Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Asturias, mucho más cerca

banda de sede
 

Estás en

Asturias.es Sede Electrónica BOPA y Legislación Resultados Buscador BOPA

Consulta de una disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente


Boletín Nº 182 del jueves 6 de agosto de 2009

OTRAS DISPOSICIONES

CONSEJERÍA DE MEDIO AMBIENTE, ORDENACIÓN DEL TERRITORIO E INFRAESTRUCTURAS

Resolución de 23 de junio de 2009, de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras, por la que se resuelve el trámite ambiental a aplicar al proyecto de “Reordenación de líneas eléctricas de transporte (132/50 kV) en el entorno del Monte Naranco”, en el concejo de Oviedo.

En relación con el expediente sobre la tramitación ambiental a aplicar al proyecto de “Reordenación de Líneas Eléctricas de Transporte (132/50 kV) en el entorno del Monte Naranco”, en el concejo de Oviedo, promovido por Hidrocantábrico Distribución Eléctrica, S.A.U., resultan los siguientes:

Antecedentes de hecho

Descripción del Proyecto, objeto y localización:

La reordenación en proyecto tiene por objeto satisfacer los incrementos de la demanda eléctrica, ofreciendo las debidas garantías, derivadas del crecimiento actual y futuro en diversas zonas del concejo de Oviedo, especialmente en el suroeste, de acuerdo a las previsiones recogidas en el Vigente PGO del este concejo. Actualmente el casco urbano y su área de influencia se abastecen a través de dos subestaciones, “La Corredoria” y “San Esteban de las Cruces”.

Se pretende desarrollar una planificación que contempla la disposición de una infraestructura eléctrica que añade una tercera fuente de alimentación en la zona suroeste del concejo, sector que absorberá uno de los mayores incrementos de la demanda eléctrica, según las previsiones del citado PGO. Con una tercera subestación se espera completar un anillo de distribución del casco urbano y zona de influencia, atendiendo con garantías los consumos actuales y los previstos.

Según se señala en el documento presentado, en el ámbito territorial en que se desarrollaría la reordenación eléctrica citada, el Gobierno del Principado de Asturias está promoviendo diversas actuaciones de carácter medio ambiental, destacando la creación de un Parque Periurbano en cuya superficie se engloba el Monte Naranco. El documento inicial de presentación del Plan Territorial Especial del Parque Periurbano del Naranco, contempla como uno de sus objetivos el desmontaje de diferentes instalaciones de Alta Tensión de la ladera Sur (principalmente líneas eléctricas aéreas de 132 kV de tensión nominal), cuyo trazado en la actualidad atraviesa el Área de Delimitación y Protección de los Monumentos Prerrománicos del Naranco, así como la totalidad de los Núcleos Rurales que se encuentran en las proximidades de las trazas de esas líneas. No en vano con el desarrollo de este Plan Especial Territorial trataría de ordenar un espacio periurbano en cuanto a sus aspectos medioambientales y de conservación del suelo y de las actividades tradicionales, frente a las transformaciones inducidas por los medios urbanos.

Su ámbito incluye la implantación de la subestación eléctrica planteada, y no incluida en la documentación presentada en este momento, así como las previsiones o determinaciones respecto a las líneas existentes. Es decir, habilita la posibilidad de la compactación y eliminación de algunas líneas (básicamente las aquí referidas), que discurren en la actualidad por la ladera Sur del Monte Naranco, mediante la agrupación de las mismas en un nuevo eje o pasillo de energía, con el consiguiente beneficio para ese espacio y la mejor prestación del servicio eléctrico al conjunto del Concejo ovetense.

La subestación, objeto de trámite urbanístico específico, se situaría en las proximidades de la antigua AS-232 “Oviedo-Escamplero”, cerca de las antiguas instalaciones de “Cerámica La Lloral”, entre los lugares conocidos como “El Ponteo”, “La Pumariega” y “La Huertona”, en los alrededores de San Claudio.

Tomando como punto de partida el lugar donde se prevé implantar la nueva subestación de San Claudio, según el documento ambiental de consultas previas presentado en este momento, los posibles trazados deberían satisfacer las siguientes premisas:

Definir una línea que una las subestaciones de “San Claudio” y “Corredoria”, dado que sustituye a las líneas que aportan energía eléctrica a la segunda de ellas.

Definir una línea compacta que vaya enlazando con las líneas que encuentre a su paso, para permitir el desmontaje de alguna de ellas.

Optar por un trazado que conlleve un sistema constructivo que permita eliminar líneas de la cara Sur del Naranco.

