Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Asturias, mucho más cerca

banda de sede
 

Estás en

Asturias.es Sede Electrónica BOPA y Legislación Resultados Buscador BOPA

Consulta de una disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente


Boletín Nº 53 del lunes 5 de marzo de 2018

OTRAS DISPOSICIONES

CONSEJERÍA DE INFRAESTRUCTURAS, ORDENACIÓN DEL TERRITORIO Y MEDIO AMBIENTE

Resolución de 1 de marzo de 2018, de la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, por la que se aprueba la Disposición General de Vedas para la temporada 2018-2019 en el territorio del Principado de Asturias.

En cumplimiento de lo dispuesto en los artículos 20 de la Ley del Principado de Asturias 2/89, de 6 de junio, de Caza, y 42 y 43 del Reglamento de la Ley, oído el Consejo Regional de la Caza en su reunión de 28 de febrero de 2018, se aprueba la Disposición General de Vedas que regirá en la temporada de caza 2018-19, en el territorio del Principado de Asturias.

1.—De los terrenos cinegéticos.

1.1. Terrenos sometidos a régimen cinegético especial:

Los terrenos sometidos a régimen cinegético especial se relacionan como anexo a esta Resolución. Esta relación podrá variar en su calificación a lo largo del período de vigencia de aquella, actualizándose en el correspondiente Registro.

1.2. Terrenos de aprovechamiento cinegético común:

Los que no estén sometidos a régimen cinegético especial.

2.—De la caza mayor.

2.1.—Modalidades de caza.

2.1.1. Rececho:

Modalidad practicada por un solo cazador, acompañado de guarda y dirigida a la captura de ejemplares adultos de rebeco, venado, corzo, gamo o jabalí.

El rececho de jabalí se practicará preferentemente en aquellas áreas en las que no se programen batidas por ser frecuente la presencia de Oso pardo (Ursus arctos), según Resolución de 3 de julio de 2003, apartado “a”, punto 1.º, entre el 1 de diciembre y el 15 de agosto. Estos recechos se programarán en el Plan de Caza de las Reservas y en los Planes Técnicos de los Cotos Regionales de Caza pudiendo estudiarse autorizaciones específicas por otras causas justificadas.

2.1.1.1. Rececho Trofeo:

Modalidad practicada sobre ejemplares adultos de rebeco macho y hembra, venado macho, corzo macho y gamo macho con características propias de trofeo.

2.1.1.2. Otras cacerías: caza selectiva y descastes.

La caza selectiva es una modalidad de rececho que se practica con el objeto de eliminar ejemplares adultos cuyas características fenotípicas indican baja calidad cinegética. Se practica sobre ejemplares macho de gamo, corzo y venado y sobre machos y hembras de rebeco de acuerdo a los criterios técnicos establecidos.

Los descastes se practican, sobre hembras de cualquier especie cinegética, con objeto de controlar el incremento excesivo de ejemplares en una población y una especie determinadas, o con objeto de corregir su razón de sexos.

Estos trofeos se consideran no homologables, de acuerdo con los criterios técnicos establecidos por el Servicio de Caza y Pesca.

2.1.1.3. Aguardos o esperas:

Se trata de una modalidad de caza en la que un sólo cazador, acompañado de guarda, espera a una determinada pieza de caza que tiene querencia por una zona concreta, en la que produce algún tipo de daño.

Las sociedades adjudicatarias de Cotos Regionales de Caza podrán solicitar aguardos por causas de fuerza mayor, como graves daños a los cultivos, seguridad vial o perjuicio a especies catalogadas en “Peligro de Extinción”, por lo que se podrán desarrollar excepcionalmente cacerías en esta modalidad, con autorización expresa para cada caso del Servicio de Caza y Pesca.

Esta modalidad de caza se desarrollará por un solo cazador, y siempre bajo la supervisión y presencia de un Guarda Rural, cualquier día de la semana, con una duración de uno a tres días.

2.1.1.4. Batida:

En Reservas Regionales de Caza: modalidad practicada en cuadrillas, conforme al artículo 72.b del Decreto 24/1991 de 7 de febrero de Reglamento de Caza de Asturias. Los cazadores que figuren en el permiso como reservas, podrán participar en la cacería tan sólo cuando alguno de los titulares no pueda iniciar la misma, no admitiéndose sustituciones una vez iniciada la cacería. En las batidas de venado y gamo se autoriza el empleo de un máximo de cinco perros de rastro.

En el resto de terrenos cinegéticos: modalidad practicada en cuadrillas cada una de las cuales estará formada por un número de cazadores fijado según criterio de las Sociedades, entre un mínimo de 8 y un máximo de 25 y de acuerdo con las características del Coto, auxiliados por un máximo de 10 batidores o monteros que no podrán portar armas ni productos de pirotecnia, excepto en los Cotos Regionales de Caza gestionados directamente por la Administración en la que los integrantes de las cuadrillas deberán ser 12 cazadores como mínimo y 25 cazadores como máximo. En las batidas de corzo y jabalí está autorizado el empleo de un máximo de 10 perros. En las batidas de venado y gamo está autorizado el empleo de un máximo de 5 perros.

En los Cotos Regionales de Caza, los cambios extraordinarios de fechas o áreas de caza en las batidas, que deben ser comunicados y debidamente justificados al Servicio de Caza y Pesca, deberán ser puestos en conocimiento de los socios que practiquen la caza menor en esas áreas.

2.2.—Épocas de caza.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

2.3.—Duración máxima de los permisos:

Para cazadores no turistas:

Recechos de venado hembra, gamo hembra, corzo hembra y gamo y ciervo machos selectivos

1 día

Recechos de rebeco, venado y gamo calidad trofeo y otras cacerías de rebeco (macho y hembra) y venado macho

2 días

Recechos de corzo macho

3 días

Recechos de jabalí

2 días

Aguardos o esperas

De 1 a 3 días

Batidas

1 día

Para cazadores turistas y caza con arco:

Un día más en todos los permisos, excepto en las batidas. Los cazadores con permisos de turismo y de caza con arco, dispondrán de un día más en los recechos, que deberá ser posterior a los días hábiles del permiso de caza establecido con carácter general.

