Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Asturias, mucho más cerca

banda de sede
 

Estás en

Asturias.es Sede Electrónica BOPA y Legislación Resultados Buscador BOPA

Consulta de una disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente


Boletín Nº 161 del jueves 12 de julio de 2018

OTRAS DISPOSICIONES

CONSEJERÍA DE EMPLEO, INDUSTRIA Y TURISMO

Resolución de 26 de junio de 2018, de la Consejería de Empleo, Industria y Turismo, por la que se dispone la inscripción en el Registro de convenios y acuerdos colectivos de la Dirección General de Trabajo del contenido del laudo arbitral emitido en el procedimiento de arbitraje tramitado en el Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos a solicitud del sindicato CC.OO. Comisiones Obreras de Asturias.

Visto el texto del laudo dictado por D. Ignacio González del Rey Rodríguez como árbitro designado por las partes en el marco del Sistema de Solución Extrajudicial de Conflictos Laborales del Principado de Asturias, de fecha 23 de mayo de 2018, en el procedimiento de arbitraje tramitado en el Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos expediente EX/C/0014/18, en relación a si los movimientos de grúa están o no incluidos total o parcialmente en las horas estándar planificadas que se tienen en cuenta para abonar la prima de producción que viene recogida en el Convenio Colectivo de la empresa Thyssekrupp Airport Systems S.A.; laudo que es de carácter vinculante, de obligado cumplimiento, con eficacia de convenio colectivo y que asimismo se entiende equiparado a las sentencias firmes a efectos de ejecución judicial; y de conformidad con lo dispuesto en los artículos 83.3, 90 y 91 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores aprobado por el Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre; en el artículo 156.2 de la Ley 36/2011, de 10 de octubre, reguladora de la jurisdicción social; en el Real Decreto 713/2010, de 28 de mayo, sobre registro y depósito de convenios y acuerdos colectivos de trabajo, y en el artículo 21.4 del Reglamento de Funcionamiento del Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos, publicado en el BOPA de 13 de junio de 2005, y en uso de las facultades conferidas por Resolución de 11 de abril de 2018, por la que se delegan competencias del titular de la Consejería de Empleo, Industria y Turismo en el titular de la Dirección General de Trabajo, por la presente,

RESUELVO

Ordenar su inscripción en el Registro de convenios y acuerdos colectivos de trabajo del Principado de Asturias, con funcionamiento a través de medios electrónicos, dependiente de la Dirección General de Trabajo, así como su depósito.

Oviedo, 26 de junio de 2018.—El Consejero de Empleo, Industria y Turismo.—P.D. (autorizada en Resolución de 11-4-2018, publicada en el BOPA núm. 87, de 16-IV-2018), el Director General de Trabajo.—Cód. 2018-06878.

En Gijón, a 22 de mayo de 2018, Ignacio González del Rey Rodríguez, Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Oviedo, actuando como árbitro designado por la empresa Thyssenkrupp Airport Systems, S.A., y por su Comité de empresa y los Sindicatos que lo integran, Comisiones Obreras (CC.OO.) y Unión General de Trabajadores (UGT) de Asturias, en el marco del Sistema de solución extrajudicial de conflictos laborales del Principado de Asturias, y conforme a lo establecido en los artículos 18 y siguientes del Reglamento de funcionamiento de este servicio, de 23 de mayo de 2005 (BOPA de 13 de junio), ha dictado el siguiente

Laudo arbitral

I.—Antecedentes:

Primero.—Los artículos 5 y 7.3 del vigente Convenio colectivo de la empresa Thyssenkrupp Airport Systems S.A. (BOPA de 26 de julio de 2017), prevén un complemento salarial, denominado: prima de productividad o de producción, que retribuye “la mejora de productividad en cómputo global que se realice en la empresa y que sea debida al esfuerzo en la reducción de tiempos por parte de los trabajadores”, considerándose con ese objeto, en términos sintéticos y simplificados, las diferencias entre los tiempos de trabajo estandarizados y planificados y los tiempos de trabajo reales o efectivamente realizados y fichados.

