Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Asturias, mucho más cerca

banda de sede
 

Estás en

Asturias.es Sede Electrónica BOPA y Legislación Resultados Buscador BOPA

Consulta de una disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente


Boletín Nº 128 del jueves 4 de julio de 2019

AYUNTAMIENTOS

DE RIBADEDEVA

Anuncio. Aprobación definitiva de la ordenanza reguladora del uso y aprovechamiento de las playas del término municipal de Ribadedeva.

El Pleno del Ayuntamiento de Ribadedeva, en sesión ordinaria celebrada el día 26 de marzo de 2019 adoptó, entre otros, el siguiente acuerdo:

— Aprobación provisional de la Ordenanza reguladora del uso y aprovechamiento de las playas del término municipal de Ribadedeva.

No habiéndose presentado reclamaciones contra el acuerdo adoptado, de conformidad con lo previsto en el artículo 49 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local. De conformidad con el artículo 70 de la citada ley, se procede a la publicación del texto íntegro de la ordenanza en el Boletín Oficial del Principado de Asturias, a efectos de su entrada en vigor.

Contra el acuerdo de aprobación definitiva podrán los interesados interponer recurso contencioso-administrativo ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, en el plazo de dos meses a contar desde el día siguiente a la publicación del presente anuncio.

ORDENANZA REGULADORA DEL USO Y APROVECHAMIENTO DE LAS PLAYAS DEL TÉRMINO MUNICIPAL DE RIBADEDEVA

Título I

Disposiciones Generales

Artículo 1.—Objeto y ámbito de aplicación.

Artículo 2.—Definiciones

Artículo 3.—Agentes de la autoridad.

Artículo 4.—Equipo de salvamento

Título II.—Normas de uso

Capítulo I: Normas Generales

Artículo 5.—Utilización de Playas

Capítulo II: Juegos y Actividades

Artículo 6.—Juegos y Actividades

Artículo 7.—Aparatos de radio, casetes, discos compactos, o similares, instrumentos musicales

Artículo 8.—Embarcaciones, motos acuáticas

Artículo 9.—Publicidad

Artículo 10.—Vehículos

Artículo 11.—Campamentos y acampadas

Artículo 12.—Navegación deportiva y de recreo

Artículo 13.—Pesca

Artículo 14.—Venta ambulante

Capítulo III: Normas higiénico-sanitarias

Artículo 15.—Normas de carácter higiénico-sanitario

Artículo 16.—Prohibiciones higiénico sanitarias

Artículo 17.—Residuos

Artículo 18.—Fuego

Capítulo IV: Animales en las playas

Artículo 19.—Disposiciones generales

Artículo 20.—Autorización de animales

Capítulo V: Playas nudistas

Artículo 21.—Playas nudistas

Título III.—Vigilancia y seguridad

Artículo 22.—Vigilancia y seguridad

Título IV.—Régimen sancionador.

Artículo 23.—Infracciones

Artículo 24.—Sanciones

Artículo 25.—Responsables

Artículo 26.—Procedimiento

Artículo 27.—Prescripción de infracciones y sanciones

Artículo 28.—Concurrencia reglamentaria

Disposición transitoria

Exposición de motivos

Las competencias municipales sobre las playas son contempladas tradicionalmente por la legislación española, si bien han quedado siempre condicionadas al particular régimen de distribución competencial entre las distintas esferas administrativas públicas y, en último término, a las posibilidades materiales de los municipios costeros para hacer frente al desarrollo de esos cometidos.

Ya la vieja ley de costas de 26 de abril de 1969 atribuía al conocimiento local determinadas competencias, atribución que se traslada ala actual Ley 22/1988, de 28 de julio, de costas, y a su Reglamento de desarrollo aprobado por Real Decreto 1471/1989, de 1 de diciembre. Así, los Artículos 115 de la Ley y 208 de su Reglamento, contemplan las competencias genéricas municipales tanto en lo referido al informe respecto a procedimientos de deslinde del dominio público marítimo-terrestre, y para reservas, adscripciones, autorizaciones y concesiones de ocupación y aprovechamiento del Dominio público, como para la explotación de los servicios de temporada que pudieran establecerse y el mantenimiento de las playas y lugares públicos de baño, así como para la vigilancia de las normas e instrucciones de otras administraciones competentes en materia de salvamento y seguridad de las vidas humanas. Está asentada la doctrina jurisprudencial del TC y del TS (como ejemplos sentencias TC 77/1984, de 3 de junio, y TS, de 4 de abril de 1990) en cuanto a la pertinencia inequívoca del dominio público marítimo-terrestre al término municipal costero, y consecuentemente, a la incardinación de funciones determinadas en la esfera de sus atribuciones, condicionada, eso sí, a la distribución legal de competencias que le son propias tanto en la esfera administrativa estatal como autonómica. Sin perjuicio de lo establecido en la legislación especial en materia de costas citada anteriormente; la Ley 7/1985, Reguladora de las Bases de Régimen Local, ya contemplaban conforme a la redacción original de su art. 25.2, competencias municipales relacionadas directamente como eran la seguridad en lugares públicos, la protección del medio ambiente, la protección de la salubridad pública y las actividades o instalaciones culturales y deportivas, ocupación del tempo libre y turismo.

