Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Asturias, mucho más cerca

banda de sede
 

Estás en

Asturias.es Sede Electrónica BOPA y Legislación Resultados Buscador BOPA

Consulta de una disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente


Boletín Nº 243 del jueves 18 de octubre de 2007

OTRAS DISPOSICIONES

CONSEJERIA DE INFRAESTRUCTURAS, POLITICA TERRITORIAL Y VIVIENDA

1.º Aprobar definitivamente el Plan Territorial Especial de Recuperación de los Terrenos de Hunosa en las Cuencas Mineras, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 53 del texto refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de Ordenación del Territorio y Urbanismo del Principado de Asturias, aprobado por Decreto Legislativo 1/2004, de 22 de abril, en relación con los artículos 2 y 38 del mismo

2.º Aprobar definitivamente el Catálogo Urbanístico del Plan Territorial Especial de Recuperación de los Terrenos de Hunosa en las Cuencas Mineras, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 93 del citado texto refundido.

3.º Se incorpora el contenido de la memoria ambiental del Plan Territorial Especial, de conformidad con lo establecido en el artículo 12 de la Ley 9/2006, de 28 de abril, sobre evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente, a la vista de la Resolución de 19 de abril de 2007 de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras por la que se adopta acuerdo en relación con la memoria ambiental del Plan Territorial Especial de Recuperación de los Terrenos de Hunosa en las Cuencas Mineras, integrando las observaciones y alegaciones recibidas en las fases de consulta. Además el PTE y su ISA analizan, a través de las fichas medioambientales de los distintos ámbitos, los siguientes aspectos:

a) Los problemas medioambientales existentes, incluyendo, en particular, los relacionados con zonas de especial importancia medioambiental, como designadas de conformidad con las Directivas 79/409/CEE.

b) Los objetivos de protección medioambiental fijados en los ámbitos internacional, comunitario o del Estado miembro que guarden relación con el Plan y la manera en que tales objetivos y cualquier aspecto medioambiental significativo se han tenido en cuenta.

c) Los probables efectos significativos en el medio ambiente, incluidos aspectos como la biodiversidad, la población, la salud humana, la fauna, la flora, la tierra, el agua, el aire, los factores climáticos, los bienes materiales, el patrimonio cultural incluyendo el patrimonio arquitectónico y arqueológico, el paisaje y la interrelación entre estos factores, medidas previstas para prevenir, reducir y, en la medida de lo posible, compensar cualquier efecto negativo importante en el medio ambiente de aplicación del Plan.

d) Resumen de los motivos de la selección de las alternativos contempladas, al menos con respecto a la alternativa cero, y una descripción de la manera en que se realizó la evaluación, incluidas las dificultades que pudieran haberse encontrado a la hora de recabar la información.

e) Descripción de las medidas previstas para la supervisión.

f) Resumen de carácter no técnico de la información facilitada en virtud de los epígrafes precedentes.

g) Informes sobre viabilidad económica de las alternativas y de las medidas dirigidas a prevenir, reducir o paliar los efectos negativos del Plan.

De conformidad con el art. 14 de la Ley 9/2006, de 28 de abril, sobre evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente, se pone a disposición del órgano ambiental, de las Administraciones Públicas afectadas y del publico todos los documentos señalados en dicho articulo.

4.º Se incorporan al PTE las consideraciones del los informes sectoriales del Consejo de Patrimonio Cultural de Asturias (acuerdo de Permanente de 12 de abril de 2007), del Servicio del Conservación del Medio Natural, del Servicio de Montes y Protección Forestal.

En cuanto al informe de la Confederación Hidrográfica del Norte de España, se incorpora el mismo, condicionando y suspendiendo la clasificación y desarrollo de los suelos afectados según la relación que se expone a continuación, a la adopción de las medidas necesarias para corregir las deficiencias señaladas en dicho informe. Una vez corregidas deberán ser informadas de nuevo por la Confederación Hidrográfica del Norte, ratificando la clasificación urbanística del suelo la Comisión Permanente de la CUOTA.

Los ámbitos afectados son los siguientes:

11. Pozo María Luisa.

12. Lavadero Modesta.

18. Pozo San José.

19. Pozo Figaredo.

24. Pozo Santa Bárbara.

26. Pozo Monsacro.

28. Pozo Santiago/San Jorge.

5.º Las alegaciones presentadas se informan conforme a la propuesta de los informes técnicos obrantes en el expediente.

Contra este Acuerdo los particulares interesados podrán interponer recurso contencioso-administrativo en el plazo de 2 meses, a partir del día siguiente al de su notificación, ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, de conformidad con lo previsto en art. 46 de la Ley 29/98, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa, y el 26 de la Ley 2/95, de 13 de marzo, sobre el Régimen Jurídico de la Administración del Principado de Asturias. No obstante, en el plazo de un mes podrá interponerse el recurso potestativo de reposición ante este mismo órgano, de conformidad con lo establecido en el art. 107 y siguientes de la Ley 30/92 de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, modificada por el Ley 4/99, de 13 de enero.

Las Administraciones Públicas legitimadas podrán interponer recurso contencioso-administrativo frente a esta resolución en el plazo de dos meses contados a partir del día siguiente al de su notificación, ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias. Dentro de dicho plazo, podrá requerir previamente a esta Consejería para que anule o revoque esta resolución, requerimiento que se entenderá rechazado si, dentro del mes siguiente a su recepción, no es contestado.

Cuando hubiera precedido el requerimiento, el plazo de dos meses para la formulación del recurso contencioso-administrativo se contará desde el día siguiente a aquel en que se reciba la comunicación del acuerdo expreso o se entienda presuntamente rechazado.

Todo ello, de conformidad con lo que disponen los artículos 44 y 46.6 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa.

Oviedo, a 9 de mayo de 2007.—El Jefe del Servicio de la Secretaría de la CUOTA.—16.069.

Anexo

plan territorial especial de recuperación de los terrenos de Hunosa en las cuencas mineras

1. Exposición de motivos

La redacción y aprobación del presente Plan Territorial Especial y como eje del mismo su Normativa, compuesta por el Articulado y las Fichas, obedece a la previa existencia de dos procesos:

Por un lado, el cambio en el modelo económico y territorial en las Cuencas Mineras ha generado la desestructuración del tejido industrial de estas áreas y el abandono de unos suelos que habían sido, durante un largo período, sometidos a una intensa actividad industrial. Situación ésta que desemboca en la urgente necesidad de recuperación de la actividad económica que se ha de abordar, como medio idóneo, desde la perspectiva de un instrumento de Ordenación del Territorio que permita una adecuada utilización de esos terrenos para la generación de empleo y riqueza, el mantenimiento de un patrimonio cultural y una recuperación ambiental tras su uso intensivo por la minería.

Por otro, la clarificación mediante la STC 61/1997, de 20 de marzo, del panorama competencial en materia de urbanismo en la que se determina que el “Urbanismo” corresponde a las Comunidades Autónomas sirviéndose de las técnicas jurídicas que se consideren más adecuadas. Esto ha llevado al Principado de Asturias a la redacción y posterior aprobación del texto refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Asturias aprobado por Decreto Legislativo 1/2004, de 22 de abril, que aborda en un único texto legislativo el urbanismo y la ordenación territorio (en adelante TROTU).

En el citado texto refundido se definen las competencias de Ordenación del Territorio y del Urbanismo dando un empuje sustancial al proceso de asunción de competencias a los Ayuntamientos en materia urbanística. No obstante, se regula la posibilidad de la redacción y aprobación por el Principado de Asturias de los Planes Territoriales Especiales cuando, por razones de carácter estratégico, resultase necesario dar un contenido más detallado a la ordenación del territorio, siempre que su ámbito, como este caso, tenga carácter supramunicipal.

El presente Plan Territorial Especial se redacta para el establecimiento de la ya manifestada estrategia de recuperación de un territorio (reactivación económica, recuperación y conservación patrimonial, y regeneración ambiental) que implica la implementación de unos programas que proponen nuevas ordenaciones que conllevan la asignación de los usos de interés social (industriales, equipamentales, de vivienda sujeta a algún tipo de protección pública, de recuperación y conservación del patrimonio cultural y de regeneración ambiental). Y todo ello se pretende desde el ejercicio de la competencia de la Ordenación Territorial a través la redacción y tramitación del presente Plan Territorial Especial que actúa sobre un ámbito material discontinuo conformado por los activos que son objeto en el presente Plan de una ordenación integral, abordados de manera conjunta y con el objetivo de cohesionar el territorio. Posibilidad que desde la visión parcial de la suma de los planeamientos generales sería difícil de acometer. Aparece pues un claro paralelismo entre las Actuaciones Urbanísticas Concertadas, existentes en el panorama legislativo asturiano desde 1991, y el presente Plan Territorial Especial.

Las Actuaciones Urbanísticas Concertadas se configuran como modelos de ordenación integral abreviados a desarrollar por el Principado de Asturias cuando se entienda que en un área concreta existen especiales circunstancias urbanísticas deficitarias de determinados usos de interés social (residenciales, industriales, equipamentales o de sistemas y otros) en los que la presencia municipal se garantiza mediante la necesaria firma de un Convenio entre ambas administraciones; este modelo permite incluso el establecimiento de la ordenación integral del área o sector en el que se actúe, pudiéndose variar las condiciones fijadas por el planeamiento general sin exclusión conceptual de ninguna clasificación de suelo. En definitiva se trata de modelos de ordenación integral abreviados, lo que implícitamente conlleva una gestión abreviada.

De igual modo que en las Actuaciones Urbanísticas Concertadas, en el territorio objeto de ordenación del presente Plan existen déficit que se abordan mediante un instrumento de Ordenación Territorial que conlleva el establecimiento de preceptos urbanísticos directamente aplicables que prevalecen incluso sobre los preceptos contrarios del planeamiento urbanístico municipal. Es por ello que el desarrollo de este Plan se realizará, o bien mediante Actuaciones Urbanísticas Concertadas para cada ámbito material de ordenación con la presencia garantizada de los Ayuntamientos mediante la firma del preceptivo Convenio; o bien mediante los instrumentos de planeamiento y gestión urbanística previstos en el presente documento en consonancia con la legislación vigente en la materia con intervención asimismo de los Ayuntamientos.

Por tanto todo el Plan tiene como corolario esta Normativa compuesta por un articulado y unas fichas que acompañan a los restantes documentos que conforman el Plan: la Memoria Explicativa que da las claves para las propuestas de ordenación, la Memoria Económica que realiza un análisis general de las inversiones que puedan llevar aparejado el desarrollo del Plan, los Planos, el estudio de Diagnóstico Ambiental Ambiental que analiza el impacto de las propuestas a nivel territorial y ambiental, y el Catálogo Urbanístico.

Como ya se ha manifestado, acompañando al Plan Territorial se incluye un Catálogo Urbanístico que, si bien su redacción y tramitación no era legalmente exigible dado el grado de detalle de la ordenación territorial de este Plan, que implica la clasificación y calificación del suelo, y debido a que uno de los objetivos del plan era la recuperación y conservación del Patrimonio Cultural Minero, se considera conveniente para culminar la completa ordenación del ámbito material del Plan Territorial Especial y como desarrollo de las determinaciones generales establecidas en este documento. De tal modo que las prescripciones del Catálogo resultan de obligado cumplimiento para el planeamiento que no podrá alterar la condición urbanística de los bienes, espacios o elementos en él incluidos.

No obstante lo expuesto, las determinaciones de este Plan han tratado de ser lo más respetuosas posibles con los contenidos de los diferentes planeamientos generales afectados, estableciendo una ordenación jurídica operativa y de sencilla aplicación que permita la consecución de los objetivos de ordenación del territorio establecidos en el Plan Territorial Especial, resultando que los planeamientos generales actúan como determinaciones supletorias del presente Plan, al igual que las demás normativas sectoriales concurrentes.

En el título I se contienen toda una serie de disposiciones generales entre las que cabe destacar la base normativa del plan y su naturaleza jurídica que implica, dado su carácter de instrumento de ordenación territorial, la estructuración territorial de un área mediante la clasificación y calificación del suelo, lo que supone que sus determinaciones son directamente aplicables, prevaleciendo de forma inmediata sobre los preceptos contrarios del planeamiento urbanístico general. Asimismo como instrumento garante de la consecución de los objetivos del plan se prevé la posible transformación de los usos en función de las necesidades de Ordenación Territorial.

En el título II se regulan el desarrollo y la ejecución del Plan y la concesión de licencias. En cuanto al desarrollo del Plan éste puede ser llevado a cabo por el Principado de Asturias o por los respectivos ayuntamientos, sin perjuicio de la incidencia de otras administraciones concurrentes. Con respecto a la primera situación, hay que tener en cuenta que el Plan propone el reequipamiento de las Cuencas asignando usos industriales, de equipamiento y sistemas, vivienda sujeta a algún régimen de protección pública, así como otros de interés social como pueden ser la recuperación del patrimonio cultural minero y la regeneración ambiental de los activos. Por tanto, las propuestas de ordenación y usos del Plan habilitan al Principado de Asturias, dentro de sus competencias para el desarrollo de la Ordenación Territorial, para la declaración de Actuaciones Urbanísticas Concertadas, previo Convenio con el Ayuntamiento respectivo, que posibiliten el desarrollo de los distintos ámbitos que conforman el Plan Territorial Especial como modelos de ordenación urbanística de procedimiento abreviado tendentes a cubrir los déficits de equipamiento de las Cuencas, entendido este último concepto en su más amplia expresión. En la segunda situación el desarrollo del plan se llevará a cabo, bien por la iniciativa municipal, bien por la presentación de propuestas a iniciativa de los particulares ante los diversos ayuntamientos.

En el título III se aborda la clasificación y calificación establecida por el Plan dentro de los que cabe destacar el Suelo Urbano, destinado a todo tipo de usos industriales y el destinado a equipamientos y viviendas con algún tipo de protección pública (VcPP); el Suelo No Urbanizable de Especial Protección y el Suelo No Urbanizable de Interés. Clasificación y calificación que pretenden el establecimiento de una ordenación jurídica de los terrenos que conforman el ámbito del Plan que dé respuesta a los déficits que presentan las Cuencas Mineras tratando, dentro de un marco jurídico estable, de establecer un horizonte que permita la adaptación a las diversas necesidades que puedan ir surgiendo en el proceso de regeneración económica, social, cultural y ambiental de las mismas.

En el título IV se establece la regulación general de usos en las que se establece el marco de sus diversas clases que se concretan en los títulos siguientes.

En el título V se establecen las normas específicas de ordenación y uso en Suelo Urbano que posibilitan y dan un marco general a las propuestas de ordenación que, no obstante, se concretan en las fichas del Plan Territorial Especial, debiendo subrayarse el interés social de todos los usos propuestos.

En el título VI se establecen las normas específicas en Suelo No Urbanizable que posibilitan las propuestas de ordenación contenidas en las fichas del Plan Territorial Especial debiendo señalarse la importancia de la creación de un Parque Metropolitano que pasará a formar parte del sistema de espacios libres del Plan, actuando como elemento de cohesión territorial. Todo ello incardinado en el marco de la legislación sectorial aplicable.

En el título VII se establecen las normas específicas en Suelo Urbanizable que aportan un marco genérico a las propuestas de ordenación contenidas en las fichas del Plan Territorial Especial permitiéndose, mediante el desarrollo de Planes Parciales, su conversión en suelos urbanos de conformidad con los objetivos del Plan, todos ellos igualmente con destinos de interés social.

En el título VIII se establecen unas normas generales de urbanización con el objeto de facilitar la definición de la materialización de la ordenación física propuesta.

En las fichas se contiene la ordenación (territorial, jurídica, física, administrativa y patrimonial) propuesta para cada sector, y dentro de la misma se establecen una serie de normas relativas a la ordenación, unos objetivos y una serie de recomendaciones. La ordenación propuesta en la ficha tiene su reflejo en el articulado que la complementa. En cuanto a la ordenación física (proyectación) que se propone es meramente indicativa, pudiendo cada instrumento de ordenación establecer una ordenación física adaptada a las necesidades específicas de la implantación del uso.

Los terrenos que han sido destinados a acoger los usos Equipamiento/VcPP han sido estudiados de tal modo que sean susceptibles de acoger tanto equipamientos como viviendas sometidas a algún régimen de protección, a pesar de que en las fichas sólo se mencione un uso principal. Por tanto ese uso principal, podrá ser sustituido por cualquiera de los previstos para la categoría Equipamiento o VcPP ya que así lo ha analizado el Plan, resultando perfectamente viable tal circunstancia.

Por último, la composición de la Normativa de este modo (Articulado y Fichas) obedece a la necesidad de disponer de un único documento que sintetice los contenidos con trascendencia jurídica de todos los que conforman el Plan Territorial Especial (desde la Memoria Explicativa, que contiene el diagnóstico y la propuesta estratégica, hasta el estudio de diagnóstico ambiental), para facilitar su manejo y operatividad,

2. Articulado

TÍTULO I

DISPOSICIONES DE ÍNDOLE GENERAL

Capítulo primero. Cuestiones generales

Artículo 1.—Base normativa.

Para la definición integral o sectorial de los elementos básicos que estructuran territorialmente un área geográfica determinada y en este caso, debido a la incidencia supramunicipal de sus actuaciones y a la dispersión de su ámbito material, este Plan Territorial Especial se configura como un instrumento de ordenación territorial supramunicipal que requiere el establecimiento de una ordenación urbanística detallada, llevada a cabo con los objetivos propios de la ordenación territorial, instrumentalizados en un Plan Territorial Especial, tal y como disponen los artículos 38 y 39 del TROTU.

Artículo 2.—Naturaleza del Plan.

El presente Plan tiene el carácter y naturaleza de un Plan Territorial Especial con el contenido y alcance que la legislación vigente confiere a este tipo de Planes. Define los elementos básicos que, en base a los objetivos desarrollados en la Memoria, estructuran territorialmente un área geográfica supramunicipal discontinua, su estructura general, la clasificación del suelo y la calificación (régimen jurídico aplicable a cada clase de suelo y categoría, delimitación de derechos y deberes inherentes a la propiedad del suelo, así como el uso y aprovechamientos de las edificaciones). Dado su carácter, el Plan Territorial Especial es directamente aplicable prevaleciendo de forma inmediata sobre los preceptos contrarios del planeamiento urbanístico municipal, debiendo éste ser objeto de adaptación (art. 39 TROTU).

Artículo 3.—Ámbito territorial de aplicación.

Debido a la dispersión de su ámbito material, la delimitación de Plan Territorial Especial de Recuperación de los Terrenos de Hunosa en las Cuencas Mineras está conformado por los activos que componen las fichas que lo acompañan. Dichos activos están comprendidos en la cuenca del Nalón, cuenca del Caudal, varias parroquias de Oviedo y Siero.

Artículo 4.—Condiciones de vigencia.

La vigencia del presente Plan Territorial Especial será indefinida, sin perjuicio de su programación temporal y de sus eventuales modificaciones o revisiones tal y como se desprende de lo establecido en el artículo 98 TROTU.

La nulidad, anulación o modificación de alguna de las determinaciones contenidas en este Plan Territorial Especial no afectará a la validez de las restantes, salvo que alguna de ellas no resulte aplicable por circunstancias de interrelación o dependencia de aquéllas.

Artículo 5.—Efectos.

El Plan Territorial Especial será inmediatamente ejecutivo y obligatorio una vez publicado conforme se previene en el artículo 97 TROTU .

La publicidad comporta el derecho de cualquier ciudadano a consultar la totalidad de los documentos que lo constituyen en ejemplar debidamente diligenciado de conformidad con lo dispuesto en el artículo 21 TROTU.

La ejecutividad supone la eficacia inmediata del planeamiento para su desarrollo en los términos establecidos en la norma vigente de conformidad con lo dispuesto en el artículo 103 TROTU.

La obligatoriedad entraña que los particulares así como las Administraciones quedan obligados al cumplimiento de las disposiciones sobre ordenación contenidas en el planeamiento urbanístico así como en la legislación aplicable tal y como se dispone en el artículo 105 TROTU en relación con lo dispuesto en el artículo 39 relativo a la posición jerárquica de los Planes Territoriales Especiales respecto del planeamiento general de cada municipio que deberá ser objeto de adaptación.

Artículo 6.—Modificación y revisión.

1. El Plan Territorial podrá ser objeto de revisión o modificación.

2. Se entiende por revisión la alteración global del Plan Territorial motivada por la adopción de nuevos criterios u objetivos respecto a la estructura general y orgánica del territorio o de la clasificación del suelo, motivada por la elección de un modelo de ordenación territorial distinto o por la aparición de circunstancias sobrevenidas, de carácter demográfico o económico, que incidan sustancialmente sobre la ordenación, o por el agotamiento de su capacidad.

La revisión podrá afectar a la totalidad del territorio abarcado por el Plan o limitarse a una zona o ámbito. Entendiéndose que existe revisión cuando las alteraciones introducidas supongan un cambio esencial en la ordenación territorial o en el régimen urbanístico establecido en virtud de la zona con repercusión territorial en el resto de la ordenación establecida.

3. Se entiende por modificación todos aquellos supuestos de alteración puntual del Plan Territorial Especial que no configuren un supuesto de Revisión.

4. Las propuestas de ordenación en el supuesto de los usos destinados a Equipamiento-Vivienda sujeta a algún régimen de Protección Pública han sido estudiados en el Plan Territorial Especial de tal modo que todos los ámbitos fueren susceptibles de albergar todos los usos establecidos para esa categoría.

Por tanto no se considera modificación puntual la implantación de cualquiera de los usos previstos en la Categoría Equipamiento-Vivienda sujeta a algún Régimen de Protección Pública aunque en las Fichas de cada ámbito únicamente sea uno el uso principal propuesto. Siempre y cuando se mantengan las restantes condiciones específicas de ordenación y que en la memoria del correspondiente instrumento de ordenación se justifique convenientemente la necesidad de la transformación del uso principal inicialmente propuesto, resultando igualmente preciso que exista un acuerdo expreso en tal sentido por parte de la administración urbanística actuante. acuerdo que se producirá en la aprobación definitiva de los instrumentos de ordenación aplicables a cada caso.

5. Tanto la revisión como la modificación del Plan Territorial Especial se llevarán a cabo por el procedimiento aplicable a su tramitación.

Artículo 7.—Normas o criterios de interpretación.

1. Las Normas de este Plan Territorial Especial se han de interpretar según su redacción literal y en relación con su contexto, atendiendo a los objetivos y finalidades expresados en la Memoria Explicativa.

2. En caso de contradicción entre la normativa gráfica y la escrita prevalecerá la documentación escrita.

3. En caso de discrepancia entre documentos gráficos, tendrá primacía el de mayor sobre el de menor detalle o escala.

4. En las Fichas, en las que existan desviaciones en los valores de sus parámetros con respecto a los indicados en el presente documento, se toma como referencia para el ajuste de los mismos a la situación real un parámetro base. Parámetro que, en el presente Plan Territorial Especial, es la edificabilidad bruta máxima señalada en las citadas fichas.