Ocasionar el mínimo impacto visual en la citada cara Sur.

Evitar afecciones al área Nora-Naranco.

Además de esos criterios o factores limitantes, se analizan, entre otros, una serie de condicionantes de carácter social, geográfico (ubicación de las subestaciones), técnicos, urbanísticos, ecológicos, patrimoniales, dotacionales (infraestructuras de transporte), y forestales, optando en todo caso por un avance por el Norte y por el Oeste del Monte Naranco, evitando las zonas más sensibles, así como el sobrevuelo de las zonas de extracción de piedra que se sitúan en esta cara Norte. Con todo, según el documento de consultas previas presentado, se concluyen las siguientes alternativas para su trazado:

Eje Este:

Se inicia en las proximidades de la futura subestación, donde se conecta con la LAT (50 kV) Puerto-Corredoria (dirección Puerto) y con los circuitos que proceden de la propia subestación “San Claudio”. En este punto se opta por establecer un corredor de energía paralelo a la LAT (220 kV) SC Ferreros-Carrió, entre los núcleos rurales de Ponteo y Villamar. En el estadio final de la actuación, con el desmontaje, se libraría al citado núcleo de Villamar, de una afección de 50 kV y se alejaría la línea del citado Núcleo Rural (NR) y por tanto de las viviendas.

En el tramo 5-6-7, la línea proyectada discurriría por la depresión del Reguero Rabocan, limitándose en su diseño la afección al arbolado, minimizándose a su vez el impacto visual desde los NR de Villamar y Lampaxua. En el punto n.º 7, correspondiente al Enlace 2, se entroncará con las líneas de 50 kV Puerto-Corredoria (dirección Corredoria) y Priañes-Corredoria (dirección Priañes).

El tramo 7-42, actualmente doble circuito, se compactará en cuádruple circuito, y en el punto 42 se derivaría la LAT (50 kV) SC Puerto-Corredoria (dirección Corredoria), la cual se va soterrando al compás del crecimiento urbano de la zona.

A continuación establecemos un trazado en dirección Noroeste entre los puntos 42 y 24, paralelo riguroso al actual de la LAT (50 kV) SC Priañes-Corredoria, en el cual se consideran una serie de puntos singulares a la hora de determinar el trazado, entre los cuales cabe mencionar el paralelismo riguroso con el que se ejecutarán ciertos tramos, como los comprendidos entre los puntos 7-42-24-27-33, que se construirían a una distancia mínima de seguridad de la línea existente de 10 m

Eje Oeste:

Similar al trazado Este hasta el punto 7, desde el que continúa paralelo al NR de Lampaxua hasta el n.º 9, cruzando el Reguero Rabocan con poca afección al arbolado.

En el punto n.º 9, la traza gira al Norte para librar por el Este el NR de Lampaya. En el punto n.º 12, enlaza con la LAT (132 kV) DC Grado-Corredoria (dirección Grado) y Grado-San Claudio (dirección San Claudio), antiguamente denominada LAT (132 kV) DC Salime-Corredoria I y II.

A continuación del n.º 13, se sube por la collada por donde discurre la carretera municipal que une los NR de Ules y Ladines, tramo 13-36-37.

Este trazado corona con más discreción el Monte Naranco, evitando subir a la Peña Lampaya y al Cantu La Caleyina.

A continuación se atraviesa un prado, tramo 37-38, y se sube a la Peña La Espiñera y Los Chaos, tramo 38-38bis-39, hasta llegar a los Corralones, donde se establece un paralelismo a una determinada distancia de la línea actual hasta llegar al punto n.º 41, desde donde convergemos en el n.º 27 con la traza actual, para establecer un paralelismo riguroso el resto de la traza, similar al trazado Este. El punto n.º 27 de convergencia es obligado para no sobrevolar el grupo de canteras del Naranco.

Eje Oeste Mejorado:

Del estudio de posibles medidas correctoras del trazado Oeste, surge una alternativa que se denomina Eje Oeste Mejorado.

Coincide con el Eje Oeste hasta llegar al punto n.º 13, y en este último gira al Noreste para cruzar la carretera municipal de Ules a Ladines y rebasar por el Norte una granja de vacuno que existe en las proximidades (13-14-15-16).

A continuación, la línea rebasa la collada entre los altos de La Texera y El Cuturrubio, tramo 16-17-18 y traza una alineación buscando una nueva collada entre las cimas de El Gamonal y la Peña la Espinera, punto n.º 22.