A tales efectos, se viene aprobando y aplicando periódicamente una tabla estándar de tiempos base de fabricación para cada taller (en el presente arbitraje la controversia se centra en el de calderería) y pasarela (máquina en la terminología de la empresa o finger, en coloquial anglicismo), segregada en fases u operaciones, y denominada revisión o revisiones, que sirve como base para la planificación del tiempo de trabajo, que, a su vez, constituye la referencia comparativa o de contraste con el tiempo de trabajo efectivamente realizado y fichado, para determinar, en atención a su diferencia, la prima de productividad o producción.

Por encargo de la empresa, en el año 2012 se realizó una medición de tiempos de trabajo por parte de la empresa especializada Krontime, con unos resultados cuantitativamente inferiores a los contemplados en la tabla estándar entonces vigente (Revisión 1, de 2001). No obstante, las sucesivas tablas estándar o revisiones posteriores (2 a 7) siempre tuvieron resultados crecientes, salvo en la revisión 6 respecto de la 5, con resultados decrecientes. Todo ello al menos en lo que se refiere al taller de calderería en el que se centra el conflicto.

La tabla estándar de tiempos base vigente para el taller de calderería, incluida en la denominada Revisión 7, constituye un anexo en el Convenio colectivo de la empresa (art.7.3.g), aunque no se publicó oficialmente con el resto del texto convencional en el Boletín del Principado de Asturias de 26 de julio de 2017 ni en correcciones posteriores.

Segundo.—Para el cálculo y abono de la prima de producción, se elaboran mensualmente las denominadas: hojas de prima, correspondientes a cada taller y pasarela fabricada. En dichas hojas se incluyen tres columnas de tiempos u horas: estándar, planificadas y reales, y, en su caso, una más de subcontratos. Y tantas filas como fases u operaciones a realizar, y, en su caso, otras actuaciones adicionales, como movimientos, reprocesos, modificaciones o extras, en lo que se refiere al taller de calderería.

Con carácter general, la columna de horas estándar parte de la tabla estándar de horas base o revisión vigente en cada momento (en este momento la 7), que se incrementa en una cuantía variable (“a más”, en expresión utilizada en la empresa). La de horas planificadas parte de las estándar, si bien resta las incluidas como subcontratos en la casilla correspondiente a la operación o fase subcontratada de que se trate, en su caso, y añade un número también variable de horas por actuaciones adicionales (reprocesos, movimientos, modificaciones o extras), igualmente en su caso. Y la de horas reales incluye las efectivamente realizadas y fichadas en cada operación o fase de fabricación, y también las referidas a las actuaciones adicionales (reprocesos, movimientos, modificaciones o extras), en su caso.

No obstante, entre los años 2013 y 2014 empiezan a desaparecer progresivamente en las hojas de prima las consignaciones o registros formales de horas de movimientos, bien figurando vacías o con cuantía cero las correspondientes casillas, bien suprimiéndose estas, con carácter general y por completo desde 2017.

Tercero.—Por escrito presentado ante el Servicio asturiano de solución extrajudicial de conflictos (SASEC), el 13 de febrero de 2018, por la representación del Sindicato Comisiones Obreras de Asturias, se solicita intento de mediación en procedimiento de conflicto colectivo, frente a la empresa Thyssenkrupp Airport Systems, S.A., con el objeto de que por la citada empresa “se acuerde recuperar y reconocer en las hojas de prima los movimientos por grúas, computando estos tiempos en el cálculo de la prima de producción, comprometiéndose a informar a la RLT de cualquier alteración de los parámetros sobre los que se calcula esa prima, y con cuento más proceda en derecho, obligándose a adoptar las medidas precisas para la efectividad de lo acordado”.

Tras celebrarse sendas reuniones, con intento de mediación, los días 20 y 26 de febrero de 2018, y con la adhesión al procedimiento del sindicato UGT, las dos representaciones sindicales y el Comité de empresa proponen someter la cuestión objeto de conflicto a arbitraje, aceptándose dicha propuesta por la empresa y adoptándose el correspondiente compromiso arbitral el 5 de marzo, en los términos siguientes: “El conflicto planteado es el que se recoge en el escrito de iniciación, y versaría sobre si los movimientos de grúa están o no incluidos total o parcialmente en las horas estándar planificadas que se tienen en cuenta para abonar la prima de producción”.

En el mismo acto las partes acuerdan designar como árbitro a quien esto suscribe, que, tras ser notificado al efecto, acepta por escrito de 13 de marzo.