5. Supletoriamente servirán para el criterio de interpretación el planeamiento urbanístico municipal así como las ordenanzas municipales, en todo aquello que no contradiga a este Plan, y la legislación urbanística y de ordenación del territorio vigente.

6. En relación con el Catálogo Urbanístico que complementa al Plan, en caso de contradicción entre las determinaciones del Catálogo Urbanístico y las del Plan Territorial Especial prevalecerán las del Catálogo.

Artículo 8.—Documentos que integran el Plan Territorial Especial.

El presente Plan Territorial Especial concreta sus determinaciones en los siguientes documentos:

Memoria Explicativa en la que se justifica el ámbito elegido y los criterios de la ordenación propuestos.

Normativa Urbanística y otras determinaciones del Plan.

Memoria Económica estimando y ordenando la programación de actuaciones planificadas conforme a los organismos y entidades intervinientes.

Planos de Información.

Planos de Ordenación.

Catálogo Urbanístico.

Estudio de Diagnóstico Ambiental, con el fin de formular la Memoria Ambiental que permita determinar los efectos ambientales derivados de la aplicación de sus determinaciones.

Artículo 9.—Catálogo Urbanístico.

Como desarrollo de las determinaciones del presente Plan Territorial Especial se formaliza un Catálogo Urbanístico acompañado de su Normativa. En su contenido se establece una relación de los elementos unitarios que por sus valores culturales, ya se encuentren formando parte de áreas o espacios protegidos o no, o por su relación con el dominio público, deban ser conservados o recuperados, fijando los niveles de protección: Integral, Parcial, Ambiental. En el citado Catálogo no se incluyen bienes de valor natural, arqueológico, etnográfico e histórico- artístico relevantes, al no hallarse bienes de este tipo en el ámbito material de este Plan.

TÍTULO II

CONDICIONES DE DESARROLLO, EJECUCIÓN DEL PLAN

Capítulo primero. Desarrollo del Plan

Artículo 10.—Desarrollo del Plan.

El desarrollo del Plan Territorial Especial corresponde a la Consejería competente en materia de Ordenación del Territorio y a los Ayuntamientos implicados en lo relacionado con el ejercicio de sus competencias.

Artículo 11.—Desarrollo del Plan por el Principado de Asturias.

Cuando el desarrollo de la ordenación propuesta en este Plan se lleve a cabo por del Principado de Asturias, ésta se realizará, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 219 TROTU, mediante la declaración de Actuaciones Urbanísticas Concertadas sobre los concretos ámbitos objeto de ordenación, al configurarse éstas como modelos de ordenación urbanística de procedimiento abreviado para la adopción de medidas tendentes al cumplimiento de determinados fines sociales como son los que el Plan Territorial Especial propone relativos a: usos industriales, de equipamiento y sistemas, de viviendas sujetas a algún régimen de protección pública, así como otros de interés social como pueden ser la recuperación del patrimonio cultural minero y la regeneración ambiental de los activos.

Artículo 12.—Determinación de los instrumentos de desarrollo del Plan cuando éste sea desarrollado por el Principado de Asturias.

El desarrollo urbanístico de las áreas sujetas a un procedimiento de Actuación Concertada, previa declaración de Actuación Urbanística Concertada por el Consejo de Gobierno, a propuesta de la Consejería competente en materia de ordenación del territorio y urbanismo se realizará en Suelo Urbano y No Urbanizable mediante plan especial y en Suelo Urbanizable mediante planes parciales, acomodándose a lo dispuesto en los artículos 73 y 67.3 TROTU.

Artículo 13.—Desarrollo del Plan de carácter municipal.

1. De conformidad con lo dispuesto en el artículo 79 TROTU, cuando el desarrollo del Plan Territorial Especial corresponda a los Ayuntamientos, la aprobación de todo tipo de instrumentos de ordenación urbanística constituye una competencia indisponible de la administración pública local, competencia que no podrá quedar vinculada en modo alguno por ningún tipo de acto o Convenio.

2. Asimismo se deberá tener en cuenta que, en desarrollo del Plan Territorial Especial:

a) Los particulares podrán presentar propuestas de Planes Parciales, Estudios de Detalle, Planes Especiales, Estudios de Implantación, Proyectos de urbanización y Proyectos de Obras.

b) Los órganos de las administraciones central y autonómica podrán ejecutar aquellas actuaciones correspondientes al ejercicio de sus respectivas atribuciones.

Artículo 14.—Determinación de los distintos instrumentos de desarrollo del Plan cuando éste tenga carácter municipal.

Cuando el desarrollo de las previsiones del presente Plan en cada uno de los suelos señalados en las diferentes fichas corresponda a los Ayuntamientos en los términos establecidos en el artículo anterior, éste se llevará a cabo mediante el instrumento previsto en la ficha correspondiente a tramitar ante el Ayuntamiento del Concejo en el que se hallen los terrenos. Concretamente los siguientes:

En Suelo Urbano No Consolidado, a través de unidades de actuación, de conformidad con lo dispuesto en el Capítulo Segundo del título V TROTU, y la ordenación concreta sería desarrollada mediante estudio de detalle o Plan Especial de conformidad con los parámetros establecidos en cada ficha que vincularía la ejecución particularizada en cuestión según lo establecido en el artículo 70 TROTU.

En Suelo Urbanizable el desarrollo del Plan se realizará mediante Planes Parciales de conformidad con lo dispuesto en la legislación urbanística vigente (art. 66 TROTU).

En Suelo No Urbanizable, y cuando así se estime oportuno en las fichas correspondientes, el desarrollo del Plan se realizará mediante Planes Especiales (art. 67 TROTU).

Artículo 15.—Sistemas de actuación.

En Suelo Urbano y en Suelo Urbanizable la ordenación propuesta por los diferentes instrumentos concurrentes se gestionará mediante los sistemas legalmente previstos e indicados en las fichas pertinentes. No obstante, el citado sistema de actuación podrá modificarse, por causas justificadas, a través del procedimiento regulado para la delimitación de polígonos y unidades de actuación o bien mediante la modificación del mismo en el planeamiento de desarrollo, todo ello de conformidad con lo dispuesto en el artículo 154 TROTU.

Artículo 16.—Unidades y polígonos.

1. En Suelo Urbano todas las unidades y polígonos coinciden con el sector objeto de ordenación.

2. En suelo Urbanizable no ha de haber una coincidencia plena entre sector y unidad/polígono, sino que tal y como se establece en el título VII los sectores son susceptibles de división en subsectores.

3. Con carácter orientativo, en las fichas se establece para el sector o ámbito un porcentaje de ocupación máxima de parcela destinada al uso principal, porcentaje que podrá ser modificado por el instrumento de desarrollo del Plan Territorial Especial siempre y cuando su concreción no suponga una minoración del porcentaje propuesto en las fichas para las dotaciones que tiene el carácter de mínimo.

Artículo 17.—Cesiones del 10% del aprovechamiento lucrativo.

En el caso del presente Plan Territorial Especial, y sin perjuicio de lo dispuesto para la tramitación de los instrumentos de planeamiento y gestión en la legislación urbanística vigente, el Principado de Asturias tiene la consideración de Administración Urbanística Actuante a los efectos de la cesión del aprovechamiento no susceptible de apropiación por los propietarios del ámbito de actuación cuando el Plan se desarrolle a través de Actuaciones Urbanísticas Concertadas.

En el caso de que el desarrollo del Plan se realice, bien por iniciativa particular, bien por iniciativa pública y la tramitación de los diversos instrumentos de ordenación urbanística se realice por los correspondientes Ayuntamientos, éstos tendrán la consideración de administración urbanística actuante a los efectos de la cesión del 10 % del aprovechamiento del correspondiente ámbito.

Artículo 18.—Incidencia del Catálogo en el desarrollo del Plan.

El Catálogo Urbanístico que acompaña al Plan es vinculante para el Plan Territorial Especial, que no podrá, en su desarrollo, alterar la condición urbanística de los bienes, espacios o elementos en él incluidos.

CAPÍTULO Segundo. EJECUCIÓN DEL PLAN

Artículo 19.—Actos sujetos a licencia.

Sin perjuicio de otras autorizaciones procedentes, estarán sujetos a previa licencia los actos de edificación y uso del suelo y del subsuelo, las parcelaciones urbanísticas, movimientos de tierra, obras de nueva planta, modificación de estructura o aspecto exterior de las edificaciones existentes, la primera utilización de los edificios y la modificación del uso de los mismos, la demolición de construcciones y la colocación de carteles en la vía pública.

Artículo 20.—Ámbito de aplicación.

La obligación de previa licencia afecta a todas las actividades comprendidas en el apartado anterior dentro del ámbito supramunicipal que recoge este Plan, sin perjuicio de que sean procedentes otras autorizaciones con arreglo a otras legislaciones específicas concurrentes.

Artículo 21.—Procedimiento de concesión.

Las solicitudes de licencia se resolverán con arreglo al procedimiento regulado en la legislación de Régimen Local y la legislación regional reguladora de la Disciplina Urbanística.

Artículo 22.—Limitaciones a la concesión de licencias según la clase de suelo.

Como regla general sólo podrán concederse licencias de edificación en parcelas sitas en Suelo Urbano cuando los terrenos adquieran la condición de solar o cuando se asegure la ejecución simultánea teniendo en cuenta lo preceptuado en los artículos 12 y siguientes de la Ley 6/1998 de 13 de abril. No obstante, podrán autorizarse antes del inicio del proceso de gestión del Plan, mediante licencia municipal, construcciones destinadas a fines industriales o terciarios en las zonas en que el planeamiento autorice expresamente dichos usos, siempre que la seguridad, salubridad y protección del medio ambiente queden suficientemente atendidas y el propietario asuma las obligaciones que le correspondan según lo establecido en la legislación urbanística. La autorización deberá constar en el Registro de la Propiedad según lo establecido en la legislación hipotecaria (artículo 120 TROTU).

En Suelo Urbanizable y hasta que no se aprueben los Planes Parciales y se ejecuten o garanticen las correspondientes obras de urbanización sólo se concederán licencias para obras correspondientes a infraestructuras del territorio o Sistemas Generales.

La implantación en Suelo No Urbanizable de los diversos usos que se plantean se realizará, cuando así se haya previsto en la ficha correspondiente mediante Planes Especiales que, de conformidad con lo establecido en el artículo 67 TROTU, desarrollarán y completarán las previsiones del Plan Territorial Especial. Todo ello sin perjuicio de la posibilidad legal que establece el artículo 71 TROTU de la formulación de Estudios de Implantación para la localización de usos autorizables en esta categoría de suelo.

Artículo 23.—Solicitud de condiciones urbanísticas.

De conformidad con lo establecido en el artículo 24 TROTU, toda persona estará facultada para solicitar del Ayuntamiento respectivo la emisión de una cédula o certificado urbanístico sobre el régimen urbanístico aplicable a un terreno o edificio que habrá de reunir los requisitos exigidos por la legislación urbanística vigente.

CAPÍTULO Tercero. APROVECHAMIENTO MEDIO

Artículo 24.—Aprovechamiento medio.

1. El aprovechamiento medio de cada sector de actuación en Suelo Urbano No Consolidado o en Suelo Urbanizable es el indicado como edificabilidad bruta en la correspondiente ficha de condiciones particulares al considerarse innecesaria la ponderación de los usos al no considerar el presente Plan, a sus efectos, necesaria la homogeneización de los mismos al considerarse éstos con igual valor relativo, dado el interés social que todos persiguen.

2. El coeficiente de edificabilidad bruta señalado en las fichas se aplicará sobre superficie bruta del ámbito descontando, en su caso, la superficie ocupada por el dominio público hidráulico y por los terrenos inundables.

TÍTULO III

CLASIFICACIÓN Y CALIFICACIÓN DEL SUELO

CAPÍTULO Primero. CLASIFICACIÓN DEL SUELO

Artículo 25.—Suelo Urbano.

A los efectos de lo previsto en la legislación urbanística vigente como Suelo Urbano, tendrán este carácter aquellos terrenos de Hunosa que han soportado una actividad industrial minera y que, por tanto cuentan con los diversos servicios urbanísticos necesarios y son clasificados como tales por el presente Plan Territorial. No obstante la ejecución de las nuevas propuestas de ordenación implicarán la necesidad de reurbanizar aquellos terrenos en los que se plantea una ordenación sustancialmente diferente a la existente, todo ello en el marco de lo establecido en los artículos 8 LRSV 98 y 113 TROTU.

Artículo 26.—Suelo Urbano Consolidado y No Consolidado.

El presente Plan Territorial no considera dentro del suelo urbano a cuyo ámbito se refiere la existencia de ningún urbano consolidado ya que, en todos los casos, se proponen ordenaciones diferentes a las existentes.

Tiene la consideración de Suelo Urbano No Consolidado aquellos terrenos que reúnen los requisitos objetivos para ser considerados como urbanos y que se incluyen en unidades de actuación a efectos de su consolidación y de obtención de dotaciones urbanísticas, o porque precisan operaciones de reforma interior o se prevé una ordenación urbanística sustancialmente diferente a la existente. En el presente Plan, la finalidad de que la inclusión de los terrenos en unidades para esos ámbitos sean objeto de equidistribución entre los propietarios afectados carece de sentido al tratarse, en todos los casos, de suelos de propietario único.

Los propietarios de terrenos incluidos en este tipo de suelo vendrán obligados al cumplimiento de los deberes establecidos en el artículo 14 de la Ley del 6/1998 y en los artículos 118 y 119 del TROTU.

Los diferentes suelos urbanos se incluyen dentro de las siguientes categorías:

a) Industrial.

b) Suelo Urbano de Equipamiento/Viviendas sujeta a algún régimen de protección pública (VcPP).

c) Suelo Urbano de prestación de servicios básicos a la comunidad.

d) Suelo Urbano de espacios libres.

e) Viario.

Artículo 27.—Suelo No Urbanizable.

Este Plan incluye dentro de esta categoría de suelo aquellos terrenos que en razón de sus valores paisajísticos, históricos, científicos, ambientales o culturales, de riesgos naturales acreditados en el planeamiento sectorial y aquellos otros que el Plan consideró necesario preservar por su valor agrícola, forestal, ganadero, o por sus riquezas naturales.

En el presente PTE, dentro del Suelo No Urbanizable se incluyen las siguientes categorías:

a) Suelo No Urbanizable de Interés, compuesto por aquellos terrenos protegidos en función de sus singularidades agrarias, forestales, productivas o paisajísticas o autorizables como espacios de recreo.

b) Suelo No Urbanizable de Especial Protección integrado por aquellos espacios cuyos excepcionales valores de cualquier género les hagan merecedores de un alto grado de protección.

Artículo 28.—Suelo Urbanizable.

El Plan circunscribe dentro de esta categoría el suelo que no reúne las características establecidas por la Ley 6/1998, de Régimen de Suelo y Valoraciones para ser considerado como Suelo Urbano o Suelo No Urbanizable.

Dentro de este tipo de suelo se incluye una única categoría:

Suelo Urbanizable, con delimitación de sectores (SUS), susceptible de transformación mediante la tramitación del correspondiente Plan Parcial.

TÍTULO IV

REGULACIÓN GENERAL DE USOS

CAPÍTULO Primero. CUESTIONES GENERALES

Artículo 29.—Condiciones generales.

Las condiciones generales de los usos serán de aplicación en la forma y circunstancias que para cada uno de ellos se establece.

Además de las condiciones que se señalan para cada uso deberán cumplir las generales de edificación y cuantas se deriven de la normativa del presente Plan Territorial Especial

Artículo 30.—Simultaneidad de usos.

Cuando el uso principal esté acompañado de otros, cada uno de ellos cumplirá las especificaciones que le fuesen de aplicación según lo dispuesto en la presente normativa.

CAPÍTULO Segundo. CLASES DE USOS EN SUELO URBANO

Artículo 31.—Clases.

En Suelo Urbano los usos se clasifican en usos permitidos y usos prohibidos.

Artículo 32.—Uso permitido.

1. Es aquel que se ajuste a las previsiones de la ordenación propuesta.

2. A su vez el uso permitido se puede subdividir en principal, aquel que cuenta con mayor edificabilidad; complementario, el que puede ser necesario para el desarrollo del uso principal o que se establecen para garantizar una adecuada diversidad de usos; usos compatibles, los que en determinada proporción pueden sustituir la principal sin que éste pierda dicho carácter

Artículo 33.—Uso prohibido.

Son usos prohibidos aquellos que sean contrarios a la ordenación urbanística propuesta.

CAPÍTULO Tercero. CLASES DE USOS EN SUELO NO URBANIZABLE

Artículo 34.—Clases de usos.

De conformidad con lo establecido en el artículo 123 TROTU, los usos en Suelo No Urbanizable pueden ser de las siguientes clases:

Permitidos.

Autorizables.

Incompatibles y prohibidos.

Artículo 35.—Uso permitido.

Son aquellos sujetos a concesión de licencia municipal sin trámites previos.

Artículo 36.—Uso autorizable.

Son aquellos que, con anterioridad a la licencia municipal, necesitan autorización previa, conforme al trámite previsto en el artículo 132 del TROTU.

Artículo 37.—Uso incompatible y prohibido.

Uso incompatible es aquél que no cumple alguno de los requisitos exigidos para los usos permitidos o autorizables y cuya eventual admisibilidad requiere, con anterioridad a cualquier otra autorización o licencia, la nueva aprobación o modificación del plan en virtud de la cual se habilite el suelo afectado para la finalidad pretendida.

El uso prohibido es aquél que el presente PTE imposibilita en Suelo No Urbanizable y que en ningún caso puede llevarse a cabo, salvo que se produzca la aparición de nuevos criterios urbanísticos y éstos se materialicen en la oportuna revisión de este planeamiento.

TÍTULO V

NORMAS ESPECÍFICAS EN SUELO URBANO

CAPÍTULO Primero. CUESTIONES GENERALES

Artículo 38.—Zonificación del Suelo Urbano.

El Plan Territorial Especial establece para las distintas zonas de Suelo Urbano las siguientes categorías:

Suelo Urbano Industrial.

Suelo Urbano de Equipamiento/Vivienda sujeta a algún régimen de protección pública (VCPP).

Suelo Urbano de prestación de servicios básicos a la comunidad.

Suelo Urbano Espacios libres y zonas verdes.

Viario.

CAPÍTULO Segundo. SUELO URBANO INDUSTRIAL

Sección primera. Cuestiones generales

Artículo 39.—Suelo Urbano Industrial.

A los efectos de llevar a cabo la agrupación de instalaciones con finalidad industrial, se establecerán áreas industriales (polígonos) y parques empresariales, implantando en éstos últimos industrias blandas y empresas del sector terciario, que por su ubicación y relación con el entorno, serán compatibles con áreas de equipamiento y viviendas sujetas a algún régimen de protección.

Artículo 40.—Parcela industrial. Definición.

Queda definida como aquella en la que la superficie está destinada a suelo industrial, y que constando normalmente de una sola nave con posibilidad de anexos o instalaciones, poseen una zona viaria de acceso y circulación que se ve complementada por el sistema viario público del área industrial.

Sección segunda. Régimen de usos

Artículo 41.—Definición de usos industriales.

Es el uso que corresponde a las actividades o establecimientos dedicados al conjunto de operaciones que se ejecutan para la obtención de materias primas, así como su preparación para posteriores transformaciones, incluso almacenaje, envasado, transporte y distribución.

Artículo 42.—Regulación general de usos.

Se establecen los siguientes tipos de usos:

a) Los usos permitidos serán aquellos que se ajusten a las previsiones de la ordenación urbanística propuesta y que se dividirán en:

Uso Principal: Industrial.

Usos Complementarios: aquellos que puedan ser necesarios para el desarrollo del uso principal o que se establecen para garantizar una adecuada diversidad de usos en la trama urbana.

Usos Compatibles: serán los que puedan sustituir al uso principal.

b) Los usos prohibidos: aquellos contrarios a la ordenación urbanística propuesta.

Artículo 43.—Usos permitidos.

Se consideran usos permitidos los siguientes:

a) Uso Principal: Industrial.

b) Usos complementarios:

Comercial y hostelería.

Oficinas, adscritas a una industria o en edificio de uso exclusivo.

Espacio libre privado.

Depuración de aguas residuales.

c) Usos compatibles:

Equipamiento de enseñanza.

Equipamiento deportivo.

Equipamiento de espectáculos-ocio.

Artículo 44.—Usos prohibidos.

Se consideran usos prohibidos todos los demás.

Sección tercera. Condiciones de edificación

Artículo 45.—Edificación en industria.

a) Sector/Ámbito: Espacio objeto de ordenación de conformidad con las disposiciones del presente Plan cuyo desarrollo concreto se materializará mediante los mecanismos e instrumentos de ordenación legalmente previstos. En las fichas se establece un porcentaje de ocupación del uso principal que será máximo, mientras que para las dotaciones al servicio del sector/ámbito se establecen porcentajes que tendrán la condición de mínimos. El resto, hasta completar el total del sector/ámbito, se destinará a viales o a espacios libres no computables a los efectos de estándares urbanísticos.

b) Edificabilidad bruta (referida al sector/ámbito): 0,60 m²/m².

c) Tipología: Edificación aislada, entendiéndose por ésta aquélla que no está en contacto con ninguna de las construcciones sitas en las parcelas adyacentes, no ocupando la totalidad de la parcela quedando espacios libres destinados a espacios libres de uso privado, con la excepción señalada en este apartado respecto de los adosamientos. En todo caso la edificación se adaptará a la legislación vigente en materia de accesibilidad y supresión de barreras.

d) Parcelación: Se establece la parcela mínima edificable de 1.000 m². En lo relativo a la parcela máxima, cuando las circunstancias del proyecto a implantarse así lo requiriesen, se podrán agrupar las parcelas que abarquen el área objeto de ordenación siempre y cuando se respeten los parámetros establecidos en las fichas correspondientes de la presente normativa. Las parcelas deberán de contar con un frente mínimo de 15 m y dentro de cada parcela deberá de poder inscribirse un círculo con diámetro superior a 15 m.

e) Retranqueos: La edificación se retranqueará como mínimo 3 m de la alineación exterior de la parcela y 5 m a viario público. Se permite el adosamiento a linderos de parcelas de igual uso y calificación siempre y cuando exista acuerdo expreso entre las partes debiendo de mantenerse los restantes retranqueos y prohibiéndose expresamente la creación de medianeras. El espacio libre resultante del retranqueo podrá destinarse a aparcamientos, jardines, muelles o saneamiento al servicio de la industria. Los espacios libres de edificación deberán tratarse en todas sus zonas pavimentados; en el caso de que no se ejecutase la pavimentación, la urbanización de los terrenos no pavimentados se habrán de completar con elementos de jardinería, decoración exterior, etc., debiendo de ser justificados en el correspondiente proyecto necesario para la solicitud de licencia.

f) Ocupación de parcela: 60% de la parcela con carácter general si bien en las fichas figurará la ocupación máxima de cada ámbito. En el caso de que aquellas actividades industriales que precisen, por razón de sus propias características, ocupaciones superiores, podrá superarse la ocupación fijada en las fichas siempre y cuando tal circunstancia se justifique adecuadamente en la documentación que acompañe a la solicitud de licencia, o bien en el correspondiente instrumento de desarrollo del presente Plan Territorial Especial. El uso del suelo bajo rasante no computará a los efectos de consumo de edificabilidad, permitiéndose una ocupación máxima bajo rasante del 60%.

g) Edificabilidad neta (referida a la parcela): 1 m²/m².

h) Alturas: La altura máxima a la cara inferior del alero, respecto de la rasante de la calle, será de 12 m y 15 m a coronación, si bien estas alturas podrán ser superadas en el caso de aquellas actividades industriales que precisen, por razón de sus propias características, alturas superiores siempre y cuando tal circunstancia se justifique adecuadamente.

i) Aparcamientos: Se deberá dotar a cada edificio de una plaza de aparcamiento por cada 100 m² construidos, interiores a la parcela en todo caso. No obstante, siempre que en el sistema viario de cada ámbito se haya previsto más de un 25 % del número de plazas de aparcamiento correspondiente a la edificabilidad total del mismo (1 plaza x 100 m² construidos) dicho estándar podrá verse reducido proporcionalmente. En caso de disponer de viarios interiores, la sección libre de la calzada, sin bandas de aparcamientos, no será inferior a 3,5 m si la vía es de un solo sentido, y a 7 m si es de doble sentido.

j) Otras condiciones: Las edificaciones deberán de ajustarse a lo dispuesto en la legislación específica vigente en materia de incendios, ventilación e iluminación, seguridad e higiene en el trabajo, etc. Las industrias deberán justificar respecto a los vertidos a la red de alcantarillado el cumplimiento de la normativa general preceptiva. Las actividades clasificadas como insalubres o nocivas, y con las exigencias antes expresadas, deberán someter a la consideración de los diversos Ayuntamientos o, en su caso, del organismo regional de Medio Ambiente, un estudio justificativo del grado de toxicidad de las aguas residuales, a fin de que pueda ser autorizado un vertido directo al sistema de saneamiento. En el caso de que las aguas del efluente no reunieran las condiciones exigidas para su vertido a la red será obligación del usuario de la industria correspondiente, la depuración de dicho efluente, mediante sistemas adecuados a las características de los residuos industriales a evacuar.

