el PGO los bienes que conforman el Patrimonio Cultural de Asturias se protegerán en el presente CU mediante su integración en el Catálogo Urbanístico en la categoría correspondiente de entre las siguientes:

1. Bienes de Interés Cultural, considerados como aquellos bienes más relevantes del Patrimonio Cultural que, por su valor singular, se declaren como tales mediante Decreto del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias.

2. Bienes incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, considerados como aquellos bienes muebles e inmuebles que, por sus notables valores deban ser especialmente preservados y conocidos y estén incluidos en el citado Inventario, salvo en aquellos casos en que proceda su declaración como Bienes de Interés Cultural.

3. Bienes incluidos en los Catálogos Urbanísticos, considerados como aquellos bienes muebles e inmuebles que, por su interés histórico, artístico, arqueológico, etnográfico, o de cualquier otra naturaleza cultural, merezcan conservación y defensa, aun cuando no tengan relevancia suficiente para ser declarados Bienes de Interés Cultural o incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias.

4. Patrimonio Etnográfico considerado como aquellas expresiones relevantes o de interés histórico de las culturas y formas de vida tradicionales, desarrolladas colectivamente y basadas en conocimientos y técnicas transmitidos consuetudinariamente, esencialmente de forma oral.

5. Patrimonio Histórico Industrial considerado como aquellos bienes muebles e inmuebles que constituyen testimonios significativos de la evolución de las actividades técnicas y productivas con una finalidad de explotación industrial y de su influencia sobre el territorio y la sociedad.

6. Patrimonio Arqueológico considerado como aquellos bienes, localizados o no, cuyo estudio mediante el uso de una técnica arqueológica, pueda proporcionar información histórica significativa. Se consideran también como parte del Patrimonio Arqueológico los objetos y muestras de interés paleontológico que hayan sido separados de su entorno natural o deban ser conservados fuera de él y los elementos geológicos y paleontológicos de interés por su relación con la historia del hombre y sus orígenes

7. Patrimonio Natural considerado aquellos espacios o áreas que contengan elementos y sistemas naturales de interés público relevante, aún cuando no gocen de protección especial con arreglo a la legislación sectorial específica.

3.5.2 RÉGIMEN GENERAL DE PROTECCIÓN

Las normas de protección aplicables al patrimonio cultural, serán las contenidas en la Ley 16/1985, de 25 de junio, de Patrimonio Histórico Español, en la Ley 1/2001, 6 de marzo, de Patrimonio Cultural del Principado de Asturias, en la Legislación de Ordenación del Territorio que le afecte, así como aquellas disposiciones que las complementen, modifiquen o las sustituyan.

En particular los bienes integrantes del patrimonio cultural deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en los artículos 28 a 49 de la LPCA.

Igualmente resultarán de aplicación las determinaciones establecidas en el presente CU y en el PGO prevaleciendo lo señalado en el presente documento respecto a aquél.

Con carácter transitorio y con vistas a la protección preventiva de bienes resulta de aplicación la DT3.ª de la LPCA durante su período de vigencia en todos los regímenes que se vean afectados por la misma.

3.5.3 REGÍMENES ESPECÍFICOS DE PROTECCIÓN

La protección del patrimonio cultural incluido en el presente CU se realizará mediante su inclusión en alguna de las categorías citadas anteriormente y la aplicación del régimen de protección que le corresponda según la siguiente clasificación, y en todo caso mediante la aplicación de las normas contenidas en la LPCA y el presente CU:

1. Régimen específico de los Bienes de Interés Cultural

2. Régimen específico de los Bienes incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias

3. Régimen específico de los Bienes incluidos en el presente CU.

4. Régimen específico del Patrimonio Etnográfico

5. Régimen específico del Patrimonio Histórico Industrial

6. Régimen específico del Patrimonio Arqueológico

7. Régimen específico del Patrimonio Natural

De conformidad con las categorías establecidas los bienes integrantes del patrimonio cultural podrán protegerse mediante la aplicación de las medidas contempladas en los siguientes regímenes específicos:

3.5.4 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DE LOS BIENES DE INTERÉS CULTURAL.

Los Bienes de Interés Cultural deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en el apartado 3.5.2 de esta normativa y el específico señalado en los artículos 50 a 58 de la LPCA.

3.5.5 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DE LOS BIENES INCLUIDOS EN EL INVENTARIO DEL PATRIMONIO CULTURAL DE ASTURIAS.

Los Bienes incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en el apartado 3.5.2 de esta normativa y el específico señalado en los artículos 59 y 60 de la LPCA.

De acuerdo con lo establecido en el Régimen General de Protección, con carácter transitorio y con vistas a la protección preventiva de bienes se aplicará la DT3.ª3 de la LPCA durante su período de vigencia.

En las fichas individuales de elementos del presente CU se incluye la anotación preventiva respecto de su posible inclusión en el IPCA.

3.5.6 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DE LOS BIENES INCLUIDOS EN EL PRESENTE CATÁLOGO URBANÍSTICO.

El presente CU establece la siguiente estructura:

1. Bienes de Interés Cultural

2. Bienes incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias

3. Elementos del Patrimonio Arquitectónico

4. Elementos del Patrimonio Etnográfico

5. Elementos del Patrimonio Histórico Industrial

6. Elementos del Patrimonio Arqueológico

7. Elementos del Patrimonio Natural

Todos los bienes incluidos en el presente CU deberán cumplir la presente normativa.

De acuerdo con lo establecido en el Régimen General de Protección, con carácter transitorio y con vistas a la protección preventiva de bienes se aplicará la DT3.ª2 de la LPCA durante su período de vigencia.

3.5.7 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DEL PATRIOMONIO ETNOGRÁFICO

La protección del Patrimonio Etnográfico podrá llevarse a cabo a través de la declaración como Bien de Interés Cultural de los bienes que lo integran, de su inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, o en los Catálogos Urbanísticos, y mediante la aplicación en cualquier caso de las normas específicas contenidas en la LPCA, y en el PGO, o que desarrollen sus principios a través de la normativa medio ambiental o de cualquier otra naturaleza que establezcan las Administraciones Públicas.

Los elementos integrantes del Patrimonio Etnográfico incluidos en el presente CU deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en el apartado 3.5.2 de esta normativa y deberán cumplir las especialidades que para su nivel de protección se señalen en los apartados 3.5.11 y ss.

3.5.7.1 ESPECIALIDADES DE LAS ACTUACIONES SOBRE BIENES DEL PATRIMONIO ETNOGRÁFICO

Criterios generales de intervención

Las especialidades en las actuaciones sobre el patrimonio etnográfico señaladas en este capítulo son aplicables para las obras en todos aquellos bienes incluidos en este Catálogo como integrantes del Patrimonio Etnográfico, e indiferentemente de su nivel de protección.

Se debe proteger el conjunto de ambiente tradicional, urbano o rural, en el que están incluidos los bienes, evitando las actuaciones que degraden la morfología o la calidad ambiental de estos espacios. Se protegerán los rasgos tipológicos, constructivos y técnicos del conjunto y de cada uno de los elementos, y especialmente de aquellos que posean algún tipo de significación especial, decoración, inscripciones o policromías.

Se saneará el entorno del elemento, controlando la vegetación y los depósitos de materiales, eliminando, en su caso, los que resulten perjudiciales para la imagen o conservación del bien. En todo caso, las especies arbóreas que formen parte del ambiente del bien y no lo deterioren, deberán de ser conservadas salvo justificación en contrario.

Se evitará cualquier obra o instalación que pueda perjudicar la futura conservación y mantenimiento del bien.

Se conservarán y adecuaran los elementos singulares característicos de las edificaciones, como corredores, galerías miradores, tenada, hornos, etc.

Los elementos técnicos de las viviendas rurales se instalarán desde el respeto por el patrimonio edificado y por el del espacio público. Para ello su buscará siempre la instalación de estos elementos en los lugares donde produzcan un menor impacto sobre la edificación protegida y el espacio público colindante.

Materiales

Se mantendrán los materiales originales, recuperándolos cuando hubiesen sido sustituidos por otros inadecuados, autorizando únicamente la sustitución de los elementos irrecuperables, entendiendo por tales los que no pueden cumplir con su función sin que exista tratamiento adecuado para ellos.

La fisonomía del bien no se verá alterada con la colocación de elementos extraños no originales, o que la desvirtúen formal o constructivamente. Los materiales empleados deberán de adecuarse a los que presenta o presentaba originalmente el elemento, e integrarse adecuadamente en él respetando su tipología constructiva. Esta adecuación formal se refiere tanto a materiales como sistemas constructivos y secciones de piezas que deberán ser fieles a los originales. Se admitirá de forma justificada que la intervención realizada se distinga del original, siguiendo los preceptos de la arqueología constructiva, si bien esta diferenciación será sutil y razonada en el proyecto técnico.

De ser necesario el desmontaje de cualquier elemento para la realización de obras, se acopiará y protegerá el material en buen estado, de forma tal que se evite su deterioro hasta su posterior montaje.

Pavimentos

Se respetarán los pavimentos originales. Excepcionalmente y por motivos suficientemente razonados, podrían ser sustituidos o completados con otros de similares características que, en todo caso, respetarán el carácter del bien.

Resultará un caso aparte la vivienda rural donde podrán sustituirse con carácter general salvo que se indique otra cosa en la ficha particular o cuando se aprecie una especial singularidad en los mismos.

Paramentos

En el caso de reformas, en general, se evitará la eliminación de los revocos generalizada con el fin de dejar la mampostería de piedra vista. En todo caso, el rejunteo de la misma se realizará con mortero de cal o bastardo y se utilizará cemento blanco, nunca cemento gris.

No se admiten chapados de piedra, con aparejo irregular o desconcertado en general, ni en la ejecución de zócalos, recercos impostas, o elementos compositivos.

El acabado de los paramentos será el original, en cuanto a materiales y en cuanto a técnicas y colores.

Cubierta y estructuras

El material de cubrición será el tradicional de la zona y será uniforme en cuanto a material y sistema:

1. En la zona de a la Pola será la teja árabe en su color y diseño tradicionales, debiendo utilizarse la teja vieja resultante del desmontaje de la cubierta anterior. En el caso de que ésta deba de ser sustituida, se procurará el acopio de teja de similares características y antigüedad y, en caso de no ser suficiente, la sustitución por teja nueva empezará primeramente por las canales. Se prohíbe expresamente el empleo de tejas de coloración o dimensiones no tradicionales en la zona.

2. En la zona de la Sierra y el Valledor se utilizará la pizarra preferentemente en su color y diseño tradicionales, debiendo utilizarse la losa resultante del desmontaje de la cubierta anterior. Deberá justificarse convenientemente la sustitución por pizarra nueva con sistemas de colocación actuales. Se prohíben expresamente las terminaciones en forma de pico-pala, rombo u octogonal, debiendo utilizarse terminaciones cuadradas o rectangulares. Tampoco se permiten sistemas de fijación con ganchos vistos.

No obstante lo anterior, cuando un bien disponga de una cubierta completa con otro material distinto al señalada para cada zona podrá mantenerse éste siempre que se haga con el original y de forma completa sobre toda la cubierta.

La cubrición se colocará preferentemente en seco salvo que existe justificación técnica en contrario.

Se respetará la pendiente existente en los faldones. En la vivienda rural está condición podrá ser modificada de forma justificada por motivos de habitabilidad.

Se respetará el material de las estructuras de cubierta salvo en la vivienda rural, entendida como la edificación principal, que podrá ser modificado de forma razonada y siempre que no tenga un especial valor arquitectónico.

Respecto a los elementos de madera, se respetará el tipo de madera utilizada. En la medida de lo posible, se respetarán las escuadrías originales de las piezas de madera, sus dimensiones y sus tipologías de ensamblado. Para la protección del material, no se permite el empleo de barnices, debiendo utilizarse imprimaciones de poro abierto. Los acabados brillantes no están permitidos en ningún caso.

No se permitirá el uso de pinturas, salvo en aquellos elementos que hayan estado pintados originalmente. En todo caso serán de poro abierto y permitirán la transpiración de la madera. No se permite el empleo de maderas tanalizadas.

3.5.7.2 INTERVENCIÓN EN HÓRREOS, PANERAS Y CABAZOS

Criterios generales.

Con carácter general, cualquier actuación sobre los hórreos, paneras y cabazos deberá realizarse sin variar sus características formales, estructurales o constructivas, o de uso, manteniendo el mayor número de piezas originales y sustituyendo las no recuperables por otras similares.

Acondicionamiento del entorno.

Se deberá mantener el entorno limpio y en condiciones de ornato suficientes.

Se procurará que posibles cubiertas de otras edificaciones o la propia vegetación del entorno no viertan aguas sobre las partes del hórreo desprotegidas.

Materiales.

Toda la madera empleada en la restauración deberá ser de roble o castaño. En ningún caso se permitirá el empleo de maderas tanalizadas o tableros machiembrados o cierres de obra. Se exceptúan de esta última condición los cabazos tradicionales que podrán cerrarse con los materiales tradicionales.

No se permite el cierre del espacio entre pegollos, debiendo abrirse aquellos que actualmente están cerrados.

Para la protección de la madera no está permitido el uso de pinturas, aceites o barnices brillantes o de poro cerrado. En caso de ser necesarios se utilizarán barnices de poro abierto, incoloro y mate o bien antiparásitos igualmente incoloros.

Sustitución de piezas.

Se procurarán recuperar siempre que sea posible las piezas que tengan algún tipo de decoración o inscripción. En el caso de ser necesaria la sustitución de la pieza y ésta sea trabe o liño, la talla de la pieza original deberá ser reproducida en la nueva, conservándose la antigua para su inspección por los servicios técnicos de la Consejería competente en materia de Cultura.

No se podrán utilizar clavos y otros elementos metálicos en las uniones.

Como norma general, no estará permitido el uso de pinturas.

Pegollos.

Cuando sea necesario sustituir algún pegollo, se hará por otro del mismo material original.

Los pilpayos, pegollos o el patín no podrán ejecutarse en ninguna circunstancia en hormigón o fábrica de ladrillo. Tampoco podrán realizarse basamentos de ladrillo ni solera de hormigón bajo hórreo.

Si existiera un basamento o construcción inferior de mampostería, se rejunteará o revocará conforme a las técnicas tradicionales, utilizando mortero de cal y cemento.

Reparación de trabes.

Como criterio general, se considerará preferible la reparación de trabes a su sustitución.

Su reparación se llevará a cabo con sistemas respetuosos con el material original evitando la instalación de refuerzos con materiales extraños vistos.

Reparación de la cámara.

Si fuera preciso reponer alguna colondra, se deberán montar con el mismo sistema que los originales, realizándolo con peines, si los tuviera.

Cuando la cámara disponga de esquinas de una sola pieza o engüelgues, se deberán conservar y reparar.

El sistema de pontas no podrá ser sustituido por otro de pontones y tarima.

Reparación de liños.

Como criterio general, cualquier liño que cuente con alguna decoración deberá ser reparado, por medio de métodos tradicionales de carpintería.

Reparación de cubiertas.

De la estructura de la cubierta se reutilizarán las piezas que se encuentren en un buen estado de conservación.

Los cabrios, una vez saneados, tras eliminarles las partes deterioradas, se aprovecharán en zonas de menor longitud, reponiendo los de mayor tamaño.

No podrán colocarse canalones ni bajantes en los aleros, ni otros elementos técnicos que desvirtúen la imagen tradicional del bien.

Si el hórreo o panera dispusieren de moño/s, se deberá/n volver a colocar.

Reparación o sustitución de otros elementos.

Las muelas se colocarán con los métodos tradicionales y todas deberán ser del mismo material y tener el mismo diseño y si fuera precisa la sustitución de las tazas estas deberán ser de madera de la misma clase que el resto.

Si fuera necesario hacer una puerta nueva será fiel a las características de la original.

Acceso.

La escalera de acceso será de mampostería vista, como corresponde a la tradición constructiva local, trabando la fábrica en seco o con barro o mortero bastardo de cal y cemento. En todo caso se disimulará el llagueado o rejunteo.

TRASLADO DE HÓRREOS Y PANERAS

3.5.7.3 RESTAURACIÓN DE FUENTES Y LAVADEROS

Criterios generales.

El objetivo de la restauración de este tipo de elementos es la reintegración de las condiciones constructivas y de funcionamiento originales, eliminando, en su caso, las alteraciones que pudieran haberse producido por obras inadecuadas o por la modificación de alguno de alguno de sus elementos constitutivos.

3.5.7.4 RESTAURACIÓN DE MOLINOS Y OTROS INGENIOS HIDRÁULICOS

Criterios generales.

El objetivo de la restauración de este tipo de elementos es la reintegración de las condiciones constructivas y de funcionamiento originales, eliminando, en su caso, las alteraciones que pudieran haberse producido por obras inadecuadas o por la modificación de alguno de alguno de sus elementos constitutivos.

Sistema de captación.

Se desbrozará y limpiará el conjunto del sistema de captación de forma que recupere la sección original y con los materiales y elementos originales.

Restauración del edificio.

El edificio del molino se restaurará de acuerdo a las técnicas y materiales tradicionales.

Restauración de los mecanismos.

Los mecanismos deberán restaurarse con total fidelidad a sus caracteres originales, empleando los mismos materiales utilizados en su construcción, persiguiendo la recuperación de su primitivo funcionamiento.

3.5.8 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DEL PATRIOMONIO HISTÓRICO INDUSTRIAL

La protección del Patrimonio Histórico Industrial podrá llevarse a cabo a través de la declaración como Bien de Interés Cultural de los bienes que lo integran, de su inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, o en los Catálogos Urbanísticos, y mediante la aplicación en cualquier caso de las normas específicas contenidas en la LPCA, y en el PGO, o que desarrollen sus principios a través de la normativa medio ambiental o de cualquier otra naturaleza que establezcan las Administraciones Públicas.

Los elementos integrantes del Patrimonio Histórico Industrial incluidos en el presente CU deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en el apartado 3.5.2 de esta normativa y deberán cumplir las especialidades que para su nivel de protección se señalen en los apartados 3.5.11 y ss.

3.5.8.1 ESPECIALIDADES DE LAS ACTUACIONES SOBRE BIENES DEL PATRIMONIO HISTÓRICO–INDUSTRIAL

Criterios especiales.

1. En los elementos de Patrimonio Histórico – Industrial catalogados sólo se autorizarán aquellas actuaciones tendentes a procurar un mantenimiento adecuado de los bienes y de sus usos, que seguirán siendo preferentemente industriales.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 77 de la LPCA se prohíbe la destrucción de la maquinaria industrial contenida en estos elementos catalogados en los términos que el citado artículo dispone.

3.5.9 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DEL PATRIOMONIO ARQUEOLÓGICO

La protección del Patrimonio Arqueológico podrá llevarse a cabo a través de la declaración como Bien de Interés Cultural de los bienes que lo integran, de su inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, o en los Catálogos Urbanísticos, y mediante la aplicación en cualquier caso de las normas específicas contenidas en la LPCA, y en el PGO, o que desarrollen sus principios a través de la normativa medio ambiental o de cualquier otra naturaleza que establezcan las Administraciones Públicas.

Los elementos integrantes del Patrimonio Arqueológico deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en el apartado 3.5.2 de esta normativa y el específico señalado en los artículos 61 a 68 de la LPCA.

El régimen de protección es el definido en el artículo 62 de la LPCA.

El régimen de autorización de intervenciones es el definido en el artículo 63 de la LPCA.

3.5.10 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO NATURAL

La protección del Patrimonio Natural podrá llevarse a cabo a través de la declaración como Bien de Interés Cultural de los bienes que lo integran, de su inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, o en los Catálogos Urbanísticos, y mediante la aplicación en cualquier caso de las normas específicas contenidas en el PGO, en los Catálogos de Protección, o que desarrollen sus principios a través de la normativa de ordenación territorial, medio ambiental o de cualquier otra naturaleza que establezcan las Administraciones Públicas.

Los elementos integrantes del Patrimonio Natural deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en la legislación Medio Ambiental y de Ordenación del Territorio y además, para los incluidos en el presente CU, deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en el apartado 3.5.2 de esta normativa y deberán cumplir las especialidades que para su nivel de protección se señalen en los apartados 3.5.11 y ss.

Se deberán tener en consideración las siguientes disposiciones legales sin perjuicio de otras nuevas que las sustituyan, modifiquen o complementen:

1. Normativa para la protección de las especies:

a. Decreto 32/1990, Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada del Principado de Asturias

b. Real Decreto 439/1990, Catálogo Nacional de Especies Amenazadas

c. Decreto 65/95, Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias

d. Directiva 79/409/CEE, Aves Silvestres

e. Decreto 155/2002, Plan de Gestión del Lobo

f. Decreto 9/2002, Plan de Recuperación del Oso Pardo

2. Normativa para la protección y el régimen de usos de los espacios

a. Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres

b. Ley 5/1991, de 5 de abril, de Protección de los Espacios Naturales

c. Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre, por el que se establecen medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats naturales de la fauna y flora silvestres.

d. Ley 40/1997, de 5 de noviembre, sobre reforma de la Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres.

e. Acuerdos del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias de fechas 18 de diciembre de 1997 y de 28 de mayo de 1999.

3.5.11 NIVELES DE PROTECCIÓN

Los niveles de protección se ajustarán a lo dispuesto en el artículo 205 del ROTU y a lo establecido en los apartados siguientes.

Su régimen mínimo será, igualmente, el establecido en el ROTU, según la siguiente correspondencia:

1. Nivel de Protección Integral: artículo 208 del ROTU y apartado 3.5.12 de esta normativa.

2. Nivel de Protección Parcial: artículo 209 del ROTU y apartado 3.5.13 de esta normativa.

3. Nivel de Protección Ambiental: artículo 210 del ROTU y apdo. 3.5.14 de esta normativa.

3.5.12 NIVEL DE PROTECCIÓN 1. PROTECCIÓN INTEGRAL

3.5.12.1 ELEMENTOS A LOS QUE SE APLICA.

1. A los bienes declarados de Interés Cultural con arreglo a la legislación de Patrimonio o con expediente de declaración incoado. El perímetro de protección será el señalado expresamente en la declaración o, en su defecto, con los que se señalan en la cartografía del presente PGO.

2. Los elementos incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias,.

3. Las iglesias parroquiales y casas rectorales erigidas con anterioridad a 1900.

4. Las edificaciones incluidas en el Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Asturias.

5. Las ermitas, capillas, capillas de ánimas, cruceros, cruces y señales religiosas erigidas con anterioridad a 1900 sus valores históricos.

6. Los hórreos y paneras anteriores a 1850.

7. Las paneras características del concejo de Allande, entendidas como aquellas de caja rectangular cerrada y sencilla sostenida por seis apoyos y bragueiro.

8. Los cabazos.

9. Los molinos, batanes, puentes, ingenios hidráulicos de carácter tradicional.

10. Con carácter preventivo y transitorio, todos los bienes señalados en la DT3.ª de la LPCA, en tanto no venza el plazo señalado en la misma.

11. Edificios o partes de los mismos, construcciones y elementos singulares de excepcional valor arquitectónico y significación cultural o ciudadana.

12. Espacios públicos que constituyen ámbitos de excepcional valor significativo por su configuración, calidad del conjunto de la edificación y tradición.

13. Parcelas que constituyan una unidad inseparable con el elemento o edificio protegido que albergan, o que contengan valores intrínsecos relativos a la calidad de los cerramientos, del arbolado, de la jardinería, del amueblamiento o elementos auxiliares de jardín que la hagan merecedora de protección.

14. Espacios naturales que se señalen en las fichas correspondientes.

3.5.12.2 ACTUACIONES AUTORIZABLES.

1. Se permitirán solamente las actuaciones encaminadas a la conservación y puesta en valor del edificio, elemento, espacio o agrupación catalogado. Se permite excepcionalmente la ubicación del uso o usos que, siendo compatibles con sus características y condiciones originales, garanticen mejor su permanencia.

2. En consecuencia se permiten solamente con carácter general y preferente, sobre los bienes así catalogados, las obras de conservación, consolidación y restauración tendente a la conservación integral exterior e interior de los elementos originales, en los términos definidos en este PGO, con prohibición expresa de todas las demás. Las aportaciones sucesivas de cada restauración deberán diferenciarse o documentarse, a efectos de investigación, de la obra original.

3. Excepcionalmente se permitirán actuaciones de rehabilitación, en los términos definidos en este PGO, si la permanencia del edificio implicara necesariamente un cambio de uso y el nuevo a implantar así lo exigiera, en cuyo caso la concesión de licencia de obras irá precedida del informe favorable de la Consejería competente en materia de Cultura.

4. Cualquier obra o actuación que afecte a cualquier elemento objeto de protección integral de conformidad con lo dispuesto en el artículo anterior, requerirá autorización de la Consejería competente en materia de Cultura. Los traslados de hórreos y paneras, aunque se pretenda ubicarlos dentro de la misma parcela, requerirá autorización de la mencionada Consejería.

5. Los conjuntos catalogados con este nivel de protección serán objeto de un Plan Especial o instrumento de protección equivalente en el que se determinen las protecciones individualizadas de cada uno de los elementos constituyentes y se fijen las condiciones específicas de urbanización de los espacios públicos. Este Plan Especial deberá ser aprobado por la Consejería de Educación y Cultura.

6. Los espacios libres públicos, entendidos como parques, jardines, plazas o calles, catalogados o incluidos en conjuntos con este nivel de protección deberán urbanizarse según las especialidades señaladas en el apartado 3.5.16.1 de esta normativa.

7. Sobre las parcelas catalogadas con este nivel de protección se permitirán solamente las actuaciones encaminadas a la conservación de su integridad, de los valores que contienen, y a la restauración de aquellos que se hubieran degradado, de forma análoga a lo especificado para la protección integral de elementos y equivalente al grado de protección global de parcelas.

8. Sobre los elementos incluidos en el patrimonio natural y protegidos con este nivel de protección se estará al régimen de usos señalado en las fichas particulares, sin perjuicio de la aplicación del régimen específico señalado en el apartado 3.5.10 de la presente normativa.

3.5.12.3 ACTUACIONES PROHIBIDAS.

1. Se prohíben expresamente las actuaciones de los particulares y empresas concesionarias de servicios relativas a fijación de elementos extraños a la naturaleza del propio elemento catalogado en este grado de protección, tales como tendidos aéreos de redes eléctricas o de comunicaciones, señalización de tráfico, báculos de alumbrado, rótulos publicitarios, toldos, antenas de telefonía, etc.

2. Los elementos de señalización de las actividades que el elemento albergue, los de alumbrado de sus inmediaciones, y todos los restantes aludidos en el párrafo anterior en caso de que se consideren necesarios, se diseñarán expresamente dentro del espíritu de respeto al elemento catalogado, a su carácter y a su entorno, e irán fijados sobre báculos o paramentos de soporte distintos de los que conforman las fachadas del elemento catalogado.

3. No se permitirán ni se concederán licencias a ninguna edificación de nueva planta, ni para cualquier tipo de obra de actuación que suponga la ampliación o añadido de las edificaciones existentes así catalogadas.

4. Sobre las parcelas catalogadas con este grado de protección se prohíben expresamente las actuaciones de segregación y las que supongan aumento de volumen o de ocupación. Sobre los cerramientos, elementos auxiliares, mobiliario, arbolado y demás vegetación significativa que contengan se permiten solamente las labores de mantenimiento, consolidación y recuperación con las mismas excepcionalidades y determinaciones complementarías relativas a fijación de elementos extraños que para la citada protección integral de elementos.

5. Sobre los elementos incluidos en el patrimonio natural y protegidos con este nivel de protección no se admitirán usos constructivos que no sean para la recuperación de elementos previamente existentes en los términos señalados para las actuaciones autorizables del apartado anterior.

3.5.12.4 CONDICIONES DE LOS USOS.

1. La inclusión de un edificio o parte del mismo en esta categoría supone el mantenimiento de los usos actuales, excepto en los siguientes supuestos:

a. Actividades molestas, cuando resulten claramente inconvenientes para el mantenimiento de las características que motivaron la catalogación del edificio, o cuando demostrasen ser claramente inconvenientes para las actividades en su entorno inmediato o cuando no sea posible la eliminación de las molestias.

b. Actividades nocivas o insalubres de acuerdo a lo regulado en la legislación vigente.

c. Actividades privadas no residenciales cuando se trate de transformarlas a usos residenciales o públicos.

d. Actividades privadas residenciales cuando se trate de transformarlas a usos dotacionales.

e. Actividades públicas cuando se trae de permutarlas entre sí o cuando se trate de transformar usos no dotaciones en dotacionales.

f. En ningún caso para los elementos etnográficos de interés anteriores a 1900.

3.5.13 NIVEL DE PROTECCIÓN 2. PROTECCIÓN PARCIAL.

3.5.13.1 ELEMENTOS A LOS QUE SE APLICA

1. Se aplica a aquellos elementos, edificios y agrupaciones singulares por su valor histórico o artístico, o su calidad arquitectónica, constructiva o tipológica, de obligada conservación, asignables a una etapa estilística histórica y que constituyen hitos significativos por su perdurabilidad y valor cultural extraordinario en el contexto rural, así como por contener parcialmente elementos de especial valor, se singularizan dentro del conjunto.

2. En las fichas se señala el alcance de este nivel de protección para cada uno de los elementos catalogados y que pueden ser:

a. Espacios libres o parcelas: Se refiere a los espacios libres de parcela o parcelas que contengan valores intrínsecos relativos a la calidad de los cerramientos, del arbolado, de la jardinería, del amueblamiento o elementos auxiliares de jardín que la hagan merecedora de protección.

La catalogación de una parcela bajo este grado de protección vendrá acompañada de la indicación, con las determinaciones P1 a P10, de las partes o aspectos a que dicha protección debe aplicarse, entre los que pueden encontrarse los siguientes, entre otros:

• P1: Configuración espacial, superficie, forma, situación.

• P2: Organización en planta.

• P3: Volúmenes, cuantía y organización.

• P4: Cerramientos en su totalidad.

• P5: Partes señaladas de aquellos.

• P6: Elementos auxiliares.

• P7: Amueblamiento.

• P8: Arbolado.

• P9: Otra vegetación.

• P10: Otros elementos.

b. Alturas y forjados: Se refiere a la altura total de la edificación, así como a la específica de cada uno de los distintos forjados. En el caso de que no estén protegidos podrán aumentarse las alturas hasta el límite señalado en la ordenanza del PGO correspondiente.

c. Jerarquía de volúmenes: Se refiere a la relación entre distintos volúmenes que pueda tener el elemento o conjunto. Cuando esté protegido se entenderá que están protegidas aquellas características que puedan afectar a la misma y en especial la relación entre la edificación principal y las auxiliares.

d. Escaleras principales: Se refiere a la escalera principal del elemento. El hecho de que no esté protegida de forma expresa no implica que no pueda ampliarse esta protección posteriormente habida cuenta de que no siempre ha sido posible visitarlas.

e. Zaguán: Se refiere el espacio de acceso semiprivado, cubierto o sin cubrir, que enlaza la puerta o espacio privado con la calle o espacio público así como a los elementos que lo conforman. El hecho de que no esté protegido de forma expresa no implica que no pueda ampliarse esta protección posteriormente habida cuenta de que no siempre ha sido posible visitarlos.

f. Interiores: Se refiere al espacio interior así como a los elementos que lo conforman. El hecho de que no esté protegido de forma expresa no implica que no pueda ampliarse esta protección posteriormente habida cuenta de que no siempre ha sido posible visitarlos.

g. Fachada: Se refiere a las fachadas visibles desde la vía pública, así como a sus elementos definidores.

h. Otros elementos propios: Otros elementos propios del bien y que se detallaran convenientemente en la ficha correspondiente, en su caso.

3.5.13.2 ACTUACIONES AUTORIZABLES.

1. Las obras a efectuar en elementos sometidos a este grado de protección, serán las tendentes a su conservación mejorando sus condiciones de habitabilidad o uso, manteniendo su configuración estructural, su envolvente exterior y sus elementos significativos.

2. Se permiten con carácter general y preferente, las obras autorizadas para la protección integral, así como las obras de acondicionamiento, rehabilitación y reestructuración, con prohibición expresa de todas las demás.

3. Las nuevas actuaciones no podrán alterar la estructura tradicional, ni eliminar los elementos significativos, ni introducir adiciones disconformes con las características originales del edificio. Se deberán respetar los materiales existentes, tomando medidas para su conservación; cuando ello no sea posible se procederá a su reconstrucción o sustitución con o por materiales idénticos los originales.

4. Se prohíbe expresamente la fijación de elementos superpuestos, señalización y tendidos aéreos de redes de servicios urbanos.

5. El diseño de las muestras publicitarias y de los elementos de alumbrado público guardará el mismo respeto al carácter del elemento catalogado y a su entorno de los exigidos por la protección integral.

6. Los hórreos, paneras y cabazos podrán trasladarse dentro de la misma zona en la que se ubican; Pola, Sierra y Valledor.

7. Sobre las partes o aspectos de las parcelas catalogadas con este grado de protección se permitirán solamente las actuaciones encaminadas al mantenimiento, consolidación y recuperación de aquellos que se hubieran degradado, de forma análoga a lo especificado para la protección parcial de elementos.

3.5.13.3 ACTUACIONES PROHIBIDAS.

1. Sobre las parcelas catalogadas con este grado de protección se prohíben expresamente:

a. Las actuaciones de segregación si la protección afecta a la configuración espacial mediante la determinación P1.

b. Las que supongan aumento de ocupación en planta o cambios en su distribución y organización si la protección afecta a estos aspectos mediante la determinación P2.

c. Las que impliquen aumento de volumen si existe la determinación P3.

3.5.13.4 CONDICIONES DE LOS USOS.

1. La inclusión de un edificio o parte de él en el nivel de protección parcial supone el mantenimiento de los usos actuales, salvo en los siguientes supuestos:

a. Actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas de acuerdo a lo regulado en la legislación vigente.

b. Actividades contrarias a las ordenanzas que sean de aplicación al edificio en cuestión, cuando se trate de obras de reestructuración.

2. Sólo podrá autorizarse el uso del garaje cuando el acondicionamiento del acceso no afecte a ninguno de los elementos de la fachada.

3.5.14 NIVEL DE PROTECCIÓN 3. PROTECCIÓN AMBIENTAL.

3.5.14.1 ELEMENTOS A LOS QUE SE APLICA.

1. Se aplica a los siguientes bienes

a. Edificios que aislados o en conjunto conforman tramos o áreas de calidad y destacado nivel cualitativo, en buen o regular estado de conservación, aún cuando individualmente no presenten notables valores arquitectónicos, o sus singularidades son de carácter parcial, referidos a partes o elementos aislados. Deberán considerarse incluidos los que tengan frente a espacios libres catalogados.

b. Edificios que situados en áreas de calidad media o escasa, incluso presentando mal estado de conservación, reúnen constantes tipológicas interesantes.

c. Espacios de calidad destacada.

3.5.14.2 ACTUACIONES AUTORIZABLES.

1. Las obras que se efectúen en los edificios, elementos o conjuntos afectados de este grado de protección tendrán por objeto adecuarlos a los usos y costumbres actuales sin pérdida de los valores ambientales y tipológicos que poseen, conservando la tipología de la estructura sustentante y de las partes o elementos de significativo valor, como corredores, escudos, aleros, etc.

2. Sobre los bienes así catalogados se permitirán las obras autorizadas en los niveles de protección integral y parcial y además la de Reestructuración cuando reúna las siguientes condiciones:

a. No existir determinaciones de protección de parcela contrarias a la reestructuración solicitada.

b. Que se cumplan las condiciones de ocupación fijadas para el uso a que se destine en la categoría de suelo en que se ubique.

c. En las obras de reestructuración no se establecen limitaciones a las actuaciones que afecten al interior de la edificación, tanto en sus aspectos de distribución como de su estructura. En todo caso, se mantendrán aquellos elementos tipológicos de interés.

3. Los hórreos, paneras y cabazos podrán trasladarse dentro de la misma zona en la que se ubican; Pola, Sierra y Valledor.

4. En los conjuntos catalogados con este nivel de protección cada uno de los elementos constituyentes se considerará incluido en el nivel de protección ambiental y el régimen de urbanización de los espacios públicos será el señalado en el apartado siguiente.

5. Los espacios libres públicos, entendidos como parques, jardines, plazas o calles, catalogados o incluidos en conjuntos con este nivel de protección, deberán urbanizarse de forma respetuosa con el medio en el que se realizan, evitando soluciones de pavimentaciones indiscriminadas y buscando la dignificación y diferenciación de espacios según las especialidades señaladas en el apartado 3.5.16.2 de esta normativa.

6. Sobre los elementos incluidos en el patrimonio natural y protegidos con este nivel de protección se estará al régimen de usos señalado en las fichas particulares, sin perjuicio de la aplicación del régimen específico señalado en el apartado 3.5.10 de la presente normativa.

3.5.14.3 ACTUACIONES PROHIBIDAS.

1. En relación con la fijación de elementos superpuestos, se repite para este grado de protección ambiental, la prohibición relativa a tendidos aéreos que se aplica a los grados anteriores y en cuanto a la señalización, publicidad y alumbrado, el diseño deberá asimismo orientarse al mantenimiento de los valores ambientales propios de esta protección.

3.5.15 ESPECIALIDADES DE LOS TIPOS DE ACTUACIONES SOBRE LA EDIFICACIÓN

El presente CU establece las siguientes especialidades de los tipos de actuación cuando estos se realicen sobre los bienes integrantes del Patrimonio Cultural, en desarrollo de los señalados en el PGO.

Las diferentes categorías de protección para la edificación y el espacio urbano establecidas en el apartado anterior, requieren la consideración de distintas políticas de intervención en relación a sus características arquitectónicas, su estado de conservación, así como las necesidades de mejora de su calidad y habitabilidad.

En este sentido, en el presente apartado se definen los tipos de obras o intervenciones posibles sobre un elemento, a los efectos de establecer la gradación de protecciones en función de los tipos de obras permitidas dentro de cada protección.

3.5.15.1 RESTAURACIÓN (según definición del apdo. 7.3.1 del PGO)

Estas actuaciones no podrán modificar las características tipológicas, de ordenación espacial, volumétrica o morfológicas del bien, más allá de los indispensable para poner en valor el elemento.

3.5.15.2 CONSERVACIÓN Y MANTENIMIENTO (según definición del apdo. 7.3.2 del PGO)

Estas actuaciones no podrán utilizar técnicas o materiales distintos de los originales que dieran lugar a cambios de colores o texturas.

3.5.15.3 CONSOLIDACIÓN (según definición del apdo. 7.3.3 del PGO)

Se optará, en todo caso, por la solución menos lesiva para los valores culturales y de aquellos que faciliten la lectura e interpretación del elemento protegido.

Estarán prohibidas las actuaciones que supongan modificación de las características tipológicas, de ordenación espacial, volumétrica, morfológicas, más allá de lo indispensable para cumplir sus objetivos de estabilidad.

Si la consolidación incluyera necesariamente la utilización de materiales distintos de los originales, ya sea en la colocación de refuerzos o en la sustitución de elementos completos, se aportará como documentación complementaria la que describa y justifique la solución proyectada en comparación con la de partida, que expresará suficientemente las implicaciones de funcionamiento estructural, compositivas, estéticas, formales y funcionales e la sustitución.

3.5.15.4 ACONDICIONAMIENTO (según definición del apdo. 7.3.4 del PGO)

No se establecen medidas excepcionales.

3.5.15.5 REHABILITACIÓN Y REFORMA (según definición del apdo. 7.3.5 del PGO)

Estas obras conservarán sustancialmente las condiciones originales en todo lo que afecta a su envolvente exterior, a su configuración general y estructura básica original y a los demás elementos significativos que lo singularicen o lo caractericen como de una determinada época o tipología.

Se incluyen, entre otras, actuaciones tales como cambios de distribución interior en las partes no significativas o estructurantes, refuerzos o sustituciones de estructura para soportar mayores cargas, cambios en la decoración de las partes no significativas e incorporación de nuevas instalaciones o modernización de las existentes.

Si la rehabilitación incluyera necesariamente el refuerzo de estructuras portantes interiores como muros de carga, forjados o pies derechos, se aportará como documentación complementaria una justificación razonada en el proyecto.

3.5.15.6 REESTRUCTURACIÓN (según definición del apdo. 7.3.6 del PGO)

Las obras de reestructuración revisten carácter excepcional y su necesidad frente a la rehabilitación deberá estar justificada y razonada.

3.5.15.7 DEMOLICIÓN O ELIMINACIÓN (según definición del apdo. 7.3.7 del PGO)

Las obras de demolición o derribo sobre elementos catalogados no posibilitarán, bajo ningún concepto, el aumento de la superficie construida original y responderán exclusivamente a uno de los supuestos siguientes:

1. La demolición se engloba en una obra de restauración, rehabilitación o reestructuración y afecta solamente a aquellas partes del elemento catalogado no consideradas significativas y de obligada conservación por el grado de protección y tipo de obras correspondientes.

2. Las partes a demoler, o la totalidad del edificios en su caso, cuentan con declaración de estado de ruina irrecuperable.

3.5.15.8 OBRA NUEVA (según definición del apdo. 7.3.8 del PGO)

A los fines de garantizar la debida adaptación de las nuevas edificaciones a las ya existentes y a su entorno podrá exigirse la aportación, en el proyecto técnico correspondiente, de los documentos necesarios para justificar el posible impacto visual respecto de las calles o plazas a aquellas dieran frente u otros puntos significativos que permitieran su vista.

3.5.16 ESPECIALIDADES DE LOS TIPOS DE ACTUACIONES SOBRE LA URBANIZACIÓN

El presente CU establece las siguientes especialidades de los tipos de actuación cuando estos se realicen sobre los espacios libres públicos o privados integrantes del Patrimonio Cultural, en desarrollo de los señalados en el PGO.

3.5.16.1 PROTECCIÓN INTEGRAL

Los espacios libres públicos afectados por un nivel de protección integral serán objeto de un Plan Especial o instrumento de protección equivalente en el que se determinen las condiciones de urbanización específicas que deberá ser aprobado por la Consejería de Educación y Cultura.

En tanto en cuanto no se desarrolle el citado Plan Especial no se admitirán más obras que las de mantenimiento de las infraestructuras y pavimentaciones existentes.

Los espacios libres privados afectados por un nivel de protección integral deberán tratarse según el régimen de una parcela con protección integral, salvo que en la ficha individual se indique otra cosa.

3.5.16.2 PROTECCIÓN AMBIENTAL

Los espacios libres públicos afectados por un nivel de protección ambiental se realizarán conforme a un proyecto de urbanización específico en el que se deberán justificar como mínimo los siguientes extremos:

1. Tendrán en cuenta la consideración de actuaciones singulares que se otorga a los tratamientos de estos espacios públicos, a efectos de la elección de materiales, composición y definición del carácter del espacio a tratar. No se permitirán pavimentaciones indiscriminadas debiendo utilizar en cualquier caso una diferenciación de materiales entre espacio de peatones y vehículos que estará materializada por un encintado que podrá estar resaltado o enrasado según se considere de coexistencia de tráficos o no. En los núcleos rurales deberá estar en todos los casos enrasado.

2. Será obligatorio el enterramiento subterráneo de todas las conducciones eléctricas en media o baja tensión, así como las de alumbrado público y líneas telefónicas, mediante el respectivo Convenio con las Compañías suministradoras, debiéndose simultanear con las obras que sean precisas para la mejora de las redes de saneamiento, agua, y con las de pavimentación que correspondan a operaciones de reforma o reparación.

3. Cualquier obra nueva o de reconstrucción, reestructuración o rehabilitación en los edificios adyacentes preverá sus instalaciones de contadores, empalmes, caja, etc., así como las necesarias para conectar con las redes de electricidad y telefonía del subsuelo en el momento en que sea posible.

4. Deberán instrumentarse las medidas de templado de tráfico necesarias para garantizar la seguridad de las personas. En cualquier caso se habilitarán como espacios peatonales todo aquellos espacios singulares que puedan independizarse de las calles rodadas, como plazas, sobrantes, áreas estanciales, etc.

5. Se justificarán los criterios de señalización viaria utilizados garantizando su adecuación al medio en el que se implanten.

6. Siempre que sea posible se respetarán las especies vegetales existentes y se dejarán, en su caso, bandas sin pavimentar para el buen desarrollo de las mismas, siendo recomendable el uso de sistemas de riego que garanticen su desarrollo.

4. RELACIÓN UNITARIA DE ELEMENTOS DE INTERÉS CULTURAL Y/O NATURAL

Se incluyen a continuación la relación de elementos unitarios que, conforme con el presente CU deberán ser conservados o recuperados por sus valores culturales o naturales.

4.1.1 RELACIÓN DE BIENES DE INTERÉS CULTURAL

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

4.1.2 YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

4.1.3 RELACIÓN DE BIENES INCLUIDOS EN EL PRESENTE CATÁLOGO URBANÍSTICO

4.1.3.1 PATRIMONIO NATURAL

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

4.1.3.2 PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

4.1.3.3 ELEMENTOS HISTÓRICO – INDUSTRIALES

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

4.1.3.4 CONJUNTOS

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

4.1.3.5 ESPACIOS LIBRES

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

4.1.3.6 PATRIMONIO ETNOGRÁFICO

Ver boletín en PDF para consultar la tabla

5. FICHAS DE ELEMENTOS PROTEGIDOS

Se acompañan a continuación las fichas descriptivas de cada elemento incluido en el presente Catálogo de Protección de forma expresa y las condiciones de la misma.

6. PLANOS DE CATÁLOGO

Se acompañan a continuación los Planos de Catálogo que integran el documento del Plan General de Ordenación Urbana de Allande.

PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN

CONCEJO: ALLANDE (ASTURIAS)

NORMATIVA URBANÍSTICA

TEXTO REFUNDIDO

TOMO I

AYUNTAMIENTO DE ALLANDE

Equipo redactor:

Directores:

Rodríguez Valbuena Arquitectos, S.L.P.

Andrés Rodríguez Sabadell, Arquitecto

Susana Valbuena Rodríguez, Arquitecta Urbanista

Colaboradores:

Ángel Mancebo Güiles, Ingeniero de Caminos, C. y P.

Beatriz Fernández Arias, Arquitecto

Francisco Javier Chao Arana, Arqueólogo

Camino Valbuena Rodríguez, Economista

Red Ambiente, Técnicos Consultores del Medio

Allande, marzo de 2015.