Tras la reciente modificación a través de la Ley 27/2013, de 27 de diciembre, de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local, la nomenclatura de competencias que pueden relacionarse con el uso y aprovechamiento del Dominio público marítimo-terrestre habrán de entenderse referidas al medio ambiente urbano. La gestión de residuos, las funciones de policía local y protección civil, la actividad turística de interés y ámbito local, la promoción del deporte y la ocupación del tiempo libre.

TÍTULO I: DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1.—Objeto y ámbito de aplicación.

La presente ordenanza tiene por objeto regular las condiciones generales que deben de cumplir las playas en cuanto a la dotación de infraestructuras y prestación de servicios; la regulación de usos de las playas del término municipal de Ribadedeva, y el mantenimiento de parámetros higiénicos-sanitarios para garantizar un óptimo estado de salubridad.

Artículo 2.—Definiciones.

A efecto de la presente Ordenanza y de acuerdo con la normativa básica, así como el carácter autonómico de aplicación, se entiende como:

Playas: Zonas de depósitos de materiales sueltos, tales como arenas, gravas y guijarros, incluyendo escarpes y dunas, que tengan o no vegetación, formadas por la acción del mar o el viento marítimo, u otras causas naturales o artificiales.

Aguas de baño: en los tramos no balizados como zonas de baño, se entenderá que esta ocupa una franja de mar contigua a la costa de una anchura de 200 metros en las playas y 50 metros en el resto de la costa, no pudiéndose efectuar ningún tipo de navegación, solo la indispensable para acceder a la orilla.

Zona de Baño: Se entenderá como zona de baño aquella que se encuentra debidamente balizada a tal efecto, señalizada por dos banderas amarillas situadas en la orilla del agua y permanentemente vigilada por el servicio de Salvamento dentro del horario establecido.

Zona de Varada: Aquella destinada a la estancia, embarque, desembarque y mantenimiento de embarcaciones profesionales y de recreo, debidamente listadas.

Temporada de baño: Período de tiempo en que puede preverse una afluencia importante de bañistas, teniendo en cuenta los usos y costumbres locales. A efecto de esta Ordenanza, se considerará temporada de baño el período comprendido entre el día 15 de junio y el 15 de septiembre, así como el puente de Semana Santa de cada año.

Acampada: Instalación eventual para permanecer y pernoctar de tiendas de campaña, caravanas u otros albergues móviles.

Artículo 3.—Agentes de la Autoridad.

Los Agentes de la Autoridad podrán requerir verbalmente a los que infringieren cualquier de las disposiciones contenidas en la presente Ordenanza a fin de que cesen la actividad prohibida o realicen la obligación debida, ello sin perjuicio de la incoación de expediente sancionador, cuando proceda, o en su caso, se gire parte de denuncia a la Administración competente.

Artículo 4.—Equipo de Salvamento.

El Ayuntamiento de Ribadedeva, en el ejercicio de sus competencias, prestará en la temporada de baño y en las playas que procedan, los servicios de vigilancia y salvamento de acuerdo con el Plan SAPLA establecido conjuntamente con el Principado de Asturias para cada campaña estival. El servicio de vigilancia y salvamento estará constituido por el conjunto de los medios humanos y materiales, que posibiliten la adopción de una serie de medidas organizativas, de planificación, seguridad, y protección y cuyas funciones serán las siguientes:

Efectuar tareas de vigilancia continua en la zona de baño, el socorrismo y el salvamento de personas.

1. Garantizar la primera atención sanitaria.

2. Colaboración en la búsqueda de personas desaparecidas.

3. La información sobre los recursos disponibles y estado del mar.

4. Colaborar, en los medios humanos y materiales disponibles, en la toma del baño a los discapacitados.

5. Velar por la conservación de las señales y del material destinado a la prevención de accidentes, vigilancia, salvamento, socorro y transporte de accidentados.

6. Informar a los usuarios de las embarcaciones con motor y practicantes de kitsurf que deben efectuar sus entradas y salidas por las zonas varadas, estando prohibida su práctica en las proximidades de la orilla y de las zonas de baño.

7. Colaborar en las labores de información en prevención a fin de mantener la zona destinada al baño, despejada de objetos que puedan presentar peligro para los bañistas.

