Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Asturias, mucho más cerca

banda de sede
 

Estás en

Asturias.es Sede Electrónica BOPA y Legislación Resultados Buscador BOPA

Consulta de una disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente


Boletín Nº 7 del jueves 10 de enero de 2013

OTRAS DISPOSICIONES

CONSEJERÍA DE FOMENTO, ORDENACIÓN DEL TERRITORIO Y MEDIO AMBIENTE

Acuerdo de 15 de noviembre de 2011, adoptado por la Comisión Ejecutiva de la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio del Principado de Asturias (CUOTA), relativo a la aprobación definitiva del Plan General de Ordenación de Riosa. Expte. CUOTA 270/2011.

De conformidad con lo dispuesto en los artículos 88 y 99 del texto refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de ordenación del territorio y urbanismo y 234.c del ROTU se aprueba definitivamente el Plan General de Ordenación de Riosa con el contenido del presente acuerdo.

Además de lo anterior, se establecen las siguientes prescripciones u observaciones en lo referido al Plan General de Ordenación a incorporar o subsanar en un texto refundido que el Ayuntamiento ha de elaborar y presentar ante la CUOTA.

Antecedentes

El Ayuntamiento de Riosa somete a la aprobación definitiva por la CUOTA el Plan General de Ordenación del concejo que revisa y sustituye el planeamiento urbanístico vigente, conformado por las Normas Subsidiarias de Planeamiento aprobadas definitivamente por el Pleno de la CUOTA de fecha 24 de abril de 1995.

El PGO está integrado por los siguientes documentos:

• Memoria y Estudio Económico y Financiero.

• Normativa.

• Fichas Urbanísticas de Ámbitos de Actuación.

• Informe de Sostenibilidad Ambiental.

• Planos de ordenación:

o Mapas de Vegetación y Usos del Territorio: 2 planos a escala 1:10.000, para el ISA.

o Zonificación de suelo urbano: 2 planos a escala 1:2.000.

o Zonificación de núcleos rurales: 6 planos a escala 1:3.000.

o Ordenación General: 5 planos a escala 1:6.000.

• Propuesta de Memoria Ambiental.

Por su parte, el Catálogo Urbanístico, que se íntegra con el PGO, está formado por los siguientes documentos:

• Memoria y Normativa.

• Fichas de Lugares y Elementos Arqueológicos.

• Fichas de Elementos Arquitectónicos Inventariados.

• Fichas de Hórreos, Paneras y otros elementos de interés etnográfico inventariados.

• Planos de Ordenación:

o Plano Guía: 5 planos a escala 1:6.000.

o Plano Guía núcleos rurales: 6 planos a escala 1:3.000.

o Plano Guía de suelo urbano: 2 planos a escala 1:2.000.

2. Tramitación:

Se resume a continuación la tramitación íntegra seguida por el PGO de Riosa.

• Documento de prioridades: Aprobado por el Pleno del Ayuntamiento de fecha 22 de febrero de 2007, se somete a información pública por un plazo de un mes (BOPA de 25/04/2007).

Durante este plazo se presentaron un total de 29 sugerencias.

• Aprobación inicial: Por acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de fecha 26 de marzo de 2009, se aprueba inicialmente el PGO conjuntamente con el Informe de Sostenibilidad Ambiental y el Catálogo Urbanístico, sometiendo dichos documentos a un período de información pública de dos meses (BOPA de 22/04/2009).

• Aprobación provisional del PGO y del Catálogo Urbanístico, por acuerdo del Pleno del Ayuntamiento de fecha 28 de abril de 2011, en el que se resuelven las alegaciones presentadas, en los términos señalados en el mismo.

• Por Resolución de 2 de mayo de 2012, de la Consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, se informa favorablemente el contenido de la Memoria Ambiental del PGO de Riosa, con diversas condiciones, entre las que se incluyen las siguientes:

— Se señalan las diferentes Unidades de Actuación que se encuentran afectadas por zonas inundables.

— Se cuestiona la propuesta de delimitación de la Unidad de Actuación UA-Llns1, en Les Yanes, por entender que está desligada de los núcleos rurales existentes y por carecer de accesos adecuados y dotaciones apropiadas para las 15 viviendas previstas, proponiendo su clasificación como suelo no urbanizable.

— Se proponen diversas correcciones a la normativa.

— El desarrollo de los nuevos sectores residenciales e industriales estará condicionado a la disponibilidad de suministro de agua potable en condiciones adecuadas, redes de energía, así como saneamiento conectado a un sistema general de depuración.

— La gestión de los residuos se ajustará a las determinaciones de la planificación general del Principado de Asturias.

— Para un adecuado seguimiento y control de los efectos medio ambientales del PGO éste debe completarse incorporando información sobre diversos aspectos señalados en el Resolución, valorando la implantación de un sistema de control y seguimiento con periodicidad anual.

Suelos urbanos

El PGO propone la clasificación como suelo urbano no consolidado de diversos ámbitos enclavados en el interior de los núcleos rurales, conforme a la siguiente justificación, extractada de la Memoria del documento, en relación con el modelo territorial y de crecimiento propuesto en el mismo:

• El déficit de crecimiento que ese tratamiento del núcleo urbano produce con respecto a lo que sería la situación de un municipio tipo de dimensión análoga será compensado mediante la proposición de crecimientos de cierta dimensión en los núcleos rurales del concejo, concebidos éstos de manera que mantengan la congruencia plástica y funcional de los mismos, tal como es descrita en capítulos siguientes.

A su vez, en los casos en que ello es considerado necesario, se organiza en unidades de actuación clasificando el suelo afectado como urbano o urbanizable según la situación concreta.

• Asimismo una parte del crecimiento tendrá lugar internamente a los núcleos rurales frecuentemente bajo la forma de la transformación de cuadras tradicionales, actualmente fuera de contexto, en edificaciones de vivienda.

Este crecimiento urbano de carácter disperso se articula con la delimitación de un total de 7 ámbitos, de los cuales 3 se localizan en el NR de Doñaxuande, con una superficie conjunta de 10.857 m² y 8 viviendas; 1 en el NR de Villameri, con una superficie de 11.746 m² y 11 viviendas y otros tres en el NR de Felguera, con una superficie de 8.174 m² y 12 nuevas viviendas.

Del estudio particularizado de las distintas fichas incluidas en el documento, se aprecia que mientras que las tres unidades situadas en el NR de Felguera se clasifican expresamente como suelo urbano, asignándoles una ordenanza especifica de esta clasificación (Baja Densidad), en los otros dos núcleos de población los ámbitos se clasifican como suelo no urbanizable, en la categoría de núcleo rural. En el primer caso se establece como instrumento de desarrollo un Estudio de Detalle, mientras que en el segundo se remite a la elaboración y tramitación de un Plan Especial.

Sin embargo, atendiendo a las justificaciones contenidas en la Memoria del Plan General, antes reproducida, y las características tanto de los núcleos de población como de los propios ámbitos propuestos, podemos entender que no existe una diferencia objetiva que justifique un tratamiento urbanístico diferenciado en uno y otro caso, de lo que se concluye que el análisis de estas propuestas puede y debe ser abordado con un criterio uniforme.

Como cuestión previa, cabe afirmar que en la práctica totalidad de estos supuestos, los ámbitos a los que se refiere son de escasa entidad superficial (todos ellos, salvo uno, tienen una superficie inferior a 4.000 m²), se localizan mayoritariamente en la periferia de los núcleos de población y su clasificación no obedecería tanto a que se cumplan en ellos los requisitos necesarios para su consideración como suelos urbanos (artículo 114 del TROTU), como por la necesidad de articular la gestión de los crecimientos urbanísticos a los que se alude en la Memoria.

Las finalidades y objetivos de cada uno de los ámbitos propuestos explicitados en las correspondientes fichas urbanísticas son los siguientes:

• En las tres unidades planteadas en el núcleo de Doñaxuande se persigue la mejora de los accesos al núcleo consolidado con la apertura de un nuevo vial.

• En el ámbito delimitado en Villameri se pretende facilitar la gestión de la red de infraestructuras (se entiende viarios y servicios) en unos terrenos colindantes con el núcleo consolidado.

• En las tres unidades propuestas en La Felguera, el objetivo manifestado es la obtención de espacios destinados a aparcamientos públicos.

Atendiendo a las razones expuestas parece más razonable considerar que nos encontraríamos en el supuesto al que se alude en el artículo 200 del TROTU y 504 del ROTU, en los que se reconoce a los planes generales de ordenación la capacidad de proponer en el suelo no urbanizable modelos de gestión propios de otras clases de suelo (urbano y/o urbanizable, se entiende), con la finalidad de obtener terrenos afectos a dotaciones, servicios y sistemas de espacios libres. Esta capacidad genérica se modula y regula en su artículo 147 del ROTU, en el que se define un mecanismo de ordenación y gestión “simplificada”, mediante Planes Especiales y Convenio, describiendo así los mecanismos que en última instancia permitirían el desarrollo urbanístico y la obtención de suelo mediante procedimientos similares a los suelos urbanos y urbanizables, sin que se precise la previa reclasificación de los suelos no urbanizables. Es en este contexto en el que deben valorarse las propuestas del PGO de Riosa, estableciendo la expresa clasificación de la totalidad de los ámbitos de gestión situados en núcleo rural como “suelo no urbanizable – núcleo rural”, evitando de este modo disfunciones entre los planteamientos del PGO y la naturaleza de los suelos ordenados. Debe por tanto modificarse las fichas correspondientes a estos ámbitos, señalando expresamente la clasificación indicada y eliminando aquellos parámetros incompatibles con la misma.

Coherentemente con esta clasificación, el desarrollo de la totalidad de estos ámbitos se realizará conforme a los criterios y condiciones definidas en el apartado 3 del artículo 147 del ROTU, es decir, mediante Convenio y Plan Especial.