2.4.—Días hábiles:

Rececho con carácter general

Todos los días de la semana

Batidas con carácter general

Jueves, sábados y domingos

(Y días festivos de carácter nacional, regional o local)

En las Reservas Regionales de Caza y en la modalidad de rececho, en caso de que no sea posible iniciar la cacería en la fecha establecida, debido a fenómenos meteorológicos extraordinarios y otras causas justificadas, el titular del permiso remitirá escrito indicando que la cacería no pudo iniciarse, adjuntando informe escrito del Guarda responsable de la cacería con el visto bueno del Guarda mayor. En esas circunstancias, y siempre que se acredite que no hubo oportunidad de ningún lance, la Dirección General de Biodiversidad, a través del Servicio de Caza y Pesca, podrá conceder un día hábil más al permiso de caza, que sólo podrá llevarse a cabo en la misma temporada, cuando cesen las causas que impidieron la cacería.

En las mismas circunstancias que se indican en el párrafo anterior, en los Cotos Regionales de Caza, el Presidente de la sociedad adjudicataria remitirá informe escrito indicando que la cacería no pudo realizarse, adjuntando informe escrito del Guarda Rural responsable de la misma, acreditando la imposibilidad de inicio de la cacería y de la inexistencia de lance alguno, ante lo que la Dirección General de Biodiversidad, a través del Servicio de Caza y Pesca, podrá igualmente conceder un día hábil más al permiso de caza en la misma temporada.

2.5.—Particularidades a la norma.

En el Plan de Caza de las Reservas Regionales de Caza se establecen particularidades respecto a los días hábiles, cupos, duración de permisos y períodos para la caza en rececho y batida.

En los Planes de Aprovechamiento de los Cotos Regionales, se podrán modificar los días hábiles de caza, de forma debidamente justificada, aunque ese cambio no podrá sobrepasar semanalmente los días autorizados de cacerías para cada especie y modalidad de caza.

En las batidas de jabalí, y habida cuenta de la redacción de la nueva Ley de Tráfico, no estará permitida la modificación de la fecha de la batida a no ser por motivos debidamente justificados. En ambos casos será necesaria comunicación escrita previa, con la antelación necesaria, a la Dirección General de Biodiversidad.

2.6.—Horas hábiles:

En general se podrá practicar la caza desde el orto hasta el ocaso, excepto en los aguardos o esperas, en los que se podrá practicar la caza dos horas antes del orto y hasta dos horas después del ocaso.

2.7.—Cupos de Caza:

2.7.1. Cupos en Reservas Regionales de Caza:

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

En las Reservas Regionales de Caza y con el objeto de controlar las poblaciones de las especies cinegéticas, se podrán realizar modificaciones de las épocas de caza y de los cupos de captura, por Reservas y/o áreas de caza, así como practicar caza selectiva y caza de ejemplares adultos no homologables, según las necesidades de gestión de las mismas.

2.7.2. Cupos en Cotos Regionales de Caza y Cotos Privados de Caza:

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

2.7.3. Cupos excepcionales en los Cotos Regionales de Caza.

Cuando por razones de orden biológico sobre especies alóctonas, pretendan disminuirse las poblaciones de las especies gamo y ciervo, los Cotos Regionales de Caza podrán exceder los cupos mencionados en 2.6.2, siempre que se haga constar explícitamente en los Planes de Aprovechamiento anuales.

En las batidas de jabalí podrán abatirse ejemplares de las especies ciervo y gamo en aquellos Cotos Regionales de Caza que así lo soliciten en el Plan de Aprovechamiento correspondiente, mediante una adecuada justificación técnica.

En los Cotos Regionales de Caza gestionados por la Administración no se establece un cupo máximo de jabalíes adultos a abatir.

2.8.—Protección a la Caza mayor

Queda prohibido:

2.8.1. La caza de crías de jabalí (rayones), y de crías de venado, gamo, corzo y rebeco, entendiéndose por cría los ejemplares con características morfológicas propias y evidentes de juvenil.

2.8.2. La caza de hembras seguidas de cría.

2.8.3. La caza de machos adultos de gamo, corzo y venado desmogados.

2.8.4. El ejercicio de la caza mayor en los terrenos cinegéticos de aprovechamiento cinegético común (zonas libres), excepción hecha de las cacerías que expresamente autorice la Dirección General de Biodiversidad.

2.8.5. La utilización de perros de rastro en las cacerías de menor, excepto en el caso de las cacerías de zorro y de liebre.

2.9.—Finalización de las cacerías en las Reservas Regionales de Caza y otros territorios dependientes de la gestión cinegética del Principado de Asturias, así como en los Cotos Regionales de Caza.

Además de lo establecido en el artículo 76 del Reglamento de Caza, las cacerías finalizarán de acuerdo a lo siguiente:

2.9.1. Rececho:

Cuando se produzca un lance con sangre o tres lances con disparos pero sin producir sangre.

2.9.2. Batida de jabalí, venado hembra y corzo:

Cuando se efectúen cuatro ganchos sin sangre o tres con sangre.

Las cacerías finalizarán cuando se consiga abatir la pieza principal del permiso de caza, excepto en la celebración de permisos de caza de corzo en los Cotos Regionales de Caza.

2.9.3. Otras situaciones:

Serán causa de suspensión y finalización de una cacería, el incumplimiento evidente y manifiesto de las normas de desarrollo y seguridad, la negativa a la identificación y la obstrucción o falta de colaboración con el personal competente, es decir: el personal de la Guardería de Medio Natural, la Guardería de las sociedades adjudicatarias de los Cotos y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en el ejercicio de sus funciones.

3.—De la caza menor.

3.1.—Épocas de caza.

Ver anuncio en PDF para consultar la tabla

Las cacerías de zorro en mano y al salto, son específicas para zorro y deberán estar reflejadas en el Plan de Aprovechamiento del Coto Regional de Caza y contar con permiso específico. En los permisos de caza para el zorro podrán asistir entre cuatro y seis cazadores, con un máximo de dos perros por cazador. Además se autoriza la caza del zorro en las cacerías autorizadas de cualquier modalidad y especie cinegética dentro de las temporadas hábiles de la especie objeto principal del permiso de caza.

3.2.—Especies objeto de caza durante la media veda.—Se podrán cazar: el zorro (Vulpes vulpes), la paloma torcaz (Columba palumbus), la paloma bravía (Columba livia), la gaviota reidora (Larus ridibundus), la gaviota patiamarilla (Larus michahellis), el estornino pinto (Sturnus vulgaris), la urraca (Pica pica), la corneja (Corvus coronae) y la codorniz (Coturnix coturnix). Esta última podrá cazarse en Cotos Regionales de Caza o Reservas de Caza en los que los resultados de los estudios realizados indiquen una densidad de población suficiente para su aprovechamiento cinegético, y de acuerdo con las indicaciones contempladas en el apartado 4.4.2 de esta orden.