Sección cuarta. Composición de parcelas

Artículo 46.—Agrupación y división.

1. Tras la entrada en vigor del correspondiente instrumento de ordenación urbanística de desarrollo del presente Plan Territorial Especial en el que se determine la superficie de las parcelas, a los efectos de posibilitar el acogimiento de actividades productivas que requieran dimensiones mayores, se permite la agrupación de parcelas o parte de las mismas para formar una de mayor dimensión que computará entonces como una parcela única. La agrupación no eximirá del cumplimiento de la normativa de referencia, según la modalidad de parcela resultante en cuanto a alturas y tipología permitidas debiendo, en su caso, solicitarse la correspondiente licencia.

2. Igualmente, tras la entrada en vigor del correspondiente instrumento de ordenación urbanística de desarrollo del presente Plan Territorial Especial en el que se establezcan la superficie de las parcelas se permite la división o segregación de parcelas o parte de las mismas para formar otras de menor dimensión que se computarán entonces como parcelas independientes siempre y cuando esa división no tenga como resultado una parcela inferior a 1.000 m². La división no eximirá del cumplimiento de la Normativa de referencia, según la modalidad de parcela resultante en cuanto a alturas y tipología permitidas, debiendo, en su caso, solicitarse la correspondiente licencia.

Sección quinta. Condiciones estéticas y limitaciones

Artículo 47.—Impacto visual.

Las naves industriales de nueva creación deberán respetar las condiciones de la topografía del terreno, integrando su estructura en el medio en el que se asientan.

Se procurará la creación de pantallas vegetales, con especies vegetales autóctonas de suficiente porte, en el frente de las zonas industriales al vial de acceso siempre que resulte necesario para evitar un fuerte impacto visual de la edificación proyectada.

Se buscará la integración de los elementos patrimoniales a conservar con las naves de nueva edificación, para lograr conformar áreas industriales con atractivo.

El arbolado de interés deberá ser protegido y conservado, salvo que por su ubicación resulte imposible de mantener para la correcta ejecución de la edificación. En las franjas de retranqueo obligatorio se procurará la plantación de arbolado o vegetación.

Artículo 48.—Limitaciones y afecciones.

Para la regulación de las afecciones y limitaciones existente en los suelos destinados a usos industriales se estará a lo dispuesto en la legislación sectorial específica.

CAPÍTULO Tercero. SUELO URBANO DE EQUIPAMIENTO/VIVIENDA SUJETA A ALGÚN RÉGIMEN DE PROTECCIÓN PUBLICA (VcPP)

Sección primera. Cuestiones generales

Artículo 49.—Suelo equipamental/viviendas sujetas a algún régimen de protección publica.

1. Lo conforman aquellos suelos destinados a viviendas sujetas a algún tipo de protección concurriendo la existencia de un interés social o equipamientos destinados a la prestación de servicios que puedan cubrir el déficit de estas instalaciones en las Cuencas.

2. Las condiciones que se señalan para las viviendas y equipamientos serán de aplicación en las parcelas destinadas a tales fines.

Artículo 50.—División.

Los equipamientos/viviendas sujetas a algún régimen de protección pública se clasifican en función de los usos concretos con arreglo al siguiente criterio:

Equipamiento deportivo.

Se incluyen los lugares o edificios acondicionados para la práctica, enseñanza o exhibición de los ejercicios de cultura física y deportes, tales como polideportivos, gimnasios, canchas deportivas, vestuarios, almacenes, escuelas deportivas, clubes deportivos, etc. con edificación importante respecto de la superficie acondicionada.

Equipamiento socio-cultural.

Comprende los espacios y edificios destinados al fomento de la cultura, como galerías de arte, casas de cultura, bibliotecas, salas de lectura, museos, salas de exposiciones, ateneos, fundaciones, etc.

Equipamiento de enseñanza.

Comprende los espacios y edificios destinados usos docentes.

Equipamiento sanitario-asistencial.

Comprende los consultorios, centros de asistencia primaria, hospitalillos, centros de día, residencias de la tercera edad, etc. y cuantos se destinen a la atención sanitaria–asistencial en todas sus facetas.

Equipamiento de oficinas.

Comprendería los edificios en los acondicionados para oficinas.

Equipamiento hotelero.

Comprende los edificios destinados a usos hoteleros.

Equipamiento hostelero.

Comprende los edificios destinados a usos hosteleros.

Equipamiento comercial.

Comprende los edificios destinados a usos comerciales.

Equipamiento de espectáculos.

Comprendería los edificios destinados a usos lúdicos.

Vivienda sujeta a algún régimen de protección pública.

Comprende los espacios y edificios destinados a la vivienda sujeta a algún régimen de protección pública.

Sección segunda. Régimen de usos

Artículo 51.—Condiciones de uso.

Se establecen los siguientes tipos de usos para el suelo Urbano de Equipamiento/VcPP:

a) Usos Permitidos serán aquellos que se ajusten a las previsiones de la ordenación urbanística propuesta y que se dividirán en:

Uso Principal: aquel entre los permitidos que cuente con mayor edificabilidad.

Usos Complementarios: aquellos que puedan ser necesarios para el desarrollo del uso principal o que se establecen para garantizar una adecuada diversidad de usos en la trama urbana.

Usos Compatibles: serán los que en determinada proporción puedan sustituir al uso principal.

b) Usos Prohibidos: aquellos contrarios a la ordenación urbanística propuesta.

Artículo 52.—Usos permitidos.

Se consideran usos permitidos los siguientes:

a) Uso Principal: el de equipamiento/vivienda sujeta a algún tipo de régimen de protección pública si bien en las edificaciones destinadas conjuntamente a equipamiento y a vivienda sujeta a algún tipo de protección pública el equipamiento sólo podrá ir ubicado en las plantas baja y primera con las excepciones del uso hotelero, y de espectáculos que deberá ir siempre en edificación aislada.

b) Uso complementario: Espacio libre privado.

c) Usos compatibles los siguientes:

Comercial, hostelería, oficinas adscritas al uso en planta baja.

Usos recreativos en espacios libres.

Garaje-aparcamiento, en planta baja e inferiores.

Artículo 53.—Usos prohibidos.

Se considerarán usos prohibidos a todos los demás.

Sección tercera. Condiciones de la edificación

Artículo 54.—Condiciones generales.

a) Sector/Ámbito: Espacio objeto de ordenación de conformidad con las disposiciones del presente Plan cuyo desarrollo concreto se materializará mediante los mecanismos e instrumentos de ordenación legalmente previstos. En las fichas se establece un porcentaje de ocupación del uso principal que será máximo, mientras que para las dotaciones al servicio del sector/ámbito se establecen porcentajes que tendrán la condición de mínimos. El resto, hasta completar el total del sector/ámbito, se destinará a viales o a espacios libres no computables a los efectos de estándares urbanísticos.

b) Edificabilidad bruta (referida al sector/ámbito): 0,60 m²/m².

c) Tipología: Edificación aislada y abierta. Entendiéndose por ésta, aquélla que no está en contacto con ninguna de las construcciones sitas en las parcelas adyacentes, no ocupando la totalidad de la parcela quedando espacios libres destinados a espacios libres de uso privado. En todo caso la edificación se adaptará a la legislación vigente en materia de accesibilidad y supresión de barreras.

d) Parcelación: la parcela mínima edificable es la establecida en los artículos siguientes en función de los usos. En lo relativo a la parcela máxima, cuando las circunstancias así lo requiriesen, se podrán agrupar las parcelas que abarquen el área objeto de ordenación siempre y cuando se respeten los parámetros establecidos en las fichas correspondientes de la presente Normativa. Las parcelas deberán de contar con un frente mínimo de 10 m y dentro de cada parcela deberá de poder inscribirse un círculo con diámetro superior a 15 m.

e) Retranqueos: La edificación deberá retranquearse de todos los linderos una distancia igual a la mitad de la altura de coronación, y con un mínimo de 5 m Cuando se trate de edificaciones con cuerpos a distinta altura cada uno de ellos deberá guardar su correspondiente retranqueo en función de su altura.

f) Ocupación máxima de solar: La ocupación máxima sobre rasante será del 60%. Se entenderá aplicada a la suma de la correspondiente a la edificación principal y de las edificaciones auxiliares. Se permite el mismo porcentaje de ocupación bajo rasante que el establecido sobre rasante para la parcela. El uso del suelo bajo rasante no computará a los efectos de consumo de edificabilidad.

g) Edificabilidad neta (referida a la parcela): 1 m²/m².

h) Alturas: El número de planas máximo será de baja, dos plantas y bajo cubierta (PB+2+BC). La altura máxima a la cara inferior del alero, respecto de la rasante natural, en todo el perímetro de la edificación, será de 12 m.

i) Aparcamientos: Se deberá dotar a cada edificio de 2 plazas de aparcamiento por cada 100 m² construidos, de las que como mínimo el 75% deberán de ubicarse en el interior de la parcela. Como complementaria a esta determinación, se ha de tener en cuenta que el sistema viario ha de acoger, cuando menos el 25 % de las plazas de aparcamiento por cada 100 m² construidos de esta tipología. Además se deberán tener en cuenta una mayor previsión a la establecida para usos concretos de acuerdo con la siguiente relación:

Deportivo: 1 plaza por cada 25 plazas de capacidad.

Enseñanza: Espacio para un autobús por cada 250 plazas escolares o fracción superior a 125.

Sanitario: 1 plaza por cada 3 camas, cuando disponga de hospitalización.

Asimismo se deberán tener en cuenta las prescripciones específicas relativas a las condiciones de la edificación en lo relativo a aparcamientos.

j) Las condiciones c), e) y h) podrán ser modificadas en el desarrollo del oportuno estudio de detalle.

Artículo 55.—Condiciones específicas de la edificación destinada a uso de Oficinas.

1. Es el uso correspondiente a los locales de trabajo administrativo, despachos profesionales, etc.

2. Deberán resolver en el interior de su propia parcela el aparcamiento de vehículos y su acceso, cumplirá la normativa sectorial que le sea de aplicación.

3. Se establece la parcela mínima en 500 m². No obstante, esta vendrá determinada por la reserva de aparcamientos, que será de una plaza por cada dos personas de ocupación, realizando el cómputo de ésta en base a los mínimos establecidos en la norma de incendios CTE-SI. Esta reserva de plazas de aparcamiento se realizará en la misma parcela de la instalación, y su incumplimiento será condición suficiente para la imposibilidad de instalación del uso. No se establece parcela máxima

4. Se podrán instalar oficinas en planta baja en todo tipo de edificios.

Artículo 56.—Condiciones específicas de la edificación destinada a uso hotelero.

1. Edificación para estancia y alojamiento temporal, así como las actividades de hostelería y de relación independientes o complementarias de su uso, con los servicios necesarios, se incluyen aquí los hoteles, hostales, alojamientos rurales, apartamentos turísticos, bares, cafeterías, restaurantes, discotecas, salones de bodas y banquetes, salas de convenciones, etc.

2. Se distinguen dos niveles:

a) Grado 1: Hoteles, hostales, alojamientos de capacidad equivalente a 60 camas, que en ningún caso supere las 30 habitaciones.

b) Grado 2. Cuando supere la limitación anterior.

3. Deberán resolver en el interior de su propia parcela el aparcamiento de vehículos y su acceso, cumplirá la normativa sectorial que le sea de aplicación.

4. Se establece la parcela mínima en 500 m². No obstante, esta vendrá determinada por la reserva de aparcamientos, que será de una plaza de aparcamiento por habitación o por cada dos plazas, a esta reserva se le sumarán las correspondientes a la instalación hostelera aneja, que será de una plaza por cada dos personas de ocupación, realizando el cómputo de ésta en base a los mínimos establecidos en la norma de incendios CTE-SI. Esta reserva de plazas de aparcamiento se realizará en la misma parcela de la instalación, y su incumplimiento será condición suficiente para la imposibilidad de instalación del uso. No se establece parcela máxima.

5. Los bares, cafeterías, restaurantes y demás instalaciones anejas contarán con un baño, con aseo e inodoro, para cada sexo, con vestíbulo de independencia.

6. Los apartamentos turísticos e instalaciones semejantes en ningún caso podrán ser objeto de división horizontal, segregación de parcelas u operaciones similares tendentes a permitir su división y venta en partes.

Artículo 57.—Condiciones específicas de la edificación destinada a uso Hostelero.

1. Edificaciones para actividades de hostelería y de relación independientes o complementarias de otros usos, con los servicios necesarios, se incluyen aquí los bares, cafeterías, restaurantes, salones de bodas, banquetes y convenciones, discotecas, disco bares, etc.

2. Se distinguen tres niveles:

a) Grado 1: Establecimientos con una superficie construida inferior a 500 m².

b) Grado 2. Cuando supere la limitación anterior.

c) Grado 3. Disco bares, pubs, discotecas y todo tipo de locales con música amplificada.

3. Deberán resolver en el interior de su propia parcela el aparcamiento de vehículos y su acceso, cumplirá la normativa sectorial que le sea de aplicación.

4. Se establece la parcela mínima en 500 m². No obstante, esta vendrá determinada por la reserva de aparcamientos, que será de una plaza por cada dos personas de ocupación, realizando el cómputo de ésta en base a los mínimos establecidos en la norma de incendios CTE-SI. Esta reserva de plazas de aparcamiento se realizará en la misma parcela de la instalación, y su incumplimiento será condición suficiente para la imposibilidad de instalación del uso.

5. Sólo podrá situarse este uso en plantas bajo rasante cuando estén unidas a la planta baja del edificio y esta suponga al menos el 50% de la superficie de la planta bajo rasante.

Artículo 58.—Condiciones específicas de la edificación destinada a uso Comercial.

1. Es el uso que corresponde a locales de servicio público destinados a la compra-venta al por menor o permuta de mercancías o servicios, los de banca, seguros, etc. Se distinguen dos niveles:

Grado 1: Establecimientos con una superficie construida inferior a 500 m².

Grado 2. Cuando supere la limitación anterior hasta un máximo de 1.500 m².

2. Deberán resolver en el interior de su propia parcela el aparcamiento de vehículos y su acceso, cumplirá la normativa sectorial que le sea de aplicación.

3. Se establece la parcela mínima en 500 m². No obstante, esta vendrá determinada por la reserva de aparcamientos, que será de una plaza por cada dos personas de ocupación, realizando el cómputo de ésta en base a los mínimos establecidos en la norma de incendios CTE-SI. Esta reserva de plazas de aparcamiento se realizará en la misma parcela de la instalación, y su incumplimiento será condición suficiente para la imposibilidad de instalación del uso.

4. En ningún caso la superficie de venta será menor de 50 m².

5. Cuando la superficie de locales alcance los 1.500 m² se dispondrá dentro del local de una dársena de carga y descarga.

6. Los locales comerciales implantados en un edificio de uso principal de vivienda, deberán contar acceso independiente desde la vía pública o desde un zaguán situado en planta baja, en ningún caso desde el portal del edificio. En edificios de uso característico residencial se prohíbe la instalación de comercios en planta primera o superiores, salvo altillos o entreplantas unidas a la planta baja inmediata inferior.

7. Sólo podrá situarse este uso en plantas bajo rasante cuando estén unidas a la planta baja del edificio y esta suponga al menos el 50% de la superficie de la planta bajo rasante.

Artículo 59.—Condiciones específicas de la edificación destinada a uso de Espectáculos.

1. Estas actividades deben cumplir la legislación sectorial vigente en materia de policía de espectáculos y actividades recreativas.

2. Deberán resolver en el interior de su propia parcela el aparcamiento de vehículos y su acceso.

3. Se establece la parcela mínima en 500 m². No obstante, esta vendrá determinada por la reserva de aparcamientos, que será de una plaza por cada dos personas de ocupación, realizando el cómputo de ésta en base a los mínimos establecidos en la norma de incendios NBE-CPI-96. Esta reserva de plazas de aparcamiento se realizará en la misma parcela de la instalación, y su incumplimiento será condición suficiente para la imposibilidad de instalación del uso.

4. Sólo podrá situarse este uso en plantas bajo rasante cuando estén unidas a la planta baja del edificio y esta suponga al menos el 50% de la superficie de la planta bajo rasante.

Artículo 60.—Condiciones específicas de la edificación destinada a uso de Viviendas.

Las edificaciones destinadas a vivienda colectiva y sujetas a algún régimen de protección pública, se regirán por las Normas de Diseño del Principado de Asturias en Edificios Destinados a Vivienda.

Sección cuarta. Condiciones estéticas de las edificaciones y limitaciones

Artículo 61.—Condiciones estéticas.

Las edificaciones de nueva creación deberán respetar las condiciones de la topografía del terreno, integrando su estructura en el medio en el que se asientan.

Se procurará la creación de pantallas vegetales, con especies vegetales autóctonas de suficiente porte, en el frente de las zonas industriales al vial de acceso cuando fuera necesario evitar un fuerte impacto visual de las edificaciones proyectadas

El arbolado de interés deberá ser protegido y conservado, salvo que por su ubicación resulte imposible de mantener para la correcta ejecución de la edificación. En las franjas de retranqueo obligatorio se procurará la plantación de arbolado o vegetación.

Se cuidará que los elementos de mobiliario urbano sean adecuados al emplazamiento en cuanto a diseño, seguridad, ornato, funcionalidad, etc.

En todas las actuaciones se buscará la regeneración medioambiental de la zona sobre la que se actúe.

Artículo 62.—Limitaciones y afecciones.

Para la regulación de las afecciones y limitaciones existente en los suelos destinados a usos industriales se estará a lo dispuesto en la legislación sectorial específica.

CAPÍTULO Cuarto. SUELO URBANO DE PRESTACIÓN DE SERVICIOS BÁSICOS A LA COMUNIDAD

Sección primera. Cuestiones generales

Artículo 63.—Definición.

1. Comprende los elementos que constituyen las dotaciones de uso y dominio público que se destinen a centros de servicios comunes, pudiendo albergar edificios deportivos, culturales, sociales, sanitarios, asistenciales, religiosos, administrativos etc., así como para servicios urbanos.

2. Deben cumplir la legislación específica según el destino y actividad que se desarrolle, debiendo tenerse en cuenta en aquellas áreas industriales de pequeñas dimensiones la posibilidad de disminución de la superficie destinada a estos servicios, siempre que se cubran las necesidades del área, tal y como establece el artículo 64.2 a) TROTU para la ordenación de polígonos industriales y zonas o áreas industriales.

Sección segunda. Régimen de usos

Artículo 64.—Condiciones de uso. Definición.

Se establecen los siguientes tipos de usos:

a) Los usos permitidos serán aquellos que se ajusten a las previsiones de la ordenación urbanística propuesta y que se dividirán en:

Uso Principal: aquel entre los permitidos que cuente con mayor edificabilidad.

Usos Complementarios: aquellos que puedan ser necesarios para el desarrollo del uso principal o que se establecen para garantizar una adecuada diversidad de usos en la trama urbana.

Usos Compatibles: serán los que en determinada proporción puedan sustituir al uso principal.

b) Los usos Prohibidos: aquellos contrarios a la ordenación urbanística propuesta.

Artículo 65.—Usos permitidos.

Se consideran usos permitidos los siguientes:

a) Uso Principal: Dotacional en todas sus variantes.

b) Uso complementarios: Vivienda cuando sea necesaria para la guarda y conservación de la dotación, espacio libre privado y usos asociados al mantenimiento de las explotaciones mineras.

c) Usos compatibles: no se definen.

Artículo 66.—Usos prohibidos.

Se consideran usos prohibidos todos los demás.

Sección tercera. Condiciones de edificación

Artículo 67.—Condiciones de edificación.

1. En el caso de las edificaciones de nueva planta, serán las siguientes:

a) Sector/Ámbito: Espacio objeto de ordenación que de conformidad con las disposiciones del presente Plan, cuya ordenación concreta se materializará mediante los mecanismos e instrumentos de ordenación legalmente previstos. Para ambos, en las fichas se establece un porcentaje de ocupación del uso principal que será máximo, mientras que para las dotaciones al servicio del sector/ámbito se establecen porcentajes que tendrán la condición de mínimos, el resto, hasta completar el total del sector/ámbito se destinará a viales o a espacios libres no computables a los efectos de estándares urbanísticos.

b) Edificabilidad bruta (referida al sector/ámbito): Las dotaciones públicas no consumen edificabilidad bruta.

c) Tipología: Edificación aislada. Entendiéndose por esta, aquélla que no está en contacto con ninguna de las construcciones sitas en las parcelas adyacentes, no ocupando la totalidad de la parcela, quedando espacios libres destinados a espacios libres de uso privado. En todo caso la edificación se adaptará a la legislación vigente en materia de accesibilidad y supresión de barreras.

d) Parcelación: No se establece parcela mínima.

e) Retranqueos: La edificación se retranqueará un mínimo de 3 metros a linderos o viario.

f) Ocupación de parcela: La ocupación máxima sobre rasante será del 60%. Se entenderá aplicada a la suma de la correspondiente a la edificación principal y de las edificaciones auxiliares. Se permite el mismo porcentaje de ocupación bajo rasante que el establecido sobre rasante para la parcela. El uso del suelo bajo rasante no computará a efectos de edificabilidad.

g) Edificabilidad neta (referida a la parcela): 1m²/m².

h) Alturas: El número de plantas máximo será de cuatro (PB+2+BC). La altura máxima a la cara inferior del alero, respecto de la rasante de la calle, será de 12 m.

i) Aparcamientos: Se deberá dotar a cada edificio de una plaza de aparcamiento por cada 100 m² construidos, interiores a la parcela en todo caso, salvo mayor previsión establecida para el uso concreto de acuerdo con la siguiente relación:

Escolar: Espacio para un autobús por cada 250 plazas escolares o fracción superior a 125.