Cuarto.—En el desarrollo del presente procedimiento se celebraron cinco comparecencias conjuntas de las partes, los días 14, 22 y 27 de marzo, 17 de abril y 16 de mayo.

En la primera de ellas se presenta la cuestión sometida a arbitraje, se acuerda su delimitación como arbitraje de derecho, al cuestionarse el presupuesto fáctico de la aplicación de las reglas del Convenio colectivo relativas al complemento salarial o prima de producción o productividad, y se restringe respecto del taller de calderería. Asimismo, se planifican las dos siguientes reuniones: una en las oficinas del propio SASEC, para aclarar, precisar y profundizar en la cuestión sometida a arbitraje y en las posiciones de las partes, y otra de visita y reconocimiento de los talleres de la empresa y de los procedimientos de fabricación cuya medición y cómputo temporal se cuestionan en este procedimiento.

A la vista de la numerosa documentación aportada en las sucesivas reuniones, y de su complejidad técnica y abundancia de datos, así como de su difícil análisis, comparación y contraste, y de la necesidad de nuevas pruebas, alegaciones y audiencias conclusivas, se acuerdan dos prórrogas sobre el plazo para dictar laudo. La primera, por resolución de 11 de abril de 2018 y de conformidad con lo establecido en el artículo 21.2 del Reglamento de Funcionamiento del SASEC, por diez días hábiles adicionales (hasta los treinta desde la aceptación del nombramiento arbitral). La segunda, por acuerdo de las partes, de veinte días hábiles más. Por el mismo motivo, se acuerda tomar como muestra de modelo de pasarela, a efectos de comparación y contraste de la evolución de tiempos estándar, planificados y reales, la de chapa de dos cuerpos 35/21, así como limitarse, en relación con dicha evolución temporal, al período posterior a 2011, y se celebran otras dos reuniones o audiencias de conclusiones: preliminares y definitivas.

En todos los casos participaron las representaciones de la empresa, del Comité y de los Sindicatos que lo integran, y todas ellas pudieron aportar los medios de prueba que estimaron pertinentes, escuchándose sus alegaciones y réplicas. En particular, se aportaron tablas estándar de tiempos base o revisiones, tablas comparativas de tiempos, hojas de primas, y mediciones de tiempos de la empresa especializada Krontime, así como escritos de resumen, explicación y conclusiones sobre las posiciones de las partes y los documentos aportados. Todo ello en los términos precisados en las actas correspondientes.

Sexto.—El presente laudo se dicta fuera del plazo ordinario previsto en el artículo 21 del Reglamento de funcionamiento del SASEC, de conformidad con el acuerdo expreso de las partes.

II.—Fundamentos:

Primero.—Tal y como se precisa en el compromiso arbitral que da origen al presente procedimiento, trascrito en el antecedente tercero, “El conflicto planteado… versaría sobre si los movimientos de grúa están o no incluidos total o parcialmente en las horas estándar planificadas que se tienen en cuenta para abonar la prima de producción”.

En la delimitación de las partes, por tanto, el presente arbitraje se encuentra curiosa, temerosa y estrictamente constreñido a una constatación fáctica, y no, como es usual y quizá ontológico o esencial en los procedimientos de solución de conflictos jurídicos, a la declaración de un derecho u obligación y, en su caso, a la imposición de una conducta, y tampoco a la elaboración de una solución jurídica o reguladora ad hoc, propia de los conflictos de intereses. Lo que contrasta, además, con la resolución más ortodoxa solicitada por la parte actora en la mediación previa a este arbitraje, también trascrito en el citado antecedente tercero.

No obstante, y sin perjuicio de las dudas sobre la procedencia jurídica de este extraño arbitraje que por ese motivo se pueden suscitar, al alejarlo de una acción jurídica para acercarlo a un dictamen pericial, y de la limitada o insuficiente confianza de alguna de las partes en este procedimiento que de ello parece desprenderse, la mayor flexibilidad del proceso arbitral frente al judicial y la amplia delimitación que de los conflictos colectivos se hace en el artículo 10 del Reglamento de funcionamiento del SASEC, permiten la articulación de la presente controversia en este procedimiento.