3.3.—El Control poblacional de cornejas (Corvus corone) y urracas (Pica pica), debe realizarse en la media veda, salvo casos excepcionales de daños, en los que se deberá solicitar junto con la acreditación de los daños correspondientes.

3.4.—Días hábiles:

Jueves, domingos y demás festivos de carácter nacional, regional o local (excepto en las zonas de prácticas cinegéticas expresamente declaradas).

No obstante, de forma debidamente justificada, esos días podrán ser modificados en los planes de aprovechamiento siempre que dicho cambio no suponga incremento del número de días hábiles que semanalmente correspondan por aplicación de la norma general expuesta más atrás.

Queda prohibida la realización de cacerías de menor durante las fechas y en las áreas de un coto en que esté programada una cacería de mayor.

3.5.—Horas hábiles:

En general se podrá practicar la caza menor desde el orto hasta el ocaso.

3.6.—Cupos de Caza.

3.6.1. Caza menor al salto:

El número máximo de ejemplares por cazador y día es de:

3 perdices rojas, a excepción de las repoblaciones para caza inmediata, donde el cupo será de 10 perdices rojas.

3 arceas.

5 avefrías.

25 estorninos pintos.

50 urracas o cornejas.

5 anátidas.

10 de otras especies.

3.6.2. Caza menor en mano:

El número máximo de ejemplares por cuadrilla y día es de:

6 arceas.

5 avefrías

6 perdices rojas.

25 estorninos pintos.

10 de otras especies objeto de caza menor.

50 urracas o cornejas.

5 anátidas.

Liebre: según lo establecido en el Plan Técnico y de Aprovechamiento de cada Coto Regional.

3.6.3. Estas limitaciones de cupos máximos no tendrán efecto en las zonas de prácticas cinegéticas declaradas, cuando se trate de ejemplares de repoblación expresamente soltados al efecto.

En el Plan de caza de las Reservas Regionales de Caza podrán establecerse limitaciones o vedas sobre especies de caza menor.

3.7.—Protección de la Caza Menor.

3.7.1. En las cacerías de menor no podrá cazarse la perdiz roja (Alectoris rufa) cuando sus bandos tengan menos de cinco individuos, ni dejar éstos reducidos a menos de cuatro perdices por bando.

3.7.2. Queda prohibida la caza de la arcea (Scolopax rusticola) al paso, al amanecer y al atardecer.

3.7.3. En evitación de daños y en beneficio de otras especies de caza menor, excepcionalmente y previa solicitud por parte de los Cotos Regionales de Caza, podrá autorizarse la caza del zorro en las zonas de refugio de menor de los acotados.

4.—De las limitaciones generales en beneficio de las especies cinegéticas y de las medidas preventivas para su control y el de la fauna silvestre.

4.1.—Artes y medios de caza, aplicaciones y prohibiciones:

Los únicos medios y artes autorizados para el ejercicio de la caza son las escopetas, rifles, arcos, perros de muestra y rastro y aves de cetrería. Todos estos medios y artes se utilizarán debidamente documentados con las licencias o permisos de armas, guías de pertenencia y autorizaciones de posesión que en cada caso correspondan. Estos documentos deberán de ser presentados a los guardas responsables de la supervisión de las cacerías.

Además de los métodos y medios de caza enumerados en el artículo 62 de la Ley 42/2007,de 13 de diciembre, de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, y el artículo 25 de la Ley del Principado de Asturias 2/89, de 6 de junio, de Caza, quedan prohibidos los siguientes:

4.1.1. Armas de aire comprimido y armas de fuego de percusión anular.

4.1.2. Usar o portar postas, entendiéndose como tal la munición con perdigón de diámetro superior al del denominado doble cero.

4.1.3. Portar munición distinta a la correspondiente a la modalidad de caza que se ejercita: bala en caza mayor y perdigón en caza menor, y que pueda ser utilizada en el arma que se porta, excepción hecha para el zorro en las cacerías de mayor, al que se podrá disparar únicamente con bala.

4.1.4. Cazar desde cualquier tipo de embarcación o vehículo.

4.1.5. Utilizar o portar dentro de terrenos de aprovechamiento cinegético común o sometidos a régimen cinegético especial, o en sus zonas limítrofes, sistemas de amortiguación o supresión del ruido producido por el arma al disparar, como son los silenciadores o amortiguadores de ruido de cualquier tipo o modalidad.

4.1.6. Portar cada cazador más de un arma durante el desarrollo de las cacerías. En caso de cesión o préstamo del arma de caza, el titular emitirá la autorización pertinente según lo establecido en el Reglamento de Armas y Explosivos. Este documento, siempre acompañado de la guía de pertenencia del arma, será presentado al Guarda responsable de la supervisión de la cacería antes del inicio de la misma.

4.1.7. Para evitar el plumbismo se prohíbe la tenencia y uso de munición que contenga plomo durante el ejercicio de la caza de aves acuáticas cuando estas actividades se ejerzan en las zonas húmedas incluidas en la Lista del Convenio relativo a Humedales de Importancia Internacional, en las de la Red Natura 2000 y en las incluidas en espacios naturales protegidos.

4.1.8. Con objeto de proteger la especies cinegéticas, queda prohibido el empleo de medios de caza con dispositivos eléctricos o electrónicos que faciliten la caza mediante la utilización de cámaras térmicas, drones u otros dispositivos similares, con excepción de los medios convencionales (localizadores, “beeper” para los perros y emisoras).

4.2.—Protección de la caza en general.

4.2.1. En los casos en que en una cacería legalmente autorizada se sobrepase el cupo, si este hecho no fuera constitutivo de infracción, se procederá al decomiso de los ejemplares motivo del exceso. En el caso de las Reservas de Caza, se seguirá el protocolo establecido al efecto, siendo los animales decomisados destinados a un centro benéfico o a otros usos, pero en ningún caso podrán ser comercializados. El titular o titulares de la cacería estarán obligados a abonar la correspondiente cuota complementaria establecida. En los Cotos Regionales de Caza, las piezas de caza decomisadas en la forma y por los motivos expuestos en el párrafo inicial, quedarán en poder de la sociedad de cazadores adjudicataria del coto regional de caza, estando sujeto su destino a lo acordado por la sociedad de cazadores que gestione el acotado. En todos los casos y circunstancias, el destino de las piezas de caza decomisadas y la responsabilidad en el uso y aprovechamiento de las mismas, estarán sujetos estrictamente al cumplimiento de la normativa vigente en materia de inspección sanitaria de las mismas según establezcan las normas de la Consejería competente.