ÍNDICE

0. PRESENTACIÓN.

1. DISPOSICIONES GENERALES

1.1 OBJETO Y ÁMBITO

1.1.1 OBJETO

1.2 ÁMBITO TERRITORIAL

1.3 VIGENCIA

1.4 EFECTOS

1.4.1 PUBLICIDAD

1.4.2 OBLIGATORIEDAD

1.4.3 EJECUTIVIDAD

1.4.4 DECLARACIÓN DE UTILIDAD PÚBLICA

1.5 CARÁCTER DE LAS DETERMINACIONES DEL PGO

1.5.1 DETERMINACIONES DE CARÁCTER GENERAL

1.5.2 DETERMINACIONES DE ORDENACIÓN DETALLADA

1.6 REVISIÓN, MODIFICACIÓN Y SUSPENSIÓN

1.6.1 REVISIÓN

1.6.2 MODIFICACIÓN

1.6.3 SUSPENSIÓN

1.7 NORMATIVA COMPLEMENTARIA

1.8 CONTENIDO DOCUMENTAL

1.9 NORMAS DE INTERPRETACIÓN

1.10 INCIDENCIA SOBRE LAS EDIFICACIONES Y PLANES EXISTENTES

1.10.2 USOS, EDIFICACIONES O INSTALACIONES CONFORMES AL PLANEAMIENTO.

1.10.3 USOS, EDIFICACIONES O INSTALACIONES DISCONFORMES.

1.10.4 PLANEAMIENTO ASUMIDO.

2. RÉGIMEN GENERAL DEL SUELO

2.1 RÉGIMEN URBANÍSTICO DEL SUELO

2.1.1 CLASIFICACIÓN DEL SUELO

2.1.2 CALIFICACIÓN DEL SUELO

3. RÉGIMEN DE LOS SISTEMAS.

3.1 DEFINICIÓN Y REGULACIÓN GENERAL.

3.1.1 DEFINICIÓN DE LOS SISTEMAS.

3.1.2 SISTEMAS GENERALES Y LOCALES.

3.1.3 CLASIFICACIÓN DE LOS SISTEMAS.

3.1.4 REGULACIÓN.

3.1.5 OBTENCIÓN DE SISTEMAS.

3.2 EJECUCIÓN DE LOS SISTEMAS.

3.2.1 EJECUCIÓN DE SISTEMAS GENERALES.

3.2.2 EJECUCIÓN DE SISTEMAS LOCALES.

3.3 SISTEMA DE ESPACIOS LIBRES

3.3.1 DEFINICIÓN.

3.3.2 CLASIFICACIÓN.

3.3.3 RÉGIMEN GENERAL.

3.4 SISTEMA DE EQUIPAMIENTOS

3.4.1 DEFINICIÓN.

3.4.2 CLASIFICACIÓN.

3.4.3 RÉGIMEN GENERAL.

3.5 SISTEMA DE SERVICIOS URBANOS

3.5.1 DEFINICIÓN.

3.5.2 CLASIFICACIÓN.

3.5.3 RÉGIMEN GENERAL.

3.5.4 RÉGIMEN ESPECÍFICO DEL SISTEMA GENERAL DE PASILLOS ELÉCTRICOS.

3.5.5 RÉGIMEN ESPECÍFICO DEL SISTEMA GENERAL DE GASODUCTOS.

3.6 SISTEMA DE COMUNICACIONES. VÍAS PÚBLICAS

3.6.2 RÉGIMEN DEL SISTEMA LOCAL DE VÍAS PÚBLICAS

4. NORMAS PARA EL DESARROLLO DEL PLAN GENERAL.

4.1 CONDICIONES GENERALES DE DESARROLLO.

4.1.1 COMPETENCIAS

4.1.2 INSTRUMENTOS DE ACTUACIÓN URBANÍSTICA

4.2 INSTRUMENTOS DE ORDENACIÓN

4.2.1 CLASIFICACIÓN

4.2.2 TIPOS DE INSTRUMENTOS DE PLANEAMIENTO DE DESARROLLO

4.2.3 TIPOS DE INSTRUMENTOS DE ORDENACIÓN COMPLEMENTARIOS

4.3 INSTRUMENTOS DE GESTIÓN

4.3.1 MODALIDADES DE GESTIÓN

4.4 INSTRUMENTOS DE EJECUCIÓN

4.4.1 CLASIFICACIÓN

4.4.2 CONDICIONES GENERALES DE LOS PROYECTOS TÉCNICOS

4.5 INTERVENCIÓN EN LA EDIFICACIÓN Y EL USO DEL SUELO Y DEL SUBSUELO

4.5.1 LICENCIAS URBANÍSTICAS

4.5.2 ÓRDENES DE EJECUCIÓN

4.5.3 SITUACIÓN LEGAL DEL RUINA

5. NORMAS GENERALES DE PROTECCIÓN

5.1 ALCANCE Y CONTENIDO

5.2 PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE.

5.3 PROTECCIÓN DEL ESPACIO URBANO

5.4 PROTECCIÓN DE AGUAS

5.4.1 LEGISLACIÓN SECTORIAL

5.4.2 PROTECCIÓN DE CAUCES

5.4.3 PROTECCIÓN GENERAL.

5.4.4 PROTECCIÓN DE DESAGÜES NATURALES

5.5 PROTECCIÓN DE LA RED DE CARRETERAS

5.6 PROTECCIÓN DE LOS CAMINOS.

5.7 VÍAS PECUARIAS.

5.7.1 DEFINICIÓN Y CLASIFICACIÓN

5.7.2 RÉGIMEN NORMAL

5.7.3 RÉGIMEN EXCEPCIONAL EN SUELO URBANO

5.7.4 RÉGIMEN EXCEPCIONAL EN SUELO URBANIZABLE

5.8 MONTES DE UTILIDAD PÚBLICA.

5.8.1 DEFINICIÓN Y CLASIFICACIÓN

5.9 PROTECCIÓN DE GASODUCTOS Y OLEODUCTOS.

5.10 PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL Y NATURAL.

5.10.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS DE PROTECCIÓN

5.10.2 RÉGIMEN GENERAL DE PROTECCIÓN

5.10.3 REGÍMENES ESPECÍFICOS DE PROTECCIÓN

5.10.4 NIVELES DE PROTECCIÓN

5.10.5 ESPECIALIDADES DE LOS TIPOS DE ACTUACIONES SOBRE LA EDIFICACIÓN

5.10.6 RELACIÓN UNITARIA DE ELEMENTOS DE INTERÉS CULTURAL Y/O NATURAL

5.10.7 RELACIÓN DE BIENES DE INTERÉS CULTURAL

5.10.8 RELACIÓN DE BIENES INCLUIBLES EN LOS CATÁLOGOS URBANÍSTICOS

6. CONDICIONES GENERALES DE LOS USOS

6.1 REGULACIÓN DE USOS.

6.1.1 DEFINICIÓN Y APLICACIÓN.

6.1.2 REGULACIÓN.

6.1.3 SIMULTANEIDAD.

6.2 CLASES Y CATEGORÍAS DE USOS.

6.2.1 USO PREDOMINANTE.

6.2.2 USO COMPATIBLE.

6.2.3 USO PROHIBIDO.

6.3 USOS PORMENORIZADOS Y BÁSICOS.

6.4 USO RESIDENCIAL.

6.4.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

6.4.2 CONDICIONES PARTICULARES.

6.5 USO TERCIARIO: COMERCIAL, OFICINAS, HOSTELERÍA Y HOSPEDAJE.

6.5.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

6.5.2 CONDICIONES PARTICULARES.

6.6 USO DE APARCAMIENTO.

6.6.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

6.6.2 CONDICIONES PARTICULARES.

6.7 USO DOTACIONAL: EQUIPAMIENTO

6.7.1 DEFINICIÓN Y CLASIFICACIÓN.

6.7.2 CARACTERIZACIÓN.

6.7.3 CONDICIONES PARTICULARES.

6.8 DOTACIONAL: SERVICIOS URBANOS E INFRAESTRUCTURAS.

6.8.1 DEFINICIÓN

6.8.2 CONDICIONES PARTICULARES

6.9 USO INDUSTRIAL.

6.9.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

6.9.2 CONDICIONES PARTICULARES.

6.10 USO DE ESPACIOS LIBRES Y ZONAS VERDES.

6.10.1 DEFINICIÓN

6.10.2 CONDICIONES PARTICULARES

6.11 USO AGROPECUARIO.

6.11.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

6.11.2 CONDICIONES PARTICULARES.

7. CONDICIONES GENERALES DE LA EDIFICACIÓN.

7.1 OBJETO Y CONTENIDO

7.2 CONDICIONES DE PARCELA.

7.2.2 CONDICIÓN DE SOLAR.

7.3 CLASES DE OBRAS DE EDIFICACIÓN

7.3.1 RESTAURACIÓN.

7.3.2 CONSERVACIÓN Y MANTENIMIENTO

7.3.3 CONSOLIDACIÓN.

7.3.4 ACONDICIONAMIENTO.

7.3.5 REHABILITACIÓN Y REFORMA

7.3.6 REESTRUCTURACIÓN.

7.3.7 DEMOLICIÓN O ELIMINACIÓN

7.3.8 OBRA NUEVA.

7.4 CONDICIONES DE POSICIÓN.

7.5 CONDICIONES DE OCUPACIÓN.

7.6 CONDICIONES DE APROVECHAMIENTO.

7.7 CONDICIONES DE VOLUMEN.

7.8 CONDICIONES MORFOLÓGICAS.

7.8.1 DEFINICIÓN Y APLICACIÓN.

7.8.2 SOPORTALES.

7.8.3 PASAJES.

7.8.4 CUERPOS VOLADOS.

7.8.5 ALEROS Y CORNISAS.

7.8.6 BUHARDILLAS.

7.8.7 ELEMENTOS SALIENTES DE LA EDIFICACIÓN.

7.8.8 CERRAMIENTOS DE PARCELA.

7.9 CONDICIONES GENERALES ESTÉTICAS.

7.9.1 NORMAS GENERALES.

7.9.2 FACHADAS.

7.9.3 CUBIERTAS.

7.10 CONDICIONES PARTICULARES DE LAS CONSTRUCCIONES PREFABRICADAS.

8. CONDICIONES GENERALES DE URBANIZACIÓN

8.1 OBJETO Y ÁMBITO DE APLICACIÓN

8.2 URBANIZACIÓN DE LAS VÍAS PÚBLICAS.

8.2.1 CONDICIONES DE LAS CARRETERAS.

8.2.2 CONDICIONES DE DISEÑO EN SUELO URBANO Y URBANIZABLE.

8.2.3 CONDICIONES DE DISEÑO EN NÚCLEOS RURALES.

8.3 URBANIZACIÓN DE LOS ESPACIOS LIBRES PÚBLICOS.

8.4 RED DE ABASTECIMIENTO DE AGUA POTABLE.

8.5 RED DE ALCANTARILLADO

8.6 RED DE ENERGÍA ELÉCTRICA.

8.7 RED DE ALUMBRADO PÚBLICO.

8.8 RED DE RIEGO E HIDRANTES

9. CONDICIONES GENERALES EN SUELO URBANO.

9.1 DELIMITACIÓN.

9.2 ORDENACIÓN DEL SUELO URBANO CONSOLIDADO.

9.2.2 CONDICIONES DE LAS ZONAS DE ORDENANZA.

9.2.3 GESTIÓN MEDIANTE UNIDADES DE NORMALIZACIÓN.

9.2.4 ORDENACIÓN DE LA UNIDAD DE ACTUACIÓN.

9.2.5 DETERMINACIONES

9.2.6 SECTORIZACIÓN

9.2.7 PARÁMETROS DE ORDENACIÓN GENERAL.

9.2.8 PARÁMETROS DE ORDENACIÓN DETALLADA.

9.2.9 UNIDADES DE ACTUACIÓN.

9.3 PLAZOS PARA EL CUMPLIMIENTO DE DEBERES URBANÍSTICOS.

10. CONDICIONES GENERALES EN SUELO URBANIZABLE.

10.1 DELIMITACIÓN.

10.2 ORDENACIÓN DEL SUELO URBANIZABLE SECTORIZADO.

10.2.1 DETERMINACIONES

10.2.2 SECTORIZACIÓN

10.2.3 PARÁMETROS DE ORDENACIÓN GENERAL.

10.2.4 PARÁMETROS DE ORDENACIÓN DETALLADA.

10.2.5 SECTORES DE SUELO URBANIZABLE.

10.3 PLAZOS PARA EL CUMPLIMIENTO DE DEBERES URBANÍSTICOS.

11. CONDICIONES GENERALES DEL SUELO NO URBANIZABLE.

11.1 ÁMBITO DE APLICACIÓN Y REGULACIÓN GENERAL.

11.1.1 DELIMITACIÓN.

11.1.2 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

11.1.3 REGULACIÓN.

11.2 INSTRUMENTOS DE DESARROLLO ESPECÍFICOS DEL SUELO NO URBANIZABLE

11.2.1 PLANES ESPECIALES

11.2.2 PLANES ESPECIALES INCLUIDOS EN EL PGO.

11.2.3 ESTUDIOS DE IMPLANTACIÓN

11.3 RÉGIMEN DEL SUELO NO URBANIZABLE

11.3.1 RÉGIMEN DE LA PROPIEDAD DEL SUELO.

11.3.2 INFRAESTRUCTURAS Y SISTEMAS GENERALES.

11.3.3 INCENDIO O AGRESIÓN AMBIENTAL.

11.4 REGULACIÓN DE USOS EN SUELO NO URBANIZABLE.

11.4.1 CATEGORÍAS DE LOS USOS EN SUELO NO URBANIZABLE

11.4.2 CONDICIONES GENERALES DE LOS USOS.

11.4.3 USOS PORMENORIZADOS Y BÁSICOS EN SUELO NO URBANIZABLE.

11.4.4 GRUPO I: ACTIVIDADES AGRÍCOLAS.

11.4.5 GRUPO II: ACTIVIDADES GANADERAS.

11.4.6 GRUPO III: ACTIVIDADES PISCÍCOLAS.

11.4.7 GRUPO IV: ACTIVIDADES FORESTALES.

11.4.8 GRUPO V: OTRAS ACTIVIDADES VINCULADAS A LOS USOS ORDINARIOS.

11.4.9 GRUPO VI: OBRAS PÚBLICAS E INFRAESTRUCTURAS.

11.4.10 GRUPO VII: ACTIVIDADES EXTRACTIVAS.

11.4.11 GRUPO VIII: INDUSTRIAL

11.4.12 GRUPO IX: RESIDENCIAL

11.4.13 GRUPO X: DOTACIONES URBANÍSTICAS: EQUIPAMIENTOS Y SERVICIOS

11.4.14 GRUPO XI: TERCIARIO

11.4.15 GRUPO XII: HOTELERO

11.4.16 GRUPO XIII: ESTACIONES DE SERVICIO

11.5 CONDICIONES ESPECÍFICAS DE LA EDIFICACIÓN EN SUELO NO URBANIZABLE.

11.5.1 DIVISIÓN DE FINCAS SIN FINES EDIFICATORIOS EN EL SUELO NO URBANIZABLE.

11.5.2 CONDICIONES DE PARCELA.

11.5.3 CONDICIONES DE POSICIÓN.

11.5.4 CONDICIONES DE LA EDIFICACIÓN.

11.5.5 CONDICIONES ESTÉTICAS.

11.6 CONCEPTO DE NÚCLEO DE POBLACIÓN Y DEFINICIÓN DEL RIESGO DE SU FORMACIÓN

11.6.1 DEFINICIÓN DE NÚCLEO DE POBLACIÓN

11.6.2 RIESGO DE FORMACIÓN DE NÚCLEO DE POBLACIÓN.

11.7 CIRCUNSTANCIAS DE RECLASIFICACIÓN DE NÚCLEOS RURALES EN SUELO URBANO

11.8 CONDICIONES ESPECÍFICAS PARA CADA CATEGORÍA DE SUELO NO URBANIZABLE.

12. CONDICIONES DE LAS ZONAS DE ORDENANZA

12.1 DETERMINACIONES GENERALES.

13. ÁMBITOS DE PLANEAMIENTO DE DESARROLLO

13.1 OBJETO Y CONTENIDO

13.2 APLICACIÓN DE LAS DETERMINACIONES CONTENIDAS EN LAS FICHAS.

13.3 UNIDADES DE ACTUACIÓN

13.4 CONDICIONES GENERALES PARA TODAS LAS UNIDADES DE ACTUACIÓN

13.5 SECTORES DE SUELO URBANIZABLE SECTORIZADO

13.6 CONDICIONES GENERALES PARA TODOS LOS SECTORES DE SUELO URBANIZABLE

14. ÁMBITOS DE GESTIÓN.

14.1 OBJETO Y CONTENIDO

14.2 UNIDADES DE NORMALIZACIÓN EN SUELO URBANO CONSOLIDADO.

15. CONDICIONES PARTICULARES EN SUELO NO URBANIZABLE.

15.1 OBJETO Y CONTENIDO

15.2 DETERMINACIONES

ABREVIATURAS

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

0. PRESENTACIÓN

El presente documento contiene las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación de Allande, contratado por el Ayuntamiento.

El documento recoge los contenidos indicados en el artículo 65 del TROTU y 178 del ROTU, complementándose con el resto de documentación que integra el PGO.

El trabajo ha sido realizado por la sociedad Rodríguez Valbuena Arquitectos S.L.P, habiendo intervenido en su redacción las siguientes personas:

Directores:

Andrés Rodríguez Sabadell, Arquitecto

Susana Valbuena Rodríguez, Arquitecta Urbanista

Colaboradores:

Ángel Mancebo Güiles, Ingeniero de Caminos, C. y P.

Beatriz Fernández Arias, Arquitecta

Francisco Javier Chao Arana, Arqueólogo

Camino Valbuena Rodríguez, Economista

Red Ambiente, Técnicos Consultores del Medio

Allande, marzo de 2015.

Fdo.: Andrés Rodríguez Sabadell.

Arquitecto.

1. DISPOSICIONES GENERALES

1.1 OBJETO Y ÁMBITO

1.1.1 OBJETO

El objeto del Plan General de Ordenación es la Ordenación Urbanística del territorio del concejo, estableciendo los regímenes jurídicos correspondientes a cada clase y categoría del mismo, delimitando las facultades urbanísticas propias del derecho de propiedad del suelo y especificando los deberes que condicionan la efectividad y ejercicio de dichas facultades.

1.2 ÁMBITO TERRITORIAL

El presente Plan General de Ordenación es de aplicación en la totalidad del concejo de Allande, Principado de Asturias.

1.3 VIGENCIA

El presente PGO es inmediatamente ejecutivo una vez publicado el acuerdo de su aprobación definitiva en el BOPA.

Su vigencia será indefinida en tanto no se apruebe definitivamente una revisión del mismo, sin perjuicio de eventuales modificaciones puntuales o de la suspensión total o parcial de su vigencia.

1.4 EFECTOS

Este PGO, así como los Planes y Proyectos que lo desarrollan, una vez publicado el acuerdo de su aprobación definitiva, produce los siguientes efectos:

1.4.1 PUBLICIDAD

Supone el derecho de cualquier ciudadano a acceder a la información de que disponga el Ayuntamiento sobre el PGO y los Planes y Proyectos que lo desarrollan, así como a obtener copia o certificación de las disposiciones o actos administrativos adoptados. Igualmente supone el derecho a ser informado de forma completa, por escrito y en plazo razonable, sobre régimen y las condiciones urbanísticas aplicables a una finca determinada.

1.4.2 OBLIGATORIEDAD

Supone el deber de cumplir las determinaciones del planeamiento, tanto por las Administraciones públicas como por los particulares, sin perjuicio de la prevalencia, en su caso, de los instrumentos de ordenación territorial y de la planificación sectorial.

1.4.3 EJECUTIVIDAD

La ejecutividad del planeamiento implica la facultad para emprender la realización de las actuaciones previstas en el planeamiento y, en general, la habilitación para el ejercicio por parte del Ayuntamiento de las funciones contempladas en la legislación urbanística y en el planeamiento, en lo que sea necesario para el cumplimiento de las determinaciones de éste.

1.4.4 DECLARACIÓN DE UTILIDAD PÚBLICA

La aprobación del PGO y los Planes y Proyectos que lo desarrollan, implica la declaración de utilidad pública de las obras necesarias para su ejecución y la necesidad de ocupación de los terrenos y edificios correspondientes, a los fines de expropiación o imposición de las servidumbres correspondientes.

1.5 CARÁCTER DE LAS DETERMINACIONES DEL PGO

1.5.1 DETERMINACIONES DE CARÁCTER GENERAL

Se han considerado con carácter de ordenación general todas las determinaciones establecidas en la legislación vigente como de ordenación general, sin perjuicio de las nuevas que puedan establecerse.

Se enumeran a continuación aquellas más significativas integradas en el presente PGO, sin perjuicio de otras contempladas en la legislación básica.

1. Determinaciones globales:

a. Estructura general y orgánica del territorio.

b. Distribución de usos en el territorio y sus relaciones funcionales.

c. Sistemas generales.

d. Objetivos y criterios de ordenación.

e. Clasificación del suelo.

f. Delimitación de áreas de interés, en su caso.

g. Áreas afectadas por la declaración de Bienes de Interés Cultural, en su caso.

h. Delimitación de áreas de prevención, en su caso.

i. Tratamiento del dominio público.

j. Normativa específica de protección de medio ambiente.

2. Determinaciones relativas a los usos industrial, comercial y de servicios.

a. Compatibilidad de los usos industriales.

b. Reservas de suelo y criterios de implantación.

c. Reservas para el patrimonio municipal de suelo y áreas de tanteo y retracto, en su caso.

d. Carácter, público o privado, de las dotaciones urbanísticas.

e. Circunstancias para la revisión del PGO.

3. Determinaciones de carácter específico en suelo no urbanizable.

a. Regulación general.

b. Definición de los sistemas tradicionales asturianos de asentamiento de población.

c. Condiciones generales de la edificación en los núcleos rurales.

4. Determinaciones de carácter específico en suelo urbanizable sectorizado.

a. Delimitación de sectores.

b. Declaración de sectores de urbanización prioritaria, en su caso.

c. Definición de usos predominantes.

d. Edificabilidad máxima y densidad estimada.

e. Aprovechamiento medio máximo.

f. Sistemas generales incluidos o adscritos.

g. Criterios vinculantes de los sistemas locales que se indiquen expresamente.

h. Reserva para viviendas protegidas.

5. Determinaciones de carácter específico en unidades de actuación.

a. Delimitación de unidades.

b. Declaración de sectores de urbanización prioritaria, en su caso.

c. Definición de usos predominantes.

d. Edificabilidad y densidad máximas.

e. Aprovechamiento medio máximo.

f. Sistemas generales incluidos o adscritos.

g. Criterios vinculantes de los sistemas locales que se indiquen expresamente.

h. Reserva para viviendas protegidas.

1.5.2 DETERMINACIONES DE ORDENACIÓN DETALLADA

Se han considerado con carácter de ordenación detallada todas las determinaciones establecidas en la legislación vigente como de ordenación detallada, sin perjuicio de las nuevas que puedan establecerse.

Se remiten a continuación a los artículos correspondientes de la legislación básica.

Determinaciones específicas en suelo urbano consolidado: Las establecidas en los artículos 162 y ss. del ROTU.

Determinaciones específicas en unidades de actuación: Las establecidas en los artículos 170 y ss. del ROTU.

Determinaciones específicas en suelo urbanizable sectorizado: Las establecidas en los artículos 176 y ss. del ROTU.

Todas las demás que no estén pormenorizadas en el apartado 1.5.1 de la presente normativa.

1.6 REVISIÓN, MODIFICACIÓN Y SUSPENSIÓN

1.6.1 REVISIÓN

Procederá la revisión del presente PGO cuando se hayan de adoptar nuevos criterios respecto de la estructura general y orgánica del territorio o de la clasificación del suelo, motivada por la elección de un modelo territorial distinto.

La revisión podrá afectar a la totalidad del territorio abarcado por el PGO, o limitarse a una zona o ámbito. En este caso, se considerará que existe revisión y no simple modificación cuando las alteraciones introducidas supongan un cambio esencial del régimen urbanístico de la zona afectada con repercusión territorial en el resto de la ordenación establecida.

Igualmente se considerarán supuestos de revisión del PGO los siguientes:

1. Cuando sea necesario para la adecuada satisfacción de las necesidades urbanísticas de un concejo o para la adaptación a los instrumentos de ordenación del territorio.

2. La Administración del Principado de Asturias, de forma motivada, y conforme al artículo 276.5 del ROTU, podrá requerir la revisión cuando confluyan las condiciones del apartado anterior de tal forma que se afecte a intereses supramunicipales o al ejercicio de las competencias autonómicas.

3. La clasificación como suelo urbanizable o suelo urbano de terrenos que hasta ese momento estén clasificados como suelo no urbanizable sometido a algún régimen de protección o como núcleo rural, salvo los núcleos rurales de Bermiego y Villamarcel cuya reclasificación como suelo urbano podrá realizarse mediante modificación.

4. Con la entrada en vigor de legislación urbanística o de instrumentos de ordenación del territorio que así lo dispongan o lo hagan necesario.

5. Aparición de circunstancias sobrevenidas, de carácter demográfico o económico, que incidan sustancialmente sobre la ordenación prevista en el PGO.

6. Agotamiento de la capacidad de asentamiento prevista en el PGO.

7. Cuando la suma o acumulación de modificaciones puntuales del PGO amenacen con desvirtuar el modelo territorial adoptado, o alguno de sus elementos estructurantes.

8. En cualquier caso, el presente PGO se revisará transcurridos diez años desde su entrada en vigor.

1.6.2 MODIFICACIÓN

Se considerarán modificaciones puntuales del presente PGO las alteraciones del contenido de los instrumentos de planeamiento general que no impliquen su revisión. Su regulación está especificada en el artículo 101 del TROTU y artículos 279 y ss. del ROTU.

Cuando una modificación tienda a incrementar el volumen edificable residencial de una zona, produciendo un significativo aumento de su potencial población, para aprobarla se requerirá la previsión no sólo de las nuevas dotaciones que sean necesarias, sino también de las nuevas zonas verdes y espacios libres exigidos por el aumento de la densidad de población.

Las modificaciones que tengan por objeto una diferente zonificación o uso urbanístico de las zonas verdes o espacios libres de uso y dominio público previstos en el presente PGO, deberán ser aprobadas conforme a lo establecido en el artículo 101.3 del TROTU y 281 del ROTU.

Las Modificaciones del PGO incluirán las determinaciones y la documentación necesarias para su finalidad específica, incluyendo su propia justificación y el análisis de su influencia sobre la ordenación general del Municipio.

No tendrán, en principio, la consideración de modificaciones del PGO:

1. Las alteraciones que puedan resultar del margen de concreción que la legislación urbanística o el propio PGO reservan al planeamiento de desarrollo.

2. Los meros reajustes puntuales y de escasa entidad que la ejecución del planeamiento requiera.

3. La aprobación, en su caso, de Ordenanzas Municipales.

1.6.3 SUSPENSIÓN

La suspensión, total o parcial, de los instrumentos de planeamiento urbanístico, se producirá en los supuestos y con arreglo a las normas de procedimiento previstos en el artículo 102 del TROTU.

1.7 NORMATIVA COMPLEMENTARIA

En todos aquellos aspectos no regulados expresamente por el presente PGO será de aplicación la normativa vigente, tanto de carácter básico como sectorial, sin perjuicio de las nuevas disposiciones que se aprueben o las complementen.

1.8 CONTENIDO DOCUMENTAL

El presente PGO, conforme a lo establecido en el artículo 65 del TROTU y 178 del ROTU, consta de los siguientes documentos:

1. Memoria informativa.

2. Memoria Justificativa.

3. Normas Urbanísticas.

4. Planos de Información y diagnóstico.

5. Planos de Ordenación.

6. Estudio Económico y Financiero.

1.9 NORMAS DE INTERPRETACIÓN

Las competencias sobre la interpretación del contenido del presente PGO corresponden al Ayuntamiento, a través de los servicios técnicos que al efecto habilite en el ejercicio de sus competencias, sin perjuicio de las que correspondan a la administración provincial y autonómica, a través de sus organismos urbanísticos y territoriales correspondientes, con arreglo a las Leyes vigentes, y de las funciones jurisdiccionales del Poder Judicial.

Las determinaciones del presente PGO, se interpretarán con criterios que, partiendo del sentido propio de sus palabras y definiciones, y en relación con el contexto y los antecedentes, tengan en cuenta principalmente su espíritu y finalidad, así como la realidad social del momento en que se han de aplicar.

Desde este criterio general se aplicarán las siguientes normas particulares:

1. Si se dieran contradicciones gráficas entre planos de diferente escala, se estará a lo que indiquen los de mayor escala (menor divisor). Si fuesen contradicciones entre mediciones sobre plano y sobre la realidad, prevalecerán estas últimas. Y si se diesen entre determinaciones de superficies fijas y de coeficientes y porcentajes prevalecerán estos últimos en su aplicación a la realidad concreta.

2. Si existieran contradicciones entre las propuestas explícitas contenidas en los Planos de Ordenación y Normas Urbanísticas (de carácter regulador), y las propuestas o sugerencias de los Planos de Información y la Memoria (de carácter más informativo o justificativo) se considera que prevalecen aquellas sobre éstas.

3. La interpretación de las alineaciones oficiales establecidas en los Planos de Ordenación, corresponde a los Servicios Técnicos Municipales. La determinación “in situ” de las alineaciones dibujadas en los planos de ordenación, se establecerá por triangulación a partir de puntos o elementos referenciados en la realidad, trasladando sobre el terreno las medidas realizadas a escala sobre el plano que dan la posición de los vértices, extremos, o puntos de inflexión de las alineaciones de que se trate.

4. En cualquier caso siempre será de aplicación el principio de la jerarquía normativa, prevaleciendo aquella que tenga mayor grado.

5. La delimitación gráfica de los distintos ámbitos sobre los que se aplican las determinaciones del planeamiento podrán ser objeto de precisión en los oportunos instrumentos de desarrollo, conforme a los siguientes criterios:

a. Responderán a ajustes debidos a:

• Las alineaciones o líneas de edificación vigentes.

• Las características topográficas del terreno.

• Los límites de la propiedad, ya sea rústica o urbana.

• La existencia de arbolado y otros elementos de interés.

b. No supondrán distorsiones de la forma original, in aumentos o disminuciones de más de un 10% en relación con las superficies delimitadas en planos a escala 1:10.000, ni de más de un 2% respecto a las delimitaciones en los planos a escala 1:2.000.

6. Por último, y con carácter general en cualquiera de los supuestos de duda, contradicción o imprecisión de las determinaciones, prevalecerá aquella de la que resulte menor edificabilidad, mayores espacios públicos, mayor grado de protección y conservación del patrimonio cultural, menor impacto ambiental y paisajístico, menor contradicción con los usos y prácticas tradicionales, y mayor beneficio social o colectivo, salvo prueba de la función social de la propiedad y sometimiento de ésta a los intereses públicos.

En relación con las determinaciones gráficas referentes al catálogo urbanístico, se consideraran con carácter orientativo prevaleciendo siempre aquello que se señale en aquél documento frente a lo señalado en éste.

1.10 INCIDENCIA SOBRE LAS EDIFICACIONES Y PLANES EXISTENTES

Los usos, construcciones e instalaciones existentes en cualquier clase de suelo con anterioridad a la aprobación del presente PGO, hayan o no sido declaradas de interés social o utilidad pública, quedarán afectadas a distintos tipos posibles de régimen según la situación en que se encuentren de entre las que se exponen a continuación:

1. Conformes con la ordenación prevista en el planeamiento.

2. Disconformes con la ordenación prevista en el planeamiento.

a. Declarados expresamente fuera de ordenación.

b. No declarados expresamente fuera de ordenación.

1.10.2 USOS, EDIFICACIONES O INSTALACIONES CONFORMES AL PLANEAMIENTO.

Se trata de usos, edificios e instalaciones que en cuanto a los usos y edificación se ajustan a las determinaciones establecidas en el PGO para cada clase y categoría de suelo donde estén ubicados.

En estos supuestos será autorizable cualquier actuación que se adecue a dicha ordenación.

1.10.3 USOS, EDIFICACIONES O INSTALACIONES DISCONFORMES.

1.10.3.1 DECLARADOS EXPRESAMENTE FUERA DE ORDENACIÓN.

Conforme al artículo 107 del TROTU y 292 del ROTU, en los terrenos que sustenten usos, construcciones e instalaciones que el planeamiento declare expresamente fuera de ordenación no podrán realizarse obras de consolidación, aumento de volumen, modernización o incremento de su valor de expropiación, pero sí las pequeñas reparaciones que exigieren la higiene, ornato y conservación del inmueble. No obstante, se consideran autorizables las obras directamente encaminadas a eliminar las causas determinantes de la situación de fuera de ordenación.

En casos excepcionales, podrán autorizarse obras parciales y circunstanciales de consolidación cuando no estuviere prevista la expropiación o demolición de la finca en el plazo de quince años a contar desde la fecha en que se pretendiese realizarlas.

Salvo indicación expresa del planeamiento, se consideran como fuera de ordenación sustantiva y sujetas al régimen previsto en el artículo 107 del TROTU y 292 del ROTU, todos aquellos usos del suelo, construcciones e instalaciones que se encuentren en alguna de las situaciones que se indican a continuación:

1. Cuando estén ubicados, total o parcialmente, en terrenos calificados como dotaciones urbanísticas públicas, excepto cuando lo estén en viario público y no cuenten con declaración expresa en cualquiera de los documentos del presente PGO.

2. Cuando estén ubicados, total o parcialmente, en edificios para los que se haya previsto expresamente su demolición.

3. Cuando resulten disconformes con el régimen de protección exigido por la normativa sectorial de los Bienes de Interés Cultural.

4. Las viviendas unifamiliares aisladas construidas en suelo no urbanizable con posterioridad al año 1940 y realizadas con anterioridad a la entrada en vigor de este PGO y no adaptadas a las mencionadas características señaladas en el apartado 11.4.12.4 de la presente normativa.

Se señalan a continuación las edificaciones expresamente declaradas fuera de ordenación que están situadas en suelo urbano, sin perjuicio de otras que resulten de la ordenación prevista sobre el suelo no urbanizable.

Ámbito

Manzana

Parcela

Motivo

Pola de Allande

37400

14

Fuera de alineación

Pola de Allande

42400

7

Fuera de alineación

1.10.3.2 NO DECLARADOS EXPRESAMENTE FUERA DE ORDENACIÓN.

1. En Suelo Urbano y Urbanizable.

En los terrenos que sustenten usos, construcciones e instalaciones disconformes con la ordenación prevista en el planeamiento pero que no estén declarados expresamente fuera de ordenación, podrán autorizarse obras de consolidación, así como los aumentos de volumen y cambios de uso que permitan las determinaciones del planeamiento.

2. En suelo no urbanizable.

En particular sobre suelo no urbanizable todas las construcciones o instalaciones existentes a la aprobación del PGO y que no resulten compatibles con el mismo y que no hayan sido declaradas expresamente fuera de ordenación, se consideran vinculadas a usos autorizables.

Las condiciones generales que se aplicarán a dichas construcciones e instalaciones, sin perjuicio de las condiciones particulares que se deriven de la regulación aplicable a cada categoría, son las siguientes:

No será exigible en ningún caso el cumplimiento de los requisitos de tipo morfológico aplicables en los supuestos de obras de nueva planta, salvo que afecten a elementos de nueva construcción.

Se admitirán los siguientes tipos de obras, según la definición realizada en el apartado 7.3 de la presente normativa:

a. Restauración

b. Conservación y mantenimiento.

c. Consolidación.

d. Rehabilitación.

e. Reestructuración.

f. Obra nueva; ampliación, siempre que no dé lugar a un incremento de la superficie superior al 50% de la existente, ni a aumentos de altura superiores al máximo autorizable, y siempre dentro de los límites de volumetría establecidos para cada uso concreto, en su caso.

g. Obra nueva; reconstrucción, sólo en el supuesto de que esté justificada, a criterio del Ayuntamiento, como consecuencia de los daños producidos por un siniestro concreto.

3. Bienes inmuebles sometidos a cualquier tipo de protección cultural.

Se consideran exceptuados del presente apartado todos los bienes incluidos en cualquier tipo de protección cultural. En estos casos se estará a lo establecido en el Catálogo Urbanístico.

1.10.4 PLANEAMIENTO ASUMIDO.

Se consideran asumidos los Planes especiales referidos a los Parques Eólicos de la Sierra de Carondio y de la Sierra de Los Lagos.

2. RÉGIMEN GENERAL DEL SUELO

2.1 RÉGIMEN URBANÍSTICO DEL SUELO

Conforme al artículo 112 del TROTU y 296 del ROTU, el presente PGO, regula diferenciadamente para cada suelo del concejo el ejercicio de las facultades del derecho de propiedad, con arreglo a la clasificación y calificación urbanística que el mismo establece sobre el territorio.

2.1.1 CLASIFICACIÓN DEL SUELO

La clasificación del suelo es la división de los terrenos del concejo a efectos urbanísticos, determinando el régimen urbanístico concreto de cada una. Esta división establece la clasificación del territorio diferenciando:

2.1.1.1 CLASES DE SUELO

El presente PGO clasifica el suelo del Concejo en las siguientes categorías:

1. Urbano

2. Urbanizable

3. No urbanizable

Dicha delimitación está definida en los planos de clasificación y ordenación de este documento. Cada una de estas clases de suelo se diferencia de las otras atendiendo a su distinto régimen urbanístico.

El Suelo Urbano está sujeto al régimen establecido en los artículos 118 y ss. del TROTU, y 299 y ss. del ROTU.

Esta clasificación constituye la división básica del suelo a efectos urbanísticos y determina los regímenes específicos de aprovechamiento y gestión que les son de aplicación según se detalla en las Normas particulares que les corresponda.

2.1.1.2 SUELO URBANO

Constituyen el Suelo Urbano los terrenos que el PGO incluye en esta clase de suelo por cumplir los requisitos establecidos en el artículo 113 del TROTU y 299 del ROTU.

El Suelo Urbano está sujeto al régimen particular establecido en el Título 9 de las presentes Normas Urbanísticas.

Conforme al artículo 114 del TROTU y 297 del ROTU, se diferencian las siguientes categorías:

1. Suelo urbano consolidado

2. Unidades de actuación

2.1.1.3 SUELO URBANIZABLE

Constituyen el Suelo Urbanizable los terrenos que el PGO incluye en esta clase de suelo por cumplir los requisitos establecidos en el artículo 10.a) de la LS, así como los artículos 116 del TROTU y 310 del ROTU.

El Suelo Urbanizable está sujeto al régimen particular establecido en el Título 10 de las presentes Normas Urbanísticas.

2.1.1.4 SUELO NO URBANIZABLE

Constituyen el Suelo No Urbanizable los terrenos que el PGO incluye en esta clase de suelo por cumplir los requisitos establecidos en el artículo 115 del TROTU y 303 del ROTU.

El Suelo No Urbanizable está sujeto al régimen particular establecido en el Título 14 de las presentes Normas Urbanísticas.

Conforme al artículo 122 del TROTU y 304 y ss. del ROTU, se diferencian las siguientes categorías dentro de esta clase de suelo:

1. Núcleo rural

2. Quintana tradicional

3. Suelo no Urbanizable de Interés (SNU/I)

a. Forestal (I/F)

b. Agrícola (I/A)

c. Ganadero (I/G)

4. Suelo No Urbanizable de Especial Protección (SNU/P)

a. Cauces (P/C)

b. Vegas (P/V)

c. Natural (P/N)

d. Brañas (P/B)

e. Patrimonio Cultural (P/P)

5. Suelo No Urbanizable Protección de Infraestructuras (SNU/INF)

a. Red Viaria (INF/1)

b. Líneas de Alta Tensión (INF/2)

2.1.2 CALIFICACIÓN DEL SUELO

La calificación del suelo es una segunda subdivisión del concejo a efectos urbanísticos, atendiendo a los distintos usos que el PGO asigna a cada pieza del mismo. Esta subdivisión establece la ordenación general del territorio diferenciando:

1. Dotaciones urbanísticas

Se consideran como tales los terrenos que albergan:

a. Comunicaciones

b. Equipamientos

c. Servicios urbanos

d. Zonas verdes

e. Espacios libres

El conjunto de las dotaciones urbanísticas se subdivide a su vez en:

a. Sistema General

b. Sistema Local

Las dotaciones urbanísticas están sujetas al régimen particular establecido en el Título 3 de las presentes Normas Urbanísticas.

2. Áreas con asignación diferenciada de usos e intensidades.

El PGO establece los usos y las intensidades de uso admitidos en cada área del territorio municipal, de manera diferenciada para cada clase de suelo:

a. En Suelo Urbano, el PGO establece una regulación diferenciada por zonas, estableciéndose distintos usos e intensidades de uso y condiciones de aprovechamiento urbanístico diferenciadas según ordenanzas zonales. Dichas condiciones se recogen en las fichas que integran el Título 12 de la presente normativa.

b. En Suelo Urbanizable y en las Unidades de Actuación, el PGO asigna un uso dominante global a cada uno de los sectores que integran esta clase de suelo. Esta asignación de usos globales se recoge en las fichas individualizadas para cada sector que integran el Título 13 de la presente normativa.

c. En Suelo No Urbanizable, categorizado como Núcleo Rural, el PGO establece una regulación de los distintos usos e intensidades de uso y condiciones de aprovechamiento urbanístico diferenciadas. Dichas condiciones se recogen en las fichas que integran el Título 15 de la presente normativa.

d. En el resto del Suelo No Urbanizable, el PGO establece los usos admitidos en correspondencia con la legislación aplicable. Dicha regulación se incluye en el Título 15 de la presente normativa.

3. RÉGIMEN DE LOS SISTEMAS

3.1 DEFINICIÓN Y REGULACIÓN GENERAL.

3.1.1 DEFINICIÓN DE LOS SISTEMAS.

Constituyen los sistemas el conjunto de elementos urbanos destinados a satisfacer las necesidades colectivas en materia de viario, comunicaciones, equipamiento, zonas verdes, infraestructuras y servicios urbanos, según el modelo urbanístico previsto para el municipio en el presente PGO.

3.1.2 SISTEMAS GENERALES Y LOCALES.

Los sistemas se dividen en generales o locales, en función de su significación como elemento de ordenación general o de ordenación detallada:

1. Los Sistemas Generales son el conjunto de dotaciones urbanísticas públicas al servicio de toda la población del municipio. Se trata de los elementos fundamentales de dotación colectiva que definen la estructura general y orgánica de la ordenación del territorio establecida por el PGO, conforme al modelo de desarrollo adoptado para el municipio.

2. Los Sistemas Locales son el conjunto de dotaciones urbanísticas, públicas o privadas, al servicio de ámbitos de ordenación detallada. Están formados elementos urbanos de dotación colectiva con alcance de servicio limitado a ámbitos concretos, completando el papel de los sistemas generales en el conjunto del municipio.

3.1.3 CLASIFICACIÓN DE LOS SISTEMAS.

A efectos de su asignación a diferentes usos y características, los sistemas se clasifican de la siguiente manera:

1. Sistema de espacios libres.

2. Sistema de equipamientos.

3. Sistema de servicios urbanos.

4. Sistema de comunicaciones.

3.1.4 REGULACIÓN.

La regulación particular de cada uno de los sistemas se incluye de manera diferenciada para cada uno de ellos en el presente Título de las Normas Urbanísticas.

Se podrá regular mediante Plan Especial cualquiera de los elementos de la estructura general del territorio definida por los Sistemas Generales.

3.1.5 OBTENCIÓN DE SISTEMAS.

Los sistemas de obtención de los sistemas serán los señalados en los artículos 502 y ss. del ROTU.

3.2 EJECUCIÓN DE LOS SISTEMAS.

3.2.1 EJECUCIÓN DE SISTEMAS GENERALES.

La ejecución de las obras e instalaciones de los sistemas generales será acometida de acuerdo con los siguientes criterios de asignación:

1. Por la administración pública, correspondiendo al organismo o entidad competente, en función de la naturaleza específica de cada elemento del Sistema General.

2. Por los particulares, tan sólo para aquellos sistemas indicados expresamente por la presente normativa en base al principio de ampliación o refuerzo, quedando su ejecución material asignada a los propietarios de los sectores de suelo urbanizable y unidades de actuación en que así se indique.

3. En su caso, por los particulares adjudicatarios de concesiones administrativas en la prestación de servicios públicos.

4. En las Unidades de Actuación y sectores de Suelo Urbanizable, los elementos de Sistema General cuyo coste de ejecución se asigna a los particulares, podrán ser ejecutados por el Ayuntamiento con anterioridad a la iniciativa de los propietarios. En tal caso, el coste de inversión quedará como un saldo a resarcir por los propietarios ante el Ayuntamiento como requisito previo indispensable para la Aprobación Inicial del correspondiente Proyecto de Actuación. Dicho coste será actualizado conforme al IPC interanual por el tiempo transcurrido entre la ejecución de la actuación y la presentación de dicho proyecto.

5. En función de la naturaleza específica de cada actuación municipal en la ejecución de Sistemas Generales, el Ayuntamiento podrá repercutir la totalidad o parte de los costes de ejecución a los propietarios a través de contribuciones especiales.

3.2.2 EJECUCIÓN DE SISTEMAS LOCALES.

Los costes de ejecución de las obras correspondientes a sistemas locales, corresponden a los propietarios de los terrenos incluidos en unidades de actuación en que se encuentren, en aplicación de los artículos 119 y 140 del TROTU, correspondiendo al organismo competente de la administración pública la ejecución de los equipamientos.

Se exceptúa de esta regla general la ejecución de elementos del sistema local de imposible o inviable inclusión en unidades de actuación ni en unidades asistemáticas en suelo urbano. Su ejecución corresponderá al Ayuntamiento sin perjuicio de la posibilidad de sufragar la totalidad o parte del coste a través de contribuciones especiales o mediante la aportación de otras administraciones.

3.3 SISTEMA DE ESPACIOS LIBRES

3.3.1 DEFINICIÓN.

Constituye el Sistema de Espacios Libres el conjunto de espacios e instalaciones asociadas, destinados a parques, jardines, áreas de ocio, expansión y recreo de la población, áreas reservadas para juego infantil, zonas deportivas abiertas de uso no privativo y otras áreas de libre acceso no vinculadas al transporte ni complementarias de las vías públicas o de los equipamientos.

3.3.2 CLASIFICACIÓN.

El presente PGO distingue dos categorías dentro de los Espacios Libres Públicos, diferenciadas convenientemente en los planos de ordenación:

1. Sistema general.

Está formado por aquellos elementos del Sistema de Espacios Libres cuyo alcance de servicio o su significación en el municipio trasciende al ámbito local de su entorno inmediato.

Se destacan en los planos de ordenación a través de la asignación de un código específico (SG-EL n.º) que permite su identificación.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

2. Sistema local.

Está formado por el resto de elementos del Sistema de Espacios Libres que no tienen la consideración de sistema general.

Constituyen la red de plazas y pequeñas áreas peatonales y/o ajardinadas, integradas en el tejido viario del núcleo y de las zonas de nuevo desarrollo.

Se distinguen de los Espacios Libres en Sistema General por incorporar el código SL.

En las Unidades de Actuación y sectores de Suelo Urbanizable, la ubicación de los elementos del sistema local de espacios libres que puedan aparecer en los Planos de Ordenación, habrá de entenderse como determinación vinculante para el instrumento que establezca la ordenación detallada, debiéndose justificar en la memoria de dicho instrumento cualquier alteración de la localización definida.

Los elementos cuya obtención se asigna como cesión gratuita a cargo de alguna Unidad de Actuación o sector de Suelo Urbanizable Sectorizado, se cuantifican en la ficha correspondiente a cada sector de las contenidas en el Título 13 de la presente Normativa.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

3.3.3 RÉGIMEN GENERAL.

El sistema de Espacios Libres puede admitir cierto tipo de instalaciones, conforme a las siguientes condiciones.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

El diseño y urbanización del sistema de Espacios Libres se realizará conforme a los criterios indicados en el apartado 8.3 de la presente Normativa.

3.4 SISTEMA DE EQUIPAMIENTOS

3.4.1 DEFINICIÓN.

Constituye el sistema de equipamientos el conjunto de construcciones, instalaciones y espacios asociados que se destinen a la prestación de servicios educativos, culturales, sanitarios, asistenciales, religiosos, comerciales, deportivos, administrativos, de transporte, de ocio, de seguridad y otros análogos, incluidas las superficies de aparcamiento anejas y las zonas verdes con finalidad ornamental o de complemento a los equipamientos.

3.4.2 CLASIFICACIÓN.

Los distintos elementos del Sistema de Equipamientos se indican gráficamente en los Planos de ordenación, estando acompañados con el código SG los Sistemas Generales y SL los Sistemas Locales.

Atendiendo a la naturaleza específica de cada equipamiento, se establece la siguiente clasificación, asignándose a cada clase un código de representación para su identificación en los planos de ordenación.

AM: Administrativo. ED: Educativo.

AS: Asistencial. FU: Funerario.

OC: Ocio. RE: Religioso.

CU: Cultural. SV: Servicios.

DE: Deportivo. GE: Genérico.

Las siguiente tabla recoge una identificación más precisa de cada uno de los elementos, distinguiendo, uso específico; superficie; clase, categoría y régimen de suelo aplicable; titularidad; y forma de obtención, en su caso.

No quedan recogidos en la tabla los Sistemas Locales que habrían de obtenerse por cesión gratuita en las unidades de actuación que no cuentan con instrumento de ordenación detallada aprobado, ya que corresponde a esta figura de desarrollo su determinación precisa.

No obstante, en las Unidades de Actuación y sectores de Suelo Urbanizable, la ubicación de los elementos del sistema general de equipamientos que para algunos sectores se indica en los Planos de Ordenación, habrá de entenderse como determinación vinculante para el instrumento de planeamiento de desarrollo que defina la ordenación detallada, debiéndose justificar en la memoria de dicho plan cualquier alteración de la localización definida.

1. Sistema general

Está formado por aquellos elementos del Sistema de Equipamientos cuyo alcance de servicio o su significación en el municipio trasciende al ámbito local de su entorno inmediato.

Se destacan en los planos de ordenación a través de la asignación de un código específico (SG-EQ n.º) que permite su identificación.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

2. Sistema local

Está formado por el resto de elementos del Sistema de Equipamientos que no tienen la consideración de sistema general.

Constituyen la red de construcciones, instalaciones, y espacios asociados destinados a la prestación de servicios con carácter local integradas en el tejido viario de los distintos núcleos de población y de las zonas de nuevo desarrollo.

Se distinguen de los Equipamientos en Sistema General por incorporar el código SL.

En las Unidades de Actuación y sectores de Suelo Urbanizable, la ubicación de los elementos del sistema local de equipamientos que puedan aparecer en los Planos de Ordenación, habrá de entenderse como determinación vinculante para el instrumento que establezca la ordenación detallada, debiéndose justificar en la memoria de dicho instrumento cualquier alteración de la localización definida.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

3.4.3 RÉGIMEN GENERAL.

Los usos específicos asignados a cada equipamiento podrán ser únicos o alternativos, en previsión de su futura adaptación a las necesidades que se planteen. En este sentido, puede aceptarse la variación del uso dotacional específico asignado por el presente PGO, siempre que sea a otro uso dotacional. Dicha variación requerirá simplemente el acuerdo expreso del pleno municipal, no constituyendo en sí misma modificación puntual del PGO.

Sin embargo, los terrenos calificados como dotaciones en los que el PGO o el planeamiento de desarrollo específico que son de titularidad pública, no podrán alterar esta titularidad salvo mediante la aprobación de una modificación del PGO o del planeamiento de desarrollo correspondiente.

Los suelos y edificaciones destinados a Equipamientos deberán cumplir las siguientes condiciones correspondientes a las tipologías de Equipamiento Compacto o Equipamiento Abierto que aparecen señalados en los planos de ordenación.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

Los suelos y edificaciones destinados a Equipamientos en Suelo Urbano deberán cumplir las condiciones correspondientes a las Ordenanzas correspondientes, recogidas en las correspondientes fichas del Título 12 de esta Normativa, conforme a la naturaleza específica del uso dotacional que aloje la parcela y a lo señalado en las tablas del artículo anterior.

En las Unidades de Actuación y sectores de Suelo Urbanizable, las condiciones específicas de edificación y uso en las parcelas dotacionales serán fijadas por los Planes Parciales correspondientes.

Será también de obligado cumplimiento la Normativa derivada de la legislación sectorial aplicable, correspondiente a la naturaleza concreta de cada equipamiento.

3.5 SISTEMA DE SERVICIOS URBANOS

3.5.1 DEFINICIÓN.

El Sistema de Servicios Urbanos está formado por el conjunto de redes, instalaciones y espacios asociados, destinados a la prestación de servicios de captación, almacenamiento, tratamiento y distribución de agua, saneamiento, depuración y reutilización de aguas residuales, recogida, almacenamiento y tratamiento de residuos, suministro de gas, energía eléctrica, telecomunicaciones y demás servicios que tengan carácter esencial o de interés general.

3.5.2 CLASIFICACIÓN.

El presente PGO distingue dos categorías dentro de los Servicios Urbanos en función de su naturaleza específica:

1. Sistema general.

a. Los señalados en los planos de ordenación con los siguientes códigos:

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

b. Además:

— Los aductores principales para el abastecimiento de agua potable que alimentan o alimentarán los depósitos existentes y propuestos.

— Las depuradoras y emisarios principales para la eliminación y tratamiento de aguas fecales y pluviales.

— Líneas eléctricas de Alta Tensión que atraviesan el núcleo y pasillos eléctricos que se definan en las Unidades de Actuación y sectores de Suelo Urbanizable.

— Canales de Riego generales propiedad de la Confederación Hidrográfica correspondiente.

2. Sistema local.

El Sistema Local de Infraestructuras está formado por los elementos secundarios de los servicios anteriores.

Los señalados como tales en los planos de ordenación y además.

a. Además:

— Los conductos para el abastecimiento de agua potable que no estén incluidos en el SG.

— Los colectores de aguas fecales y pluviales que no estén incluidos en el SG.

— Líneas eléctricas de media y baja tensión, así como los transformadores eléctricos.

Canales de Riego que no estén incluidos en el SG.

3.5.3 RÉGIMEN GENERAL.

La regulación de las condiciones de ejecución de los distintos elementos del Sistema de Infraestructuras se regirá por lo previsto en el Título 8 de la presente normativa para cada infraestructura, así como por lo previsto en cada caso por la normativa sectorial correspondiente.

3.5.4 RÉGIMEN ESPECÍFICO DEL SISTEMA GENERAL DE PASILLOS ELÉCTRICOS.

Se respetarán las servidumbres señaladas en la siguiente normativa, sin perjuicio del resto de la normativa sectorial que se apruebe, o que modifique o sustituya a la actualmente vigente:

• Real Decreto 223/2008 Reglamento sobre condiciones técnicas y garantías de seguridad en líneas eléctricas de alta tensión y sus instrucciones técnicas complementarias ITC-LAT 01 a 09

• Ley 54/1997, de 27 de noviembre, del Sector Eléctrico

• Real Decreto 1955/2000 de 1 de diciembre, por el que se regulan las actividades de transporte, distribución, comercialización, suministro y procedimientos de autorización de instalaciones de energía eléctrica.

El proyecto de urbanización correspondiente a las Unidades de Actuación y sectores de Suelo Urbanizable Sectorizado que atraviesan estos Pasillos Eléctricos, preverá para ellos un tratamiento ajardinado, aunque sin arbolado y una calificación de sistema general de infraestructuras.

3.5.4.1 SERVIDUMBRE DE PASO DE ENERGÍA ELÉCTRICA.

De acuerdo con el artículo 157 y ss. del R.D. 1955/2000, de 1 de diciembre, por el que se regulan las actividades de transporte, distribución, comercialización, suministros y procedimientos de autorización de instalaciones de energía eléctrica, la servidumbre de paso aéreo de energía eléctrica comprenderá:

1. El vuelo sobre el predio sirviente.

2. El establecimiento de postes, torres o apoyos fijos para la sustentación de los cables conductores de energía eléctrica e instalación de puestas a tierra de dichos postes, torres o apoyos fijos.

3. El derecho de paso o acceso para atender al establecimiento, vigilancia, conservación, reparación de la línea eléctrica y corte de arbolado, si fuera necesario, en una franja de terreno según se establece en la Instrucción Técnica Complementaria del R.D. 223/2008.

4. La ocupación temporal de terrenos u otros bienes, en su caso, necesarios a los fines indicados en el párrafo anterior.

5. El paso subterráneo conforme al artículo 159 del R.D. 1955/2000 y según el apartado 5.1 de la ITC antes citada.

Asimismo, y de acuerdo con el punto 3 del artículo 162, del citado R.D., en todo caso, y para las líneas eléctricas aéreas, queda limitada la plantación de árboles y prohibida la construcción de edificios e instalaciones industriales en la franja definida por la proyección sobre el terreno de los conductores extremos en las condiciones más desfavorables, incrementada con las distancias reglamentarias a ambos lados de dicha proyección.

3.5.4.2 DISTANCIAS DE SEGURIDAD.

Las distancias mínimas de seguridad que deben de cumplir las líneas están especificadas en las Instrucciones Técnicas Complementarias ITC-LAT del Real Decreto 223/2008.

3.5.5 RÉGIMEN ESPECÍFICO DEL SISTEMA GENERAL DE GASODUCTOS.

1. Prohibición de efectuar trabajos de arada o similares a una profundidad superior a cincuenta centímetros, así como de plantar árboles o arbustos a una distancia inferior a dos metros a contar del eje de la tubería.

2. Prohibición de realizar cualquier tipo de obras, construcción, edificación, o ejecutar acto alguno que pudiera dañar o perturbar el buen funcionamiento de las instalaciones, a una distancia inferior a diez metros del eje del trazado, a uno y otro lado del mismo.

3. Esta distancia podrá reducirse siempre que se solicite expresamente y se cumplan las condiciones que en cada caso fije el Órgano competente de la Administración.

4. Libre acceso del personal y equipos necesarios para poder mantener, reparar o renovar las instalaciones, con pago, en su caso de los daños que se ocasionen.