— Observaciones a las propuestas de ordenación del suelo urbano:

Se hacen las siguientes observaciones respecto a la ordenación del suelo urbano que se propone en el PGO:

• En la zona del El Rotellín se califica una zona arbolada como PE, siendo así que estas siglas se corresponden con la calificación de Protección Ecológica, propia del suelo no urbanizable, y no de terrenos clasificados como suelo urbano. Debe asignarse una calificación adecuada de entre las previstas para el suelo urbano o, en caso contrario clasificar estos terrenos como suelo no urbanizable.

• Al sur del Ayuntamiento se identifica una zona como “TEd”. Estas siglas no se corresponden con ninguna de las calificaciones previstas para el suelo urbano, pudiendo tratarse de un error tipográfico (sí existe la calificación “CEd”).

• En el extremo más oriental de L’Ará, se delimita una agrupación de edificaciones con la grafía propia de los núcleos rurales, sin que en los planos se incluyan las siglas correspondientes. Debe aclararse la clasificación y calificación de estos terrenos.

• Según se regula en el artículo 6.3.1, relativo a las zonas de suelo urbano dedicado a edificación unifamiliar de Baja Densidad, la capacidad edificatoria de cada unidad parcelaria será la indicada en planos mediante una cifra, con la simbología descrita en la leyenda, excepto en los casos en los que las parcelas se incluyan en una unidad de actuación.

Se detectan algunas zonas calificadas como BD a las que no se asigna ninguna cifra. Así ocurre, por ejemplo, en una banda de terreno situada en el extremo noreste del suelo urbano de L’Ará y en su borde más oriental.

— Sobre el suelo urbano no consolidado:

Respecto a la regulación de esta categoría de suelo desarrollada en el articulado y plasmada en la documentación gráfica cabe decir lo siguiente:

• En las fichas correspondientes a cada uno de los ámbitos de suelo urbano no consolidado calificados en el PGO de Riosa se desarrollan los parámetros urbanísticos de las mismas, esto es, superficie, uso, tipología edificatoria, superficie edificable sobre rasante, número estimado de viviendas y edificabilidad estimada. Sin embargo, no se señala el coeficiente correspondiente al Aprovechamiento Medio, al que tanto el TROTU como el ROTU consideran como determinación obligatoria de los planeamientos generales en el suelo urbano no consolidado. En consecuencia, debe incorporarse en cada una de las fichas de suelo urbano no consolidado el parámetro adimensional del Aprovechamiento Medio, calculado conforme al procedimiento descrito en el artículo 174 del ROTU.

• En aquellos ámbitos en los que la tipología asignada es la de Baja Densidad, en la ficha se identifican como parámetros vinculantes la superficie máxima edificable y el número de viviendas (Unidades UA-5, UA-6 y UA-7). En todas ellas, el coeficiente de edificabilidad se obtendría operando con la superficie edificable asignada y la superficie del ámbito, por lo que la cifra resultante no está sujeta a más variaciones que las derivadas de una medición real del ámbito.

Sin embargo, en los ámbitos en los que se establece como tipología la edificación Según Alineaciones, con una configuración de edificación abierta (tales como las UA-3A y B, UA-4A y B y la UA-8) la ordenación grafiada en planos se considera esquemática y susceptible de ser ligeramente modificada, por lo que tanto la superficie edificable “estimada” como el coeficiente de edificabilidad podrían sufrir igualmente modificaciones. Esta regulación trae como consecuencia, en los casos citados, cierta indefinición en la asignación de un parámetro como la edificabilidad máxima que si bien el TROTU no lo incluye entre las determinaciones obligatorias de los planes generales para el suelo urbano no consolidado, el Reglamento de Planeamiento sí lo considera como elemento definitorio en esta categoría de suelo. Así, el artículo 171 del ROTU señala que la edificabilidad lucrativa máxima atenderá a los criterios establecidos al respecto para los suelos urbanizables sectorizados en el artículo 155 y las condiciones para su aplicación. Por otra parte, el propio procedimiento de cálculo del aprovechamiento medio, cuya obligatoriedad ya se argumentó en el párrafo anterior, precisa para su desarrollo del dato de edificabilidad lucrativa total. En consecuencia debe eliminarse la indefinición aludida estableciendo como determinación vinculante bien la superficie máxima edificable, bien el coeficiente de edificabilidad.

— Prescripciones respecto a los ámbitos de suelo urbano no consolidado:

Se comentan a continuación los ámbitos de suelo urbano no consolidado delimitados en los núcleos de L’Ará y La Vega. Respecto a los ámbitos propuestos en doñaxuande, Villameri y Felguera, todos ellos considerados como núcleo rural en este PGO, debe aplicarse sobre los mismos las consideraciones desarrolladas anteriormente en este acuerdo.

L’Ará:

• UA-1. Situada al Norte del núcleo de L’Ará, la ficha incluida en el documento establece como uso característico el de Equipamiento Indefinido, con una superficie bruta de 2.120 m². Respecto al contenido de la ficha debe revisarse la atribución de su desarrollo a la iniciativa privada, mediante el sistema de expropiación, junto con la exigencia de ceder una superficie de suelo para equipamientos equivalente al 100% de la superficie del ámbito.

Se contempla la posibilidad de promover una modificación del PGO con el fin de implantar en este ámbito un desarrollo de viviendas cien por cien protegidas, con una superficie edificable máxima de 1.800 m², lo que equivale a una edificabilidad de 0,85 m²/m².

No obstante, como consecuencia del informe emitido por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, en el que señalan afecciones por inundabilidad, el ayuntamiento propone reducir la edificabilidad hasta 0,75 m²/m², modificar el esquema de ordenación reduciendo la ocupación en planta e introducir una cláusula en la ficha urbanística con objeto de impedir cualquier aproximación de la edificación hacia la zona de inundación frecuente. Estas consideraciones deberán incorporarse en el texto refundido.

• UA-2A y 2B: Se trata de dos pequeños ámbitos que se delimitan sobre suelos que las NNSS actualmente vigentes califican como urbanos consolidados, concentrando el volumen edificable en el frente a la avenida del Aramo. El PGO propone dos unidades de actuación, de reducidas dimensiones (449 m², cada una de ellas) con el objetivo de compatibilizar el desarrollo de una manzana de gran longitud con la mejora de las condiciones de una calleja estrecha (la calle de La Magadalena) que recorre la parte trasera de la misma. En ambos casos se trata de ámbitos parcialmente edificados, incorporando en los mismos edificios situados al frente de la avenida del Aramo, con espacios no edificados en la trasera de las mismas que presentan un fuerte desnivel desde la calle de La Magdalena. El PGO plantea para las dos unidades un coeficiente de edificabilidad neta de 1,782 m²/m².

El PGO propone eximir a la UA-2A de cesiones de aprovechamiento para compensar los gastos de eliminación de una vivienda unifamiliar existente con acceso desde la calle de La Magadalena, mientras que esta cesión sí se debe producir en la UA-2B. En ambos casos, se consideran de cesión obligatoria y gratuita los terrenos exteriores a las alineaciones.

La posibilidad de modificar la calificación de terrenos que tengan la consideración previa de suelo urbano consolidado por contar con los servicios urbanísticos exigibles para ello, por la de suelo urbano no consolidado por la sola circunstancia de que el nuevo planeamiento contemple para ellos una determinada transformación urbanística, sometiendo a los propietarios al régimen de deberes propio de las actuaciones urbanísticas sistemáticas ha sido cuestionado por la jurisprudencia, de la que cabe citar, por especialmente pertinente, la STS de 26 de enero de 2012 relativa a recurso interpuesto contra el acuerdo de la CUOTA por el que se aprobó definitivamente el PGO de Piloña. En dicho acuerdo, la CUOTA invocó la regulación del artículo 114 del TROTU para modificar la calificación de unos terrenos en los que el PGO proponía una ordenación sustancialmente diferente de la existente.

A la vista del contenido de dicha sentencia, debemos entender que, si bien sería posible incluir estos suelos en una unidad de actuación, a los solos efectos de la gestión urbanística del ámbito, ello no puede suponer la atribución de mayores cargas urbanísticas de las propias de los suelos consolidados, esto es, cesión de los terrenos exteriores a las alineaciones y completar la urbanización pendiente y no ejecutada. No sería posible, por tanto, la exigencia de cesión del suelo correspondiente al porcentaje de recuperación de plusvalías, en las condiciones actuales de la legislación asturiana.

A mayor abundamiento, los terrenos incluidos en ambas unidades de actuación ya estaban clasificados como suelo urbano en el planeamiento que se revisa, y cuentan con frente a dos viarios públicos. No es posible por tanto afirmar que nos encontremos en el supuesto de que el nuevo planeamiento proponga una ordenación sustancialmente diferente de la situación inicial, mas allá atribuir determinada capacidad de edificación a terrenos que configuraban la trasera vacante de los frentes edificables.

Por otra parte, en ambos casos los ámbitos delimitados incluyen edificaciones de varias alturas con frente a la avenida del Aramo, debiendo especificarse en la ficha si la edificabilidad asignada incluye la consumida por ellos.

• UA-3A y 3B: Situadas al suroeste de L’Ará, provienen de la división de una unidad de ejecución ya delimitada en las NNSS, a la que se asignaba una edificabilidad bruta de 0,50 m²/m². El PGO propone un coeficiente de edificabilidad bruto de 0,718 y 0,719 m²/m² respectivamente, debiendo acogerse la totalidad de las viviendas que se materialicen en ambos casos a algún régimen de protección pública.