Cultural y asistencial: 1 plaza por cada 70 m² construidos.

Sanitario: 1 plaza por cada 3 camas, cuando disponga de hospitalización.

Servicios públicos: 1 plaza por cada 40 m² construidos.

Deportivo: 1 plaza por cada 25 plazas de capacidad.

2. No obstante, hay que tener en cuenta que existe un número importante de edificaciones incluidas en el catálogo que acompaña a este Plan destinadas a dotaciones y en lo referente a las condiciones relativas a estas edificaciones se habrá de estar a lo dispuesto en el citado Catálogo.

CAPÍTULO Quinto. ZONAS VERDES Y ESPACIOS LIBRES

Sección primera. Cuestiones generales

Artículo 68.—Definición.

1. Comprende los elementos que constituyen las dotaciones de uso y dominio público que se destinen espacios públicos no edificados, bien sea como parques, jardines, áreas deportivas al aire libre, de juegos infantiles, espacios de ocio recreativo al aire libre, aparcamientos, etc., de modo que se garantice la salubridad y el reposo de la población, consiguiendo una mejora estética de la zona.

2. La superficie será la señalada en las fichas de ordenación correspondiente, si bien en aquellas áreas industriales de pequeñas dimensiones debe tenerse en cuenta la posibilidad de disminución de la superficie destinada a esta clase de dotaciones siempre que se cubran las necesidades del área, tal y como establece el artículo 64.2 a) TROTU para la ordenación de polígonos industriales y zonas o áreas industriales.

Sección segunda. Régimen de uso

Artículo 69.—Condiciones de uso.

De entre los usos definidos en las condiciones generales se especifican las siguientes:

Usos principales:

Zonas verdes Jardín urbano y áreas de juegos.

Áreas peatonales.

Campos y pistas deportivas al aire libre carentes de edificación.

Usos complementarios:

Aparcamiento.

Usos complementarios:

Servicio de las zonas verdes (máximo 10 metros cuadrados).

Complementarias de los servicios urbanos (máximo 5 metros cuadrados).

Mantenimiento de la minería.

Usos prohibidos:

Todos los demás.

Sección tercera. Condiciones de edificación

Artículo 70.—Condiciones de edificación.

1. Con carácter excepcional sobre los espacios libres y zonas verdes podrán ubicarse edificaciones que estén al servicio de las propias zonas verdes o que sean complementarias a los servicios urbanos.

2. En el primer caso la superficie máxima construida será de 10 metros cuadrados y en el segundo 5 metros cuadrados.

3. La tipología edificatoria será de una única planta con una altura máxima a cornisa de 3 metros y de 5 a cumbrera.

CAPÍTULO Sexto. VIARIO

Artículo 71.—Definición.

1. Son viales públicos aquellos que se prevén en los diferentes instrumentos de ordenación que estén grafiados como tales y cuya ubicación se halle fuera de las parcelas de resultado (industriales–equipamiento/VcPP-dotacionales).

2. Son viales privados aquellos que se prevean conformando la ordenación interior de las parcelas de resultado (industriales–equipamiento/VcPP-dotacionales).

Artículo 72.—Usos y características.

1. Se distinguen las áreas de circulación rodada, peatonal y de aparcamiento.

2. En caso de calles sin salida, se dispondrá de una plataforma para maniobrar al final del vial.

3. Las vías públicas y privadas se utilizarán únicamente para circulación y estacionamiento ocasional, y nunca para la carga y descarga ni para el almacenamiento aun cuando fuese temporal. Al interior de las parcelas se resolverá el área de aparcamiento en las proporciones mínimas establecidas por esta normativa ya además el estacionamiento de los vehículos propios de la actividad de carga y descarga. Estas cuestiones deberán, si procede, razonarse caso por caso y ser aprobadas sus condiciones en la licencia de obras, y serán referencia obligatoria en el funcionamiento posterior de la instalación, el cual podrá suspenderse si estas dejan de cumplirse.

4. La red viaria pública contará con un ancho en la zona de circulación rodada de 10 m y aceras de 1,50 m.

5. Cuando se trate de viarios ubicados en ámbitos en las que el uso principal sea equipamiento/VcPP el sistema viario público deberá de asumir al menos el 25 % las 2 plazas de aparcamiento por cada 100 m² construidos con ese uso o destino señaladas como estándar.

TÍTULO VI

NORMAS ESPECÍFICAS EN SUELO NO URBANIZABLE

CAPÍTULO Primero. CONCEPTO Y RÉGIMEN GENERAL

Artículo 73.—Definición.

Constituyen el Suelo No Urbanizable los terrenos incluidos en este Plan Territorial Especial sometidos a algún régimen de protección incompatible con su transformación urbanística. Esa protección podrá derivarse, entre otras posibilidades, de los valores paisajísticos, históricos, arqueológicos, científicos, ambientales o culturales, de los citados terrenos, de los riesgos naturales que en ellos concurran, de su sujeción a limitaciones o servidumbres del dominio público, u otras circunstancias especiales que hagan a los terrenos incompatibles con el proceso urbanizador tales como haber sustentado anteriormente determinados usos industriales, extractivos, de producción de energía, de depósito de tratamiento de residuos u otros análogos.

Artículo 74.—Categorías.

De conformidad con lo establecido en el artículo 123 TROTU, para llevar a cabo la regulación del Suelo No Urbanizable de este Plan Territorial en función de sus cualidades específicas, se establecen dos categorías: Suelo No Urbanizable de Especial Protección y Suelo No Urbanizable de Interés.

Artículo 75.—Suelo No Urbanizable de Especial Protección y de Interés.

1. Suelo No Urbanizable de Especial Protección integrado por aquellos espacios cuyos excepcionales valores de cualquier género les hagan merecedores de un alto grado de protección.

2. Suelo No Urbanizable de Interés constituido por aquellos terrenos que, sin merecer la calificación de especial protección, deben quedar preservados del desarrollo urbanístico y sometidos a algún régimen específico de protección.

Artículo 76.—Régimen del Suelo No Urbanizable.

No se podrán levantar construcciones que no tengan como finalidad la explotación agrícola o ganadera o que guarden relación con la naturaleza en la que se asientan y se ajusten a las normas establecidas por la administración regional. Podrán realizarse instalaciones de utilidad pública o interés social cuyas características no permitan su emplazamiento fuera del medio rural y su justificación se derive de su ubicación en dicho medio rural, y aquellas asociadas a los Parques Metropolitanos que complementen y potencien su carácter de espacios destinados al ocio cultural o recreativo de la población como parte del Sistema Territorial de Espacios Libres del que pasarán a formar parte, si bien todo ello habrá de incardinarse en el marco de la legislación sectorial concurrente.

Artículo 77.—Obtención de los terrenos destinados a sistemas generales.

De conformidad con lo establecido en el artículo 201 TROTU los espacios que conformen el Sistema Territorial de Espacios Libres y que contribuyan a la cohesión ambiental del Área Central de Asturias evitando el aislamiento de las áreas ambientalmente relevantes y facilitando el desarrollo de los procesos naturales se habrán de obtener mediante expropiación.

Artículo 78.—Segregaciones o divisiones de fincas.

En el Suelo No Urbanizable no podrán realizarse parcelaciones urbanísticas.

Las segregaciones o divisiones de fincas que carezcan de fines edificatorios, y resulten autorizadas por la legislación civil agraria, o de la actividad económica que venga desarrollándose en el terreno no tendrán la consideración de parcelación urbanística y no requerirán licencia urbanística.

CAPÍTULO Segundo. CONDICIONES GENERALES DE USO

Sección primera. Condiciones de uso forestal

Artículo 79.—Definición y tipos.

1. Comprende las masas arbóreas susceptibles de aprovechamiento maderero y las áreas de monte bajo, en las que se incluyen, fundamentalmente:

a) Bosque autóctono.

b) Repoblaciones y monte bajo.

2. A efectos de este Plan Territorial Especial, se diferencian los siguientes tipos de aprovechamientos madereros:

Aprovechamientos de leñas muertas.

Tala para uso doméstico, referidos a aprovechamientos esporádicos, sin carácter industrial.

Tala mediante entresaca: Cuando no implica variación del perímetro de la masa arbórea y que mantiene una densidad uniforme a lo largo de todo el rodal, en explotación superior a los 150 pies/Ha.

Tala “a hecho”: Se considera que la tala afecta a la totalidad de los ejemplares del rodal de explotación.

3. Se prohíben expresamente las técnicas de repoblación que implique modificación de los horizontes del suelo o puedan suponer un peligro para la fertilidad o estabilidad del mismo, tales como actividades de decapado, acaballonado y aterrazamiento.

4. Las actividades forestales deberán ajustarse, además de lo establecido en este Plan Territorial Especial a lo dispuesto en la legislación sectorial vigente así como a los Planes Forestales que el órgano autonómico competente en materia forestal desarrolle.

Artículo 80.—Condiciones de uso.

1. Se prohíbe la tala de las áreas de bosque autóctono, permitiéndose la entresaca con respeto a la legislación sectorial de montes y a las características del bosque.

2. La tala y explotación de áreas de repoblación se ajustará a su legislación sectorial, cabiendo la denegación de la licencia para ejecutarlas cuando exista peligro de clara degradación ecológica.

Sección segunda. Condiciones del uso ganadero

Artículo 81.—Definición y clases.

1. Comprende todas aquellas instalaciones vinculadas a la cría y explotación de animales. Se consideran tres clases:

a) Ganadería vinculada a la explotación del suelo.

b) Ganadería industrial intensiva.

c) Piscifactoría.

2. Se entiende por ganadería vinculada a la explotación del suelo aquélla que está ligada al pastoreo o a la estabulación no intensiva, cuando el tamaño de la explotación no supera unos valores equivalentes a veinte cabezas de ganado vacuno, ciento cuarenta de ganado ovino o caprino o pequeños establos de porcino o aves.

3. Se entiende por ganadería industrial intensiva los restantes casos.

Artículo 82.—Condiciones de la ganadería vinculada a la explotación del suelo.

1. Las nuevas instalaciones de estabulación requieren una superficie mínima de terreno de 3.000 m² y tendrán una superficie construida máxima de 300 m².

2. En nuevas instalaciones, se deberá disponer de una superficie de 2.000 m² de finca por cabeza de ganado vacuno o 10 m² de establo por vaca estabulada.

3. Para todo tipo de edificaciones auxiliares se establece limitación superficial de 50 m² por explotación, debiendo cumplir las condiciones generales de edificación que le sean de aplicación.

4. La creación de nuevos establos requiere la justificación de una disponibilidad de 2.000 m² de terreno agrario por cada cabeza de ganado vacuno, bien sea en propiedad, arriendo o alquiler de pasto, admitiéndose una superficie construida máxima de 20 metros cuadrados por cabeza de ganado y debiendo cumplir las condiciones generales de la edificación, quedando prohibido el uso residencial superpuesto a instalaciones de estabulación.

5. La implantación de nuevos establos se atendrá a lo dispuesto en la legislación vigente en materia de instalación de actividades molestas, insalubres, nocivas o peligrosas.

6. El vertido de aguas residuales y residuos deberá resolverse en la propia parcela mediante estercoleros y pozos, prohibiéndose la expulsión del efluente a cauces y caminos públicos.

Artículo 83.—Condiciones de la ganadería intensiva.

1. La parcela mínima sobre la que se realice la edificación tendrá una superficie igual o superior a 5.000 m², permitiéndose una ocupación máxima del 10%.

2. La separación a linderos del establo o edificación relacionada con el uso será igual o superior a 10 metros.

3. Se cumplirán el resto de las condiciones generales de la edificación.

4. Los gallineros se separarán 250 metros cuando la instalación esté prevista para menos de 7.000 gallinas, y 500 metros para un número superior de aves, de cualquier edificio en que se produzca permanencia de personas, salvo autorización expresa de los propietarios de los mismos.

5. La instalación se supedita a la demostración de que se dispone de una superficie de finca capaz de garantizar el aislamiento de la explotación y la absorción del estiércol producido con arreglo a normativa vigente en la materia.

6. La superficie construida máxima, incluidos todas las edificaciones auxiliares, será de 500 m².

7. Los terrenos vinculados a la construcción deberán estar en continuidad física con la finca que se pretende construir, o distantes de la misma no más de 500 metros medidos hasta la edificación principal.

8. La absorción de estiércoles y purines, o su traslado a otros terrenos no causará molestias a las viviendas y actividades vecinas.

9. Los establos destinados a este tipo de ganadería deberán cumplir las condiciones establecidas por la normativa aplicable a la instalación de actividades molestas o insalubres. Las naves para ganado porcino lo establecido en la legislación aplicable, recogida en el Decreto 791/1979, de 20 de febrero.

Artículo 84.—Piscifactorías.

1. La instalación de piscifactorías se ajustará a lo dispuesto en la legislación en materia de Aguas y de Pesca Fluvial así como a la normativa medioambiental que resulte de aplicación.

2. Se autorizará la construcción de edificaciones estrictamente relacionadas con este uso y que habrán de cumplir las condiciones generales de la edificación y a las que no se pone restricción superficial alguna.

3. La instalación garantizará la inocuidad de sus vertidos y la imposibilidad de causar inundaciones.

4. La petición de autorización se acompañará con un estudio de la situación de la zona, conteniendo planos a escala mínima 1:1000 donde se señalen los cauces naturales, las canalizaciones previstas con planos a escala mínima de 1:200, además de los Estudios de evaluación de impacto que requiera la legislación específica.

Sección tercera. Usos de producción agraria

Artículo 85.—Definición y clases.

Comprende los usos relacionados con actividades agrícolas. Abarca tres clases:

Agricultura extensiva.

Agricultura intensiva.

Agricultura para consumo familiar y pequeña venta.

Artículo 86.—Condiciones de la agricultura extensiva.

1. Se consideran actividades de la agricultura extensiva, a efectos de este Plan Territorial Especial, las relacionadas con los cultivos siguientes:

Prados: Formaciones herbáceas polífitas, de siega o diente, espontáneas o procedentes de la siembra.

Forrajeros: Aquellos con la finalidad de obtener alimento para el ganado: ray-grass italiano, alfalfa, trébol violeta, avena cebada, trigo, maíz de aptitud forrajera, nabo, remolacha forrajera, veza y haba.

Cerealistas: Variedades de trigo, escanda y centeno productoras de grano.

De huerta al aire libre a media y gran escala: Se incluyen los cultivos al aire libre a media y gran escala, con extensión superior a 3.000 metros cuadrados. Quedan explícitamente excluidos los cultivos para el consumo familiar o venta a pequeña escala.

2. Se permiten edificaciones nuevas o ampliación de los existentes relacionadas estrictamente con este uso, que deberá cumplir con las condiciones generales de la edificación. Los hórreos y paneras existentes no computarán superficialmente para este cálculo.

3. Las construcciones vinculadas a explotaciones agrarias extensivas de superficie inferior a 350 metros cuadrados tienen el carácter de uso permitido, cuando se supere dicha superficie para la obtención de licencia municipal se requerirá Informe favorable de CUOTA El conjunto de edificaciones unidas a la explotación no podrá ocupar más del 20 % de la superficie completa de la parcela.

Artículo 87.—Condiciones de la agricultura intensiva.

1. Se incluyen las actividades de agricultura que tengan por objeto los cultivos siguientes:

Frutales a media y gran escala: Aquellos que se realicen con densidades superiores a 1000 plantas /Ha y en una extensión superior a 5.000 m².

Invernaderos: Cultivos bajo cubierta.

Viveros.

2. Los cerramientos de parcelas destinadas a huertas podrán realizarse de alambrada o seto vivo, sin que en ningún caso puedan separarse las parcelas de huerto con obras de fábrica de ladrillo, mampostería, celosía o cualquier sistema constructivo análogo.

3. Las casetas para aperos de labranza tendrán una superficie construida no superior a 8 m², carecerán de cimentación, sus parámetros verticales, carpintería y cubierta serán de materiales propios de la zona y de coloración o textura similares. Se separarán una distancia igual o superior a 4 metros de los bordes de caminos y 3 metros de otras propiedades, salvo pacto de adosamiento o permiso del colindante, en cuyo caso podrán adosarse recogiendo cada propietario, en su predio las aguas de lluvia y en ningún caso podrán ser utilizadas como habitación humana o animal. Si son prefabricadas, los prototipos los aprobará el Ayuntamiento, previo informe vinculante de la CUOTA.

4. La construcción de edificaciones unidas a explotaciones agrícolas intensivas inferior a 350 metros cuadrados tienen el carácter de uso permitido, con altura de una planta, no debiendo ocupar más del 20 % de la parcela y con ubicación dentro de la misma parcela de áreas de carga y descarga.

5. Cuando el vivero o invernadero no esté adscrito al servicio de otro uso, precisará para implantarse una parcela de superficie igual o superior a 2.000 m².

Artículo 88.—Cultivos para consumo familiar y pequeña huerta.

1. Se incluyen en este grupo los cultivos de huerta para consumo familiar y de pequeña venta a mercados y ferias locales cuando la extensión de terreno dedicada a cada una de las especies sea inferior a 3.000 metros cuadrados, se incluyen también la plantación de frutales con extensión inferior a 5.000 metros y las pomaradas de manzana de sidra, sin consideración de superficie.

2. Los huertos y pomaradas se consideran espacios a proteger, manteniendo, en su caso, el carácter de parcelas dispersas con alguna edificación precaria sin que pueda transformar su carácter netamente agrícola, salvo en los casos en que formen parte de un núcleo rural.

3. La única edificación permitida son las casetas de aperos en las condiciones establecidas por esta normativa.

Sección cuarta. Condiciones del uso industrial

Artículo 89.—Definición y clases.

1. Es el uso que corresponde a las actividades o establecimientos dedicados al conjunto de operaciones que se ejecutan para la obtención y transformación de materias primas, así como su preparación para posteriores transformaciones, incluso envasado, transporte y distribución.

2. Comprende as siguientes clases:

a) Industrias extractivas: Comprende este uso las actividades ligadas con la extracción de materiales del subsuelo, así como la primera transformación de los mismos. A efectos de su distinta regulación incluye como clases las canteras y graveras, la minería y la extracción de materiales con transformación.

b) Talleres.

c) Industrias de transformación de productos agrarios.

d) Industria en general.

Artículo 90.—Condiciones de las actividades mineras y extractivas.

1. Se aplicarán los requisitos y condiciones exigidos por la legislación en materia de minas y demás normativa sectorial que les sea de aplicación, sin perjuicio de las competencias urbanísticas derivadas de la Ordenación del territorio, respecto a las edificaciones precisas para su instalación.

2. En el ámbito de aplicación de este Plan Territorial Especial y a los efectos de las mismas, las actividades extractivas se clasifican en:

Actividades mineras sin clasificar.

Actividades mineras Sección A. Rocas.

Sin transformación.

Con transformación.

Actividades mineras Sección B. Aguas y Estructuras.

Actividades mineras Sección C. Minerales en general.

Actividades mineras Sección D. Minerales energéticos.

3. Se permiten edificaciones precisas para la explotación, siempre que se cumplimente la legislación urbanística, las condiciones particulares para categoría de Suelo No Urbanizable del presente Plan Territorial Especial y sean autorizadas previamente por la CUOTA.

4. A partir del momento en el que cese la explotación de las canteras y demás yacimientos de recursos minerales, los terrenos incluidos en esta categoría revertirán a la clasificación y calificación que, en su caso, señale el planeamiento para los mismos, y, en defecto de previsión expresa, a las que tuvieran antes de iniciarse la actividad extractiva.

Artículo 91.—Condiciones de los talleres.

1. Los talleres que no superen los 50 m² y se hallen vinculados a viviendas u otros usos se regirán por las condiciones edificatorias correspondientes a dicho uso.

2. Los talleres artesanales no deberán superar los 250 m² de superficie construida.

3. Si el local se sitúa en el bajo de una vivienda, podrá estar vinculado a ésta.

4. Los talleres de automóviles o maquinaria agrícola se consideran uso prohibido en el ámbito del presente Plan Territorial Especial.

5. Regirán las condiciones generales de la edificación.

6. En todos los casos, la instalación no podrá tener una potencia superior a 8 Kw ni emitir ruidos superiores a 70 dbA.

7. Los talleres existentes y con licencia concedida que no se ajusten a las anteriores condiciones edificatorias no se declaran fuera de ordenación. Cualquier ampliación de los mismos se regirá por las condiciones anteriores.

8. Cumplirán las condiciones propias de la actividad a que se destinen y la normativa aplicable a las actividades molestas, insalubres, nocivas o peligrosas, si la misma estuviere calificada.

Artículo 92.—Condiciones de la industria de transformación de productos agrarios.

1. Cuando la instalación tenga una superficie construida no superior a 100 m², podrá integrarse en una misma implantación con la vivienda rural, sin que esta superficie compute a efectos de reducir la capacidad edificatoria de la posible vivienda.

2. La edificación no podrá ocupar más del 20% de la superficie de la parcela, ni una superficie construida mayor de 300 m².

3. En todos los casos regirán las condiciones generales de la edificación.

4. Deberán guardar una separación superior a 100 metros a las edificaciones próximas, distancia que podrá reducirse con autorización expresa de los colindantes, salvo que sea actividad calificada por el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas.

5. Las ampliaciones de talleres existentes se regularán de acuerdo con lo expresado en el artículo anterior.

Artículo 93.—Condiciones de la industria en general.

1. Se distinguen cuatro clases: Pequeña y mediana industria, Gran industria, Industrias peligrosas y Depósitos al aire libre. Todos se consideran prohibidos en el Suelo No Urbanizable del presente Plan Territorial Especial.

Sección quinta. Condiciones de los equipamientos y servicios

Artículo 94.—Clases.

Por su distinta regulación se distinguen las siguientes categorías:

Dotaciones: Locales, municipales o supramunicipales, de ocio, sanitarios, culturales.

Equipamientos especiales.

Comercio.

Relación.

Hotelero.

Campamentos de Turismo.

Artículo 95.—Condiciones de los equipamientos locales o dotaciones locales.

1. Los nuevos equipamientos locales se consideran uso incompatible o prohibido en el ámbito del SNU del presente PTE, excepto en el caso de implantarse en edificaciones existentes sin aumento de volumen, que será autorizable.

2. La ocupación del terreno por edificaciones no rebasará el 5% de la superficie que se disponga, con un máximo de 300 m².