Por lo demás y como se precisó en el antecedente quinto, la constatación fáctica sometida al presente arbitraje constituye un presupuesto de hecho para la aplicación de la regulación convencional sobre la prima de producción o de productividad, lo que devuelve a este procedimiento al ámbito de lo resolutorio y de lo jurídico. Y, como se verá, el carácter estimado y negociado y no real u objetivo de las tablas de tiempo de trabajo estándar, sobre las que se construyen las planificadas y referenciales a efectos del devengo del citado complemento salarial, también lleva a este arbitraje al terreno de la regulación y valoración de los hechos y de la prueba, y de los indicios y las presunciones, más allá, por tanto, de la simple constatación de hechos, aun sumamente técnicos y complejos como en el presente caso.

Segundo.—En cuanto al objeto de verificación y resolución instado por las partes en su compromiso arbitral y conforme al texto trascrito, se limita a la determinación positiva o negativa, sobre la inclusión, total o parcial, de los “movimientos de grúa” en las “horas estándar planificadas” que se tienen en cuenta para el devengo de la prima de producción. Y más concretamente, y tal y como se precisa en la comparecencia del 22 de marzo, la controversia se centra en el taller de calderería.

Pese a la ambivalente mención a las “horas estándar planificadas”, debe entenderse que la referencia se hace respecto de las horas planificadas y consignadas en las hojas de prima en la columna correspondiente, y no tanto a la columna de horas estándar que figura en la misma hoja de prima ni, menos aún, a la tabla estándar de horas base o Revisión 7, actualmente vigente y anexa al Convenio colectivo.

De conformidad con lo expuesto en los antecedentes primero y segundo, así se desprende de la denominación literal adoptada, puesto que la doble condición: como estándar y como planificadas, se predica mejor de estas, que parten de aquellas con alguna sustracción (subcontratos) o adición (reprocesos, movimientos, modificaciones o extras). También se deduce de la lógica articulación del sistema de cálculo de la prima de producción o productividad, referenciado sobre horas planificadas y no sobre horas estándar, aun cuando aquellas se basen en estas.

Y en el mismo sentido se infiere del escrito de iniciación del previo procedimiento de mediación, al que remite expresamente el propio compromiso arbitral, puesto que su referencia a las hojas de prima a efectos del cálculo de este complemento de productividad solo se entiende mediante el contraste o comparación entre los tiempos planificados y los tiempos de trabajo efectivo.

Por lo demás, la base fundamental de la posición de los representantes de los trabajadores en el presente proceso es, precisamente, la progresiva desaparición, desde 2014, de la consignación o registro formal de los movimientos y sus tiempos en las horas planificadas, que, por el contrario, nunca figuraron formalmente de manera segregada, diferenciada y específica ni en las tablas estándar de horas base o revisiones, ni en las columnas de horas estándar incluidas en las hojas de primas. Antes bien, incluso en la vigente tabla estándar de horas base o Revisión 7, anexa al Convenio colectivo, y en relación con las modificaciones adoptadas respecto de la revisión anterior (6), se precisa expresamente, entre otras cosas: “Pendiente estudio de tiempos de todos los movimientos del taller de calderería”.

Tercero.—Discrepan, por tanto, las partes, en relación con la inclusión del tiempo de los movimientos de grúa, concentrados supuesta y fundamentalmente entre el final de una operación o fase del proceso de fabricación y el inicio de la siguiente, en la columna de tiempos de trabajo planificados de las hojas de prima del taller de calderería.

Así, por la representación de los trabajadores se considera que parte de tales movimientos no se computa, lo que supone una reducción del tiempo global planificado de fabricación que sirve como referente del tiempo de trabajo efectivo y fichado a efectos de devengo de la prima de producción y, por ende, de la diferencia entre ambos tiempos, y de la cuantía de la propia prima; mientras que por la representación de la empresa se defiende el cómputo completo de los movimientos, si bien se consideran incluidos conjunta e indiferenciadamente con los tiempos correspondientes a las operaciones o fases de fabricación. La representación de los trabajadores estima que la progresiva desaparición de la casilla de movimientos en las tablas de tiempos planificados de las hojas de primas, constatada en el antecedente segundo, conllevó la misma desaparición de su cómputo; mientras que la representación de la empresa defiende que tan solo supuso un cambio en el registro formal de los movimientos.