Respecto a los parámetros señalados en las fichas correspondientes, ha de señalarse que el coeficiente de edificabilidad al que se denomina “Neto” es en realidad un índice “bruto”, obteniéndose la superficie máxima edificable indicada en cada ficha mediante la aplicación de dichos coeficientes sobre la superficie total de los respectivos ámbitos.

Por otra parte como consecuencia del informe emitido por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, en el que señalan afecciones por inundabilidad en este ámbito, el ayuntamiento propone modificar el esquema de ordenación e introducir varias cláusulas en la ficha urbanística con objeto de impedir cualquier aproximación de la edificación hacia la zona de inundación frecuente y regular específicamente las condiciones de edificación. Estas consideraciones deberán incorporarse en el texto refundido.

• UA-4A y 4B: Situadas al Oeste de La Vega, provienen de la división de una unidad de ejecución ya delimitada en las NNSS, a la que se asignaba una edificabilidad bruta de 0,50 m²/m². El PGO propone un coeficiente de edificabilidad bruto de 0,668 y 0,683 m²/m² respectivamente, debiendo acogerse la totalidad de las viviendas que se materialicen en ambos casos a algún régimen de protección pública.

Respecto a los parámetros señalados en las fichas correspondientes, ha de señalarse que el coeficiente de edificabilidad al que se denomina “Neto” es en realidad un índice “bruto”, obteniéndose la superficie máxima edificable indicada en cada ficha mediante la aplicación de dichos coeficientes sobre la superficie total de los respectivos ámbitos.

Por otra parte como consecuencia del informe emitido por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, en el que señalan afecciones por inundabilidad en este ámbito, el ayuntamiento propone modificar el esquema de ordenación. Esta modificación deberá incorporarse en el texto refundido.

• UA-5: Situada al Oeste de L’Ara, esta unidad de actuación se delimita sobre terrenos que las NNSS vigentes clasifican como suelo no urbanizable de Interés Agrario. El PGO establece una superficie edificable máxima de 2.000 m² construidos, lo que supone un coeficiente de edificabilidad de 0,213 m²/m².

En la ficha urbanística se pone de manifiesto la existencia de problemas de acceso que requerirán para su solución la creación de un vial con pendientes superiores al 12%. En relación con esta cuestión, téngase en cuenta en aplicación de lo establecido en la Ley del Principado de Asturias 5/1995, de 6 de abril, de Promoción de la accesibilidad y supresión de barreras en los ámbitos urbanístico y arquitectónico y en el Decreto 37/2003 por el que se aprueba el Reglamento de la desarrolla, no es posible la clasificación de nuevos suelos urbanizables en los que no se garanticen las condiciones de accesibilidad.

Respecto a los parámetros señalados en la ficha, ha de señalarse que el coeficiente de edificabilidad al que se denomina “Neto” es en realidad un índice “bruto”, obteniéndose la superficie máxima edificable indicada en la ficha mediante la aplicación de dicho coeficiente sobre la superficie total del ámbito.

• UA-6: Situada entre los barrios de La Marina y La Prunadiella, se delimita sobre terrenos ya clasificados como urbanos en las NNSS vigentes, con la ordenanza de Baja Densidad, no edificados. El PGO establece una superficie máxima edificable de 600 m², con tres viviendas, lo que se traduce en un coeficiente de edificabilidad de 0,485 m²/m².

Como consecuencia del informe emitido por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, en el que señalan importantes afecciones por inundabilidad, el ayuntamiento propone eliminar la Unidad de Actuación teniendo en cuenta las afecciones señaladas y la desfavorable distribución parcelaria. En su lugar, se permitiría la construcción de una vivienda en la esquina suroeste del ámbito y se calificaría la mayor parte del mismo como suelo urbano inundable. Adicionalmente se propone modificar la redacción del artículo 6.4 de la normativa urbanística, en el que se regula la subzona de suelo urbano inundable. Estas consideraciones deberán incorporarse en el texto refundido.

En relación con la nueva redacción propuesta para el artículo mencionado, debe advertirse que el texto que se incorpora en el informe elaborado por el equipo redactor identificándolo con el documento de aprobación provisional no se corresponde con el documento diligenciado y remitido por el Ayuntamiento de Riosa, debiendo entenderse que este último es el correcto.

• UA-7: Situada en el barrio de La Marina, se delimita sobre terrenos no edificados ya clasificados como urbanos en las NNSS vigentes, con la ordenanza de Baja Densidad. El PGO establece una superficie máxima edificable de 1.050 m², lo que se traduce en un coeficiente de edificabilidad de 0,209 m²/m².

Respecto a los parámetros señalados en la ficha, ha de señalarse que el coeficiente de edificabilidad al que se denomina “Neto” es en realidad un índice “bruto”, obteniéndose la superficie máxima edificable indicada en la ficha mediante la aplicación de dicho coeficiente sobre la superficie total del ámbito.

• UA-8: Se delimita sobre terrenos no edificados ya clasificados como urbanos en las NNSS vigentes, con la ordenanza de Edificación Abierta. El PGO establece una superficie máxima edificable de 1.050 m², lo que se traduce en un coeficiente de edificabilidad de 0,209 m²/m².

Respecto a los parámetros señalados en la ficha, ha de señalarse que el coeficiente de edificabilidad al que se denomina “Neto” es en realidad un índice “bruto”, obteniéndose la superficie máxima edificable indicada en la ficha mediante la aplicación de dicho coeficiente sobre la superficie total del ámbito. Igualmente, debe aclararse el parámetro denominado “Superficie Neta”, al que se asignan 3 m².

• UA-9: Se delimita sobre terrenos no edificados ya clasificados como urbanos en las NNSS vigentes, con la ordenanza de CE, Conservación de la Estructura Urbana. El PGO los destina a Equipamiento, con un coeficiente de edificabilidad de 0,60 m²/m².

Respecto a los parámetros señalados en la ficha, ha de señalarse que el coeficiente de edificabilidad al que se denomina “Neto” es en realidad un índice “bruto”, obteniéndose la superficie máxima edificable indicada en la ficha mediante la aplicación de dicho coeficiente sobre la superficie total del ámbito.

Suelos urbanizables

El PGO de Riosa delimita un total de 8 ámbitos de suelo clasificado como urbanizable, situando 7 de ellos en el entorno inmediato de 5 núcleos rurales (Rebollada, Purció-Teleno, Doñaxuande, Villameri y El Colleu) y un último ámbito localizado de forma aislada.

La totalidad de suelo clasificado asciende 78.281 m², con un total de 80 nuevas viviendas.

Conforme a los argumentos expuestos en la Memoria del PGO, los ámbitos de desarrollo propuestos clasificados por este PGO como suelo urbanizable se plantean, en algunos casos, como respuesta a las necesidades de crecimiento urbanístico a corto y medio plazo y, en segundo lugar, como propuesta de futuro para una segunda fase, que se describe con el siguiente tenor literal:

“En una segunda fase -que en su mayor parte tendrá lugar bien fuera del período temporal estudiado por este Plan General-el crecimiento podrá tener lugar mediante la creación de nuevas agrupaciones de vivienda autónomas, de una dimensión no superior a la de un poblamiento rural típico, emplazadas, diseñadas y reglamentadas en forma que sus estructuras sean percibidas desde el exterior como pueblos densos indistinguibles de los poblamientos rurales tradicionales.

Este tipo de crecimiento deberá desarrollarse bajo un estricto control que garantice la plena integración de las nuevas unidades de vivienda con el paisaje en que se encuentran integrados los poblamientos tradicionales y probablemente solo podrá tener lugar cuando la confluencia entre un incremento substancial del PIB del conjunto regional con respecto al actual y la progresiva colmatación de buena parte de las reservas de vivienda unifamiliar de la zona central de Asturias permitan dirigir hacia Riosa una demanda residencial de una dimensión suficiente”.

Del contenido específico de las fichas correspondientes a los 8 ámbitos de suelo urbanizable propuestos en el PGO sólo es posible identificar como pertenecientes a la segunda fase descrita anteriormente a los sectores delimitados en Purció-Teleno y Les Yanes. No obstante, y puesto que la adscripción a cualquiera de las mencionadas fases no tiene ninguna consecuencia urbanística (no existe programación temporal ni distinción entre ámbitos sectorizados y suelos “de reserva” o no sectorizados), se analizarán la totalidad de los ámbitos desde una única perspectiva, que se desarrolla en los apartados siguientes.

— Criterios generales de análisis de los suelos urbanizables:

El análisis y valoración de las propuestas contenidas en el PGO de Riosa respecto a los suelos urbanizables ha de realizarse necesariamente atendiendo a los principios que se enumeran a continuación, extraídos de la legislación estatal y autonómica aplicable:

• El artículo 7 del ROTU, define los principios generales de la ordenación territorial y urbanística que deben inspirar toda actuación pública y privada, entre los que incluye la necesidad de proponer desarrollos territoriales y urbanos sostenibles y equilibrados “cuyos objetivos son el progreso económico, el bienestar y la cohesión sociales y la preservación del patrimonio natural y cultural, bajo criterios de solidaridad intergeneracional cuyo finalidad sea garantizar la calidad de vida de las generaciones presentes y futuras”, señalando entre las pautas a seguir:

1.ª La consideración del suelo como recurso natural no renovable por lo que, para su uso racional y conforme al interés general, requerirá la configuración de modelos de ocupación del territorio que eviten la dispersión de la urbanización y de las edificaciones, contemplen la recuperación de las tramas urbanas frente a los procesos de expansión injustificada de los asentamientos urbanos, fomenten la implantación de sistemas de transporte colectivo, favorezcan la preservación y mejora de las áreas rurales, y consoliden un modelo territorial globalmente eficiente que favorezca el desarrollo económico.