4.2.2. Queda prohibida la suelta o repoblación de ejemplares de especies cinegéticas con el fin de su posterior caza sin que medie al menos un período de un año desde la fecha de la suelta, con la única excepción de aquellos cotos que en sus planes técnicos de caza así lo tengan aprobado, y según lo previsto para las zonas de prácticas cinegéticas declaradas y aquellas de carácter social que se autoricen expresamente.

4.2.3. En aquellas áreas de caza que hayan sido afectadas por incendios en el año anterior o actual de la temporada y cuya superficie quemada sobrepase el 20% del total del área, quedarán vedadas a la caza las zonas incendiadas para todas las especies en toda la temporada, de forma automática.

4.2.4. Queda prohibido el uso de focos de iluminación y las actividades de foqueo y deslumbramiento nocturno de las especies cinegéticas en cualquier época, a excepción de las autorizadas por el órgano competente con motivos científicos.

4.2.5. Está prohibida la comercialización y venta de la arcea (Scolopax rusticola).

4.2.6. Queda prohibida el empleo de reclamos de todo tipo o modalidad, a excepción del cebo con productos naturales, para la caza en la modalidad espera o aguardo de jabalí con arco.

4.3.—Protección del oso.

En aquellos territorios que se encuentren dentro de las áreas críticas de oso pardo según establece la Resolución de 3 de julio de 2003 de la Consejería de Medio Ambiente por la que se aprueba el catalogo de áreas criticas de oso pardo en el Principado de Asturias en su apartado a) punto 1.º, la única modalidad cinegética permitida entre el 1 de diciembre y el 15 de agosto será el rececho.

En aquellas zonas de especial interés para el oso pardo o con presencia de la especie se podrán realizar modificaciones en las fechas y áreas de caza para facilitar el cumplimiento de los Planes de Caza de las Reservas y Planes de Aprovechamiento Cinegético de los acotados de caza sin perjudicar ni alterar el hábitat de la especie, previo aviso y tramitación del cambio de fechas o áreas de caza ante la Consejería competente.

En los casos en que, por razones de urgencia, sea imposible la tramitación previa del cambio se considerará suficiente la remisión por procedimiento fiable y fehaciente de un informe a la Dirección General de Biodiversidad, en el plazo de 24 horas posteriores a la celebración de la cacería, acerca de las circunstancias que motivaron la modificación. Dicho informe será emitido por el Guarda del Medio Natural o Guarda Rural responsable del desarrollo de la cacería y contará con el conforme y conocimiento del Guarda mayor/Responsable de la Reserva de Caza o de la Junta Directiva o el Presidente de la sociedad adjudicataria del Coto Regional de Caza.

4.4.—Vedas especiales.

4.4.1. En terrenos cinegéticos.

Queda vedada la caza de todas las especies, salvo autorización específica de la Dirección General de Biodiversidad, en los siguientes terrenos cinegéticos:

Aquellos que en la actualidad están clasificados como de aprovechamiento cinegético común, ubicados en cualquier concejo y en todos aquellos sobre los que se haya iniciado un expediente relativo a su clasificación cinegética. A estos efectos se considerará iniciado el expediente desde la fecha de su publicación para información pública.

4.4.2. Sobre especies objeto de caza.

Queda vedada la caza de la grajilla (Corvus monedula), el zorzal común (Turdus philomelos), la paloma zurita (Columba oenas), el zorzal charlo (Turdus viscivorus), la tórtola común (Streptopelia turtur), la codorniz (Coturnix coturnix), la focha común (Fulica atra) y las liebres (Lepus castroviejoi) (L.europeaus) y (L.granatensis). No obstante, en los terrenos sometidos a régimen cinegético especial (Cotos Regionales de Caza o Reservas de Caza) donde los resultados de los estudios realizados indiquen una densidad de población de la liebre y codorniz suficiente para su aprovechamiento cinegético, podrá autorizarse su caza mediante permisos específicos y con un cupo de un ejemplar por permiso de caza en liebre, y de cinco codornices, excepto en las zonas de prácticas cinegéticas debidamente autorizadas.

5.—Perros.

5.1.—Sobre el adiestramiento de perros en los Cotos Regionales de Caza y Reservas Regionales de Caza.

En los Cotos Regionales de Caza, las sociedades adjudicatarias podrán autorizar el adiestramiento de perros de caza, siempre que lo reflejen expresamente en el Plan anual de Aprovechamiento, indicando las zonas disponibles para la temporada, y ajustándose al siguiente calendario: perros de rastro entre el 1 de mayo y el 15 de agosto y perros de muestra desde el 15 de julio a la fecha de apertura de la temporada de caza menor y desde el cierre de la temporada de caza menor hasta el tercer domingo de marzo.

La Sociedad podrá optar entre permitir el adiestramiento con los perros atraillados a lo largo de toda la actividad de no considerar oportuna la suelta, o autorizar ésta con un máximo de dos perros sueltos por cazador. En este último caso, las actuaciones de adiestramiento deberán realizarse de modo que los animales vayan provistos de localizador y sean atraillados inmediatamente después de finalizar la actividad.

Los Cotos Regionales de Caza que pretendan instaurar zonas de adiestramiento permanente de perros, podrán ser autorizados para ello previa presentación de proyecto firmado por técnico competente, que deberá contener las normas de uso de adiestramiento para los socios. El proyecto deberá reflejar claramente la zona de adiestramiento, que nunca podrá ser superior a 100 ha, con límites naturales o artificiales bien definidos y que deberá ubicarse en áreas de baja calidad ambiental, lo que deberá acreditarse también técnicamente. En las zonas de adiestramiento, los perros de rastro deberán portarse permanentemente atraillados.

Excepcionalmente, y por motivos de seguridad de las personas y sus bienes, podrá autorizarse por la Dirección General de Biodiversidad la ampliación de los plazos mencionados en el párrafo anterior, en el ámbito e inmediaciones de los grandes núcleos de población.