3. Ningún uso existente que tenga carácter público o colectivo, podrá perder ese carácter aunque cambie a otra actividad autorizada.

Artículo 96.—Dotaciones municipales o supramunicipales.

1. Su propio carácter determina la no vinculación con el medio rural y por ello se consideran como Uso Incompatible en SNU de Interés, por lo que su implantación exigirá los requisitos que para dichos usos se regulan en este título.

2. Para su implantación, se exigirá la elaboración de un Plan Especial que contenga, además de la documentación exigida por la legislación urbanística, las siguientes determinaciones:

Justificación de la necesidad de emplazamiento.

Estudio de Impacto sobre la Red de Transportes.

Estudio de Impacto sobre el medio físico.

Estudio de Impacto sobre la Red de Infraestructuras Básicas.

Cesiones obligatorias y gratuitas y vinculación.

Depuración y vertidos.

Programación y fases.

Estudio financiero, viabilidad institucional y económica.

Gestión del proyecto.

3. La ocupación del terreno por edificaciones no rebasará el 5% de la superficie que se disponga, con un máximo de 300 m².

Artículo 97.—Dotaciones de ocio.

1. Su implantación como actividades colectivas con carácter de explotación comercial será considerada como Uso Incompatible, salvo en el Suelo No Urbanizable de Especial Protección, donde estas actividades tendrán el carácter de Uso Prohibido.

2. Además del cumplimiento de la legislación específica que le corresponda, para su autorización deberá elaborarse un Plan Especial que desarrolle entre otros, los siguientes puntos:

Información pormenorizada de usos actuales.

Estudios de evaluación de impacto ambiental en los casos que así lo exija la normativa sectorial, tanto estatal como autonómica.

Estudio de accesos y aparcamientos.

Instalaciones auxiliares.

Régimen de uso y mantenimiento.

Estudio financiero.

Programación y fases.

3. La ocupación del terreno por edificaciones no rebasará el 5% de la superficie que se disponga, con un máximo de 300 m².

Artículo 98.—Servicios sanitarios.

1. En el ámbito de aplicación de este Plan Territorial Especial se consideran únicamente clínicas veterinarias de superficie construida inferior a 100 m².

2. Podrán establecerse en planta baja de edificios de vivienda o en edificios exclusivos, independientes o anexos a la vivienda.

Artículo 99.—Equipamientos especiales.

Se consideran equipamientos especiales aquellos que por razones sanitarias o de seguridad deban situarse fuera de las áreas urbanas, aun cuando no sean estrictamente de uso rural.

Cementerios.

1. Este tipo de instalaciones puede tener carácter local, parroquial o municipal.

2. La implantación de un nuevo cementerio deberá sujetarse a su legislación específica, Reglamento de Policía Sanitaria y Mortuoria, Real Decreto de 24 de julio de 1974 y Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas. En ambos casos, las distancias de nuevas edificaciones a la nueva instalación serán las señaladas en tales textos.

3. Autorizada la instalación de un cementerio, según las determinaciones del artículo 50 del Reglamento de Policía Sanitaria y Mortuoria, las nuevas edificaciones deberán cumplimentar lo preceptuado en dicho artículo; la regulación que suponga incidencia sobre Núcleos Rurales que se encuentren a menos de 500,00 metros y que fueran exceptuados conforme a la legislación sectorial para impedir la instalación de cementerio, determinará la imposibilidad de edificar en la zona definida para el Núcleo Rural que diese frente al cementerio y dentro del radio de tangencia del mismo con el límite exterior de la agrupación de población y la citada instalación mortuoria. En el resto del Núcleo Rural se podrá edificar, previo informe favorable de los órganos de la Administración del Principado de Asturias competentes en esta materia.

Mataderos.

Se consideran uso prohibido en todo el ámbito del SNU del presente PTE.

Artículo 100.—Servicios comerciales.

Se consideran uso prohibido en todo el ámbito del SNU del presente PTE.

Artículo 101.—Servicios de reunión y recreo.

1. Son los servicios destinados al público para el desarrollo de la vida social, tales como bares, restaurantes, salas de baile y similares. Se consideran uso prohibido en todo el ámbito del SNU del presente Plan Territorial Especial.

Artículo 102.—Servicios hoteleros.

1. Se consideran servicios hoteleros los edificios o instalaciones de servicio al público con destino al alojamiento eventual o temporal y de carácter turístico.

2. Sin perjuicio de la clasificación que se adopte por la legislación autonómica en la materia, se distinguen los siguientes niveles:

Servicios hoteleros de Nivel 1. Hoteles y pensiones que en ningún caso superen las 30 habitaciones.

Servicios hoteleros de Nivel 2. Instalaciones hoteleras con capacidad que no superen las 50 habitaciones.

Casas de aldea.

3. Se considera Uso Autorizable en SNU de Interés la implantación de instalaciones de este tipo cuando se realice en edificaciones aisladas preexistentes sin que sea necesario incrementar el volumen de la edificación en más de un 15%. La nueva construcción se considera uso prohibido.

4. Las condiciones de localización para el Nivel 1 serán en edificios de viviendas, para el Nivel 2, en edificios exclusivos y para las casas de aldea en edificios de viviendas.

Artículo 103.—Campamentos de turismo.

1. Se consideran campamentos de turismo las instalaciones controladas de acampada para la instalación temporal de tiendas y caravanas de uso estacional. Se consideran uso prohibido en todo el ámbito del SNU del presente PTE.

Sección sexta. Condiciones de los vertidos

Artículo 104.—Condiciones de los vertidos.

Se consideran así los depósitos de los residuos sólidos derivados de la actividad de la población residente. Su instalación se considera uso prohibido en todo el ámbito del SNU del presente PTE.

Sección séptima. Condiciones de los usos de infraestructuras y cauce público

Artículo 105.—Condiciones de los usos de infraestructuras.

1. Se consideran infraestructuras las instalaciones necesarias para el servicio colectivo de los asentamientos de población en sus aspectos físicos y no sociales.

2. Con independencia del organismo o colectividad al que corresponda su titularidad, explotación o mantenimiento, los terrenos destinados a esta finalidad carecen de contenido edificable; las actuaciones sobre ellos se reservan de forma exclusiva a la Administración competente, articulándose sus distintos órganos, si deben intervenir varios de ellos, en la forma establecida en la legislación específica.

3. Las construcciones vinculadas al mantenimiento de servicios e infraestructuras, y especialmente las gasolineras y estaciones de servicio de carretera, se consideran en todo caso uso prohibido.

Artículo 106.—Artículo 281. Condiciones del uso de cauce público.

1. La utilización de los suelos ocupados por cauce público no podrá llevar en ningún caso aparejada la edificación o plantación, y se ajustará, en todo caso a las normas vigentes para la utilización del dominio público hidráulico.

2. La utilización de los terrenos situados en zonas de servidumbre y protección del dominio público hidráulico se someterán en todo caso a las limitaciones y procedimiento establecidos por la legislación aplicable.

Artículo 107.—Tendidos eléctricos de alta tensión.

1. Las construcciones, instalaciones y plantaciones de arbolado, etc. que se sitúen en las proximidades de las líneas eléctricas de alta tensión, estarán sujetas a las servidumbres a que se refiere el Reglamento de Líneas Aéreas de Alta Tensión de 28 de noviembre de 1968, a la Ley de 18 de marzo de 1966 y al Decreto de 20 de octubre de 1966.

2. La servidumbre de paso de energía eléctrica no impide la utilización de los predios afectados, pudiéndose cercar, cultivar o en su caso, edificar con las limitaciones correspondientes.

3. Quedan prohibidas las plantaciones de árboles y construcción de edificios e instalaciones en la proyección y proximidades de las líneas eléctricas a las distancias que se indican a continuación:

Bosques, árboles y masas de arbolado:

1,5 + U/100, con un mínimo de 2 metros.

Edificios o construcciones:

Sobre puntos accesibles a las personas: 3,3 + U/100, con un mínimo de 5 metros.

Sobre puntos no accesibles a las personas: 3,3 + U/100, con un mínimo de 4 metros.

Siendo U: Tensión expresada en KV.

4. En las líneas aéreas se tendrá en cuenta, para el cómputo de estas distancias, la situación respectiva más desfavorable que puedan alcanzar las partes en tensión de la línea y los árboles, edificios o instalaciones industriales de que se trate.

5. Los tendidos de líneas eléctricas deberán evitar las zonas protegidas para la conservación del medio natural o lugares donde su presencia sea notablemente inoportuna como medida de protección del paisaje.

Artículo 108.—Tendidos eléctricos de baja tensión.

En general se consideran Usos Autorizables no estableciéndose otras especificaciones más que las fijadas en la legislación sectorial correspondiente.

Artículo 109.—Tendidos telefónicos.

No se establecen otras especificaciones en las relaciones entre las líneas de conducción del servicio telefónico y las edificaciones y plantaciones que las fijadas en la legislación de la materia, excepto en lo que se refiere al su impacto en el paisaje, aplicándose para ellos idénticas medidas que las señaladas para los de energía eléctrica.

Artículo 110.—Aguas y saneamiento.

1. Las conducciones de agua y saneamiento relacionadas con el abastecimiento de la población asentada en el territorio, se consideran dotadas, conforme a este Plan Territorial Especial, con servidumbre permanente, aun cuando no figure expresada documentalmente y mientras se encuentre en servicio el trazado de que se trate.

2. Las redes de abastecimiento de agua y saneamiento integral se dotan de una zona de servidumbre de 4,00 metros de anchura total, repartido simétricamente a ambos lados del eje de la tubería. En esta zona no se permite la edificación, las labores agrícolas, ni cualquier movimiento de tierras.

3. Las servidumbres propias de las aguas subterráneas se regirán según lo dispuesto por la Ley de Aguas 29/1985, de 2 de agosto. La ejecución de nuevos alumbramientos, así como la ampliación de los existentes, requerirán para su autorización, el informe previo de la Confederación Hidrográfica del Norte u organismo legalmente competente sobre esta materia.

Sección octava. Vivienda familiar

Artículo 111.—Definición.

1. Se considera vivienda familiar, enclavada dentro del Suelo No Urbanizable, el conjunto de espacios, locales o dependencias destinados al alojamiento o residencia familiar, así como las edificaciones anejas a la misma.

2. A los efectos de este Plan Territorial Especial, en el Suelo No Urbanizable se distinguen las siguientes clases de viviendas:

Vivienda agraria: La ocupada por personas vinculadas a la explotación agraria del terreno sobre el que se levanta la construcción y de las fincas próximas pertenecientes a la misma propiedad o explotación. A estos efectos se entiende por “quintana” o “casería” aquel tipo de residencia vinculada a una explotación agrícola o ganadera y caracterizado por la existencia de una edificación principal destinada a vivienda, y otras auxiliares, tales como hórreos, paneras, cuadras, tenadas, etc. relacionadas con los usos de la explotación.

Vivienda no agraria: La que sin estar vinculada a una explotación agraria o ganadera, se adapta a la tipología propia del modelo constructivo del área donde se sitúe, o el que sea autorizado por este Plan Territorial Especial.

Artículo 112.—Condiciones generales.

1. No se permite la construcción de viviendas familiares de nueva planta dentro del ámbito del SNU de este PTE.

2. En las viviendas realizadas con anterioridad a la entrada en vigor de este Plan Territorial Especial, no adaptadas a las características del entorno y que no contasen con licencia, quedan en situación permanente de fuera de ordenación en tanto no se legalicen. Para la legalización se exigirá la reforma del inmueble de modo que llegue a encajar en los modelos autorizados por este Plan Territorial Especial.

3. El resto de las viviendas actualmente existentes que no se encuentren sometidas a expediente disciplinario o no puedan estarlo, aunque sus circunstancias lo justificaran por haber transcurrido los plazos de prescripción, no se consideran fuera de ordenación, pudiendo autorizarse obras de consolidación, ampliación o modernización, dentro de los límites fijados en este Plan Territorial Especial.

4. Todo cambio de usos que implique la transformación de cualquier tipo de construcción, adscrita a otros usos, en vivienda familiar, será considerado a todos efectos como construcción de vivienda familiar de nueva planta.

5. Quedan expresamente prohibidas las edificaciones para vivienda unifamiliar que imiten la tradicional construcción de hórreos o paneras.

Artículo 113.—Usos vinculados a la vivienda.

1. Dentro del programa normal de la vivienda familiar se consideran incluidos los usos de almacenaje de enseres domésticos y el cierre de vehículos. Estos usos pueden alojarse dentro de la edificación principal o en edificaciones anejas o auxiliares, pero deberán situarse todas dentro de la misma parcela; si por razones de cabida o acceso estos usos auxiliares debieran alojarse en parcela separada, ésta deberá ser vinculada de modo indivisible, anotándose esa condición en el Registro de la Propiedad. Las parcelas vinculadas a estos fines no podrán estar separadas entre sí más de 100,00 metros.

2. Al analizar los distintos usos posibles, se ha señalado que una serie de ellos pueden convivir con la vivienda sobre la misma parcela. Con independencia de su grado de separación o mezcla, los diferentes usos presentes deberán cumplir con sus propias especificaciones, y el conjunto de ellos no rebasará de la proporción de ocupación del terreno que en cada caso ha quedado establecida.

Artículo 114.—Condiciones generales para la adaptación al uso de vivienda de edificaciones destinadas a otros fines.

1. Toda vivienda deberá cumplir como mínimo las condiciones de dimensión, aislamiento, higiénico-sanitarias, etc., exigidas por la legislación vigente, además de las especificaciones concretas recogidas en el presente Plan Territorial Especial.

2. Las condiciones específicas de separación reguladas en otros usos, en relación con las viviendas más próximas, industrias, cementerios, etc. serán asimismo exigibles para las nuevas viviendas cuando éstas pretendan implantarse en la proximidad de un uso existente que así lo determine.

3. Podrá actuarse solamente en las categorías de SNU de Interés.

4. El cambio de uso de las edificaciones que actualmente no están destinadas al de vivienda tendrán la consideración de Uso Autorizable cuando el volumen de la edificación sea tal que permita alcanzar el programa mínimo de vivienda sin necesidad de realizar ampliaciones de volumen superiores al 15% del volumen existente.

5. Para la construcción de una nueva vivienda es obligatorio que el terreno donde se asiente disponga de abastecimiento de agua y energía eléctrica, resolviendo satisfactoriamente la eliminación de vertidos. La solución estos extremos deberá demostrarse antes de la concesión de la licencia.

Artículo 115.—Ampliación de viviendas existentes.

1. La ampliación de viviendas existentes sólo se admite en SNU de Interés con una superficie construida máxima de 150 m² y tendrán en cuenta el resto de condiciones de ocupación, altura, retranqueos y luces rectas.

2. En cualquier caso la ampliación de viviendas deberá cumplir las siguientes condiciones:

Los nuevos cierres a realizar frente a vías públicas deberán guardar las distancias y retranqueos señalados en la legislación de carreteras.

Resolverán el acceso rodado con arreglo a las condiciones señaladas en este Plan Territorial Especial.

En ningún caso la parcela ocupada procederá de una segregación, o se encontrará sobre categorías de suelo para las que se fijen condiciones más restrictivas.

Sección novena. Usos en espacios libres

Artículo 116.—Sistema de Parques.

Dadas las características y superficie del Suelo No Urbanizable regulado en el Plan Territorial Especial, se permite la creación e instalación de actividades, equipamientos o dotaciones de interés público o social, con la finalidad de lograr áreas de espacios de ocio y recreo que pretende integrarse en el Sistema Territorial de Espacios Libres con incidencia supramunicipal. En las mismas se combinarán actividades primarias y productivas, con usos lúdicos, deportivos y de recreo. Su objetivo será albergar actividades colectivas que deban desarrollarse, siempre que sea posible, al aire libre y con las obras e instalaciones mínimas para el uso de que se trate, y que habrán de ser compatibles con el resto de usos previstos en esta clase de suelo.

Artículo 117.—Parque metropolitano.

Parque de gran entidad superficial de relevancia metropolitana y ámbito supramunicipal, con predominio de usos extensivos, en el que se combinan las actividades productivas primarias (forestal-ganadera) con aprovechamiento forestal sin edificación, y usos lúdicos de forma que se atraigan actividades a desarrollar fuera del entorno urbano, con una frecuencia de uso quincenal o superior.

Actividad de escasa incidencia en el medio físico sin ningún tipo de infraestructura, salvo pequeñas actuaciones integradas en el paisaje como pueden ser: Miradores, pasos sobre arroyos, tramos de senda, carteles de información referida al lugar y uso, refugios de escasa entidad, etc.

Artículo 118.—Localización.

Los nuevos equipamientos deberán localizarse en los lugares diseñados y contenidos en el presente Plan garantizando la máxima accesibilidad.

Artículo 119.—Mantenimiento del estado natural y regeneración medioambiental.

Uno de los objetivos principales a conseguir en el Suelo No Urbanizable de singular valor, es acelerar el proceso de regeneración medioambiental ya iniciado, así como la preservación y regeneración del bosque autóctono (castaño, etc.) que debe perseguirse a ultranza, siento la misma compatible con la creación de parques que sirvan para finalizar dicho proceso.

Artículo 120.—Rehabilitación del paisaje.

La rehabilitación del paisaje se llevará a cabo mediante actividades tendentes a acondicionar espacios fuertemente degradados o transformados (escombreras, canteras, minas abandonadas y cielos abiertos, etc.), sin posibilidad de recuperar su estado natural, destinándolos para otros usos propios del Suelo No Urbanizable, entre los que se encuentran la red de parques definida en este Plan.

Sección décima. Otros usos

Artículo 121.—Condiciones generales.

1. Se incluyen en este artículo los siguientes usos:

Recreo extensivo y ocio pasivo. Aquellas actividades basadas fundamentalmente en el disfrute de los valores ambientales y paisajísticos del territorio que no precisen de infraestructura alguna ni empleen medios de transporte artificiales. Explícitamente se incluyen en esta categoría las actividades de senderismo, montañismo y rutas a caballo.

Investigación.

Educación ambiental.

Actividades cinegéticas y de pesca.

2. Todas ellas se regularán según la legislación específica vigente.

3. Con carácter general, estos usos tienen carácter de Uso Permitido siempre que no lleven aparejada ninguna edificación.

Sección decimoprimera. Usos existentes

Artículo 122.—Carácter transitorio de los usos existentes.

Para los usos ya existentes, una vez encuadrados dentro de la clasificación de este Plan Territorial Especial, no se establece la condición de fuera de ordenación por el mero hecho de no ajustarse a las especificaciones fijadas para las nuevas instalaciones. Sin embargo, tampoco se establece ningún tipo de legalización o amnistía para las que no cumplan las condiciones fijadas y que se refieren a las secuelas negativas de las actividades y sus posibles medidas correctoras. Todas las determinaciones para nuevos usos que conducen a reducir los impactos negativos de unas actividades sobre otras son aplicables a los usos existentes, con la excepción de las exigencias de distancias, que no pueden modificarse sin trasladar la actividad, y que sólo serían aplicables para casos de carencia de licencia y no prescripción de su situación.

CAPITULO tercero. CONDICIONES GENERALES DE LA EDIFICACIóN

Sección primera. Infraestructuras

Artículo 123.—Agua.

1. No se podrán autorizar viviendas o actividades comerciales, turísticas o en general cualquier tipo de asentamiento humano mientras no quede garantizado el caudal mínimo de agua necesario para la actividad, bien por suministro de red municipal u otro distinto, en este caso, para su primera implantación deberá adjuntarse autorización del órgano competente, descripción de su procedencia, análisis químico y bacteriológico, emplazamiento y garantía del suministro, así como compromiso y procedencia de control periódico de potabilidad de las aguas.

2. Se considera que el agua es sanitariamente potable y por lo tanto apta para el consumo humano cuando en todo momento y a lo largo de toda la red de suministro, reúne las condiciones mínimas o cuenta con los sistemas de corrección, depuración o tratamiento determinadas en la Reglamentación Técnico-Sanitaria para el abastecimiento y control de calidad de las aguas potables de consumo público.

3. Las instalaciones con gran demanda de caudal de agua que pueda ser reciclada, como es el caso de las piscinas, deberán contar con sistemas de depuración y reciclado, siempre que se abastezcan a través de traídas o manantiales de utilización colectiva. Tales sistemas no serán exigibles si la instalación se abastece por traída propia y exclusiva.

Artículo 124.—Saneamiento.

1. Todas las instalaciones que cuenten con suministro de agua, sea particular o público, deberán contar igualmente con un sistema de evacuación de aguas residuales.

2. En el Suelo No Urbanizable no se podrán realizar vertidos a cauces públicos, sustituyendo la preceptiva estación depuradora por una fosa séptica que cumpla los mínimos dimensionales establecidos, siempre y cuando el volumen del vertido sea inferior a 10,00 m³/día.

3. Todo vertido industrial deberá contar con sistemas propios de depuración que deberá cumplir con los requisitos exigidos en la normativa sectorial.

4. Para la actividad agraria se deberá ajustar a las prescripciones establecidas en el Real Decreto 1310/1990, de 29 de octubre de utilización de lodos de depuración en el sector agrario.

5. En cumplimiento de este Plan Territorial Especial, los vertidos de aguas negras ahora existentes deberán adaptarse a lo establecido en los párrafos anteriores, por medio de programas de acción municipal o control sobre los particulares, según se trate de instalaciones públicas, colectivas, privadas o aisladas. En ambos casos los programas y órdenes de ejecución se ajustarán a previsiones razonables de los medios económicos necesarios para cumplirlos.

6. En el supuesto de evacuación a través de fosa séptica, se establece que la implantación de la misma, mantendrá una distancia mínima de 5,00 metros a la(s) medianería(s) colindante(s).

Artículo 125.—Energía eléctrica.

Todas las edificaciones en el Suelo No Urbanizable deberán disponer de suministro de energía eléctrica.

Artículo 126.—Accesos.

1. Solamente se podrá otorgar licencia para la construcción de edificaciones, tanto de carácter residencial como destinadas a cualquiera de los usos y actividades Autorizables por este Plan Territorial Especial en parcelas que dispongan de acceso rodado desde una vía pública, no pudiendo considerarse como tal acceso rodado los posibles caminos de servidumbres a las fincas.

2. Sin embargo, el contacto de las fincas con vías públicas clasificadas como carreteras no presupone derecho de acceso rodado, que está sujeto a las condiciones y tramitación de autorizaciones previas establecidas en la normativa estatal y autonómica en materia de carreteras.

3. Los caminos de enlace con las vías públicas a realizar por la iniciativa privada, formarán parte de la documentación del proyecto y su ejecución se vinculará al conjunto de la edificación, debiendo constituirse tales caminos como finca independiente con el fin de posibilitar su cesión al Ayuntamiento correspondiente, sin segregación alguna.

4. Su trazado cumplirá las condiciones siguientes:

Se pavimentarán con un ancho mínimo de calzada de 3,00 metros. Si su ancho es inferior a 5,00 metros, deberá disponer de un ensanchamiento cada 200,00 metros con un ancho mínimo de 5,00 metros para permitir el cruce de vehículos.

Tendrán la pendiente máxima que en cada caso establezcan los servicios técnicos municipales, en función de la topografía de la zona de actuación.