5. Posibilidad de instalar los hitos de señalización o delimitación y los tubos de ventilación.

Ver imagen de la disposición

Fig: Afección de gasoductos (esquema orientativo)

3.6 SISTEMA DE COMUNICACIONES. VÍAS PÚBLICAS

3.6.1.1 DEFINICIÓN

Se denomina Sistema de Comunicaciones, Vías Públicas, al sistema público de espacios e instalaciones asociadas, destinados a la estancia, relación, desplazamiento y transporte de la población así como al transporte de mercancías, incluidas las superficies de aparcamiento y las zonas verdes con finalidad ornamental o de complemento a las vías públicas.

3.6.1.2 DELIMITACIÓN

Dentro del Sistema de Vías Públicas cabe distinguir:

1. Sistema general de vías públicas, constituido por:

a. Viario de primer orden:

b. Las Vías Públicas de carreteras de titularidad estatal, autonómica y provincial; sus enlaces, y travesías urbanas de las mismas.

c. Viario de segundo orden:

— Viario estructurante en zonas urbanas y aptas para urbanizar.

— Caminos Vecinales Estructurantes.

La siguiente tabla recoge los distintos elementos del Sistema General de las Vías Públicas, junto con su descripción, titularidad y asignación a efectos de obtención y ejecución.

La asignación del coste de ejecución a sectores de Suelo Urbanizable, se establece sin perjuicio de la posibilidad de ejecución inmediata por parte del ayuntamiento, quien podrá repercutir los costes a posteriori sobre los propietarios del sector.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

2. Sistema Local Viario:

a. Red de Vías Públicas, no incluidas en Sistema General, tanto de uso de vehículos como peatonal.

b. Caminos públicos y servidumbres de paso en Suelo No Urbanizable.

En los planos de ordenación, se distingue el sistema general en todas las clases de suelo y el sistema local en suelo urbano, distinguiéndose individualizadamente a través de los códigos de la tabla anterior.

3.6.1.3 CRITERIOS DE DISEÑO.

Independientemente de la disposición y número de carriles previstos, el ancho de vial a establecer para las calles de nuevo trazado o ensanche sobre las existentes, medido como distancia perpendicular entre las alineaciones de sus márgenes, no podrá ser inferior a 6 m en suelo Urbano ni en los núcleos rurales, ni a 10 m en Suelo Urbanizable, salvo que se trate de prolongación de vías existentes.

No se permitirá la apertura de nuevos viales en fondo de saco en Suelo Urbano ni en los Núcleos Rurales, debiendo tener acceso y salida desde otras calles.

3.6.1.4 CONDICIONES DE EJECUCIÓN.

La ejecución de los elementos pertenecientes a las vías públicas, generales y locales, se ajustará a la normativa técnica sectorial que sea de aplicación y a las condiciones de diseño espacial y material fijadas en el Capítulo 8.2 de la presente Normativa.

3.6.2 RÉGIMEN DEL SISTEMA LOCAL DE VÍAS PÚBLICAS

3.6.2.1 SUELO URBANO

En Suelo Urbano Consolidado, los elementos del sistema local viario quedan definidos por las alineaciones señaladas para esta clase de suelo en los planos de ordenación de este PGO.

3.6.2.2 UNIDADES DE ACTUACIÓN Y SECTORES DE SUELO URBANIZABLE.

En las Unidades de Actuación y sectores de suelo Urbanizable, el instrumento que establezca la ordenación detallada correspondiente determinará las alineaciones del viario local previsto en su ordenación.

No obstante, los trazados del sistema local viario que para algunos sectores se indican en los Planos de Ordenación, habrán de entenderse como determinación vinculante para el Plan Parcial que defina la ordenación detallada, debiéndose justificar en la memoria de dicho plan cualquier alteración de estos trazados. Todo ello sin perjuicio de la capacidad del instrumento de desarrollo correspondiente para completar la estructura con otros viarios locales, o para ajustar el trazado de los definidos.

3.6.2.3 NÚCLEOS RURALES

En los Núcleos Rurales, los elementos del sistema local viario quedan definidos por las alineaciones señaladas para esta clase de suelo en los planos de ordenación de este PGO.

3.6.2.4 CRITERIOS DE DISEÑO.

Independientemente de la disposición y número de carriles previstos, el ancho de vial a establecer para las calles de nuevo trazado o ensanche sobre las existentes, medido como distancia perpendicular entre las alineaciones de sus márgenes, no podrá ser inferior a 6 m en suelo Urbano ni en los núcleos rurales, ni a 10 m en Suelo Urbanizable, salvo que se trate de prolongación de vías existentes.

No se permitirá la apertura de nuevos viales en fondo de saco en Suelo Urbano ni en los Núcleos Rurales, debiendo tener acceso y salida desde otras calles.

En cuanto a los caminos en suelo no urbanizable deberán cumplir las condiciones señaladas en el apartado 5.6 de la presente normativa y las del apartado 5.7 en el caso de ser vías pecuarias. Además para aquellos caminos de nueva apertura en esta clase de suelo, tales como caminos de concentración parcelaria o vías forestales deberán tener una anchura mínima de 5 metros.

4. NORMAS PARA EL DESARROLLO DEL PLAN GENERAL

4.1 CONDICIONES GENERALES DE DESARROLLO.

4.1.1 COMPETENCIAS

Las actividades urbanísticas relacionadas con el desarrollo y la ejecución del PGO son funciones públicas cuya dirección corresponde al Ayuntamiento, sin perjuicio de las competencias que correspondan a las restantes Administraciones públicas, y de la participación de éstas y de los particulares con arreglo a lo establecido en las leyes y en el presente PGO.

4.1.2 INSTRUMENTOS DE ACTUACIÓN URBANÍSTICA

Para el desarrollo y ejecución del PGO, con arreglo a lo establecido en la legislación urbanística, se procederá mediante los siguientes tipos de instrumentos:

1. Instrumentos de ordenación

2. Instrumentos de gestión

3. Instrumentos de ejecución

4.2 INSTRUMENTOS DE ORDENACIÓN

4.2.1 CLASIFICACIÓN

Los instrumentos de ordenación que puede desarrollar el PGO son los siguientes:

1. Instrumentos de planeamiento de desarrollo

2. Instrumentos de ordenación complementarios

4.2.2 TIPOS DE INSTRUMENTOS DE PLANEAMIENTO DE DESARROLLO

Los instrumentos de planeamiento de desarrollo, son de entre los instrumentos de ordenación urbanística aquellos que tienen como objetivo principal la ordenación detallada, y que pueden clasificarse según los siguientes tipos:

1. Estudios de detalle (Artículos 252 y ss. del ROTU)

2. Planes parciales (Artículos 250 y ss. del ROTU)

3. Planes especiales (Artículos 250 y ss. del ROTU)

4.2.3 TIPOS DE INSTRUMENTOS DE ORDENACIÓN COMPLEMENTARIOS

Los instrumentos de ordenación complementarios, cuyo objetivo es la precisión en la regulación de materias específicas, pueden clasificarse según los siguientes tipos:

1. Estudios de implantación

2. Catálogos urbanísticos

3. Ordenanzas especiales

4.3 INSTRUMENTOS DE GESTIÓN

4.3.1 MODALIDADES DE GESTIÓN

La gestión urbanística, entendida como el conjunto de procedimientos a utilizar para la transformación del uso del suelo, y en especial para su urbanización y edificación.

4.3.1.1 ACTUACIONES SISTEMÁTICAS

Objeto y características

Las actuaciones integradas se caracterizan:

Por tener como objetivo la reparcelación y urbanización de un ámbito denominado Polígono o Unidad de Actuación.

La gestión se realiza mediante la utilización de alguno de los sistemas de actuación previstos en la legislación urbanística.

Como único instrumento de gestión urbanística se utiliza el Proyecto de Actuación.

Delimitación de unidades de actuación

Las Unidades de Actuación son superficies acotadas de terrenos, interiores a sectores o coincidentes con ellos, que delimitan al ámbito completo de una actuación integrada.

La delimitación de Polígonos o Unidades de Actuación se realizará según por cualquiera de los procedimientos señalados en los artículos 358 y ss. del ROTU.

Proyectos de actuación

Una vez delimitada una unidad de actuación y fijada su ordenación detallada, habrán de fijarse las bases técnicas y económicas sobre las que se desarrolle la gestión de la correspondiente actuación integrada. Dichas bases se fijarán en el correspondiente Proyecto de Actuación, en los términos definidos en los artículos 423 y ss. del ROTU. En el caso de actuaciones prioritarias el Proyecto de Actuación se denominará prioritario y estará regulado en los artículos 404 y ss. del ROTU.

Sistemas de Actuación.

Las actuaciones integradas se desarrollarán mediante alguno de los siguientes sistemas según que la actuación sea o no prioritaria:

En las actuaciones prioritarias:

1. Gestión a cargo de los propietarios. Conforme a los sistemas señaladas para las actuaciones no prioritarias con las especialidades señaladas en los artículos 394 y ss. del ROTU.

2. Selección del urbanizador mediante concurso

En las actuaciones no prioritarias:

3. Compensación (Sección 1.ª, del Capítulo IV del Título V del ROTU)

4. Cooperación (Sección 2.ª, del Capítulo IV del Título V del ROTU)

5. Expropiación (Sección 3.ª, del Capítulo IV del Título V del ROTU)

Asimismo, podrán utilizarse los sistemas complementarios de gestión por Ocupación Directa y por Convenio Urbanístico definidos en los artículos 506 y ss. y 527 y ss. respectivamente del ROTU.

El sistema de actuación para cada unidad se elegirá según las condiciones señaladas en el artículo 365 del ROTU.

4.3.1.2 ACTUACIONES ASISTEMÁTICAS

Objeto y características

Según su objeto, modo de gestión y clase de suelo sobre la que pueden ejecutarse, se distinguen los siguientes tipos de actuaciones:

1. En suelo urbano consolidado pueden ejecutarse, mediante gestión pública o privada, y con el objeto de completar la urbanización de las parcelas, si fuese necesario, para que alcancen la condición de solar:

a. Actuaciones mediante licencia (artículo 486 del ROTU)

b. Urbanización y edificación simultáneas (artículo 487 del ROTU)

c. Actuaciones para completar la urbanización de parcelas (artículo 488 del ROTU)

d. Unidades de Normalización (artículo 489 y ss. del ROTU)

2. En cualquier clase de suelo pueden ejecutarse, mediante gestión pública exclusivamente, y con el objeto de la obtención de terrenos dotacionales:

a. Expropiación (artículo 506 y ss. del ROTU)

b. Ocupación directa (artículo 507 y ss. del ROTU)

c. Actuaciones aisladas con imposición de contribuciones especiales (artículo 499 del ROTU)

Delimitación de Unidades de Normalización.

El Ayuntamiento podrá, en todo momento, acordar la delimitación de Unidades de Normalización, conforme al procedimiento señalado en el artículo 489 del ROTU.

Proyecto de Normalización de Fincas.

Conforme a lo previsto en el artículo 490 del ROTU, las unidades de normalización se desarrollarán utilizándose como instrumento el Proyecto de Normalización.

4.4 INSTRUMENTOS DE EJECUCIÓN

4.4.1 CLASIFICACIÓN

Las obras, construcciones e instalaciones, correspondientes a la ejecución del planeamiento urbanístico, estarán definidas mediante los siguientes proyectos técnicos:

1. Proyectos de urbanización (artículo 381 del ROTU)

2. Proyecto de obras ordinarias (artículo 382 del ROTU)

3. Proyectos de edificación

4. Proyectos de otras actuaciones urbanísticas

5. Proyectos de instalación de actividades

4.4.2 CONDICIONES GENERALES DE LOS PROYECTOS TÉCNICOS

4.4.2.1 DEFINICIÓN

A los efectos de la competencia municipal en materia de intervención en el uso del suelo, se entiende por proyecto técnico aquel que define las obras o instalaciones a realizar, con el contenido y grado de desarrollo que requiera su objeto, de manera que lo proyectado pueda ser directamente ejecutado mediante la correcta interpretación y aplicación de sus especificaciones, incluso por un técnico distinto del autor del proyecto.

4.4.2.2 DOCUMENTACIÓN

Los proyectos técnicos que se refieren a edificaciones incluidas en el ámbito de aplicación de la LOE, cumplirán, entre otros, los requisitos establecidos en la misma y el anexo I del CTE.

Los proyectos técnicos que se refieren a edificaciones no incluidas en el ámbito de aplicación de la LOE, contendrán, como mínimo, una memoria descriptiva y justificativa, plano de emplazamiento, planos o croquis en los que se defina la actuación a realizar y el presupuesto de la misma.

4.4.2.3 PLAZO

Los proyectos técnicos especificarán de forma expresa la duración máxima prevista de las obras o actuación de que se trate.

4.4.2.4 VISADO

Los proyectos técnicos deberán estar debidamente visados por los Colegios Profesionales respectivos siempre que este requisito sea exigible conforme a la legislación vigente en cada caso.

4.5 INTERVENCIÓN EN LA EDIFICACIÓN Y EL USO DEL SUELO Y DEL SUBSUELO

4.5.1 LICENCIAS URBANÍSTICAS

En cuanto a las licencias urbanísticas y primera ocupación se remite íntegramente a lo señalado en el Título VII del ROTU, artículos 563 y ss.

4.5.2 ÓRDENES DE EJECUCIÓN

En cuanto a las órdenes de ejecución se remite íntegramente a lo señalado en el Capítulo II del Título VII del ROTU, artículos 586 y ss.

4.5.3 SITUACIÓN LEGAL DE RUINA

En cuanto a la situación legal de ruina se remite íntegramente a lo señalado en el Capítulo III del Título VII del ROTU, artículos 589 y ss.

5. NORMAS GENERALES DE PROTECCIÓN

5.1 ALCANCE Y CONTENIDO

5.1.1.1 OBJETO.

Las Normas Generales de Protección regulan, de forma general y para la totalidad de término municipal las condiciones de protección del medio-ambiente y el patrimonio social, cultural y económico de la comunidad, dentro del cual se encuentra, entre otros, el arquitectónico. Esta regulación será sin perjuicio del resto de condiciones de uso y edificación que establece este PGO y el Catálogo Urbanístico complementario.

Igualmente se observarán las disposiciones en materia de protección señaladas en las Disposiciones Básicas de Salubridad, de Protección frente al Ruido, de Ahorro de Energía y otras del CTE que puedan ser de aplicación.

5.1.1.2 RESPONSABILIDADES.

La responsabilidad de la calidad y conservación tanto del medio natural como del urbano corresponde, en primer lugar, al Ayuntamiento y por tanto cualquier clase de actuación que les afecte deberá someterse a su criterio.

Consiguientemente el Ayuntamiento podrá denegar o condicionar la concesión de licencias de obras, instalaciones o actividades que puedan resultar un atentado ambiental, estético o inconveniente para su emplazamiento, de acuerdo con lo establecido por esta normativa.

La responsabilidad alcanza a los particulares que deberán colaborar con el Ayuntamiento y entre sí para consecución de los objetivos que se pretenden. Asimismo y en función de ello, todos los ciudadanos tienen derecho a denunciar a las autoridades municipales las instalaciones y actividades que supongan un peligro a la sanidad y a la naturaleza, a las construcciones que adolezcan de falta de higiene y ornato, las que amenacen ruina o aquellas que pudieran ocasionar, por el mal estado de sus componentes (remates, chimeneas, cornisas, etc.), algún daño o actuación que lesione la apariencia de cualquier lugar o paraje.

Los elementos incluidos en el Patrimonio Cultural de Asturias deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección previsto la LPCA y demás legislación aplicable para categoría y tipo de bien.

5.2 PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE.

Este PGO regula de forma general y para la totalidad del término municipal las condiciones de protección ecológica del medio natural y de los niveles de confort y seguridad para las personas.

Sus determinaciones se entienden complementarias de las demás condiciones de edificación y uso, tanto generales como particulares, contenidas en este PGO.

En términos generales, la gestión de residuos se ajustará a las determinaciones de la planificación general del Principado de Asturias.

Se refieren a los siguientes extremos:

1. Impacto ambiental.

2. Vertidos sólidos (escombros y basuras).

3. Vertidos líquidos (aguas residuales).

4. Contaminación atmosférica.

5. Contaminación acústica y vibratoria.

6. Campos electromagnéticos.

7. Actividades con utilización de armas de fuego (militares, campos de tiro deportivo, etc.).

5.2.1.2 PROTECCIÓN FRENTE AL IMPACTO AMBIENTAL.

La protección frente al impacto ambiental, se lleva a cabo desde dos puntos de vista complementarios:

1. En primer lugar como evaluación ambiental estratégica consistente en un procedimiento legal mediante el que se trata de prevenir o corregir los efectos ambientales de determinados planes y programas, introduciendo criterios ambientales en las fases de toma de decisión anteriores a las de proyecto. Este procedimiento se basa en la aplicación de la Ley 9/2006, de 28 de abril, sobre evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente (BOE núm. 102, de 26 de abril de 2006).

2. En segundo lugar con el Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de Proyectos (BOE de 26 de enero de 2008), se establece que los proyectos estarán sujetos a Evaluación de Impacto Ambiental de modo obligatorio (definidos en su anexo I) y aquellos otros (incluidos en el anexo II), en los que la necesidad de evaluación de impacto ambiental está condicionada al cumplimiento de una serie de criterios (definidos en el anexo III).

Los principios generales que regirán la elaboración de evaluaciones de Impacto Ambiental serán las establecidas en el artículo 55 del TROTU.

5.2.1.3 VERTIDOS SÓLIDOS (ESCOMBROS Y BASURAS).

El régimen jurídico de la producción y gestión de los residuos, el fomento de su reducción, reutilización, reciclado y otras formas de valoración; así como la regulación de los vertederos y suelos contaminados, con la finalidad de proteger el medio ambiente y la salud de las personas, se regulará conforme a lo previsto en la Ley (Estatal) 10/1998, de 21 de abril, de Residuos, así como en las exigencias básicas de recogida y evacuación de residuos señaladas en el CTE.

En desarrollo de esta legislación, se establecen las siguientes condiciones complementarias:

1. A los efectos de orientar su punto de vertido, los residuos se clasifican en:

a. Residuos de tierras y escombros: Aquellos procedentes de cualquiera de las actividades del sector de la construcción, de la urbanización y la edificación, del desecho de las obras, del vaciado, del desmonte, etc., pudiendo contener, además de áridos, otros componentes y elementos de materiales de construcción. Su transporte y vertido será objeto de una Ordenanza Municipal específica.

b. Residuos orgánicos: Aquellos procedentes de actividades orgánicas, que no contienen tierras ni escombros y en general, no son radioactivos, mineros o procedentes de la limpieza de fosas sépticas. Se consideran excluidos en este apartado los residuos industriales y hospitalarios que no sean estrictamente asimilables a los precedentes de actividades domésticas.

c. Las áreas susceptibles de ser destinadas a los vertidos de las clases citadas, se establecerán por el Ayuntamiento o entidad supramunicipal correspondiente, pudiendo localizarse de manera diferenciada para los dos tipos de residuos diferenciados en el epígrafe anterior. La elección de estas áreas se realizará de acuerdo con la normativa, directrices y Programas Coordinados de Actuación en estas materias aprobados por la Comunidad Autónoma, Planes sectoriales y, especialmente, la Ley (Estatal) 10/1998, de 21 de abril, de Residuos.

2. Previa a cualquier delimitación de un ámbito para vertedero de residuos tóxicos y peligrosos deberá estudiarse un Plan de Gestión para este tipo de residuos.

3. Los expedientes para la formación de vertederos o de plantas de tratamiento de eliminación de residuos, irán acompañadas de una Evaluación de Impacto Ambiental conforme a lo previsto en el Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de Evaluación de Impacto Ambiental, y Reglamento para su Ejecución (R.D. 1131/88, de 30 de septiembre), así como de un Plan de Mejora y Recuperación de los Suelos Afectados una vez colmada la capacidad receptora del vertedero.

4. Es competencia municipal la gestión de los residuos sólidos urbanos que se generen en su término municipal, pudiendo llevarse a cabo el servicio de manera mancomunada con otros municipios.

5. En lo referente a retirada de residuos sólidos, se estará a lo establecido en la Ordenanza Municipal correspondiente si la hubiere.

5.2.1.4 VERTIDOS LÍQUIDOS (AGUAS RESIDUALES).

Los vertidos de efluentes líquidos a las aguas continentales se regulan por el R.D.L. 1/2001, de 20 de julio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Aguas y por el Reglamento del Dominio Público Hidráulico que lo desarrolla (RD 849/1986, de 11 de abril) y por la Ordenanza Municipal de Alcantarillado, en su caso.

Queda prohibido el vertido directo o indirecto de aguas y de productos residuales susceptibles de contaminar las aguas continentales o cualquier otro elemento del dominio público hidráulico, salvo que se cuente con la previa autorización administrativa. Los vertidos de aguas residuales requerirán, por tanto, la previa autorización del Organismo de cuenca a cuyo efecto el titular de las instalaciones deberá formular la correspondiente solicitud de autorización acompañada de documentación técnica en la que se definan las características de las instalaciones de depuración y los parámetros límite de los efluentes (arts. 100 y ss. del RDL 1/2001, de 20 de julio, por el que aprueba el Texto Refundido de la Ley de Aguas así como el 245 y ss. del Reglamento de Dominio Público Hidráulico, aprobado por el Real decreto 849/1986, de 11 de abril, modificado por R.D. 9/2008, de 11 de enero).

Todo vertido deberá reunir las condiciones precisas para que considerado en particular y en conjunto con los restantes vertidos al mismo cauce, se cumplan en todos los puntos los objetivos de calidad señalados para sus aguas, según lo preceptuado por el artículo 11 de orden de 13 de agosto de 1999, por la que se publican las determinaciones de contenido normativo del Plan Hidrológico de Cuenca del Norte II.En desarrollo de esta legislación, se establecen las siguientes condiciones complementarias:

1. Las aguas residuales no podrán verterse a cauce libre o canalización sin depuración realizada por procedimientos adecuados a las características del afluente y valores ambientales de los puntos de vertido.

2. En la evaluación de las características de las aguas residuales se considerarán, como mínimo los niveles y valores establecidos en las tablas del anexo al Título IV del Reglamento del Dominio Público Hidráulico.

3. Con el fin de proteger las instalaciones de saneamiento y los recursos hidráulicos, se establecen una serie de condiciones particulares para los vertidos de las industrias. Todo proceso industrial deberá garantizar, durante todo el período de actividad, un vertido a la red general de saneamiento que cumpla con las características mínimas exigibles por la legislación vigente.

Queda prohibido el vertido de aguas limpias o aguas industriales no contaminadas (de refrigeración, pluviales, etc.) a los colectores de aguas residuales cuando pueda adoptarse una solución técnica alternativa por existir en el entorno de la actividad una red de saneamiento separativa o un cauce público. En caso contrario, se requerirá una autorización especial por parte de la Administración Municipal para realizar tales vertidos.

En el supuesto de que los efluentes no satisfagan las condiciones y limitaciones establecidas en la legislación, el usuario queda obligado a la construcción, explotación y mantenimiento a su cargo de todas aquellas instalaciones de pretratamiento, homogeneización o tratamiento que sean necesarias.

La Administración Municipal podrá revisar, y en su caso modificar, las prescripciones y limitaciones anteriores, en atención a consideraciones particulares no incluibles en este apartado, cuando los sistemas de depuración así lo admitan o requieran.

5.2.1.5 PROTECCIÓN CONTRA LA CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA.

Se entiende por contaminación atmosférica la presencia en el aire de materias que impliquen riesgo, daño o molestia grave para las personas o bienes de cualquier naturaleza.

A las actividades e instalaciones, y a cuantos elementos de las mismas que puedan constituir un foco de contaminación atmosférica, les será de aplicación la Ley 16/2002, de 1 de julio, de Prevención y Control integrados de la Contaminación (BOE núm. 157, de 2 de julio de 2002), y normativa que la complemente o modifique.

1. Focos de origen industrial.

a. Para el otorgamiento de licencias se estará a lo previsto en la legislación citada por lo que se refiere a emisión de contaminantes y sistemas de medidas correctoras y de depuración y, en su caso, procedimiento de evaluación de impacto ambiental definido en estas normas.

b. En actividades industriales de cualquier categoría, y en función de su ubicación con respecto a edificios de uso residencial, las emisiones de gases por conductos de evacuación no superarán los índices máximos reflejados en la normativa vigente.

2. Instalaciones de combustión.

a. Los procesos de combustión que incidan directamente en las producciones industriales, se regirán por lo dispuesto en el Decreto 833/1975, de 6 de febrero, y normas complementarias.

b. Queda prohibida toda combustión que no se realice en hogares adecuados, dotados de conducciones de evacuación de los productos de combustión.

c. Los aparatos instalados corresponderán a los especificados en la documentación presentada al solicitar la licencia municipal, y deberán corresponder a tipos previamente elaborados.

3. Dispositivos de evacuación de gases.

a. La evacuación de polvos, gases, vapores y humos, producto de combustión o de actividades, se realizará siempre a través de una chimenea adecuada.

b. Los sistemas de depuración cumplirán la normativa vigente en cuanto a la eliminación de residuos que los mismos produzcan. En el caso de depuradores por vía húmeda, no podrá verterse al alcantarillado el agua residual de los mismos que no cumpla las prescripciones establecidas por la presente normativa para los vertidos a la red de saneamiento.

4. Aire Acondicionado de locales.

a. La evacuación de aire caliente o enrarecido, producto del acondicionamiento de locales, se realizará de forma que, cuando el volumen de aire evacuado sea inferior a 0,2 m³ por segundo, el punto de salida de aire distará, como mínimo, 2 metros en vertical de cualquier hueco de ventana perteneciente a otra propiedad y situado en el mismo paramento.

b. Si el volumen de aire evacuado está comprendido entre 0,2 y 1 m³ por segundo, distará como mínimo 3 metros de cualquier ventana de otra propiedad situada en vertical y dos en horizontal, en el mismo paramento. La distancia mínima a huecos en distinto paramento será de 3,5 metros. Si las salidas de aire se sitúan en fachada, la altura mínima sobre la acera será de 2,5 metros, y estará provista de una rejilla que oriente la salida a 45º hacia arriba.

c. Para volúmenes de aire superiores a 1 m³ por segundo, la evacuación tendrá que realizarse a través de una chimenea cuya altura supere un metro la del edificio más alto, propio o colindante, en un radio de 15 metros y, en todo caso, con una altura mínima sobre la rasante oficial más próxima de 2 metros.

d. Todo aspecto o sistema de acondicionamiento de aire que produzca condensación, tendrá necesariamente una recogida y conducción de agua eficaz, que impida el goteo al exterior.

e. En ningún caso podrá sobresalir de los paramentos de fachada a la vía pública o espacios libres exteriores, ni constituir un elemento discordante en la estética de la fachada.

5. Garajes, aparcamientos y talleres.

a. Los garajes, aparcamientos y talleres, tanto públicos como privados, dispondrán de ventilación suficiente según lo señalado en las exigencias básicas de calidad del aire interior del CTE.

b. En los talleres donde se realicen operaciones de pintura, deberá disponerse de cabinas adecuadas, con la correspondiente extracción de aire, que se efectuará a través de chimeneas, contando con los convenientes sistemas de depuración.

5.2.1.6 PROTECCIÓN CONTRA CONTAMINACIÓN ACÚSTICA Y VIBRATORIA.

1. Se entiende por este tipo de contaminación la presencia de formas de energía mecánica que impliquen riesgo, daño o molestia grave para las personas o bienes de cualquier naturaleza. Dentro del concepto de formas de energía quedan englobadas las perturbaciones por ruidos y vibraciones, excluyéndose del campo de aplicación de estas normas las producidas por radiaciones ionizantes.

2. La calidad acústica de los ambientes exteriores e interiores deberá adecuarse a lo establecido en la Disposición Básica DB-HR de Protección contra el Ruido del CTE; la Ley 38/1972, de Protección del Medio Ambiente Atmosférico, la Orden de la Presidencia del Gobierno de 10 de junio de 1965 y las Normas Técnicas y Reglamento que regulan la seguridad e higiene en el trabajo.

5.2.1.7 PROTECCIÓN FRENTE A CONTAMINACIÓN POR CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS.

El estado actual de las investigaciones sobre los riesgos potenciales que generan los campos electromagnéticos de las redes de transporte de alta tensión, hace aconsejable adoptar ciertas medidas mínimas de seguridad, independientemente de las que para la protección de las propias líneas se establecen en el R.D. 223/2008.

Esta normativa será de aplicación para las nuevas líneas e instalaciones que se creen.

1. No podrán establecerse nuevas Centrales Eléctricas de cualquier potencia, Subestaciones, Antenas de Telefonía o Centrales solares fotovoltaicas a menos de 50 metros de los siguientes usos:

a. Residencial

b. Escolar

c. Religioso, cultural o recreativo

d. Sanitario, Asistencial

e. Cualquier otro que pueda conllevar la concentración de población durante largos períodos de tiempo y con cierta asiduidad.

2. Independientemente del cumplimiento de lo dispuesto por el citado RD, se respetarán las siguientes distancias para los respectivos usos (distancias que deberán medirse a la perpendicular del suelo con las partes en tensión más externas de la nueva línea eléctrica):

a. Uso residencial, sea principal o secundario, equipamiento comunitario, y servicios: 15 metros en líneas de menos de 380KV; 30 metros en líneas de 380 KV o mayor tensión.

b. Uso de industria, almacenaje y granjerío: 15 metros en todos los casos.

c. Otras edificaciones: 10 metros en todos los casos.

5.2.1.8 PROTECCIÓN FRENTE A ACTIVIDADES CON UTILIZACIÓN DE ARMAS DE FUEGO.

Los polígonos de entrenamiento del Ejército y otros cuerpos armados, así como áreas de práctica deportiva de tiro y caza, presentan una gran peligrosidad para las personas y bienes del entorno más inmediato, siempre en función de la potencia de tiro de las armas utilizadas.

1. Se establece una zona de protección de 500 metros, en torno a las parcelas que puedan ser utilizadas como campos de entrenamiento de tiro con armas de fuego (sea de uso militar o deportivo), dentro de la cual no se autorizará construcción alguna, ni otro uso que el estrictamente agropecuario.

2. Cualquiera de estas actividades estarán obligadas a solicitar licencia en el Ayuntamiento, adjuntando plano a escala 1:10.000 o de mayor detalle. En el plano se detallarán tanto el perfil de la finca utilizada como la zona de protección resultante, y se adjuntará como anexo de plena aplicación al presente PGO.

3. Las parcelas destinadas a los usos citados deberán ser valladas en todo su perímetro, para impedir el acceso accidental de personas o ganados en períodos de tiro. Asimismo, deberá procederse, previamente al otorgamiento de licencia de apertura de la actividad por parte del Ayuntamiento, a la plantación en todo el perímetro de la finca de al menos dos hileras de árboles frondosos de crecimiento rápido.

5.2.1.9 CONDICIONES MEDIOAMBIENTALES.

Se deberá incorporar a la legislación aplicable la normativa relativa a Evaluación ambiental, las actuaciones contempladas en la normativa del PGO estarán supeditadas en todo caso a las siguientes, sin perjuicios de cualesquiera otras tramitaciones que sean necesarias: Ley 9/2006, de 28 de abril, sobre evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente: Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Evaluación de impacto ambiental y el Decreto 38/94, de 19 de mayo, por el que se aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Principado de Asturias.

El desarrollo de los suelos que finalmente contemple el plan estará subordinado a la disponibilidad de los sistemas de saneamiento, depuración y abastecimiento, al objeto de dar cumplimento a las condiciones impuestas por los articulas 245 y siguientes del reglamento del Dominio Público Hidráulico. Todo vertido deberá reunir las condiciones precisas para que, considerado en particular y en conjunto con los vertidos al mismo cauce, se cumplan en todos los puntos los objetivos de calidad señalados para sus aguas.

En los suelos afectados por inundabilidad (UA-01, UA-02 y SUR-Sl-01) y en zona de policía o servidumbre de cauces de los ríos Nisón y Fresneda, el régimen de usos y las posibilidades edificatorias deberé adaptarse a lo dispuesto en el Reglamento del Dominio Público Hidráulico y a las determinaciones que se establezcan por el órgano competente en materia de aguas. Las mismas previsiones se tendrán en cuenta en las delimitaciones de Núcleo Rural que resultan afectadas por el dominio público hidráulico.

La gestión de los residuos se ajustará a las determinaciones de la planificación general. En el desarrollo de los distintos sectores se preverá la disposición de espacios para la ubicación de zonas de recogida selectiva de RSU. Asimismo, en las zonas industriales se preverán espacios dotacionales para la implantación de puntos limpios que permitan la recogida selectiva y la gestión de todo tipo de residuos. Sin perjuicio de las previsiones existentes para la gestión y tratamiento de los residuos de construcción y demolición a nivel de la Comunidad Autónoma, deberán definirse las zonas y espacios del concejo con características intrínsecas adecuadas para la eliminación de tierras limpias procedentes de excavación.

Las Ordenanzas municipales regularán las condiciones de eliminación y utilización de los residuos ganaderos, reduciendo, en lo posible, los efectos negativos de éstos sobre el medio ambiente, y se establecerá una distancia mínima a cauces fluviales para las obras (cuadras) de nueva construcción.

Las Ordenanzas municipales determinarán las condiciones de ahorro energético y uso de energías alternativas en los desarrollos residenciales e industriales. En todo caso, se ajustarán a lo dispuesto en R.D. 1890/2008, de 14 de noviembre por el que se aprueba el Reglamento de eficiencia energética en instalaciones de alumbrado exterior y sus instrucciones técnicas complementarias EA-01 a EA-07 y R.D. 314/2006, por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación.

Los documentos urbanísticos que desarrollen las propuestas del PGO incorporarán fichas ambientales de las distintas unidades y su diagnóstico ambiental, justificando su compatibilidad con los usos e intensidades asignados en el PGO y se señalarán medidas protectoras, correctoras o compensadoras que garanticen la preservación de la calidad ambiental de los ámbitos afectados. Asimismo, incorporarán medidas para la integración de los usos en su entorno ambiental inmediato, señalando entre otras las condiciones de borde con los suelos que siguen manteniendo la calificación de Suelo No Urbanizable en cualquiera de sus categorías, de manera que se garantice la menor incidencia en el medio de la infraestructura viaria, las actividades y los volúmenes edificatorios. También incorporarán medidas correctoras que minimicen y atenúen los efectos ambientales producidos durante las fases de ejecución de obras y edificación, con especial referencia a movimientos de tierra, desmontes, destino de los escombros generados y reutilización de suelo vegetal.

Para un adecuado seguimiento y control de los efectos medioambientales del PGO, éste debe completarse incorporando los siguientes indicadores de sostenibilidad:

• Protección del suelo: Suelo desarrollado/previsto en las diferentes categorías de suelo. Aumento de superficies de infraestructuras desarrolladas vía Plan Especial al margen de las previsiones del Plan.

• Calidad del agua: Núcleos de población con sistemas de saneamiento y depuración/núcleos de población carentes de estos sistemas.

• Consumo de recursos: Consumo de agua potable y obras (litros/habitante y día; m³/año). Distribución sectorial del consumo de agua potable en los distintos usos: (Consumo del uso/Demanda total de agua) x 100. Vertidos (N.º de habitantes equivalentes por cada uso). Consumo de agua/% media Asturias.

• Ruido: Superficies afectadas por niveles de ruido por encima de las isófonas 65 y 70 dB(A). N.º de campañas o mediciones a lo largo del período.

• Residuos: Generación y gestión de residuos (Kg/hab y día, %, t/año). Residuos urbanos recogidos (habitantes x 365). % reciclado/% media de Asturias, % Instalaciones ganaderas basadas en estercoleros/% instalaciones basadas en fosas de purín/% instalaciones ganaderas carentes de sistemas de recogida.

• Biodiversidad y paisaje: Evolución de la superficie forestal de especies autóctonas. Brañas de uso ganadero y su estado de conservación. Evolución de superficie de hábitats de interés comunitario.

• Factores socioeconómicos: Índice de envejecimiento de la población (>64/<15). Tasa de migración. Población residente en relación con el n.º de viviendas. Evolución de los consumos de energía y agua potable. Evolución de la cabaña ganadera en el concejo. Evolución de superficie con prácticas agroganaderas ecológicas. Evolución de los cultivos forestales.

5.3 PROTECCIÓN DEL ESPACIO URBANO

5.3.1.1 CONSERVACIÓN DE LOS ESPACIOS LIBRES.

1. Espacios libres privados.

Los espacios libres privados no accesibles (interiores de parcela, espacios abiertos proindiviso, etc.) deberán ser conservados y cuidados por los propietarios particulares en condiciones de seguridad, salubridad y ornato público.

El Ayuntamiento vigilará el cumplimiento de estas obligaciones pudiendo, en caso de que no se efectuasen debidamente, llevar a cabo su conservación con cargo a la propiedad.

2. Espacios libres públicos.

Los espacios libres públicos accesibles, serán mantenidos por el Ayuntamiento o por los particulares de la zona, si el PGO define la obligatoriedad de la constitución de una Entidad colaboradora para su mantenimiento.

5.3.1.2 CIERRES DE PARCELA, CERCAS Y VALLADOS.

En el espacio libre privado, la propiedad deberá hacer manifiesta su no accesibilidad mediante cierre exterior con las características constructivas adecuadas.

Al producirse la apertura de nuevas vías, los propietarios de solares tendrán la obligación de efectuar el cerramiento en el plazo de dos meses a partir de la terminación de las obras de pavimentación. Cuando se produzca el derribo de cualquier finca, será obligatorio el cerramiento de la misma situándolo igualmente en la alineación oficial. Tal cerramiento deberá llevarse a efecto en un plazo de 6 meses, contando a partir de la fecha de concesión de la licencia de derribo.

5.3.1.3 ANUNCIOS.

1. Se prohíbe expresamente:

a. La fijación o pintado exterior de publicidad sobre medianeras de la edificación, aunque fuese circunstancialmente, que no estén directamente ligadas a las actividades que se desarrollen en la edificación que las soporta.

b. La publicidad acústica.

2. Para la fijación directa de carteles sobre edificios se considerarán las siguientes restricciones:

a. Sobre los edificios, muros, vallas y cercas catalogados o considerados de interés, los anuncios guardarán el máximo respeto al lugar donde se ubiquen, permitiéndose exclusivamente en planta baja, sobre los huecos de fachada, manteniendo su ritmo y con materiales que no alteren los elementos protegidos.

b. Para el resto de los edificios se permiten también los anuncios perpendiculares a fachada, siempre y cuando cumplan las siguientes condiciones:

— Que el ancho de la calle sea superior a 6 metros.

— Que se dispongan dejando una altura libre mínima desde el pavimento de la acera de 3,5 metros.

— Que su vuelo no sea superior a 1,20 metros.

En los edificios en ruina no se permitirán anuncios de ninguna clase ni durante las obras de cualquier tipo que se lleven a cabo, salvo los carteles propios de identificación de la obra.

No se permitirán anuncios sobre postes de alumbrado, de tráfico y otros análogos en la vía pública.

La publicidad que no reuniese los diferentes requisitos establecidos en estas Normas (Condiciones Generales y Particulares), quedará desde la entrada en vigor de las mismas como “fuera de ordenación” y no podrá renovar su licencia anual de instalación sin que esto dé derecho a indemnización, excepto cuando la suspensión se impusiese antes de la fecha de caducidad de la concesión del anunciante. En todo caso cuando se solicitase licencia de obra mayor en un edificio con publicidad fuera de ordenación se exigirá su corrección o suspensión simultánea.

El Ayuntamiento podrá delimitar las paredes, muros o mamparas en las que se permita, con carácter exclusivo, la colocación de elementos publicitarios a los fines que considere.

Con fines provisionales y excepcionales, como fiestas, ferias, exposiciones o manifestaciones, el Ayuntamiento podrá autorizar carteles no comerciales, el tiempo que dure el acontecimiento.

5.3.1.4 SEÑALIZACIÓN DEL TRÁFICO.

No se permite situar señales adosadas a cualquier edificación, muro, valla y cercas a menos que se justifique debidamente; justificación que sólo podrá atender problemas de ancho de vías o dificultades para el paso de vehículos o peatones. Se prohíbe expresamente, en todo caso, en aquellas edificaciones catalogadas.

En todo caso se adoptará el sistema de señalización que perturbe en menor grado los ambientes y edificios de interés, reduciéndola a la mínima expresión tanto en señalización vertical como horizontal (pinturas sobre pavimentos) siempre que sea compatible con la normativa del Código de Circulación.

5.3.1.5 TENDIDOS Y ELEMENTOS DE INFRAESTRUCTURA Y SERVICIOS.

Dentro del suelo urbano, en las zonas de nueva urbanización, así como en las zonas consolidadas sobre las que se realicen actuaciones de reforma y/o mejora de la pavimentación de la calle correspondiente deberán enterrar todos los servicios, salvo imposibilidad técnica manifiesta y justificada, en cuyo caso será posible plantear otra solución consensuada con los servicios técnicos municipales.

En relación con la variación de los tendidos de línea como consecuencia de la aprobación de proyectos o planes aprobados por la Administración y según lo dispuesto en el artículo 154 del R.D. 1995/2000, de 1 de diciembre, la Administración competente sobre el proyecto o plan del que se derive la necesidad de variación de la línea, una vez que éste haya sido aprobado, abonará al titular de la línea el coste de la variante y los perjuicios ocasionados.

En los núcleos rurales las condiciones señaladas en el párrafo anterior tendrán la consideración de recomendaciones.

En los edificios de nueva planta; así como los afectados por cualquier grado de protección dentro del catálogo urbanístico, no se permitirán tendidos exteriores sobre fachadas, debiendo realizar los empotramientos necesarios.

En todos los casos se prohíbe la instalación de antenas en las fachadas visibles desde el espacio público y que supongan impacto visual sobre el mismo, como son las antenas de telefonía o las de televisión. La prohibición sobre las antenas de telefonía sólo afectará a aquellas con impacto importante y no a las antenas de pequeñas dimensiones.

Los sistemas de acondicionamiento de aire no podrán estar situados de forma que sobresalgan de los paramentos de fachada a la vía pública o espacios libres exteriores, ni constituir un elemento discordante en la estética de la fachada. Así, deberán estar ocultos por elementos integrados en la composición de la fachada tales como rejillas, celosías, etc.

5.3.1.6 OBRAS DE URBANIZACIÓN PARA MEJORA DE LA ESCENA Y AMBIENTES URBANOS.

El Ayuntamiento podrá declarar de urbanización especial determinadas calles, plazas o zonas con el fin de conservar la armonía del conjunto y los propietarios de edificios o solares enclavados en dichos lugares no podrán modificar las construcciones, ni edificar otras nuevas, sin someterse a cualquier ordenanza especial, que previos los requisitos reglamentarios pueda aprobarse en cada caso.

5.3.1.7 SERVIDUMBRES URBANAS.

El Ayuntamiento podrá instalar, suprimir o modificar a su cargo en las fincas, y los propietarios vendrán obligados a consentirlo, soportes, señales y cualquier otro elemento al servicio de la ciudad (placas de calles, señalización informativa, etc.).

5.3.1.8 SEÑALIZACIÓN DE CALLES Y EDIFICIOS.

Toda edificación deberá ser señalizada exteriormente para su identificación de forma que sea claramente visible de día y de noche desde el espacio público. Los servicios municipales señalarán los lugares en que deben exhibirse los nombres de las calles y deberán aprobar el tamaño, forma y posición de la numeración postal del edificio.

5.3.1.9 VEGETACIÓN.

Cuando una obra pueda afectar a algún ejemplar arbóreo público o privado, se indicará en la solicitud de licencia correspondiente señalando su situación en los planos topográficos de estado actual que se aporte.

En estos casos se garantizará que durante el transcurso de las obras se protegerán los troncos de los árboles o éstos en su conjunto con un adecuado recubrimiento que impida su lesión o deterioro.

El Ayuntamiento podrá exigir la inclusión de soluciones o la eliminación de ornamentaciones vegetales en pro de una disminución y racionalización del consumo de agua para riego.

5.3.1.10 PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS.

Se establece una banda de protección contra incendio de 100 metros de los límites de suelo de los núcleos rurales de más de diez viviendas y de 50 metros en los de diez viviendas o menos y a 200 metros de los de la Villa, medidos horizontalmente en perpendicular a dicha línea. En esta zona no se permitirá la plantación de arbolado con carácter de forestaciones maderables, exceptuando aquellas plantaciones tradicionales de arbolado con destino ornamental o de frutales. Esta norma podrá desarrollarse mediante ordenanza.

5.4 PROTECCIÓN DE AGUAS

5.4.1 LEGISLACIÓN SECTORIAL

Se enumera a continuación la legislación sectorial correspondiente sin perjuicio de aquellas disposiciones que las modifiquen o complementen:

• Directiva 2007/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de octubre de 2007, relativa a la evaluación y gestión de los riegos de inundación.

• Directiva 2000/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de octubre de 2000, por la que se establece un marco comunitario de actuación en el ámbito de la política de aguas.

• Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio, por el que aprueba el Texto Refundido de la Ley de Aguas, modificado por la Ley 11/2005, de 22 de junio y Real Decreto Ley 4/2007, de 13 de abril.

• Ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional, parcialmente modificada por Ley 11/2005, de 22 de junio.

• Reales Decretos 849/1986, de 11 de abril, modificado por R.D. 9/2008, de 11 de enero, y 927/1988, de 29 de julio, modificado por el R.D. 907/2007, de 6 de julio, que aprueban: el Reglamento de Dominio Público Hidráulico, y el Reglamento de Administración Pública del agua y Planificación Hidrológica, respectivamente.

• Real Decreto 1664/1998, de 24 de julio, de aprobación de los Planes Hidrológicos Norte I, Norte II, y Norte III.

• Orden de 13 de agosto de 1999, de publicación de las determinaciones de contenido normativo de los Planes Hidrológicos Norte I, Norte II y Norte III.

5.4.2 PROTECCIÓN DE CAUCES

Las normas de protección aplicables a los cauces públicos, serán las contenidas en la Ley de Aguas, Texto Refundido de la Ley de Aguas, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio y el Reglamento del Dominio Público Hidráulico, aprobado por Real Decreto 849/1986, de 11 de abril.

En cualquier caso, las condiciones de uso, especialmente dentro del Suelo No Urbanizable de especial protección Cauces, u otros que pudieran resultar afectados, estarán sujetas a las limitaciones establecidas por las leyes y reglamentos vigentes en materia de aguas, así como aquellas disposiciones que las modifiquen o que las sustituyan.

5.4.3 PROTECCIÓN GENERAL.

Constituyen el dominio público hidráulico del Estado, con las salvedades expresamente establecidas en la Ley:

1. Las aguas continentales, tanto las superficiales como las subterráneas renovables con independencia del tiempo de renovación.

2. Los cauces de corrientes naturales, continuas o discontinuas.

3. Los lechos de los lagos y lagunas y los de los embalses superficiales en cauces públicos.

4. Los acuíferos, a los efectos de los actos de disposición o de afección de los recursos hidráulicos.

5. Las aguas procedentes de la desalación de agua de mar.

Se entiende por álveo o cauce natural de una corriente continua o discontinua al terreno cubierto por las aguas en las máximas crecidas ordinarias.

Son de dominio privado los cauces por los que ocasionalmente discurran aguas pluviales en tanto atraviesen, desde su origen, únicamente fincas de dominio particular.

El dominio privado de estos cauces no autoriza para hacer en ellos labores ni construir obras que puedan hacer variar el curso natural de las aguas o alterar su calidad en perjuicio del interés público o de tercero, o cuya destrucción por la fuerza de las avenidas pueda ocasionar daños a personas o cosas.

Se entiende por riberas las fajas laterales de los cauces públicos situadas por encima del nivel de aguas bajas, y por márgenes los terrenos que lindan con los cauces.

Las márgenes están sujetas, en toda su extensión longitudinal:

1. A una zona de servidumbre de 5 metros de anchura, para uso público que se regulará reglamentariamente.

2. A una zona de policía de 100 metros de anchura en la que se condicionará el uso del suelo y las actividades que se desarrollen.

En las zonas próximas a la desembocadura en el mar, en el entorno inmediato de los embalses o cuando las condiciones topográficas o hidrográficas de los cauces y márgenes lo hagan necesario para la seguridad de personas y bienes, podrá modificarse la anchura de ambas zonas en la forma que reglamentariamente se determine.

No está permitido iniciar obras que afecten a la zona de dominio público hidráulico y sus zonas de protección, sin la preceptiva autorización administrativa previa del organismo de cuenca. Igualmente se deberá obtener autorización previa para el vertido de las aguas, tanto residuales domo pluviales, así como concesión si se prevén realizar captaciones de agua superficial o subterránea. Realizar obras, captaciones o vertidos, sin autorización administrativa previa, constituye infracción administrativa.

Las posibilidades edificatorias que comportan las delimitaciones de Núcleo rural contenidas en el presente PGO quedarán condicionadas a la justificación del cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 9 del Reglamento del Dominio Público Hidráulico respecto a la zona de flujo preferente (RD 846/1986, de 11 de abril, modificado por R.D. 9/2008, de 11 de enero).

Ver imagen de la disposición

Fig.: Protección de cauces (esquema orientativo)

5.4.4 PROTECCIÓN DE DESAGÜES NATURALES

En diversos puntos, discurren por el suelo clasificado como urbano o urbanizable por este PGO una serie de cauces que coinciden con las pequeñas vallonadas que conducen el agua de lluvia hacia las cotas bajas del municipio.

Estos cauces de corrientes naturales, continuas o discontinuas, quedan regulados por el Texto Refundido de la Ley de Aguas RDL 1/2001, y por el Reglamento del Dominio Público Hidráulico (RD 849/1986) que la desarrolla, por integrar el Dominio Público Hidráulico del Estado (artículo 2-b de la Ley).

Sobre estos terrenos se establecen las siguientes limitaciones:

1. La imposibilidad de realizar obras que alteren el desagüe natural a través de estos cauces, aun en tramos que atraviesen dominio privado.

2. En desarrollo del artículo 6-a de la mencionada Ley, se establece en la presente Normativa la prohibición de edificación en la franja longitudinal de servidumbre de cinco (5) metros de ancho a lo largo de las márgenes de los cauces, previendo su posible afección futura al dominio público.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Protección de desagües naturales

5.5 PROTECCIÓN DE LA RED DE CARRETERAS

5.5.1.1 LEGISLACIÓN SECTORIAL

Las carreteras que no siendo de titularidad del estado tengan su itinerario comprendido íntegramente en el territorio del Principado de Asturias están afectadas por la legislación sectorial correspondiente que se enumera a continuación sin perjuicio de aquellas disposiciones que las modifiquen o complementen:

• Ley del Principado de Asturias 8/2006, de 13 de noviembre, de Carreteras.

5.5.1.2 PROTECCIÓN GENERAL.

En lo referente a las condiciones de uso, así como a las pertinentes autorizaciones en las zonas de domino público, zona de servidumbre y zona de afección de las carreteras de la Red Autonómica del Principado de Asturias, se estará a lo dispuesto en los artículos 25, 26, 27 y 28 de la Ley del Principado de Asturias 8/2006, de 13 de noviembre, de Carreteras.

Las distancias, así como las líneas desde las que se refieren las mismas, relativas a las limitaciones a la propiedad de las redes de carreteras señaladas en la normativa vigente, prevalecerán sobre las señaladas en los planos de ordenación que tendrán, en todo caso, carácter orientativo.

En cualquier caso, las condiciones de uso, dentro del Suelo No Urbanizable de Infraestructuras afectado por el paso de carreteras estarán sujetas a las limitaciones establecidas por las leyes y reglamentos vigentes en materia de carreteras, así como aquellas disposiciones que las complementen, modifiquen o las sustituyan.

5.5.1.3 PROTECCIÓN DEL DOMINIO PÚBLICO DE LA CARRETERA Y LIMITACIONES A LA PROPIEDAD.

Las afecciones que ejerce la carretera sobre los terrenos colindantes son aquellas limitaciones de la propiedad derivadas de la aplicación de los artículos 25 y ss. de la citada Ley de Carreteras del Principado de Asturias, y que pueden esquematizarse, a modo orientativo, de la siguiente manera:

• La zona de dominio público, definida en el artículo 25 de la citada Ley de Carreteras del Principado de Asturias.