• En el mismo sentido, el artículo 138 1 del ROTU, establece que “para favorecer el uso racional del territorio y reducir el tráfico, el Plan General de Ordenación optará por modelos de crecimiento continuo de la trama urbana frente a nuevos crecimientos exentos; asimismo primará la compleción y renovación de las tramas existentes frente a procesos indiscriminados de expansión urbana”.

• Por su parte, el artículo 10 del texto refundido de la Ley del suelo estatal cuando establece como criterio básico de utilización del suelo “atribuir en la ordenación territorial y urbanística un destino que comporte o posibilite el paso de la situación de suelo rural a suelo urbanizado, mediante la urbanización, del suelo preciso para satisfacer las necesidades que los justifiquen, impedir la especulación con él y preservar de la urbanización el resto del suelo rural”.

— Aplicación de los criterios generales al caso de Riosa:

En primer lugar respecto a la posibilidad de plantear nuevos desarrollos residenciales sobre suelo no urbanizable, desconectados de los suelos urbanos existentes, cabe hacer las reflexiones que se desarrollan en los párrafos siguientes, que se añaden a los principios generales explicitados en los artículos 7 y 138 del ROT, así como del artículo 10 del texto refundido de la Ley del Suelo estatal:

El artículo 311 del ROTU, cuando enumera las condiciones de localización de los sectores de suelo urbanizable residencial señala la posibilidad de que los mismos se sitúen “en contigüidad con el suelo urbano y los núcleos rurales existentes, salvo que la orografía, los elementos geográficos y la integración en la estructura general y orgánica del territorio lo dificulten. No obstante, dice, se podrán delimitar sectores aislados de suelo urbanizable de uso predominante residencial cuando se trate de ámbitos servidos previa o simultáneamente por servicios de transporte público y tengan una conexión suficiente con el entramado urbanístico ya existente”.

La lectura conjunta de este precepto y de citados en el apartado anterior permite concluir que es posible clasificar suelo urbanizable residencial en contigüidad con un núcleo rural existente, siempre que éste se pueda entender como un crecimiento “racional” del asentamiento de población y que en ningún caso pueda considerarse como una expansión injustificada o indiscriminada del mismo y se identifiquen adecuadamente las necesidades que lo justifican, ya sean estas de carácter endógeno o exógeno. De este modo, la clasificación de suelos urbanizables en el entorno de los núcleos debe ser entendida como una herramienta eficaz, desde el punto de vista urbanístico, para modular eventuales crecimientos, al servicio del propio núcleo, que permitan materializar desarrollos proporcionados al mismo y satisfacer sus demandas dotacionales, todo ello con las garantías inherentes al procedimiento previsto en la legislación vigente.

Por último, como criterios a tener en cuenta en orden a valorar la idoneidad de las dimensiones de cada uno de los desarrollos propuestos, debemos citar aquí los siguientes preceptos:

• El artículo 152 del ROTU establece que los sectores delimitados por el Plan General “han de tener entidad geográfica y urbanística suficiente para permitir su desarrollo y adecuada inserción en la estructura general del Plan con criterios de racionalidad y calidad urbanística”.

• Desde el punto de vista de la gestión, el artículo 357 del ROTU establece que los sectores de suelo urbanizable constituirán al menos un polígono de actuación, por lo que deberán cumplir necesariamente los requisitos exigidos para ello, esto es, que “por sus dimensiones físicas y las características de la ordenación sean susceptibles de asumir las cesiones de suelo derivadas de la exigencia del planeamiento”.

En el caso del PGO de Riosa que se analiza en este informe nos encontramos en un supuesto totalmente diferente, por dos razones:

• En primer lugar, porque las propuestas de desarrollos urbanísticos en el entorno inmediato de los núcleos rurales no obedece a satisfacer ninguna necesidad intrínseca a ellos, sino que obedece a un determinado y concreto modelo territorial en el que se apuesta por situar un 46% de las nuevas viviendas previstas en el concejo en el interior o en contigüidad de los suelos urbanos y distribuir el 54% restante en el entorno de 7 asentamientos rurales, más un ámbito aislado que se analizará posteriormente.

• En segundo lugar, porque el dimensionamiento de estos crecimientos no obedece a una demanda objetiva de suelo desarrollable detectada desde los análisis realizados en el documento, sino que responde a una hipótesis de futuro en buena medida ajena al propio concejo que se ordena, tal y como se reconoce en los párrafos de la Memoria transcritos anteriormente.

En consecuencia, atendiendo al carácter esencial que estos desarrollos adquieren en el contexto del modelo territorial que se propone en el PGO, el análisis que sobre los mismos se realiza ha de ser especialmente ponderado y razonado.

— Observaciones a los sectores de suelo urbanizable:

Rebollada:

• UA-Rb-1: Se clasifica como suelo urbanizable un ámbito de 9.843 m² situado al noreste del núcleo consolidado de La Rebollada. Sobre él se propone edificar un máximo de 10 viviendas. La posición y características de este ámbito son muy similares a los terrenos vacantes de edificación situados al Oeste, en la margen opuesta de la carretera de acceso al pueblo, que el PGO incluye en la categoría de Núcleo Rural, permitiendo construir una vivienda en cada una de las tres parcelas que lo integran.

El PGO justifica la delimitación de este sector argumentando la existencia de una distribución parcelaria adecuada para permitir una gestión razonable, combinadas con un relieve de pendientes moderadas y soleamiento suficiente. La vinculación de este ámbito con la situación actual del núcleo rural se encontraría en la definición de las cesiones que se obtendrían de su desarrollo, esto es, una parcela destinada a equipamiento y un espacio destinado a aparcamiento.

Teniendo en cuenta la capacidad de integración del desarrollo en el conjunto de las propuestas realizadas en el PGO respecto al propio núcleo rural se entiende más adecuado clasificar estos terrenos como suelo no urbanizable de núcleo rural, a desarrollar mediante el procedimiento señalado para las unidades de actuación en este categoría de suelo, esto es, mediante Convenio urbanístico y Plan Especial.

- Los usos admisibles en la ordenanza de Baja Densidad (BD) se regulan en el artículo 6.3.9, no en el 6.3.8.

Purció-Teleno:

• UA-P-T: Este sector, con una superficie de 10.894 m² y 14 nuevas viviendas, constituye uno de los ámbitos a los que la propia Memoria del PGO identifica como una de las actuaciones a desarrollar en una segunda fase y tendente a crear una nueva agrupación de viviendas que se identifique como un nuevo barrio.

Se trata de un ámbito desligado de los asentamientos actuales, cuyos accesos se resuelven, según los planos, mediante la apertura de un nuevo vial que discurre mayoritariamente por terrenos exteriores al sector, calificados como núcleo rural, sobre parcelas en las que se permite la construcción de varias viviendas y sin imponer ninguna condición en cuanto a su ordenación conjunta y/o cesión de terrenos con destino a viario. Teniendo en cuenta estas circunstancias (desconexión con el entramado edificatorio y la red viaria y de servicios actuales) se propone la desclasificación de este ámbito, otorgándole la categoría de suelo no urbanizable mas adecuada a sus características naturales, lo cual no es óbice para que en un futuro, si se dieran las condiciones adecuadas y previa justificación de la necesidad, se propusiera un desarrollo urbanístico mediante la oportuna modificación de planeamiento.

Por último, y aunque la aplicación de la propuesta realizada en el párrafo anterior las convierta en irrelevantes, deben realizarse las siguientes observaciones al contenido de las fichas:

- Los usos admisibles en la ordenanza de Baja Densidad (BD) se regulan en el artículo 6.3.9, no en el 6.3.8 de la normativa urbanística del PGO.

Por tanto en este punto se deniega la aprobación definitiva de manera parcial, y en su caso, se podrá tramitar en el futuro una modificación puntual del planeamiento con las condiciones anteriormente señaladas.

Doñaxuande:

• UA-Dx-1 y UA-Dx-2: Doñaxuande constituye un núcleo situado en la ladera que domina desde el noroeste el suelo urbano de L’Ará. Se trata de un asentamiento de carácter muy compacto en su extremo oriental, que se dispersa en dirección Oeste a lo largo de la carretera de acceso y de un camino situado al Norte de la misma. El PGO propone la posibilidad de construir hasta 14 nuevas viviendas en la zona Norte y occidental, con el régimen propio del núcleo rural ordenado directamente, más otras 8 viviendas que se podrían edificar tras el desarrollo de las tres unidades de actuación que se delimitan en el borde sur (UA-Dx-3A, 3B y 3C, que estarían afectados por las consideraciones realizadas en el punto 5.3 de este informe respecto a las unidades de actuación en núcleo rural).

En los dos sectores de suelo urbanizable que se delimitan al Norte, con unas superficies de 18.573 m² y 5.377 m² se prevé la construcción de 12 y 7 nuevas viviendas, respectivamente, es decir, otras 19 viviendas que se añadirían a las 22 previstas en el entorno más inmediato del núcleo actual. Según se explicita en la propia ficha urbanística, el desarrollo de estos ámbitos permitiría la creación de un nuevo barrio en la zona alta del actual núcleo de Doñaxuande, que pasaría a ser el barrio bajo de un asentamiento global. Esta identificación de la actuación propuesta como “nuevo barrio” y la vinculación de cada uno de estos sectores con el conjunto edificado de Doñaxuande permite al menos establecer un paralelismo entre el ambito Dx-1, situado más al Norte, y el delimitado entre Teleno y Purcio, al menos en cuanto a su adscripción al conjunto de las actuaciones a desarrollar en la denominada segunda fase.

Teniendo en cuenta estas circunstancias (desconexión con el entramado edificatorio y la red viaria y de servicios actuales) se acuerda la desclasificación del ámbito UA-Dx-1, otorgándole la categoría de suelo no urbanizable mas adecuada a sus características naturales, lo cual no es óbice para que en un futuro, si se dieran las condiciones adecuadas y previa justificación de la necesidad, se propusiera un desarrollo urbanístico mediante la oportuna modificación de planeamiento.