Días hábiles: Jueves, sábados, domingos y festivos de carácter nacional, regional o local.

5.2.—Cobro de piezas de caza.

En caso de ser necesario el cobro de una pieza de caza herida o muerta, el mismo podrá realizarse en un plazo máximo de 48 horas posteriores a la fecha de celebración de la misma, durante las cuales el permiso de caza verá prorrogada su validez únicamente con este fin. El cobro será realizado por un máximo de dos cazadores, obligatoriamente acompañados por el Guarda de Medio Natural o Guarda Rural responsable de la cacería, que podrán portar solamente un arma y auxiliarse de un perro debidamente atraillado que sólo podrá soltarse al final del lance para el acoso final de la pieza. En estos casos se anotará en el permiso de caza los participantes en el cobro, con nombre e identificación de estos y del guarda acompañante.

Cuando el cobro deba de realizarse en un terreno cinegético contiguo a aquel en el que se desarrolló la cacería, será obligatoria la presencia del Guarda Rural del Coto Regional de Caza responsable de la cacería y el aviso y consentimiento previo del Guarda Rural del terreno cinegético contiguo al que haya que acceder, portándose el arma enfundada y descargada hasta el momento del abatimiento de la pieza.

6.—Caza con arco y cetrería.

6.1.—Caza con arco.

La caza con arco podrá realizarse en aquellos terrenos cinegéticos en los que así lo recojan en sus Planes de Técnicos de Caza y en las zonas de prácticas cinegéticas. El permiso emitido al efecto recogerá el empleo de arco.

En las Reservas Regionales de Caza y en los Cotos Regionales de Caza, podrá ejercerse la caza con arco en cualquier modalidad de caza mayor. No se admitirá las batidas de caza mayor con uso mixto de armas (de fuego y arco).

Para la práctica de caza con arco será preciso disponer de licencia de caza tipo B y seguro de responsabilidad civil.

6.2.—Caza con aves de presa.

La caza con aves de presa (cetrería) podrá realizarse en aquellos Cotos Regionales de Caza en los que así lo recojan sus Planes de Técnicos de Caza, en las Zonas de Prácticas Cinegéticas o en los que se autorice específicamente una cacería recogida en su Plan de aprovechamiento en esta modalidad. El permiso emitido al efecto recogerá el empleo de aves de caza. Para la práctica de caza con aves de presa será preciso disponer de licencia de caza tipo B y seguro de responsabilidad civil.

7.—Control de especies por daños, seguridad vial, sanitaria y otros.

7.1.—Medidas de carácter general.

La Dirección General de Biodiversidad podrá adoptar las medidas necesarias para el control de especies cinegéticas si no hubiere otra solución satisfactoria y sin que ello suponga perjudicar el mantenimiento en un estado de conservación favorable de las poblaciones de que se trate, en su área de distribución natural, cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

a) Para prevenir perjuicios importantes a los cultivos, el ganado, los bosques, la pesca y la calidad de las aguas.

b) Cuando la seguridad vial, aérea o industrial se vean comprometidas por la presencia de especies cinegéticas.

c) Cuando los daños se produzcan en lugares donde la presencia habitual de especies catalogadas impida la actividad cinegética normal, y en especial en aquellos terrenos con presencia habitual de oso pardo.

d) Cuando sea necesario por razón de investigación, educación, repoblación o reintroducción, o cuando se precise para la cría en cautividad orientada a dichos fines.

e) En el caso de las aves, para prevenir accidentes en relación con la seguridad aérea.

f) Para proteger la flora y la fauna silvestre y los hábitats naturales.

g) Por motivos sanitarios de interés general.

En las autorizaciones de caza excepcionales en las que concurran las circunstancias contempladas en los apartados anteriores, se establecerán las modalidades de caza, los cupos máximos de captura que podrán concederse para cada especie y los días y horas hábiles, así como los sistemas de control del cumplimiento de dichas medidas que deberán ser ejercidas antes y durante el período autorizado para efectuar la captura, retención o explotación prudente, sin perjuicio de los controles adicionales que deben también establecerse una vez transcurrido dicho período.

La autorización administrativa a que se refieren los apartados anteriores deberá ser motivada y especificar:

a) El objetivo y la justificación de la acción.

b) Las especies a que se refiera.

c) Las modalidades de caza a emplear.

d) La naturaleza y condiciones de riesgo, las circunstancias de tiempo y lugar y si procede, las soluciones alternativas no adoptadas y los datos científicos utilizados.

e) Las medidas de control que se aplicarán.

En cualquier terreno gestionado cinegéticamente por la Administración, las cacerías por daños a realizar podrán ser adjudicadas, previo informe del Servicio de Caza y Pesca, del modo más funcional, a fin de garantizar su eficacia, no siendo necesario modificar el Plan de Caza de las Reservas. El cupo de capturas se establecerá en las Resoluciones al efecto. Estas cacerías devengarán la cuota correspondiente.

En los terrenos gestionados por sociedades de cazadores se estudiarán de forma particular las medidas a emprender, pudiendo contemplarse en estos casos cacerías de jabalí en la modalidad otras cacerías con forma de aguardos e incluso batidas, siendo de consideración las excepciones establecidas para las Reservas Regionales de Caza para las cacerías en zonas de presencia habitual de oso pardo.

7.2.—Planes extraordinarios de control de daños de venado, gamo y jabalí, en Cotos Regionales.

En aquellos Cotos Regionales o privados de caza con excesos poblacionales de las especies venado, gamo o jabalí que originen una problemática de daños, las sociedades adjudicatarias o los titulares de dichos terrenos cinegéticos, podrán presentar planes extraordinarios de control de poblaciones. Para las especies venado y gamo estos planes sólo podrán ser aprobados si la sociedad solicitante establece un cupo de captura igual al máximo previsto en esta norma o en su Plan de Aprovechamiento. Para la especie jabalí la presente norma no establece un cupo máximo por lo que se tendrá en cuenta únicamente el establecido en el Plan de Aprovechamiento.

No obstante se podrán estudiar y autorizar casos particulares por daños producidos por estas especies.