Desde aquí se realínea al punto 24, pasando en el 23 por una nueva collada entre Los Charcos y Los Trapones. A partir de este punto, n.º 24, la traza coincide con el Eje Este.

Considerando en cada uno de esos trazados las afecciones sobre zonas que gozan de algún grado de protección, sobre el paisaje, sobre las masas arbóreas, sobre la avifauna, y sobre la población (incluidas aquí las afecciones de tipo urbanístico), en el documento presentado en la fase de consultas previas se concluyen una serie de ventajas y desventajas que se derivarían sobre esos factores analizados por la disposición de las alternativas arriba descritas.

En la documentación presentada en este momento se completa el análisis mencionado en el anterior párrafo con el efectuado sobre el clima, la geología, los suelos, la hidrología, la vegetación y la flora, la fauna, los espacios naturales, el paisaje, la socioeconomía, y el patrimonio cultural, tras lo cual, e identificados los posibles impactos que la actividad podría acarrear sobre cada uno de ellos, el documento ambiental para consultas previas presentado concluye que, con objeto de minimizar la necesidad de crear pistas de acceso, y más secundariamente, las cuencas visuales en lejanía desde la cara Norte del Monte Naranco, sería el trazado o alternativa definida por el denominado Eje Oeste Mejorado, la opción preferente a considerar.

La zona de actuación no afectan a ninguno de los LIC, que figuran en la lista incluida en la Decisión de la Comisión de fecha 7 de diciembre de 2004, por la que se aprueba, de conformidad con la Directiva 92/43/CEE del Consejo, la lista de lugares de importancia comunitaria de la región biogeográfica atlántica, publicada en el diario oficial de la Unión Europea de fecha 29/12/2004. Tampoco se afecta a ningún ámbito territorial integrado en la Red Regional de Espacios Naturales Protegidos

Resultado de las consultas.

La siguiente tabla especifica las Administraciones y Organismos consultados y los resultados de dicha consulta:

Administraciones y Organismos consultadas

Contestado

Dirección General de Biodiversidad y Paisaje

X

Dirección General de Política Forestal

X

Oficina para la Sostenibilidad, el Cambio Climático y la Participación

Dirección General de Patrimonio Cultural

X

Dirección General de Ordenación del Territorio y Urbanismo

Dirección General de Carreteras

X

Agencia de Sanidad Ambiental y Consumo

X

Confederación Hidrográfica del Cantábrico

X

Ayuntamiento de Oviedo

X

Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza

Coordinadora Ecologista de Asturias

Sociedad española de Ornitología (SEO Birdlife)

WWF Adena

Ecologistas en Acción

• Dirección General de Biodiversidad y Paisaje: Señala que la actuación (trazados propuestos) no afectan a ninguno de los espacios de la Red Regional de Espacios Naturales Protegidos, ni a ninguno de los que integran la Red Natura 2000 en Asturias; por el contrario, sí afectan a áreas con presencia de alimoche y halcón peregrino, especies catalogadas en el ámbito autonómico.

En consideración de lo anteriormente expuesto, y teniendo en cuenta que los impactos potenciales que se derivarían tanto de la disposición como del desmantelamiento de las líneas previstas en el proyecto pueden resultar significativos, en lo tocante particularmente a las materias que resultan competencia de esa Dirección General, entiende que la actuación debe someterse al trámite de evaluación de impacto ambiental. O en su defecto, si el órgano ambiental estimara oportuno no someterla al citado trámite, sí estaría sujeta al de Evaluación Preliminar de Impacto Ambiental, en los términos recogidos en el apartado 7.2 del Decreto 38/94 de 19 de mayo.

• Dirección General de Política Forestal: Pone de manifiesto que, aún obviando el hecho de que se desconoce el 20% de la causalidad de los incendios forestales durante el período 2002-2006, se destacan una serie de causas que, después de las quemas para el rebrote del pasto, son las más relevantes, mencionando entre éstas la falta de limpieza de las líneas eléctricas de alta y media tensión (8% de los focos), y los fuegos que se inician en vertederos y basureros (10% de los focos).

Con tales antecedentes, y aunque en la documentación ahora presentada por la parte promotora se incluye una valoración del efecto de la nueva línea sobre los incendios forestales en la fase de ejecución o construcción, posteriormente no se valora adecuadamente el efecto de su presencia durante la fase de explotación sobre el riesgo de incendio.

Por tanto, y aunque el concejo de Oviedo esté tipificado como de riesgo medio de incendio forestal, y atendiendo a la obligación de la compañía distribuidora con el mantenimiento y limpieza de la banda que ocupará la línea, es importante que se expliciten concretamente cuáles serán las medidas de mantenimiento contra el riesgo de incendio forestal que se prevén adoptar o seguir en las líneas proyectadas.