Por tanto en este punto se deniega la aprobación definitiva de manera parcial, y en su caso, se podrá tramitar en el futuro una modificación puntual del planeamiento con las condiciones anteriormente señaladas.

Respecto al ámbito UA-Dx-2, teniendo en cuenta la capacidad de integración de este desarrollo en el conjunto de las propuestas realizadas en el PGO respecto al propio núcleo rural se entiende más adecuado clasificar estos terrenos como suelo no urbanizable de núcleo rural, a desarrollar mediante el procedimiento señalado para las unidades de actuación en este categoría de suelo, esto es, mediante Convenio urbanístico y Plan Especial

El deber de cesión de terrenos con destino a sistemas locales de zonas verdes, espacios libres y equipamientos es obligado en los suelos urbanizables, si bien con las posibilidades que se regulan en el artículo 177 del ROTU, por lo que deberá reflejarse de este modo en el punto 1 de las fichas.

Por último, y aunque la aplicación de la propuesta realizada en el párrafo anterior las convierta en irrelevantes, deben realizarse las siguientes observaciones al contenido de las fichas:

• Los usos admisibles en la ordenanza de Baja Densidad (BD) se regulan en el artículo 6.3.9, no en el 6.3.8.

Villameri:

• UA-Vm-1A y 1B: Al Oeste del actual núcleo de Villameri, de clasifican dos pequeños sectores de suelo urbanizable, con una superficie de 4.532 m² y 2.487 m², en los que se plantea la construcción de 6 y 3 nuevas viviendas respectivamente.

Los suelos afectados lindan en toda su extensión con el conjunto del núcleo rural delimitado en las actuales NNSS y con el propuesto en el PGO. Las características orográficas, estado actual y posición respecto al conjunto edificado de estos suelos no difieren en absoluto del ámbito que el PGO incluye en una Unidad de Actuación sobre suelo no urbanizable, cuya superficie supera ampliamente al conjunto de los dos sectores que ahora se analizan.

El PGO justifica la delimitación de estos sectores argumentando la conveniencia de generar una fachada occidental del conjunto, apoyada en un nuevo vial de acceso al pueblo. La vinculación de estos ámbitos con la situación actual del núcleo rural se encontraría en la definición de las cesiones que se obtendrían de su desarrollo, esto es, el nuevo viario de acceso y una parcela destinada a equipamiento al servicio del núcleo.

La justificación aportada permite entender que estas actuaciones pueden incardinarse en el supuesto al que se alude en el artículo 200 del TROTU y 504 del ROTU, en los que se reconoce a los planes generales de ordenación la capacidad de proponer en el suelo no urbanizable modelos de gestión propios de otras clases de suelo (urbano y/o urbanizable, se entiende), con la finalidad de obtener terrenos afectos a dotaciones, servicios y sistemas de espacios libres. En consecuencia se propone reconducir la clasificación de estos dos ámbitos a la del suelo no urbanizable, incorporándolos en la delimitación del núcleo rural y aplicándoles las mismas condiciones de desarrollo que las establecidas en este acuerdo con carácter general para las unidades de actuación en núcleo rural.

Por otra parte, y en relación con la ordenación propuesta en el PGO para el conjunto de los dos ámbitos, ésta se articula mediante la apertura de un nuevo vial, paralelo a carretera de acceso a pueblo. Según se aprecia en los planos de ordenación, la conexión entre el nuevo vial y la carretera debe realizarse necesariamente a través de fincas que no se incorporan en la delimitación del ámbito, incluidas en la categoría de Núcleo Rural Consolidado. Teniendo en cuenta el carácter esencial de estos terrenos para permitir el desarrollo del conjunto formado por los dos ámbitos, se considera más adecuado incorporarlos en la gestión de los mismos.

Por último, y aunque la aplicación de la propuesta realizada en el párrafo anterior las convierta en irrelevantes, deben realizarse las siguientes observaciones al contenido de las fichas:

- Los usos admisibles en la ordenanza de Baja Densidad (BD) se regulan en el artículo 6.3.9, no en el 6.3.8.

- En la ficha urbanística del ámbito UA-Vm-1B no se señala ni la clasificación ni la calificación de los terrenos.

- Puesto que la clasificación que se otorga a los terrenos es la de suelo urbanizable, el instrumento de desarrollo debería ser un Plan Parcial. En el punto 6 de la ficha se menciona indistintamente este instrumento junto con un Plan Especial. Igualmente, en la ficha se menciona la Unidad de Actuación Dx-3A, con la que no existe relación de ningún tipo; debe eliminarse.

El Colleu:

• UA-Cll-1: Se delimita un sector de suelo urbanizable al noroeste del núcleo rural de El Colleu. Este asentamiento tiene un carácter muy compacto en torno a un espacio que constituye el final de la carretera de acceso. El PGO propone la posibilidad de construir hasta 5 nuevas viviendas en la zona occidental, con el régimen propio del núcleo rural ordenado directamente.

El nuevo sector propuesto por el PGO tiene una superficie de 11.066 m² y su desarrollo permitirá la construcción de 14 nuevas viviendas, lo que supera ampliamente la ocupación residencial actual del asentamiento.

Las características, dimensiones y posición respecto al núcleo actual permiten asimilar esta propuesta como una de las actuaciones a desarrollar en una segunda fase y tendente a crear una nueva agrupación de viviendas que se identifique como un nuevo barrio, lo que permite establecer una paralelismo entre este sector y el delimitado entre Teleno y Purcio, al menos en cuanto a su adscripción al conjunto de las actuaciones a desarrollar en la denominada segunda fase.

Teniendo en cuenta estas circunstancias (desconexión con el entramado edificatorio y la red viaria y de servicios actuales) se propone la desclasificación de este ámbito, otorgándole la categoría de suelo no urbanizable mas adecuada a sus características naturales, lo cual no es óbice para que en un futuro, si se dieran las condiciones adecuadas y previa justificación de la necesidad, se propusiera un desarrollo urbanístico mediante la oportuna modificación de planeamiento.

Por último, y aunque la aplicación de la propuesta realizada en el párrafo anterior las convierta en irrelevantes, deben realizarse las siguientes observaciones al contenido de la ficha:

- Conforme se regula en el artículo 177 del ROTU, al menos una superficie de suelo equivalente a 10 m² por cada 100 m² de techo edificable debe ser destinada a equipamiento público (no reservado por tanto a los residentes de la unidad), si bien podrá incorporarse a la reserva de zonas verdes (art. 177.4.d)).

- Los usos admisibles en la ordenanza de Baja Densidad (BD) se regulan en el artículo 6.3.9, no en el 6.3.8.

Por tanto en este punto se deniega la aprobación definitiva de manera parcial, y en su caso, se podrá tramitar en el futuro una modificación puntual del planeamiento con las condiciones anteriormente señaladas.

Les Yanes:

Se clasifican como suelo urbanizable de baja densidad unos terrenos situados a cierta distancia del núcleo rural de Piedrapico d’Arriba. Este núcleo rural, propuesto ex novo por el PGO, constituye un asentamiento de aproximadamente 5-6 edificaciones, de las que se desconoce su destino, y en el que el PGO permite la construcción de 4 nuevas viviendas con el régimen propio de los núcleos rurales.

El sector de suelo urbanizable se sitúa a una distancia de 200 metros en proyección horizontal y un desnivel de 65 metros respecto a las edificaciones actuales. Tiene una superficie de 15.509 m² y sobre el se permite la construcción de 15 nuevas viviendas.

Este sector de suelo urbanizable constituye de forma evidente un asentamiento exento, cuya clasificación no obedece a dinámicas edificatorias debidamente justificadas ni a problemáticas urbanísticas singulares, y en el que no concurren las circunstancias señaladas en el artículo 311 del ROTU para delimitar sectores aislados. En consecuencia, se propone su desclasificación, otorgando a los suelos la categoría de suelo urbanizable se considere más adecuada a su naturaleza.

Por tanto en este punto se deniega la aprobación definitiva de manera parcial.

Suelos no urbanizables

El PGO de Riosa distingue las categorías de suelo no urbanizable que se enumeran a continuación:

• Suelo No Urbanizable de Especial Protección:

o SNU de Vega o Protección Urbana (potencialmente inundable).

o SNU de Montaña y Vegetación Rupícola.

o SNU de Protección Ecológica.

o SNU de Protección del Acebal.

o SNU de Protección Arqueológica.

• Suelo No Urbanizable de Interés:

o SNU Interés Agrario.

o SNU Paisajístico de Pastos y Monte Bajo.

• Suelo No Urbanizable de Proyección de nuevas Infraestructuras.

• Suelo No Urbanizable de Núcleo Rural.

La adscripción de cada una de estas categorías a las establecidas en el artículo 122 del TROTU se realiza conforme a la referencia expresa que se hace en el propio artículo 7.1.2 de la normativa del PGO. Respecto a esta cuestión cabe señalar que el cuadro resumen que se contiene en el apartado 7.2 de la Memoria del PGO no es coherente con dicha adscripción, por lo que debería modificarse.

Se incluye a continuación un cuadro elaborado a partir del mencionado en el párrafo anterior, en el que se desglosan las superficies calificadas en cada una de las categorías de suelo no urbanizable reguladas en este PGO, agrupándolas conforme a la adscripción realizada en el artículo 7.1.2 de la normativa.