8. Señalizar las zonas de baño de acuerdo con la clasificación establecida, modificando estas cuando las circunstancias del tiempo u otras lo aconsejen.

9. Velar por la conservación del medio ambiente.

10. Evitar cualquier clase de actividad que resulte peligrosa para los usuarios o estar prohibida por esta ordenanza. Dicho equipo de salvamento también deberá cumplir con esta Ordenanza, debiendo de comunicar a los Agentes de la Autoridad, la comisión de actos prohibidos aportando los informes y realizando las actuaciones derivadas del ejercicio de sus funciones y todo ello con estricto cumplimiento, en su caso, de la norma, instrucción o reglamento de funcionamiento del servicio de salvamento en las playas del concejo de Ribadedeva.

TÍTULO II.—NORMAS DE USO

Capítulo I: Normas generales

Artículo 5.—Utilización de playas.

1. La utilización de las playas será libre, pública y gratuita para los usos comunes y acordes con la naturaleza de aquellas, siempre que se realice de acuerdo con las leyes y reglamentos correspondientes a cada actividad, así como la presente Ordenanza.

2. El paseo, la estancia y el baño en la paya y en el mar, tienen preferencia sobre cualquier otro uso. Dicha preferencia se entenderá supeditada a la prestación obligatoria de servicios municipales tales como la limpieza, vigilancia y otros servicios.

3. Las playas no serán de uso privativo, sin perjuicio de lo establecido en la Ley de costas y su reglamento sobre las reservas de animales.

4. Las instalaciones que se permitan en las playas, además de cumplir con lo preceptuado en el apartado anterior, serán de libre acceso público, salvo que por razones de policía, de economía u otras de interés público, debidamente justificadas, se autoricen otras modalidades de uso.

5. La realización de cualquier tipo de actuación o disposición de objetos, aún de forma temporal, en el ámbito de aplicación de la presente Ordenanza, deberá disponer de la preceptiva autorización municipal.

6. No requerirá autorización municipal previa, la práctica deportiva de surf, windsurf, kitesurf, piragüismo etc., si bien en cualquier caso deberá realizarse fuera de las zonas de baño señalizadas y conforme a lo que dispone al efecto esta Ordenanza.

Capítulo II: Juegos y actividades

Artículo 6.—Juegos y actividades.

1. Queda prohibido en las zonas y aguas de baño y durante la temporada de baño, tanto en la arena de la playa como en el agua del mar, la realización de actividades, juegos o ejercicios que puedan molestar al resto de usuarios o entrañen peligro.

2. En aquellas playas donde sus dimensiones lo permitan, y se den las circunstancias apropiadas se podrán realizar las actividades prohibidas en la presente ordenanza, siempre que se haga a una distancia del resto de los usuarios tal que se eviten las molestias y nunca a distancia inferior a 6 metros.

3. Se exceptúan de la prohibición contenida en el número 1 del presente artículo aquellas manifestaciones de carácter deportivo o lúdico organizadas por el Ayuntamiento de Ribadedeva, sin perjuicio de necesidad de autorización por parte de otras organizaciones cuando sea preceptivo. Las mismas se realizarán en lugares debidamente señalizados y balizados.

4. Asimismo, quedan exceptuadas de prohibición, las actividades deportivas y lúdicas que los usuarios puedan realizar en las zonas que con carácter permanente tiene dedicadas el Ayuntamiento a la práctica de diversos deportes, juegos infantiles, etc., contenidas en el plan de playas, y que estarán debidamente balizadas y serán visibles al resto de usuarios. Esta excepción lo es exclusivamente al uso normal y pacífico de la zona de que se trate, en caso contrario, la actividad desarrollada se entenderá contenida en la prohibición del número 1 anterior.

Artículo 7.—Aparatos de radio, casetes, discos compactos, mp3 o similares, instrumentos musicales.

Se prohíbe la utilización en la playa de aparatos de radio, casetes, discos compactos, mp3 o similares, instrumentos musicales o cualesquiera otros artefactos, de forma que imitan ruidos que produzcan molestias a los demás usuarios según apreciación de los agentes encargados del cumplimiento de la presente Ordenanza o del personal de Salvamento. En circunstancias especiales, se podrá autorizar estas actividades siempre que no superen los límites mencionados y a una distancia de 15 metros desde el foco emisor.

Artículo 8.—Embarcaciones, motos acuáticas.

En las zonas exclusivas de baño y durante la temporada de baño, estará prohibida la navegación deportiva y de recreo así como la utilización de cualquier tipo de embarcación o medio.

Artículo 9.—Publicidad.