• Dirección General de Patrimonio Cultural: En su escrito de contestación señala que la Permanente del Consejo del Patrimonio Cultural de Asturias, en su sesión del día 8 de noviembre de 2007, acordó informar favorablemente el anteproyecto a que se refiere el presente.

• Dirección General de Carreteras: A la vista de la documentación presentada, y por lo que respecta a las infraestructuras viarias de titularidad del Principado de Asturias, será de observación lo prescrito al respecto en la Ley del Principado de Asturias 8/2006, de 13 de noviembre, de Carreteras. En ésta se establece que la línea de edificación en las carreteras comarcales (AS-232) se sitúa a diez metros contados desde la arista exterior de la calzada más próxima, medidas en horizontal y perpendicularmente al eje de la misma, por lo que en dicha franja queda prohibido cualquier tipo de obra de construcción. Por tanto, se prestará especial atención al artículo 43 de la misma, “Tendidos aéreos”, ante posibles afecciones que los trazados de las redes eléctricas propuestas puedan causar a carreteras de la Red del Principado de Asturias.

Señala por último que también deberá tenerse en cuenta el “Proyecto de Construcción de los accesos al Hospital Universitario Central de Asturias (H.U.C.A.) desde las autovías A-66 y A66a en Oviedo”, que surge como desarrollo del Plan Especial de Ordenación.

• Agencia de Sanidad Ambiental y Consumo: Comunica que, en el marco de las competencias atribuidas a la misma, no se efectúan alegaciones u observaciones al documento ambiental correspondiente al proyecto a que se refiere el presente.

• Confederación Hidrográfica del Cantábrico: Tras una serie de observaciones realizadas al documento de consultas previas presentado y a la información en el contenida, en particular lo tocante a su ámbito competencial, considera que no es imprescindible someter el proyecto de referencia al procedimiento reglado de evaluación de impacto ambiental si se le incorporan las siguientes condiciones:

La previsión de que el proyecto constructivo excluirá:

La rectificación y canalización de los cauces de cualquier orden.

La instalación de los apoyos de las torres a menos de 5 metros de las orillas, respetando la zona de servidumbre que establece el Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Aguas.

La construcción o adecuación de vados en los caminos auxiliares que supongan un aumento de la turbidez de las aguas por el paso frecuente de maquinaria pesada.

El establecimiento de vertederos de materiales sobrantes de la excavación sobre el dominio público hidráulico.

El trazado de tramos en paralelo y a lo largo de los cauces de la zona, en particular los arroyos de Ules y de Villamar.

La obligatoria incorporación de las siguientes medidas preventivas o correctoras:

La colocación de barreras de retención de sedimentos, balsas de decantación, zanjas de infiltración u otros dispositivos análogos con objeto de evitar el arrastre de tierras en los puntos donde exista riesgo de afección al dominio público hidráulico.

La demolición inmediata de cuantas infraestructuras temporales haya sido preciso instalar o construir para la ejecución de las obras, y la reposición a su estado anterior de los cauces que hubieran podido resultar afectados por tales instalaciones provisionales.

La instalación de dispositivos de desbaste y decantación de sólidos para el tratamiento de las aguas residuales generadas en las zonas de instalaciones y parques de maquinaria, así como las de escorrentía que atraviesen los vertederos de materiales inertes que hayan de ser establecidos.

La sobreelevación de los apoyos en todos los cruzamientos con la red hidrográfica, de modo que una mayor altura de la catenaria permita respetar la integridad de las formaciones vegetales de ribera, incluyendo las arbóreas.

La puesta en servicio de un sistema para la gestión de los productos residuales (aceites, combustibles, restos de hormigonado, escombros, etc.) de acuerdo con la normativa aplicable, evitando su vertido directo al terreno o a los cursos de agua.

La adecuada revegetación de los taludes y terraplenes cuya creación haya sido precisa para resolver los problemas de trazado o de almacenamiento de los excedentes de excavación.

• Ayuntamiento de Oviedo: Remite al acuerdo de conformidad adoptado por la Comisión Plenaria de Urbanismo en su sesión de 28 de mayo de 2009, respecto a la propuesta elevada por el Concejal de Gobierno de Urbanismo de 26 de mayo de 2009 relativa al Plan Especial de Infraestructuras para reordenación del suministro eléctrico del Norte y Noroeste. Dicha propuesta insta a requerir a esta Consejería, con anterioridad a que el Pleno resuelva sobre la eventual aprobación definitiva del Plan Especial, información sobre el resultado del trámite ambiental referido al proyecto de ejecución de la nueva Subestación de San Claudio y anteproyecto de Reordenación de Líneas Eléctricas Aéreas de Transporte en el entorno del Monte Naranco.