RESUMEN DE CLASIFICACIÓN

Sup. (has)

%

Suelo Urbano

311.593,00

0,67%

Suelo Urbanizable

0,00

0,00%

Suelo No Urbanizable

46.191.623,00

99,33%

“Especial-Protección”

Vegetación Rupícola

4.627.580,00

9,95%

Protección Ecológica

18.474.900,00

39,73%

Protección de Acebal

1.838.210,00

3,95%

Vega y PU

90.591,00

0,19%

Protección Arqueológica (*)

Interés

Interés Agrario

8.580.931,00

18,45%

Pastos y Monte Bajo

11.903.900,00

25,60%

NR

Núcleo Rural

675.511,00

1,45%

Total concejo

46.503.216,00

100,00%

(*) La categoría de suelo no urbanizable de Protección Arqueológica está regulada en el artículo 7.10 y siguientes de la normativa urbanística y se corresponde con unos terrenos situados al este de Purcio; sin embargo, no se incluye en el cuadro resumen de la Memoria ni en las leyendas de los planos correspondientes.

— Sobre las condiciones de edificación y parcelación en los núcleos rurales:

En las parcelas en las que se permite la construcción de más de una vivienda y no figuran afectadas por la obligación de la ordenación conjunta de varias fincas, se exige la tramitación de un Plan Especial, conforme a las condiciones establecidas en el artículo 2.1.8 de las normas urbanísticas. Sin embargo, en dicho artículo se matiza esta condición señalando que en las parcelas en las que se permite la construcción de más de una vivienda se exige la tramitación de una figura denominada Agrupación Rural, que debe entenderse como un proyecto de parcelación al que se le añade documentación y estudios complementarios, y sólo en aquellos casos en los que sea necesaria la apertura de nuevos caminos públicos o la cesión de terrenos se tramitará un Plan Especial.

Para el resto de parcelas incluidas en la delimitación de un núcleo rural, a las que el PGO no asigne ninguna vivienda ni se incluyan en unidad de actuación o desarrollo conjunto, se les reconoce el derecho a edificar una vivienda siempre y cuando tengan una superficie superior a 600 m², frente mínimo de 6 metros a camino público y se pueda inscribir un círculo de 11 metros de radio.

En la figura de Agrupación Rural se establece un mecanismo singular mediante el cual se permite la segregación de las partes de las fincas originales no incluidas en Núcleo Rural, sin necesidad de que se cumpla la unidad mínima de cultivo. El supuesto de parcelación de fincas incluidas parcialmente en NR sólo podrá realizarse cuando la superficie exterior a la delimitación del mismo cumpla con la Unidad Mínima de Cultivo. Del mismo modo, se entiende igualmente exigible que la posibilidad de segregar las partes de las fincas incluidas en núcleo rural que resulten inedificbles por la aplicación de las líneas envolventes grafiadas en el documento, estará condicionada a que la porción a segregar tenga una superficie superior a los 600 m² indicados en el aparado 7 del artículo 7.2.2.

En el caso de las Agrupaciones Rurales, se considera como parcela mínima el resultado de dividir el 60% de la parcela matriz, con las deducciones a que haya lugar como consecuencia de los supuestos de segregación que se comentaron en el párrafo anterior, entre el número de entidades edificables (señalado en los planos numéricamente). El concepto de parcela mínima pierde de esta forma su condición de unidad de referencia a efectos de determinar el contenido urbanístico de las fincas incluidas en el NR y pasa a ser una consecuencia de la aplicación de las condiciones reguladas en el PGO, con efectos registrales.

— Ordenación conjunta de parcelas en los núcleos rurales:

Como se indicó, en determinados casos el PGO exige el desarrollo conjunto de dos o mas fincas con el objeto de buscar una ordenación más coherente o para evitar que queden parcelas aisladas de dimensión reducida. Estas situaciones se identifican en planos mediante la colocación de un símbolo en forma de lazo que une las parcelas afectadas. Ahora bien, la normativa del PGO no regula en qué condiciones debe articularse el desarrollo conjunto que se exige, identificándose en los planos situaciones diferenciadas.

• En primer lugar, encontramos el supuesto en el que se exija el desarrollo conjunto de dos o más parcelas para la construcción de una única vivienda. En este caso debemos entender que, previamente a la ejecución de la misma deberá realizarse la agrupación registral de las fincas identificadas.

• En segundo lugar, se identifican varias localizaciones en las que se exige el desarrollo conjunto de dos o más fincas, siendo posible edificar más de una vivienda. En este supuesto, y siguiendo el modelo de gestión general que se plantea en el PGO, será exigible bien la tramitación de la figura denominada Agrupación Rural (con las precisiones realizadas en este informe), bien la tramitación de un Plan Especial si fuere preciso abrir nuevos viales. En ambos casos debe tenerse en cuenta, y explicitarse claramente en la normativa del PGO, que el artículo 147 del ROTU prohíbe expresamente que se produzca una reparcelación.

— Observaciones a las propuestas de ordenación en los núcleos rurales:

Todo el proceso de atribución de capacidades edificatorias residenciales en los núcleos rurales del concejo de Riosa se traduciría en un tratamiento muy elaborado en el que cada unidad parcelaria es objeto de un análisis singularizado en el que se tienen en cuenta tanto el número de viviendas que se puede construir sobre ella como su localización concreta.

Ahora bien, con objeto de garantizar la plena compatibilidad entre las propuestas del PGO y las determinaciones de la legislación urbanística, el PGO debería incluir al menos las siguientes justificaciones:

• El cumplimiento de la condición impuesta en el punto 2.f) del artículo 147 del ROTU respecto a la superficie mínima de los lotes resultante de una parcelación o, en su caso, la justificación requerida en dicho artículo para considerar superficies inferiores a 1.000 m².

• En aquellos casos en los que se permita la edificación conjunta de varias parcelas, con apertura de nuevos viarios, debe exigirse la formalización previa de un convenio urbanístico entre el Ayuntamiento y los propietarios afectados.

• Igualmente, en el supuesto de ordenación conjunta de varias parcelas se arbitrarán las medidas necesarias para evitar que se produzca un proceso de reparcelación, en los términos descritos en el punto 3.c) del artículo 147 del ROTU.

• Se tendrán en cuenta las observaciones realizadas respecto a la obligación de cumplir la Unidad Mínima de Cultivo en todas aquellas segregaciones de las que se derive la creación de nuevas fincas en suelo no urbanizable no categorizado como núcleo rural.

• Por último, en relación con las Unidades de Actuación delimitadas en el interior de los núcleos rurales, deben tenerse en cuenta las observaciones realizadas en el apartado correspondiente de este informe.

— Observaciones a las delimitaciones de los núcleos rurales:

Con carácter general, las delimitaciones de los núcleos rurales que se proponen en el documento remitido por el Ayuntamiento se ajustan a las contenidas en las NNSS actualmente vigentes, por lo que no se aprecia inconveniente para su aprobación, con las siguientes salvedades:

• En el Núcleo Rural de Muriello aparecen grafiados dos ámbitos identificados con las siglas empleadas en el documento para denominar a las Unidades de Actuación, sin que esta calificación se traslade en la ficha correspondiente. Debe aclararse el sentido de la delimitación comentada.

— Observaciones a la regulación de otras categorías de suelo no urbanizable:

El PGO de Riosa contempla 5 categorías de suelo no urbanizable de Especial Protección, con subcategorías en alguno de los casos.

El estudio comparado del régimen urbanístico que se establece en cada una de estas categorías de suelo permite concluir que éste es muy similar en lo que se refiere a los usos incompatibles y prohibidos y que la principal diferenciación se produce en la calificación como permitidos o autorizables de un conjunto de usos muy similares. Así, diversos usos que en una de las categorías aparecen como permitidos, en otras se califican como autorizables, o no se contemplan.

Ahora bien, esta categorización de los usos debe acomodarse a las determinaciones del artículo 331 del ROTU, en el que se establece un régimen de usos mínimo.

Se acompañan sendos cuadros resumen en los que se representa, en primer lugar, la distribución de usos propuesta por el PGO y, en el segundo de ellos, las modificaciones que se han de introducir con objeto de acomodar el régimen urbanístico de este suelo a las determinaciones del ROTU.

* Recogidas en el anexo I.

Observaciones al articulado

— Artículo 1.7. Normas y criterios de interpretación del PGO.

Debe revisarse la numeración de los apartados de este artículo. Concretamente, se señalan dos números 5. La renumeración del último de ellos, relativo a las Unidades de Actuación, tendrá como consecuencia la necesidad de revisar el contenido de las fichas correspondientes a las mismas para adecuar las referencias normativas.

— Artículo 2.1.3. Instrumentos de desarrollo del Plan General.

En los apartado 1.b) y 2 se menciona el aprovechamiento como una de las determinaciones del PGO en el suelo urbano no consolidado y en el suelo urbanizable. En realidad este parámetro no figura entre las cuestiones reguladas en el plan respecto a los suelos mencionados, siendo una determinación obligatoria de los planeamientos generales. Debe incorporarse en cada una de las fichas urbanísticas, tanto de los suelos urbanos como de los suelos urbanizables. En su caso, deberán justificarse los coeficientes de homogeneización que fueren precisos para su determinación.

— Artículo 2.1.4. Gestión de las previsiones del PGO en suelo urbano y urbanizable.

En el punto 3.a) debe añadirse la referencia al sector como ámbito de desarrollo mediante Plan Parcial.

— Artículo 2.1.9. Proyectos de urbanización.

El Reglamento ya está vigente.

— Artículo 3.3.8. Condiciones de las actividades extractivas.

En relación con la regulación de las actividades extractivas, téngase en cuenta los señalado en el informe emitido por la Consejería de Industria en el que se señala la conveniencia de calificar las explotaciones existentes como suelo no urbanizable de Interés Minero, articulando el procedimiento necesario para que las nuevas explotaciones que cuenten con las autorizaciones sectoriales, incluida la ambiental, pueden obtener dicha calificación.