Son de dominio público los terrenos ocupados por las carreteras y sus elementos funcionales y una franja de terreno de ocho metros de anchura en autopistas, autovías y corredores, y de tres metros en el resto de las carreteras, a cada lado de la vía, medidos en horizontal y perpendicularmente al eje de la misma, desde la arista exterior de la explanación, sin perjuicio de lo establecido en los artículos 50 y ss. de la citada Ley para travesías y tramos urbanos.

• La zona de servidumbre, definida en el artículo 27 de la citada Ley de Carreteras del Principado de Asturias.

La zona de servidumbre de las carreteras consistirá en dos franjas de terreno a ambos lados de las mismas, delimitadas interiormente por la zona de dominio público y exteriormente por dos líneas paralelas a las aristas exteriores de la explanación, a una distancia de veinticinco metros en autopistas y autovías, de dieciocho metros en corredores, de ocho metros en el resto de las carreteras regionales y en las comarcales y de seis metros en las locales, medidas desde las citadas aristas.

• La zona de afección, definida en el artículo 28 de la citada Ley de Carreteras del Principado de Asturias.

La zona de afección de una carretera consistirá en dos franjas de terreno a ambos lados de la misma, delimitadas interiormente por la zona de servidumbre y exteriormente por dos líneas paralelas a las aristas exteriores de la explanación, a una distancia de cien metros en autopistas y autovías, de cincuenta metros en corredores, de treinta metros en el resto de las carreteras regionales y en las comarcales y de veinte metros en las locales, medidas desde las citadas aristas.

• La Línea Límite de Edificación, definida en el artículo 29 de la citada Ley de Carreteras del Principado de Asturias.

La línea límite de edificación se sitúa a cincuenta metros en autopistas y autovías, a veinticinco metros en corredores, a dieciocho metros en carreteras regionales no pertenecientes a las anteriores categorías, a diez metros en carreteras comarcales y a ocho metros en carreteras locales, a contar desde la arista exterior de la calzada más próxima, medidas en horizontal y perpendicularmente al eje de la misma. Se entiende que la arista exterior de la calzada es el borde exterior de la parte de la carretera destinada a la circulación de vehículos en general.

5.5.1.4 GRÁFICO ORIENTATIVO

Ver imagen de la disposición

Fig: Protección de carreteras (esquema orientativo)

5.5.1.5 CONDICIONES DE LAS EDIFICACIONES E INSTALACIONES COLINDANTES CON LAS CARRETERAS.

Se estará a lo dispuesto en el artículo 46 de la Ley del Principado de Asturias 8/2006, de 13 de noviembre, de Carreteras, que se reproduce a continuación, sin perjuicio de que hay podido ser objeto de modificación, ampliación o derogación.

Edificios e instalaciones colindantes con la carretera.

1. Además de cumplir las condiciones que, en cada caso sean exigibles según las características de la instalación, las edificaciones de nueva construcción deberán quedar siempre detrás de la línea límite de edificación. Delante de esta línea no se autorizarán más obras que las necesarias para viales, aparcamientos, isletas o zonas ajardinadas salvo lo expresado en los apartados siguientes. En la zona de servidumbre se podrán autorizar excepcionalmente zonas pavimentadas para viales o aparcamientos.

2. En los edificios existentes situados a menor distancia que la definida por la línea límite de edificación y que no presenten estado ruinoso son autorizables las obras de conservación, reforma interior y ornato exterior. Asimismo, podrán autorizarse, excepcionalmente y en precario delante de la línea límite de edificación, instalaciones ligeras, fácilmente desmontables, anejas y secundarias respecto a edificaciones existentes, así como cobertizos para aparcamientos, marquesinas para la parada de autobuses, puestos de socorro y otras similares de interés público.

En estos últimos casos se podrá ocupar, la zona de dominio público si resultara necesario. No obstante, la autorización estará supeditada a que queden garantizadas las condiciones de seguridad vial.

3. En los edificios e instalaciones que precisen rehabilitación estructural y se encuentren a menor distancia de la carretera que la definida por la línea límite de edificación, sólo serán autorizables excepcionalmente aquellos supuestos de interés público y social, así calificados, siempre que queden garantizadas las condiciones de seguridad vial.

4. En cuanto una construcción, por su estado ruinoso, pueda ocasionar daños a la carretera o constituir peligro para la circulación, la Consejería competente en materia de carreteras o el Ayuntamiento correspondiente adoptarán las medidas cautelares necesarias, debiendo incoar dicho Ayuntamiento un expediente de declaración de ruina y subsiguiente demolición, en su caso.

5.5.1.6 CARTELES DE PUBLICIDAD.

Se estará a lo dispuesto en el artículo 38 de la Ley del Principado de Asturias 8/2006, de 13 de noviembre, de Carreteras.

5.5.1.7 CIERRES DE PARCELA.

1. Toda autorización de cierres dentro de las zonas de protección de las carreteras deberá garantizar la seguridad vial y, en especial, las adecuadas condiciones de visibilidad, todo ello conforme al artículo 45 de la Ley 8/2006, de 13 de noviembre, de Carreteras del Principado de Asturias.

2. Los cierres dentro de la zona de dominio público en terrenos de propiedad privada, sólo se podrán autorizar en las carreteras de la red local en los siguientes supuestos:

a. Pantallas vegetales y no rígidas: Sólo en caso de que exista un talud de desmonte de más de dos metros de altura, medida sobre el borde de la calzada, retirándose el cerramiento una distancia mínima de un metro desde la arista exterior de la explanación.

b. Cierres diáfanos con alambre liso: Sólo en caso de que exista un talud de desmonte o de terraplén de más de un metro de altura, medida sobre el borde de la calzada, pudiéndose disponer el cerramiento en la arista exterior de la explanación. Si el talud fuese igual o inferior a un metro de altura, se podrá cerrar a una distancia mínima de un metro desde la arista exterior de la explanación.

c. Excepcionalmente, y siempre que queden garantizadas las exigencias del apartado 1, se podrán autorizar cierres de pantallas vegetales y no rígidas, a una distancia mínima de un metro desde la arista exterior de la explanación aun cuando no exista talud de desmonte o éste tenga una altura no superior a dos metros.

3. Podrán efectuarse en la zona de servidumbre cierres de seto vivo, de fábrica o diáfanos, atendiendo a las exigencias del apartado 1 dejando a salvo las limitaciones derivadas de la aplicación de la normativa urbanística o de cualquier otra regulación sectorial. En ningún caso la autorización del cierre supondrá la facultad de obstaculizar la entrada a las zonas de protección de la carretera, ni su posible ocupación a efectos del cumplimiento de sus finalidades para el servicio de la misma.

4. Si la carretera discurre a través de un núcleo rural, reconocido como tal en el presente PGO, en donde existen cierres estrechamente vinculados a las edificaciones del núcleo, se podrán autorizar cerramientos de fábrica, celosía o de cualquier otra clase, sin que en ningún caso afecten a la seguridad vial, siempre que tengan las mismas dimensiones y alineaciones que los ya existentes, vistos desde la carretera y sean de los mismos materiales que aquéllos.

5. Las autorizaciones, así concedidas, se entenderán otorgadas en precario en el caso del apartado 2.c de este artículo.

5.5.1.8 EXCEPCIONES EN TRAMOS URBANOS.

Se considera tramo urbano de una carretera aquél que atraviesa o limita con el suelo clasificado como urbano por el presente PGO.

Se considera travesía la parte de tramo urbano en la que existan edificaciones consolidadas al menos en las dos terceras partes de su longitud y un entramado de calles en, al menos, uno de los márgenes.

1. Reducción de distancias.

a. Travesías.

En travesías con frentes de fachada consolidados por la edificación, el presente PGO establece las alineaciones oficiales de parcela y de edificación en continuidad con la realidad consolidada, conforme a lo indicado gráficamente en los planos de ordenación. Ello implica, en algunos casos, la reducción de la distancia entre la carretera y la Línea de Edificación, así como la autorización de construcciones y cerramientos de parcela en la zona de servidumbre, con arreglo a las condiciones de la zona de ordenanza correspondiente.

b. Resto de tramos urbanos.

En el resto de tramos urbanos, el presente PGO establece las alineaciones de edificación y parcela conforme al régimen general, sin plantear reducción alguna de distancias. La determinación de estas alineaciones se recoge gráficamente en los planos de ordenación.

c. Núcleos rurales.

En la zona categorizada como Núcleo Rural, el PGO se establecen las alineaciones en los planos de ordenación en las mismas condiciones que para las travesías en suelo urbano según el epígrafe a) del presente apartado.

5.5.1.9 SUELO URBANIZABLE.

Cuando una carretera atraviese o limite con un sector de suelo clasificado como Suelo Urbanizable por el presente PGO, el instrumento de desarrollo que establezca su ordenación detallada deberá establecer las alineaciones y calificaciones de suelo adecuadas a las limitaciones impuestas por el régimen general de estas vías en las zonas de dominio público, servidumbre, afección y línea de edificación.

5.5.1.10 PARCELACIÓN DE FINCAS.

En virtud del artículo 34 de la Ley del Principado de Asturias 8/2006, de 13 de noviembre, de Carreteras, el órgano competente para la aprobación de una parcelación urbanística, que afecte a una determinada carretera, deberá recabar informe con carácter previo a su concesión, al titular de la carretera sobre los accesos a la misma.

5.6 PROTECCIÓN DE LOS CAMINOS.

Las construcciones e instalaciones se situarán con respecto a cualquier camino o senda que no merezca la consideración de carreta ni de vía pecuaria, a la distancia mínima más desfavorable de las que se señalan a continuación en función del tipo de obra:

1. Cierres de parcela:

Se situarán a la distancia que resulte mayor de las que se señalan a continuación:

a. A un metro del límite exterior del camino o senda.

b. A cuatro metros del eje del camino o senda.

Los terrenos exteriores a las mismas serán objeto de cesión gratuita al Ayuntamiento.

2. Otras construcciones:

El resto de construcciones e instalaciones de nueva planta, o la ampliación de las existentes, salvo los cierres de parcela señalados en el apartado anterior:

a. A tres metros del límite exterior del camino o senda.

b. A seis metros del eje del camino o senda.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Protección de los caminos

5.7 VÍAS PECUARIAS.

5.7.1 DEFINICIÓN Y CLASIFICACIÓN

Las vías pecuarias son las rutas o itinerarios por donde discurre o ha venido discurriendo tradicionalmente el tránsito ganadero. Su naturaleza jurídica es de bienes de uso y dominio público, recayendo su titularidad sobre las Comunidades Autónomas.

Se regirán por la Ley 3/1995, de 23 de marzo, de Vías Pecuarias y su normativa estatal y autonómica de desarrollo.

Dicha ley establece los siguientes tipos de vías pecuarias:

1. Cañadas: Aquellas vías cuya anchura no exceda de los 75 m.

2. Cordeles: Aquellas vías cuya anchura no exceda de los 37,5 m.

3. Veredas: Aquellas vías cuya anchura no exceda de los 20 m.

Las vías pecuarias podrán ser destinadas, además de al tránsito ganadero, a otros usos compatibles y complementarios en términos acordes con su naturaleza y sus fines, dando prioridad al tránsito ganadero y otros usos rurales, e inspirándose en el desarrollo sostenible y el respeto al medio ambiente, al paisaje y al patrimonio natural y cultural.

5.7.2 RÉGIMEN NORMAL

En Suelo No Urbanizable, así como en Suelo Urbanizable mientras no se establezca su ordenación detallada, las construcciones e instalaciones se situarán a la distancia que resulte mayor de las que se señalan a continuación en función del tipo de obra:

1. Cierres de parcela:

Se situarán una distancia de dos metros del límite exterior de la vía, según su deslinde, o en su defecto, de la anchura máxima señalada por la legislación sectorial.

2. Otras construcciones:

El resto de construcciones e instalaciones de nueva planta, o la ampliación de las existentes, salvo los cierres de parcela señalados en el apartado anterior se situarán una distancia de cinco metros del límite exterior de la vía, según su deslinde, o en su defecto, de la anchura máxima señalada por la legislación sectorial.

Las distancias señaladas se entenderán como un mínimo absoluto, sin perjuicio de cualquier otra limitación que fuese aplicable en cada caso concreto.

En el supuesto de que no se haya producido el deslinde, las distancias mínimas establecidas en el mismo podrían reducirse si hubiese una autorización expresa al respecto por parte de la Administración Autonómica competente.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Protección de las vías pecuarias

5.7.3 RÉGIMEN EXCEPCIONAL EN SUELO URBANO

Se considera tramo urbano de una vía pecuaria aquel que atraviesa o limita con el suelo clasificado como urbano por el presente PGO.

1. Reducción de distancias.

a. En tramos urbanos con frentes de fachada consolidados por la edificación, el presente PGO establece las alineaciones oficiales de parcela y de edificación en continuidad con la realidad consolidada, conforme a lo indicado gráficamente en los planos de ordenación. Ello implica, en algunos casos, la reducción de la distancia de protección, así como la autorización de construcciones y cerramientos de parcela dentro del ámbito de la vía, con arreglo a las condiciones de la zona de ordenanza correspondiente.

2. Autorizaciones.

a. En tramos urbanos, las competencias para otorgar autorizaciones y licencias se reparten de la siguiente manera:

— En la anchura declarada por el acta de clasificación: La competencia corresponde al Ayuntamiento, previo informe favorable del organismo autonómico competente.

— Zona de protección: La competencia corresponde al Ayuntamiento, cuando esté definitivamente aprobado el planeamiento urbanístico.

5.7.4 RÉGIMEN EXCEPCIONAL EN SUELO URBANIZABLE

Cuando una vía pecuaria atraviese o limite con un sector de suelo clasificado como Suelo Urbanizable por el presente PGO, el Plan Parcial que desarrolle su ordenación deberá establecer las alineaciones y calificaciones de suelo adecuadas a las limitaciones impuestas por el régimen general de estas vías.

Se permitirá la consideración de la vía como viario integrado del sector, si bien será preferible su tratamiento vinculado a los Espacios Libres en consonancia con el tratamiento natural de la vía.

a. Cualquier modificación del trazado estará a lo dispuesto en la legislación vigente.

5.8 MONTES DE UTILIDAD PÚBLICA.

5.8.1 DEFINICIÓN Y CLASIFICACIÓN

Los Montes de Utilidad Pública son aquellos incluidos en el Catálogo de Montes de Utilidad Pública del Principado de Asturias.

Se regirán por la Ley del Principado 3/2004, de 23 de noviembre, de Montes y Ordenación Forestal.

5.9 PROTECCIÓN DE GASODUCTOS Y OLEODUCTOS.

Se respetarán las siguientes condiciones.

1. Prohibición de efectuar trabajos de arada o similares a una profundidad superior a cincuenta centímetros, así como de plantar árboles o arbustos a una distancia inferior a dos metros a contar del eje de la tubería.

2. Prohibición de realizar cualquier tipo de obras, construcción, edificación, o ejecutar acto alguno que pudiera dañar o perturbar el buen funcionamiento de las instalaciones, a una distancia inferior a diez metros del eje del trazado, a uno y otro lado del mismo.

Esta distancia podrá reducirse siempre que se solicite expresamente y se cumplan las condiciones que en cada caso fije el Órgano competente de la Administración.

3. Libre acceso del personal y equipos necesarios para poder mantener, reparar o renovar las instalaciones, con pago, en su caso de los daños que se ocasionen.

4. Posibilidad de instalar los hitos de señalización o delimitación y los tubos de ventilación.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Afección de gasoductos y oleoductos (esquema orientativo)

5.10 PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL Y NATURAL.

5.10.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS DE PROTECCIÓN

En desarrollo de lo establecido en el artículo 9 de la LPCA los bienes que conforman el Patrimonio Cultural de Asturias se protegerán en el presente PGO mediante su integración en el Catálogo Urbanístico en la categoría correspondiente de entre las siguientes:

1. Bienes de Interés Cultural, considerados como aquellos bienes más relevantes del Patrimonio Cultural que, por su valor singular, se declaren como tales mediante Decreto del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias.

2. Bienes incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, considerados como aquellos bienes muebles e inmuebles que, por sus notables valores deban ser especialmente preservados y conocidos y estén incluidos en el citado Inventario, salvo en aquellos casos en que proceda su declaración como Bienes de Interés Cultural.

3. Bienes incluidos en los Catálogos Urbanísticos, considerados como aquellos bienes muebles e inmuebles que, por su interés histórico, artístico, arqueológico, etnográfico, o de cualquier otra naturaleza cultural, merezcan conservación y defensa, aun cuando no tengan relevancia suficiente para ser declarados Bienes de Interés Cultural o incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias.

4. Patrimonio Etnográfico considerado como aquellas expresiones relevantes o de interés histórico de las culturas y formas de vida tradicionales, desarrolladas colectivamente y basadas en conocimientos y técnicas transmitidos consuetudinariamente, esencialmente de forma oral.

5. Patrimonio Histórico Industrial considerado como aquellos bienes muebles e inmuebles que constituyen testimonios significativos de la evolución de las actividades técnicas y productivas con una finalidad de explotación industrial y de su influencia sobre el territorio y la sociedad

6. Patrimonio Arqueológico considerado como aquellos bienes, localizados o no, cuyo estudio mediante el uso de una técnica arqueológica, pueda proporcionar información histórica significativa. Se consideran también como parte del Patrimonio Arqueológico los objetos y muestras de interés paleontológico que hayan sido separados de su entorno natural o deban ser conservados fuera de él y los elementos geológicos y paleontológicos de interés por su relación con la historia del hombre y sus orígenes.

7. Patrimonio Natural considerado aquellos espacios o áreas que contengan elementos y sistemas naturales de interés público relevante, aún cuando no gocen de protección especial con arreglo a la legislación sectorial específica.

5.10.2 RÉGIMEN GENERAL DE PROTECCIÓN

Las normas de protección aplicables al patrimonio cultural, serán las contenidas en la Ley 16/1985, de 25 de junio, de Patrimonio Histórico Español, en la Ley 1/2001, 6 de marzo, de Patrimonio Cultural del Principado de Asturias, en la Legislación de Ordenación del Territorio que le afecte, así como aquellas disposiciones que las complementen, modifiquen o las sustituyan.

En particular los bienes integrantes del patrimonio cultural deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en los artículos 28 a 49 de la LPCA.

Igualmente resultarán de aplicación las determinaciones establecidas en el presente PGO así como las señaladas en los Catálogos Urbanísticos que se redacten.

Con carácter transitorio y con vistas a la protección preventiva de bienes resulta de aplicación la DT3.ª de la LPCA durante su período de vigencia en todos los regímenes que se vean afectados por la misma.

5.10.3 REGÍMENES ESPECÍFICOS DE PROTECCIÓN

La protección del patrimonio cultural se realizará mediante su inclusión en alguna de las categorías citadas anteriormente y la aplicación del régimen de protección que le corresponda según la siguiente clasificación, y en todo caso mediante la aplicación de las normas contenidas en la LPCA y el presente PGO:

1. Régimen específico de los Bienes de Interés Cultural

2. Régimen específico de los Bienes incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias

3. Régimen específico de los Bienes incluidos en los Catálogos Urbanísticos

4. Régimen específico del Patrimonio Etnográfico

5. Régimen específico del Patrimonio Histórico Industrial

6. Régimen específico del Patrimonio Arqueológico

7. Régimen específico del Patrimonio Natural

De conformidad con las categorías establecidas los bienes integrantes del patrimonio cultural podrán protegerse mediante la aplicación de las medidas contempladas en los siguientes regímenes específicos:

5.10.3.2 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DE LOS BIENES DE INTERÉS CULTURAL.

Los Bienes de Interés Cultural deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en el apartado 5.10.2 de esta normativa y el específico señalado en los artículos 50 a 58 de la LPCA.

5.10.3.3 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DE LOS BIENES INCLUIDOS EN EL INVENTARIO DEL PATRIMONIO CULTURAL DE ASTURIAS.

Los Bienes incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en el apartado 5.10.2 de esta normativa y el específico señalado en los artículos 59 y 60 de la LPCA.

De acuerdo con lo establecido en el Régimen General de Protección, con carácter transitorio y con vistas a la protección preventiva de bienes se aplicará la DT3.ª3 de la LPCA durante su período de vigencia.

5.10.3.4 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DE LOS BIENES INCLUIDOS EN LOS CATÁLOGOS URBANÍSTICOS.

En correspondencia con lo establecido en el artículo 27.1 de la LPCA el Ayuntamiento vendrá obligado a la inclusión en Catálogos Urbanísticos de aquellos elementos que cumplan con las condiciones señaladas en el apartado 5.10.1.3 de la presente normativa.

Los Bienes incluidos en los Catálogos Urbanísticos que se aprueben deberán ser conservados con sujeción al régimen establecido en el correspondiente instrumento que se redacte.

Los Catálogos Urbanísticos respetarán la estructura planteada a continuación, sin perjuicio de limitarse específicamente a cualquiera de sus partes, de desarrollar alguna de ellas únicamente o de establecer nuevas categorías adicionales:

1. Bienes de Interés Cultural

2. Bienes incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias

3. Elementos del Patrimonio Arquitectónico

4. Elementos del Patrimonio Etnográfico

5. Elementos del Patrimonio Histórico Industrial

6. Elementos del Patrimonio Arqueológico

7. Elementos del Patrimonio Natural

En relación con el resto de determinaciones que afectan a su redacción se estará a lo dispuesto en los artículos 205 a 211 del ROTU.

De acuerdo con lo establecido en el Régimen General de Protección, con carácter transitorio y con vistas a la protección preventiva de bienes se aplicará la DT3.ª2 de la LPCA durante su período de vigencia.

5.10.3.5 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO ETNOGRÁFICO

Los elementos integrantes del Patrimonio Etnográfico deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en el apartado 5.10.2 de esta normativa y el específico señalado en los artículos 69 a 75 de la LPCA.

5.10.3.6 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO HISTÓRICO INDUSTRIAL

Los elementos integrantes del Patrimonio Histórico Industrial deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en el apartado 5.10.2 de esta normativa y el específico señalado en los artículos 76 a 78 de la LPCA.

5.10.3.7 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO ARQUEOLÓGICO

Los elementos integrantes del Patrimonio Arqueológico deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en el apartado 5.10.2 de esta normativa y el específico señalado en los artículos 61 a 68 de la LPCA.

El régimen de protección es el definido en el artículo 62 de la LPCA, que sin perjuicio de su posible modificación, se reproduce a continuación:

1. La protección del Patrimonio Arqueológico podrá llevarse a cabo por medio de su declaración como Bien de Interés Cultural o a través de su inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias y, en cualquier caso, mediante la aplicación de las reglas específicas contenidas en la LPCA.

2. A los espacios afectados por la existencia de bienes integrantes del Patrimonio Arqueológico y a los Espacios Arqueológicos definidos en el artículo 65 de la LPCA se les dispensará la máxima protección posible en aplicación del artículo 5.10.4 de la presente normativa.

El régimen de autorización de intervenciones es el definido en el artículo 63 de la LPCA, que sin perjuicio de su posible modificación, se resume a continuación:

1. La realización de actividades arqueológicas en el ámbito territorial del Principado de Asturias precisará autorización previa y expresa de la Consejería de Educación y Cultura.

2. Para el otorgamiento de la autorización a que hace referencia el apartado 1 anterior es preciso que junto a la solicitud se acompañe un proyecto detallado de la intervención a realizar. Se incluirá asimismo una justificación de la conveniencia de la actividad desde el punto de vista de la gestión del suelo o de su interés científico, y de la idoneidad técnica y científica de los directores.

3. Serán ilícitas las actuaciones arqueológicas realizadas sin la preceptiva autorización, o las realizadas contraviniendo los términos de ésta, incluyendo aquellas que se realicen en el lugar donde se haya producido un hallazgo casual de objetos arqueológicos, con posterioridad a éste, o en yacimientos arqueológicos conocidos.

4. En los casos en que se haga necesaria una actuación arqueológica como consecuencia de cualquier tipo de obras que afecten a lugares donde se conozca o se presuma la existencia de restos arqueológicos, corresponderá al promotor de las mismas la presentación y ejecución de un proyecto arqueológico adecuado, de acuerdo con lo que se establece en el apartado 2 anterior.

5.10.3.8 RÉGIMEN ESPECÍFICO DE PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO NATURAL

Los elementos integrantes del Patrimonio Natural deberán ser conservados con sujeción al régimen de protección general previsto en la legislación Medio Ambiental y de Ordenación del Territorio.

Se deberán tener en consideración las siguientes disposiciones legales sin perjuicio de otras nuevas que las sustituyan, modifiquen o complementen:

1. Normativa para la protección de las especies:

a. Decreto 32/1990, Especies Amenazadas de la Fauna Vertebrada del Principado de Asturias

b. Real Decreto 439/1990, Catálogo Nacional de Especies Amenazadas

c. Decreto 65/95, Especies Amenazadas de la Flora del Principado de Asturias

d. Directiva 79/409/CEE, Aves Silvestres

e. Decreto 155/2002, Plan de Gestión del Lobo

f. Decreto 9/2002, Plan de Recuperación del Oso Pardo

2. Normativa para la protección y el régimen de usos de los espacios

a. Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres

b. Ley 5/1991, de 5 de abril, de Protección de los Espacios Naturales

c. Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre, por el que se establecen medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats naturales de la fauna y flora silvestres.

d. Ley 40/1997, de 5 de noviembre, sobre reforma de la Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres.

e. Acuerdos del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias de fechas 18 de diciembre de 1997 y de 28 de mayo de 1999.

El régimen de protección será el siguiente:

1. La protección del Patrimonio Natural podrá llevarse a cabo a través de la declaración como Bien de Interés Cultural de los bienes que lo integran, de su inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, o en los Catálogos Urbanísticos, y mediante la aplicación en cualquier caso de las normas específicas contenidas en el presente PGO, en los Catálogos de Protección, o que desarrollen sus principios a través de la normativa de ordenación territorial, medio ambiental o de cualquier otra naturaleza que establezcan las Administraciones Públicas.

5.10.4 NIVELES DE PROTECCIÓN

Sin perjuicio del desarrollo que, en su caso, establezcan los Catálogos Urbanísticos que se aprueben, los niveles de protección se ajustarán a lo dispuesto en el artículo 205 del ROTU y a lo establecido en los apartados siguientes.

Su régimen mínimo será, igualmente, el establecido en el ROTU, según la siguiente correspondencia:

1. Nivel de Protección Integral: artículo 208 del ROTU

2. Nivel de Protección Parcial: artículo 209 del ROTU

3. Nivel de Protección Ambiental: artículo 210 del ROTU

5.10.4.2 NIVEL DE PROTECCIÓN 1. PROTECCIÓN INTEGRAL

Elementos a los que se aplica.

1. A los bienes declarados de Interés Cultural con arreglo a la legislación de Patrimonio o con expediente de declaración incoado. El perímetro de protección será el señalado expresamente en la declaración o, en su defecto, con los que se señalan en la cartografía del presente PGO.

2. Los elementos incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias.

3. Con carácter preventivo y transitorio, todos los bienes señalados en la DT3.ª de la LPCA, en tanto no venza el plazo señalado en la misma.

4. Edificios o partes de los mismos, construcciones y elementos singulares de excepcional valor arquitectónico y significación cultural o ciudadana.

5. Espacios públicos que constituyen ámbitos de excepcional valor significativo por su configuración, calidad del conjunto de la edificación y tradición.

Actuaciones autorizables.

1. Se permitirán solamente las actuaciones encaminadas a la conservación y puesta en valor del edificio, elemento, espacio o agrupación catalogado. Se permite excepcionalmente la ubicación del uso o usos que, siendo compatibles con sus características y condiciones originales, garanticen mejor su permanencia.

2. En consecuencia se permiten solamente con carácter general y preferente, sobre los bienes así catalogados, las obras de conservación, consolidación y restauración tendente a la conservación integral exterior e interior de los elementos originales, en los términos definidos en este PGO, con prohibición expresa de todas las demás. Las aportaciones sucesivas de cada restauración deberán diferenciarse o documentarse, a efectos de investigación, de la obra original.

3. Excepcionalmente se permitirán actuaciones de rehabilitación, en los términos definidos en este PGO, si la permanencia del edificio implicara necesariamente un cambio de uso y el nuevo a implantar así lo exigiera, en cuyo caso la concesión de licencia de obras irá precedida del informe favorable de la Consejería competente en materia de Cultura.

4. Cualquier obra o actuación que afecte a cualquier elemento objeto de protección integral de conformidad con lo dispuesto en el artículo anterior, requerirá autorización de la Consejería competente en materia de Cultura. Los traslados de hórreos y paneras anteriores a 1900, aunque se pretenda ubicarlos dentro de la misma parcela, requerirá autorización de la mencionada Consejería.

Actuaciones prohibidas.

1. Se prohíben expresamente las actuaciones de los particulares y empresas concesionarias de servicios relativas a fijación de elementos extraños a la naturaleza del propio elemento catalogado en este grado de protección, tales como tendidos aéreos de redes eléctricas o de comunicaciones, señalización de tráfico, báculos de alumbrado, rótulos publicitarios, toldos, antenas de telefonía, etc.

2. Los elementos de señalización de las actividades que el elemento albergue, los de alumbrado de sus inmediaciones, y todos los restantes aludidos en el párrafo anterior en caso de que se consideren necesarios, se diseñarán expresamente dentro del espíritu de respeto al elemento catalogado, a su carácter y a su entorno, e irán fijados sobre báculos o paramentos de soporte independientes de los que conforman las fachadas del elemento catalogado.

3. No se permitirán ni se concederán licencias a ninguna edificación de nueva planta, ni para cualquier tipo de obra de actuación que suponga la ampliación o añadido de las edificaciones existentes así catalogadas.

Condiciones de los usos.

1. La inclusión de un edificio o parte del mismo en esta categoría supone el mantenimiento de los usos actuales, excepto en los siguientes supuestos:

a. Actividades molestas, cuando resulten claramente inconvenientes para el mantenimiento de las características que motivaron la catalogación del edificio, o cuando demostrasen ser claramente inconvenientes para las actividades en su entorno inmediato o cuando no sea posible la eliminación de las molestias.

b. Actividades nocivas o insalubres de acuerdo a lo regulado en la legislación vigente.

c. Actividades privadas no residenciales cuando se trate de transformarlas a usos residenciales o públicos.

d. Actividades privadas residenciales cuando se trate de transformarlas a usos dotacionales.

e. Actividades públicas cuando se trae de permutarlas entre sí o cuando se trate de transformar usos no dotaciones en dotacionales.

f. En ningún caso para los elementos etnográficos de interés anteriores a 1900.

5.10.4.3 NIVEL DE PROTECCIÓN 2. PROTECCIÓN PARCIAL.

Elementos a los que se aplica

1. Se aplica a aquellos elementos, edificios y agrupaciones singulares por su valor histórico o artístico, o su calidad arquitectónica, constructiva o tipológica, de obligada conservación, asignables a una etapa estilística histórica y que constituyen hitos significativos por su perdurabilidad y valor cultural extraordinario en el contexto rural, así como por contener parcialmente elementos de especial valor, se singularizan dentro del conjunto.

Actuaciones autorizables.

1. Las obras a efectuar en elementos sometidos a este grado de protección, serán las tendentes a su conservación mejorando sus condiciones de habitabilidad o uso, manteniendo su configuración estructural, su envolvente exterior y sus elementos significativos.

2. Se permiten con carácter general y preferente, las obras autorizadas para la protección integral, así como las obras de acondicionamiento, rehabilitación y reestructuración, con prohibición expresa de todas las demás.

3. Las nuevas actuaciones no podrán alterar la estructura tradicional, ni eliminar los elementos significativos, ni introducir adiciones disconformes con las características originales del edificio. Se deberán respetar los materiales existentes, tomando medidas para su conservación; cuando ello no sea posible se procederá a su reconstrucción o sustitución con o por materiales idénticos los originales.

4. Se prohíbe expresamente la fijación de elementos superpuestos, señalización y tendidos aéreos de redes de servicios urbanos.

5. El diseño de las muestras publicitarias y de los elementos de alumbrado público guardará el mismo respeto al carácter del elemento catalogado y a su entorno de los exigidos para la protección integral.

Condiciones de los usos.

1. La inclusión de un edificio o parte de él en el nivel de protección parcial supone el mantenimiento de los usos actuales, salvo en los siguientes supuestos:

a. Actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas de acuerdo a lo regulado en la legislación vigente.

b. Actividades contrarias a las ordenanzas que sean de aplicación al edificio en cuestión, cuando se trate de obras de reestructuración.

2. Sólo podrá autorizarse el uso del garaje cuando el acondicionamiento del acceso no afecte a ninguno de los elementos de la fachada.

5.10.4.4 NIVEL DE PROTECCIÓN 3. PROTECCIÓN AMBIENTAL.

Elementos a los que se aplica.

1. Se aplica a los siguientes bienes

a. Edificios que aislados o en conjunto conforman tramos o áreas de calidad y destacado nivel cualitativo, en buen o regular estado de conservación, aún cuando individualmente no presenten notables valores arquitectónicos, o sus singularidades son de carácter parcial, referidos a partes o elementos aislados.

b. Edificios que situados en áreas de calidad media o escasa, incluso presentando mal estado de conservación, reúnen constantes tipológicas interesantes.

c. Espacios de calidad destacada.

Actuaciones autorizables.

1. Las obras que se efectúen en los edificios, elementos o conjuntos afectados de este grado de protección tendrán por objeto adecuarlos a los usos y costumbres actuales sin pérdida de los valores ambientales y tipológicos que poseen, conservando la tipología de la estructura sustentante y de las partes o elementos de significativo valor, como corredores, escudos, aleros, etc.

2. Sobre los bienes así catalogados se permitirán las obras autorizadas en los niveles de protección integral y parcial y además la de Reestructuración cuando reúna las siguientes condiciones:

a. No existir determinaciones de protección de parcela contrarias a la reestructuración solicitada.

b. Que se cumplan las condiciones de ocupación fijadas para el uso a que se destine en la categoría de suelo en que se ubique.

c. En las obras de reestructuración no se establecen limitaciones a las actuaciones que afecten al interior de la edificación, tanto en sus aspectos de distribución como de su estructura. En todo caso, se mantendrán aquellos elementos tipológicos de interés.

Actuaciones prohibidas.

1. En relación con la fijación de elementos superpuestos, se repite para este grado de protección ambiental, la prohibición relativa a tendidos aéreos que se aplica a los grados anteriores y en cuanto a la señalización, publicidad y alumbrado, el diseño deberá asimismo orientarse al mantenimiento de los valores ambientales propios de esta protección.

5.10.5 ESPECIALIDADES DE LOS TIPOS DE ACTUACIONES SOBRE LA EDIFICACIÓN

En desarrollo de las diferentes clases de obras de edificación definidas en el apartado 7.3 del presente PGO se establecen las especialidades de los tipos de actuación cuando estos se realicen sobre los bienes integrantes del Patrimonio Cultural.

Las diferentes categorías de protección para la edificación y el espacio urbano establecidas en el apartado anterior, requieren la consideración de distintas políticas de intervención en relación a sus características arquitectónicas, su estado de conservación, así como las necesidades de mejora de su calidad y habitabilidad.

En este sentido, en el presente apartado se definen los tipos de obras o intervenciones posibles sobre un elemento, a los efectos de establecer la gradación de protecciones en función de los tipos de obras permitidas dentro de cada protección.

5.10.5.1 RESTAURACIÓN (según definición del apdo. 7.3.1)

Estas actuaciones no podrán modificar las características tipológicas, de ordenación espacial, volumétrica o morfológicas del bien, más allá de los indispensable para poner en valor el elemento.

5.10.5.2 CONSERVACIÓN Y MANTENIMIENTO (según definición del apdo. 7.3.2)

Estas actuaciones no podrán utilizar técnicas o materiales distintos de los originales que dieran lugar a cambios de colores o texturas.

5.10.5.3 CONSOLIDACIÓN (según definición del apdo. 7.3.3)

Se optará, en todo caso, por la solución menos lesiva para los valores culturales y de aquellos que faciliten la lectura e interpretación del elemento protegido.

Estarán prohibidas las actuaciones que supongan modificación de las características tipológicas, de ordenación espacial, volumétrica, morfológicas, más allá de lo indispensable para cumplir sus objetivos de estabilidad.

Si la consolidación incluyera necesariamente la utilización de materiales distintos de los originales, ya sea en la colocación de refuerzos o en la sustitución de elementos completos, se aportará como documentación complementaria la que describa y justifique la solución proyectada en comparación con la de partida, que expresará suficientemente las implicaciones de funcionamiento estructural, compositivas, estéticas, formales y funcionales e la sustitución.

5.10.5.4 ACONDICIONAMIENTO (según definición del apdo. 7.3.4)

No se establecen medidas excepcionales.

5.10.5.5 REHABILITACIÓN Y REFORMA (según definición del apdo. 7.3.5)

Estas obras conservarán sustancialmente las condiciones originales en todo lo que afecta a su envolvente exterior, a su configuración general y estructura básica original y a los demás elementos significativos que lo singularicen o lo caractericen como de una determinada época o tipología.

Se incluyen, entre otras, actuaciones tales como cambios de distribución interior en las partes no significativas o estructurantes, refuerzos o sustituciones de estructura para soportar mayores cargas, cambios en la decoración de las partes no significativas e incorporación de nuevas instalaciones o modernización de las existentes.

Si la rehabilitación incluyera necesariamente el refuerzo de estructuras portantes interiores como muros de carga, forjados o pies derechos, se aportará como documentación complementaria una justificación razonada en el proyecto.

5.10.5.6 REESTRUCTURACIÓN (según definición del apdo. 7.3.6)

Las obras de reestructuración revisten carácter excepcional y su necesidad frente a la rehabilitación deberá estar justificada y razonada.

5.10.5.7 DEMOLICIÓN O ELIMINACIÓN (según definición del apdo. 7.3.7)

Las obras de demolición o derribo sobre elementos catalogados no posibilitarán, bajo ningún concepto, el aumento de la superficie construida original y responderán exclusivamente a uno de los supuestos siguientes:

1. La demolición se engloba en una obra de restauración, rehabilitación o reestructuración y afecta solamente a aquellas partes del elemento catalogado no consideradas significativas y de obligada conservación por el grado de protección y tipo de obras correspondientes.

2. Las partes a demoler, o la totalidad del edificios en su caso, cuentan con declaración de estado de ruina irrecuperable.

5.10.5.8 OBRA NUEVA (según definición del apdo. 7.3.8)

A los fines de garantizar la debida adaptación de las nuevas edificaciones a las ya existentes y a su entorno podrá exigirse la aportación, en el proyecto técnico correspondiente, de los documentos necesarios para justificar el posible impacto visual respecto de las calles o plazas a aquellas dieran frente u otros puntos significativos que permitieran su vista.

5.10.6 RELACIÓN UNITARIA DE ELEMENTOS DE INTERÉS CULTURAL Y/O NATURAL

Se incluyen a continuación, en desarrollo del artículo 130.g), y con carácter no vinculante, la relación de elementos unitarios que deberán ser conservados o recuperados por sus valores culturales o naturales y que podrán ser desarrollados por los Catálogos Urbanísticos que se redacten. Para ello se ha desarrollado, con carácter orientativo, la estructura propuesta en la normativa anterior, de tal forma que los Catálogos Urbanísticos que se redacten, podrán alterarla o completarla de forma justificada.

1. Se establece una primera clasificación en las distintas categorías establecidas en los tres primeros epígrafes del apartado 5.10.1 de este PGO.

2. En segundo lugar se divide en diferentes tipos de protección.

3. En tercer y último lugar por los elementos protegidos.

CATEGORÍAS DE PROTECCIÓN

B

Bienes de Interés Cultural

I

Bienes incluidos en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias

C

Bienes catalogables

Categorías de protección

Tipos

Elementos

CATEGORÍAS DE PROTECCIÓN

CH

Conjunto Histórico (BIC)

SH

Sitio Histórico (BIC)

ZA

Zona Arqueológica s(BIC)

JH

Jardín Histórico (BIC)

MO

Monumento (BIC)

CO

Conjunto

Conjuntos urbanos

Núcleos Rurales

Áreas de Poblamiento Tradicional

YA

Yacimiento Arqueológico

Villas

Castros

Estructuras funerarias

Estructuras de habitación

Petroglifos

Minas

Hallazgos aislados

PN

Patrimonio natural

Espacio Natural – Parques Naturales

Espacio Natural - Reservas Naturales

Espacio Natural - Monumentos Naturales

Espacio Natural - Paisajes Protegidos

Lugares de Interés Comunitario

Zonas de Especial Protección para las Aves

Montes de Utilidad Pública

Planes de recuperación

Brañas

Hábitats

Espacios de Interés

Elementos Naturales

EA

Elemento Arquitectónico

Capillas e Iglesias

Castillos

Torres

Palacios

Equipamientos

Residencial

EL

Espacios libres

Jardines

Parques

Espacios públicos

EE

Elemento Etnográfico

Vivienda rural

Ermitas y Capillas

Hórreos

Paneras

Molinos

Mazos

Ferrerías/Fraguas

Puente de piedra/madera

Fuentes

Lavaderos

Palomares

Abrevaderos

Batanes

Otros elementos

ES

Elementos singulares

Escudos

Cruces

Panteones

Elementos singulares de la edificación

Otros elementos

EI

Elemento Histórico Industrial

Obras de ingeniería

Edificios industriales

Otros elementos

PA

Parcela

5.10.7 RELACIÓN DE BIENES DE INTERÉS CULTURAL

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

5.10.8 RELACIÓN DE BIENES INCLUIBLES EN LOS CATÁLOGOS URBANÍSTICOS

5.10.8.1 PATRIMONIO NATURAL

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

5.10.8.2 PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

5.10.8.3 PATRIMONIO ETNOGRÁFICO

Ver boletín en PDF para consultar la tabla

5.10.8.4 ELEMENTOS HISTÓRICO-INDUSTRIALES

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

5.10.8.5 CONJUNTOS

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

5.10.8.6 ESPACIOS LIBRES

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

5.10.8.7 YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

6. CONDICIONES GENERALES DE LOS USOS

6.1 REGULACIÓN DE USOS.

6.1.1 DEFINICIÓN Y APLICACIÓN.

Las condiciones generales de los usos son aquellas a las que han de sujetarse las diferentes actividades, para poder ser desarrolladas en los lugares en los que sean admisibles en aplicación del presente PGO o del planeamiento de desarrollo.

Las condiciones de los usos no serán de aplicación a los existentes, salvo que en los locales que los alberguen pretendan realizarse obras que afecten a elementos o parámetros regulados en el presente título.

El planeamiento de desarrollo que se desprenda del presente PGO deberán atenerse al régimen y regulación de usos establecidos en el presente Capítulo, pudiendo imponer condiciones adicionales tanto a la implantación, como a su localización, razonando en tal caso los criterios en que se apoya esta decisión.

6.1.2 REGULACIÓN.

La regulación de los usos en las distintas clases y categorías de suelo se establece en el presente PGO según el siguiente esquema:

1. En Suelo Urbano en las fichas de zonas de ordenanza del Título 12 de esta Normativa, con las clases y categorías establecidas en el Apartado 6.2 del presente Título.

2. En las Unidades de Actuación y sectores de Suelo Urbanizable, en las fichas que para cada sector se incluyen en el Título 13, con las clases y categorías establecidas en el presente Título.

3. En el Suelo No Urbanizable, categorizado como Núcleo Rural, en las fichas de cada categoría de suelo no urbanizable incluidas en el Título 15 de esta normativa.

4. En el resto del Suelo No Urbanizable, en las fichas de cada categoría de esta clase de suelo incluidas en el Título 15 de esta normativa, con las clases y categorías establecidas en el Título 11.4.

6.1.3 SIMULTANEIDAD.

Dentro de todo bien inmueble podrán darse toda clase de usos con las determinaciones establecidas en la presente normativa.

Tendrá la consideración de uso predominante o predominante de un edificio o instalación el que tenga asignada una mayor superficie.

Cuando el uso predominante esté acompañado de otros, cada uno de ellos cumplirá las especificaciones que le fueren de aplicación.

6.2 CLASES Y CATEGORÍAS DE USOS.

Por la idoneidad para su localización, un uso puede ser considerado según esta normativa como uso predominante, compatible, incompatible o prohibido.

6.2.1 USO PREDOMINANTE.

Es aquel de implantación prioritaria en una determinada zona del territorio. Por tanto, se considera mayoritario y podrá servir de referencia en cuanto a la intensidad admisible de otros usos como fracción, relación o porcentaje de él.

6.2.2 USO COMPATIBLE.

Es aquel que puede coexistir con el uso predominante en un determinado ámbito sin perder ninguno de ellos las características y efectos que les son propios.

Según sean de aplicación o no restricciones suplementarias con respecto al régimen general que les afecte, tal y como se establecen en el presente título, los usos compatibles podrán ser:

1. Uso permitido: sujeto a concesión de licencia municipal sin trámites previos.

2. Uso autorizable: que con anterioridad a la licencia municipal necesitan autorización previa.

6.2.3 USO PROHIBIDO.

Es aquel que por su incompatibilidad por sí mismo o en su relación con el uso predominante no puede considerarse autorizable en el ámbito que se señala en ningún caso.

6.3 USOS PORMENORIZADOS Y BÁSICOS.

A efectos de las actividades a desarrollar en toda clase de suelos, el PGO distingue los siguientes usos pormenorizados, subdivididos a su vez en diversas categorías de usos básicos o categorías:

1. Uso residencial: Vivienda unifamiliar, multifamiliar y alojamiento colectivo.

2. Uso terciario: Comercial, Oficinas, Alojamiento turístico, Restauración y Espectáculos.

3. Uso aparcamiento.

4. Uso dotacional: Equipamientos y Servicios urbanos

5. Uso de industria y almacenes: Artesanía, Industria compatible y no compatible.

6. Usos de espacios libres y zonas verdes.

7. Uso agropecuario: Construcciones agrícolas y ganaderas.

8. Actividades especiales.

Los cuales se desarrollarán con arreglo a lo establecido en el presente capítulo sin perjuicio del cumplimiento tanto del resto de determinaciones de aprovechamiento establecidas por la presente normativa, y en especial de las condiciones de intensidad de aprovechamiento establecidas para cada zona de ordenanza en las fichas del Título 12 de la presente Normativa, así como en la normativa supramunicipal sectorial que les fuera de aplicación en su caso.

6.4 USO RESIDENCIAL.

6.4.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

Se entenderá como uso residencial el destinado a alojamiento permanente de las personas, siempre que los espacios construidos y sus instalaciones garanticen las mínimas condiciones de habitabilidad establecidas en esta normativa y en las disposiciones al efecto vigentes.

1. Categoría 1.ª: vivienda unifamiliar

Una única vivienda situada en cada parcela con acceso independiente desde la vía o espacio público. En función de su relación con las edificaciones colindantes puede ser adosada, pareada o aislada con otras edificaciones.

2. Categoría 2.ª: vivienda multifamiliar.

Conjunto de viviendas con acceso común y compartido desde el espacio público en condiciones tales que cada vivienda pueda ser registralmente segregable en aplicación de la Ley de Propiedad Horizontal.

3. Categoría 3.ª: alojamiento colectivo.

Residencia destinada al alojamiento comunitario y estable de personas que no configuran núcleo familiar, en un régimen de uso con o sin ánimo comercial o de lucro (residencias de estudiantes o profesores, residencias de ancianos, casas de huéspedes, etc.). No se incluyen en este apartado los alojamientos turísticos, definidos en el apartado correspondiente.

6.4.2 CONDICIONES PARTICULARES.

1. Todas las obras de nueva planta destinadas a viviendas, tanto libres como de protección oficial, así como las obras de Rehabilitación en todo aquello que sea compatible con la conservación del entorno arquitectónico histórico deberán cumplir con las determinaciones señaladas en el Decreto 39/98, de 25 de junio, por el que se aprueban las Normas de Diseño en edificios destinados a viviendas.

6.5 USO TERCIARIO: COMERCIAL, OFICINAS, HOSTELERÍA Y HOSPEDAJE.

6.5.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

Comprende los espacios y locales destinados a actividades terciarias de carácter privado, distinguiéndose las siguientes clases y categorías:

6.5.1.1 OFICINAS.

Actividades terciarias que tienen por objeto la prestación de servicios administrativos, técnicos, financieros, jurídicos, profesionales, de información, etc., tanto a las empresas como a los particulares, y pudiendo corresponder tanto a servicios de la administración como de privados.

6.5.1.2 COMERCIAL.

Se entiende por actividad comercial la realizada profesionalmente con ánimo de lucro por personas físicas o jurídicas, consistente en poner u ofrecer en el mercado interior, por cuenta propia o ajena, bienes naturales o elaborados, así como aquellos servicios que de ellas se deriven, independientemente de la modalidad o soporte empleado en su realización, y ya se realice en régimen de comercio mayorista o minorista.

Tendrán la consideración de establecimientos comerciales los locales y las construcciones o instalaciones de carácter fijo y permanente, destinados al ejercicio regular de actividades comerciales, ya sea de forma individual o en un espacio colectivo, e independientemente de que se realice de forma continuada o en días o en temporadas determinadas, Igualmente tendrán la consideración de establecimiento comercial los quioscos y, en general, las instalaciones de cualquier clase destinadas al ejercicio regular de actividades comerciales, siempre que tengan el carácter de inmuebles de acuerdo con el artículo 334 del Código Civil. Se considerarán como parte integran del establecimiento comercial aquellas dependencias afectas, de forma permanente o habitual, a la actividad comercial, tales como las áreas de aparcamiento, red interna de accesos, espacios de servicio o zonas verdes con independencia de su carácter público o privado.

Así, los establecimientos comerciales se agrupan en las siguientes categorías:

1. Categoría 1.ª: pequeños establecimientos comerciales.

Los establecimientos comerciales individuales o colectivos con una superficie útil de exposición y venta al público inferior a 499 m².

En el caso de equipamientos comerciales de proximidad definidos en el artículo 16.1.) de la Ley 9/2010 y 9.1 de las DSEC deberán respetarse los criterios de ordenación contenidos en las Directrices Sectoriales de Equipamiento Comercial.

2. Categoría 2.ª: medianos establecimientos comerciales.

Los establecimientos comerciales individuales o colectivos con una superficie útil de exposición y venta al público inferior a 1.000 m² e igual o superior a 500 m².

En el caso de equipamientos comerciales de proximidad definidos en el artículo 16.1.) de la Ley 9/2010 y 9.1 de las DSEC deberán respetarse los criterios de ordenación contenidos en las Directrices Sectoriales de Equipamiento Comercial.

3. Categoría 3.ª: grandes establecimientos comerciales.

Los establecimientos comerciales individuales o colectivos con una superficie útil de exposición y venta al público igual o superior a 1.000 m².

En el caso de equipamientos comerciales de proximidad definidos en el artículo 16.1.) de la Ley 9/2010 y 9.1 de las DSEC deberán respetarse los criterios de ordenación contenidos en las Directrices Sectoriales de Equipamiento Comercial.

6.5.1.3 ALOJAMIENTO TURÍSTICO:

Servicio terciario destinado a proporcionar alojamiento temporal a las personas.

1. Categoría 1.ª: en edificio compartido.

Pensiones, casas rurales y casas de huéspedes situadas en cualquier planta de la edificación. Quedará asimilado al uso residencial: alojamiento colectivo.

2. Categoría 2.ª: en edificio exclusivo.

Hoteles, hostales, y alojamientos de turismo en edificio exclusivo.

3. Categoría 3.ª: turismo rural.

Alojamientos específicos de turismo rural.

6.5.1.4 RESTAURACIÓN:

Cafeterías, bares, restaurantes, etc. Servicios destinados a ventas de comidas y/o bebidas para su consumo en el local.

6.5.1.5 ESPECTÁCULOS:

Abarca aquellas actividades organizadas con el fin de congregar público para presenciar representaciones o exhibiciones de naturaleza artística, cultural, deportiva o análoga, así como aquéllas dirigidas al público en general cuyo fin sea el esparcimiento, ocio, recreo o diversión del mismo

Los servicios de espectáculo deben obtener licencia de establecimientos y locales, sin perjuicio de la licencia municipal, en cumplimiento de la Ley 8/2002, de 21 de octubre, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, así como las disposiciones nuevas que se aprueben o que la modifiquen.