Vistos los criterios del anexo III del Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero:

Consideraciones ambientales.

El presente proyecto, incluido en el anexo II, grupo 4, apartado a), del Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Impacto Ambiental de proyectos, sólo deberá someterse a Evaluación de Impacto Ambiental cuando así se pronuncie el órgano ambiental en cada caso, de acuerdo con los criterios establecidos en el anexo III del citado Real Decreto Legislativo. La decisión, que se hará pública, tomará en consideración el resultado de las consultas.

Consultada la documentación aportada por el promotor, así como la disponible en esta Consejería, y considerando los criterios del anexo III del Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, en los siguientes términos:

a) Las características del proyecto.

Según la documentación presentada por la parte promotora, la actuación en proyecto contempla la disposición de una línea eléctrica de alta tensión (132 kV), cuádruple circuito, con una longitud de 7.935 m en caso del denominado Eje Este, 7.923 m en el Eje Oeste, y 8.009 m en el Eje Oeste Mejorado, previendo además el desmantelamiento por compactación con la anterior de diversas líneas a lo largo del recorrido previsto, actuación que conllevará la apertura de una serie de pistas necesarias para el acceso hasta los apoyos. Estos serán de tipo celosía metálica con cimentación tetrabloque; los conductores se sujetarán a los apoyos mediante cadenas de aisladores de vidrio del tipo amarre (H-horizontal) o tipo suspensión (V-vertical). Las cadenas estarán formadas por un conjunto de once aisladores de vidrio templado, clase U-120/BS.

Deberán considerarse por tanto, además de las repercusiones que las obras puedan ocasionar durante la fase de desarrollo (y sus afecciones directas o inducidas sobre el medio), las que se deriven durante la posterior fase de funcionamiento, debido a su presencia física sobre el terreno (impactos visuales y sobre el paisaje, sobre la avifauna, etc.), y a los posibles efectos secundarios generados por su funcionamiento, básicamente campos eléctricos y magnéticos, aspectos más susceptibles desde el punto de vista de la aceptación social de este tipo de instalaciones.

Asimismo, también deberá tenerse en cuenta el destino final de las instalaciones que se desmantelen, de manera que tanto los materiales desmontados, como las operaciones que se realicen para ello, repercutan lo menos posible sobre el medio, previendo para ello el desarrollo de un plan o sistema de actuación específico para afrontar esta tarea, contemplando en todo caso la retirada del terreno y la entrega a gestor autorizado para su correcto tratamiento.

b) Ubicación del proyecto.

Si bien no se incide directamente sobre espacios amparados por alguna figura de protección o consideración ambiental, sí pueden verse afectados ciertos ecosistemas y hábitats singulares, como los que se encuentran en el ámbito territorial del Monte Naranco (y del Parque Periurbano del Naranco), sin olvidar las afecciones que puedan acarrearse sobre la población más cercana a la traza que finalmente resulte elegida para la ejecución del nuevo tendido eléctrico. También se observa, a la vista de la cartografía incluida en la documentación ahora presentada, que la alternativa elegida, el denominado Eje Oeste Mejorado, incide directamente sobre ciertos tramos de la Red de Sendas habilitadas en ese entorno por la Dirección General de Agua y Calidad Ambiental de esta Consejería (Sendas Verdes del Naranco, PR-239, tramos Puente Viejo —Pico Paisano y Naranco— Puente Gallegos). Asimismo, parte de los tramos de la citada alternativa discurren por zonas de visibilidad alta o muy alta (al menos entre la Estación de La Corredoria y el apoyo 28, y entre los apoyos 11 a 17), según la calificación del Mapa de Fragilidad Visual elaborado por el Indurot y que forma parte del Plan Territorial Especial Supramunicipal del Parque Periurbano del Naranco.

Por ello, como en el caso anterior, se justifica el análisis de las repercusiones que su desarrollo pudiera acarrear sobre esos ámbitos, tanto durante la fase de obra como la de explotación, en aras a dilucidar con la suficiente antelación qué factores de riesgo deben considerarse, así como las medidas (correctoras o compensatorias), que paliarían o mitigarían las consecuencias de esos riesgos. Entre esas medidas, deberían incluirse las oportunas que condujeran por un lado, a ubicar la línea lo más alejada posible de esas infraestructuras o dotaciones de ocio, y por otro a lograr su mayor apantallamiento e integración en el medio, a fin de aminorar su impacto sobre las áreas de mayor fragilidad visual arriba mencionadas.

c) Características del Potencial Impacto.