La regulación prevista en el punto 3 de este artículo, en virtud de la cual se considera una calificación como suelo de Interés Minero, complementaria a la categorización establecida en el PGO.

Esta solución propuesta en el documento no se considera correcta, puesto que no es posible que coexistan dos calificaciones urbanísticas sobre un mismo predio. En consecuencia, deben delimitarse y calificarse las explotaciones existentes como suelo de Interés Minero. Fuera de esta categoría de suelo, las actividades extractivas tendrán la consideración de uso incompatible. En aquellos casos en los que se cuente con la autorización administrativa correspondiente y pronunciamiento ambiental favorable podrá instarse una modificación de planeamiento que otorgue a los suelos afectados la calificación de Interés Minero, deviniendo el uso en autorizable.

— Artículo 3.3.9. Condiciones de las instalaciones eólicas. Definición.

La definición y regulación de las instalaciones eólicas se ajustará a lo establecido en las Directrices Sectoriales de Ordenación de la Energía Eólica.

— Artículo 3.5.1. Subdivisión del uso comercial.

Téngase en cuenta lo señalado en el informe de la DG de Comercio de 30 de diciembre de 2011.

La regulación recogida en el apartado c) del artículo se corresponde en realidad con el PGO del concejo de Laviana, por lo que deberá eliminarse.

— Artículo 3.7.1. Subdivisión del uso hotelero.

La modalidad de Casas de Aldea se corresponde con la oferta de servicios de alojamiento en viviendas autónomas e independientes, con características propias de la arquitectura tradicional. En consecuencia, la superficie edificable máxima de estas instalaciones será la misma que la establecida con carácter general para el uso residencial en suelo no urbanizable, esto es, 300 m² construidos.

— Artículo 4.3.4. Energía eléctrica. Baja Tensión.

Con carácter general los tendidos eléctricos de alta y media tensión que tengan por objeto la distribución de la energía y hayan de discurrir por suelo no urbanizable para dar servicio a los núcleos rurales o las instalaciones que en él se ubiquen, tendrán la consideración de uso autorizable, sometidos al trámite de evaluación ambiental procedente. Las líneas eléctricas de transporte deberán considerarse como uso incompatible, sometidos a Evaluación de Impacto Ambiental, que conforme al artículo 25 del TROTU constituye un instrumento complementario de ordenación del territorio. La obtención de una declaración ambiental favorable implicará que el uso propuesto tendrá la consideración de autorizable en su ámbito específico, sometiéndose al trámite de autorización previa conforme a lo establecido en el artículo 132 del TROTU. A los efectos de lo dispuesto en el apartado b) de este artículo, se entenderá que el trámite de información pública se ha cumplido con la tramitación de la Evaluación de Impacto Ambiental.

— Artículo 6.3.1. Zona de suelo urbano dedicado a edificación unifamiliar de Baja Densidad.

Desarrollo.

Este artículo reproduce en su mayor parte el contenido del artículo 7.2.2 en el que se desarrolla la gestión de la edificación en el ámbito de los núcleos rurales. Esta circunstancia introduce disfunciones conceptuales y terminológicas que deben ser subsanadas. Así, en el punto 3 se califica como Agrupación Rural la gestión de las parcelas a las que se asigna más de una vivienda y no requieren el desarrollo conjunto con otras fincas, con remisión expresa al artículo 2.1.8 que se refiere a las parcelaciones en el ámbito de los núcleos rurales. Ambas cuestiones, definición e instrumento de desarrollo, deben ser las adecuadas a la clasificación de los terrenos como suelo urbano no consolidado.

— Artículo 6.3.2. Condiciones de gestión-urbanización.

En este artículo se establece que toda parcela no incluida en Unidad de Actuación, que esté dotada de acceso (aunque no sea directo) desde un camino público y a la que se atribuya la edificabilidad de al menos una vivienda será considerada solar edificable.

Esta regulación es incompatible con lo establecido en el artículo 299 del ROTU, en que se exige que, para la consideración de un terreno como suelo urbano éste ha de contar con acceso en el borde de la parcela, en forma de vía de uso y dominio público, transitable por vehículos automóviles.

En consecuencia, debe corregirse este artículo introduciendo los mecanismos necesarios para garantizar la disponibilidad plena de los servicios exigibles para la consideración de los terrenos como solar edificable, en los términos del citado artículo 299 del ROTU.

— Artículo 6.3.4. Cómputo de edificabilidades.

Este artículo reproduce parte el contenido del artículo 7.2.6 en el que se desarrolla el cómputo de edificabilidades en el ámbito de los núcleos rurales. Esta circunstancia introduce disfunciones conceptuales y terminológicas que deben ser subsanadas. Así, se hace referencia a los terrenos incluidos en áreas de Núcleo Consolidado, siendo ésta una definición propia del suelo no urbanizable.

— Artículo 7.1.2. Categorías urbanísticas en suelo no urbanizable.

Las categorías mencionadas en el punto 3 de este artículo (Pastizal (Ptz), Montaña y Vegetación Rupícola (PE-K), Protección Ecológica (PEc) y Protección del Acebal (PE-llex)) no se representan en planos mediante relleno de color, tal y como se afirma en el mismo.

— Artículo 7.1.3. Limitaciones a la división de fincas.

En el artículo 2.1.8 de la normativa del PGO al que se hace referencia en el punto 1 se regulan los Planes Especiales y parcelaciones en el suelo de núcleo rural, y no las Ordenaciones de Conjunto.

— Artículo 7.2.2. Gestión de la edificación en los núcleos rurales

Respecto a la exigencia de desarrollo conjunto para aquellas parcelas identificadas mediante un símbolo en forma de lazo, debe tenerse en cuenta los señalado anteriormente en este informe.

En el punto 5 de este artículo se establece que en las parcelas en las que se permite la construcción de más de una vivienda y no figuran afectadas por la obligación de la ordenación conjunta de varias fincas, será precisa la tramitación de un Plan Especial, conforme a las condiciones establecidas en el artículo 2.1.8 de las normas urbanísticas. Sin embargo, en el artículo al que se nos remite se matiza esta condición señalando que en las parcelas en las que se permite la construcción de más de una vivienda se exige la tramitación de una figura denominada Agrupación Rural, que debe entenderse como un proyecto de parcelación al que se le añaden documentación y estudios complementarios, y sólo en aquellos casos en los que sea necesaria la apertura de nuevos caminos públicos o la cesión de terrenos se tramitará un Plan Especial. Esta última interpretación es la que se considera más ajustada a las determinaciones del artículo 147 del ROTU, por lo que deberá corregirse este artículo.

— Artículo 7.2.6 Aplicación del concepto de equidistribución al suelo de núcleo rural residencial en relación con el cómputo de edificabilidades.

Los conceptos de “equidistribución” y “edificabilidad” son ajenos al régimen urbanístico del suelo no urbanizable de núcleo rural, por lo que deben eliminarse tanto del título como del contenido de este artículo.

— Artículo 7.2.9 Núcleo rural. Usos permitidos

Téngase en cuenta lo señalado en el informe de la DG de Comercio de 30 de diciembre de 2011.

Las actividades ganaderas se regulan en el artículo 3.16 y en él nada se dice respecto a instalaciones calificadas como de consumo familiar y pequeña venta.

Las actividades agrícolas se regulan en el artículo 3.17.

— Artículo 7.2.10. Núcleo rural. Usos autorizables.

En primer lugar, debe señalarse que de conformidad con lo establecido en el artículo 131 del TROTU, la totalidad de los usos descritos en este artículo deben tener la calificación de permitidos.

Respecto a la posibilidad de cambio de uso de edificaciones tradicionales de mampostería, su regulación debe ajustarse al régimen previsto para los núcleos rurales, descrito en el artículo 7.2.2 de la normativa, distinguiendo si nos encontramos en un área calificado como Núcleo Consolidado, en cuyo caso ya se prevé el cambio de uso, o un área de crecimiento, en cuyo caso tendrá que introducirse esta posibilidad en la descripción de la capacidad edificatoria de las parcelas.

— Artículo 7.2.11. Núcleo Rural. Usos incompatibles.

Deben revisarse las referencias a los diferentes artículos a los que se remite éste.

— Artículo 7.2.12. Núcleo rural. Usos prohibidos.

Respecto al uso comercial, téngase en cuenta lo señalado en el informe de la DG de Comercio de 30 de diciembre de 2011.

— Artículo 7.3. Suelo no urbanizable de proyección de nuevas infraestructuras.

Se identifican con esta calificación “los suelos que quedan señalados en función de una eventual construcción futura de una vía de conexión con la autopista de la Plata a través del vecino concejo de Lena. La representación es meramente indicativa del propósito que subyace a su categorización. A los terrenos afectados les de aplicación la normativa de Suelo No Urbanizable referente a la otra categoría de suelo que en cada punto venga representada en los planos de ordenación”.

En relación con infraestructura que se vincula a esta categoría de suelo debe recordarse lo señalado en el informe emitido por la Dirección General de Carreteras con fecha 12 de enero de 2012 26 de julio de 2011, en que se afirma que la misma no figura entre las actuaciones programadas por la DG de Carreteras del Principado de Asturias, a quien le compete la planificación, que no se incorpora en el PGO un estudio de tráfico que justifique su necesidad ni se analiza la influencia que la misma puede tener sobre la red de carreteras titularidad del Principado ni se contempla su financiación en el Estudio Económico y Financiero.

Así las cosas, la definición y delimitación de esta categoría de suelo no pasa de ser una mera propuesta a futuro, sin sustento real en ninguna determinación o previsión de carácter sectorial, lo que se asume desde el propio planeamiento al considerar su delimitación como indicativa y remitir el régimen urbanístico aplicable al propio de la categoría de suelo por la que discurra su trazado. En estas condiciones, y a la vista del informe desfavorable de la DG de Carreteras, debe eliminarse la definición y delimitación de esta categoría de suelo, lo que no impediría la poco probable ejecución de la infraestructura, si así lo determina el órgano competente para ello.