6.5.2 CONDICIONES PARTICULARES.

Se consideran las siguientes condiciones generales para estos usos:

6.5.2.1 USO DE OFICINAS.

1. La dotación mínima de aseos será:

a. Si la superficie del local es inferior a 100 m², tendrá un aseo compuesto de un inodoro y un lavabo.

b. Si la superficie del local es superior a 100 m² e inferior a 300 m², deberá tener dos aseos (señoras y caballeros), compuestos por un inodoro y un lavabo que podrá ser común.

c. Si la superficie del local es superior a 300 m², deberá tener un aseo compuesto por inodoro y lavabo por cada 200 m² o fracción.

En los casos de los apartados b y c estos aseos no podrán comunicar directamente con el resto del local, debiéndose disponer vestíbulos de independencia en su acceso.

2. La altura libre mínima, de suelo a techo, para espacios de oficina, será de 2,50 metros.

3. Se prohíbe expresamente el uso de oficinas en plantas sótano.

4. Podrán instalarse despachos profesionales domésticos en habitaciones de la vivienda. En estos casos, las instalaciones y equipos de oficina estarán dotadas de las medidas correctoras necesarias para garantizar la ausencia de molestias a los vecinos.

5. Se dispondrá, como mínimo, una plaza de aparcamiento por cada cien metros cuadrados (100 m²) de superficie útil.

6.5.2.2 USO COMERCIAL.

Superficie útil de exposición y venta al público.

1. La superficie útil de exposición y venta al público de un establecimiento comercial será coincidente con lo establecido en el artículo 16.2 de la Ley 9/2010 y 10.1 de las DSEC.

Condiciones particulares de los medianos establecimientos comerciales

1. Las condiciones urbanísticas aplicables a medianos establecimientos comerciales y establecimientos sometidos a licencia comercial de descuento duro serán las siguientes:

a. La instalación de medianos establecimientos comerciales ha de estar amparada por un instrumento de planeamiento urbanístico de desarrollo prohibiéndose expresamente su instalación en suelo no urbanizable.

b. La dotación mínima de plazas de aparcamiento de uso público y dominio privado será la siguiente:

— 2 plazas por cada 100 metros cuadrados de superficie de venta al público, cuando ésta sea igual o inferior a 2.000 y superior a 1.000 metros cuadrados.

— 1 plaza por cada 100 metros cuadrados de superficie de venta al público, cuando ésta sea igual o inferior a 1.000 e igual o superior a 500 metros cuadrados.

— En el supuesto de un establecimiento comercial de descuento duro, 4 plazas por cada 100 metros cuadrados de superficie de venta al público.

Condiciones particulares de los pequeños establecimientos comerciales

1. La zona destinada al público no podrá servir de paso para acceder a ninguna vivienda.

2. La dotación mínima de aseos será:

a. Si la superficie de venta al público es inferior a 100 m², tendrá un aseo compuesto de un inodoro y un lavabo.

b. Si la superficie de venta al público es superior a 100 m² e inferior a 200 m², deberá tener dos aseos (señoras y caballeros), compuestos por un inodoro y un lavabo que podrá ser compartido.

c. Si la superficie de venta al público es superior a 200 m², se añadirá un lavabo y un inodoro en cada uno de los aseos por cada 100 m² o fracción.

d. Los aseos no podrán comunicar directamente con el resto del local, debiéndose disponer vestíbulos de independencia en su acceso.

3. La altura libre mínima de las plantas destinadas a este uso, será de dos metros con ochenta centímetros (2,80 m) en las partes del local que contabilicen a los efectos del cómputo de la superficie de venta y de dos metros con veinte centímetros (2,20m) en las partes del local cuyo uso no requiera la presencia prolongada de personas.

4. Se cumplirá cuanta normativa y legislación sectorial sea de aplicación dada la naturaleza y uso de la instalación.

5. Los locales comerciales deberán situarse siempre en la planta baja de las edificaciones, y con acceso directo desde un espacio público. En locales con superficie mayor de 100 m², se permitirá excepcionalmente la extensión del uso comercial a la planta primera y al sótano, siempre que se cumplan las siguientes condiciones:

a. La diferencia de cota entre el suelo de la planta baja y la del sótano, no sea superior a 3,5 metros.

b. La utilización de estas plantas será insegregable de la planta baja.

6. Si, comparte el edificio con el uso residencial, deberá contar con accesos, escaleras y ascensores independientes de aquél.

6.5.2.3 USO DE ALOJAMIENTO TURÍSTICO.

Cualquiera de las categorías del uso de alojamiento turístico deberá cumplir la reglamentación sectorial vigente.

Ningún alojamiento turístico tendrá dormitorios en planta sótano, ni ubicados de tal modo que el pavimento de los mismos esté a un nivel inferior al del terreno en contacto con la edificación.

La categoría 1.ª de alojamiento turístico en edificio compartido quedará asimilada al uso residencial en alojamiento colectivo, cuyas condiciones particulares están señaladas en el apartado 6.4.2 de la presente normativa.

En los alojamientos turísticos de las categorías 2.ª y 3.ª deberá preverse una plaza de aparcamiento por cada 100m² construidos.

6.5.2.4 USO RESTAURACIÓN.

Las condiciones particulares para este uso se asimilan a las de la categoría 1.ª del uso comercial.

6.5.2.5 USO ESPECTÁCULOS.

Las condiciones particulares para este uso se asimilan a las de la categoría 1.ª del uso comercial.

Deberán cumplir la normativa sectorial referente a locales de espectáculos, y en particular la Ley 8/2002, de 21 de octubre, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas del Principado de Asturias.

6.6 USO DE APARCAMIENTO.

6.6.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

Comprende las actividades comerciales destinadas a la detención prolongada de los vehículos a motor, tanto en recintos al aire libre como en locales cerrados de uso exclusivo.

6.6.2 CONDICIONES PARTICULARES.

6.6.2.1 SUPERFICIE.

La superficie mínima útil de los aparcamientos será de 20 m² por plaza de vehículo, incluyendo en ella la que corresponde a aceras, pasillos de maniobras, etc.; pero no la destinada a servicios sanitarios, en su caso, u otros usos (almacenillos, vestíbulos de ascensores, etc.). La superficie útil máxima será de 30 m² por vehículo.

6.6.2.2 DIMENSIONES MÍNIMAS.

Las dimensiones de las áreas de aparcamiento serán las señaladas en el apartado 3.2.3 del D. 39/1998, de 25 de junio, por el que se aprueban las Normas de Diseño en edificios destinados a vivienda en el Principado de Asturias, que se reproduce a continuación a título informativo.

La dimensión mínima de las plazas, sin considerar accesos, etc., será de 2,20 x 4,50 m con acceso libre suficiente; con una anchura crítica en menos del 10% de su longitud de 2 m. La altura mínima será de 2,30 m, con una altura crítica en menos del 20% de su superficie de 2,00 m.

Cuando la capacidad del garaje supere las 20 plazas el menos un 15% de ellas pasarán a tener las siguientes dimensiones mínimas: longitud 5,00 m, anchura 2,50 m, con una anchura crítica en menos del 10% de su longitud de 2,20 m. La altura mínima será de 2,30 m, con una altura crítica en menos del 20% de su superficie de 2,00 m.

En aquellos supuestos en que el edificio cuente con viviendas aptas para el uso de minusválidos, se reservarán plazas de aparcamiento en igual número que éstas y con las dimensiones que regula la Ley sobre Promoción de la Accesibilidad y Supresión de Barreras.

En el caso de ques se dispongan plazas cerradas independientes de aparcamiento, su dimensión mínima será de 4,80 x 2,70m. Su cerramiento frontal tendrá una luz de acceso libre de 2,00m. y será parcialmente accesible para permitir el uso de los medio de extinción de incendios.

6.6.2.3 ACCESOS.

Las dimensiones de los accesos a las áreas de aparcamiento serán las señaladas en el D. 39/1998, de 25 de junio, por el que se aprueban las Normas de Diseño en edificios destinados a vivienda en el Principado de Asturias, que se reproduce a continuación a título informativo.

1. La anchura mínima para una capacidad menor o igual a 100 vehículos y acceso único serán las siguientes:

Desde vías de ancho mayor o igual a 15m. mayor de 3 m.

Desde vías de ancho menor a 15m. mayor de 4 m.

2. Para una capacidad superior a 100 vehículos y acceso único la anchura mínima será mayor de 5 m.

3. El fondo mínimo, sin incluir superficies de dominio público, mayor de 4,50 m.

4. La altura mínima general del ámbito mayor o igual de 2,30 m.

5. La altura crítica, en elementos aislados, sin pasar del 15% de la superficie útil, mayor o igual de 2,10 m.

6. La máxima pendiente admisible es del 5%.

7. El garaje deberá cumplir las especificaciones técnicas del Documento Básico de seguridad en caso de incendio (DB SI) del CTE.

6.6.2.4 VENTILACIÓN.

La ventilación natural y forzada estará proyectada con suficiente amplitud para impedir la acumulación de vapores o gases nocivos, de acuerdo a lo establecido en la vigente Disposición Básica de higiene, salud y protección del medio ambiente (DB HS) del CTE.

6.6.2.5 DISTRIBUCIÓN.

En las plantas, locales y edificaciones destinados a aparcamiento, la ubicación de las plazas se marcará sobre el pavimento.

6.6.2.6 OTRAS INSTALACIONES.

1. Los aparcamientos de uso público dispondrán de los siguientes requerimientos en cuanto a aseos:

a. Si tienen una capacidad superior a las 25 plazas e igual o inferior a las 100 plazas, un inodoro y un lavabo que podrá ser compartido.

b. Si tiene una capacidad superior a las 100 plazas, deberán disponer, al menos, de dos aseos independientes divididos por sexos.

2. Se dispondrán tomas de agua a razón de una por cada 500 m² de superficie útil, y no menos de una por planta.

3. Con anterioridad a que la red de saneamiento del garaje acometa a la del resto del inmueble, o en todo caso, a la red pública, deberá colocarse una arqueta separadora de grasas y fangos que asegure una decantación eficaz y haga posibles su limpieza periódica.

4. Por cada 100 m² de superficie útil, se instalará un recipiente de material resistente al fuego en el que puedan depositarse trapos manchados de aceite, grasa o gasolina.

5. Por cada 500 m² de superficie útil o fracción se instalará un recipiente abierto que contenga un producto (arena, etc.) capaz de absorber cualquier derrame fortuito de aceite, gasolina y otros.

6.7 USO DOTACIONAL: EQUIPAMIENTO

6.7.1 DEFINICIÓN Y CLASIFICACIÓN.

Es el uso correspondiente con actividades dotacionales de prestación social y servicio público, y de dominio tanto público como privado, tales como escuelas, centros docentes universitarios, centros de investigación, bibliotecas, guarderías, clubes sociales, centros culturales, centros sanitarios, tanatorios y servicios funerarios, espectáculos, religiosos, deportivos, etc., situados en las diferentes zonas de ordenanza.

6.7.2 CARACTERIZACIÓN.

Según el carácter de las prestaciones o servicios se distinguen las siguientes categorías:

1. Administrativo

2. Asistencial

3. Ocio

4. Cultural

5. Deportivo

6. Educativo

7. Funerario

8. Religioso

9. Servicios

10. Genérico

6.7.2.2 USO ADMINISTRATIVO.

Comprende los espacios y edificaciones destinados a las distintas administraciones públicas, instituciones, fundaciones, entes públicos, etc…

6.7.2.3 USO ASISTENCIAL.

Es el uso correspondiente a aquellos edificios públicos o privados destinados al tratamiento y alojamiento de enfermos, así como a la asistencia social.

6.7.2.4 USO OCIO.

Es el uso correspondiente a aquellos edificios públicos destinados al esparcimiento y ocio de la población.

6.7.2.5 USO CULTURAL.

Es el uso que corresponde a aquellos edificios de servicio al público destinados tanto al desarrollo de la vida de relación como al desarrollo de actividades culturales y de recreo.

6.7.2.6 USO DEPORTIVO.

Es el uso que corresponde a aquellos espacios y edificios acondicionados para la práctica y enseñanza de los ejercicios de cultura física y deportes.

6.7.2.7 USO EDUCATIVO.

Es el uso que corresponde a edificios y locales públicos y privados que se destinen principalmente a la Enseñanza o investigación en todos sus grados y especialidades.

6.7.2.8 USO FUNERARIO.

Es el uso que corresponde a edificios y locales públicos y privados que se destinen principalmente al enterramiento (cementerios) o la incineración de los restos humanos (crematorios), y otros servicios de carácter complementario (tanatorios, etc.).

6.7.2.9 USO RELIGIOSO.

Es el uso correspondiente a aquellos edificios destinados al culto público o privado.

6.7.2.10 USO DE SERVICIOS.

Es el uso correspondiente a aquellos edificios destinados a servicios complementarios, como transporte, defensa, etc.

6.7.2.11 USO GENÉRICO.

Comprende los espacios y edificaciones destinados a aquellos usos públicos no determinados o previstos con anterioridad a la redacción de estas Normas. Corresponden por lo tanto con los denominados usos alternativos cuya elección definitiva se produce con la edificación y que resultan variables con el tiempo.

6.7.3 CONDICIONES PARTICULARES.

6.7.3.1 ALCANCE DE LA CALIFICACIÓN DOTACIONAL.

Las condiciones expresadas en el presente artículo serán de aplicación en las parcelas que se señalan en la documentación gráfica del PGO como equipamientos públicos o privados, así como en las parcelas que se destinen a estos usos por los instrumentos de desarrollo.

Del mismo modo, serán de aplicación en las parcelas en que sin tener la calificación dotacional de modo expreso puedan alojar tales dotaciones de acuerdo con el régimen de compatibilidad de usos establecido para cada ordenanza zonal, en cuyo caso las condiciones de ocupación, volumen, etc. serán las establecidas en las mismas.

6.7.3.2 SÓTANOS.

Este uso no admitirá sótanos destinados a piezas vivideras aunque si actividades complementarias de la actividad tales como laboratorios, quirófanos, salas de proyección, etc.

6.7.3.3 APARCAMIENTO.

Los usos dotacionales dispondrán en el interior de la parcela, siempre que sea viable, de plazas de aparcamiento y de carga y descarga que genere la actividad.

6.7.3.4 CONDICIONES PARTICULARES DEL USO ASISTENCIAL.

Se atenderá a la distinción señalada en el Decreto 79/2002, de 13 de junio, por el que se aprueba el Reglamento de autorización, registro, acreditación e inspección de centros de atención de servicios sociales, y en particular a la definición y distinción entre el uso de “centro de mayores” y el uso “residencial geriátrico de alojamiento colectivo” por la importancia que reviste dicha distinción en cuanto al cumplimiento del resto de la normativa sectorial vigente.

6.8 DOTACIONAL: SERVICIOS URBANOS E INFRAESTRUCTURAS.

6.8.1 DEFINICIÓN

Es el uso correspondiente con actividades dotacionales destinadas a suministro de energía eléctrica, abastecimiento de agua, gas, telefonía, saneamiento, Vías Públicas y ferroviaria, aeropuertos, seguridad, etc., que quedan reguladas por la normativa de la legislación sectorial de aplicación en cada caso.

6.8.2 CONDICIONES PARTICULARES

Cuando acojan actividades de servicios urbanos e infraestructuras se regularán por la normativa de ámbito estatal o regional que las afecte, por las necesidades propias del uso requerido, por las establecidas en estas Normas, y, en su caso, por la reglamentación de las Compañías que las tutelen.

6.9 USO INDUSTRIAL.

6.9.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

Se define como uso industrial toda actividad desarrollada dentro o fuera de una edificación con alguno de los siguientes fines:

1. La obtención o transformación de materias primas, así como su preparación para posteriores transformaciones, o la elaboración para su comercialización.

2. El tratamiento de materias primas o semielaboradas y el envasado o empaquetado de materias elaboradas y su distribución.

3. La elaboración o creación de cualquier efecto artesanal, así como el arreglo y reparación productos de consumo e industriales.

4. El almacenamiento de cualquier material o efecto en lugares y locales utilizados permanentemente para ello siempre que, en caso de complementarse la venta con el almacenaje, el volumen de almacenaje permanente sea superior al doble del volumen de ventas anual, o bien que la actividad de venta se realice al por mayor, debiéndose además, en este caso, acomodar a las Directrices Sectoriales de Equipamiento Comercial.

5. Cualquier otra actividad con fines asimilables a los anteriores.

Dentro del uso industrial se establecen las siguientes categorías:

1. Categoría 1.ª pequeña industria

Pequeñas industrias, almacenes o talleres artesanales con instalaciones no molestas para el uso residencial y compatibles totalmente con él y que no desprenden gases, polvo ni olores ni originan ruidos ni vibraciones que pudieran causar molestias al vecindario.

2. Categoría 2.ª industria compatible

Pequeñas industrias, almacenes, talleres de servicios admisibles en contigüidad con la residencia, con la adopción, en su caso, de ciertas medidas correctoras, que genere una reducido nivel de tránsito y no sea una industria molesta, insalubre, nociva o peligrosa.

3. Categoría 3.ª industria en polígono

Industrias y almacenes incompatibles con otros usos que no sean industriales bien por las molestias propias o por las derivadas de su implantación al requerir un dimensionamiento de infraestructuras que supera el existente, o que unido a la demanda tradicional llegara a superarlo. Por todo ello, se obliga a localizar estos usos en edificios exclusivos, preferentemente en polígonos industriales.

6.9.2 CONDICIONES PARTICULARES.

6.9.2.1 CONDICIONES PARTICULARES EN LAS CATEGORÍAS 1.ª Y 2.ª

1. En general, las instalaciones industriales incluidas en estas categorías han de cumplir la legislación sectorial aplicable sobre la materia en relación a la actividad que desarrollan y la correspondiente a los centros de trabajo, así como las que establezca la presente normativa.

2. Sin perjuicio de lo señalado en el apartado anterior, al altura libre mínima de los locales será la siguiente:

a. 2,50 metros en plantas altas y sótanos

b. 2,80 metros en planta baja

c. 2,20 metros en las partes del local cuyo uso no requiera la presencia prolongada de personas con un máximo del 20% de la superficie construida en planta.

3. Sin perjuicio de lo señalado en el apartado primero, la dotación mínima de servicios será la siguiente:

a. 1 lavabo e inodoro por cada 200 m² o fracción.

b. Los aseos no podrán comunicar directamente con el resto de los locales, debiéndose realizar a través de un vestíbulo previo.

4. Para los usos incluidos en la categoría 2.ª deberá preverse como mínimo 1 plaza de aparcamiento por cada 200 m² de superficie construida.

5. En el supuesto de instalaciones incluidas en la categoría 1.ª y vinculadas a una vivienda, únicamente serán de aplicación las condiciones que correspondan a la vivienda a la que están anexas.

6.9.2.2 CONDICIONES PARTICULARES EN LA CATEGORÍA 3.ª

1. En general, las instalaciones industriales incluidas en esta categoría han de cumplir la legislación sectorial aplicable sobre la materia en relación a la actividad que desarrollan y la correspondiente a los centros de trabajo, así como las que establezca la presente normativa.

2. En cada parcela se instalará una sola empresa o razón comercial, con una única licencia de actividad.

3. Deberá preverse como mínimo 1 plaza de aparcamiento por cada 200m² de superficie construida.

6.9.2.3 CONDICIONES PARTICULARES DEL USO COMERCIAL EN ZONAS O SECTORES INDUSTRIALES

1. Las implantaciones comerciales que estén directamente relacionadas con el desarrollo de la actividad industrial propia del sector; actividad comercial que, en ningún caso, podrá representar más del 30% de la superficie edificada total del edificio o instalación industrial. Esta excepción no será aplicable, en ningún caso, a las Plataformas Logísticas o Centros de Distribución de Mercancías.

2. Establecimientos comerciales de carácter individual que estén dedicados de forma exclusiva al comercio mayorista.

3. Establecimientos comerciales de carácter individual dedicados exclusivamente a la venta de automóviles, embarcaciones y otros vehículos, de maquinaría, de materiales para la construcción y artículos de saneamiento, y de centros de jardinería, En este caso, la superficie útil de exposición y venta al público será ≤ 4.000 m² y la superficie edificada total ≤ 12.500 m².

6.10 USO DE ESPACIOS LIBRES Y ZONAS VERDES.

6.10.1 DEFINICIÓN

Corresponde a todos aquellos espacios no edificados destinados fundamentalmente a plantación de arbolado y jardinería, admitiéndose diversos tratamientos del suelo. Su objeto es garantizar la preservación de espacios urbanos para el ocio y esparcimiento de la población, a la protección y aislamiento entre zonas que lo requieran y a la obtención de unas adecuadas condiciones ambientales de salubridad y estética urbana.

6.10.2 CONDICIONES PARTICULARES

Las condiciones expresadas en el presente artículo serán de aplicación en las parcelas que se señalan en la documentación gráfica del PGO como espacios libres y zonas verdes, así como en las parcelas que se califiquen como tales por los instrumentos de desarrollo.

Las condiciones particulares se remiten a las condiciones señaladas para el sistema de Espacios Libres del apartado 3.3.3 de la presente normativa para el establecimiento de las condiciones particulares de aplicación para estos suelos. En el supuesto de espacios libres privados incluidos en zona de ordenanza se estará a lo dispuesto en la ficha de ordenanza que le corresponda de las incluidas en el Título 12 de esta normativa.

Los espacios libres y zonas verdes de carácter público pueden incluir elementos de mobiliario y pequeñas construcciones con carácter provisional (quioscos de bebidas, periódicos, cabinas de teléfonos, paradas de autobús, etc.) o destinadas a albergar servicios urbano que se integren convenientemente en el entorno.

Los espacios libres y zonas verdes de propiedad pública, así como los jardines o espacios no edificados en parcela de carácter privado deben urbanizarse y mantenerse dentro del más estricto ornato.

6.11 USO AGROPECUARIO.

6.11.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

Se entienden como uso agropecuario las actividades relativas a la producción agrícola, ganadera, forestal y cinegética, así como la destinada a la preservación del medio natural y sus especies.

Dentro del uso agropecuario se establecen las siguientes categorías:

1. Categoría 1.ª explotación familiar

Pequeñas actividades agrícolas y ganaderas, que puedan ser calificadas como de consumo familiar y pequeña venta y resto de usos vinculados a las mismas.

2. Categoría 2.ª otras explotaciones

Otras actividades agrícolas y ganaderas, que por su magnitud, no puedan estar incluidas en la categoría anterior.

6.11.2 CONDICIONES PARTICULARES.

Las actividades agropecuarias se regularán con arreglo a la legislación sectorial que les sea de aplicación.

6.11.2.1 CONDICIONES PARTICULARES CATEGORÍA 1.ª

Las explotaciones familiares no incluirán unidades de ganado mayor, admitiéndose únicamente las de ganado menor.

Para su autorización deberán presentar programa de gestión de estiércoles, limpieza y mantenimiento y certificado sanitario.

Deberán estar situadas a una distancia mínima de 5m. de las edificaciones residenciales colindantes y de las vías públicas.

En cualquier caso deberán garantizar la salubridad, seguridad y ornato públicos propios del ambiente urbano en el que se ubican.

7. CONDICIONES GENERALES DE LA EDIFICACIÓN

7.1 OBJETO Y CONTENIDO

Son condiciones generales de la edificación aquellas que han de cumplir las parcelas que sirven de soporte a la edificación, y las que han de cumplir las características morfológicas de las edificaciones y sus relaciones con el entorno.

Las condiciones generales de la edificación deberán cumplirse en los siguientes supuestos, sin perjuicio de las condiciones particulares establecidas por el presente PGO en las distintas clases de suelo y zonas de ordenanza:

1. Parcelaciones

2. Obras nuevas, según definición realizada en el apartado 7.3.8 de la presente normativa.

3. Obras de reestructuración total de los edificios, según definición realizada en el apartado 7.3.6 de la presente normativa.

De acuerdo con los aspectos que regulan, se dividen en:

4. Condiciones de parcela.

5. Condiciones de posición.

6. Condiciones de ocupación.

7. Condiciones de aprovechamiento.

8. Condiciones de volumen.

9. Condiciones morfológicas.

10. Condiciones estéticas.

11. Condiciones particulares de las edificaciones prefabricadas.

Las distintas condiciones deberán cumplirse en las obras de edificios que modifiquen alguno de sus parámetros definitorios.

7.2 CONDICIONES DE PARCELA.

7.2.1.1 DEFINICIÓN.

Se define como parcela la unidad de suelo, tanto en la rasante como en el vuelo o el subsuelo, que tenga atribuida edificabilidad y uso o sólo uso urbanístico independiente.

Se entiende por condiciones de parcela las que se refieren a la superficie de las mismas, a su configuración geométrica y a las dimensiones de sus linderos.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Condiciones de parcela

7.2.1.2 LINDEROS.

Se entiende por linderos las líneas perimetrales que delimitan una parcela y la distinguen de sus colindantes.

El Ayuntamiento podrá exigir a los propietarios de las parcelas el deslinde y amojonamiento de las mismas, cuando sea necesario de forma justificada por motivos urbanísticos.

7.2.1.3 FONDO DE PARCELA

Es la distancia existente entre la alineación oficial exterior y el lindero posterior, medido perpendicularmente desde el punto medio del frente de la parcela.

7.2.1.4 FONDO MÍNIMO DE PARCELA

Se entiende por fondo mínimo de parcela la longitud mínima establecida para cada zona de ordenanza o uso y categoría de suelo, que debe mantenerse al menos en una longitud igual al frente mínimo de parcela.

7.2.1.5 CONDICIONES DE FORMA DE LA PARCELA.

Se considera que una parcela cumple las condiciones de frente y fondo mínimo cuando su forma permite inscribir un círculo, tangente al frente de parcela, de diámetro igual o mayor al 90% de la dimensión de frente mínimo establecido.

7.2.1.6 SUPERFICIE DE PARCELA.

Se considerará como superficie de una parcela, la del polígono resultante de la proyección vertical sobre un plano horizontal de sus linderos.

7.2.1.7 SUPERFICIE DE PARCELA EDIFICABLE.

Se entiende por superficie de parcela edificable la parte de la misma comprendida dentro de las alineaciones exteriores.

7.2.1.8 PARCELA MÍNIMA.

Se entiende por parcela mínima la parcela de menor superficie a efectos de nuevas parcelaciones o reparcelaciones.

7.2.1.9 PARCELA MÁXIMA.

Se entiende por parcela máxima la parcela de mayor superficie a efectos de nuevas parcelaciones o reparcelaciones.

7.2.1.10 PARCELA INDIVISIBLE.

Se entienden por indivisibles:

1. Las parcelas de superficie igual o inferior a la mínima establecida en el planeamiento urbanístico, salvo si los lotes resultantes se adquieren simultáneamente por los propietarios de parcelas colindantes, con el fin de agregarlos a las mismas.

2. Las parcelas cuya superficie sea menor que el doble de la mínima establecida en el planeamiento urbanístico, salvo que el exceso sobre dicho mínimo se segregue con el fin indicado en el apartado anterior.

3. Las parcelas edificables en una proporción de volumen en relación con su área cuando se construyere el correspondientes a toda la superficie, o, en el supuesto de que se edificare en proporción menor, la porción de exceso, con las salvedades indicadas en el apartado anterior.

4. Las parcelas vinculadas o afectadas legalmente a las construcciones autorizadas sobre las mismas.

7.2.1.11 PARCELA EDIFICABLE.

Se entiende como tal la parte de parcela que cumple con las condiciones urbanísticas fijadas para ese ámbito por el PGO y susceptible de ser edificada.

7.2.1.12 FRENTE DE PARCELA.

Se entiende por frente de parcela el lindero que separa la propiedad pública de la privada y dota a ésta de acceso.

Cuando una parcela tenga más de un lindero colindante con el espacio público todos ellos tendrán carácter de frente de parcela.

7.2.1.13 FRENTE MÍNIMO DE PARCELA.

Se entiende por frente mínimo de parcela la longitud establecida, que determina tanto el carácter de edificable o inedificable de una parcela como la dimensión crítica mínima en parcelaciones y reparcelaciones.

7.2.1.14 EXENCIONES DEL CUMPLIMIENTO DE LAS CONDICIONES MORFOLÓGICAS DE PARCELA.

Excepcionalmente, se consideran exentas del cumplimiento de las condiciones morfológicas en el Suelo Urbano Consolidado y en los núcleos rurales, a los efectos de su consideración como parcelas edificables, aquellas que cumplan las siguientes condiciones:

1. Las parcelas que existieran como tales a la aprobación del presente PGO, circunstancia que deberá acreditarse suficientemente a juicio del Ayuntamiento.

2. Que la parcela proceda de una parcelación o segregación de otra finca, aprobada con anterioridad al presente PGO, aun cuando todavía no se haya formalizado la inscripción registral.

En ambos casos, la parcela en cuestión deberá poder ser ocupada por edificación ajustada al resto de condiciones de la zona en que se encuentre, cumpliendo las condiciones constructivas mínimas correspondientes al uso que en ella se pretenda albergar.

7.2.2 CONDICIÓN DE SOLAR.

Tendrá la consideración de solar aquella parcela que reúne los requisitos establecidos en el presente apartado para considerarse parcela edificable, así como las condiciones señaladas en el artículo 114.4 del TROTU y que se encuentra totalmente urbanizada, entendiéndose por ello que cumple las siguientes condiciones urbanísticas:

1. Coincidir sus linderos a los frentes de calle con las alineaciones a vial señaladas en el plano correspondiente del presente PGO, o del planeamiento de desarrollo que corresponda. En caso contrario, deberán ajustarse estos límites a la ordenación mediante la oportuna cesión de suelo.

2. Disponer de acceso desde una vía pública.

3. Disponer de acceso rodado pavimentado, conforme a las condiciones técnicas fijadas en el capítulo 8.2 de la presente normativa.

4. Disponer de abastecimiento de agua desde la red municipal de distribución de agua potable, conforme a las condiciones técnicas fijadas en el capítulo 8.2.3 de la presente normativa.

5. Disponer de evacuación de aguas residuales conectada a la red de saneamiento general del municipio, conforme a las condiciones técnicas fijadas en el capítulo 8.5 de la presente normativa.

6. Disponer de suministro de energía eléctrica, conforme a las condiciones técnicas fijadas en el capítulo 8.6 de la presente normativa.

7.3 CLASES DE OBRAS DE EDIFICACIÓN

7.3.1 RESTAURACIÓN.

Son obras encaminadas a la puesta en valor de un elemento.

7.3.2 CONSERVACIÓN Y MANTENIMIENTO

Son obras dirigidas al mantenimiento de las condiciones de habitabilidad, higiene y ornato sin afectar a su sistema estructural ni a su distribución interior, ni alterar el resto de sus características formales y funcionales, tales como composición de huecos, materiales, colores, texturas, usos, etc.

Se agrupan bajo esta denominación, entre otras análogas, las intervenciones necesarias para el cuidado y afianzamiento de cornisas y volados, la limpieza o reparación de canalones y bajantes, los revocos de fachadas, la pintura, la reparación de cubiertas y el saneamiento de conducciones.

7.3.3 CONSOLIDACIÓN.

Se agrupan bajo esta denominación, entre otras análogas, las actuaciones citadas en el epígrafe anterior que, además, incluyan operaciones puntuales de afianzamiento, refuerzo a sustitución de elementos estructurales dañados tales como elementos de forjados, vigas, soportes, muros, portantes, elementos estructurales de cubierta, recalces de cimientos, etc.

7.3.4 ACONDICIONAMIENTO.

Se entienden por obras de acondicionamiento las de mejora de las condiciones de habitabilidad del edificio o de una parte de sus locales mediante la sustitución o modernización de sus instalaciones, en incluso, la redistribución de un espacio interior, manteniendo, en todo caso, las características morfológicas.

7.3.5 REHABILITACIÓN Y REFORMA

Se entienden por obras de rehabilitación las de mejora de las condiciones de habitabilidad del edificio o las de su adecuación a un cambio de uso, con posible redistribución del espacio interior en ambos casos, pero manteniendo las características fundamentales de la tipología.

7.3.6 REESTRUCTURACIÓN.

Se entiende por obras de Reestructuración, las que afectan a los elementos estructurantes alterando su morfología en lo que no afecte a las características originales de su envolvente exterior visibles desde los espacios públicos, próximos o lejanos.

Se agrupan en este concepto, entre otras actuaciones, las de cambios de distribución interior, cambios de localización de los elementos de comunicación general, horizontal y vertical, modificación de la cota de los distintos forjados, construcción de entreplantas y sustitución de estructuras de cubierta para el aprovechamiento de sus volúmenes.

Las obras de reestructuración pueden clasificarse en función del alcance de la actuación en los siguientes tipos:

1. Reestructuración Parcial: Cuando las obras modifiquen o eliminen elementos estructurantes de la edificación original en partes accesorias o secundarias sin superar el 50% de la superficie total.

2. Reestructuración Total: Cuando las obras eliminen elementos significativos y principales, o afecten a una superficie mayor del 50%.

7.3.7 DEMOLICIÓN O ELIMINACIÓN

Son obras dirigidas al derribo de edificios y en función de su alcance pueden dividirse en los siguientes tipos:

1. Demolición total: Son obras que suponen la desaparición completa de un edificio, aunque en la parcela sobre la que estuviese ubicado permanezcan otros edificios estructural y funcionalmente independientes.

2. Demolición parcial: Son obras de demolición que afectan sólo a una parte de la edificación.

7.3.8 OBRA NUEVA.

Las obras de nueva edificación son aquellas dirigidas tanto a generar un nuevo volumen edificado como a aumentar el volumen edificado de una edificación preexistente.

1. Reconstrucción o reposición.

Son obras dirigidas a levantar una construcción sobre un solar procedente del derribo de un edificio anteriormente existente con reproducción del mismo, en su forma exterior, y en su caso también en su organización espacial.

2. Nueva Planta.

Son obras que tienen por objeto la erección de una nueva construcción sobre un terreno vacante, ya sea porque lo estuviese con anterioridad, o porque se obtenga del derribo de una edificación existente o parte de ella.

3. Ampliación.

Son obras que incrementan el volumen o la superficie construida de las edificaciones existentes.

7.4 CONDICIONES DE POSICIÓN.

7.4.1.1 DEFINICIÓN.

Se entiende por condiciones de posición las que determinan el emplazamiento de la edificación dentro de las parcelas, tal y como se definen en el PGO o en el planeamiento de desarrollo.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Condiciones de posición

7.4.1.2 EDIFICACIÓN.

Se entiende por edificación la construcción o conjunto de elementos construidos, instalados en el terreno con carácter provisional o permanente, de forma fija o móvil.

7.4.1.3 ALINEACIÓN EXTERIOR.

Es la línea señalada en el planeamiento para establecer el límite que separa los terrenos calificados como viales públicos o espacios libres públicos, de los terrenos edificables.

7.4.1.4 ALINEACIÓN INTERIOR.

Es la línea señalada expresamente en el planeamiento para establecer el límite que separa la parte de la parcela que puede ser ocupada por la edificación, de la que obligatoriamente ha de quedar libre de la misma tanto en suelo como en subsuelo, salvo que expresamente se señale otra cosa.

7.4.1.5 ALINEACIÓN OFICIAL DE PARCELA.

Se entiende por alineación oficial de parcela el frente de parcela delimitado oficialmente por el Ayuntamiento en el acto de concesión de la Alineación Oficial.

7.4.1.6 FACHADA Y LÍNEA DE FACHADA.

Se entiende por fachada de un edificio, el conjunto de los paramentos verticales que cierran y delimitan el mismo.

Se llama línea de fachada a la proyección vertical sobre el terreno de dicha fachada.

7.4.1.7 MEDIANERA.

Es la fachada que está situada sobre un lindero lateral.

7.4.1.8 RETRANQUEO.

Se entiende por retranqueo la distancia que debe separar la edificación de la alineación de parcela, medida perpendicularmente a ésta en cada uno de sus puntos, y que debe quedar libre de edificación sobre y bajo rasante, salvo que de forma expresa se establezca lo contrario en las Condiciones Particulares correspondientes.

Cuando se superpongan varias condiciones de retranqueo prevalecerá la mayor de las dos distancias definidas.

7.4.1.9 SEPARACIÓN A LINDEROS.

Se entiende por separación a linderos la distancia mínima que deben separarse las fachadas de los linderos de la parcela, medida perpendicularmente a éste en cada uno de sus puntos.

7.4.1.10 SEPARACIÓN A OTROS EDIFICIOS.

Se entiende por separación de un edificio a otros la distancia mínima que permita que la línea de fachada del primero pueda desplazarse paralelamente a si misma esa dimensión, de modo que no se produzcan intersecciones con la línea de edificación del otro.

7.4.1.11 FONDO MÁXIMO EDIFICABLE.

Es la distancia máxima medida perpendicularmente a la alineación de parcela (o a la alineación exterior, en su caso) dentro de la que puede localizarse la edificación. Puede servir para establecer, por tanto, la alineación interior.

7.4.1.12 ÁREA DE MOVIMIENTO.

Se entiende por Área de Movimiento el área dentro de la cual puede situarse la edificación. Se deducirá como consecuencia de aplicar las condiciones particulares de posición de cada zona de ordenanza.

7.4.1.13 RASANTE OFICIAL.

Es el perfil longitudinal de calles o plazas que sirve de nivel de referencia a efectos de medición de alturas de la edificación.

En Suelo Urbanizable, la determinación de rasantes corresponde al instrumento de desarrollo correspondiente.

7.4.1.14 PIEZA VIVIDERA.

Se entenderá por pieza vividera toda aquella en la que se desarrollen actividades de estancia, reposo o trabajo, que requieran la permanencia prolongada de personas.

7.4.1.15 TIPOLOGÍAS EDIFICATORIAS.

Se entiende por tipos edificatorios los modelos formales y funcionales básicos, relativos a la ubicación del edificio respecto de la parcela y respecto de edificios en parcelas colindantes, a los que se ajustan las distintas edificaciones. Su elección se basa en los propios existentes en el municipio, ya se vengan utilizando tradicionalmente o sean de reciente aparición.

Las condiciones particulares de cada zona establecen los tipos edificatorios admisibles en cada caso.

Las tipologías utilizadas son, entre otras, las siguientes:

1. Edificación adosada o entre medianerías:

Construcciones que ocupan todo el frente de su parcela (sobre la alineación o retranqueada de esta, según la zona) de forma que sus límites coinciden con los linderos laterales de la parcela.

2. Edificación pareada o semiadosada:

Construcción que posee al menos una de sus caras sobre uno de los linderos parcelarios laterales, con independencia de su posición respecto de la alineación oficial.

3. Edificación aislada:

Construcciones que, en todas sus caras, se encuentran separadas de otras edificaciones y linderos con otras parcelas.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Tipologías edificatorias

7.5 CONDICIONES DE OCUPACIÓN.

7.5.1.1 OCUPACIÓN DE PARCELA.

Es el límite máximo de la superficie de parcela que puede ser ocupada por las edificaciones.

Se entiende por porcentaje de ocupación la relación entre la superficie ocupable máxima y la superficie de terreno que proceda considerar a estos efectos, y se expresa en términos porcentuales.

La aplicación del porcentaje de ocupación dará lugar a una superficie ocupable máxima. En cualquier caso prevalecerá la menor de las superficies ocupables derivadas de la aplicación de las distintas condiciones de la presente normativa.

7.5.1.2 SUPERFICIE OCUPADA.

Es la que resulta de la proyección vertical de la línea exterior de la edificación sobre el plano horizontal de la parcela, excluidos los vuelos y los patios interiores que se prolonguen hasta la cota de planta de la planta baja.

7.5.1.3 SUPERFICIE LIBRE.

Es la diferencia entre la superficie de la parcela y la superficie ocupada. Su regulación se establece mediante las condiciones definidas para los patios, complementarias de las ya definidas sobre alineaciones y retranqueo.

7.5.1.4 PATIO DE PARCELA.

Es la superficie libre de edificación necesaria para el mantenimiento de las condiciones de higiene de la edificación —ventilación, soleamiento, etc.— dentro de cada parcela, o bien la superficie libre de parcela que queda tras la aplicación de los parámetros de alineaciones, fondo, etc. establecidos para cada clase.

7.6 CONDICIONES DE APROVECHAMIENTO.

7.6.1.1 EDIFICABILIDAD.

Es la cuantificación de la superficie máxima edificable correspondiente a una parcela, en función de su calificación y su situación en una determinada zona, clase o categoría del suelo.

Los límites de este derecho podrán venir definidos por:

1. Coeficiente de Edificabilidad establecido al efecto.

2. Superficie máxima construible, definida en m² totales construibles en una parcela o ámbito de planeamiento.

3. En función de criterios morfológicos, como resultante de la aplicación directa de las condiciones de aprovechamiento y volumen de la presente normativa (alineaciones, retranqueo, alturas, ocupación, etc.).

7.6.1.2 APROVECHAMIENTO.

Es la cuantificación de los metros cuadrados construibles en el uso predominante que asigna o permite el planeamiento sobre un ámbito determinado.

7.6.1.3 SUPERFICIE ÚTIL.

Se entiende por superficie útil el área resultante de deducir a la superficie construida las siguientes:

• Las paredes de cerramiento, antepechos y divisiones permanentes,

• Los espacios con altura inferior a 1,50 m,

• El 50% del área de los espacios exteriores cubiertos que hayan sido incluidos en el cómputo de superficies construidas,

• Los elementos verticales arquitectónicos, estructurales o conductos, que ocupen más de 100 cm² en su planta. En edificios comunitarios, para viviendas de igual distribución y tipología situadas en la misma columna, se considerará —a efectos económico/jurídicos—, la superficie media de estos elementos, siempre que su dispersión sea inferior a 1 m².

7.6.1.4 SUPERFICIE CONSTRUIDA.

Se entiende por superficie construida el área del polígono máximo definido por la cara exterior de los cerramientos, antepechos, barandillas, y ejes de las paredes medianeras o divisorias que delimitan un recinto. A estos efectos, computarán íntegramente los espacios exteriores cubiertos de uso privativo del recinto considerado, tales como terrazas, balcones, etc.

7.6.1.5 COEFICIENTE DE EDIFICABILIDAD.

Es la relación entre la superficie máxima edificable y la superficie de parcela edificable, y se expresa en metros cuadrados edificables por metro cuadrado de suelo.

7.6.1.6 SUPERFICIE MÁXIMA EDIFICABLE.

Es la máxima superficie construida que puede realizarse en cada parcela.

En caso de que venga determinado por la edificabilidad, se obtendrá como producto de ésta por la superficie de parcela o de un determinado ámbito.

Cuando no venga prefijado coeficiente de edificabilidad ni se determine directamente una superficie máxima edificable, esta resultará de la aplicación del resto de condiciones (altura, fondo, etc.).

No computarán como superficie construida:

1. Los sótanos.

2. Los espacios bajo cubierta que cumplan con los siguientes requisitos:

a. Que por sus características morfológicas o constructivas no tengan ningún uso posible.

b. Que no se incluyan en el cómputo del número de plantas conforme a lo señalado en el apartado 7.7.1.4 de la presente normativa.

c. Que su aprovechamiento se dedique a elementos técnicos de las instalaciones comunes del edificio, o trasteros que deberán cumplir las condiciones del artículo 7.7.1.10 de la presente normativa.

3. Los espacios descubiertos, tales como balcones, terrazas, azoteas, etc.

4. Los espacios cubiertos abiertos, es decir, los que carezcan de cerramiento en alguno de sus laterales, con independencia de su uso, considerándose como tales los siguientes:

a. Los soportales, los porches y los pasajes.

b. Terrazas entrantes, siempre y cuando su profundidad no supere su anchura ni 1,5 veces su altura libre.

7.7 CONDICIONES DE VOLUMEN.

7.7.1.1 ALTURA DE LA EDIFICACIÓN (h).

Es la dimensión vertical de la edificación que sobresale con respecto al terreno.

Se regula de dos formas diferenciadas:

1. En base al número máximo de plantas edificables.

2. En base a la altura máxima de la edificación, referida ésta a la línea de cornisa.

7.7.1.2 PLANTAS DE LA EDIFICACIÓN.

A efectos del presento PGO se consideran las siguientes plantas:

1. Planta sótano.

Se entiende por planta sótano toda planta enterrada o semienterrada, siempre que la cara superior del forjado que constituye su techo esté a menos de 1,5 metros de la rasante de la acera, o en su defecto del terreno, a lo largo de toda la alineación exterior, salvo que se indique otra medida en las ordenanzas particulares de cada zona.

La parte de la planta semienterrada cuyo techo sobresalga más de lo especificado tendrá, en toda esa parte, la consideración de planta baja.

2. Planta baja:

Se entiende por planta baja la primera planta, ya sea diáfana o cerrada, situada por encima de la planta sótano, real o posible.

3. Entreplanta.

Se entiende por entreplanta la planta de edificación que tiene el forjado de suelo en una posición intermedia entre los planos de pavimento y techo de una misma planta.

Se prohíbe la construcción de entreplantas en obras de nueva edificación, sin perjuicio de la posibilidad de comunicación de varias plantas mediante huecos de doble o múltiple altura.

Para los edificios existentes cuyas características posibiliten la ubicación de entreplantas, podrá autorizarse su construcción siempre que cumplan los siguientes requisitos:

a. Que la entreplanta y la planta baja de la que forme parte integren un local o establecimiento único e indisoluble.

b. Que la entreplanta esté comunicada con el resto del local, de manera que en condiciones normales de funcionamiento no sea necesario utilizar espacios comunes de circulación interior del edificio, ni recorridos por el exterior de aquél.

c. Que la superficie útil de la entreplanta no supere el 50% de la superficie útil de la planta baja del local del que forme parte.

d. Que la altura libre bajo la misma no sea inferior a la exigible en función del uso a que se destine el local.

4. Planta de piso:

Se entiende por planta de piso toda aquella planta superior a la baja, salvo las plantas bajo cubierta.

5. Planta bajo cubierta:

Se entiende por planta bajo cubierta la situada entre la cara superior del último forjado y la cara inferior de los elementos constructivos de la cubierta inclinada.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Plantas de la edificación

7.7.1.3 ALTURA LIBRE DE PLANTA.

La altura libre de planta es la distancia entre la cara inferior del techo de una planta y el pavimento de la misma, ambos totalmente terminados y en su punto más desfavorable en caso de escalonamientos en planta.

A efectos del establecimiento de las condiciones de aprovechamiento de cada zona, podrá establecerse tanto una altura libre mínima, para garantizar la capacidad de su adecuación al uso, como una altura libre máxima al objeto de controlar el volumen total construido.

Con carácter general, salvo mayores precisiones en las condiciones particulares de las zonas o de usos, la altura libre de planta será igual o mayor a las siguientes:

1. Planta sótano:

a. Mínimo: 2,20 m.

b. Máximo: no se establece.

2. Planta baja:

a. Mínimo: 2,50 m.

b. Máximo: 4,00 m.

3. Entreplanta:

a. Mínimo: 2,50 m.

b. Máximo: no se establece.

4. Planta de piso:

a. Mínimo: 2,5 m.

b. Máximo: no se establece.

7.7.1.4 CÓMPUTO DEL NÚMERO MÁXIMO DE PLANTAS EDIFICABLES.

Fijará el número máximo de plantas permitidas de la edificación. En dicho cómputo se incluirán:

1. La planta baja.

2. Todas las plantas de piso.

3. La planta bajo-cubierta, salvo que pueda incluirse en el interior del volumen de la cubierta tal y como se define en el apartado 7.7.1.10 de la presente normativa.

7.7.1.5 LÍNEA DE CORNISA.

Es la intersección del plano exterior de la fachada de la edificación con el de la cara inferior del alero o cornisa del edificio.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Línea de cornisa

7.7.1.6 ALTURA MÁXIMA DE CUMBRERA.

Para las cubiertas inclinadas se define un valor de altura de cumbrera como la diferencia de altura entre la línea de cornisa y la cumbrera más alta de la cubierta.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Altura máxima de cumbrera

7.7.1.7 PLANO DE RASANTE.

Se entenderá por plano de rasante el plano horizontal situado en la media de las cotas sobre el terreno natural de los vértices del perímetro del edificio.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Plano de rasante

7.7.1.8 ALTURA MÁXIMA.

Es la distancia vertical máxima a que puede situarse la línea de cornisa con respecto al plano de rasante.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Altura máxima

7.7.1.9 CÓMPUTO DE LA ALTURA MÁXIMA.

A los efectos de determinación de esta altura máxima, se tendrán en cuenta los siguientes criterios:

1. Criterio general de medición.

Se medirá desde la rasante del vial correspondiente a la alineación oficial de la parcela en el punto medio de su frente, hasta la línea de cornisa.

En defecto de alineación oficial de parcela en contacto con la edificación, como puede ser el caso de edificación aislada en interior de parcela o de construcciones en Suelo No Urbanizable, la medición de este parámetro se efectuará desde el plano de rasante.

En el caso de viviendas unifamiliares y viviendas situadas en suelo no urbanizable la diferencia de altura podrá aumentarse hasta los 2 m a fin de evitar la excesiva fragmentación de las fachadas de la edificación.

Ver imagen de la disposición

Fig: Criterio general de medición de la altura máxima

2. Edificaciones con frente a una sóla calle:

Si la rasante de la calle en la alineación es tal que la diferencia de niveles entre el extremo de la fachada de mayor cota y el centro de la misma es menor de 60 cm, la altura máxima se medirá en el centro de la fachada, a partir de la rasante en ese punto.

Si la diferencia de niveles es mayor de 60 cm, la altura reguladora se medirá a partir de un nivel situado 60 cm por debajo de la rasante del extremo más alto de la línea de fachada.

Cuando la aplicación de esta regla dé lugar a que, en determinados puntos de la línea de fachada, la rasante de la acera se sitúe a más de 3 m por debajo del punto de referencia señalado en el párrafo anterior, la fachada se dividirá en los tramos necesarios para que esto no ocurra. En cada uno de los tramos, la altura se medirá según las reglas anteriores, como si cada tramo fuese una fachada independiente.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Criterio de medición en edificaciones con frente a una sola calle.

3. Edificaciones con frente a dos o más calles que formen esquina o chaflán:

Se aplicará la misma regla señalada en el número anterior, dividiendo la fachada en tramos independientes cuando la altura señalada en el planeamiento sea distinta para cada una de las calles.

4. Edificaciones con frente a dos o más calles que no formen esquina o chaflán:

El límite de la zona de influencia de una calle con respecto a otra, a los efectos de medir la altura máxima con arreglo a sus rasantes respectivas, será la bisectriz del ángulo que formen las alineaciones.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Criterio de medición de altura máxima en edificaciones con frente a dos o más calles que no formen esquina o chaflán.

7.7.1.10 CUBIERTA DE LA EDIFICACIÓN

Se entiende por cubierta de la edificación, los elementos constructivos que cierran la edificación por encima de la cara superior del último forjado.

Las cubiertas inclinadas deberán cumplir las siguientes condiciones:

1. La pendiente máxima de los faldones de cubierta será:

a. 58% en edificios de hasta dos plantas.

b. 100% en edificios de más de dos plantas

Ver imagen de la disposición

Fig.: Condiciones de la cubierta

2. Los faldones serán rectos y de inclinación uniforme, quedando prohibido en su plano cualquier retranqueo o alteración volumétrica, con la excepción de la solución en terraza y las buhardillas reguladas en la presente normativa.

3. La distancia vertical entre la cara inferior del último forjado y la cumbrera más alta del edificio no será mayor de 3 m y la distancia entre la cara inferior del último forjado y la línea de cornisa no será mayor de 80cm.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Condiciones de altura de la cubierta

4. Los aleros volados sobre fachada se ajustarán a las determinaciones señaladas en el apartado 7.8.5 de la presente normativa.

7.7.1.11 PLANTA ÁTICO.

Se entiende por planta ático aquella que se dispone por encima de la última planta de piso de un edificio, retranqueada con respecto a la alineación, y que cuenta con una terraza plana de uso privativo sobre la cubierta de la planta inferior en este espacio de retranqueo.

Donde las condiciones particulares de cada zona lo permitan, se admitirá la construcción de una planta ático, siempre que cumpla las siguientes condiciones:

1. El ático se desarrollará en una sola planta, no pudiendo exceder ningún punto de su cubierta de la cota máxima de cuatro metros (4 m) medidos verticalmente desde la cara superior del forjado correspondiente al suelo de su planta.

2. El volumen del ático estará definido por un plano vertical paralelo a la fachada exterior de la edificación principal, separado de esta una distancia mínima de tres metros (3 m). Asimismo, ningún punto de su volumen podrá sobrepasar el plano teórico definido por la línea de alero en fachada y un ángulo de cuarenta y cinco grados sexagesimales (45º) con la horizontal.