Considerando las características de la zona de actuación, debemos referirnos en este apartado al que quizá sea el principal impacto que cabe esperar de este tipo de infraestructuras: impacto visual y paisajístico (incluso por la apertura de las pistas de acceso hasta los apoyos), probabilidad de colisión de la avifauna contra los conductores, generación de residuos durante la fase de ejecución y desmantelamiento de los tramos compactados, y generación de campos eléctricos y magnéticos de la nueva línea.

En consecuencia, se abordará un estudio en detalle de este conjunto de incidencias desfavorables, particularmente su repercusión sobre las áreas de mayor fragilidad visual del Parque Periurbano del Naranco, y entornos inmediatos de las denominadas Sendas Verdes del Naranco, con el fin de garantizar la viabilidad de la nueva infraestructura. Necesariamente deberán salvaguardarse los niveles de emisión legalmente establecidos en materia de campos eléctricos y magnéticos (Real Decreto 1066/2001, de 28 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento que establece condiciones de protección del dominio público radioeléctrico, restricciones a las emisiones radioeléctricas y medidas de protección sanitaria frente a emisiones radioeléctricas), contemplando las repercusiones de los posibles efectos a su exposición a corto y a largo plazo. Al mismo tiempo se adoptarán las medidas correctoras o preventivas necesarias para la salvaguarda de la avifauna, de acuerdo a lo establecido en la legislación sectorial vigente, ya que la zona de actuación es al menos área de distribución de dos especies catalogadas, según pone de manifiesto la Dirección General de Biodiversidad y Paisaje en la contestación recibida en esta fase de la tramitación ambiental del proyecto.

Consideraciones sobre las sugerencias y observaciones recibidas:

Deberán considerarse las observaciones aportadas en esta fase por los órganos competentes en materia de gestión forestal, de infraestructuras viarias, de espacios y especies protegidas, y de gestión de la cuenca hidrográfica. Consecuentemente, con independencia de la opción propuesta para la ejecución del nuevo tendido incluida en la documentación para consultas previas ahora presentada por la parte promotora, en el documento ambiental que finalmente se elabore, se analizarán cuántas alternativas resulten técnicamente viables en las cuales se consideren esas circunstancias, además de las indicadas respecto a las afecciones sobre zonas de alta o muy alta fragilidad paisajística en el ámbito del Parque Periurbano del Naranco, y sobre los entornos más inmediatos de los tramos de las Sendas Verdes del Naranco mencionadas en el presente. Ello por si de su observación y consideración se concluyera que existe otra alternativa ambientalmente más favorable que la ahora propuesta. Ha de destacarse en este momento lo manifestado por la Dirección General de Biodiversidad y Paisaje, respecto a la conveniencia de que para el análisis o estudio de las afecciones sobre las materias que resultan de su competencia, se siga lo reglado en el trámite de Evaluación de Impacto Ambiental.

RESUELVO

1.—Vistas las características del proyecto, ubicación, relevancia y repercusiones del potencial impacto, particularmente durante su fase de funcionamiento o explotación, así como las observaciones recibidas durante la fase de consultas previas, resulta que el proyecto de Reordenación de Líneas Eléctricas de Transporte (132/50 kV) en el Entorno del Monte Naranco, en Oviedo, debe someterse al trámite de evaluación de impacto ambiental, según los términos recogidos en el Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero.

2.—El análisis será lo suficientemente amplio y con el grado de profundidad suficiente, contemplando tanto la incidencia de la actividad en proyecto sobre el medio (biodiversidad y paisaje), como sobre el territorio y la población (generación de residuos durante la ejecución de la nueva línea y desmantelamiento de las que finalmente se compacten, afecciones a dotaciones de ocio, áreas de elevada fragilidad visual del Parque Periurbano del Naranco, y posibles afecciones por exposición a los campos eléctricos y magnéticos). Este análisis se extenderá a la fase de ejecución y a la posterior de uso o servicio.