Si las condiciones son justificadas, se podrán emplear perros de rastro para ahuyentar el jabalí de acuerdo a un plan establecido y autorizado por el Coto Regional de Caza, con la presencia o bajo supervisión de la Guardería de Campo del acotado, cualquier día de la semana durante el período comprendido entre el 1 de mayo y el 31 de agosto, y únicamente en zonas donde se hayan detectado daños producidos por esta especie. Igualmente, podrá realizarse el ahuyentamiento de jabalíes con perros, desde el 15 de abril al 31 de agosto, pero únicamente para la prevención de daños en cultivos de maíz, lo que deberá solicitarse explícitamente en el Plan de Aprovechamiento.

7.3.—Empleo de perros para prevención de daños en Refugios de Caza y Zonas de Seguridad.

En los Refugios de Caza y Zonas de Seguridad, si las condiciones son justificadas, se podrán emplear perros de rastro para ahuyentar el jabalí mediante Resolución expresa de la Dirección General de Biodiversidad y bajo supervisión de la Guardería de Medio Natural.

8.—Normas de seguridad y desarrollo de cacerías.

8.1.—En las cacerías de caza mayor en la modalidad de batida y en las de caza menor con perro que se celebren en el Principado de Asturias, todos los participantes deberán portar exteriormente una prenda de vestir de tipo chaleco o chaqueta o prenda similar que cubra completamente el dorso y el torso, suficientemente visible y de color llamativo (rojo, amarillo, naranja o verde, preferiblemente fosforescente) con objeto de que puedan ser visualizados a gran distancia. Se considerará obligatorio su uso durante la acción de cazar, tanto en el período de localización o rastreo como durante la celebración propia del gancho o cacería.

8.2.—Durante el desarrollo de las cacerías de caza mayor en la modalidad de batida se recomienda el uso, por parte de los participantes en la cacería, de emisoras de radio portátiles o fijas, a fin de permitir la comunicación entre los cazadores, monteros, jefes de cuadrilla y responsables de las cacerías.

8.3.—En las batidas no se dispararán las armas hasta que se encuentren todos los puestos debidamente colocados, ni podrá hacerse después de que se haya dado por terminada la cacería o gancho.

8.4.—Durante el desarrollo de la cacería se podrá abandonar el puesto dando aviso previo al responsable de la cacería o jefe de cuadrilla, así como a los puestos contiguos, y con el arma descargada.

8.5.—Se prohíbe tener cargadas las armas antes del momento de llegar al puesto o después de abandonarlo.

8.6.—Siempre que la configuración del terreno lo permita, los puestos se colocarán de modo que queden protegidos de los disparos de los demás cazadores procurando aprovechar para ello los accidentes del terreno.

8.7.—En todas las modalidades y formas de caza los usuarios de las armas, deberán estar en todo momento en condiciones de responsabilizarse de las mismas. Ante la presencia o proximidad de personas deberán de actuar con la diligencia y precauciones necesarias, siempre conforme al Reglamento de armas, estando prohibido portar, exhibir o usar armas sin el fin propio de la cacería o de modo negligente o temerario.

8.8.—Se prohíbe el ejercicio de la caza bajo los efectos de bebidas alcohólicas, estupefacientes o estimulantes. Se establece un límite máximo de 0,25 mg/litro de alcohol en aire espirado para el empleo de armas en acción de cazar.

8.9.—En todas las modalidades y formas de caza que se desarrollen en el territorio del Principado de Asturias todos los participantes en las cacerías facilitarán las labores inspectoras que se realicen por parte del personal competente en la materia.

8.10.—De acuerdo con lo establecido en los artículos 66, 67 y 74 Reglamento de Caza, los cazadores que ejerzan la actividad cinegética en un Coto Regional de Caza, deberán proveerse del correspondiente permiso o autorización expedida por la sociedad de cazadores adjudicataria de aquel, en el que debe figurar la fecha de celebración y las áreas de caza y relación completa de cazadores participantes así como de batidores. Asimismo, en todos los permisos de batida, deberá figurar expresamente la persona que actúe como jefe de cuadrilla, el cual deberá portar el ejemplar original del permiso, del que facilitará copia a la Guardería de Campo.

8.11.—Se habilita la tarjeta, carné o documento acreditativo de pertenecer a una Sociedad adjudicataria de un Coto Regional de Caza como permiso en caza menor para el Coto en cuestión, excepto para la caza del zorro en mano y al salto, la de la liebre si estuviera aprobada a través del Plan Técnico o de Aprovechamiento, o la de cualquier otra especie que la sociedad gestora de cada terreno así lo acuerde, lo que deberá ser comunicado con antelación al Servicio de Caza y Pesca.

8.12.—A los efectos de lo recogido en los artículos 74 y 75 del Decreto 24/91, del Reglamento de Caza, en lo referente al desarrollo de la actividad de la caza mayor en los Cotos Regionales de Caza o cotos privados, ésta deberá realizarse mediante supervisión de los correspondientes Guardas Rurales de la sociedad adjudicataria o del propietario, para lo que deberá planificarse el trabajo y la vigilancia de aquellos de modo que durante los días de la celebración de cacerías estén presentes, en ejercicio activo y en funciones exclusivas de supervisión y control de cacerías, todos los Guardas Rurales establecidos en el pliego de condiciones de la adjudicación. Si por causas extraordinarias no dispusiesen de efectivos suficientes, un mismo guarda podrá supervisar más de una cacería, debiendo de ejercer su labor inspectora en tanto duren las mismas.

8.13.—En los Cotos Regionales y Cotos Privados, así como en las Reservas Regionales, se establece el precintado obligatorio para los ejemplares de las especies ciervo, rebeco, gamo y corzo. Los precintos de cada temporada serán entregados por el servicio competente en materia de caza a los responsables correspondientes. El precinto será portado por el Guarda correspondiente, quien lo entregará al titular de cada permiso de caza al finalizar la cacería, con objeto de que sea colocado en el trofeo del animal cazado inmediatamente después de haber sido abatida la pieza. En las cacerías en que no se cobren piezas, los precintos serán devueltos a los responsables del terreno cinegético con objeto de su anulación y devolución a la administración, junto con los sobrantes de los mismos en cada temporada.

Los precintos para la temporada de caza 2018-19 tendrán color amarillo, numeración correlativa y llevarán anagrama del Principado de Asturias y una leyenda con la inscripción “Gobierno del Principado de Asturias-Coto Regional de Caza” con espacio para la anotación del n.º del coto, especie abatida y fecha.