Sin embargo, como se anunció o insinuó al final del fundamento primero, la determinación de la veracidad o certeza fáctica objetiva de las apreciaciones de una u otra de las partes es, seguramente, imposible.

En primer lugar, porque se reconoce que los tiempos que figuran en las tablas estándar vigentes de horas base o Revisión 7, son estimados y no reales, negociados y no objetivos, aun cuando tengan en cuenta mediciones efectivas, pero también de las tablas o revisiones precedentes. Además, su reflejo sobre las hojas de prima se produce sistemáticamente con un incremento de tiempo (“a más” en el argot empresarial) que favorece la diferencia entre el tiempo de trabajo planificado y el tiempo de trabajo real y, por tanto, el devengo de la prima de producción, pero cuyos criterios de cálculo y determinación no constan.

En segundo lugar y en análogo sentido, las horas que figuran como movimientos en las hojas de primas, antes de que dejaran de consignarse y de que desapareciera incluso la correspondiente casilla, son sumamente variables, incluso en relación con el proceso de fabricación de la misma pasarela y en el mismo período, lo cual no solo no se comprende, sino que impide constatar el cómputo real de los movimientos, tal y como se insta en el presente arbitraje.

Desde este punto de vista y como también se dijo entonces, la apreciación sobre si los movimientos o, mejor, sus tiempos, se incluyen efectivamente en las horas planificadas a efectos del cálculo de la prima de producción, solo puede hacerse a través de indicios y muestreos, y en ningún caso en términos exactos.

Cuarto.—El indicio principal y más claramente verificable de apoyo a la alegación de la representación de los trabajadores, en el sentido de la exclusión, finalmente se reconoce que parcial, de cómputo de los movimientos de grúa de las tablas de tiempos planificados, se encuentra en la progresiva desaparición de su consignación (o en su consignación con valor cero) e incluso de la correspondiente casilla con esa denominación, en las hojas de primas, entre 2014 y 2017.

Por su parte, el indicio principal y más claramente verificable de apoyo a la alegación en contra de la representación de la empresa, en el sentido de haberse incluido o absorbido y de computarse los tiempos de movimientos conjunta e indiferenciadamente con los de las operaciones, se encuentra en la evolución creciente de los tiempos totales establecidos en las sucesivas revisiones de las tablas estándar de horas base (con excepción del paso de la 5 a la 6), y, en particular y especialmente de la 6 a la 7, actualmente vigente.

Ni uno ni otro indicio son, sin embargo, suficientes.

El primero porque, como se dijo, en las hojas de primas aportadas por la representación de los trabajadores y en relación con la fabricación de la misma pasarela (35/21 o 35/21,5 de dos cuerpos en chapa), en períodos en los que resultaba de aplicación la misma tabla de tiempos base o revisión (1) y en los que no se cuestiona el cómputo de los movimientos (2012), y con una consignación igual o análoga de tiempos estándar y de tiempos planificados, hay sustanciales y significativas diferencias en los tiempos registrados como movimientos (vgr. 8, 5, 35 o 14 en los planificados). De ello se deduce un cómputo no real de los movimientos, que, por tanto, no puede servir de referente en relación con la alegada posterior desaparición de dicho cómputo, bien por tratarse de un cómputo simplemente estimado o negociado, bien por referirse a actuaciones adicionales o extras diferentes de los movimientos, como se alega por parte de la empresa.

El segundo, porque, como también se dijo, los tiempos consignados en la tabla estándar de tiempos base o revisiones, y en particular, en la vigente (7), son estimados y negociados, y no segregan ni especifican los referidos a movimientos de grúa. Antes bien, preguntada la representación de la empresa sobre las operaciones a las que se imputaban los tiempos correspondientes a movimientos, reconoció la imposibilidad de responder.