3.—En el Estudio de Impacto Ambiental que se elabore al respecto, y atendiendo a la ubicación y afecciones previstas, deberán ser objeto de especial análisis los siguientes aspectos, además de los señalados en sus contestaciones por los distintos organismos consultados:

A. Los criterios que se sigan para la determinación de pasillos, emplazamientos de apoyos, y tramos a desmontar por causa de compactación en la futura línea, deberán responder a un orden de prioridad que, en última instancia, determine qué factores, en razón de su incidencia sobre el medio social, natural, o sobre las características técnicas de la propia infraestructura eléctrica, delimitarían el entorno de valores que, desde esos puntos de vista, admitirían o imposibilitarían una determinada opción de paso o de ubicación. En todo caso, se entiende que, a la vista de las características del ámbito territorial que se verá afectado por la disposición del nuevo tendido, el trazado más conveniente, desde el punto de vista ambiental, sería el que al mismo tiempo satisficiera las siguientes exigencias:

Mayor distancia de seguridad a núcleos de población o poblamientos dispersos.

Mayor separación de los espacios más susceptibles desde el punto de vista de su conservación ecológica.

Menor incremento de longitud de nueva línea, y mayor posibilidad de compactación de otras existentes, liberando los terrenos afectados.

Mínima superficie afectada, particularmente de la mancha de vegetación bajo los conductores; a este respecto se considerarán las observaciones realizadas por el organismo de cuenca en cuanto a la vegetación riparia asociada a cauces (observación que se hace extensible a la situada en zonas húmedas o encharcadas), y los criterios seguidos par esta Consejería para este tipo de infraestructuras, que tienden a evitar la corta a matarrasa bajo el trenzado, optando a lo sumo por podas o entresacas, debiendo para ello considerar la posibilidad de elevar los apoyos en aquellos vanos que sea necesario a fin de satisfacer este condicionante ambiental.

B. Se incluirá un estudio específico que aborde las afecciones y posibles efectos sobre la salud de los campos electromagnéticos producidos por la línea a ambos lados de la traza no sólo a corto plazo, sino también a medio y largo plazo. El grado o profundidad del mismo estaría marcado por los límites que hoy en día tienen establecidos los conocimientos en la materia. En todo caso, la realización de este estudio y sus conclusiones deben considerar los términos que la legislación vigente establece al respecto (particularmente el Real Decreto 1066/2001, de 28 de septiembre). Se entiende que, por encima de otros condicionantes, el principal criterio que habría de regir el diseño de estas instalaciones sería el de mantener la máxima distancia posible a núcleos o viviendas aisladas a lo largo de la traza.

C. Al hilo de lo anterior, también deberían estudiarse específicamente las afecciones que acarreará la actuación sobre los distintos espacios con mayor interés de conservación en atención a su interés ecológico: hábitats y taxones de interés comunitario y prioritario, especies catalogadas, etc. Para ello, criterio general a seguir será el de mínima afección al medio (ejecución de pistas e instalaciones auxiliares), y a las especies más sensibles presentes en la zona, en especial a sus épocas de desarrollo más sensible, para lo cual deberán adaptarse adecuadamente los calendarios de ejecución de las obras, y también sobre el paisaje, el patrimonio cultural, etc. En este último caso, se estudiarán las opciones más apropiadas (apantallamientos, mimetizaciones, ubicaciones fuera de los campos visuales, etc) para la salvaguarda de los entornos del Parque Periurbano del Naranco caracterizados por su elevada fragilidad visual, así como de las inmediaciones de las dotaciones de ocio actualmente existentes en ese ámbito territorial, especialmente en el caso de las denominadas Sendas Verdes del Naranco.

D. Si bien no se incide directamente sobre espacios protegidos, se estudiarán de la forma más exhaustiva posible (cuantitativa y cualitativamente), las afecciones que la actuación ocasionará, tanto en la fase de ejecución como tras su entrada en servicio, sobre los hábitats y taxones de interés comunitario presentes en la zona, en especial sobre los de carácter ripario (vías fluviales zonas húmedas) y avifauna. A la vista del resultado de ese proceso de análisis, se incluirá un anexo con la propuesta de medidas correctoras y compensatorias (incluso protocolos de actuación, si fuera el caso), a fin de detallar qué tipo de actuaciones será necesario acometer con el fin de rehabilitar, en la medida de lo posible, esos ecosistemas. Este anexo incluirá tanto la superficie a tratar y su ubicación, como las especies a emplear (dosis, marco de plantación, etc.), así como el calendario y el presupuesto necesario para su ejecución.

E. El estudio de afecciones a la vegetación riparia y sus hábitats y ecosistemas asociados, considerará la desaparición o disminución de la calidad de hábitat para especies anfibias, mamíferos y avifauna presentes en esas zonas, y dentro de ellas para las que gocen de algún grado de protección y deba en consecuencia salvaguardarse ese hábitat.