Artículo 127.—Antenas de Telefonía Móvil.

1. La instalación de antenas de telefonía móvil deberán contar con la preceptiva licencia urbanística para cuya tramitación será necesario aportar un estudio de la posible incidencia tanto visual como de seguridad. Dichas instalaciones se realizarán con la mejor técnica posible a fin de minimizar el impacto visual de las mismas.

2. Para su instalación deberán guardar una distancia mínima de 600 metros a la vivienda más cercana.

Sección segunda. Tratamiento de parcelas

Artículo 128.—Movimientos de tierras.

1. Los movimientos de tierras son actos sujetos a licencia municipal. En función de la causa que los motiva, pueden ser de tres tipos.

Motivados por realización de canteras o minería. Se sujetarán a las condiciones fijadas para este tipo de uso.

Destinados a modificar la topografía del terreno, por razón de su utilización agraria. Podrán autorizarse movimientos de tierras en zonas donde esa operación no suponga alteración de los valores que en cada una de ellas se trata de proteger. No se permitirán, por lo tanto, en zonas donde supongan un impacto indeseable en el paisaje o una perturbación de las condiciones de la vegetación o de la estabilidad del manto de tierras nutrientes para la cobertura vegetal. Si bien esas situaciones pueden producirse en todas las categorías del Suelo No Urbanizable pues responden a condiciones variables en corta distancia, la norma general en el Suelo No Urbanizable de Especial Protección es la prohibición de los movimientos de tierras, siendo tan sólo aceptables cuando su finalidad sea precisamente el mejoramiento de los valores que allí se trata de proteger, con el estudio previo y la excepcionalidad que ello supone.

Motivados por la realización de construcciones o instalaciones. Se respetarán, en todo caso, los niveles de terreno en linderos con otras parcelas, excepto que se actúe de común acuerdo. Los taludes de transición entre el nivel de terreno en otras parcelas y la propia no podrán hacerse con inclinación mayor de 30.º En cualquier caso, se resolverá en el propio terreno la circulación de aguas superficiales procedentes de lluvia, si el movimiento de tierras altera el régimen de circulación de esas aguas.

2. Cuando en una parcela se autorizan construcciones, puede ser necesaria la realización simultánea de movimientos de tierra que el proyecto deberá contemplar y que además, respetarán las siguientes condiciones:

En ningún caso un desmonte o terraplén podrá tener una altura igual o superior a 2,00 metros.

En el caso de exigir dimensiones superiores, deberán establecerse soluciones escalonadas, con desniveles no superiores a 1,00 metro y pendientes inferiores al 100%.

Todo edificio deberá separarse de la base o coronación de un desmonte o terraplén una distancia mínima de 3,00 metros.

Artículo 129.—Cerramientos de fincas.

1. Los cerramientos de fincas edificadas deberán realizarse de acuerdo con la regulación que se detalla en el presente artículo.

2. Se permitirá ejecutar cierres con muros de fábrica, delimitando un espacio alrededor de las edificaciones, -no es preciso que coincida con el límite de la parcela completa- con las siguientes condiciones:

Se realizará con mampostería de piedra cuajada u hormigón fundido sin revestir, con zócalo máximo de 0,50 metros, si ha de quedar visto por su cara exterior, o si se recubre exteriormente, al lado opuesto a la edificación, con seto vivo, para lo que deberá retranquearse respecto del límite de la finca, y efectuarse la plantación dentro de ella.

Por encima de la altura de 0,50 metros puede completarse con verja metálica o alambrada y seto vivo hasta una altura máxima de 2,20 metros. No se autoriza el uso de celosías de hormigón o cerámica.

3. Cuando el cierre se separe de un camino o vía pública, o cuando por razones paisajísticas no deba limitarse la vista desde dicha vía, el cierre tendrá una altura no superior a 0,80 metros. Esta altura máxima se establece, además, en las carreteras comarcales y locales, cuando el terreno vallado se encuentre del lado más bajo de la citada vía. Igualmente se mantiene esta última condición para cualquier tipo de caminos de recorrido pintoresco.

4. Cuando la edificación se encuentre en un Núcleo Rural, puede admitirse que el cierre de la casa se ejecute con los mismos materiales que componen la fachada de la edificación principal, no precisándose, en este caso, de plantación de seto vivo exterior que lo recubra.

5. Los nuevos cerramientos a realizar frente a vías públicas deberán guardar las distancias y retranqueos que determina la legislación estatal y autonómica de carreteras y además:

En caminos, la mayor entre 3,50 metros al eje de la vía ó 0,50 metros al borde de la banda pavimentada.

Ningún cierre tendrá curvas frente a vía pública, menores de 6,00 metros de radio.

6. Junto a los ríos de caudal permanente deberán retirarse los cierres un mínimo de 3,00 metros desde el borde del cauce. En vaguadas o arroyos estacionales, aun cuando discurran por el interior de la finca, se evitará cualquier obra de cierre o movimiento de tierras que interrumpa la normal circulación de las aguas.

7. El acceso a las fincas edificadas cumplirá la siguiente geometría en su trazado.

La curva de acuerdo a ambos lados del acceso tendrá un radio mínimo de 4,50 metros, situándose la puerta o cancela en la parte interior de la finca, pudiendo autorizar el Ayuntamiento el cambio de cerramiento curvo por el de aspecto achaflanado.

La puerta, cancela o elemento de cierre, tendrá una anchura mínima de 4,50 metros.

8. La utilización de muros de fábrica, de piedra cuajada u hormigón fundido sin revestir, podrá autorizarse igualmente en tramos del cierre general de una finca que realicen funciones de contención de tierras o de protección en zonas inundables. En ambos casos, deberá quedar razonada y demostrada tal eventualidad, limitando la utilización de muro de fábrica a la zona que presente esa circunstancia, sin rebasar su altura, en el caso de contención de tierras, el nivel del terreno en su lado más alto.

9. La contención de tierras se producirá solamente en los casos en que el desnivel a ambos lados del cierre ya exista con anterioridad a la aprobación de este Plan Territorial Especial, no autorizándose esta solución si lo que se pretende es relleno, variando los niveles actuales. Los movimientos de tierras autorizados por esta normativa nunca darán lugar a muros de contención, sino a taludes inclinados formados por las propias tierras.

10. En todas las vías públicas la Administración conserva el derecho a crear o mantener sangraderas o puntos de salida de las aguas pluviales desde la caja del camino o carretera a las fincas colindantes. Se podrán establecer de tal modo que las distancias entre ellas oscilen entre 25,00 y 50,00 metros, debiendo respetarse al ejecutar cierres o movimientos de tierras.

Sección tercera. Condiciones generales de composición de las edificaciones

Artículo 130.—Condiciones de localización.

Además de cumplir las condiciones contenidas en este Plan Territorial Especial, en todos los casos deberá justificarse el emplazamiento de las edificaciones en relación con el paisaje circundante. Podrá denegarse la autorización para construir en lugares concretos, tales como divisorias de aguas o puntos topográficamente realzados, si con ello se producen efectos negativos sobre el escenario general, aunque se cumplan las restantes condiciones de uso y edificación.

Artículo 131.—Tipologías de la edificación.

1. Por su situación relativa, las edificaciones se clasifican en:

Exentas. Las que estando en una sola propiedad no están en contacto con ninguna de las propiedades adyacentes.

Agrupadas, que se subdividen en: Pareadas, las que tienen uno de sus muros en contacto con otra edificación de acceso independiente o en distinta parcela, siendo en el resto de su perímetro exentas y en Hilera, cuando se sitúan de forma que sólo mantienen fachadas libres a viario y fondo de terreno, quedando los dos laterales adosados a edificaciones contiguas.

2. Siempre que los usos a los que se destinen no resulten incompatibles entre sí o estén sujetas al mantenimiento de distancias mutuas obligatorias, podrán agruparse las edificaciones que se construyan sobre parcelas colindantes, previo pacto entre propietarios afectados.

3. Cuando existan edificaciones alineadas según los linderos entre las fincas, las nuevas edificaciones podrán adosarse a éstas, respetando las prescripciones reguladas por el derecho civil.

4. Atendiendo al uso a que se destinan, se diferencian las siguientes tipologías básicas para edificaciones en el medio rural:

Uso residencial. No se limita al uso de vivienda familiar, ya que de hecho deberá utilizarse esta tipología obligatoriamente cuando se trate de edificaciones destinadas a usos tales como dotaciones, comercio, reunión y recreo y hotelero y aconsejadas en talleres artesanales.

Destinadas a la instalación de usos incompatibles con el residencial, esto es, las utilizadas para las actividades agrarias o industriales, en general.

Artículo 132.—Edificaciones auxiliares.

1. Se consideran auxiliares de la vivienda agraria las construcciones complementarias para la explotación del suelo, así como las destinadas al aparcamiento de vehículos.

2. Para que una edificación se considere auxiliar de la vivienda, no podrá superar los 50,00 m² de superficie construida, ni estar separada de la edificación principal de la vivienda más de 25,00 metros, ni situarse en una categoría diferente de Suelo No Urbanizable.

Artículo 133.—Construcciones prefabricadas.

1. Las construcciones prefabricadas destinadas a vivienda, edificios auxiliares, casetas o almacenes auxiliares de la vivienda principal, edificaciones con fines de producción, almacenaje o transformación de productos forestales, agrícolas o industriales, casetas de aperos de labranza aisladas y/o invernaderos, deberán cumplir las condiciones indicadas en el acuerdo de CUOTA de fecha 13 de abril de 1994, relativo a los aspectos urbanísticos de las Construcciones Prefabricadas en sus apartados referentes a normativa a cumplir, posibles emplazamientos, así como las condiciones estéticas, de tipología y constructivas.

2. Sus condiciones de autorización corresponderán a las de uso o actividad que sobre las mismas pretenda realizarse y, además, toda edificación prefabricada deberá contar con la previa aprobación del prototipo por el Ayuntamiento y ratificación por la CUOTA.

Sección cuarta. Condiciones estéticas de las edificaciones

Artículo 134.—Criterios generales.

Las construcciones habrán de adaptarse, en lo básico al ambiente en que estuvieran situadas, y en particular:

Las construcciones en lugares inmediatos o que formen parte de un grupo de edificios de carácter artístico, histórico, arqueológico o tradicional, habrán de armonizar con el mismo. Análogamente cuando, sin existir un conjunto de edificios, hubiera algún elemento aislado de importancia o calidad de las anteriormente referidas.

En los lugares de paisaje abierto y natural o en las perspectivas que ofrezcan los conjuntos urbanos de las características antes citadas y en las inmediaciones de carreteras y caminos de trayecto pintoresco, no se permitirá que la situación, masa, altura de los edificios, muros y cierres o la instalación de otros elementos, limite el campo visual de contemplación o rompa la armonía del paisaje desfigurando la propia perspectiva.

Los dos párrafos anteriores exigen para su cumplimiento que toda solicitud de licencia o autorización de edificación se justifique documentalmente y con la posibilidad, por parte de la Administración correspondiente, de demandar la presentación de fotografías o dibujos en perspectiva que recojan los aspectos totales del desarrollo edificatorio previsto en su relación con el entorno.

Artículo 135.—Composición.

1. En aplicación de los principios estéticos referidos en el artículo anterior, las edificaciones en el Suelo No Urbanizable deberán adaptarse al diseño tradicional de la arquitectura popular, armonizando con ésta sin que ello suponga una repetición mimética de sus elementos morfológicos.

2. Quedan expresamente prohibidas las edificaciones para vivienda unifamiliar que imiten la tradicional construcción de hórreos o paneras.

3. Los materiales se utilizarán en su auténtica expresividad, sin enmascaramientos ni falseamientos.

Artículo 136.—Paramentos exteriores.

1. En cualquiera de las tipologías edificatorias anteriormente definidas, los paramentos exteriores deberán tratarse con suficiente nivel de calidad.

2. No se prescribe ningún tipo de material siempre que su empleo esté suficientemente justificado por color y textura dentro del ambiente de la zona. Sin embargo, no se autoriza el empleo de fábricas de ladrillo sin revestir, el aplacado completo de fachadas con elementos vitrocerámicos ni la utilización exclusiva del color blanco.

3. Se recomienda el empleo de revocos o tratamientos superficiales análogos en tonos naturales térreos, preferentemente claros, en acabado mate y sin textura excesivamente lisa, combinados con elementos pétreos de calidad y ejecución tradicional.

4. Las medianerías entre distintas edificaciones, que permanezcan al descubierto, deberán tratarse de igual forma o con materiales que armonicen con las fachadas, prohibiéndose expresamente el empleo de materiales bituminosos, de fibrocemento o de acabado metálico.

5. Las carpinterías serán de madera o de perfil metálico lacado. No se autoriza el empleo del aluminio en su color. La madera, si se emplea en su aspecto natural sin pintar, deberá ser de buena calidad y amplia sección o en caso contrario, deberá pintarse en tonos oscuros o claros, según predominen en la zona, con acabado mate.

6. La pintura de elementos metálicos se realizará en tonos oscuros próximos al color del hierro forjado.

7. Las construcciones auxiliares tendrán el mismo tratamiento en fachadas y cubierta visibles desde el viario o zonas libres públicas que el resto de la edificación principal.

Artículo 137.—Cubiertas.

1. No se autoriza el empleo de cubiertas planas. El encuentro entre los distintos paños se resolverá mediante caballetes horizontales o limas, pero en ningún caso mediante paramentos verticales.

2. En edificaciones tradicionales sometidas u obras de rehabilitación, reforma o ampliación, se empleará como material de cubrición la teja cerámica curva. En edificaciones de nueva planta se autorizará, además, el empleo de tejas curvas o mixtas cuyo material y color presente texturas y tonos similares a los anteriores.

3. Cuando la planta bajo cubierta no se destine al uso de vivienda o no pueda autorizarse la construcción de buhardas, la iluminación y ventilación de la misma podrá resolverse a través de lucernarios practicados sobre el mismo plano inclinado de la cubierta. La cubrición de dichos lucernarios podrá realizarse con materiales traslúcidos o transparentes no coloreados.

4. La disposición de los faldones de la cubierta será tal que las fachadas rematadas en hastial nunca sean las más largas del perímetro, excepto en el caso de que esta fachada coincida con la línea de máxima pendiente del terreno y entre sus dos extremos exista un desnivel igual o superior a una planta completa.

Artículo 138.—Publicidad.

1. La publicidad y decoración de establecimientos comerciales o industriales, deberá respetar criterios de armonía general con el conjunto del edificio y referirse tan sólo a las zonas de la construcción sobre las que se realicen y no al edificio completo, si en él se desarrollan otros usos.

2. La colocación de carteles, soportes y en general vallas publicitarias de las denominadas de publicidad exterior, se ajustarán a las determinaciones de la legislación específica vigente.

3. Asimismo, queda prohibida la publicidad pintada sobre elementos naturales bien sean bordes de carreteras o partes visibles del territorio.

4. Las presentes condiciones para publicidad implican la condición de fuera de ordenación para las instalaciones que no se ajusten actualmente a ellas, imponiéndose la caducidad de sus autorizaciones periódicas y la obligación de retirarlas o desmontarlas.

Artículo 139.—Rehabilitaciones y reformas.

1. Cuando se actúe sobre restos de edificaciones existentes de tipología tradicional y con independencia del uso al que se destinen, se valorará la conservación de los muros de mampostería o sillares de piedra, elementos estructurales o de cerramiento, elementos de carpintería de armar, cubiertas, y similares, integrándolos adecuadamente en el diseño de la nueva edificación, sin que ello suponga renuncia a la ocupación autorizable reconocida en este Plan Territorial Especial.

2. Si la actuación supone la ampliación de un edificio principal, de carácter tradicional, ésta deberá cumplir las condiciones siguientes:

Mantener las líneas de referencia de la composición, aleros, impostas, recercados, ritmos y proporciones de huecos y macizos.

Utilizar los mismos materiales de fachadas o enfoscados que guarden textura y color armónicos con la edificación principal.

La cubierta, si no pudiera resolverse como prolongación de la existente, mantendrá en trazado y pendientes, los criterios del edificio principal, así como el material, que deberá ser igual en tipología y color de aquél.

Los materiales de cierre y seguridad: ventanas, puertas, corredores, galerías y balcones deberán guardar armonía con los de la primitiva edificación.

Artículo 140.—Edificaciones agrarias, ganaderas o industriales.

Las edificaciones agrarias y ganaderas e industriales, que se sitúen en el medio rural, se adecuarán a lo dispuesto en al Decreto 2414/1961, de 30 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas y a la Ley 9/1995, sobre modernización de las explotaciones agrarias, para este tipo de instalaciones, manteniendo los siguientes criterios:

Se situarán preferentemente en puntos no destacados del paisaje, evitándose expresamente las divisorias de pendientes de terrenos.

Se evitarán las alineaciones rectas que produzcan longitudes de fachadas superiores a 30,00 metros, debiendo quebrar las mismas, mediante el fraccionamiento compositivo, de forma que sin perder la unidad de actuación ni impedir la normal utilización o desarrollo de la actividad a la que se destine el edificio, éste refleje una escala de conjunto asimilable a la de la edificación tradicional.

La cubrición de los edificios se realizará mediante el trazado de dos o más faldones inclinados, debiendo emplear los materiales previstos para cubiertas, indicados en el artículo 311: tejas curvas o mixtas, permitiéndose asimismo como material de cubrición la chapa lacada o placas de cobre. Las carpinterías se realizarán en materiales pintados o lacados, evitando el uso de la chapa galvanizada vista.

Los cierres de parcela se ajustarán a las condiciones anteriormente señaladas con carácter general.

A los efectos de aplicación de esta normativa se considera preceptiva la completa ejecución de la edificación para la obtención de licencia municipal de uso.

CAPÍTULO cuarto. CONDICIONES PARTICULARES DE CADA CATEGORÍA DE SUELO NO URBANIZABLE

Sección primera. Suelo no urbanizable de especial protección

Artículo 141.—Normas de Protección de carácter general.

1. Se prohíbe toda actividad que pueda implicar la transformación del destino o naturaleza de este tipo de suelo o lesione los valores específicos que han propiciado su definición, naturales, ecológicos, paisajísticos, culturales o agrarios.

2. La destrucción accidental de los elementos naturales de flora, fauna o aguas, no modificará su consideración de Especial Protección.

Artículo 142.—Usos permitidos.

1. Actividades agropecuarias (Forestal, Ganadero, Agrícola):

Las actividades de agricultura extensiva en todas sus categorías, cuando mantengan sus actuales superficies e intensidades evitando el deterioro de las condiciones ecológicas.

Los cultivos para consumo familiar y pequeña venta.

Las actividades de ganadería extensiva en todas sus categorías, cuando mantengan sus actuales intensidades evitando el deterioro de las condiciones ecológicas.

Las actividades de ganadería para consumo familiar y pequeña venta.

La reforma de edificaciones auxiliares, agrícolas y ganaderas cuando no suponga incremento en el volumen de la edificación y se mantenga o se adapte a la tipología de las condiciones establecidas.

Las actividades forestales relacionadas con la regeneración, conservación y mejora de ecosistemas forestales naturales: plantación de especies autóctonas, labores de poda y selección de brote, labores de limpieza y similares, siempre que no incluyan técnicas prohibidas en virtud de esta normativa. Las plantaciones deberán realizarse mediante ahoyado manual, admitiéndose el desbroce total mecanizado en el caso de especies de alta combustibilidad. Cuando la plantación afecte a superficies superiores a 5 Ha. se requiere, además de la autorización preceptiva de la Consejería de Medio Rural, informe favorable de la Consejería de Medio Ambiente y tramitación de evaluación Preliminar de impacto ambiental.

Las quemas de rastrojos y residuos vegetales cortados y apilados en montones de menos de 1,00 m de altura, cuando se realicen a más de 50,00 metros de las edificaciones o a más de 150,00 metros de masas arboladas o de matorrales densos, en días sin viento, con índice de riesgo de incendio inferior a 5 y previa autorización del organismo competente de la Consejería de Medio Rural.

2. Actividades industriales:

Las actividades mineras, cuando se trate de aprovechamiento de manantiales o aguas termales.

3. Infraestructuras:

Las reparaciones de caminos y pistas forestales cuando se realicen sin modificación del trazado, realización de nuevos desmontes ni ampliación de sus radios de curvatura.

4. Otros usos.

Los usos de recreo extensivo y ocio pasivo, siempre que no impliquen ninguna clase de infraestructura o urbanización ni utilización de vehículos motorizados.

Los usos relacionados con actividades de educación ambiental e investigación.

Los usos pesqueros y cinegéticos.

Artículo 143.—Usos Autorizables.

1. Actividades agropecuarias.

Construcciones de nueva planta de edificaciones agrícolas auxiliares de superficie inferior a 50,00 m² y situadas en la misma parcela que las viviendas u otras edificaciones existentes así como la ampliación de las existentes.

2. Actividades industriales:

Las industrias extractivas catalogadas como actividades mineras sin clasificar, entendidas como las que no requieren uso de explosivos, labores subterráneas o formación de bancos de más de 3,00 metros de altura, cualquiera que sea su destino.

3. Vivienda.

La reforma de vivienda existente, sea agraria o no, cuando no suponga incremento en el volumen de la edificación, manteniendo la tipología constructiva de la misma.

La ampliación de nueva planta de vivienda familiar existente hasta un máximo de 90 metros cuadrados.

Artículo 144.—Usos Incompatibles.

1. Infraestructuras.

La construcción de nuevas vías públicas, siempre que sean declaradas de utilidad pública y no sea posible la realización de un trazado alternativo en categorías de suelo de menor protección.

La construcción de nuevos tendidos por cable, siempre que sean declarados de utilidad pública y no sea posible la realización de un trazado alternativo en categorías de suelo de menor protección.

La construcción de nuevas infraestructuras de agua y saneamiento, siempre que sean declaradas de utilidad pública y no sea posible la realización de un trazado alternativo en categorías de suelo de menor protección.

Artículo 145.—Usos Prohibidos.

1. Actividades agropecuarias.

Las actividades de agricultura intensiva y el resto de usos vinculados a esta actividad.

Las actividades de ganadería intensiva y el resto de usos vinculados a esta actividad.

Las actividades piscícolas.

La reforma de edificaciones auxiliares, agrícolas o ganaderas e instalaciones de estabulación cuando suponga la modificación de la tipología constructiva.

La construcción de nueva planta de edificaciones agrícolas o ganaderas y la ampliación de las mismas.

La construcción de nueva planta de edificaciones auxiliares de superficie superior a 50,00 m² o que no se sitúen en la misma parcela que las edificaciones principales preexistentes y la ampliación en idénticas condiciones.

Las limpiezas de matorral mediante quema en pie.

Las actividades forestales que no vayan encaminadas al mantenimiento de los valores naturales que han propiciado la declaración de este suelo como Especial Protección.

La plantación de especies alóctonas.

Las prácticas silvícolas y técnicas de repoblación incompatibles con el mantenimiento del valor ecológico que ha propiciado la declaración de este suelo como Especial Protección.