3. La cubierta de la planta ático cumplirá las condiciones genéricas establecidas para las cubiertas de la edificación. A los efectos de definición del arranque de los faldones de cubierta, se entenderá que en la planta ático la línea de cornisa es la intersección entre el plano de retranqueo paralelo a las fachadas (separado de estas una distancia de tres metros lineales —3 m—), y la cara inferior del alero o cornisa del edificio correspondiente al techo de la planta ático (o cara interior del plano de cubierta en caso de no existir este último forjado).

Ver imagen de la disposición

Fig.: Condiciones morfológicas de la planta ático

7.7.1.12 CONSTRUCCIONES POR ENCIMA DE LA CUBIERTA.

Por encima de la cubierta únicamente se permiten las siguientes construcciones:

1. Los elementos decorativos y de remate de carácter estético.

2. Los elementos técnicos y de servicios, anejos a la edificación (almacenamiento de agua, cajas de ascensores, cajas de escaleras, etc.).

3. Las chimeneas.

7.8 CONDICIONES MORFOLÓGICAS.

7.8.1 DEFINICIÓN Y APLICACIÓN.

Las condiciones morfológicas son las que se imponen a las edificaciones y a determinadas instalaciones, al objeto de asegurar la adecuada integración de las mismas en el paisaje urbano o, en su caso en el rural.

7.8.2 SOPORTALES.

Se definen los soportales como espacios porticados cubiertos de uso público interiores a la parcela edificable, que son contiguos y paralelos a la alineación oficial y totalmente abiertos a ella.

Se dispondrán soportales en aquellos frentes de fachada donde expresamente se indica en los planos de ordenación.

Los soportales deberán cumplir las siguientes condiciones:

1. Salvo definición expresa del soportal en el presente PGO, deberán estar abiertos por todos sus laterales no pudiendo quedar interrumpido su recorrido por cerramientos, o linderos de otras parcelas.

2. El límite entre el espacio interior del soportal y la calle a la que se abre, estará definido por un pórtico consistente en una línea de pilares que deberán guardar una separación mínima entre ejes de 2,50 m y máxima de 4,50 m.

3. La altura libre mínima, medida desde cualquier punto del techo totalmente terminado hasta su proyección vertical sobre el pavimento, será de 3 metros (3 m). La altura libre máxima, medida de igual manera, será de tres metros y medio (3,50 m). Cuando existan soportales colindantes, la altura libre del soportal guardará continuidad con la de aquellos, salvo en aquellos casos en que esto suponga superar los límites máximo o mínimo fijados en este epígrafe.

4. La anchura libre mínima del soportal, medida entre la cara exterior de los pilares del pórtico y el cerramiento de la planta baja, perpendicularmente a la alineación oficial, será en todos los puntos de dos metros y medio (2,50 m). La anchura libre máxima, medida de igual manera, será de tres metros y medio (3,50 m). Cuando existan soportales colindantes, la anchura libre del soportal guardará continuidad con la de aquellos, aunque no se cumplan los límites máximo y mínimo establecidos en este epígrafe.

5. Si se trata de sustitución de elementos existentes, se respetarán las características formales, constructivas y dimensionales del soportal demolido.

7.8.3 PASAJES.

Se definen los pasajes como espacios cubiertos de uso público interiores a la parcela edificable, que comunican entre sí dos espacios públicos atravesando el interior de la parcela por debajo de la edificación en ella construida.

Se dispondrán pasajes en aquellos lugares donde expresamente se indica en los planos de ordenación de este PGO.

Los pasajes deberán cumplir las siguientes condiciones:

1. Su altura libre mínima, medida desde cualquier punto del techo totalmente terminado hasta su proyección vertical sobre el pavimento, será de tres metros (3 m).

2. Su anchura libre mínima, medida horizontalmente entre los cerramientos laterales que delimitan el pasadizo, será de cuatro metros (4 m) salvo definición expresa de otra anchura en el presente PGO.

3. Se prohíbe el acceso de vehículos a garajes a través de estos pasajes.

7.8.4 CUERPOS VOLADOS.

7.8.4.1 BALCONES.

Se denominan balcones a los elementos volados abiertos en todos sus frentes y accesibles desde el interior de la edificación, que rebasan sus alineaciones interiores y/o exteriores. Disponen tan sólo de elementos de seguridad (barandillas) en su frente y laterales.

Los balcones deberán cumplir las siguientes condiciones cuando se dispongan en la fachada a la vía pública:

1. La separación mínima entre los linderos laterales de la finca y el primer balcón será de un metro (1 m)

2. No podrán ser de dimensión longitudinal mayor de dos metros (2 m). Cuando se dispongan dos balcones contiguos, deberá existir una separación mínima entre ambos de un metro (1 m).

Ver imagen de la disposición

Fig.: Condiciones morfológicas de los balcones

7.8.4.2 TERRAZAS.

Se entenderá por terrazas los espacios no cerrados, parcialmente volados sobre la alineación, exterior o interior, y con una profundidad que podrá alojarse parcialmente interior al plano de fachada.

Las terrazas deberán cumplir las siguientes condiciones cuando se dispongan en la fachada a la vía pública:

1. No tengan una profundidad superior a 2 m, medidos desde el plano de fachada.

7.8.4.3 MIRADORES.

Se entiende por mirador aquel cuerpo volado cerrado cuyo cerramiento es acristalado al menos en un 70%, siempre y cuando el resto hasta completar la totalidad del cerramiento sea de carácter ligero y esté integrado con la carpintería.

Los miradores deberán cumplir las siguientes condiciones cuando se dispongan en la fachada a la vía pública:

1. La separación mínima entre los linderos laterales de la finca y el primer mirador será de un metro (1 m)

2. No podrán ser de dimensión longitudinal mayor de tres metros (3 m). Cuando se dispongan dos miradores contiguos, deberá existir una separación mínima entre ambos de un metro (1 m).

7.8.4.4 CUERPOS VOLADOS CERRADOS.

Se denominan cuerpos volados cerrados a los elementos cerrados habitables y situados en plantas de piso que rebasan las alineaciones interiores y/o exteriores de la edificación al prolongarse los forjados sobre el espacio público o el espacio libre de parcela.

7.8.4.5 CONDICIONES GENERALES DE LOS CUERPOS VOLADOS.

Sin perjuicio de otras condiciones que se especifiquen en las condiciones particulares de cada zona o las señaladas para cada uno de los elementos en particular, los cuerpos volados cumplirán los siguientes requisitos:

1. La altura libre con respecto a la rasante de la acera o espacio público no será inferior a 3 m en ningún punto de la alineación exterior.

2. La distancia máxima del vuelo no superará ninguna de las siguientes:

a. 1/10 de la anchura de la calle o espacio público.

b. 0,80m si se trata de un cuerpo volado abierto

c. 1 m si se trata de un cuerpo volado cerrado.

3. La separación mínima con los linderos laterales de la edificación será de 0,50m.

4. Excepto en zonas de ordenanza de tipologías unifamiliares, no podrán ocupar más del 60% de la longitud del perímetro de las fachadas. Esta proporción se sacará para el conjunto de las fachadas que haya y no una por una.

7.8.5 ALEROS Y CORNISAS.

Los aleros y cornisas tendrán una dimensión que no excederán de las siguientes distancias:

1. En fachadas sin cuerpos salientes: 1 m

2. En fachadas con cuerpos salientes: La que resulte de sumar 0,5 m al vuelo máximo existente.

El canto de los aleros no será superior a 15 cm, excluidos canes, ménsulas, jabalcones o similares.

7.8.6 BUHARDILLAS.

Se entiende por buhardilla el volumen que emerge del plano de la cubierta para alojar una ventana a efectos de iluminación y ventilación de los espacios bajo cubierta. Quedan excluidos los casetones tradicionales que albergan una galería acristalada que ocupa los dos primeros tercios de la cubierta.

Las buhardillas deberán cumplir las siguientes condiciones:

1. Las buhardillas deberán disponerse a una distancia mínima entre ellas de 3 m, medidos entre sus ejes, y a un mínimo de 1,5 m de los extremos de la fachada a la que se abren.

2. En las fachadas situadas sobre la alineación exterior o visibles desde espacio público, las buhardillas deberán integrarse en la composición y ritmo de los huecos de las demás plantas.

3. La anchura máxima de la buhardilla será de 2,5 m, y la altura máxima, entre alféizar y dintel, será de 2 m

4. Se situarán a una distancia máxima de 2 metros de la fachada.

5. La cubierta de las buhardillas se resolverá empleando los mismos tipos de pendiente que el resto de la cubierta y rematándose con idéntico material que el resto del tejado, pudiendo ser a dos o a tres aguas.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Condiciones morfológicas de las buhardillas

Los casetones tradicionales de cubierta deberán cumplir las siguientes condiciones:

1. Se admitirá un único casetón tradicional por fachada.

2. Deberá disponerse a un mínimo de 1,5 m del extremo de la fachada a la que se abre.

3. En las fachadas situadas sobre la alineación exterior o visibles desde espacio público, deberá integrarse en la composición y ritmo de los huecos de las demás plantas.

4. La anchura máxima será inferior a dos tercios de la longitud total de la fachada y la altura máxima, entre alféizar y dintel, será de 2,5 m, debiendo situarse el alféizar a la altura del suelo de la planta bajocubierta.

5. La cubierta de las buhardillas se resolverá según el modelo tradicional a una, dos o tres aguas.

Ver imagen de la disposición

Fig.: Condiciones morfológicas de los casetones tradicionales

7.8.7 ELEMENTOS SALIENTES DE LA EDIFICACIÓN.

Son elementos auxiliares de la edificación fijos o provisionales, construidos con fines representativos, publicitarios y/o funcionales, y que sobresalen de las fachadas.

7.8.7.1 MARQUESINAS.

Se entenderán por marquesinas los elementos constructivos rígidos que sobresaliendo del plano de fachada adintelan la planta baja, y los huecos de la misma, al objeto de realzar los usos y significar los accesos.

Deberán cumplir las siguientes condiciones:

1. La altura libre con respecto a la rasante de la acera o espacio público no será inferior a 3 m en ningún punto de la alineación exterior.

2. La distancia máxima del vuelo no superará ninguna de las siguientes:

a. 1/10 de la anchura de la calle o espacio público.

b. 1 m si se trata de un cuerpo volado cerrado.

7.8.7.2 TOLDOS.

Se entenderán por toldos los elementos constructivos de materiales no rígidos, excepto su estructura, que sobresaliendo del plano de fachada adintelan y protegen del soleamiento a los huecos de la edificación.

Deberán cumplir las siguientes condiciones:

1. La altura libre con respecto a la rasante de la acera o espacio público no será inferior a 2,20 m en ningún punto de la alineación exterior.

2. La distancia máxima del vuelo no superará ninguna de las siguientes:

a. 2,5m en posición extendida.

3. Todos los toldos de un edificio en régimen de propiedad horizontal, a excepción de aquellos situados en los locales comerciales, deberán ser de la misma clase. En el caso de no existir acuerdo de la Comunidad de Propietarios, el primer toldo que se instale marcará la pauta para los sucesivos.

4. Los toldos fijos se regulan por las determinaciones establecidas en el artículo anterior para las marquesinas.

7.8.7.3 MUESTRAS.

Son anuncios paralelos al plano de la fachada de la edificación.

Deberán cumplir las siguientes condiciones:

1. Se permiten únicamente en las plantas bajas de las edificaciones.

2. Los anuncios paralelos al plano de fachada podrán instalarse, en edificios de uso residencial, con un saliente máximo de 20 cm del plano de fachada y con una altura máxima de 80 cm.

3. En edificios de uso exclusivo no residencial se permitirán muestras con el mismo saliente máximo anterior y una altura no superior a 6 m siempre que se localicen en fachada. Cuando se localicen como coronación del edificio no podrán sobrepasar 1/10 de la altura total de la construcción.

4. En los muros medianeros ciegos no se admitirán muestras cualquiera que sea su contenido, que no estén directamente ligadas a alguno de los usos localizados en la edificación; en cualquier caso éstos podrán ser tratados decorativamente como una fachada más.

7.8.7.4 BANDERINES.

Son anuncios perpendiculares al plano de fachada que, respetando en cualquier caso e arbolado y mobiliario urbano, sirven para significar el uso o localización de las actividades de la edificación.

1. Cumplirán las mismas determinaciones que las muestras reguladas en el artículo anterior, en cuanto a altura y localización, según se trate de edificios residenciales o de otro uso, aunque no en cuanto a la separación del plano de fachada.

2. Complementariamente deberán en cualquier caso tener una altura mínima libre sobre la rasante oficial de 2,20 m en cualquiera de sus puntos y no podrán tener una longitud máxima superior a 1,50 m, medidos desde el plano de fachada, siempre que no vayan adosados a marquesinas en cuyo caso su longitud máxima será la de éstas; independientemente de lo anterior deberán retranquearse un mínimo de 30 cm del bordillo de calzada.

7.8.7.5 OTROS ELEMENTOS.

Se admiten zócalos, rejas y otros elementos de seguridad, en todas las situaciones, los cuales podrán sobresalir un máximo de diez centímetros (10 cm) respecto de la línea de fachada.

Las bajantes de aguas pluviales adosadas a las fachadas deberán disponerse de manera que no resulten un elemento disonante en la composición y estética de la misma.

7.8.8 CERRAMIENTOS DE PARCELA.

Se entiende por cierres de parcela, cercas o vallados, los elementos constructivos que sirven para delimitar o cerrar propiedades.

Deberán cumplir las siguientes condiciones, salvo indicación expresa en las condiciones particulares correspondientes:

1. El Ayuntamiento podrá disponer la obligación de cercar con cierres permanentes tanto los solares, como aquellos otros terrenos inedificados sobre cualquier categoría de suelo, mediante una solución constructiva justificada que garantice de forma permanente las debidas condiciones de seguridad y ornato.

2. Los cierres de parcela con el espacio público y entre parcelas tendrán un cerramiento opaco mínimo de 0,5 m de altura sobre cada punto de la rasante del terreno, pudiéndose superar dicha altura con un cerramiento igual al anterior o alternando partes ciegas con elementos de cierre diáfanos (seto vegetal, rejería, malla metálica, etc.), no sobrepasando en ningún caso la altura total máxima de 2,50 m sobre la rasante del terreno en cada punto.

3. Los materiales, texturas y colores utilizados en los elementos del cerramiento, estarán en consonancia con los que se utilicen en las fachadas de la construcción que se edifique en el interior de la parcela, con el fin de que no existan disonancias entre ellos.

4. En el Suelo No Urbanizable, en aquellos ámbitos donde esté expresamente permitido, los cerramientos de parcela sólo podrán ser opacos en su base, hasta una altura máxima de un metro (1 m) sobre la rasante de cada punto del terreno, y con una altura máxima total de dos metros y medio (2,50 m) de cierre diáfano (setos vegetales, mallas metálicas, alambrado sin púas, etc.) acordes con el medio natural y el paisaje en el que esté situado.

5. En su ejecución se ofrecerán las suficientes garantías de estabilidad contra impactos horizontales y acciones horizontales continuas. Los materiales utilizados y su calidad, se elegirán en virtud de su buen aspecto, un reducido mantenimiento y una coloración adecuada al entorno donde se sitúen.

6. Se prohíbe expresamente la incorporación de materiales potencialmente peligrosos como vidrios rotos, filos, puntas, espinas, etc, así como cualquier otro susceptible de causar daño.

7. Los cierres respetarán las distancias de protección de los caminos, vías pecuarias, carreteras, señaladas en el Título 5 de esta normativa; y cuantas otras distancias de protección que deriven de la normativa sectorial de aplicación.

7.9 CONDICIONES GENERALES ESTÉTICAS.

7.9.1 NORMAS GENERALES.

El Ayuntamiento podrá denegar o condicionar las licencias de obras de nueva planta y actividades que resulten antiestéticas pudiendo referir las condiciones que se impongan tanto al uso y dimensión del edificio y sistema de conjunto, como a la composición y materiales a emplear así como a los detalles de todos los elementos en forma, calidad y color.

Excepcionalmente, y por razones compositivas justificadas a criterio del Ayuntamiento, podrán autorizarse condiciones morfológicas diferentes, siempre que ello no dé lugar a mayores aprovechamientos.

7.9.2 FACHADAS.

7.9.2.1 COMPOSICIÓN.

Cuando la edificación objeto de la obra se encuentre contigua o flanqueada por edificaciones protegidas por el catálogo urbanístico se adecuará la composición de la nueva fachada y armonizarán las líneas fijas de referencia de la composición (cornisas, aleros, impostas, vuelos, zócalos, etc.) entre la nueva edificación y las colindantes incluso cuando estas tengan diferente número de plantas.

Se establecerá la continuidad de los paramentos verticales de las plantas superiores con la planta baja de modo que los locales de esta planta quedarán definidos y delimitados, en materiales y formas, por los elementos arquitectónicos propios del edificio.

7.9.2.2 MATERIALES.

Sin perjuicio de las mayores limitaciones que pudieran imponer las condiciones estéticas particulares de cada zona, se optará preferentemente por aquellos materiales tradicionales que armonicen con el entorno, quedando prohibido el uso de los siguientes acabados:

1. Revocos o pinturas con pigmentación diferente a la blanca o tierra de tonos claros.

2. Enfoscado de cemento sin pintar.

3. Ladrillo veteado y vidriado.

4. Ladrillo visto el ladrillo hueco “tosco” de obra.

5. Cerámica brillante.

6. Las plantas bajas no podrán dejarse con cerramiento provisional a la espera de ser ocupadas por locales comerciales, debiendo cumplir las condiciones de materiales y calidad del resto de la fachada.

7.9.2.3 CARPINTERÍA Y CERRAJERÍA.

La carpintería se resolverá de forma que armonice con los materiales tradicionales.

Los elementos de cerrajería que pudiera presentar la fachada (barandillas, rejas, etc.), se resolverán preferentemente con materiales que armonicen con el conjunto de la fachada.

7.9.2.4 PERSIANAS.

El oscurecimiento de las estancias deberá producirse preferentemente mediante contraventanas y postigos, exteriores o interiores. Se permitirán también persianas enrollables siempre y cuando no sea posible la visión de los tambores en el exterior.

7.9.2.5 MEDIANERAS VISTAS.

Las paredes medianeras que queden vistas (aunque sea transitoriamente, a la espera de adosamiento de otra construcción colindante), deberán tratarse con el mismo criterio y con materiales de fachada semejantes a los paramentos de la fachada principal.

7.9.2.6 INSTALACIONES VISTAS.

Quedan prohibidas las antenas y las condensadoras de aire acondicionado visibles desde la vía pública.

7.9.3 CUBIERTAS.

1. Los materiales de acabado de las cubiertas serán de colores y texturas que armonicen con el entorno.

2. Quedan prohibidas las cubiertas de placas de amianto cemento, así como las telas asfálticas vistas, las aluminizadas y los recubrimientos plásticos.

7.10 CONDICIONES PARTICULARES DE LAS CONSTRUCCIONES PREFABRICADAS.

Las construcciones prefabricadas deberán cumplir las condiciones señaladas en el Acuerdo adoptado por la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias (CUOTA), en su sesión de 13 de abril de 1994 y publicado en el BOPA de fecha 13 de mayo de 1994.

8. CONDICIONES GENERALES DE URBANIZACIÓN

8.1 OBJETO Y ÁMBITO DE APLICACIÓN

Las presentes Normas de Urbanización, tienen por objeto la regulación de todos los aspectos relativos al proyecto, ejecución material, entrega y mantenimiento de las obras y los servicios de urbanización:

1. Urbanización de las vías públicas y el espacio público.

2. Red de abastecimiento de agua potable.

3. Red de alcantarillado.

4. Red de energía eléctrica.

5. Red de alumbrado público.

6. Red de riego e hidrantes.

Las normas contenidas en este título tendrán en todo caso carácter complementario y supletorio respecto de las normas sectoriales establecidas o que puedan establecer tanto las administraciones públicas como las empresas concesionarias del correspondiente servicio. Las cuales prevalecerán sobre las aquí establecidas en todo aquello que sea competencia de su materia sustantiva.

8.2 URBANIZACIÓN DE LAS VÍAS PÚBLICAS.

8.2.1 CONDICIONES DE LAS CARRETERAS.

8.2.1.1 CRITERIO GENERAL

En la urbanización de las carreteras prevalecerá todo lo establecido en la legislación sectorial de aplicación, en particular lo señalado en la Ley del Principado de Asturias 8/2006, de 13 de noviembre, de Carreteras, sobre lo señalado es esta normativa, que tendrá carácter meramente orientativo.

8.2.1.2 CONDUCCIONES SUBTERRÁNEAS Y TENDIDOS AÉREOS.

Se estará a lo dispuesto en el artículo 54 de la Ley del Principado de Asturias 8/2006, de 13 de noviembre, de Carreteras, en el que se indican las condiciones de las conducciones subterráneas en zonas de edificación consolidada en los márgenes de las carreteras.

Asimismo, se estará a lo dispuesto en el artículo 44 de la citada Ley en relación con el trazado de toda conducción y obra subterránea que pueda afectar a las carreteras de la Red del Principado de Asturias.

En relación con los tendidos aéreos que pueda afectar a las carreteras de la Red del Principado de Asturias, se estará a lo dispuesto en el artículo 43 de la precitada Ley.

8.2.2 CONDICIONES DE DISEÑO EN SUELO URBANO Y URBANIZABLE.

8.2.2.1 DIMENSIONES DE CALZADA

Las dimensiones de las calzadas serán:

1. Zonas de uso característico residencial.

Cuando se trate de actuaciones sobre suelo ya consolidado con viario existente y siempre que se disponga del espacio necesario, la calzada tendrá una sección transversal mínima de 6,00 metros entre alineaciones salvo indicaciones contrarias expresadas numéricamente en la documentación gráfica o ficha de la unidad correspondiente.

En las zonas sobre suelo no consolidado en las que la red viaria es de nueva creación, la calzada tendrá un ancho mínimo de 6,00 metros entre alineaciones, salvo indicaciones contrarias expresadas numéricamente en la documentación gráfica o condiciones particulares.

El radio mínimo del bordillo de separación entre acera y calzada en encuentro de vías, siempre que se disponga del espacio necesario, será de 6,00 metros.

2. Zonas de uso característico industrial.

La calzada tendrá un ancho mínimo de 7,00 metros y la separación entre alineaciones será de 12,00 metros. El radio mínimo del bordillo de separación entre acera y calzada en encuentro de vías será de 10,00 metros.

8.2.2.2 CALLES DE COEXISTENCIA.

Se trata al mismo nivel el área de movimiento del vehículo y área de movimiento del peatón, con inclusión del bordillo saltable.

Se podrán diferenciar las zonas peatonales de las destinadas a tráfico rodado mediante la utilización de distintos materiales, colores, texturas o despieces para cada zona.

Los materiales utilizados para pavimentación se dispondrán en soluciones constructivas que permitan una adherencia adecuada y la correcta evacuación de grasas, aceites y residuos líquidos y semisólidos.

Las pendientes para desagüe se realizarán hacia el centro de la calzada.

8.2.2.3 CALLES CON SEPARACIÓN DE TRÁNSITO.

La anchura mínima para la realización de calles con separación de tránsito será de ocho metros.

La anchura mínima de las aceras en áreas de nuevo trazado será de 1,50 metros, permitiéndose estrechamientos puntuales hasta 1,20 metros de ancho crítico.

Las aceras tendrán un tránsito suave hasta la calzada, bien con la interposición de un bordillo saltable, o bien con la configuración de encuentros al mismo nivel con distinta pendiente, que garantice el encauzamiento de aguas pluviales.

En ambos casos, el pavimento de acera será continuo, con clara distinción en color y textura del de la calzada.

8.2.2.4 MATERIALES.

Los materiales a utilizar pueden ser variados, debiendo en cualquier caso reunir las siguientes características:

a. Calidad de aspecto e integración ambiental.

b. Adecuación a la exposición al frío y humedad en el invierno, y al soleamiento intenso del verano.

c. Reducido coste de mantenimiento.

d. Garantizar un desagüe adecuado.

Se diversificarán los materiales de pavimentación de acuerdo con su función y categoría, circulación de personal, lugares de estancia, cruces de peatones, etc.

Como complemento y combinándolos con las soluciones que se adopten, podrán disponerse zonas restringidas para vegetación en la red de espacios libres con la finalidad de ornato o complemento a las vías públicas, ejecutándose con cantos rodados de tamaño mayor de 40 mm., hormigón vertido in situ, adoquines de granito, u otras piedras naturales.

La pavimentación de calzada se hará teniendo en cuenta las condiciones del soporte, las del tránsito que discurrirá sobre él en función de los distintos tipos de calles en cuanto a intensidad, velocidad y tonelaje, y el carácter estético o pintoresco de cada itinerario.

Los materiales de uso predominante en función del uso serían los siguientes:

a. Para aceras: Piedra natural, piezas cerámicas en tonos naturales, hormigón estampado o enlistonado, adoquín, baldosa hidráulica, mezclas bituminosas en su color o coloreadas.

b. Para calzadas: Aglomerado asfáltico sobre solera de hormigón hidráulico, pavimento de enlosados naturales o artificiales, adoquín, hormigón ruleteado o enlistonado, de forma que haga compatible su función de soporte de tránsito con la necesaria estética de las vías públicas en su conjunto.

Las tapas de arquetas, registro, etc., se dispondrán teniendo en cuenta las juntas de los elementos del pavimento, nivelándolo con su plano.

Se admite la evacuación superficial de las aguas de lluvia, habilitándose a este fin el procedimiento más acorde con el tratamiento y jerarquía de las vías públicas, de manera que se encaucen hacia un dren, cuneta o curso de agua próximos, prohibiéndose expresamente el uso de pozos filtrantes.

8.2.2.5 FIRMES.

Generalmente, se preferirán los firmes mixtos por las considerables ventajas que ofrecen seguidos de los flexibles, especialmente cuando existan servicios bajo la calzada y sea conveniente acortar el plazo de ejecución.

Cuando se prevea la utilización de un microaglomerado como capa de rodadura el espesor de esta capa se descontará del espesor total del pavimento recomendado. Asimismo, si para el sellado de la base se emplea simple o doble tratamiento superficial, éste se descontará del espesor de la capa de rodadura equivalente. Este mismo caso se dará cuando el espesor de la sub base sea superior al recomendado, lo que se traducirá en una disminución del espesor equivalente de la base.

Por las características del terreno natural se dispondrá, salvo justificación en contra, una primera capa de arena de río que actuando como filtro evite la contaminación del firme por las arcillas. Además, cuando se prevea la existencia de filtraciones o corrientes de agua se colocarán drenes porosos longitudinales con desagüe a la red de alcantarillado.

Cuando sea preciso efectuar un refuerzo del firme existente, este se ejecutará con mezcla bituminosa de espesor no inferior a cinco centímetros (5 cm).

En las zonas de estacionamiento no se aconseja el empleo de pavimentos continuos asfálticos. Las juntas que se prevén en estos pavimentos se dispondrán convenientemente para orientar mejor el aparcamiento.

Las tapas de arquetas, registros, etc. se orientarán teniendo en cuenta las juntas de los elementos del pavimento y se nivelarán con su plano de tal forma que no resalten sobre el mismo.

8.2.2.6 APARCAMIENTOS.

Estarán sujetos a las condiciones de uso señaladas en el apartado 6.6.2 de la presente normativa.

8.2.2.7 ACCESIBILIDAD.

El diseño y dimensionado de los elementos que definen la urbanización y equipamiento del espacio público urbano, tales como itinerarios peatonales, pavimentaciones, vados, pasos de peatones, escaleras, rampas y elementos de ajardinamiento, señalización y mobiliario urbano, deberán establecerse con criterios de eliminación de barreras arquitectónicas urbanísticas.

En concreto, se estará a lo establecido en la Ley 5/1995, de 6 de abril, de Promoción de la Accesibilidad y Supresión de Barreras del Principado de Asturias, y al Decreto 37/2003, de 22 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley 5/1995, de 6 de abril, de Promoción de la Accesibilidad y Supresión de Barreras en los ámbitos urbanístico y arquitectónico, así como a las Disposiciones Básicas de Seguridad de Utilización y Accesibilidad del CTE.

8.2.2.8 AJARDINAMIENTO DE LAS VÍAS PÚBLICAS

Las siguientes condiciones serán de aplicación en los viarios de nueva ejecución, quedando eximidos los existentes.

Las aceras se acompañarán preferentemente de alineaciones de árboles. Si los alcorques y regueras son profundos y entrañan peligro para los viandantes contarán con las correspondientes protecciones.

Los árboles situados en los itinerarios peatonales tendrán los alcorques cubiertos con rejillas u otros elementos resistentes, situados en el mismo plano que el pavimento circundante. En caso de utilizar enrejado, la anchura máxima de la malla será de dos centímetros (2 cm).

En ningún caso los alcorques serán menores de sesenta (60) por sesenta (60) centímetros.

La distancia entre el bordillo de la acera y el eje de la plantación será como mínimo de ochenta (80) centímetros.

La anchura mínima de la acera para poder plantar una fila de árboles será de dos metros (2 m), siendo la distancia entre ejemplares (marco de plantación) mayor de seis metros (6 m).

Se considera recomendable la incorporación del agua de escorrentía al riego de alcorques, áreas terrizas o cursos de agua próximos, bien a través de repartos en la longitud de la red o por recogidas en los puntos bajos de las vías públicas.

8.2.2.9 DISPOSICIÓN DE LOS SERVICIOS EN ACERAS

El esquema de la página siguiente establece la disposición relativa de todos los servicios urbanos, excepto el alcantarillado que se situará preferentemente bajo la calzada.

Cuando no se disponga de la anchura mínima de cinco metros y veinte centímetros (5,20m) para colocar los servicios como se indica, se situarán éstos en las dos aceras procurando respetar las distancias y posiciones relativas indicadas en dicho esquema y teniendo en cuenta las observaciones que se indican, a continuación, para cada servicio (debiéndose corroborar en cada proyecto estas prescripciones por las compañías suministradoras. Podrán instalarse en la calzada cuando la disposición en las dos aceras resulte inviable o desaconsejable técnicamente.

1. Red de distribución de energía eléctrica.

a. Los conductores de baja tensión (BT) se instalarán preferentemente y salvo disposición en contrario a una profundidad mínima de sesenta (60) centímetros.

b. Los conductores de media y alta tensión (MT/AT) se instalarán a una profundidad mínima de ochenta (80) centímetros.

c. Los conductores de baja tensión se situarán a menor profundidad que los de media o alta tensión.

2. Red de distribución de gas.

Las tuberías de gas se colocarán siempre por encima de cualquier servicio canalizado, preferentemente lejos de arquetas y lo más retirado posible de la canalización de semáforos.

La profundidad de la tubería de gas debe permitir el desagüe a la red de alcantarillado. Esta será como mínimo de sesenta (60) centímetros medida desde su generatriz superior.

La separación de las tuberías de gas con otras canalizaciones y obras subterráneas se ajustará a los valores que se indican en el Cuadro n.º 2.

3. Red de distribución de agua.

La tubería de agua potable se instalará siempre a menor profundidad que la de alcantarillado y a una distancia mínima de ella tanto en horizontal como en vertical de cincuenta (50) centímetros si no existe riesgo de contaminación.

4. Red de alumbrado público.

La profundidad mínima de zanja será de cincuenta (50) centímetros.

CUADRO N.º 1

SEGUNDA

SEPARACION ENTRE CONDUCTORES ELECTRICOS Y LA SEGUNDA CANALIZACION

POSICION RELATIVA CONDUCTORES

CANALIZACION DE SERVICIOS

DISTANCIA MINIMA EN PLANTA

DISTANCIA MINIMA EN CRUCE

ELECTRICOS Y 2.ª CANALIZACION

GAS

AGUA

TELEFONO

0,20 metros

0,20 metros

El conductor eléctrico estará a mayor profundidad

OTRO CONDUCTOR ELECTRICO

0,25 metros

0,25 metros

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

8.2.3 CONDICIONES DE DISEÑO EN NÚCLEOS RURALES.

Las características particulares de los núcleos rurales del municipio hacen que la urbanización del viario en los mismos deba diferenciarse de lo exigible en cascos de mayor tamaño. Si bien se recomienda la aceptación de las condiciones señaladas anteriormente para el viario, se permitirá la pavimentación con hormigón ruleteado en la totalidad de la sección de la calle, así como tierra o grava compactada.

El resto de normativa de urbanización de las vías públicas tendrá carácter orientativo.

8.3 URBANIZACIÓN DE LOS ESPACIOS LIBRES PÚBLICOS.

8.3.1.1 CLASIFICACIÓN.

Forman parte del sistema general de espacios libres públicos los siguientes ámbitos:

1. Parques, entendidos como espacios de tamaño mediano o grande con carácter urbano, suburbano y deportivo, integrados habitualmente en el sistema general.

2. Jardines, entendidos como espacios de tamaño mediano o pequeño, que forman parte normalmente del sistema local.

8.3.1.2 CRITERIOS DE DISEÑO.

Parques

Deberá mantenerse la primacía de la superficie vegetal y de las zonas arboladas sobras las áreas urbanizadas.

Jardines

Deberá mantenerse un adecuado equilibrio entre la superficie ajardinada y la pavimentada, que dependerá de las características del entrono en el que están situados.

8.3.1.3 CRITERIOS DE URBANIZACIÓN.

El proyecto de jardinería justificará el sistema de riego elegido, la red de alumbrado que incorpore, y los elementos del mobiliario urbano.

Se tenderá a la utilización de especies xerófilas y preferiblemente autóctonas.

En las zonas de fuerte arbolado deberán preverse hidrantes de cien (100) milímetros en la proporción de uno por cada cuatro (4) hectáreas. Deberán situarse en lugares fácilmente accesibles y estarán debidamente señalizados.

En parques de superficie superior a tres (3) hectáreas deberá preverse un sistema de riego automatizado, con la disposición de “inundadores” para zonas de árboles y arbustos.

Deberá preverse en su caso la dotación de fuentes de beber, juegos infantiles, bancos, papeleras, elementos y demás mobiliario urbano para el adecuado disfrute de la zona por parte de la población.

Los alcorques tendrán una dimensión proporcional al porte del arbolado, y en todo caso superior a sesenta (60) por sesenta (60) centímetros.

El suelo de los paseos, caminos y senderos se resolverá en secciones transversales bombeadas con una pendiente máxima del dos por ciento (2%). Las superficies horizontales deberán ser permeables y estar drenadas.

El suelo de las plazas peatonales o de coexistencia interiores al núcleo, que tengan la calificación de espacio libre público, podrá ser de pavimentación rígida. En su solución constructiva se deberá optar por adoquinados, enlosados o soluciones que contribuyan al adecuado realce estético de la escena urbana; sin perjuicio de la disposición de los adecuados elementos de jardinería y arbolado que completen el diseño de la plaza.

Los cerramientos, en caso de existir, serán opacos en una altura no superior a 0,50 m, pudiendo rebasar dicha altura con cerramiento diáfano de tipo vegetal, hasta los 2,50 metros.

La iluminación media de estas zonas será igual o superior a diez (10) lux, en servicio, con un factor de uniformidad mayor o igual de cero veinticinco (0,25). La iluminación de fondo será igual o superior a dos (2) lux.

8.3.1.4 ACCESIBILIDAD.

El diseño y dimensionado de los elementos que definen la urbanización y equipamiento del espacio público urbano, tales como itinerarios peatonales, pavimentaciones, vados, pasos de peatones, escaleras, rampas y elementos de ajardinamiento, señalización y mobiliario urbano, deberán establecerse con criterios de eliminación de barreras arquitectónicas urbanísticas.

En concreto, se estará a lo establecido en la Ley 5/1995, de 6 de abril, de Promoción de la Accesibilidad y Supresión de Barreras del Principado de Asturias, y al Decreto 37/2003, de 22 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley 5/1995, de 6 de abril, de Promoción de la Accesibilidad y Supresión de Barreras en los ámbitos urbanístico y arquitectónico, así como a las Disposiciones Básicas de Seguridad de Utilización y Accesibilidad del CTE.

8.4 RED DE ABASTECIMIENTO DE AGUA POTABLE.

8.4.1.1 CAPTACIÓN.

1. Cuando la procedencia de agua de suministro domiciliario no sea la red municipal, para su primera implantación deberá adjuntarse autorización del Órgano competente, descripción de su procedencia, análisis químico y bacteriológico, emplazamiento y garantía de suministro, así como compromiso y procedimiento de control periódico de la potabilidad para el suministro de poblaciones, de forma que se cumplan los requisitos de calidad expresados en el Real Decreto 1138/1990, de 14 de septiembre por el que se aprueba la Reglamentación Técnico Sanitaria para el abastecimiento y control de calidad de las aguas potables de consumo público y cuanta reglamentación la complemente o la sustituya.

2. Cualquier pozo de abastecimiento de agua potable deberá estar situado a una distancia superior a 50 m del punto de vertido de las aguas residuales, debiendo emplazarse este último aguas abajo en relación con aquél.

3. En el caso de existir diversas o próximas captaciones de un mismo acuífero subterráneo se recomienda concentrar la captación de un único pozo a fin de racionalizar y controlar el consumo.

4. Cualquier instalación de elevación colectiva del agua deberá disponer al menos de dos bombas.

8.4.1.2 ACUMULACIÓN.

1. Caso de ser necesarios depósitos de regulación, su capacidad será la suficiente para regular al menos la dotación media diaria. La priorización en la implantación de sistemas de abastecimiento, en caso de realizarse se hará según los siguientes criterios:

a. Que las entidades de población estén clasificadas como núcleos rurales por el presente PGO.

b. Que sirvan al mayor número de población simultáneamente.

c. Que sirvan a más de un núcleo rural simultáneamente.

2. Los elementos privados contenedores o acumuladores de agua conectada de forma directa o indirecta a la red de suministro, tales como acequias, aljibes, estanques para riego o albercas, indistintamente de la clase de suelo donde se sitúen, que no formen parte de las instalaciones de infraestructura de la red, tendrán una capacidad no superior a 13 m³, en condiciones de uso máximo.

3. Cualquier elemento privado de acumulación de agua superficial de capacidad superior a 13 m³, se considera piscina. Toda piscina con independencia del sistema de alimentación que utilice deberá estar dotada de un sistema de depuración terciaria del agua almacenada, prohibiéndose el vertido directo al cauce libre o cauce público, debiendo en todo caso disponer de sistema de utilización posterior del agua desechada.

4. Las piscinas privadas tendrán una capacidad de acumulación no superior a 100 m³. Se exceptúan las localizadas en complejos deportivos de carácter municipal.

8.4.1.3 CONSUMO.

Ante la necesidad de racionalizar el consumo de agua como recurso escaso, se considerará a todos los efectos consumo suntuario aquel que exceda de 24 m³/mes por vivienda (equivalente a un consumo de 200 litros hab./día, con una media familiar de 4 habitantes por vivienda) con independencia del sistema de suministro utilizado.

8.4.1.4 CARACTERÍSTICAS DE LA RED DE AGUA.

1. La disposición y trazado de la red de distribución urbana tenderá a ser mallada en los conductos de superior jerarquía.

2. La instalación deberá garantizar una Presión Normalizada de prueba en fábrica de 15 atmósferas. Las acometidas domiciliarias contarán con llave de paso registrable.

3. La red estará formada por tubos de hormigón armado, pudiéndose utilizar también el fibrocemento con un timbraje adecuado, el cloruro de polivinilo, el polietileno, la fundición dúctil o gris y el acero. Los materiales de las tuberías deberán acreditar el cumplimiento de la normativa de calidad, teniendo una resistencia suficiente a la presión interior y una estanqueidad adecuada. Los materiales cumplirán las condiciones requeridas en el Pliego de Condiciones Técnicas Generales para tuberías de abastecimiento de agua (MOPU, 1974).

4. La velocidad de circulación del agua por las tuberías que forman la red de distribución será lo suficientemente elevada como para evitar, en los puntos más desfavorables la desaparición del cloro residual por estancamiento. Además se limitará su valor máximo para evitar una sobrepresión excesiva por golpe de ariete, corrosión por erosión o ruido. A título orientativo se estiman como velocidad mínima 0,6m/seg, entendiéndose que la velocidad máxima se refiere a redes de distribución. En tuberías de conducción se podrán adoptar velocidades mayores en función de las características específicas de cada caso.

5. El recubrimiento mínimo de la tubería en la zona donde puede estar sometida a las cargas del tráfico será de 1,00 metro medido desde la generatriz superior de la tubería. En el resto de los casos, la profundidad mínima tolerable será de 60 cm, siempre medidos desde la generatriz superior de la tubería. El diámetro mínimo tolerable en redes de distribución será de 50 mm.

8.5 RED DE ALCANTARILLADO

8.5.1.1 CRITERIOS PARA EL DISEÑO DE LA RED

La priorización en la implantación de sistemas de saneamiento, en caso de realizarse se hará según los siguientes criterios:

Que las entidades de población estén clasificadas como núcleos rurales por el presente PGO.

Que se encuentren dentro de espacios protegidos.

Que sirvan al mayor número de población posible.

Que sirvan a más de un núcleo rural simultáneamente.

En las zonas en que existan arroyos que pueden servir para la evacuación natural de las aguas de lluvia, se podrá utilizar el sistema separativo puro o admitiendo con las aguas residuales una proporción limitada de las de lluvia, de manera que el resto de éstas viertan directamente a los arroyos naturales, que deberán tener asegurada su continuidad hasta un cauce público. También podrá utilizarse el sistema separativo cuando las aguas residuales se conduzcan a instalaciones de depuración completa antes de verterlas a los cauces públicos naturales, a los que, en cambio, desaguarán directamente y por la superficie del terreno las aguas de lluvia.

Las secciones mínimas del alcantarillado serán de treinta centímetros (30 cm) de diámetro y las velocidades máximas a sección llena de tres metros por segundo (3 m/sg). En secciones visitables se podrá alcanzar una velocidad de dos metros por segundo (2 m/sg).

Las pendientes mínimas en los ramales iniciales serán del uno por ciento (1%) y en las demás se determinará de acuerdo con los caudales para que las velocidades mínimas de las aguas negras no desciendan de cero con seis (0,6) metros por segundo.

Deberán preverse dispositivos de limpieza del alcantarillado, como camiones cisterna de manguera a presión o de otro tipo.

En las cabeceras de alcantarillas que sirvan a varios edificios se dispondrán cámaras de descarga para la limpieza, cuya capacidad será de cero con seis metros cúbicos (0,6 m³) para las alcantarillas de treinta centímetros (30 cm) y de un metro cúbico (1 m³) para las restantes. Podrá sustituirse este dispositivo por limpieza con manguera a presión mediante camión cisterna.

Para el cálculo del alcantarillado se adoptarán como caudales de aguas negras el medio y el máximo previsto para abastecimiento de agua disminuidos en un quince por ciento (15%).

Las aguas pluviales se recogerán en el interior de la parcela previo a su vertido a la red general.

Los coeficientes de escorrentía adoptados deberán justificarse.

No se admitirá, en ningún caso, la puesta en carga de los conductos, debiendo proyectarse de forma que el funcionamiento sea en lámina libre.

Deberán situarse pozos de registro en los colectores no visitables a una distancia máxima de cincuenta metros (50 m) y en los visitables a menos de trescientos metros (300 m) y siempre como norma general en los puntos singulares como cambio de dirección, cambio de pendiente, etc.

8.5.1.2 MATERIALES DE LAS TUBERÍAS

Según el material los tubos se clasifican de la forma siguiente:

1. Tubos de amianto cemento

2. Tubos de hormigón en masa

3. Tubos de hormigón armado

4. Tubos de gres

5. Tubos de policloruro de vinilo no plastificado (UPCV)

6. Tubos de polietileno

7. Tubos de poliéster reforzado con fibra de vidrio

Cuando la pendiente sea pequeña serán preferibles los de menor coeficiente de rozamiento. En la elección del material se adoptará un criterio unitario para un mejor mantenimiento de la misma.

8.5.1.3 ZANJAS

La profundidad mínima contada desde la rasante de calle a la generatriz superior de la tubería será de uno con cincuenta metros (1,50 m) cuando se recojan aguas negras y de un metro (1 m) cuando sólo sean pluviales. Como profundidad máxima se recomiendan los cuatro metros (4 m).

En casos excepcionales debidamente justificados por la naturaleza de los terrenos y la configuración topográfica de la red y sus puntos de vertido se admitirá reducir las anteriores profundidades recomendándose no obstante, incluso en zonas con refuerzo de la canalización, un relleno de tierra de una altura mínima de cincuenta centímetros (50 cm) desde la generatriz superior del tubo, además del propio espesor del refuerzo de hormigón.

Los conductos se dispondrán preferentemente bajo el centro de la calzada; en calles de calzada superior a los nueve metros (9 m) de anchura se recomienda dos tuberías bajo las aceras o a ambos lados de la calzada.

Los conductos se situarán siempre a mayor profundidad que los de agua potable y a una distancia mínima de un metro (1 m) tanto en horizontal como en vertical. Si estas distancias no pudieran mantenerse se tomarán las medidas de protección necesarias.

En terrenos estables, los conductos se dispondrán sobre una cama de gravilla de tamaño de cinco (5) a veinticinco (25) milímetros y de veinte (20) centímetros de espesor. En terrenos inestables bajo la cama de gravilla o de arena de miga se dispondrá un lecho de hormigón pobre de quince (15) centímetros de espesor. En los 4 primeros tipos de tubos antes indicados, se considera más adecuado el lecho de hormigón pobre que la cama de gravilla.

El relleno de las zanjas se hará por tongadas con suelos adecuados o seleccionados sin piedras de tamaño mayor de veinte (20) milímetros hasta cuarenta (40) centímetros por encima de la generatriz superior de los conductos, con compactación no menor del noventa y cinco (95) por ciento del Próctor Normal. El resto de la zanja se rellenará con suelos tolerables, adecuados o seleccionados con compactación no menor del noventa y ocho (98) por cien del Próctor Normal.

8.5.1.4 JUNTAS

Podrán ser, según el material con que está fabricado el tubo, de: manguito del mismo material y características del tubo con anillos elásticos, copa con anillo elástico, soldadura u otras que garanticen su estanqueidad. El sistema podrá estar constituido por varios anillos elásticos y los manguitos o la copa podrán llevar en su interior rebajes o resaltes para alojar y sujetar aquellos.

En redes de nueva ejecución y en obras de renovación total de la red se prohíbe el uso de juntas efectuadas con corchetes de ladrillo o similar.

8.5.1.5 PRESIÓN INTERIOR

Las tuberías de saneamiento en condiciones normales no tienen que soportar presión interior. Sin embargo, dado que la red de saneamiento puede entrar parcialmente en carga debido a caudales excepcionales o por obstrucción de una tubería, deberá resistir una presión interior de un kilopondio por centímetro cuadrado (1 kp/cm²).

8.5.1.6 ACOMETIDAS DOMICILIARIAS

Los vertidos de las acometidas se realizarán en pozos de registro; en los casos en que esto no sea posible, deberá preverse la instalación de las acometidas necesarias para enlazar con ellas los conductos afluentes que en su día se requieran. Se prohíbe la perforación de los conductos para la ejecución de las acometidas. En cualquier caso, se realizarán siempre bajo la supervisión de los Servicios técnicos Municipales y cumpliendo las siguientes condiciones:

1. El diámetro interior del albañal no será en ningún caso inferior a 16 centímetros de diámetro.

2. Deberá instalarse un sifón general en cada edificio para evitar el paso de gases y múridos.

3. Entre la acometida del albañal y el sifón general del edificio se dispondrá obligatoriamente una tubería de ventilación sin sifón ni cierre alguno que sobrepase en dos metros el último plano accesible del edificio y que deberá situarse como mínimo a otros dos metros de distancia de los inmuebles vecinos.

4. Por la citada tubería podrán conducirse las aguas pluviales, siempre que, respetando la libre ventilación, los puntos laterales de recogida estén debidamente protegidos por sifones o rejas antimúridos.

5. En los edificios ya construidos las conducciones de aguas pluviales podrán ser utilizadas como chimeneas de ventilación, siempre y cuando sean susceptibles de adaptarse a las condiciones señaladas anteriormente y desagüen directamente al albañal.

8.5.1.7 CONDICIONES DE LOS VERTIDOS A CAUCE NATURAL

No se permitirá el vertido de aguas a cauces normalmente secos, salvo que éstas tengan previa depuración, debiendo arbitrarse en cada caso las soluciones técnicas más idóneas a fin de impedir el estancamiento de las aguas y su putrefacción (tanque de oxidación, bombeo a la red, etc.).

Deberá preverse el punto de vertido de la red proyectada a colector público o cauce natural previa depuración. En caso de vertido a cauce natural se requerirán los informes previos preceptivos.

8.5.1.8 TRATAMIENTO DE VERTIDOS

La infraestructura de saneamiento comprenderá la adecuada reunión de los caudales vertientes y la depuración suficiente para que su disposición final permita la posterior reutilización inmediata o diferida o al menos no rebaje la calidad ambiental del área de vertido más allá del nivel admisible.

Los vertidos industriales y de usos distintos de los residenciales deberán cumplir las condiciones del R.D.L. 1/2001, de 20 de julio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Aguas y Reglamento del Dominio Público Hidráulico, la Ordenanza Municipal de Alcantarillado si la hubiere.

8.6 RED DE ENERGÍA ELÉCTRICA.

8.6.1.1 CENTROS DE TRANSFORMACIÓN.

Los centros de transformación en nuevos desarrollos urbanísticos deberán localizarse sobre terrenos de propiedad privada, y su exterior armonizará con el carácter y edificación de la zona.

La ubicación en zonas públicas de los centros de transformación sólo se admitirá en suelo urbano y núcleos rurales existentes, y aquellos casos en que, por inexistencia de suelo o locales las necesidades de la prestación del servicio lo exijan. En este último caso, la utilización se realizará en precario, siendo por cuenta del propietario del centro de transformación todas las obras, modificaciones, traslados, etc.

Excepto en Suelo No Urbanizable en ningún caso se permitirán aéreos sobre el espacio público o privado, dentro o no del área de retranqueo de edificación.

Las instalaciones o centros de transformación de nueva ejecución, o de renovación total se deberán cumplir las condiciones técnicas reglamentarias y las normas técnicas establecidas por la empresa distribuidora.

8.6.1.2 REDES

El cálculo de las redes de baja tensión se realizará de acuerdo con lo dispuesto en los reglamentos electrotécnicos vigentes, previniendo en los edificios, en todo caso, las cargas mínimas fijadas en la instrucción MIBT010 y el grado de electrificación deseado para las viviendas.

8.7 RED DE ALUMBRADO PÚBLICO.

8.7.1.1 RECOMENDACIONES GENERALES.

El alumbrado público debe contribuir a crear un ambiente visual nocturno adecuado a la vida ciudadana, sin deteriorar la estética urbana e incluso potenciándola en lo posible.

Sus componentes visibles armonizarán con el carácter de la zona y el nivel técnico de iluminación debe satisfacer los objetivos visuales deseados, tanto para el tráfico rodado como para zonas exclusivas de peatones.

Se establecen dos niveles de alumbrado que no produzcan contaminación lumínica nocturna:

a. 15 lux máximo en travesías

b. 10 lux en el resto del viario y espacios públicos.

Se recomienda el uso de lámparas de bajo consumo.

Se procurará siempre evitar la emisión de luz hacia arriba de cualquier tipo de proyector utilizando para evitarlo proyectores asimétricos, paralúmenes o pantallas adecuadas.

Las instalaciones de Alumbrado Exterior se proyectarán de tal forma que el consumo de las mismas sea inferior a un vatio por metro cuadrado (1 w/m²); no obstante, en casos excepcionales y debidamente justificados podrá llegarse a consumos de uno con cinco vatios por metro cuadrado (1,5 w/m²).

La relación entre la separación y altura de los focos no deberá ser superior a cuatro con cinco (4,5) metros salvo en los casos en que la brillantez de los focos esté delimitada y se justifique adecuadamente.

En intersecciones de vías se continuará el mayor nivel de iluminación en los primeros veinticinco metros (25 m) de la calle de menor nivel, medidos desde la intersección de las aceras. En los cruces de calles, los focos deberán disponerse después del cruce en el sentido de marcha de los vehículos; y en las curvas pronunciadas deberán disponerse a menor distancia de la normal y en la parte exterior de la curva.