F. Respecto a afecciones a especies incluidas en el Decreto 65/95, de 27 de abril, se tendrán en cuenta las prescripciones que al respecto se recogen en los respectivos Planes de Manejo. En este sentido, esta observación se hace extensiva para el caso de afecciones a especies de fauna catalogadas.

G. Estudio de la afección paisajística de la obra en su fase de ejecución y posterior implantación del tendido eléctrico para cada una de las alternativas que se analicen en el documento ambiental que finalmente se elabore, así como de las soluciones constructivas más apropiadas para su integración en el medio; particularmente para los tramos que inciden en las áreas catalogadas como de alta o muy alta fragilidad visual en el Parque Periurbano del Naranco (al menos entre la subestación de La Corredoria y el apoyo n.º 28, y entre los apoyos 11-17), y los que transcurren bien directamente sobre su traza, o bien muy próximos a ella, en el caso de las Sendas Verdes del Naranco, al menos entre los apoyos 15 a 24, y entorno del apoyo 33, según plano denominado Plano Situación Ortofoto (Concejo de Oviedo), incorporado como parte de la información cartográfica ahora aportada por la parte promotora.

H. Inclusión de un Plan de Restauración que sirva a la vez de garante y guía con la que llevar a cabo las labores de restauración de la multitud de pistas y viales de accesos, y otras instalaciones auxiliares, que sea necesario acondicionar o abrir para ejecutar los apoyos y facilitar el paso del trenzado. En él quedarían reflejadas también cuántas medidas de carácter compensatorio se estimase oportuno acometer (teniendo en cuenta los singulares hábitats que se verían afectados y áreas de fragilidad visual del Parque Periurbano del Naranco), así como las labores, época de realización, especies, etc., y un presupuesto de ejecución de las mismas. Dicho Plan podrá contar como anexo con un Plan de Medidas Compensatorias, si estas se estimaran oportunas con el fin de aminorar los efectos de las nuevas instalaciones sobre los espacios ecológicamente más susceptibles y áreas de fragilidad visual más interesantes. Con independencia de lo manifestado en el punto 3 para el caso de las medidas compensatorias, este Plan incluirá:

a. Planimetría topográfica escala 1:10.000 o inferior de las zonas a restaurar.

b. Especies empleadas y metodología empleada.

c. Cronograma.

d. Acciones compensatorias (plantaciones, pasos de fauna, recuperación de hábitats, etc), si fueran necesarias, junto con su cronograma.

e. Presupuesto del plan de restauración y de las acciones compensatorias.

f. Seguimiento de las plantaciones y reposiciones de marras, tanto de la restauración como de las medidas compensatorias.

g. Proyecto de integración paisajística, según los resultados del estudio mencionado en el punto 7.

I. Afecciones al resto de zonas de encharcamiento o cursos de agua que puedan verse afectados por las obras, y por posibles vertidos o escapes en la fase de ejecución, y medidas correctoras o protocolo de actuación a seguir, a fin de evitar afecciones a los hábitats y taxones del ámbito de actuación, y si fuera el caso, pautas a seguir para la corrección de esas afecciones.

J. Inventario ambiental y descripción de las interacciones ecológicas o ambientales claves, es decir, identificación, censo, inventario, cuantificación y, en su caso, cartografía de todos los aspectos ambientales que puedan ser afectados por la actuación proyectada.

K. Análisis y comparación de la situación ambiental actual y futura, con y sin la actuación derivada del proyecto objeto de la evaluación. Se incluirá un análisis relativo a las incidencias sobre el medio circundante de los niveles de emisión de campos electromagnéticos generados por la línea, y su incidencia sobre la avifauna de la zona, esté catalogada o no, junto con las medidas correctoras, efectivas, que fuera necesario adoptar con el fin de que se cumpla lo establecido al respecto en la legislación sectorial vigente.

L. Identificación y valoración (cuantitativa cuando sea posible) de impactos, de la solución propuesta.

M. Programa de Vigilancia Ambiental que establezca un sistema que garantice el cumplimiento de las indicaciones y medidas, protectoras y correctoras, contenidas en el EIA, en especial de las afecciones que las actividades que se implanten puedan acarrear sobre la población más próxima.

Oviedo, 23 de junio de 2009.—El Consejero de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras, Francisco González Buendía.—17.967.

Disposición anterior | Disposición siguiente

Información sobre el documento

© Copyright 2006. Gobierno del Principado de Asturias