2. Actividades industriales.

Cualquier tipo de actividad minera que no haya sido definida como actividad minera sin clasificar o de aprovechamiento de manantiales o aguas termales.

Cualquier otra actividad industrial: industrias vinculadas al medio rural, otras industrias transformadoras, depósitos al aire libre o gran industria.

3. Equipamientos y servicios.

Todas las actividades relacionadas con dotaciones, equipamientos especiales, servicios comerciales, servicios de relación, servicios hoteleros y campamentos de turismo.

4 Infraestructuras.

Los vertederos.

La reparación de caminos carreteros y pistas forestales cuando suponga creación de nuevos desmontes, ampliación de los radios de las curvas o modificaciones de trazado.

La construcción de nuevos caminos o pistas forestales.

Todas las actividades clasificadas como al servicio de las vías públicas.

5. Vivienda familiar.

La construcción de viviendas de nueva planta o la reforma de viviendas existentes cuando suponga una modificación de la tipología constructiva o un aumento de volumen.

6. Otros usos.

Los usos de recreo en cualquiera de sus modalidades y en particular, cuando impliquen utilización de vehículos de motor o requieran de instalaciones o infraestructuras adicionales.

7. Cambios de uso.

Los que deriven de una actividad clasificada como prohibida en este mismo artículo.

Sección segunda. Suelo no urbanizable de interés

Artículo 146.—Normas de Protección de carácter general.

Dado el carácter básicamente productivo de las áreas que constituyen esta clase de suelo, los usos preferentes serán los de mantenimiento y mejora de la capacidad productiva, así como la restauración de las zonas afectadas por las actividades mineras a cielo abierto.

Artículo 147.—Usos Permitidos.

1. Actividades agropecuarias.

Las agrícolas en todas sus modalidades y el resto de usos vinculados a esta actividad, incluida la edificación, con una superficie igual o menor a 500 m².

Las ganaderas en todas sus modalidades y el resto de usos vinculados a esta actividad, incluida la edificación, con una superficie igual o menor a 500 m².

Las quemas de rastrojos y residuos vegetales cortados y apilados en montones de menos de 1,00 metro de altura, cuando se realicen a más de 50,00 metros de las edificaciones o a más de 150,00 metros de masas arboladas o de matorrales densos, en días sin viento, con índice de riesgo de incendio inferior a 5 y previa autorización del organismo competente de la Consejería de Medio Rural.

Las forestales en todas sus modalidades y el resto de usos vinculados a esta actividad, incluida la edificación con una superficie igual o menor de 500 m².

2. Infraestructuras.

Las reparaciones de caminos y pistas forestales.

La nueva construcción de caminos carreteros y pistas forestales. Cuando los proyectos supongan la creación de una red de más de 2,00 kilómetros de longitud se requerirá evaluación preliminar de impacto ambiental.

3. Otros usos.

Las actividades de recreo extensivo y ocio pasivo.

Las actividades de investigación y educación ambiental siempre y cuando no impliquen la construcción de edificación alguna ni movimientos de tierras.

Los usos cinegéticos.

Artículo 148.—Usos Autorizables.

1. Actividades agropecuarias.

Los usos piscícolas para cuya implantación se requerirán además de las condiciones generales detalladas en la normativa una evaluación preliminar de impacto ambiental.

2. Actividades industriales.

Las actividades extractivas clasificadas como Sección A y B, así como las clasificadas en Sección C y D cuando se desarrollen mediante labores subterráneas.

Las extractivas calificadas como actividades mineras sin clasificar.

Las industrias vinculadas al medio rural en sus modalidades de almacenes e industrias de transformación de productos agrarios y talleres artesanales siempre que estén vinculados a la vivienda del titular de la actividad.

3. Infraestructuras.

Las infraestructuras de vías públicas y transporte, tendidos por cable y abastecimiento y saneamiento de agua.

Todas las actividades clasificadas como al servicio de las obras públicas.

4. Vivienda.

Rehabilitación y reforma de viviendas existentes, hasta una superficie construida máxima de 150 m².

Artículo 149.—Usos Incompatibles.

1. Actividades industriales.

Las industrias vinculadas al medio rural en sus modalidades de almacenes e industrias de transformación de productos agrarios y talleres artesanales siempre que no estén vinculados a la vivienda del titular de la actividad.

2. Equipamientos y servicios.

Las dotaciones, servicios comerciales y servicios hoteleros.

Servicios de reunión y recreo.

Equipamientos especiales.

Artículo 150.—Usos prohibidos.

1. Actividades industriales.

Las industrias extractivas de Secciones C y D, excepto cuando pretendan desarrollarse “a cielo abierto”.

Los talleres de automóviles.

Las actividades incluidas en la denominación de otras industrias transformadoras.

Los depósitos al aire libre.

La gran industria.

2. Equipamientos.

Mataderos.

Equipamientos comerciales.

3. Infraestructuras.

Los vertederos.

4. Vivienda familiar.

Vivienda familiar de nueva planta.

5. Cambios de uso.

Los que deriven en una actividad clasificada como prohibida en este artículo.

6. Otros usos.

Los campamentos de turismo.

TÍTULO VII

NORMAS ESPECÍFICAS EN SUELO URBANIZABLE

Artículo 151.—Concepto. Delimitación. Tipos.

El Suelo Urbanizable está constituido por aquellos terrenos que, siendo aptos para desarrollos urbanos, no han sido considerados susceptibles de ser clasificados como suelos urbanos.

En lo relativo al uso del Suelo Urbanizable, los propietarios de Suelo Urbanizable tendrán los derechos y deberes establecidos en la Ley estatal 6/1998, de Régimen de Suelo y Valoraciones y en el TROTU.

Todo el Suelo Urbanizable del PTE se califica como Suelo Urbanizable Sectorizado (SURS).

Artículo 152.—Desarrollo del Suelo Urbanizable Sectorizado.

1. Las características y destino de las diferentes áreas que se delimitan en el presente Plan Territorial Especial como Suelo Urbanizable hacen necesarias diferentes estrategias de desarrollo y gestión para cada una de ellas.

Inicialmente se prevé para cada sector la formulación de un único Plan Parcial para algunas de las áreas. No obstante, cuando así lo que aconsejen las circunstancias de gestión se posibilita la subdivisión en diferentes subsectores de menor extensión que faciliten la ejecución de las previsiones de este plan mediante la redacción de Planes Parciales para cada subsector.

2. Cada uno de los ámbitos o sectores así delimitados podrá subdividirse en subsectores, siempre y cuando cumplan con los siguientes requisitos:

a) Se evitará la aparición de sectores residuales de pequeña superficie, forma irregular, parcelario complejo, dificultad de acceso o cualquier otra circunstancia que pueda impedir o dificultar sustancialmente su futuro desarrollo.

b) Serán susceptibles de permitir la distribución equitativa de beneficios y cargas entre los propietarios en las formas previstas en la legislación vigente.

c) Cada subsector se ordenará a través de un Plan Parcial que se redactará con los requisitos exigidos en la legislación vigente y se gestionará a través de uno o varios polígonos o unidades de actuación mediante los sistemas de actuación legalmente previstos.

d) Cada uno de estos subsectores incluirá o adscribirá, como mínimo, la parte proporcional de los sistemas y las dotaciones locales previstas para el sector.

TÍTULO VIII

NORMAS GENERALES DE URBANIZACIÓN

Artículo 153.—Red viaria.

Toda vía cuya construcción se proyecte, deberá cumplir, salvo justificación razonada en contra, con las siguientes condiciones:

1. El perfil transversal de las vías rodadas, definido por su anchura entre las alineaciones exteriores, tendrá una dimensión mínima de 10 m.

2. Las vías peatonales deberán tener un ancho mínimo de 1,5 m.

3. Las aceras, una a cada lado de la calle, tendrán una anchura mínima de 1,50 m, en caso contrario, y siempre con anchuras inferiores a 9 m, se proyectará un firme continuo, sin bordillo ni escalón separador, para calzada y aceras, separadas por pilotes o elementos similares.

4. Cuando sea inevitable la existencia de fondos de saco, estos tendrán una longitud máxima de 100 m y una glorieta que permita el giro de vehículos sin maniobra.

5. Los estacionamientos laterales a las calzadas tendrán unas dimensiones mínimas de 2,20 x 4,50 m, tanto en batería como en diagonal, en cordón la dimensión mínima será de 2,5 x 5,0 m.

6. La pendiente de las aceras no superará el 12%, y los tramos de escalinata no excederán de 9 peldaños, con dimensión máxima de tabica 17,5 cm y mínima de huella de 30,0 cm, debiendo contar con rampa para minusválidos.

7. Se consideran como viales y espacios libres públicos, a los efectos de la existencia de frente mínimo de parcela y acceso a espacio público, exclusivamente los señalados como tales en los instrumentos de ordenación.

8. Cuando las aceras o el espacio no destinado al paso de vehículos tenga un ancho superior a 2,5 m y los servicios existentes o a instalar no se vean afectados, se preverá la colocación de arbolado, incluso en la zona destinada a estacionamiento, a fin de disciplinar la posición de los vehículos.

9. El mobiliario urbano huirá también en la medida de lo posible de la homogeneidad característica del Suelo Urbano de alta densidad, aportando soluciones adaptadas a cada uno de los ámbitos específicos de desarrollo.

Artículo 154.—Abastecimiento de agua.

1. Los proyectos de urbanización o de obra civil dimensionarán la red de agua teniendo en cuenta la afección de las áreas urbanizadas o urbanizables que puedan incidir sobre el objeto de estudio, a fin de evitar saturaciones.

2. Se indicará la procedencia del agua, justificando, en el caso de no proceder de la red general, la forma de captación, emplazamiento, aforos y análisis. En todos los casos deberá existir la presión necesaria para un normal abastecimiento. La falta de la necesaria presión en la red deberá ser suplida con medio idóneos para que puedan estar debidamente dotadas de este elemento las viviendas más elevadas, a las que se aplicarán las medidas correctoras adecuadas para que su funcionamiento no origine molestias.

3. La dotación disponible de agua potable no será inferior a 250 litros por habitante y día. En zonas industriales el consumo diario mínimo adoptado será de 30 metros cúbicos por hectárea.

4. Todas las conducciones serán subterráneas siguiendo, en lo posible, el trazado de las aceras. La separación de protección entre la red de abastecimiento de agua y otras instalaciones, deberá cumplir, como mínimo, las distancias señaladas en el siguiente cuadro:

Separación media entre generatrices (cm):

Instalaciones

Horizontal

Vertical

Alcantarillado

60

50

Electricidad alta

30

30

Electricidad baja

20

20

En cualquier caso, la red de distribución deberá ir por encima de la red de alcantarillado, con la debida protección de heladas y de cargas de tráfico en los puntos de cruce de calzada.

El diámetro mínimo de la red general de distribución será de 125 mm.

5. Como protección contra incendios, será obligatorio instalar hidrantes en lugares fácilmente accesibles y debidamente señalizados. En áreas industriales un hidrante cada 100 m lineales de fachada o por cada Ha. Urbanizada; en zonas residenciales se preverá un hidrante cada 25 m.

Artículo 155.—Alcantarillado y depuración de aguas residuales.

1. Queda prohibido el uso de fosas sépticas en Suelo Urbano o Urbanizable, siempre y cuando se garanticen las características de los vertidos de acuerdo con la legislación sectorial.

2. El saneamiento se realizará normalmente por el sistema unitario cuando se vierta a colectores de uso público. En las zonas de edificación residencial en que existan arroyo o ríos que puedan servir para la evacuación natural de las aguas de lluvia, se podrá utilizar el sistema separativo puro o admitiendo con las aguas residuales una proporción limitada de las de lluvia, de manera que el resto de éstas vierta directamente a los cauces naturales.

3. También podrá utilizarse el sistema separativo cuando las aguas residuales se conduzcan a instalaciones de depuración completa antes de verterlas a los caudales naturales, a los que, en cambio, desaguarán directamente y por la superficie de terreno las aguas de lluvia.

4. Los proyectos de red estarán sujetos a las normas tecnológicas en vigor y, además, a las siguientes condiciones:

a) Las secciones mínimas de alcantarillado serán de 30 cm. de diámetro, y las velocidades comprendidas entre 0,6 y 3,0 m /seg. cuando los conductores sean circulares, pudiendo aumentarse hasta 5 m/seg. para secciones ovoides o especiales visitables.

b) La pendiente mínima en los ramales iniciales, serán del 1%, y en los demás se determinará de acuerdo con los caudales.

c) En el alcantarillado tubular y ovoide, se dispondrán pozos de visita o registro a distancias no superiores a 50 m y en todos los cambios de alineaciones y rasantes. En el alcantarillado visitable, se dispondrán cada 100-150 m.

d) Todas las conducciones serán subterráneas y seguirán el trazado de la red viaria y de los espacios libres de uso público, preferentemente, bajo las aceras o espacios peatonales, a una profundidad mínima de 1,0 m.

e) En el caso de cruce a la red estatal de carreteras deberá cumplirse lo establecido en las normas de “accesos a carreteras del estado, vías de servicio y construcción de instalaciones de servicio”.

5. Todas las vías generales de tránsito rodado serán dotadas, en el momento de su construcción, de las alcantarillas o colectores correspondientes y de los sistemas imbornales precisos que permitan la adecuada evacuación de las escorrentías superficiales.

6. En el caso de que la evacuación de las aguas residuales industriales se haga directamente a la red de alcantarillado sin depuración previa, se estará a la legislación específica del Principado de Asturias relativa a los vertidos industriales a las redes de saneamiento.

Artículo 156.—Distribución de energía eléctrica.

1. La red de energía eléctrica se clasifica en:

a) Red de transporte, con tensiones entre 300 y 220 kV.

b) Red de reparto, con tensiones entre 132 y 45 kV.

c) Red de distribución, entre 20 y 15 kV.

2. En Suelo Urbano el tendido de los cables deberá ser subterráneo. Excepcionalmente, podrá autorizarse el tendido aéreo, pero tendrá carácter provisional y en precario hasta que el Ayuntamiento estime que deba pasar a subterráneo, sin que en ningún caso, sean a cargo de éste las obras.

En Suelo Urbanizable se podrá autorizar el tendido aéreo en tanto no sea aprobado el Plan Parcial correspondiente, a partir de este momento deberá variarse el trazado aéreo o transformarse a subterráneo, siendo necesario para que sea exigible la transformación a subterráneo que los terrenos estén en curso de urbanización, tengan cotas de urbanización establecidas en el proyecto de urbanización y se hayan cumplido las formalidades del artículo 29 del Decreto 2619/1966.

3. Las subestaciones de transformación, teniendo en cuenta que su ubicación viene obligada por razones técnicas, deberán estar aisladas, en todo su perímetro, de los edificios colindantes, de tal manera que la separación entre cimientos y muros sea, como mínimo, de 3 m, además adoptarán cuantas medidas correctoras sean necesarias contra ruidos, vibraciones, ventilación, seguridad, etc. a fin de hacer la instalación tolerable para los vecinos.

Artículo 157.—Alumbrado público.

1. Las vías públicas deberán tener los niveles lumínicos que se indican a continuación. Dichos niveles se consideran en servicio, por lo que, a la puesta en marcha, se exigirá un nivel lumínico superior en un 30% al señalado en cada caso.

Nivel mínimo de iluminación en zonas peatonales: 8 lux.

Nivel mínimo de iluminación en zonas de tráfico rodado: 15 lux.

Nivel mínimo de iluminación en travesías: 30 lux.

2. En las vías rodadas se admitirán luminarias de tipo hermético, con refractor de vidrio prismatizado, lámpara de vapor de mercurio, o de sólido de alta presión, y lámpara de vapor de mercurio de color corregido, o sistemas análogos, justificando en la solución adoptada el consumo de energía mínimo.

3. En los recorridos peatonales, se admitirá cualquier tipo de luminarias de tipo hermético, bien sea sobre báculo, fuste y otros de tipo ambiental que armonice con el carácter de la urbanización.

4. En el Suelo Urbano, y particularmente en las zonas de protección de edificios, se implantarán modelos de báculos, fustes y farolas acordes con el carácter urbano y tradicional de dichas áreas. Todos los equipos a emplear deberán estar normalizados. Los fustes o soportes deberán estar protegidos de la corrosión y dispondrán de toma de tierra si son conductores. Las luminarias deberán ser cerradas, con cierre de tipo hermético, y sistemas ópticos de larga vida media y reducida depreciación. La situación de los centros de mando será tal que ocupen un lugar secundario en la escena visual urbana y no ocasionen inconvenientes al ciudadano, ni para transitar, ni por la producción de ruidos molestos.

5. Las redes de distribución serán subterráneas, salvo excepciones muy justificadas por las características de la urbanización y condiciones geométricas de las vías.

6. La instalación de alumbrado se ajustará a las reglamentaciones electrotécnicas vigentes y a las normas que apruebe el Ayuntamiento. Del mismo modo, todos sus elementos, tales como báculos, luminarias, conductores, etc. deberán ser de modelos y calidades previamente aprobados y homologados por el Ayuntamiento.

Artículo 158.—Jardinería y mobiliario urbano.

1. El tratamiento de los espacios libres dependerá de su carácter público o privado y de su función, siendo, en todo caso, obligatoria la plantación de arbolado, de las especies y porte adecuado, y el ajardinamiento a lo largo de las vías de tránsito, en los estacionamientos de vehículos, en la calle, isletas y plazas de peatones comprendidos dentro de los terrenos objeto de la urbanización, así como en los espacios libres interiores y exteriores de carácter público o privado que se definen para el Suelo Urbano.

2. El proyecto deberá prever la ubicación, en los espacios libres, de mobiliario urbano estandarizado, buzones de correo, cabinas de teléfono, etc. y de los usos que se puedan permitir en esos espacios áreas de juego y recreo de niños, espectáculos al aire libre, bares, pequeños puestos de venta de flores, periódicos, etc. asimismo, se deberán definir los elementos de mobiliario urbano que se instalen cerramientos, papeleras, bancos, y de los elementos singulares que se proponen, monumentos, esculturas, fuentes, y del tratamiento de las superficies del terreno, pavimentaciones de itinerarios peatonales, escalinatas, muros de contención, etc. Los elementos de mobiliario urbano no estandarizados, singulares, que se propongan y el tratamiento del terreno, deberán ser previamente aprobados por el Ayuntamiento para las zonas verdes de uso público.

Artículo 159.—Servicios preexistentes.

En aquellos terrenos e instalaciones en los que ya estén implantados servicios, y cuando los mismos reúnan las características adecuadas para servir a la edificación que se haya de construir y en particular cuando tengan la capacidad necesaria para soportar una utilización intensa del suelo, dichos servicios podrán mantenerse con sus características no siendo necesario adaptarse a las normas de urbanización establecidas en el presente título.

NORMATIVA

TÍTULO I

FINALIDAD Y CONTENIDO

CAPÍTULO Primero. CUESTIONES GENERALES

Artículo 1.—Conveniencia y oportunidad.

El presente trabajo establece una forma de tutela de determinados bienes o elementos que por su peculiaridad, sus valores y condiciones deben ser conservados y ordenados.

Destacan estas edificaciones por ser representativas de una actividad como la minería de la hulla, intrínsecamente relacionada con la historia económica y social asturiana. Pero aun más, estos elementos también tienen por sí mismos una serie de valores diferenciados del resto de la arquitectura regional que también está en la base de su consideración como patrimonio de nuestra sociedad y por tanto, objeto de este Catálogo Urbanístico.

Artículo 2.—Objetivos.

Las actuaciones previstas en el Plan Territorial Especial y en este Catálogo Urbanístico con respecto al patrimonio heredado de la industria minera se orientan hacia la consecución de los siguientes objetivos:

Protección y ordenación de los edificios y elementos de mayor relevancia para la comprensión de una actividad fundamental para una historia económica y social de Asturias. Asimismo, y por todo lo anterior, el valor cultural de este patrimonio se convierte en uno de los principales valores distintivos de las cuencas centrales asturianas. Igualmente, la inclusión en el Catálogo mediante la aplicación de unos criterios homogéneos de selección garantiza su salvaguarda evitando su ruina y mejorando sus condiciones estructurales y funcionales.

Defensa de los valores de mayor significación histórica- industrial conservando la personalidad que el patrimonio industrial confiere a las cuencas pero actuando en su integración a través de la mejora de la calidad ambiental urbana. Paralelamente esto favorecerá indudablemente la protección del patrimonio industrial y en especial de aquellos bienes incluidos en la Disposición Transitoria 3.ª, apartado 2, letras f) y l) de la Ley 1/2001, de 6 de marzo, de Patrimonio Cultural del Principado de Asturias.

Fomento del aprecio ciudadano por la propia historia industrial minera de Asturias y su patrimonio mediante su reutilización en beneficio de la mejora equipamental de las cuencas, frente a la reduccionista consideración de los restos de la industria como envoltorios fósiles de organismos sociales extintos.

Por todo ello, se puede resumir diciendo que la esencia de este Catálogo se concreta en los siguientes objetivos:

Proteger: Detectar y estimar el valor del patrimonio de Hunosa que albergan los diferentes espacios a consideración situados en la Cuenca Hullera Central, con vista a su protección y ordenación.

Ordenar: Contribuir a la correcta integración de la ordenación urbanística del territorio de las Comarcas Mineras Asturianas.

Artículo 3.—Formas de instrumentación.

La satisfacción de los objetivos descritos se pretende obtener mediante la aplicación de líneas de actuación que, a su vez, se desarrollan mediante los siguientes tipos de instrumentos:

a) Normas generales que regulan el mantenimiento del patrimonio heredado.

b) Normas de protección de los valores culturales del patrimonio.

c) Ayudas económicas a la conservación y rehabilitación.

TÍTULO II

LOS CATÁLOGOS

CAPÍTULO Primero. MEDIDAS DE PROTECCIÓN

Artículo 4.—Alcance.

Con el fin de proteger y ordenar el patrimonio industrial minero heredado de los activos de Hulleras del Norte S.A., (Hunosa) constituido por un carácter económico, social y cultural, se plantean las necesarias medidas a través de su inclusión en el Catálogo, conforme a lo dispuesto en el artículo 72 del texto refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de Ordenación del Territorio y Urbanismo del Principado de Asturias, aprobado por el Decreto Legislativo 1/2004, de 22 de abril.

Para todo lo que no esté regulado en el presente Catálogo se atenderá a la legislación urbanística – patrimonial vigente en cada momento en el Principado de Asturias.

CAPITULO Segundo. EL CATÁLOGO

Artículo 5.—Ámbito de aplicación.

En los terrenos de Hunosa se encuentra una parte significativa del Patrimonio Cultural Industrial de las cuencas mineras de Asturias. Pero indudablemente, y en tanto que Asturias concentra la mayor parte de la minería de la hulla en España, el patrimonio industrial que contiene este Catálogo es, por tanto, el principal patrimonio industrial minero de España.