La iluminación ambiental de áreas con arbolado se realizará de modo que sea compatible con éste. En consecuencia, los puntos de luz no podrán tener una altura superior a tres con cinco metros (3,5 m).

Deberán cumplirse los reglamentos nacionales, en particular las Instrucciones para Alumbrado Urbano del MOPU Normas MV 1965 y el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión, así como las normas y criterios que fije el Ayuntamiento. Se reflejarán cuantos cálculos y razonamientos se precisen para justificar la instalación de alumbrado adoptada y se justificará su economía de funcionamiento y conservación.

8.7.1.2 NORMAS DE AHORRO ENERGÉTICO.

En todos los casos será obligatoria la instalación de circuito de media noche, con Reloj de Maniobra incorporado en el Cuadro General de Mando y Protección.

No obstante, podría sustituirse la instalación de circuito de media noche por la de un dispositivo adecuado de Reducción de Potencia para el conjunto de la instalación de Alumbrado, siempre que quede debidamente justificado y contrastado el correcto funcionamiento del dispositivo de Reducción.

8.8 RED DE RIEGO E HIDRANTES

8.8.1.1 TUBERÍAS

La red de riego será preferiblemente independiente de la de agua potable admitiéndose el suministro de fuentes distintas como pozos, aljibes y agua reciclada.

Las tuberías de la red de riego e hidrantes deberán tener un diámetro mínimo de ochenta milímetros (80 mm) y cien milímetros (100 mm) respectivamente y su espesor será suficiente para resistir una presión de prueba hidráulica en fábrica no inferior a treinta y dos kilopondios por centímetro cuadrado (32 Kp/cm²). Deberán cumplir el “Pliego de Prescripciones Técnicas Generales para Tuberías de Abastecimiento de Agua del MOPU”.

Las tuberías se dispondrán preferentemente bajo las aceras a una profundidad de sesenta y cinco (65) centímetros entre la generatriz superior y la rasante. Irán alojadas en zanja sobre una cama de arena de diez centímetros (10 cm) de espesor y recubiertas con el mismo material hasta diez centímetros (10 cm) por encima de la generatriz superior. El resto del relleno de zanja se ejecutará por tongadas de veinte centímetros (20 cm) de altura con tierras exentas de andor mayores de 8 cm.

8.8.1.2 BOCAS DE RIEGO

Las bocas de riego serán del mismo material y modelo normalizado por el Ayuntamiento, conectadas a la red general de agua o preferiblemente a redes independientes, con sus correspondientes llaves de paso.

La distancia entre las bocas de riego se justificará con arreglo a la presión de la red de tal forma que los radios de acción se superpongan en lo necesario para no dejar ningún espacio sin cubrir. Se aconseja cuarenta metros (40 m) como media.

8.8.1.3 HIDRANTES

Como prevención de incendios se instalarán hidrantes en lugares fácilmente accesibles y debidamente señalizados, de acuerdo con las condiciones establecidas en el Documento básico de Seguridad en caso de incendio (DB SI) del CTE.

Se colocarán cada doscientos metros (200 m) medidos por espacios públicos y cada cinco mil metros cuadrados (5.000 m²) de superficie edificable neta.

Podrán estar enterrados con una única salida o terminados en una columna provista de tres salidas, cuyos diámetros para el Tipo cien milímetros (100 mm) son una de cien milímetros (100 mm) y dos (2) de setenta milímetros (70 mm).

En la puesta en servicio de dos hidrantes próximos a un posible incendio, el caudal de cada uno de ellos será de mil (1.000) litros por minuto durante dos (2) horas y con una presión mínima de diez metros (10 m) de columna de agua.

En tramos de la red existente de ochenta milímetros (80 mm) de diámetro, mientras no se repongan, se admitirán hidrantes del mismo diámetro, siendo el caudal mínimo de quinientos litros por minuto (500 l/min) durante dos (2) horas.

9. CONDICIONES GENERALES EN SUELO URBANO.

9.1 DELIMITACIÓN.

La delimitación del Suelo Urbano figura reflejada en los planos de ordenación, donde se hace referencia asimismo a las dos posibles categorías en esta clase de suelo:

1. Suelo Urbano Consolidado

2. Unidad de Acuación

9.2 ORDENACIÓN DEL SUELO URBANO CONSOLIDADO.

La ordenación detallada del suelo urbano consolidado se establece en el presente PGO de dos formas diferentes:

1. Suelo Urbano Consolidado con ordenación detallada completa, de modo que para la concesión de licencias urbanísticas no se precisa del complemento de ningún otro instrumento de ordenación.

2. Suelo Urbano Consolidado con ordenación detallada a desarrollar o completar mediante un instrumento de desarrollo, cuya aprobación se considera exigible como requisito previo, entre otros, para la concesión de licencias urbanísticas. Los instrumentos de desarrollo que se consideran en el presente PGO son los siguientes:

a. Estudio de Detalle

b. Plan Especial

9.2.2 CONDICIONES DE LAS ZONAS DE ORDENANZA.

9.2.2.1 DEFINICIÓN

La presente normativa establece la calificación urbanística en todo el suelo urbano, mediante la determinación de una serie de zonas de ordenanza para las que se establece, de manera diferenciada, un determinado tipo de regulación adecuado a las características de las áreas urbanas consolidadas, las nuevas áreas de crecimiento o ensanche que se proponen y los asentamientos rurales tradicionales, definiendo los parámetros de ordenación propios de cada una de ellas.

El ámbito de aplicación de cada una de estas zonas de ordenanza se recoge en los planos de ordenación del presente PGO. Su definición y características, así como las condiciones particulares de uso, aprovechamiento y edificación dentro de sus ámbitos respectivos, se incluye en las fichas del Título 12 de la presente normativa.

9.2.2.2 DETERMINACIONES

Las determinaciones propias de cada zona de ordenanza se recogen en las fichas que integran el Título 12 de la presente Normativa, indicando para cada zona:

1. La asignación de la tipología edificatoria y su regulación mediante condiciones de edificación específicas establecidas en la propia ordenanza.

2. La asignación de la intensidad de uso del suelo o edificabilidad, expresada de forma numérica en metros cuadrados construibles por cada metro cuadrado de superficie de los terrenos; si bien para algunas ordenanzas se expresa de forma volumétrica, definiendo el sólido capaz mediante parámetros tales como altura, fondo edificable, distancias a linderos, área de movimiento y otros análogos. La definición y regulación de estos parámetros se detalla en el Título 7 de las presentes Normas Urbanísticas.

3. La asignación del uso pormenorizado del suelo, adscribiendo los usos definidos en el apartado 6.3 de esta normativa a las categorías de predominante, compatible y prohibido. La regulación de estos usos se establece mediante la remisión a las condiciones señaladas para cada uno de ellos en el apartado 6.4 y siguientes, también de esta normativa.

9.2.2.3 ZONAS DE ORDENANZA.

La siguiente tabla recoge el listado de las diferentes ordenanzas que se establecen.

Código

Nombre/tipología

Uso predominante

1

EDIFICACIÓN CERRADA

Residencial

2

RESIDENCIAL TRADICIONAL

Residencial

3

UNIFAMILIAR ADOSADA

Residencial

4

EDIFICACIÓN ABIERTA

Residencial

5

UNIFAMILIAR AISLADA O PAREADA

Residencial

6

ESPACIO LIBRE PRIVADO

Espacios libres

9.2.3 GESTIÓN MEDIANTE UNIDADES DE NORMALIZACIÓN.

9.2.3.1 DETERMINACIONES

Las determinaciones propias de cada unidad de normalización se recogen en las fichas incluidas en el Título 14 de la presente Normativa.

9.2.3.2 UNIDADES DE NORMALIZACIÓN.

La siguiente tabla recoge el listado de las diferentes unidades de normalización que se establecen.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

9.2.4 ORDENACIÓN DE LA UNIDAD DE ACTUACIÓN.

9.2.5 DETERMINACIONES

Con carácter de Determinación de Ordenación General, el presente PGO define la delimitación y los parámetros de ordenación general en la Unidad de Actuación, conforme al artículo 60 del TROTU.

9.2.6 SECTORIZACIÓN

La delimitación de los distintos sectores se recoge en los planos de ordenación.

9.2.7 PARÁMETROS DE ORDENACIÓN GENERAL.

El presente PGO establece para cada Unidad de Actuación las condiciones de ordenación general que se recogen de forma individualizada en las fichas del Título 13 de esta normativa.

En particular se define el carácter prioritario o no prioritario de cada uno de los ámbitos.

9.2.8 PARÁMETROS DE ORDENACIÓN DETALLADA.

El presente PGO no establece la ordenación detallada de ninguna de las Unidades de Actuación por sí misma.

9.2.9 UNIDADES DE ACTUACIÓN.

La siguiente tabla recoge el listado de las Unidades de Actuación establecidas por el presente PGO, con sus parámetros básicos.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

9.3 PLAZOS PARA EL CUMPLIMIENTO DE DEBERES URBANÍSTICOS.

Con carácter de Determinación de Ordenación General, y conforme al artículo 119.3.e) del TROTU, el presente PGO establece los plazos para el cumplimiento de los deberes urbanísticos que corresponden a los propietarios de suelo en determinados ámbitos.

Los plazos están referidos al momento de entrada en vigor del presente PGO con la publicación de su acuerdo de Aprobación Definitiva en el BOPA e incluyen el cumplimiento íntegro de los deberes urbanísticos correspondientes a cada categoría de suelo.

Dichos plazos son los siguientes:

1. Suelo urbano consolidado:

Se establece un plazo de ocho (8) años para cumplir genéricamente con los deberes de conversión, en su caso, de las parcelas en solares; excepto en las unidades de normalización, donde los plazos serán los recogidos de forma individualizada en las fichas del Título 12.

2. Unidad de actuación:

Con carácter de Determinación de Ordenación Detallada, y conforme al artículo 162.j) del ROTU, el PGO establece los plazos totales para el cumplimiento de los deberes urbanísticos que corresponden a los propietarios de las unidades de actuación.

Los plazos están referidos al momento de entrada en vigor del presente PGO con la publicación de su acuerdo de Aprobación Definitiva en el BOPA e incluyen el cumplimiento íntegro de los deberes urbanísticos correspondientes a cada categoría de suelo.

Dichos plazos se recogen de forma individualizada en las fichas del Título 13.

10. CONDICIONES GENERALES EN SUELO URBANIZABLE

10.1 DELIMITACIÓN.

La delimitación del Suelo Urbanizable figura reflejada en los planos de ordenación, donde se hace referencia asimismo a las dos posibles categorías en esta clase de suelo, distinguiéndose en cada una de ellas el carácter prioritario o no prioritario de la actuación:

1. Suelo Urbanizable Sectorizado

2. Suelo Urbanizable No Sectorizado

10.2 ORDENACIÓN DEL SUELO URBANIZABLE SECTORIZADO.

10.2.1 DETERMINACIONES

Con carácter de Determinación de Ordenación General, el presente PGO define la delimitación y los parámetros de ordenación general en el Suelo Urbanizable Sectorizado, conforme al artículo 62 del TROTU.

10.2.2 SECTORIZACIÓN

La delimitación de los distintos sectores se recoge en los planos de ordenación.

10.2.3 PARÁMETROS DE ORDENACIÓN GENERAL.

El presente PGO establece para cada sector de Suelo Urbanizable las condiciones de ordenación general que se recogen de forma individualizada en las fichas del Título 13 de esta normativa.

En particular se define el carácter prioritario o no prioritario de cada uno de los ámbitos.

10.2.4 PARÁMETROS DE ORDENACIÓN DETALLADA.

El presente PGO no establece la ordenación detallada de ninguno de los sectores de Suelo Urbanizable Sectorizados por sí mismo.

Únicamente considera asumida la ordenación detallada del sector de suelo urbanizable existente.

10.2.5 SECTORES DE SUELO URBANIZABLE.

La siguiente tabla recoge el listado de los sectores de Suelo Urbanizable establecidos por el presente PGO, con sus parámetros básicos.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

10.3 PLAZOS PARA EL CUMPLIMIENTO DE DEBERES URBANÍSTICOS.

Con carácter de Determinación de Ordenación Detallada, y conforme al artículo 342 del ROTU, el PGO establece los plazos totales para el cumplimiento de los deberes urbanísticos que corresponden a los propietarios de suelo en el suelo urbanizable.

Los plazos están referidos al momento de entrada en vigor del presente PGO con la publicación de su acuerdo de Aprobación Definitiva en el BOPA e incluyen el cumplimiento íntegro de los deberes urbanísticos correspondientes a cada categoría de suelo.

Dichos plazos se recogen de forma individualizada en las fichas del Título 13.

11. CONDICIONES GENERALES DEL SUELO NO URBANIZABLE

11.1 ÁMBITO DE APLICACIÓN Y REGULACIÓN GENERAL.

11.1.1 DELIMITACIÓN.

1. Constituyen el Suelo No Urbanizable aquellos terrenos del término municipal que son excluidos del desarrollo urbano por este PGO, siendo objeto de medidas de protección y control tendentes a evitar su degradación y a potenciar y regenerar las condiciones de los aprovechamientos propios del mismo.

2. Conforme al artículo 115 del TROTU, se incluyen en esta clase de suelo aquellos terrenos del término municipal que deben ser preservados de la transformación urbanística, entendiendo como tales los siguientes:

a. Los terrenos excluidos de la transformación urbanística por la legislación de protección o policía del dominio público, de la naturaleza o del patrimonio cultural, conforme al artículo 12 de la Ley 8/2007, de 28 de mayo, de Suelo.

b. Los terrenos que presentan manifiestos valores ecológicos, agrícolas, ganaderos, forestales y paisajísticos que justifican la necesidad de protección o de limitaciones de aprovechamiento, así como los terrenos que, habiendo presentado dichos valores en el pasado, deben protegerse para facilitar su recuperación; todo ello conforme al artículo 12 de la Ley 8/2007, de 28 de mayo, de Suelo.

c. Los terrenos amenazados por riesgos naturales o tecnológicos incompatibles con su urbanización, tales como inundación, erosión, hundimiento, incendio, contaminación o cualquier otro tipo de perturbación del medio ambiente o de la seguridad y salud públicas; también conforme al artículo 12 de la Ley 8/2007, de 28 de mayo, de Suelo.

3. Igualmente y en conformidad con el artículo 12 de la Ley 8/2007, de 28 de mayo, de Suelo, tendrán la consideración de Suelo No Urbanizable los terrenos que el presente PGO clasifique como Suelo Urbanizable hasta el momento en que se termine la correspondiente actuación de urbanización.

4. Por exclusión, tendrán la consideración de Suelo No Urbanizable todos aquellos terrenos que no se encuentren incluidos en la situación de suelo urbanizado, según la definición señalada en el artículo 12.3 de la Ley 8/2007, de 28 de mayo, de Suelo.

11.1.2 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

Con los criterios señalados en el artículo anterior, el Suelo No Urbanizable queda subdividido en las categorías de suelo cuya definición y enumeración se recoge en este artículo, conforme a lo previsto en el artículo 122 del TROTU.

1. Núcleo rural

Área de Suelo No Urbanizable en la que se localiza una población habitada permanentemente, tradicionalmente vinculada a una actividad agroganadera y vinculada al medio rural de su entorno, y que por sus características no alcanza las condiciones para ser considerada urbana.

2. Quintana tradicional

Las viviendas tipo quintana son una variedad de la vivienda rural que se caracterizan por su vinculación a la explotación agraria y por formar una mínima agrupación de edificios —la casa y otras dependencias auxiliares— situados en torno a un espacio abierto o corrada accesible desde el camino público.

3. Suelo no urbanizable de interés (SNU/I)

a. Forestal (I/F)

Terrenos dedicados mayoritariamente a la explotación forestal, intercalados con diversa vegetación y con un grado menor de valoración.

b. Agrícola (I/A)

Agrupa suelos ocupados fundamentalmente por pastos o cultivos abandonados que conservan con suficiente calidad la estructura agraria del paisaje y que complementan el valor paisajístico por su proximidad a los núcleos de población.

c. Ganadero (I/G)

Terrenos dedicados mayoritariamente a pastos para la ganadería.

4. Suelo no urbanizable de especial protección (SNU/P)

a. Cauces (P/C)

Terrenos definidos en la normativa de aguas como cauces naturales, riberas y márgenes, lecho o fondo de las lagunas y embalses, zonas húmedas y sus zonas de protección, así como los que el presente PGO pretende proteger por sus valores hidrológicos.

b. Vegas (P/V)

Terrenos colindantes con cauces naturales y que se corresponden con suelos donde se desarrolla la vegetación vinculada a los cauces naturales.

c. Natural (P/N)

Se incluyen en ésta categoría los ecosistemas más frágiles y valiosos del concejo desde una perspectiva natural, así como las formaciones boscosas y arbustivas y de matorral limítrofes con éstos bosques

d. Brañas (P/B)

Terrenos ocupados por brañas incluidas como tales por este PGO, así como aquellas otras existentes que no se encuentren reflejadas expresamente.

e. Patrimonio Cultural (P/P)

Terrenos ocupados terrenos ocupados por Bienes de Interés Cultural declarados o en proceso de declaración, bienes arqueológicos y otros elementos catalogados por los instrumentos de ordenación del territorio y planeamiento urbanístico, así como los demás terrenos sometidos a algún régimen de protección especial conforme a la legislación de patrimonio cultural, y los correspondientes entornos de protección, en su caso.

5. Suelo no urbanizable protección de infraestructuras (SNU/INF)

Terrenos ocupados o reservados para ocupar infraestructuras y sus zonas de defensa no susceptibles de urbanizar.

11.1.3 REGULACIÓN.

A los efectos del presente PGO se establecen dos series de condiciones particulares para la regulación de en el suelo no urbanizable.

1. Por un lado, una regulación para cada uso específico, en el que se establecen unas condiciones que prevalecen sobre cualquier otra.

2. Por otro, unas condiciones para cada categoría de suelo que son de aplicación, bien por remisión de las condiciones de uso, bien en defecto de estas otras.

11.2 INSTRUMENTOS DE DESARROLLO ESPECÍFICOS DEL SUELO NO URBANIZABLE

11.2.1 PLANES ESPECIALES

Los Planes Especiales pueden tener por objeto desarrollar, completar e incluso, de forma excepcional en los supuestos previstos en el texto refundido para la ordenación de espacios protegidos, sustituir las determinaciones del planeamiento general a fin de proteger ámbitos singulares, llevar a cabo operaciones de reforma interior, coordinar la ejecución de dotaciones urbanísticas, conservación de determinados ámbitos del medio rural, equipamientos comerciales públicos y centros comerciales previstos en las reservas de suelo del planeamiento general, polígonos y demás espacios sujetos a uso industrial, saneamiento urbano, ejecución directa de obras correspondientes a la infraestructura del territorio o a los elementos determinantes del desarrollo urbano, u otras finalidades análogas (art. 67.1 TROTU).

Están regulados en los artículos 191 y ss. del ROTU.

11.2.2 PLANES ESPECIALES INCLUIDOS EN EL PGO.

Los Planes Especiales, en caso de estar delimitados en este PGO, deberán cumplir las determinaciones del mismo, o las que surjan por algún instrumento de Ordenación Territorial que afecten al término municipal. Su contenido y tramitación cumplirá lo previsto en el los artículos 191 y ss. del ROTU.

11.2.3 ESTUDIOS DE IMPLANTACIÓN

Los Estudios de Implantación podrán formularse cuando fuere preciso completar las determinaciones establecidas en este PGO en suelo no urbanizable. Su contenido tendrá por finalidad la localización de actividades, equipamientos y dotaciones de interés público o social, incluidas en este PGO como autorizables en dicha clase de suelo o no contempladas expresamente en el mismo. No podrán incumplir las normas específicas que para su redacción haya previsto este PGO (art. 71.1 TROTU).

Los Estudios de Implantación no podrán referirse en ningún caso a actividades que resulten prohibidas según el régimen de usos dado por este PGO en cada categoría de suelo no urbanizable.

Aquellas actividades, incluidas como usos autorizables y que requieran de un estudio de implantación están reguladas en las condiciones particulares de cada uso pormenorizado.

Será necesaria la redacción complementaria de un Plan Especial en los siguientes casos:

1. Cuando así se determine específicamente en la regulación de los usos en suelo no urbanizable de este PGOU o cuando las circunstancias territoriales o necesidades de ordenación interior así lo aconsejen (art. 71.3 TROTU).

2. Cuando el uso sea considerado incompatible en las Normas particulares de suelo no urbanizable del presente PGO para cada categoría de suelo.

3. Cuando las circunstancias territoriales así lo aconsejen. Se entiende que concurren tales circunstancias cuando por su naturaleza, ubicación, tamaño o ámbito de servicio a prestar, el uso que se pretende implantar supere las necesidades de la población local o cuando las previsiones de movilidad incidan de manera significativa en la red viaria del entorno.

4. Cuando las necesidades de ordenación interior así lo aconsejen, entendiéndose que concurren tales necesidades cuando sea precisa la apertura de viarios interiores o el establecimiento de una normativa particularizada en cuanto a régimen de sus usos pormenorizados, distancias, alturas, tratamiento exterior y otros aspectos de la ordenación que, siendo imprevisibles para el funcionamiento del uso o actividad a implantar, no coincidan en su totalidad con los establecidos por el Plan General de Ordenación.

Están regulados en los artículos 200 y ss. del ROTU.

11.3 RÉGIMEN DEL SUELO NO URBANIZABLE

11.3.1 RÉGIMEN DE LA PROPIEDAD DEL SUELO.

El Título II de la Ley 8/2007, de 28 de mayo, de Suelo, establece las bases del régimen del Suelo No Urbanizable.

El artículo 121 y ss. del TROTU establecen las reglas particulares que han de regir la aplicación de dicho régimen general en los municipios del Principado de Asturias.

11.3.2 INFRAESTRUCTURAS Y SISTEMAS GENERALES.

En los planos de ordenación y de infraestructuras del presente PGO se definen las infraestructuras básicas del territorio y sistemas generales que, total o parcialmente, quedan ubicados en el ámbito del Suelo No Urbanizable.

Con carácter general la ejecución o ampliación de estos sistemas generales, así como la ejecución de otros nuevos que no vengan contemplados en las presentes Normas, estarán amparados por planes o proyectos regulados en la normativa sectorial correspondiente y se regirán por lo señalado en el apartado 2 del artículo 324 del ROTU, a los efectos de legitimación de expropiaciones y servidumbres, así como de declaración de utilidad pública de las obras.

En cualquier caso su régimen particular estará señalado en las fichas de Normas Particulares de Suelo No Urbanizable incluidas en el presente PGO.

11.3.3 INCENDIO O AGRESIÓN AMBIENTAL.

No será posible la reclasificación ni la recalificación de suelo que, estando clasificado por este PGO como suelo no urbanizable, haya sufrido un incendio forestal, mientras no hayan transcurrido treinta años, desde que se hubieran producido tales hechos, salvo en casos excepcionales y por causas de interés público y social, previa autorización del Consejo de Gobierno, y asegurando la participación o el control públicos de las plusvalías que eventualmente se generen, todo ello conforme al artículo 58 del TROTU.

11.4 REGULACIÓN DE USOS EN SUELO NO URBANIZABLE.

11.4.1 CATEGORÍAS DE LOS USOS EN SUELO NO URBANIZABLE

11.4.1.1 USOS ORDINARIOS EN SUELO NO URBANIZABLE.

Los propietarios de Suelo No Urbanizable tienen derecho a usar, disfrutar y disponer de sus terrenos conforme a su naturaleza rústica, pudiendo destinarlos sin restricciones urbanísticas a cualesquiera usos no constructivos vinculados a la utilización racional de los recursos naturales y que no alteren la naturaleza rústica de los terrenos, tales como la explotación agrícola, ganadera, forestal, piscícola y cinegética, así como las actividades científicas, educativas, deportivas, recreativas, turísticas y similares que sean propias del Suelo No Urbanizable, y dentro de los límites establecidos para cada una de las categorías por el presente Plan General de Ordenación.

11.4.1.2 USOS EXCEPCIONALES EN SUELO NO URBANIZABLE.

Se consideran usos excepcionales en el SNU, con excepción de los núcleos rurales, los que se desarrollan en construcciones o instalaciones existentes a la aprobación del PGO no declaradas fuera de ordenación, así como las propias construcciones o instalaciones y además, los que se definen en el presente apartado.

Todo ello sin perjuicio de la consideración que merezcan (permitidos, autorizables, incompatibles o prohibidos) en cada una de las distintas zonas según la definición realizada en el Título 15 de la presente normativa.

11.4.2 CONDICIONES GENERALES DE LOS USOS.

Atendiendo a su situación jurídica y a la modalidad de gestión que les corresponda, un uso puede ser considerado según esta normativa como uso permitido, autorizable, incompatible o prohibido. Su regulación está recogida en el artículo 320 del ROTU y se transcribe en este PGO con carácter informativo.

11.4.2.1 USO PERMITIDO.

Aquellos usos sujetos a concesión de licencia municipal sin más trámites previos que las autorizaciones previstas en la normativa sectorial que pueda condicionar la implantación territorial del uso.

La licencia municipal está regulada en el artículo 563 y ss. del ROTU.

11.4.2.2 USO AUTORIZABLE

Aquellos usos que con anterioridad a la licencia municipal necesitan autorización previa.

La licencia municipal está regulada en los artículos 563 y ss. del ROTU.

La autorización previa está regulada en los artículos 328 y ss. del ROTU.

11.4.2.3 USO INCOMPATIBLE

Aquellos usos que no cumplen alguno de los requisitos exigidos para los usos permitidos o autorizables y cuya eventual admisibilidad requiere, con anterioridad a cualquier otra autorización o licencia, la nueva aprobación o modificación de un planeamiento en virtud del cual se habilite el suelo afectado para la finalidad pretendida.

11.4.2.4 USO PROHIBIDO

Aquellos usos que el PGO imposibilita en esta clase de suelo y que en ningún caso podrán llevarse a cabo, salvo que se produzca la aparición de nuevos criterios urbanísticos y éstos se materialicen a través de la oportuna revisión del planeamiento. En cualquier caso, resultarán prohibidos por ser inadecuados para los valores objeto de protección del suelo no urbanizable.

11.4.2.5 SIMULTANEIDAD DE USOS.

Cada uno de los usos que se pretendan implantar sobre una parcela cumplirá las especificaciones que le fueren de aplicación de forma indepeniente.

11.4.3 USOS PORMENORIZADOS Y BÁSICOS EN SUELO NO URBANIZABLE.

11.4.3.1 GRUPO I: ACTIVIDADES AGRÍCOLAS

1. Categoría 1.ª: agricultura extensiva.

2. Categoría 2.ª: agricultura intensiva.

3. Categoría 3.ª: horticultura.

11.4.3.2 GRUPO II: ACTIVIDADES GANADERAS

1. Categoría 1.ª: ganadería extensiva

2. Categoría 2.ª: ganadería intensiva

3. Categoría 3.ª: ganadería familiar

11.4.3.3 GRUPO III: ACTIVIDADES PISCÍCOLAS

11.4.3.4 GRUPO IV: ACTIVIDADES FORESTALES

11.4.3.5 GRUPO V: OTRAS ACTIVIDADES VINCULADAS A LOS USOS ORDINARIOS

11.4.3.6 GRUPO VI: OBRAS PÚBLICAS E INFRAESTRUCTURAS

11.4.3.7 GRUPO VII: ACTIVIDADES EXTRACTIVAS

11.4.3.8 GRUPO VIII: INDUSTRIAL

1. Categoría 1.ª: almacenaje de primera transformación de productos agrarios.

2. Categoría 2.ª: pequeños talleres artesanos

3. Categoría 3.ª: talleres de reparación de vehículos

4. Categoría 4.ª: otras industrias transformadoras y almacenaje en general

5. Categoría 5.ª: depósitos al aire libre

11.4.3.9 GRUPO IX: RESIDENCIAL

1. Categoría 1.ª: vivienda incluida en núcleo rural

2. Categoría 2.ª: vivienda unifamiliar aislada

3. Categoría 3.ª: quintana

11.4.3.10 GRUPO X: DOTACIONES URBANÍSTICAS: EQUIPAMIENTOS Y SERVICIOS

1. Categoría 1.ª: dotacionales sin edificación

2. Categoría 2.ª: dotacionales con edificación

3. Categoría 3.ª: dotacionales especiales

11.4.3.11 GRUPO XI: TERCIARIO

1. Categoría 1.ª: oficinas

2. Categoría 2.ª: comercial

3. Categoría 3.ª: hostelería

11.4.3.12 GRUPO XII: HOTELERO

1. Categoría 1.ª: alojamientos de turismo rural

2. Categoría 2.ª: establecimientos hoteleros de tamaño medio

3. Categoría 3.ª: residencias de ancianos

4. Categoría 4.ª: campamentos de turismo

11.4.3.13 GRUPO XIII: ESTACIONES DE SERVICIO

11.4.4 GRUPO I: ACTIVIDADES AGRÍCOLAS.

11.4.4.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

Usos y actividades agrícolas en Suelo No Urbanizable, a efectos de la presente normativa se distinguen las siguientes categorías:

1. Categoría 1.ª: agricultura extensiva.

2. Categoría 2.ª: agricultura intensiva.

3. Categoría 3.ª: cultivos para consumo familiar y pequeña venta.

11.4.4.2 AGRICULTURA EXTENSIVA

1. Definición.

Se considera uso de agricultura extensiva a aquél relacionado con:

1. Cultivos forrajeros

2. Cultivos cerealistas

3. Cultivos de huerta al aire libre a mediana y gran escala

4. Prados

Cultivos de frutales a mediana y gran escala.Se consideran cultivos forrajeros los realizados con la finalidad de obtener alimentos para obtener alimentos para el ganado —forrajes—. Explícitamente reúnen carácter de forrajeros los cultivos siguientes: ray-grass italiano, alfalfa, trébol, violeta, avena, cebada, trigo, maíz de aptitud forrajera, nabo remolacha forrajera, veza y haba.

Se consideran cultivos cerealistas los dedicados al cultivo de cereal.

Se consideran cultivos de huerta al aire libre a mediana y gran escala —extensión superior a 3.000 m²—. Se consideran cultivos hortícolas los de col, lechuga, tomate, zanahoria, pimiento, patata, remolacha de mesa, acelga, espinaca, faba, guisante, etc. Quedan explícitamente excluidos los cultivos para consumo familiar o venta a pequeña escala.

Se consideran prados a las formaciones herbáceas polífitas, de siega o diente, espontáneas o procedentes de siembra.

Se consideran cultivos de frutales a mediana y gran escala todos aquellos realizados con densidades superiores a 1.000 plantas/Ha y en una extensión superior a 500 m². Quedan excluidos los cultivos de especies arbóreas en fincas cuyo uso principal tenga otro carácter, agrícola o de otro tipo, las pomaradas de manzana de sidra y los cultivos que precisen de técnicas silvícolas —castañedos—.

2. Condiciones de la edificación.

Las construcciones deberán cumplir con las condiciones señaladas a continuación.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

11.4.4.3 AGRICULTURA INTENSIVA.

1. Definición.

Se considera uso de agricultura intensiva a aquél relacionado con:

1. Cultivos bajo cubierta —invernaderos—.

Viveros. Se consideran cultivos bajo cubierta todos aquellos que requieran instalación de invernaderos o estructuras similares sea cual sea su extensión.

Se consideran viveros las instalaciones de producción de especies vegetales para la venta de plantones ya sean forestales u ornamentales. Quedan excluidos los viveros temporales que se instalen en terrenos forestales con la finalidad de producir plantones para la repoblación de esos mismos terrenos.

2. Condiciones de la edificación

Las construcciones deberán cumplir con las condiciones señaladas a continuación.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

11.4.4.4 HORTICULTURA.

1. Definición.

Se consideran como uso de horticultura aquellos cultivos de huerta para consumo familiar y pequeña venta en mercados y ferias locales. Se considera así, cuando la extensión de terreno dedicada a cada una de las especies sea inferior a 3.000 m².

Asimismo se incluyen las plantaciones de frutales con extensiones inferiores a 5.000 m² y las pomaradas de manzana de sidra sin consideración de superficie.

2. Condiciones particulares

Los cerramientos de las nuevas huertas dispersas o colectivas respetarán las divisiones tradicionales de especies vegetales ya existentes y las nuevas divisiones deberán realizarse con sistemas constructivos análogos.

3. Condiciones de la edificación

La única edificación permitida expresamente, salvo que se indique otra cosa en las Normas Particulares para cada categoría de suelo no urbanizable, es la caseta de aperos que reúna las condiciones señaladas a continuación.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

11.4.5 GRUPO II: ACTIVIDADES GANADERAS.

11.4.5.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

Construcciones e instalaciones necesarias para el desarrollo y funcionamiento de los usos ganaderos en Suelo No Urbanizable, a efectos de la presente normativa se distinguen las siguientes tipos y categorías:

1. Categoría 1.ª: ganadería extensiva

2. Categoría 2.ª: ganadería intensiva

3. Categoría 3.ª: ganadería para consumo familiar y pequeña venta.

Por el tipo de especies de cría se establecen los siguientes tres grupos:

1. Ganado mayor, Bovino y Equino.

2. Ganado Menor, Ovino y Caprino.

3. Ganado Porcino, Avícola, Conejero, etc.

A efectos de la intensidad de uso, se establece la equivalencia de diez cabezas de ganado menor por cabeza de ganado mayor.

11.4.5.2 GANADERÍA EXTENSIVA.

1. Definición

Se entiende por ganadería extensiva la vinculada directamente a la utilización de los recursos del suelo. Se considerará que existe dicha vinculación cuando los recursos alimenticios utilizados en la cría de ganado provengan en más de un 50% de la propia explotación. En el ámbito de aplicación de esta normativa, y a los efectos de las mismas, podrá considerarse uso de ganadería extensiva:

1. La cría de ganado mayor —vacas y caballos— sin estabulación o en régimen de estabulación semipermanente.

2. La cría de ganado menor —ovejas y cabras— sin estabulación.

No se considerarán, en ningún caso, uso de ganadería extensiva.

1. La cría de ganado menor —ovejas y cabras— con cualquier modalidad de estabulación, permanente o semipermanente.

2. La cría de ganado porcino, avícola o conejero en cualquiera de sus modalidades, con o sin estabulación.

Las nuevas instalaciones para considerarse incluidas en esta categoría requieren la vinculación de 3.000 m² de terrenos por cada cabeza de ganado mayor. La vinculación deberá demostrarse mediante la acreditación de la propiedad según las condiciones señaladas en el apartado 11.5.2.3 de la presente normativa, arriendo, derechos a la utilización de comunales o cualquier otra que se considere pertinente.

El resto de explotaciones de ganadería extensiva trataran de asimilarse por comparación con alguna de las anteriores categorías y, en caso de no ser posible, estarán sometidos a los mismos condicionantes que se especifican para la ganadería bovina.

2. Condiciones normativas

Además del cumplimiento de las reglamentaciones específicas del Ministerio de Agricultura y de la Consejería de Agricultura, las explotaciones ganaderas quedan sujetas a las limitaciones que se establecen en este PGO.

La realización de los edificios de estabulación y de sus construcciones auxiliares (silos, tenadas, tendejones de aperos y máquinas) queda igualmente sometida a licencia municipal de acuerdo con la presente normativa como uso permitido o autorizable según los casos, debiendo tramitarse las nuevas instalaciones mayores de 100 m² o ampliaciones que superen esa cifra de acuerdo con el RAMINP.

Queda específicamente prohibido el uso residencial en estas instalaciones.

Se permitirán las obras de modificación o modernización que resulten obligadas para la adaptación de las instalaciones ganaderas a la normativa sectorial aplicable.

3. Condiciones de infraestructura.

Los vertidos deberán solucionarse en el propio terreno por medio de los adecuados estercoleros y pozos desde los que se aplique a la fertilización de las partes agrarias de la finca, prohibiéndose la expulsión del efluente a los caminos y cauces públicos.

4. Condiciones de la edificación

Se permitirá la construcción de una edificación principal que deberá cumplir con las condiciones señaladas a continuación.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

Se permitirá simultáneamente la construcción de una o varias edificaciones auxiliares con destino a tendejones, pajares, estercoleros y silos que deberán cumplir con las condiciones señaladas a continuación.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

11.4.5.3 GANADERÍA INTENSIVA

1. Definición

Se entiende por ganadería intensiva, toda explotación de ganado en la que más de un 50% de los recursos alimenticios utilizados no provengan directamente de la explotación. En el ámbito de aplicación de esta normativa, y a los efectos de las mismas, se considerará uso de ganadería intensiva.

1. La cría de ganado mayor —vacas y caballos— en régimen de estabulación permanente.

2. La cría de ganado menor —ovejas y cabras— en régimen de estabulación semipermanente o permanente.

La cría de ganado porcino, avícola o conejero en cualquiera de sus modalidades, con o sin estabulación, siempre y cuando se trate de explotaciones con más de 30 cabezas en el caso de gallinas y conejos, o más de 10 cabezas en el caso de cerdos.

2. Condiciones normativas

Estas instalaciones, que serán autorizables en los términos que se establecen más adelante, quedan sujetas a licencia municipal y deberán tramitarse de acuerdo con el RAMINP y la reglamentación específica aplicable.

Las instalaciones porcinas se acomodarán a lo establecido en el decreto 791/1979 y normativa que en su caso lo sustituya o complemente.

Estas instalaciones precisarán estudio de implantación como requisito previo a la autorización.

3. Condiciones de localización.

Deberán estar separadas al menos 100 m de cualquier vivienda o equipamiento, incluidas las viviendas asociadas a la propia explotación.

En el caso de gallineros con un número superior a 7.000 cabezas, la distancia anterior será de 400 m.

4. Condiciones de infraestructura.

Deberá justificarse que el sistema utilizado de absorción de estiércoles y decantación de purines y de transporte al terreno agrario a fertilizar evita los vertidos a cauces o caminos públicos y la producción de impactos indeseados en las actividades y viviendas vecinas. Los abonos no podrán efectuarse dentro de los núcleos rurales ni en el borde de los cauces.

5. Condiciones de la edificación.

Se permitirá la construcción de una edificación principal que deberá cumplir con las condiciones señaladas a continuación.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

Se permitirá simultáneamente la construcción de una o varias edificaciones auxiliares con destino a tendejones, pajares, estercoleros y silos que deberán cumplir con las condiciones señaladas para este tipo de construcciones en la ganadería extensiva.

11.4.5.4 GANADERÍA FAMILIAR.

1. Definición.

Se entiende por ganadería familiar aquella para consumo familiar y pequeña venta en el que el destino final de la cría de animales es el consumo de los productos por parte de la unidad familiar o venta de los mismos a pequeña escala. Explícitamente se incluyen en este apartado:

1. La cría de ganado mayor —vacas y caballos— con un número total de cabezas inferior a veinte.

2. La cría de ganado menor —ovejas y cabras— con un número total de cabezas inferior a cincuenta.

3. La cría de ganado porcino, avícola o conejero en cualquiera de sus modalidades, con o sin estabulación, siempre y cuando se trate de explotaciones de 50 cabezas o menos en el caso de gallinas y conejos, o 5 cabezas o menos en el caso de cerdos.

2. Condiciones particulares.

En cualquier otro aspecto será de aplicación de normativa referente a actividades de ganadería extensiva señaladas en el apartado 11.4.5.2 de la presente normativa.

3. Condiciones de infraestructura.

Deberá justificarse que el sistema utilizado de absorción de estiércoles y decantación de purines y de transporte al terreno agrario a fertilizar evita los vertidos a cauces o caminos públicos y la producción de impactos indeseados en las actividades y viviendas vecinas. Los abonos no podrán efectuarse dentro de los núcleos rurales ni en el borde de los cauces.

4. Condiciones de la edificación.

Las construcciones deberán cumplir con las condiciones señaladas a continuación.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

11.4.6 GRUPO III: ACTIVIDADES PISCÍCOLAS.

1. Definición.

Se entiende por uso piscícola el encaminado a fomentar la reproducción de peces. Se entiende que quedan excluidas las actividades de pesca, que estarán sometidas a la legislación sectorial correspondiente

2. Condiciones de localización.

Quedarán también excluidas de este uso las zonas en que así se establezca en la normativa particular.

Deberá justificarse en cada caso la necesidad de realizar una evaluación preliminar de impacto ambiental de conformidad con la legislación vigente.

3. Condiciones particulares.

Se cumplirá la normativa sectorial específica establecida por la legislación correspondiente, así como la normativa de protección señalada en el Título 5 de la presente normativa. En particular se observará la legislación sobre aguas.

Deberán disponerse, sin perjuicio de su funcionalidad, de manera que se minimice su impacto en el medio natural, estando condicionada por la necesidad de protección del valor natural de las riberas.

4. Condiciones de infraestructura.

Se garantizará la depuración de los vertidos y la ausencia de peligro de inundaciones en otros predios.

11.4.7 GRUPO IV: ACTIVIDADES FORESTALES.

1. Definición

Se entiende por uso forestal el relacionado con el aprovechamiento y gestión de los terrenos forestales tal y como se definen en la Legislación de Montes. Asimismo, a los efectos de esta normativa y en su ámbito de aplicación, se consideran usos forestales aquellos relacionados con la conservación, mejora y regeneración de los ecosistemas forestales naturales.

2. Condiciones particulares

Se cumplirá la normativa sectorial específica establecida por la legislación correspondiente, así como la normativa de protección señalada en el Título 5 de la presente normativa. En particular se observará la Ley del Principado de Asturias 3/2004, de 23 de noviembre, de Montes y Ordenación Forestal así como cualquier otra legislación sobre montes que pueda resultar de aplicación.

11.4.8 GRUPO V: OTRAS ACTIVIDADES VINCULADAS A LOS USOS ORDINARIOS.

1. Definición

Estarán incluidas en esta categoría aquellas actividades vinculadas con otros usos ordinarios del suelo no urbanizable tales como agrícola, ganadero, forestal, piscícola y cinegético, no incluidos en ninguna de las categorías anteriormente citadas.

2. Condiciones particulares

Las construcciones deberán cumplir con las condiciones señaladas a continuación.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

11.4.9 GRUPO VI: OBRAS PÚBLICAS E INFRAESTRUCTURAS.

1. Definición y categorías.

Obras públicas e infraestructuras en general, así como las construcciones e instalaciones necesarias para su ejecución, conservación y servicio, a efectos de la presente normativa se distinguen las siguientes categorías, entre otras posibles:

1. El transporte viario, ferroviario, aéreo y fluvial.

2. La producción, transformación, distribución y suministro de energía.

3. Transporte de Energía en todas sus formas (gasoductos, oleoductos y energía eléctrica).

4. La captación, depósito, tratamiento y distribución de agua.

5. El saneamiento y depuración de aguas residuales.

6. La recogida y tratamiento de residuos. Vertederos.

7. Las telecomunicaciones.

8. Los canales de riego.

9. Otros elementos calificados como infraestructuras por la legislación sectorial.

2. Condiciones particulares.

Se cumplirá la normativa sectorial específica establecida por la legislación correspondiente a cada infraestructura, así como la normativa de protección señalada en el Título 5 de la presente normativa.

Deberán disponerse, sin perjuicio de su funcionalidad, de manera que se minimice su impacto en el medio natural.

Con carácter general, los tendidos eléctricos de alta y media tensión que tengan por objeto la distribución de la energía y hayan de discurrir por suelo no urbanizable para dar servicio a los núcleos rurales o las instalaciones que en él se ubiquen, tendrán la consideración de uso autorizable, sometidos al trámite de Evaluación Ambiental.

3. Condiciones de localización para vertederos de inertes.

La localización de vertederos de inertes deberá realizarse sobre los ámbitos definidos como tales en los planos de ordenación sin perjuicio de los estudios sectoriales que resulten de aplicación.

11.4.10 GRUPO VII: ACTIVIDADES EXTRACTIVAS.

1. Definición.

Las relacionadas con la explotación de los yacimientos minerales y demás recursos geológicos cualesquiera que fueren su origen y estado físico. Quedan incluidas todas las actividades reguladas por la legislación minera vigente —Ley 22/1973, de 21 de julio, de Minas—, y cualquier otra la que la complemente, modifique o sustituya.

2. Condiciones particulares.

La explotación de canteras, además de cumplir los requisitos expresados en la Ley de Minas, estará sujeta a licencia municipal, precedida de autorización previa ante el propio Ayuntamiento, que podrán ser concedidas simultáneamente.

Para la tramitación de las solicitudes será preceptiva la presentación de:

1. Estudio de implantación

2. Proyecto de explotación, firmado por facultativo competente, que cumpla a su vez con las siguientes condiciones:

3. Detalle de la extensión y límites del terreno objeto de explotación,

4. Definición de la clase de recurso o recursos a obtener,

5. Condiciones urbanísticas

6. Estudio de la situación actual con reflejo de la edificación, arbolado e infraestructuras existentes.

7. Fases temporales de la explotación, sus características y los impactos ocasionados en la zona respecto a consolidación del terreno y régimen de aguas.

8. Evaluación preliminar de impacto ambiental, en su caso, de conformidad con la legislación de protección ambiental y con carácter previo a la obtención de licencia.

3. Condiciones de localización.

No se autorizarán en los núcleos rurales, quintanas, brañas, suelos urbanos y suelos urbanizables.

4. Condiciones normativas.

Por lo demás, las canteras deberán desarrollarse en forma cerrada hacia dentro, con una boca de entrada y respetando en su contorno la disposición natural del terreno, de modo que este pueda ser reconstruido posteriormente una vez la explotación caiga en desuso. Cuando esto ocurra el propietario de los terrenos estará obligado a permitir el vertido de tierras y escombros, bajo control del Ayuntamiento, hasta la recuperación aproximada de la topografía original, siempre que eso sea deseable a juicio del Ayuntamiento. Para el vertido de basuras, chatarra u otros desechos se estará a lo establecido para estos usos en estas ordenanzas.

Las edificaciones precisas para la explotación solo serán autorizables en el interior de la instalación de la cantera mediante la concesión de la correspondiente licencia. Si esta se solicita en el mismo momento de la apertura de la cantera se incluirá en la autorización previa de la misma, mientras que si se solicita en su momento posterior será objeto de licencia independiente, sin necesidad de autorización. En todo caso, el Ayuntamiento podrá ordenar la demolición de dichas edificaciones una vez que la explotación haya terminado.

El proyecto técnico necesario para la concesión de licencia contemplará los compromisos que se asumen una vez concluida la explotación, para la reposición y restauración del terreno, compromisos que deben hacerse constar en el Registro de la Propiedad.

5. Condiciones particulares de las canteras existentes

Respecto a las explotaciones extractivas existentes el Ayuntamiento, tras la entrada en vigor del presente PGO y previo estudio del expediente administrativo de cada explotación extractiva enclavada en el ámbito municipal en cualquier clase de suelo, procederá a la legalización de las que no poseyesen la preceptiva licencia, o para las que la licencia no amparase más que trabajos a realizar sobre áreas ya agotadas o presentara alguna otra deficiencia de tipo administrativo, dando un plazo a sus titulares o representantes legales para que soliciten la correspondiente licencia, que se otorgará conforme a las siguientes reglas:

1. Como norma general la nueva licencia solo se concederá para amparar la modificación del suelo por trabajos a realizar durante un período de cuatro años, salvo que conforme a la normativa general fueran autorizables.

2. A la solicitud de licencia el solicitante deberá acompañar los documentos correspondientes según lo previsto por este PGO y demás normativa urbanística de aplicación y, en particular, un estudio de impacto ambiental, en su caso.

3. Una vez presentada la documentación anterior y comprobada su suficiencia por el Ayuntamiento, previa subsanación, en su caso, de las deficiencias detectadas, el solicitante deberá presentar, si no lo hubiera hecho con anterioridad, o rehacer, en caso de que ya lo hubiera presentado, los correspondientes proyectos de restauración y explotación, que deberán ser congruentes con la tramitación ambiental.

4. Los mencionados proyectos se presentarán ante la Dirección General de Industria para su tramitación y aprobación.

5. Una vez aprobados en su caso dichos proyectos por la Dirección General de Industria con las modificaciones a que hubiera lugar, el interesado los aportará ante el Ayuntamiento, debidamente diligenciados con el fin de que por este pueda ser comprobada la congruencia entre ellos y el estudio de impacto ambiental.

6. Efectuada dicha comprobación, el Ayuntamiento otorgará la licencia de usos de los terrenos afectados por la explotación durante los cuatro años siguientes o el plazo que resulte para los autorizables por el tipo de suelo donde incidan.

11.4.11 GRUPO VIII: INDUSTRIAL

11.4.11.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

Se considera en esta categoría a las instalaciones de industria y almacenaje al servicio directo de las actividades agrarias o de las necesidades de su población, incluyéndose también los pequeños talleres artesanos e industrias artesanales que complementan la actividad rural.

Quedan excluidas por considerarse un uso incompatible las grandes industrias entendidas como las industrias siderúrgicas de primera transformación, industrias petroquímicas, centrales térmicas o cualesquiera otras de características similares, con requerimiento de grandes superficies y fuertes efectos contaminantes.

A los efectos de la presente normativa se distinguen las siguientes categorías:

1. Categoría 1.ª: almacenaje de primera transformación de productos agrarios.

2. Categoría 2.ª: pequeños talleres artesanos

3. Categoría 3.ª: talleres de reparación de vehículos

4. Categoría 4.ª: otras industrias transformadoras y almacenaje en general

5. Categoría 5.ª: depósitos al aire libre

6. Categoría 6.ª: gran industria

11.4.11.2 CATEGORÍA 1.ª: ALMACENAJE DE PRIMERA TRANSFORMACIÓN DE PRODUCTOS AGRARIOS.

1. Definición

Son las industrias de primera transformación y el almacenaje de los productos agrarios que son tradicionalmente de vinculación a la misma explotación agraria familiar, en la que aún permanecen en parte, y que posteriormente han dado lugar a instalaciones de mayor escala, pero ligadas al medio rural.

Las más frecuentes son las siguientes:

1. Actividad forestal: serrerías.

2. Actividad ganadera: tratamiento y almacenaje de los productos lácteos. Almacenes de piensos.

3. Actividad agrícola: lagares y almacenes de cosechas y abonos.

2. Condiciones de la edificación.

Las construcciones deberán cumplir con las condiciones señaladas a continuación, salvo que se encuentren integradas en una vivienda rural existente y cumplan las condiciones señaladas en el apartado anterior.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

11.4.11.3 CATEGORÍA 2.ª PEQUEÑOS TALLERES ARTESANOS

1. Definición.

Se denominan así los pequeños talleres o industrias artesanales de carácter familiar o casi familiar (menores de 250 m²) de carácter artesanal o industrial que hayan de emplearse en la zona rural para el servicio de la población local o como actividad complementaria de los residentes.

2. Condiciones normativas.

Serán de aplicación las limitaciones establecidas para el industrial de la categoría 1.ª en las condiciones generales de uso señaladas en el apartado 6.9.2.1 de la presente normativa.

Cuando no superen los 50 m² y sean anejos de la vivienda vinculada, les serán de aplicación los criterios establecidos para edificaciones auxiliares rurales definidas en el apartado 11.4.12.4 de la presente normativa. Para tamaño mayor se computará de forma independiente.

Cumplirán la normativa sectorial que les sea de aplicación y el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas, en su caso.

3. Condiciones de parcela.

Para edificación independiente, las condiciones de parcela serán las siguientes:

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

4. Condiciones de la edificación.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

11.4.11.4 CATEGORÍA 3.ª: TALLERES DE REPARACIÓN DE VEHÍCULOS

1. Definición.

Se definen así los talleres de reparación que, por ruidos u otras molestias o por su tamaño, no son incluibles en la categoría de pequeños talleres, y que no superen los 250 m².

2. Condiciones de localización.

Podrán ubicarse en la planta baja de edificaciones de vivienda o como edificación exenta.

El estacionamiento de vehículos, salvo cuando se realice con carácter temporal-permanencia inferior a 1 día-, deberá realizarse en parcela vinculada a la instalación, prohibiéndose el estacionamiento o almacenamiento en viales y otras áreas de uso público sin expresa autorización.

El almacenamiento de vehículos en número superior a 10 unidades, aún cuando se realice en parcela vinculada a la instalación, deberá tratarse como Depósito al Aire Libre, de acuerdo con la regulación establecida en el apartado 11.4.11.6 de esta normativa.