Por otra parte, tampoco se puede concluir necesariamente que la evolución creciente de los tiempos estándar base incluidos en las sucesivas revisiones entre 2013 y 2017, con un saldo total de incremento de 22,5 horas respecto de la pasarela de muestra 35/21 de dos cuerpos en chapa, cuyo tiempo global pasa de 348,93 a 371,43 horas en ese período, suponga el cómputo implícito de los movimientos cuyo registro formal específico desapareció, como parece pretender la empresa. Al menos en términos reales, puesto que esas cifras no se corresponden ni con las cuantías variables consignadas por ese concepto con anterioridad en la columna de horas planificadas de las hojas de primas, ni con las declaradas o estimadas actualmente por la empresa en la tabla comparativa aportada en el presente procedimiento y cifradas en 43,5 horas. Y menos aún sin tener en cuenta el reflejo de tales revisiones en las horas estándar y planificadas de las hojas de prima, auténtico referente de cálculo de la prima de producción, más allá de aquellas revisiones.

En cualquier caso, ni siquiera el cómputo estimado podría considerarse total a los efectos del presente arbitraje, sino, a lo sumo, parcial. Claramente en términos cualitativos y seguramente también en términos cuantitativos, por no poder verificarse la correspondencia entre los movimientos y tiempos reales y su reflejo en las operaciones y tiempos estimados.

Por lo demás, en cada revisión se hace constar expresamente la motivación de los cambios, y no se refleja como tal la inclusión o exclusión de movimientos de grúa. Antes al contrario, como se dijo, en la Revisión 7 se precisa expresamente, respecto de la Revisión anterior: “Pendiente estudio de tiempos de todos los movimientos del taller de calderería”.

Consecuentemente, tampoco se puede considerar que las columnas de tiempos estándar o de tiempos planificados incluidas en las actuales hojas de primas computen efectiva y totalmente los movimientos y sus tiempos, puesto que en ellas se proyecta la imprecisión de las tablas de tiempos base de la Revisión vigente en las que se basan, que no solo no se corrige en esa proyección sobre las hojas de prima, sino que se agrava como consecuencia de la consignación de tiempos “a más”, también estimados y variables en el tiempo incluso en relación con la fabricación de la misma pasarela.

Quinto.—Por último, tampoco puede concluirse que los controvertidos movimientos de grúa se incluyan, también implícitamente, en los tiempos “a más” acordados entre las horas estándar base de la Revisión y las horas estándar de la hoja de prima, puesto que esa diferencia ya se producía con anterioridad a la desaparición del registro formal de los movimientos y, lo que es más determinante, en mayor medida que con posterioridad.

En este sentido y tomando como muestras las hojas de primas aportadas por la representación de los trabajadores, ante la alegada imposibilidad de hacerlo por parte de la empresa, entre 2012 y 2018 y en términos globales puede apreciarse un significativo decrecimiento en la diferencia de horas estándar entre las fijadas en la Revisión vigente en cada momento y las consignadas en las correspondientes hojas de prima. Así, en el caso de la pasarela 35/21,5 de chapa y dos cuerpos, entre los años 2014 y 2016 se constatan diferencias “a más” entre el tiempo estándar de la Revisión y el tiempo estándar de la hoja de prima de entre 49 y 89 horas (entre el 13,6 y 24,7%), mientras que en los años 2017 y 2018 esa diferencia de reduce y pasa a ser de entre 5 y 39 (1,3 y 4,5%).

Este decrecimiento de los tiempos “a más” estándar en las hojas de prima podría compensar o absorber el crecimiento de los tiempos estándar entre la Revisión 6 y la 7 (10,70 horas), y no parece compatible con la pretendida inclusión implícita de los tiempos de movimientos en los tiempos de operaciones, alegada por la empresa.

III.—Disposición arbitral:

En atención a lo expuesto y en el marco del compromiso arbitral, el árbitro designado considera que los movimientos de grúa no están incluidos totalmente en las horas estándar planificadas que se tienen en cuenta para abonar la prima de producción.

El presente laudo arbitral es de carácter vinculante y de obligado cumplimiento y tendrá la eficacia de un Convenio colectivo. Asimismo se entiende equiparado a las sentencias firmes a efectos de ejecución judicial.

El presente laudo es impugnable de conformidad con lo establecido en el artículo 91 del Estatuto de los Trabajadores y en el artículo 21.5 del Reglamento de funcionamiento del SASEC.

Por el SASEC se procederá a la notificación del presente laudo a las partes en el este procedimiento, adoptándose las medidas necesarias para su depósito, registro y publicación.

Gijón, a 23 de mayo de 2018.

Disposición anterior | Disposición siguiente

Información sobre el documento

© Copyright 2006. Gobierno del Principado de Asturias