El art. 76.1 de la Ley del Principado de Asturias 1/2001, de 6 de marzo, de Patrimonio Cultural (LPCAS), lo define “Integran el Patrimonio Histórico-Industrial de Asturias los bienes muebles e inmuebles que constituyen testimonios significativos de la evolución de las actividades técnicas y productivas con una finalidad de explotación industrial y de su influencia sobre el territorio y la sociedad asturiana. En especial, de las derivadas de la extracción y explotación de los recursos naturales, de la metalurgia y siderurgia, de la transformación de productos agrícolas, la producción de energía, el laboreo del tabaco, y la industria química, de armamento, naviera, conservera o de la construcción”.

La normativa que se expone a continuación se refiere al área supramunicipal considerada.

Artículo 6.—Fuentes documentales.

Las fuentes documentales son a las que se ha hecho referencia en la memoria del presente Catálogo por lo que remitimos a los referentes del punto 0.1 de la Introducción.

Artículo 7.—Contenido del catalogo.

Los Catálogos urbanísticos contendrán los siguientes documentos:

a) Memoria descriptiva y justificativa de los criterios de catalogación seguidos y del proceso de obtención de información para elaborarlo, así como de la adecuación a las prescripciones contenidas en la normativa urbanística y sectorial aplicable.

b) Planos de información y situación del electo catalogado, con identificación de la parcela en que se sitúa y, en su caso, con delimitación de su entorno de protección.

c) Ficha de cada elemento catalogado con identificación de su nivel de protección, datos identificatIvos, fotografías, descripción de sus características constructivas, estado de conservación y prescripciones para mejorarlo, uso actual y uso, en su caso, propuesto.

d) Normas urbanísticas, diferenciadas para cada grado de protección, con expresión escrita y gráfica del resultado pretendido. Dentro de cada grado, la normativa tenderá a individualizar cada inmueble, especialmente en los dotados con protección integral.

TÍTULO III

LOS NIVELES DE PROTECCIÓN

Para el caso de que pudieran incoarse declaraciones de Bienes de Interés Cultural sobre cualquiera de los bienes integrantes de este Catálogo, por entenderse que debido a su relevancia y valor singular hubieran de tener tal consideración, ésta declaración se realizará mediante Decreto del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias; en todo lo concerniente a estos bienes desde su declaración se regirán por lo dispuesto en la Ley 1/2001de Patrimonio Cultural del Principado de Asturias.

Artículo 8.—Clases.

Conforme a lo establecido en el artículo 72.1 del texto refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de Ordenación del Territorio y Urbanismo del Principado de Asturias, aprobado por el Decreto Legislativo 1/2004, de 22 de abril, se diferencian tres niveles de protección de acuerdo con las peculiaridades de cada edificación inventariada y el contexto en que se encuentra, estos niveles son:

Integral.

Parcial.

Ambiental.

Para cada nivel se fijan las condiciones de actuación sobre el edificio o elemento catalogado en cuestión diferenciándolas en los siguientes apartados:

Arquitectónicas.

Urbanísticas.

De uso.

De tramitación.

CAPÍTULO Primero. PROTECCIÓN INTEGRAL

Artículo 9.—Definición.

Corresponde a bienes que deban ser conservados íntegros, por ser portadores de interés en grado singular, preservando sus características originarias; De igual modo se incluyen en esta categoría, edificaciones que ofrecen un testimonio reseñable del conjunto industrial minero de Asturias.

La inclusión de un bien en esta categoría de protección lleva consigo la aplicación de las normas de la Ley 1/2001 que se refieren con carácter general a los bienes integrantes del Patrimonio Cultural de Asturias, así lo dispone el artículo 27 de dicha Ley.

Artículo 10.—Condiciones arquitectónicas.

Todas las actuaciones estarán dirigidas básicamente al mantenimiento de los valores existentes a través de una política de conservación que asegure el respeto de los valores de la autenticidad histórico- industrial de la minería Asturiana.

Se permitirán las actividades de restauración realizadas de acuerdo con la vigente legislación relativa al patrimonio histórico-industrial.

Se permitirán las actuaciones de consolidación y refuerzo cuando las condiciones de estabilidad de los bienes o de cualesquiera de sus partes lo requieran, así como las dirigidas a la supresión de elementos extraños que alteren claramente el valor de la obra principal y las necesarias para la adecuación y acondicionamiento a los nuevos usos a desarrollar en este tipo de bienes.

Se procurará el mantenimiento, en cada edificio o espacio que tenga este tipo de protección, de los bienes muebles, que les son propios por razones histórico-industriales de carácter general o porque su calidad material o diseño son adecuados a los espacios que los contienen, debiendo suprimirse los que no respondan a las anteriores condiciones y supongan una degradación apreciable de la calidad general.

A los efectos anteriores se considerarán como partes constituyentes del valor de cada edificación, sus fachadas, elementos ornamentales y fábricas, maquinaria, y aquellas soluciones constructivas o espaciales que aunque no correspondan a las partes consideradas generalmente como representativas, constituyen soluciones del mismo contexto industrial que éstas, entre las que se cuentan y cabe destacar por el especial mal trato que han sufrido, las estructuras de las cubiertas, los muros de acompañamiento, y los espacios que las circundan, con los elementos vegetales o de otro tipo que contengan.

Las condiciones generales por las que se regirán las actuaciones sobre todos aquellos elementos incluidos en esta protección son las siguientes:

1. Se permitirán obras de redistribución del espacio interior sin alterar las características estructurales exteriores del edificio o construcción.

2. Se fomentarán aquellas actuaciones que, mejorando las condiciones de utilización, habitabilidad y “confort”, se dirijan también al logro de la mejor conservación de los bienes industriales por la inclusión de nuevos usos.

3. Se autorizarán obras de instalación de aparatos elevadores siempre que sea necesario para la implantación del uso proyectado y, siempre que las obras de adaptación no supongan alteraciones de partes fundamentales de los edificios y que los locales de maquinaria queden englobados en el interior.

4. Se autorizarán obras de instalaciones de saneamiento y de calefacción que se adapten al máximo al edificio, pudiendo instalarse las chimeneas de humos y de ventilación que sean necesarias, con remates sobre la cubierta de diseño y material adecuados a la solución arquitectónica existente.

5. Se podrá autorizar la aplicación de pinturas y otros productos, el cambio de la tabiquería de distribución, con aprovechamiento de la carpintería original, si es posible y restauración adecuada de los pavimentos, si tuvieran interés.

6. Podrán autorizarse obras de renovación de pavimentos y revestimientos con materiales no agresivos.

7. En las fachadas y cubiertas de los edificios industriales a proteger, las obras se limitarán a operaciones de conservación ordinaria y si por su estado fuera necesario realizar reparaciones o reposiciones de revestimiento y de pintura, se realizarán éstas con materiales no agresivos, acordes siempre con los que existan en el espacio correspondiente.

8. Se permitirá la reestructuración de las techumbres y paramentos con materiales análogos y no agresivos con el bien catalogado.

9. Se permitirán obras de reposición de elementos estructurales resistentes cuando lo justifique su mal estado de conservación o cuando sean elementos ajenos a la construcción primitiva. En ambos casos se sustituirán de forma coherente con las soluciones de esta última.

10. Se podrá permitir la apertura de huecos de paso, de luz o de ventilación siempre que se mejoren apreciablemente las condiciones de habitabilidad y que se mantenga claro el sentido funcional estructural evitando perder las características propias de este tipo de construcciones industriales.

11. Las aperturas en planta baja, así como todo tipo de marquesinas, rótulos u otros añadidos que hayan enmascarado, o destruido, la organización primitiva, deben restituirse en las nuevas actuaciones la composición primitiva.

12. En circunstancias debidamente justificadas se podrá vaciar el interior del edificio, pero siempre dentro de y subsidiariamente a un riguroso cumplimiento de todos y cada uno de los apartados anteriores.

13. En los castilletes, polvorines y casas de máquinas se permite a la iluminación y limpieza; para el caso de las bocaminas, además se accede a la eliminación de las humedades y canalización de las aguas superficiales. Igualmente se señala la idoneidad de la instalación de paneles informativos que contextualicen adecuadamente los diferentes elementos.

Artículo 11.—Condiciones de uso.

Sólo se admitirán las intervenciones y usos que no supongan menoscabo de sus valores y que persigan su mantenimiento o refuerzo, procurándose el mantenimiento de aquellos que no hayan supuesto roturas especiales en la coherencia del texto arquitectónico general y no supongan degradaciones materiales por su utilización.

Artículo 12.—Condiciones urbanísticas.

No son de aplicación a esta categoría de edificaciones industriales las condiciones de edificabilidad, alineaciones exteriores o interiores y alturas, prescritas en el Plan Territorial Especial.

Artículo 13.—Tramitación.

Las solicitudes de licencia de obras de conservación, restauración y consolidación, cuando afecten al conjunto del edificio, incluirán, documentación detallada sobre los siguientes extremos:

Memoria justificativa de la oportunidad y conveniencia de la obra a realizar, incluyendo sus efectos sobre los actuales y futuros usos de las edificaciones industriales.

Proyecto Básico que muestre con claridad las obras de todo tipo a realizar.

Descripción documental de todos aquellos elementos que ayudan a ofrecer un mejor marco de referencia para el conocimiento de las circunstancias en que el edificio se construyó, tales como organismo o tipo de propiedad que promovió su construcción, arquitectos o arquitecto autores del proyecto, uso inicial al que fue destinado, edificaciones colindantes, Ordenanzas, Plan o directrices a las que respondió su edificación, etc.

Levantamiento a escala no inferior a 1/100 del edificio en su situación actual, y a escalas adecuadas para ampliación de detalles.

Descripción fotográfica del edificio en su conjunto y de los elementos característicos cuanto menos en fotografías 18 x 24, con montaje indicativo del resultado final de la operación.

Artículo 14.—Expropiación.

En caso de inutilización o abandono de los bienes catalogado en este nivel, queda legitimada su expropiación en los términos previstos en el texto refundido de las disposiciones vigentes en materia de ordenación del territorio y urbanismo del Principado de Asturias.

CAPÍTULO Segundo. PROTECCIÓN PARCIAL

Artículo 15.—Definición.

Comprende todos aquellos bienes industriales que deban ser conservados en parte, preservando lo que sea definitorio de su estructura arquitectónica o espacial y que además tenga valor intrínseco, dígase las alturas, forjados, escaleras principales, fachadas y demás elementos propios.

Artículo 16.—Condiciones arquitectónicas.

Podrán ser objeto de autorización por la Administración urbanística actuante:

1. Todas aquellas obras que mantengan los elementos definitorios de la estructura arquitectónica o espacial.

2. La eliminación de elementos que sean de escaso valor para el conjunto y su conservación comporte problemas de cualquier índole.

3. La eliminación de tabicados y cualquier otro elemento que distorsione la estructura primitiva del bien catalogado.

Artículo 17.—Condiciones de uso.

Es atribuible lo especificado para los edificios de protección integral. (Todos los del PTE).

Artículo 18.—Condiciones urbanísticas.

Como en los casos de los niveles de integral las especificaciones respecto a edificabilidad, alturas y alineaciones interiores y exteriores no son de aplicación para las edificaciones existentes que se conservan. En caso de reestructuración interior, adiciones de planta o realzado en altura, se estará a lo señalado por el Plan Territorial Especial, a excepción de la alineación exterior que se mantiene. Si se produjese la desaparición del edificio original todas las determinaciones del planeamiento serían vinculantes.

Artículo 19.—Tramitación.

Las solicitudes de licencia de obra de conservación, restauración, consolidación y rehabilitación que afecten al conjunto del edificio incluirán documentación detallada sobre los siguientes extremos:

Memoria justificativa de la oportunidad y conveniencia de la obra a realizar, incluyendo sus efectos sobre los actuales y futuros usos de las edificaciones industriales.

Proyecto Básico que muestre con claridad las obras de todo tipo a realizar.

Levantamiento a escala no inferior a 1/100 del edificio en su situación actual.

Descripción documental de todos aquellos elementos que ayudan a ofrecer un mejor marco de referencia para el conocimiento de las circunstancias en que el edificio se construyó, tales como organismo o tipo de propiedad que promovió su construcción, arquitectos o arquitecto autores del proyecto, uso inicial al que fue destinado, edificaciones colindantes, Ordenanzas, Plan o directrices a las que respondió su edificación, etc.

Levantamiento a escala no inferior a 1/100 del edificio en su situación actual, y a escalas adecuadas para ampliación de detalles.

Descripción fotográfica del edificio en su conjunto y de los elementos característicos cuanto menos en fotografías 18 x 24, con montaje indicativo del resultado final de la operación.

CAPÍTULO Tercero. PROTECCIÓN AMBIENTAL

Artículo 20.—Definición.

Está integrado por aquellos bienes que, aun sin presentar en si mismo un valor intrínseco, contribuyen a definir un ambiente de interés por su belleza, tipismo o carácter tradicional.

Artículo 21.—Condiciones arquitectónicas.

Podrá ser objeto de autorización por la Administración urbanística la demolición de las partes de las edificaciones no visibles desde la vía pública, preservando y restaurando sus elementos propios, así como la reforma de fachada de la edificación y elementos visibles desde la vía pública.

Los edificios de nueva construcción mantendrán un sistema compositivo congruente con el de los dominantes en ámbito donde se hallen enclavados, especialmente cuando en dicho ámbito predominan los edificios catalogados.

Artículo 22.—Condiciones de uso.

En el caso de vaciado interior con reestructuración, o de obra nueva, los usos permitidos serán los señalados en los usos del Plan Territorial Especial.

En los casos de conservación o rehabilitación se permitirán también el mantenimiento de los usos actuales con las salvedades establecidas para los otros niveles de protección.

Artículo 23.—Condiciones urbanísticas.

En los casos de rehabilitación o de reestructuración se estará a lo señalado para estos supuestos en la categoría de protección parcial.

En los casos de sustitución por obra nueva se respetarán en todos las condiciones urbanísticas, señaladas en el Plan Territorial Especial.

Artículo 24.—Tramitación.

Las solicitudes de licencia de obra de conservación, restauración, consolidación y rehabilitación que afecten al conjunto del edificio incluirán documentación detallada sobre los siguientes extremos:

Memoria justificativa de la oportunidad y conveniencia de la obra a realizar, incluyendo sus efectos sobre los actuales y futuros usos de las edificaciones industriales.

Proyecto Básico que muestre con claridad las obras de todo tipo a realizar.

Levantamiento a escala no inferior a 1/100 del edificio en su situación actual.

Descripción documental de todos aquellos elementos que ayudan a ofrecer un mejor marco de referencia para el conocimiento de las circunstancias en que el edificio se construyó, tales como organismo o tipo de propiedad que promovió su construcción, arquitectos o arquitecto autores del proyecto, uso inicial al que fue destinado, edificaciones colindantes, Ordenanzas, Plan o directrices a las que respondió su edificación, etc.

Levantamiento a escala no inferior a 1/100 del edificio en su situación actual, y a escalas adecuadas para ampliación de detalles.

Descripción fotográfica del edificio en su conjunto y de los elementos característicos cuanto menos en fotografías 18 x 24, con montaje indicativo del resultado final de la operación.

TÍTULO IV

RUINA

Artículo 25.—Declaración de ruina.

a) Respecto a los bienes inmuebles integrantes del presente Catálogo, protegidos singularmente o formando conjunto, únicamente procederá la declaración legal de ruina en alguno de los siguientes supuestos:

Situación de ruina física irrecuperable: produciéndose un agotamiento generalizado de sus elementos estructurales o fundamentales con peligro cierto y constatado de derrumbe.

Coste de la reparación de los citados daños superior al cincuenta por ciento del valor actual de reposición del inmueble, excluido el valor del terreno. La valoración de reposición descrita no se verá afectada por coeficiente alguno de depreciación por edad. En su caso, se aplicarán los coeficientes de valoración que se consideren justificados en razón de la existencia del interés que dio lugar a su declaración como Bien de Interés Cultural o a su inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias.

Va = Vr x Ce x Cu x Cs

Va: valor actual de la edificación

Vr: valor de reposición

Ce: Coeficiente de depreciación por edad. Se adopta Ce: 1

Cu: coeficiente de depreciación por uso que se calcula teniendo en cuenta: Cu= 1-075 (Pc/Vr), siendo Pc el coste total de las obras de conservación de edificio que lo restituye a su estado inicial, obtenido añadiendo al presupuesto total de las obras de reposición el de las obras de conservación incluidas las de ornato.

Cs: Coeficiente de apreciación por concurrencia de valores singulares que incrementen el atractivo de la edificación. Dicho coeficiente se establece según los diferentes niveles de protección en los siguientes porcentajes:

Bien de Interés Cultural= 1,5

Protección Integral Cs= 1,3

Protección Parcial Cs= 1,2

Protección Ambiental Cs=1,1

Las obras que se hayan de llevar a cabo han de ser única y exclusivamente las necesarias, no debiendo tenerse en cuenta todas aquellas que persigan conseguir un edificio de mayor comodidad u ornato al que se tenía en un primer momento.

La declaración de ruina en un edificio catalogado implicaría necesariamente, la búsqueda de soluciones arquitectónicas para conservar el inmueble que se encuentra en un estado deficiente de conservación y evitar en la medida de lo posible su demolición.

b) La incoación por los Ayuntamientos de expediente de declaración de ruina se notificará a la Consejería de Educación y Cultura, que emitirá informe al respecto.

c) La declaración legal de ruina no será incompatible con el deber de conservación cultural, salvo que el bien se encuentre en situación irrecuperable a estos efectos. Si la declaración de ruina es consecuencia del incumplimiento del deber de conservación, la ruina declarada no pondrá término en ningún caso a la exigencia del deber de conservación a cargo de su propietario.

En los solares que como consecuencia de obras ilegales, o por incumplimiento del deber de conservación, se haya producido la destrucción de un inmueble declarado de Interés Cultural, incluido en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, o incluido con nivel de protección integral en el Catálogo, se deberá proceder a su reconstrucción, necesitando para ello, informe favorable de la Consejería de Educación y Cultura.

d) La incoación de un expediente de declaración de ruina o la denuncia de su situación de ruina inminente podrán dar lugar a la iniciación del procedimiento de expropiación forzosa del mismo; la declaración de ruina inminente puede producirse sin necesidad de dar trámite de audiencia a los propietarios e inquilinos, al prevalecer las razones de seguridad de personas y cosas frente a la trascendente audiencia de los interesados.

e) La declaración legal de ruina no resultará incompatible con la rehabilitación urbanística.

RELACIÓN DE ELEMENTOS CATALOGADOS.

CUENCA NALÓN

01. POZO LIERES.

01.01. Bocamina.

01.02. Chimenea.

01.03. Castillete pozo 1.

01.04. Casa de máquinas pozo 1.

01.05. Antigua casa de máquinas del pozo 2.

01.06. Castillete pozo 2.

01.07. Ventilador “Aerex”.

01.08. Antigua central eléctrica.

01.09. Polvorín.

02. POZO MOSQUITERA 1.

02.01. Bocamina.

02.02. Torre de extracción.

02.03. Taller mecánico.

03. POZO PUMARABULE.

03.01. Chimenea.

03.02. Castillete 1.

03.03. Casa de máquinas 1.

04. POZO MOSQUITERA 2.

04.01. Castillete.

04.02. Casa de máquinas.

04.03. Casa de aseos/Oficinas.

05. POZO SAMUÑO.

05.01. Bocamina.

05.02. Socavón.

05.03. Casa de máquinas.

05.04. Castillete.

05.05. Casa de aseo.

05.06. Taller eléctrico.

06. POZO SAN LUIS.

06.01. Bocamina.

06.02. Castillete.

06.03. Casa de máquinas.

06.04. Casa de aseo.

06.05. Lampistería.

* Los pozos que se han eliminado de la relación no tienen ficha en el Catálogo. No obstante, se mantiene la numeración general con el fin de que coincida con la de la Normativa Urbanística.

09. POZO CANDÍN 1.

09.01. Torre de extracción.

10. POZO CANDÍN 2.

10.01. Castillete/Sala de embarque.

10.02. Casa de máquinas.

10.03. Oficinas.

11. POZO M.ª LUISA.

11.01. Castillete/Sala de embarque.

11.02. Oficinas/Talleres.

12. LAVADERO MODESTA.

12.01. Bocamina.

12.02. Castillete.

12.03. Antigua sala del ventilador.

12.04. Aseos/Laboratorio/Almacenes.

13. POZO CEREZAL.

13.01. Bocamina.

13.02. Castillete/Sala de embarque.

13.03. Casa de máquinas.

13.04. Antigua casa de máquinas.

14. POZO SOTÓN.

14.01. Castilletes/Reter.

14.02. Casa de máquinas/Oficinas sindicales.

15. POZO CARRIO/BARREDOS.

15.01. Bocamina.

15.02. Castillete.

15.03. Puente 1.

15.04. Puente 2.

CUENCA CAUDAL

16. POZO TRES AMIGOS.

16.01. Castillete.

16.02. Casa de máquinas.

16.03. Polvorín.

17. POZO LLAMAS.

17.01. Castillete.

18. POZO SAN JOSÉ.

18.01. Castillete/Sala de embarque.

18.02. Casa de máquinas.

18.03. Cobertizos de bicicletas y motocicletas.

19. POZO FIGAREDO.

19.01. Bocamina.

19.02. Bocamina.

19.03. Castillete San Inocencio.

19.04. Sala de máquinas San Inocencio.

19.05. Torre de extracción San Vicente.

19.06. Chimenea.

20. POZO POLIO.

20.01. Castilletes/Salas de embarque.

20.02. Sala de máquinas/Transformador.

20.03. Oficinas/Vestuarios/Lampistería.

20.04. Tolvas.

20.05. Compresores.

20.06. Sala del ventilador.

21. INSTALACIONES REICASTRO.

21.01. Apartadero.

23. POZO SAN NICOLÁS.

23.01. Bocamina.

23.02. Bocamina.

23.03. Castillete.

23.04. Casa de máquinas 1.

23.05. Casa de máquinas 2.

23.06. Comedor/Carpintería/Forja.

24. POZO SANTA BÁRBARA.

24.01. Castillete pozo principal.

24.02. Castillete pozo auxiliar.

24.03. Casa de máquinas pozo principal.

24.04. Casa de máquinas pozo auxiliar.

24.05. Subestación eléctrica/Compresores.

24.06. Ventilador.

26. POZO MONTSACRO.

26.01. Bocamina.

26.02. Mina escuela.

26.03. Castillete.

26.04. Casa de máquinas.

26.05. Ventilador.

26.06. Polvorín.

26.07. Tolvas.

27. POZO SAN ANTONIO.

27.01. Castillete.

27.02. Casa de máquinas.

28. POZO SANTIAGO/SAN JORGE.

28.01. Bocamina.

28.02. Ventilador San Jorge.

28.03. Castillete San Jorge.

28.04. Casa de máquinas San Jorge.

28.05. Oficinas.

28.06. Torre de extracción Santiago.

29. POZO SAN FRECHOSO.

29.01. Castillete.

29.02. Casa de máquinas.

TERRENOS SINGULARES.

39. SAN FERNANDO.

39.01. Socavón.

39.02. Mina.

39.03. Bocamina.

39.04. Castillete.

39.05. Casa de máquinas.

Disposición anterior | Disposición siguiente

Información sobre el documento

© Copyright 2006. Gobierno del Principado de Asturias