— Artículo 7.4.2. Suelo de Interés. Usos permitidos.

La posibilidad de dividir en dos las viviendas existentes a fecha 1 de noviembre de 2009, con ampliación del conjunto hasta el límite admitido por el PGO, implica un incremento del uso residencial en esta categoría de suelo, por lo que no puede en modo alguno considerarse como uso permitido. Por la misma razón, esta posibilidad estará condicionada al cumplimiento de las condiciones exigibles para el uso residencial en el suelo de interés en los artículos 148, 149, 321 y 332 del ROTU, esto es, justificación de la vinculación agraria o la existencia de una quintana tradicional.

La implantación de usos industriales, hosteleros y/o hoteleros en edificaciones preexistentes, garaje y deportivo con edificación tendrán en todo caso la consideración de uso autorizable.

Respecto al uso de agricultura intensiva, la limitación de superficie edificada en relación del relieve de la parcela requiere de un desarrollo que elimine cualquier indicio de indeterminación.

— Artículo 7.4.3. Suelo de Interés. Usos autorizables.

Respecto a lo señalado en el punto 2 del Uso Residencial, la construcción de una vivienda vinculada a una explotación ganadera requerirá la justificación exhaustiva de la existencia de la explotación a la que se vinculan las nuevas viviendas. El tamaño de la explotación deberá justificar la necesidad de construir una vivienda vinculada a la misma al requerir una atención constante que además justifique su vinculación con el medio rural. La regulación del poblamiento tradicional asturiano reflejado en el TROTU y en el ROTU, solo permite excepcionalmente la edificación de vivienda aislada en suelo no urbanizable de interés si se trata de una vivienda agraria, es decir si el promotor de la vivienda necesita atender su explotación ubicada en el medio rural y por tanto construir su vivienda. Una pequeña explotación ganadera o agrícola en ningún caso justiciaría esa excepcionalidad.

Respecto al uso de industria, la exigencia de tramitar una EPIA se establecerá en cada caso por el órgano ambiental competente, en función de la actividad concreta que se pretenda desarrollar. Igualmente, debe tenerse en cuenta que puesto que se trata de un uso autorizable no se requiere un informe vinculante de la CUOTA, sino el desarrollo del procedimiento previsto en el artículo 132 del TROTU para el otorgamiento de la autorización previa, cuyo carácter vinculante afectará a las cuestiones establecidas por la legislación vigente.

Respecto al uso comercial, téngase en cuenta lo señalado en el informe de la DG de Comercio de 30 de diciembre de 2011.

Respecto a los usos agropecuarios (agrícolas y ganaderos), éstos tendrán en todo caso la consideración de usos permitidos (art. 131 del TROTU), no siendo preceptivo que la CUOTA emita ningún informe de carácter vinculante, tanto en lo que se refiere al uso como a la aplicación de condiciones específicas de localización. Igualmente, la exigencia de tramitar una EPIA se establecerá en cada caso por el órgano ambiental competente, en función de la actividad concreta que se pretenda desarrollar.

— Artículo 7.4.5. Suelo de Interés. Usos prohibidos.

En relación con las industrias extractivas (I5), téngase en cuenta lo señalado en las observaciones realizadas en este informe sobre la regulación de esta actividad en el artículo 3.3.8 de la normativa.

— Artículo 7.6.2. Suelo no urbanizable de Pastos y Monte Bajo. Usos autorizables.

Los usos a los que se alude en el primer párrafo de este artículo están absolutamente indeterminados. Deben referirse a alguna de las categorías de uso reguladas en el título 3 de la normativa del PGO.

Respecto al régimen de usos permitidos y autorizables, téngase en cuenta lo señalado en este acuerdo respecto a la regulación del suelo no urbanizable de Especial Protección.

— Artículo 7.7.2. Suelo no urbanizable de Montaña y Vegetación Rupícola. Usos autorizables.

El mantenimiento sin ampliación de los caminos existentes, incluida su limpieza, señalado con la letra c) ya se califica como uso permitido en el artículo 7.7.1

Respecto al régimen de usos permitidos y autorizables, téngase en cuenta lo señalado en este acuerdo respecto a la regulación del suelo no urbanizable de Especial Protección.

— Artículo 7.8.1. Suelo no urbanizable de Protección Ecológica. Usos permitidos.

Respecto al régimen de usos permitidos y autorizables, téngase en cuenta lo señalado en este acuerdo respecto a la regulación del suelo no urbanizable de Especial Protección.

En este sentido, debe tenerse en cuenta que el art. 331 del ROTU establece que las obras de reforma de edificaciones existentes tendrán el carácter de uso autorizable.

— Artículo 7.9.2. Suelo no urbanizable de Protección del Acebal. Usos autorizables.

Respecto al régimen de usos permitidos y autorizables, téngase en cuenta lo señalado en este acuerdo respecto a la regulación del suelo no urbanizable de Especial Protección.

— Artículo 7.10.2. Suelo no urbanizable de Protección Arqueológica. Usos autorizables.

Respecto al régimen de usos permitidos y autorizables, téngase en cuenta lo señalado en este acuerdo respecto a la regulación del suelo no urbanizable de Especial Protección.

Observaciones a los planos

— Plano A1:

Según se regula en el artículo 6.3.1, relativo a las zonas de suelo urbano dedicado a edificación unifamiliar de Baja Densidad, la capacidad edificatoria de cada unidad parcelaria será la indicada en planos mediante una cifra, con la simbología descrita en la leyenda, excepto en los casos en los que las parcelas se incluyan en una unidad de actuación.

Se detectan algunas zonas calificadas como BD a las que no se asigna ninguna cifra. Así ocurre, por ejemplo, en una banda de terreno situada en el extremo noreste del suelo urbano de L’Ará y en su borde más oriental.

— Plano B1:

• Se detectan al menos dos enclaves de calificación a los que no se asigna ninguna categoría de suelo no urbanizable, situados en la zona del El Curuxeo y al este del NR de Villamer.

• En el núcleo rural de Piedrafita se produce una macla de calificaciones que debe eliminarse.

• En la zona central del plano, en el paraje denominado Les Ardexáes, se aprecia una zona a.a que se asigna una doble calificación (PE-BA y PE-Cst).

— Plano B2:

• Se detectan numerosos enclaves de calificación a los que no se asigna ninguna categoría de suelo no urbanizable. Entre otros, se señalan los situados en el entorno de los NR de Grandiella y Les Gateres.

• En los núcleos rurales de Cereceo, El Caburnín, Ablaneo. La Casupa se produce una macla de calificaciones que debe eliminarse.

— Plano B3:

• Se detectan numerosos enclaves de calificación a los que no se asigna ninguna categoría de suelo no urbanizable.

— Plano B4:

• Al sur de El Cabal se aprecian dos zonas de calificación a las que no se asigna ninguna categoría de suelo no urbanizable. Lo mismo sucede en la zona denominada l’Aporciriu

• En los núcleos rurales de La Cuba, Les Yanes y L’Azorera de Les Yanes se produce una macla de calificaciones que debe eliminarse.

— Plano B5:

• Entre los núcleos rurales de Cándanla y Piedrapico d’Arriba se aprecia una zona de calificación a la que no se asigna ninguna categoría de suelo no urbanizable. Lo mismo sucede al sur del asentamiento denominado El Huésped y al Norte de Les Texeres.

— Plano B6:

• Se detectan diversos enclaves de calificación a los que no se asigna ninguna categoría de suelo no urbanizable.

Se deberán incluir las prescripciones de los informes sectoriales emitidos durante la tramitación del documento, así como la incorporación de las prescripciones del acuerdo sobre la memoria ambiental

Por último el documento deberá cumplir lo señalado en el artículo 14 de la Ley 9/2006 de 28 de abril y en concreto lo señalado en su punto d) incluyendo un resumen no técnico sobre los puntos b y c.

El Ayuntamiento deberá de comunicar a todos los alegantes el presente acuerdo de la CUOTA con indicación expresa y motivación de la estimación o desestimación de su correspondiente alegación.

Tal y como se ha señalado en el párrafo primero de este acuerdo, salvo en aquellos caso en los que se deniega expresamente, las prescripciones señaladas tienen el carácter de deficiencias que deberán ser subsanadas conforme a lo establecido en el artículo 88 del TRLOTU, presentado un texto refundido ante la CUOTA en el plazo de 6 meses.

Contra este acuerdo los particulares interesados podrán interponer Recurso contencioso-administrativo en el plazo de 2 meses, a partir del día siguiente al de su notificación o publicación en el BOPA, ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, de conformidad con lo previsto en art. 46 de la Ley 29/98, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa, y el 26 de la Ley 2/95, de 13 de marzo, sobre el Régimen Jurídico de la Administración del Principado de Asturias.

Las Administraciones Públicas legitimadas podrán interponer recurso contencioso-administrativo frente a esta resolución en el plazo de dos meses contados a partir del día siguiente al de su notificación, ante la Sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

En Oviedo, a 19 de diciembre de 2012.—El Secretario de la CUOTA.—Cód. 2012-23567.

RÉGIMEN DE US0S EN LAS CATEGORÍAS DE SUELO NO URBANIZABLE DE ESPECIAL PROTECCIÓN DEL PGO DE RIOSA

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

RÉGIMEN DE US0S EN LAS CATEGORÍAS DE SUELO NO URBANIZABLE DE ESPECIAL PROTECCION DEL PGO DE RIOSA, SEGÚN ART. 331 DEL ROTU

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente

Información sobre el documento

© Copyright 2006. Gobierno del Principado de Asturias