En el caso de las Reservas Regionales de Caza, los precintos para la temporada de caza 2018-19 tendrán color rojo y las mismas características y procedimiento a seguir que las indicadas en el párrafo anterior, con las salvedades inherentes a su diferente consideración cinegética.

8.14.—Las guías de circulación de piezas de caza, guías de transporte o resultados de cacerías y precintos de identificación de piezas de caza estarán bajo la custodia de los Guardas mayores y Guardas del Medio Natural en el caso de las Reservas de Caza y del Presidente de la Junta Directiva o del Guarda Rural en los Cotos Regionales y privados de Caza, con la excepción hecha del cazador titular del permiso durante el desarrollo de éste, siendo todos ellos responsables de su uso y custodia, y, también, de su uso indebido, abandono, venta o cesión a terceros, extremos, estos últimos, que no están permitidos.

8.15.—Por motivos de control sanitario y dentro del protocolo de actuación de la Red de Vigilancia Sanitaria, en los casos en que, en el desarrollo de un permiso de caza en la modalidad de rececho, se localizase un individuo de cualquier especie sometida a aprovechamiento cinegético, que presente signos y síntomas de padecer una enfermedad infectocontagiosa y/o grave deterioro de su estado físico, el Guarda del Medio Natural o el Guarda Rural responsable de la cacería podrá autorizar, bajo su supervisión directa, su sacrificio por parte del titular o titulares del permiso de caza sin generar liquidación alguna de tasa y siempre de acuerdo a lo recogido en los Instrumentos de Gestión Integrados en el caso de los Parques Naturales. Nunca serán abatidos estos animales por iniciativa del cazador. Los ejemplares en ningún caso podrán ser retirados por el cazador que los abate, debiendo darse aviso urgente, por procedimiento fiable, al Servicio de Caza y Pesca, que dispondrá las actuaciones pertinentes para diagnosticar las presuntas enfermedades y decidir sobre el destino del cadáver.

8.16.—Por motivos de conservación del medio está prohibido el abandono de basuras o residuos empleados en el desarrollo de la cacería.

9.—Normas de adjudicación de permisos de caza en las Reservas Regionales de Caza.

9.1.—En el caso de permisos que se celebren en las Reservas Regionales de Caza se podrá realizar únicamente un cambio por permiso. Este cambio afectará a la mitad de los integrantes del mismo en la modalidad de batida y al único titular en la de rececho. Los cambios serán solicitados por el Ayuntamiento, la sociedad de cazadores, el jefe de cuadrilla o el titular del permiso, según corresponda a permisos de local, regional, general o turista. En el caso de permisos adjudicados a sociedades o Ayuntamientos, las modificaciones se realizarán entre miembros de la sociedad correspondiente. Las solicitudes de cambio serán remitidas por escrito al Servicio de Caza y Pesca, con siete días de antelación a la celebración y acompañadas del original del permiso a modificar. Los cambios sólo se realizarán sobre participantes en la misma categoría.

9.2.—El impago de la correspondiente cuota de entrada en el plazo indicado o la renuncia a permisos por parte de los cazadores y sociedades de cazadores participantes en el sorteo supondrá la perdida de derechos sobre estos permisos considerándose cumplido el trámite de sorteo, por lo que los permisos de caza sobrantes y renunciados pasarán de forma automática al cupo de sobrantes.

9.3.—En el sorteo de sobrantes no se podrá renunciar al permiso obtenido, por lo que de producirse ésta por impago del titular, el permiso no volverá a ser adjudicado.

10.—Fecha de entrada en vigor.

La presente Resolución entrará en vigor el día siguiente de su publicación.

Contra la presente resolución cabe recurso potestativo de reposición en el plazo de un mes ante el mismo órgano que dictó la resolución, o recurso contencioso-administrativo ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias en el plazo de dos meses, en ambos casos, desde el día siguiente a la publicación de la presente resolución.

En Oviedo, a 1 de marzo de 2018.—El Consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente.—P.D., Resolución de 31 de agosto de 2017, BOPA de 5 de septiembre de 2017, el Viceconsejero de Medio Ambiente.—Cód. 2018-02431.

Anexo

A.1. Terrenos gestionados y administrados por el Gobierno del Principado de Asturias

En los Refugios, Zonas de Seguridad y Cercados, está prohibido con carácter permanente el ejercicio de la caza.

Refugios

Refugios regionales de caza

Nombre

Concejos afectados

Superficie en ha

DE LA RÍA DE RIBADESELLA

RIBADESELLA

290

DE COVADONGA

AMIEVA

CANGAS DE ONÍS

ONÍS

CABRALES

12.294

DE RIOSECO

SOBRESCOBIO

150

DEL EMBALSE DE TANES

CASO

350

DE SAN ANDRÉS DE LOS TACONES

GIJÓN

100

DE LA GRANDA

GOZÓN

100

DE TRASONA

CORVERA DE ASTURIAS

100

DE LOS EMBALSES DE PILOTUERTO Y CALABAZOS

TINEO

500

DE CABO BUSTO

VALDÉS

543

DE BARANDÓN

VILLAYÓN

394

DE MUNIELLOS

CANGAS DEL NARCEA

IBIAS

5.542

DE LA RÍA DEL EO

CASTROPOL

VEGADEO

2.280

DE LAS AVES ACUÁTICAS DE LA RÍA DE VILLAVICIOSA

VILLAVICIOSA

1.500

DEL BAJO NARCEA-NALÓN

MUROS DEL NALÓN

PRAVIA

SOTO DEL BARCO

3.300

DE BARAYO

NAVIA

VALDÉS

331

* DE CABO PEÑAS

GOZÓN

2.130

* DE LA RÍA DE NAVIA

COAÑA

NAVIA

516

* En trámite administrativo.