11.4.11.5 CATEGORÍA 4.ª: OTRAS INDUSTRIAS TRANSFORMADORAS Y ALMACENAJE EN GENERAL

1. Definición.

Otras industrias transformadoras consideradas inocuas, no incursas en el RAMINP o afectadas por éste de un modo indirecto o secundario, sin relación directa o de servicio con el medio rural, pero que pueden contribuir a su sostenimiento económico sin causar un perjuicio excesivo.

2. Condiciones de localización.

No se establecen distancias de separación a otras edificaciones sin perjuicio del cumplimiento de las medidas correctoras oportunas para garantizar la inocuidad de la implantación para las viviendas que puedan resultar afectadas.

3. Condiciones de la edificación.

Las construcciones deberán cumplir con las condiciones señaladas a continuación, sin perjuicio de la excepcional aplicación en ese caso, y a partir de las citadas clasificación y calificación, de lo dispuesto en el artículo 129.2 a 5 del TROTU en suelos industriales que aún no han sido gestionados.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

11.4.11.6 CATEGORÍA 5.ª: DEPÓSITOS AL AIRE LIBRE.

1. Definición.

Se incluyen en este apartado, además de los cementerios de vehículos, los depósitos de materiales de desecho en gran escala: chatarra, cubiertas, parques de madera, etc.

2. Condiciones particulares.

Estarán sometidas a licencia municipal.

La instalación temporal de parques de madera en terrenos forestales, tal y como se definen en la legislación de Montes tiene carácter de uso permitido y requiere, por tanto, únicamente de licencia municipal. En cualquier caso, la instalación de este tipo parques de madera no se ve afectada por los condicionamientos que se exponen en las condiciones siguientes.

No se permitirá la localización o apilamiento de vehículos o materiales de forma que impida o dificulte la visibilidad a los colindantes, no pudiendo superar la altura de 3 metros en ningún caso, representándose un perímetro de 10 metros a lo largo de todo el terreno destinado a este fin, en el cual no podrán depositarse los mismos.

La parcela mínima destinada a estos usos no será inferior a 2.500m², debiendo ser objeto de forestación al menos el 50% de los terrenos.

En todo caso será preceptiva la redacción de un estudio de implantación, que deberá cumplir los requisitos del artículo 71 del TROTU, se tendrá en cuenta su influencia sobre el paisaje, tanto urbano como rural. Se exigirán unas condiciones higiénicas mínimas y se rodearán de pantallas protectoras de arbolado. No serán visibles desde las vías de acceso a los núcleos. No se permitirá la localización o apilamiento de materiales de forma que impidan o dificulten la visibilidad a los colindantes, no pudiendo superarse en ningún caso la altura de 3m. sobre la rasante del terreno.

3. Condiciones de infraestructura.

Tendrán resueltos los problemas de acceso y aparcamiento y los de depuración de posibles vertidos resultantes, resolviéndose el aparcamiento en el interior de la parcela.

11.4.11.7 CATEGORÍA 6.ª: GRAN INDUSTRIA.

1. Definición.

Se incluyen en este apartado los parques eólicos y otras instalaciones industriales de interés público y gran envergadura que no sea posible implantar en suelo urbano por sus especiales características y vinculación con el medio rural.

2. Condiciones particulares

Los parques eólicos: Regulados por el Decreto 42/2008, de 15 de mayo, por el que se aprueban definitivamente las Directrices Sectoriales de Ordenación del Territorio para el aprovechamiento de la energía eólica y el Decreto 43/2008, de 15 de mayo, sobre procedimientos para la autorización de parques eólicos por el Principado de Asturias

Otras instalaciones: En todo caso será preceptiva la redacción de un Plan Especial con las siguientes determinaciones:

Adaptación al terreno e integración al paisaje.

Se evitará la privatización de los accesos a los lugares de interés turístico y naturalístico.

Garantía total de depuración de vertidos.

Se facilitará la accesibilidad necesaria para la instalación.

Se justificarán las instalaciones, servicios y suministros necesarios que serán por cuenta de la instalación, no pudiendo conectarse con las redes generales salvo acuerdo en contrario y justificando expresamente de la capacidad suficiente de la red o la ampliación y refuerzo de la misma, en su caso.

11.4.12 GRUPO IX: RESIDENCIAL

11.4.12.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

A los efectos de la presente normativa se distinguen las siguientes categorías:

1. Categoría 1.ª: vivienda incluida en núcleo rural

2. Categoría 2.ª: vivienda unifamiliar aislada

3. Categoría 3.ª: quintana

11.4.12.2 CONDICIONES PARTICULARES PARA TODAS LAS CATEGORÍAS.

Todas las obras de nueva planta destinadas a viviendas, tanto libres como de protección oficial, así como las obras de Rehabilitación en todo aquello que sea compatible con la conservación del entorno arquitectónico histórico deberán cumplir con las determinaciones señaladas en el Decreto 39/98, de 25 de junio, por el que se aprueban las Normas de Diseño en edificios destinados a viviendas

11.4.12.3 CATEGORÍA 1.ª: VIVIENDA INCLUIDA EN NÚCLEO RURAL

1. Definición.

Aquellas viviendas incluidas en la delimitación de los núcleos rurales establecidos en el presente PGO.

2. Condiciones particulares.

Los núcleos rurales se rigen por la normativa particular en esa categoría de suelo no urbanizable.

11.4.12.4 CATEGORÍA 2.ª: VIVIENDA UNIFAMILIAR AISLADA

1. Definición.

Construcciones destinadas a vivienda unifamiliar no incluida en un Núcleo Rural, vinculadas a una explotación que pueda considerarse un uso autorizable y de tipología aislada, siempre que no formen un nuevo núcleo de población, justificándose este extremo convenientemente cumpliendo las condiciones señaladas en el apartado 11.6 de esta normativa.

2. Condiciones particulares.

Todas las viviendas vinculadas a una explotación que pueda considerarse un uso autorizable que no se encuentren en régimen de fuera de ordenación o incumplan las distancias y retranqueos derivados de la legislación sectorial de carreteras, o cualquier otra que resulte de aplicación, podrán ser ampliadas con las limitaciones establecidas en las condiciones particulares de la edificación del presente apartado y teniendo en cuenta las condiciones de la categoría de suelo donde se asiente.

Con cargo exclusivo a la correspondiente actuación, se resolverán satisfactoriamente las infraestructuras y los servicios precisos para su funcionamiento interno, así como la conexión de estos con las redes de infraestructuras y servicios exteriores, en su caso, y la incidencia que supongan en la capacidad y la funcionalidad de éstas, justificándose estos extremos convenientemente en el proyecto técnico correspondiente.

3. Condiciones particulares para la adaptación de otros edificios existentes.

El cambio de uso de las edificaciones que actualmente no estén destinados al de vivienda tendrá la consideración de autorizable cuando el volumen de la edificación existente sea tal que permita alcanzar el programa mínimo de vivienda sin necesidad de ampliaciones de volumen superiores al 10% de la superficie existente y ésta se sitúe sobre una categoría de suelo que no se considere de especial protección.

4. Condiciones particulares de las parcelas.

Esta superficie quedará vinculada a la edificación desde el otorgamiento de la correspondiente autorización, sin que pueda ser objeto de ningún acto de segregación o división del que resulten parcelas con superficies inferiores a la señalada en este mismo párrafo.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

5. Condiciones de la edificación.

Además de las condiciones generales que se regulan en los distintos apartados de esta normativa, se cumplirá la normativa sobre habitabilidad del Principado de Asturias, en particular, el Decreto 39/98 de 25 de junio sobre Normas de Diseño en edificios destinados a vivienda, o normativa sectorial que en su caso lo sustituya.

En los aspectos no regulados expresamente en esta normativa sobre el suelo no urbanizable, se aplicarán subsidiariamente los criterios establecidos por el PGOU para la vivienda unifamiliar en suelo urbano.

Únicamente se permitirá la construcción de viviendas unifamiliares vinculadas a una explotación agropecuaria que pueda considerarse un uso autorizable y que cumpla además con los siguientes requisitos.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

Las edificaciones auxiliares de la edificación principal, cuyo uso podrá ser el de construcciones complementarias para la explotación del suelo, así como el de cocheras para vehículos deberán cumplir los siguientes requisitos:

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

Excepcionalmente y en situaciones especiales de núcleos que por su topografía haga difícil la construcción individualizada de garajes, podrán admitirse con el carácter de uso autorizable pequeñas construcciones destinadas a guarderías de vehículos, con las condiciones generales que se establecen para las cocheras individuales, y siempre que no se supere la superficie de 100 m² construidos, y la utilización para un número máximo de 6 vehículos por edificio.

Por su parte las instalaciones deportivas familiares, entendiendo por tales aquellas de uso privado que para su construcción exigen la realización de desmontes u otras acciones similares, tales como piscinas, pistas de tenis, etc. (excluidos, por tanto, clubs deportivos u otras entidades públicas o semipúblicas), solo podrán realizarse en parcelas en las que ya exista una vivienda y no superando su borde interno la distancia de 25 metros a la zona edificada. No se permiten torres de iluminación.

11.4.12.5 CATEGORÍA 3.ª: LAS QUINTANAS

1. Definición.

Las viviendas tipo quintana son una variedad de la vivienda rural que se caracterizan por su vinculación a la explotación agraria y por formar una mínima agrupación de edificios —la casa y otras dependencias auxiliares— situados en torno a un espacio abierto o corrada accesible desde el camino público.

2. Condiciones particulares.

La tipología de las edificaciones se ajustará a lo establecido para las viviendas incluidas en Núcleo Rural.

Cuando una de estas viviendas se ubique sobre una parcela continua superior a 3.000 m² se permitirá la existencia de otra vivienda dentro de dicha parcela, siempre que se sitúe a una distancia inferior a 15 metros de la existente. En caso de tratarse de parcelas de un mismo propietario separadas por camino público podrán ser consideradas a estos efectos como una única parcela. Y ello con independencia de la categoría del suelo no urbanizable en que se ubique la quintana, excepción hecha del suelo no urbanizable de especial protección donde esté prohibida la edificación residencial.

Las posibilidades edificatorias tanto de nueva planta como de rehabilitación y ampliación están supeditadas a la vinculación a la actividad agraria o ganadera de su promotor.

11.4.13 GRUPO X: DOTACIONES URBANÍSTICAS: EQUIPAMIENTOS Y SERVICIOS

11.4.13.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

Se entienden por uso de dotaciones urbanísticas al conjunto de sistemas y elementos que se caracterizan por estar destinados al servicio de la población.

A efectos de la presente normativa se distinguen las siguientes categorías:

1. Categoría 1.ª: dotacionales abiertos

2. Categoría 2.ª: dotacionales cerrados

3. Categoría 3.ª: dotacionales especiales

11.4.13.2 CONDICIONES PARTICULARES PARA LOS SISTEMAS GENERALES.

1. Definición.

Son el conjunto de dotaciones urbanísticas públicas al servicio de toda la población del municipio. Se trata de los elementos fundamentales de dotación colectiva que definen la estructura general y orgánica de la ordenación del territorio establecida por el PGO, conforme al modelo de desarrollo adoptado para el municipio.

2. Condiciones normativas.

La declaración de utilidad pública o interés social, así como la justificación de la necesidad de su instalación en el medio rural, deberá efectuarse de conformidad con el procedimiento y condiciones que señala el artículo 128 del TROTU. A tal efecto, la aprobación de los correspondientes estudios de implantación a los que se hace referencia más adelante llevará implícita dicha declaración.

3. Condiciones de localización.

La ubicación de los sistemas generales con edificación será admisible en los suelos asignados al sistema general en el presente PGO y en cualquier tipo de suelo, mediante el procedimiento señalado en el apartado anterior.

En el caso de implantación en los núcleos rurales la edificación deberá adaptarse a las características del núcleo y de tipo de sistema de que se trate.

En el caso de implantación en cualquier otro tipo de suelo no urbanizable la edificación deberá acomodarse a las características propias del suelo no urbanizable, sin perjuicio de responder a sus características intrínsecas.

También podrán situarse en edificios existentes en las categorías de suelo que así se establece en la normativa particular.

4. Condiciones de las instalaciones existentes.

Las instalaciones existentes, designadas como sistemas generales por el PGO, deberán ser preservadas en su destino, aun cuando haya cesado su uso original. Este podrá, en cualquier caso, ser sustituido por otro dotacional público si las circunstancias así lo aconsejan.

11.4.13.3 CONDICIONES PARTICULARES PARA LOS SISTEMAS LOCALES.

1. Definición.

Se incluyen en este apartado el conjunto de dotaciones urbanísticas que no tengan el carácter de sistema general, y que pueden ser tanto públicas como privadas.

Se ubicarán en suelo no urbanizable por la función que cumplen y por su vinculación a las necesidades de ese ámbito.

2. Condiciones de las instalaciones existentes.

Las instalaciones existentes de carácter público, designadas como sistemas locales por el PGO, deberán ser preservadas en su destino dotacional público, aun cuando haya cesado su uso original. Este podrá ser sustituido por otro uso dotacional público si las circunstancias así lo aconsejan.

Las instalaciones privadas serán consideradas como uso autorizable en suelo no urbanizable, mientras se mantenga la implantación efectiva del uso. A su terminación se aplicará el régimen de utilización correspondiente a la categoría de suelo no urbanizable a que pertenezca el terreno.

3. Condiciones de localización de las nuevas instalaciones.

Los nuevos sistemas locales deberán localizarse preferentemente en los núcleos rurales. Los dirigidos a agrupaciones de parroquias deberán centrarse en un núcleo de cabecera por agrupación. Éste se situará en el lugar de máxima accesibilidad para ese conjunto de parroquias.

Son también zonas aptas para estos usos preferentemente los suelos ya calificados como sistema local y, en su defecto, el suelo no urbanizable de interés, para los casos en que por algún motivo justificado la nueva instalación no pudiera ubicarse en el correspondiente núcleo rural.

11.4.13.4 CATEGORÍA 1.ª: DOTACIONALES ABIERTOS.

1. Definición.

Se incluyen en este apartado dotaciones de ocio en grandes espacios abiertos que no requieran una intervención significativa de edificación, tales como parques rurales y otras formas de esparcimiento al aire libre, reserva de animales en libertad, cotos de caza, etc.

En particular están incluidos en esta categoría los espacios libres y los equipamientos calificados como abiertos por la presente normativa.

2. Condiciones normativas.

Deberán cumplir las condiciones señaladas en el apartado 3.3 en el caso de considerarse espacios libres y en el 3.4 en el caso de considerarse equipamientos abiertos, en todo aquello que les concierna.

Deberá aprobarse un plan especial por el Ayuntamiento, además del pertinente estudio de implantación, en su caso, con el siguiente contenido:

1. Información pormenorizada de usos actuales.

2. Impactos y modificaciones del medio físico.

3. Estudio de accesos y aparcamientos.

4. Instalaciones auxiliares.

5. Régimen de uso y mantenimiento.

6. Estudio financiero.

7. Programación y fases.

3. Condiciones de localización.

Podrán instalarse en todo tipo de suelo, a excepción de la actividad de caza y guarda de animales que exigirá un alejamiento de 500 metros de los núcleos urbanos y rurales.

4. Capacidad de la edificación.

Se permitirán solamente edificios auxiliares adscritos al uso principal de mantenimiento de los recursos naturales y el ocio, hasta un porcentaje máximo de 3 m²/ha y la altura máxima de 7 metros, debiendo integrarse en el terreno de forma que adquieran la visibilidad mínima posible.

Los edificios admisibles serán los siguientes: casas forestales, miradores, bares, restaurantes, servicios higiénicos y cabinas telefónicas, vinculados todos ellos a la específica instalación.

11.4.13.5 CATEGORÍA 2.ª: DOTACIONALES CERRADOS.

1. Definición.

Se incluyen en este apartado todo tipo de equipamientos, sanitarios, educativos, asistenciales, religiosos y deportivos, y excepcionalmente equipamientos de ocio que pueden tener características asimilables a los supuestos anteriores.

Su ubicación en suelo no urbanizable se adecuará a lo preceptuado al efecto por la normativa urbanística vigente e interpretación jurisprudencial, como equipamiento incluido y adscrito al suelo no urbanizable.

En particular están incluidos en esta categoría los equipamientos calificados como cerrados por la presente normativa.

2. Condiciones normativas.

La autorización de estas dotaciones se sujetará a lo establecido en el artículo 128 y 129 del TROTU, siendo preceptiva la elaboración de un estudio de implantación, con el contenido previsto en el artículo 71 del TROTU.

Además deberán cumplir las condiciones señaladas en el apartado 3.4.3 de la presente normativa para los equipamientos cerrados.

La aprobación del estudio de implantación implicará la declaración de utilidad pública e interés social y la autorización urbanística.

3. Condiciones particulares para las antiguas escuelas rurales.

Se permitirá la reutilización de estos antiguos edificios, hoy en desuso, como vivienda. En ningún caso se permitirá que estas actuaciones supongan la demolición previa, o aumento de volumen, de la edificación existente.

4. Condiciones particulares para la adaptación de otros edificios existentes.

Se permitirá, siguiendo el procedimiento anteriormente descrito, la implantación de equipamientos que resulten compatibles con el mantenimiento y/o rehabilitación de la edificación existente, pese a su habitual ubicación en suelos de interés o de protección sobre las edificaciones edificaciones legalmente construidas y situadas en cualquier categoría de suelo, que a juicio del Ayuntamiento puedan considerarse tradicionales y anteriores, en cualquier caso, a la aprobación del PGO, que no estén declaradas fuera ordenación, estén o no catalogadas por el planeamiento.

11.4.13.6 CATEGORÍA 3.ª: DOTACIONALES ESPECIALES

1. Definición y clasificación

Se incluyen en este apartado aquellas dotaciones que por motivos sanitarios (mataderos, vertederos y cementerios) o de normativa sectorial específica (campamentos de turismo) y semejantes a estos efectos, se separan de los núcleos habitados de población: cada uno ofrece unas peculiaridades específicas, por lo que se analizan separadamente y, a su vez, se presenta con distintos requerimientos en las distintas escalas de servicio: locales y municipales.

A efectos de la presente normativa se han subdividido en:

1. Mataderos

2. Cementerios

3. Vertederos

2. Condiciones particulares para los mataderos

Su instalación deberá, en todo caso, atenerse al procedimiento señalado para los equipamientos dotacionales de igual ámbito.

En todo caso se cumplirán los requisitos exigidos por la legislación específica tanto de sanidad como de agricultura.

3. Condiciones particulares para los cementerios

Se procurará el mantenimiento de instalaciones existentes garantizando una reserva de expansión proporcional a las previsiones de crecimiento de la población parroquial.

En todo caso se cumplirán los requisitos exigidos por la legislación sectorial de aplicación.

Su localización preferentemente se verificará en los suelos no urbanizables de interés.

4. Condiciones particulares para los vertederos

Se entiende por vertedero el depósito de residuos sólidos, productos de todo tipo de actividades no específicamente agrarias.

Se prohíbe todo tipo de vertederos clandestinos. Se cumplirá la Ley 42/1975 de 19 de noviembre sobre recogida de los desechos y residuos sólidos urbanos y el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas, y en todo caso toda la normativa vigente relativa a esta cuestión.

El proyecto de instalación contendrá un estudio geotécnico que garantice la no contaminación de los acuíferos subterráneos y superficiales.

Los vertederos serán controlados y deberán ir recuperando su superficie con las oportunas adiciones de tierra vegetal y plantaciones para restablecer el valor paisajístico y el uso agrario una vez finalizadas las operaciones de vertido.

Su tramitación seguirá el procedimiento señalado para los equipamientos dotacionales de igual ámbito.

Se localizarán en lugares ocultos de vistas y en donde los vientos dominantes no puedan llevar olores a núcleos habitados o vías de circulación rodada o peatonal; a estos efectos se rodearán de pantallas arbóreas.

11.4.14 GRUPO XI: TERCIARIO

11.4.14.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

Se incluyen en este apartado las actividades económicas del sector terciario no asignables a la categoría de dotaciones urbanísticas.

A efectos de la presente normativa se distinguen las siguientes categorías:

1. Categoría 1.ª: oficinas

2. Categoría 2.ª: comercial

3. Categoría 3.ª: hostelería

11.4.14.2 CATEGORÍA 1.ª: OFICINAS.

1. Definición

Actividades terciarias que tienen por objeto la prestación de servicios administrativos, técnicos, financieros, jurídicos, profesionales, de información, etc., tanto a las empresas como a los particulares, y pudiendo corresponder tanto a servicios de la administración como de privados.

2. Condiciones normativas.

Solo se admitirá la implantación en el área rural de las oficinas de superficie inferior a 500 m², orientadas preferentemente al servicio de la población local. En todo caso se cumplirán las condiciones generales establecidas para el uso de oficinas en la normativa general de este PGO.

3. Condiciones de la edificación.

La altura máxima será de 2 plantas (7 metros) y las condiciones estéticas serán las generales señaladas para la zona correspondiente.

4. Condiciones de infraestructura.

Se satisfarán las condiciones de vertido de efluentes de acuerdo con la normativa general de saneamiento. Se solucionarán los problemas de acceso, resolviendo las plazas de aparcamiento necesarias dentro de la misma parcela.

5. Condiciones particulares para la adaptación de otros edificios existentes.

Se permitirá la reutilización de antiguos edificios, hoy en desuso, para acoger el uso de oficinas, siempre que estas actuaciones no supongan la demolición previa, o aumento de volumen, de la edificación existente y cumpla ésta última las siguientes condiciones:

1. Edificaciones legalmente construidas y situadas en cualquier categoría de suelo, que a juicio del Ayuntamiento puedan considerarse tradicionales y anteriores, en cualquier caso, a la aprobación del PGO, que no estén declaradas fuera ordenación, estén o no catalogadas por el planeamiento.

11.4.14.3 CATEGORÍA 2.ª: COMERCIAL

1. Definición y clasificación.

Se distinguen dos tipos de comercio:

1. Comercio local, destinado a la población residente rural.

2. Condiciones particulares del comercio local

Tendrán una superficie útil de exposición y venta al público igual o inferior a 200 m², pudiendo implantarse únicamente en la categoría de núcleo rural.

Serán de aplicación las condiciones establecidas en el epígrafe siguiente relativo a la hostelería, incluidas las determinaciones correspondientes para instalaciones menores de 500 m².

Se proveerá de una plaza de aparcamiento por cada 100 m² o fracción de espacio comercial.

11.4.14.4 CATEGORÍA 3.ª: HOSTELERÍA

1. Definición y clasificación.

Comprende los bares, restaurantes, salas de fiestas y similares. Como en otros servicios, se distinguen, por su ámbito:

1. Nivel local

2. Nivel municipal

2. Condiciones particulares del nivel local.

Se refiere a pequeñas instalaciones hosteleras de menos de 200 m² de superficie de venta, anejas a la vivienda rural y dedicada prioritariamente al servicio de la población local. En ningún caso podrán conceptuarse como tales, disco-bares, salas de fiesta y similares.

Estos locales tendrán un tratamiento análogo al de las edificaciones auxiliares de la vivienda agraria. Para las instalaciones mayores o de carácter independiente (no anejas a vivienda) se les aplicará la normativa correspondiente a los locales de ámbito superior.

Se proveerá de una plaza de aparcamiento por cada 100 m² o fracción.

Se preverán los accesos con los aparcamientos necesarios incluidos dentro de la parcela de que se trata.

En cuanto a edificación e infraestructuras se cumplirán los criterios propios de la vivienda para la zona de que se trate.

3. Condiciones particulares a nivel municipal.

Se refiere a las instalaciones hosteleras: bares, restaurantes y salas de fiestas, destinadas a la población que se desplaza al medio rural por motivos de ocio, y cualquier otra del mismo tipo cuya superficie de venta o uso público supere los 200 m² o no se encuentre ligada a una vivienda rural y que no supere los 500 m².

Con independencia del cumplimiento de la legislación vigente en la materia, para su autorización será precisa la aprobación de un estudio de implantación de los regulados en el artículo 71 del TROTU en el que se justifiquen al menos:

1. Accesos y aparcamientos, con señalización de las plazas.

2. Condiciones higiénico-sanitarias, siendo obligatoria la conexión de su red de saneamiento al alcantarillado, si existiera o, en su defecto, la instalación de fosa séptica y estudio de impacto acústico con las medidas de insonorización que procedan.

3. Integración con el paisaje. Su localización debe quedar igualmente justificada. Se cumplirán las condiciones estéticas de las viviendas de nueva construcción, para la zona de que se trate.

4. Conforme a las circunstancias concurrentes de ubicación, integración territorial y superficie, el Ayuntamiento podrá exigir, además, la parte que sea precisa de la documentación requerida para los estudios de implantación en el artículo 71.2 del TROTU.

Las que superen los 500 m² de superficie total construida se considerarán uso incompatible, considerándose en cualquier caso uso prohibido las salas de fiesta, discotecas, disco-bares o similares que superen los 500 m².

4. Condiciones particulares para la adaptación de otros edificios existentes.

Se permitirá la reutilización de antiguos edificios, hoy en desuso, para acoger el uso de hostelería, siempre que estas actuaciones no supongan la demolición previa, o aumento de volumen, de la edificación existente y cumpla ésta última las siguientes condiciones:

1. Edificaciones legalmente construidas y situadas en cualquier categoría de suelo, que a juicio del Ayuntamiento puedan considerarse tradicionales y anteriores, en cualquier caso, a la aprobación del PGO, que no estén declaradas fuera ordenación, estén o no catalogadas por el planeamiento.

11.4.15 GRUPO XII: HOTELERO

11.4.15.1 DEFINICIÓN Y CATEGORÍAS.

Comprenden las instalaciones de hoteles en todas sus variedades, incluidos apartotel, pensiones y similares.

A efectos de la presente normativa se clasifican en:

1. Categoría 1.ª: alojamientos de turismo rural

2. Categoría 2.ª: establecimientos hoteleros de tamaño medio

3. Categoría 3.ª: residencias de ancianos

4. Categoría 4.ª: campamentos de turismo

11.4.15.2 CATEGORÍA 1.ª: ALOJAMIENTOS DE TURISMO RURAL.

1. Definición

Alojamientos de turismo rural regulados mediante Decreto 143/2002, pensiones y residencias que no superen una capacidad máxima de 36 plazas y cumplan con las condiciones señaladas en la Ley del Principado de Asturias 7/2001, de 22 de junio, de Turismo.

11.4.15.3 CATEGORÍA 2.ª: ESTABLECIMIENTOS HOTELEROS DE TAMAÑO MEDIO.

1. Definición

Hoteles-apartamentos con capacidad máxima de 100 plazas y que no superen los 25 apartamentos.

11.4.15.4 CONDICIONES PARTICULARES PARA LAS CATEGORÍAS 1.ª, 2.ª y 3.ª

1. Condiciones normativas.

Sólo se permite la instalación de hoteles o pensiones que no superen las 36 plazas, ni 25 habitaciones.

Las instalaciones de mayor tamaño se consideran uso prohibido en suelo no urbanizable salvo que se realicen sobre construcciones existentes y que no requieran ampliaciones superiores al 15% de la superficie construida en los que se podrá alcanzar la capacidad de 100 plazas y que tendrán la consideración de uso autorizable.

Las residencias de ancianos privadas se acogerán a las mismas determinaciones que las correspondientes a las instalaciones hoteleras.

Las condiciones señaladas para las tres categorías podrán flexibilizarse si como consecuencia de la reutilización o rehabilitación de edificaciones existentes resultara difícil el cumplimiento de alguna de ellas.

2. Condiciones de localización.

Se podrá autorizar en los núcleos rurales y en las edificaciones existentes (casas señoriales y edificaciones tradicionales) en cualquier categoría de suelo donde así se indique en las normas particulares. Antes de la licencia habrá de obtenerse la autorización previa municipal, a cuya solicitud se deberá acompañar, además de la documentación exigida por la legislación sectorial aplicable, estudio de implantación con, al menos, las siguientes determinaciones:

a. Esquema suficientemente indicativo o anteproyecto de la construcción a recuperar.

b. Análisis de incidencia territorial, con justificación de emplazamiento e impacto en el medio físico y red de transporte e infraestructuras.

c. Justificación de acceso rodado, de aparcamientos, de servicios y tratamiento y depuración de residuos.

d. Justificación de una plaza de aparcamiento por cada 50 m² o por cada cuatro camas o fracción.

3. Condiciones de la edificación.

Las correspondientes para la vivienda unifamiliar de la zona de que se trate. Se prohíbe que la instalación hotelera adquiera características de edificación que no sean acordes con las tipologías existentes, si bien podrá adosarse a dos paredes medianeras de otras edificaciones existentes. Tampoco se admite cualquier otra variante turística al margen de las ya mencionadas, en especial aquellas que desvirtúen el concepto de uso exclusivo o que pudieran propiciar cualquier tipo de división horizontal, totalmente impropia de esta clase de suelo.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

4. Condiciones particulares para la adaptación de otros edificios existentes.

Se permitirá la reutilización de antiguos edificios, hoy en desuso, para acoger el uso hotelero en las categorías 1.ª, 2.ª y 3.ª, siempre que estas actuaciones no supongan la demolición previa, o aumento de volumen, de la edificación existente y cumpla ésta última las siguientes condiciones:

1. Edificaciones legalmente construidas y situadas en cualquier categoría de suelo, que a juicio del Ayuntamiento puedan considerarse tradicionales y anteriores, en cualquier caso, a la aprobación del PGO, que no estén declaradas fuera ordenación, estén o no catalogadas por el planeamiento.

11.4.15.5 CATEGORÍA 4.ª: CAMPAMENTOS DE TURISMO

1. Definición

Instalaciones controladas de acampada para la instalación temporal de tiendas y caravanas de uso generalmente estacional.

La solicitud de autorización previa ante el Ayuntamiento debe ir acompañada o precedida, además de las determinaciones urbanísticas y turísticas que procedan para la concesión de la licencia y aprobación por la Consejería competente en materia de turismo, por un estudio de implantación seguido de un plan especial. El primero cumplirá las determinaciones previstas en el artículo 71 del TROTU, y el segundo la justificación de las condiciones que a continuación se especifican.

2. Condiciones particulares.

Cumplimiento del Real Decreto de 27 de agosto de 1982 y Decreto del Principado de 30 de abril de 1986, y demás normativa aplicable que será de aplicación preferente cuando imponga condiciones más restrictivas que las anteriormente señaladas.

Adaptación al terreno e integración al paisaje.

Se evitará la privatización de los accesos a los lugares de interés turístico y naturalístico.

Garantía total de depuración de vertidos.

3. Condiciones tipológicas.

Número de plazas: tamaño mínimo, 200 campistas, máximo 600 campistas, con independencia de que sea en tienda o en caravana. Excepcionalmente, el Ayuntamiento, previo informe de la Dirección General de Turismo y de la CUOTA, podrá autorizar un máximo de 1000 plazas, reuniendo el terreno características favorables.

Tamaño de parcelas, mínimo 6.000 m², óptimo 10.000 m². El módulo mínimo deberá responder a la normativa vigente en cada momento.

4. Condiciones de localización.

La distancia mínima a otro campamento de turismo será, como mínimo, de 500 metros.

La distancia mínima de acampada a linderos será de:

1. Para las edificaciones propias del campamento: 3 metros.

2. Para las tiendas de acampada y caravanas: 3 metros.

Se recomienda la plantación de arbolado perimetral que garanticen la intimidad.

5. Condiciones de accesibilidad.

Se cumplirá lo previsto en el reglamento de carreteras o normativa vigente en su caso, sobre instalaciones en cercanías a carreteras y caminos.

Existirá acceso fácil por carretera o camino asfaltado, con ancho mínimo de 4,5 m.

Se dispondrá de una plaza de aparcamiento por cada cuatro campistas.

Distancia mínima de las primeras plazas de acampada a:

1. Carretera de acceso, 50 metros.

2. Caminos de acceso, 30 metros.

6. Condiciones de instalaciones, servicios y suministros.

Dotaciones de agua y energía eléctrica en todas las plazas de caravana y a un máximo de 15 metros de cualquier plaza de acampada.

Dotación de depuración y vertido con oxidación total si no existe red de alcantarillado o esta es insuficiente. Si se proyecta proceder a una ampliación del campamento, aunque sea temporalmente, debe garantizarse estrictamente el cumplimiento de esta obligación.

Basuras: se garantizará su recogida y eliminación.

Se recomienda la existencia de servicio de restaurante, por prolongar la estacionalidad e incluso en ciertos casos, mantener la vida del campamento fuera de temporada.

Se recomienda igualmente, que las instalaciones de esparcimiento y recreo sean cubiertas y lo suficientemente amplias como para admitir un uso variado en caso de lluvia.

Los espacios verdes y deportivos. Serán como mínimo del 15% de superficie bruta de parcela. No se contabilizará a estos efectos el retiro perimetral y no se permitirá instalar en este área los edificios de servicios.

La zona de acampada no podrá superar el 70% de la superficie total del campamento. El resto se dedicará a zonas verdes, equipamientos, instalaciones y otros servicios de uso común.

11.4.16 GRUPO XIII: ESTACIONES DE SERVICIO

1. Definición.

Son estaciones de aprovisionamiento de carburantes y sus posibles anejos de reparación mecánica y hostelería.

2. Condiciones particulares.

La altura máxima de la edificación de la estación de aprovisionamiento será de 6 metros sobre la rasante de la carretera. La altura máxima de los edificios auxiliares será de 2 plantas o 7 metros. No se computarán a efectos de aplicación de este artículo, chimeneas, antenas o similares, pero sí los rótulos publicitarios.

Además de la estación de carburante se permitirán como usos complementarios los talleres de reparación mecánica que no superen los 500 m² e instalaciones hosteleras y hoteleras con los requisitos que estas ordenanzas establecen para estos usos en la zona rural. Estos edificios no se podrán separar más de 50 metros de la estación de aprovisionamiento.

Deberá disponerse del suficiente número de plazas de aparcamiento para no entorpecer el tráfico, y como mínimo una plaza por cada 50 m² de superficie cubierta.

11.5 CONDICIONES ESPECÍFICAS DE LA EDIFICACIÓN EN SUELO NO URBANIZABLE.

11.5.1 DIVISIÓN DE FINCAS SIN FINES EDIFICATORIOS EN EL SUELO NO URBANIZABLE.

La división o segregación sin fines edificatorios de una finca rústica únicamente será válida cuando no dé lugar a parcelas de extensión inferior a la unidad mínima de cultivo fijada en el apartado siguiente, o la que se determine en procesos de concentración parcelaria según Decreto 84/92 del Principado de Asturias. Y ello sin perjuicio de la facultad que a la Consejería de Agricultura otorgan los artículos segundo y tercero del citado Decreto 84/92 de 30 de diciembre, en el sentido de poder autorizar divisiones de fincas de las que resulten predios con superficies inferiores.

La división o segregación de fincas rústicas nunca podrá suponer la constitución de parcelas de extensión inferior a la unidad mínima de cultivo, salvo cuando se realice a favor de colindantes y de ella no resulte un mayor número de predios inferiores a la unidad mínima de cultivo (artículo 99 Ley Regional 4/89 de 21 de julio).

Las divisiones, segregaciones y alteraciones a que se refiere este artículo no necesitarán licencia municipal, debiendo sin embargo notificarse al Ayuntamiento para su constancia, pudiendo el Alcalde o el Consejero de Medio Ambiente adoptar en caso fundado de discrepancia, las medidas previstas en el Título II de la Ley Regional 3/87 de 8 de abril, de Disciplina Urbanística.

En suelo no urbanizable, no podrán otorgarse licencias de construcción sobre parcelas procedentes de un loteo cuando el interesado no acredite fehacientemente que el fraccionamiento de las parcelas se realizó al amparo de lo dispuesto en el artículo 32 de estas Normas.

11.5.2 CONDICIONES DE PARCELA.

11.5.2.1 PARCELA MÍNIMA.

A los efectos de legitimación de obras, construcciones e instalaciones en Suelo No Urbanizable, así como de los usos y actividades a que estas se destinen, será necesario el cumplimiento de la condición de superficie mínima de los terrenos que para cada grupo de usos se regula en los Capítulos 11.4.4 y ss. de la presente normativa.

Las obras, construcciones e instalaciones en Suelo No Urbanizable, para ser autorizadas, deberán vincularse a fincas independientes que reúnan estas condiciones de parcela mínima y que no procedan de segregaciones posteriores a la aprobación definitiva del presente PGO; las segregaciones posteriores deberán acogerse a lo dispuesto en la legislación agraria.

11.5.2.2 UNIDAD MÍNIMA DE CULTIVO.

Tendrán la consideración de Unidad Mínima de Cultivo la señalada en el Decreto 84/1992, de 30 de diciembre, por el que se determina la Unidad Mínima de Cultivo agrícola y forestal.

1. Zona de montaña con extensificación de las explotaciones: 7.000 m².

2. Núcleos Rurales: Según condiciones señaladas en las fichas correspondientes.

11.5.2.3 CUMPLIMIENTO DE PARCELA MÍNIMA MEDIANTE AGRUPACIÓN

Excepcionalmente se entenderá cumplida la condición de parcela mínima cuando, aún disponiendo la construcción o instalación de una finca de superficie inferior a la parcela mínima, se vinculen otras fincas a dicha instalación de forma que alcancen en conjunto dicha dimensión mínima.

En tales supuestos, y con carácter previo a la licencia, deberá procederse por el propietario a agrupar las diferentes fincas, describiéndolas con total precisión en el título de la agrupación, así como a inscribir la resultante como una sola finca y bajo un solo número registral, con expresa mención de que, aun no siendo colindantes, forman en conjunto una “unidad orgánica de explotación”. Todo ello de conformidad con los Artículos 44 y 45 del Reglamento Hipotecario.

La determinación de indivisibilidad de la finca resultante de la agrupación y la inscripción de dicho extremo por el propietario en el Registro será, en todo caso previa a la Autorización Autonómica y a la Licencia Municipal.

11.5.2.4 VINCULACIÓN DE LAS PARCELAS A LAS CONSTRUCCIONES O INSTALACIONES.

Las parcelas del suelo no urbanizable quedarán en todo caso vinculadas legalmente a las construcciones e instalaciones y sus correspondientes actividades o usos.

Esta vinculación legal implica la afectación real de la parcela, de manera que no podrá realizarse ninguna división o segregación que no se ajuste a las condiciones sobre parcela mínima, retranqueo, separación a linderos y ocupación máxima que se establecen en estas normas para la categoría y el uso establecido.

Los notarios y Registradores que autoricen o inscriban los respectivos actos deberán hacer constar que los mismos no atribuyen derechos edificatorios sobre las fincas resultantes, en los términos establecidos en la legislación estatal aplicable.

11.5.2.5 PROHIBICIONES.

En Suelo No Urbanizable quedan expresamente prohibidas las parcelaciones urbanísticas.

Se presumirá que una parcelación es urbanística cuando en una finca matriz se realicen obras de urbanización, subdivisión del terreno en lotes, o edificación, de forma conjunta. También se presumirá la existencia de parcelación urbanística cuando aun no tratándose de una actuación conjunta, pueda deducirse la existencia de un plan de urbanización unitario, o se pueda dar lugar a la constitución de un núcleo de población conforme a la definición contenida en el apartado 11.6 del presente Título.

No se podrá autorizar una parcelación en Suelo No Urbanizable cuando, como resultado de la misma, las edificaciones que en ella estuvieran implantadas con anterioridad resultaren fuera de ordenación en aplicación de las determinaciones de esta normativa.

No se podrá autorizar una parcelación en Suelo No Urbanizable cuando, como consecuencia de la misma, resultasen incumplidas las condiciones impuestas en cualquier calificación urbanística o licencia anterior; ni cuando resulten alteradas substancialmente las condiciones en base a las cuales fue autorizada anteriormente otra parcelación o edificación.

11.5.3 CONDICIONES DE POSICIÓN.

La edificación se situará en el terreno atendiendo a criterios de favorecer la continuidad del suelo libre de edificación (evitando su fragmentación con edificaciones, cerramientos interiores, etc.), mínimo impacto ambiental, ahorro de energía y confort climático.

Se establece un retranqueo mínimo de la edificación de 3 m a lindero de parcela, salvo indicación expresa para el uso específico.

Para aquellas instalaciones de almacenaje, tratamiento, y/o manufactura de productos peligrosos, inflamables o explosivos (por ejemplo depósitos de gas, polvorines, fabricación de alcoholes, etc.) se establece un retranqueo mínimo a cualquier lindero de la parcela de 20 m, siempre que la normativa específica de aplicación a dichas instalaciones no imponga condiciones más restrictivas.

La edificación deberá cumplir las siguientes condiciones de protección, sin perjuicio de la normativa sectorial que sea de aplicación en cada caso concreto:

1. Desagües naturales, señalados en el apartado 5.4.4 de la presente normativa.

2. Carreteras, señalados en el apartado 5.5 de la presente normativa.

3. Caminos, señalados en el apartado 5.6 de la presente normativa.

4. Vías pecuarias, señalados en el apartado 5.7 de la presente normativa.

11.5.4 CONDICIONES DE LA EDIFICACIÓN.

11.5.4.1 CONDICIONES DE SERVICIOS.

En el suelo no urbanizable no podrá autorizarse ninguna clase de edificaciones si no estuviese resuelta la disponibilidad, al menos, de los siguientes servicios:

1. Acceso rodado,

2. Saneamiento,

3. Abastecimiento de agua

4. Energía eléctrica.

Cuando el uso a que se destine la edificación o el terreno lo requiera, se exigirá la dotación de aparcamiento suficiente.

11.5.4.2 CONDICIONES DE LOS HÓRREOS, PANERAS Y CABAZOS.

Por lo que se refiere específicamente a los hórreos y paneras, a los efectos de esta normativa tienen el carácter de edificación o instalación por lo que estarán sujetos a licencia.

Todos aquellos protegidos, estarán a la normativa específica señalada en el catálogo urbanístico, el resto se regirán por las condiciones señaladas en el presente apartado.

Les serán de aplicación las condiciones de protección señaladas en el artículo 75. Protección de hórreos, paneras y cabazos de la Ley del Principado de Asturias 1/2001, de 6 de marzo, de Patrimonio Cultural.

Asimismo resultará de aplicación el deber de conservación señalado en el artículo 28 de la citada Ley de Patrimonio Cultural.

11.5.5 CONDICIONES ESTÉTICAS.

11.5.5.1 INTEGRACIÓN PAISAJÍSTICA

Será obligatoria la adopción de medidas complementarias encaminadas a atenuar el impacto visual y paisajístico de las instalaciones que se planteen, mediante la utilización de elementos naturales del entorno (vegetación, roca, etc.).

Toda edificación o instalación en Suelo No Urbanizable deberá cuidar al máximo su diseño y elección de materiales colores y texturas a utilizar, tanto en paramentos verticales como en cubiertas y carpinterías, con el fin de conseguir la máxima adecuación al entorno, quedando expresamente prohibida la utilización de materiales brillantes o reflectantes para cualquier elemento o revestimiento exterior.

11.6 CONCEPTO DE NÚCLEO DE POBLACIÓN Y DEFINICIÓN DEL RIESGO DE SU FORMACIÓN

11.6.1 DEFINICIÓN DE NÚCLEO DE POBLACIÓN

Se entenderá por núcleo de población aquella agrupación de edificios destinados a residencia familiar en Suelo No Urbanizable, que pudiera llegar a formar una entidad de tal carácter que requiriese un tratamiento conjunto dirigido hacia alguno de estos dos fines:

1. Su mantenimiento, previa eliminación del impacto medioambiental que generen mediante medidas correctoras.

2. La restauración del medio físico.

11.6.2 RIESGO DE FORMACIÓN DE NÚCLEO DE POBLACIÓN.

Se considera que existe riesgo de formación de núcleo de población cuando existan al menos cuatro viviendas previas, que no se encuentren incluidas en núcleos rurales, que puedan inscribirse junto con la nueva vivienda prevista en un círculo con un diámetro de cien metros.

11.7 CIRCUNSTANCIAS DE RECLASIFICACIÓN DE NÚCLEOS RURALES EN SUELO URBANO

En desarrollo del artículo 146.3.c).2.º del ROTU se establecen a continuación las condiciones para pasar de núcleo rural a suelo urbano en caso de agotamiento de las posibilidades de crecimiento.

Para que un Núcleo Rural pueda reclasificarse como suelo urbano, mediante revisión de planeamiento, deberá cumplir alguna de las siguientes condiciones:

1. Que tenga una población censada superior a 50 hab.

2. Que esté declarado BIC.

3. Que se encuentre situado a menos de un kilómetro de un núcleo clasificado como suelo urbano y al reclasificarlo quede integrado con éste.

4. Cualesquiera otras circunstancias de interés público que se acrediten convenientemente.

11.8 CONDICIONES ESPECÍFICAS PARA CADA CATEGORÍA DE SUELO NO URBANIZABLE.

El presente PGO establece para cada Categoría de Suelo No Urbanizable las condiciones de ordenación que se recogen de forma individualizada en las fichas del Título 15 de esta normativa.

En dichas fichas se detallan las siguientes determinaciones:

1. Adscripción de usos globales, indicando para cada sector:

a. Los usos permitidos.

b. Los usos autorizables.

c. Los usos incompatibles.

d. Los usos prohibidos.

e. Otras condiciones particulares de los usos.

f. Condiciones particulares de cada categoría.

12. CONDICIONES DE LAS ZONAS DE ORDENANZA

12.1 DETERMINACIONES GENERALES.

Las determinaciones desarrolladas en el presente capítulo regulan las condiciones a que deben ajustarse, en función de su localización, la totalidad de las construcciones, instalaciones y actividades que pueden desarrollarse en el Suelo Urbano, calificado como tal por el presente PGO.

Las Condiciones Particulares desarrolladas en este capítulo tendrán carácter de Ordenanzas Zonales.

13. ÁMBITOS DE PLANEAMIENTO DE DESARROLLO

13.1 OBJETO Y CONTENIDO

Las fichas que se acompañan a continuación, recogen las determinaciones relativas a los siguientes ámbitos de ordenación establecidos por el PGO:

1. Unidad de Actuación

2. Sectores de Suelo Urbanizable Sectorizado.

13.2 APLICACIÓN DE LAS DETERMINACIONES CONTENIDAS EN LAS FICHAS.

Para la aplicación de las determinaciones contenidas en las fichas del presente capítulo, se tendrán en cuenta los siguientes criterios:

1. Las cuantificaciones numéricas referidas a las superficies de actuación contenidas en las fichas, pueden verse afectadas por un margen de error de más menos un 10%, manteniendo íntegramente su validez.

2. En cuanto al carácter vinculante u orientativo de las determinaciones contenidas en las fichas, se tendrá en cuenta lo siguiente:

a. Se considerarán determinaciones vinculantes todas aquellas no consideradas como orientativas, quedando sujeta su modificación a los procedimientos legalmente establecidos, en función del tipo de determinación de que se trate.

b. Se considerarán orientativas aquellas determinaciones que así se indiquen en la ficha correspondiente.

13.3 UNIDADES DE ACTUACIÓN

El presente PGO establece la sectorización en Unidades de Actuación, determinando una serie de condiciones específicas de desarrollo que se recogen de forma individualizada en las fichas que se adjuntan a continuación, estableciéndose para cada sector:

1. Delimitación del sector.

2. Declaración del carácter Prioritario, en su caso.

3. Objetivos y propuestas de ordenación.

4. Determinaciones vinculantes, que serán aquellas que no puedan modificarse con el planeamiento de desarrollo.

5. Superficie del sector, donde se señalan tanto la superficie neta, equivalente a la superficie total del sector descontando los sistemas generales previstos; y la superficie de sistemas generales incluidos.

6. Edificabilidad máxima de edificación, expresada como índice en m² de techo construibles por cada m² de suelo de sector (excluidos sistemas generales).

7. Aprovechamiento Medio Máximo del sector, expresada como índice en m² construibles en el uso predominante por cada m² de suelo de sector (incluidos sistemas generales).

8. Reserva para vivienda protegida, sólo en sectores con uso predominante residencial, y equivalente a la reserva para viviendas con protección pública.

9. Previsión de Ámbitos de Gestión.

10. Con carácter no vinculante, sistema de actuación previsto para su ejecución.

11. Adscripción de usos globales, indicando para cada sector:

12. El uso predominante.

13. Los usos compatibles.

14. Los usos prohibidos.

15. Sistemas Generales incluidos en el sector, con indicación expresa de aquellos casos en que además de la carga de obtención de suelo se asigna la de ejecución con carácter de conexión

13.4 CONDICIONES GENERALES PARA TODAS LAS UNIDADES DE ACTUACIÓN

En el supuesto de que los instrumentos de desarrollo propongan la introducción de usos compatibles deberán justificarse adecuadamente los coeficientes de homogenización a aplicar.

13.5 SECTORES DE SUELO URBANIZABLE SECTORIZADO

El presente PGO establece la sectorización en Suelo Urbanizable Sectorizado, determinando una serie de condiciones específicas de desarrollo que se recogen de forma individualizada en las fichas que se adjuntan a continuación, estableciéndose para cada sector:

1. Delimitación del sector.

2. Declaración del carácter Prioritario, en su caso.

3. Objetivos y propuestas de ordenación.

4. Determinaciones vinculantes, que serán aquellas que no puedan modificarse con el planeamiento de desarrollo.

5. Superficie del sector, donde se señalan tanto la superficie neta, equivalente a la superficie total del sector descontando los sistemas generales previstos; y la superficie de sistemas generales incluidos.

6. Edificabilidad máxima de edificación, expresada como índice en m² de techo construibles por cada m² de suelo de sector (excluidos sistemas generales).

7. Aprovechamiento Medio Máximo del sector, expresada como índice en m² construibles en el uso predominante por cada m² de suelo de sector (incluidos sistemas generales).

8. Reserva para vivienda protegida, sólo en sectores con uso predominante residencial, y equivalente a la reserva para viviendas con protección pública, en su caso.

9. Previsión de Ámbitos de Gestión.

10. Con carácter no vinculante, sistema de actuación previsto para su ejecución.

11. Adscripción de usos globales, indicando para cada sector:

12. El uso predominante.

13. Los usos compatibles.

14. Los usos prohibidos.

15. Sistemas Generales incluidos en el sector, con indicación expresa de aquellos casos en que además de la carga de obtención de suelo se asigna la de ejecución con carácter de conexión.

13.6 CONDICIONES GENERALES PARA TODOS LOS SECTORES DE SUELO URBANIZABLE

En el supuesto de que los instrumentos de desarrollo propongan la introducción de usos compatibles deberán justificarse adecuadamente los coeficientes de homogenización a aplicar.

14. ÁMBITOS DE GESTIÓN

14.1 OBJETO Y CONTENIDO

Las fichas que se acompañan a continuación, recogen las determinaciones relativas a los siguientes ámbitos de gestión establecidos por el presente PGO:

1. Unidades de Normalización en Suelo Urbano Consolidado.

14.2 UNIDADES DE NORMALIZACIÓN EN SUELO URBANO CONSOLIDADO.

El presente PGO establece una serie de agrupaciones de parcelas denominadas Unidades de Normalización, determinando una serie de condiciones específicas de desarrollo que se recogen de forma individualizada en las fichas que se adjuntan a continuación, estableciéndose para cada una de ellas:

1. Delimitación, complementada con la reflejada en los planos de ordenación.

2. Edificios declarados fuera de ordenación.

3. Superficie de terrenos con destino a Usos Públicos.

4. Superficie de terrenos con destino a Usos Privados.

5. Otras condiciones particulares.

15. CONDICIONES PARTICULARES EN SUELO NO URBANIZABLE

15.1 OBJETO Y CONTENIDO

El presente PGO establece para cada Categoría de Suelo No Urbanizable las condiciones de ordenación que se recogen de forma individualizada en las fichas que se adjuntan a continuación.

15.2 DETERMINACIONES

Se distinguen dentro de las determinaciones particulares aquellas correspondientes al suelo categorizado como núcleo rural y las del resto de categorías.

En dichas fichas se detallan las siguientes determinaciones mínimas:

1. Adscripción de usos globales, indicando en cada caso:

a. Los usos permitidos.

b. Los usos autorizables.

c. Los usos incompatibles.

d. Los usos prohibidos.

2. Otras condiciones particulares de los usos.

3. Condiciones particulares de la parcela y la edificación.

4. Condiciones particulares de cada categoría.

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente

Información sobre el documento

© Copyright 2006. Gobierno del Principado de Asturias