Reservas

Reservas regionales de caza

Nombre

Concejos afectados

Superficie en ha

DE PONGA

PONGA

20.082

DE CASO

CASO

29.834

DE SOBRESCOBIO

SOBRESCOBIO

6.792

DE PILOÑA

PILOÑA

5.477

DE ALLER

ALLER

22.352

DE SOMIEDO

SOMIEDO

TEVERGA

PROAZA

QUIROS

LENA

YERNES Y TAMEZA

BELMONTE

85.935

DEL SUEVE

COLUNGA

CARAVIA

RIBADESELLA

PARRES

PILOÑA

8.300

DE DEGAÑA

DEGAÑA

8.700

DE IBIAS

IBIAS

8.225

DE CANGAS DEL NARCEA

CANGAS DEL NARCEA

11.147

Zonas de seguridad

Zonas de seguridad

Además de los supuestos recogidos en el art. 11.2 de la Ley 2/89 de 6 de junio, de Caza, se encuentran declaradas las siguientes

N.º

Nombre

Concejos afectados

Superficie en ha

Z.S. 01

NUBLEDO-TAMON

CORVERA DE ASTURIAS

CARREÑO

345

Z.S.02

DEVA

GIJON

945

Z S.03

CANTERA EL PERECIL

CARREÑO

160

Z.S.04

BOINAS

BELMONTE DE MIRANDA

610

Z.S.05

OVIEDO

OVIEDO

9.485

Z.S.06

LLANERA

LLANERA

655

Z.S.07

GIJÓN *

GIJÓN

9.366

Z.S.08

AVILES

AVILES

2.681

Z.S.09

CORVERA DE ASTURIAS

CORVERA DE ASTURIAS

1.323

Z.S.10

CASTRILLÓN

CASTRILLÓN

1.406

Z.S.11

SIERO

SIERO

1.219,50

Z.S.12

LUARCA

VALDÉS

1.137

Z.S.13

CUDILLERO

CUDILLERO

504

Z.S.14

GRADO

GRADO

609

Z.S.15

VALGRANDE-PAJARES

LENA

289

Z.S.16

MIERES

MIERES

773

Z.S.17

LANGREO

LANGREO

693

* En trámite administrativo de revisión de límites.

Cercados y vallados

Cercados y vallados

N.º

Nombre

Concejos afectados

Superficie en ha

C.V.01

BRAÑA DEL ZAPURREL

VILLAYÓN

1.500

C.V.03

PUMAR DE LAS MONTAÑAS

CANGAS DEL NARCEA

1.625

C.V.04

RESELLINAS

CUDILLERO

400

A.2. Terrenos cuya gestión está cedida asociaciones de cazadores.

Cotos regionales de caza

N.º

Nombre

Concejos afectados

Sup. en ha

115

LLANERA

LLANERA

OVIEDO

GIJÓN

17.152

116

SAN MARTÍN DEL REY AURELIO

SAN MARTÍN DEL REY AURELIO

5.613

117

LANGREO

LANGREO

7.440

118

LENA

LENA

16. 978

119

LAS REGUERAS

LAS REGUERAS

7.004

120

SALAS

SALAS

22.711

121

BELMONTE

BELMONTE

17.085

123

SIERO-NOREÑA

SIERO

NOREÑA

GIJÓN

19.385

124

CABRALES

CABRALES

12.798

125

NAVA

NAVA

5.300

126

VALDÉS

VALDÉS

33.530

127

ONÍS

ONÍS

5.054

128

CANGAS DEL NARCEA

CANGAS DEL NARCEA

44.891

129

COLUNGA-SELORIO

COLUNGA

VILLAVICIOSA

8.468

130

CANGAS DE ONÍS

CANGAS DE ONÍS

13.689

132

GRANDAS DE SALIME

GRANDAS DE SALIME

11.275

133

BOAL

BOAL

12.047

134

SAN MARTÍN DE OSCOS

SAN MARTÍN DE OSCOS

6.618

135

RIBADESELLA

RIBADESELLA

6.940

136

ILLANO

ILLANO

10.288

137

PESOZ

PESOZ

3.894

138

CUDILLERO

CUDILLERO

9.335

139

SANTA EULALIA DE OSCOS

SANTA EULALIA DE OSCOS

4.699

140

GRADO

OVIEDO

GRADO

23.685

142

VILLAYÓN

VILLAYÓN

11.286

143

TARAMUNDI-SAN TIRSO DE ABRES

TARAMUNDI

SAN TIRSO DE ABRES

11.379

144

COAÑA

COAÑA

6.415

145

NAVIA

NAVIA

5.833

146

VILLANUEVA DE OSCOS

VILLANUEVA DE OSCOS

7.312

147

EL FRANCO

EL FRANCO

7.833

149

CASTROPOL

CASTROPOL

10.132

150

TAPIA DE CASARIEGO

TAPIA DE CASARIEGO

6.599

152

GOZÓN

GOZÓN

6.000

153

QUIRÓS

QUIRÓS

7.418

154

LAVIANA

LAVIANA

13.102

155

BIMENES

BIMENES

3.270

156

LLANES

LLANES

26.297

158

ALLANDE

ALLANDE

CANGAS DEL NARCEA

34.361

159

VALDEDIÓS

VILLAVICIOSA

6.963

160

CORDAL DE PEÓN

VILLAVICIOSA

GIJÓN

SARIEGO

16.034

161

MIERES

MIERES

OVIEDO

16.123

162

LOS CUERVOS

PRAVIA

7.915

163

CABRANES

CABRANES

3.832

164

MORCÍN

MORCÍN

RIOSA

SANTO ADRIANO

RIBERA DE ARRIBA

OVIEDO

15.752

165

EL ESPLON

PEÑAMELLERA ALTA

7.376

166

CARREÑO

CARREÑO

5.872

167

RIBADEDEVA

RIBADEDEVA

3.469

168

PARRES

PARRES

10.922

169

VILLA DE LA SIDRA

NAVA

4.176

171

ALLER

ALLER

16.304

172

IBIAS

IBIAS

23.296

173

TINEO

TINEO

52.605

174

SIERRA DE PULIDE-NALÓN

CASTRILLÓN

CORVERA DE ASTURIAS

CANDAMO

ILLAS

SOTO DEL BARCO

PRAVIA

20.185

175

CARRIÓN

VILLAVICIOSA

3.800

176

PEÑAMELLERA BAJA

PEÑAMELLERA BAJA

7.884

177

PILOÑA-LA MAREA

PILOÑA

21.432

A.3. Terrenos sometidos a régimen especial, declarados sobre la base de la Ley 1/1970, de 4 de abril, de Caza, vigentes en la actualidad, y cuya gestión corresponde a sus titulares.

Cotos privados de caza

N.º de coto

Nombre del coto

Concejos afectados

Superficie ha

10.003

PANDEMULES

CASO

PONGA

604

Disposición anterior | Disposición siguiente

Información sobre el documento

© Copyright 2006. Gobierno del Principado de Asturias