1. Está prohibida la publicidad permanente a través de carteles o vallas, así como por medios acústicos o audiovisuales.

2. Se podrá permitir, con carácter excepcional, atendiendo a criterios municipales de estética y ornato, de acuerdo con lo dispuesto en el apartado 1, en los siguientes supuestos:

a) Rótulos indicadores de establecimientos debidamente autorizados, siempre que se coloquen en su fachada y no supongan una reducción del campo visual generado por el volumen de la edificación o instalación. En las mismas condiciones, podrán admitirse rótulos o carteles de otras marcas expedidas en el establecimiento.

b) En las vallas cuya colocación resulte necesaria para la funcionalidad de la instalación o para el desarrollo de actividades.

c) Elementos publicitarios de los patrocinadores de las actividades lúdicas o deportivas que estén debidamente autorizadas, siempre que se integren o acompañen a los elementos autorizados para su realización. Los medios publicitarios utilizados no podrán implicar una reducción adicional del campo visual, producir ruido ni vibraciones, ni romper la armonía del paisaje.

Artículo 10.—Vehículos.

1. Se prohíbe el estacionamiento y circulación no autorizada de vehículos por la playa, excepto los vehículos destinados a la vigilancia, salvamento, servicios de mantenimiento y emergencia.

2. Quienes vulneren esta prohibición deberán sacar de inmediato los vehículos del dominio público ocupado, a requerimiento verbal de los agentes de la Autoridad y/o del personal de Salvamento, sin perjuicio de que se gire parte de la denuncia a la Administración competente en orden a la instrucción del oportuno expediente sancionador cuando sea procedente.

3. La prohibición antes referida no será de aplicación a aquellos vehículos destinados a la limpieza, mantenimiento de playas, servicios de urgencias, seguridad y eventos autorizados.

4. Quedan expresamente autorizados para estacionar y circular por la playa los carritos de discapacitados, así como también la utilización en el agua del mar y aquellos especialmente diseñados para tal fin, todo ello sin perjuicio de las precauciones que deben de adoptar los propios discapacitados y/o personas que les asistan en orden a la seguridad del resto de usuarios.

5. El Ayuntamiento adoptará las medidas oportunas para facilitar a las personas con discapacidad, la utilización de las playas y sus instalaciones, en consonancia con lo establecido en la normativa sobre accesibilidad.

Artículo 11.—Campamentos y acampadas.

1. Están prohibidos los campamentos y acampadas en la playa.

2. Quienes vulneren esta prohibición deberán desalojar de inmediato, a requerimiento verbal de los agentes de la autoridad o del Servicio de Salvamento, el dominio público ocupado, sin perjuicio de que giren parte de denuncia a la Administración competente en orden a la instrucción del oportuno expediente sancionador cuando sea procedente.

Artículo 12.—Navegación deportiva y de recreo.

1. En las zonas exclusivas de baño estará prohibida la navegación deportiva y de recreo así como la utilización de cualquier tipo de embarcación o artefactos flotantes, exceptuados los de salvamento.

2. Queda prohibida la práctica de actividades como el surf, windsurf, piragüismo, o similares dentro de la zona de baño, independientemente del artefacto con la que se lleve a la práctica. Para acceder o salir de las zonas autorizadas para la práctica del surf o similares se hará por la vertical de la zona señalizada a tal efecto y nunca por la zona de baño.

3. El lanzamiento y varada de las embarcaciones y artefactos habrá de hacerse en las zonas destinadas a tal efecto, a velocidad muy reducida.

4. Los tramos de costa que no estén balizados o señalizados como zona exclusiva de baño, se entenderá que está ocupada por una franja de mar contigua a la costa de una anchura de 200 metros en las playas y de 50 metros, en el resto de la costa. En estas zonas queda prohibida la navegación exceptuando los extremos de las playas donde podrán aproximarse a tierra las embarcaciones a una velocidad inferior a 3 nudos, debiendo adoptarse las precauciones necesarias para evitar riegos de la vida humana y navegación marítima.

5. Quienes vulneren estas prohibiciones deberán desalojar de inmediato, a requerimiento verbal de los Agentes de la Autoridad, el dominio público ocupado, sin perjuicio de que giren parte de denuncia a la Administración competente en orden a la instrucción de oportuno expediente sancionador cuando sea procedente.

Artículo 13.—Pesca.

1. En las zonas de baño y durante las temporadas de baño, se prohíbe las pesca desde embarcación y la submarina. En la orilla, se prohíbe la pesca desde las 10.00 hasta las 21.00 horas, ambas inclusive, en evitación de daños que los aparejos utilizados pueden causar al resto de usuarios.

2. Quienes vulneren la prohibición anterior deberán cesar de inmediato la actividad prohibida, a requerimiento verbal de los agentes de la autoridad, sin perjuicio de que giren parte de denuncia a la Administración competente en orden a la instrucción del oportuno expediente sancionador cuando sea procedente.

3. Se exceptúan de la prohibición del número 1 anterior, las actividades organizadas o autorizadas por el Ayuntamiento, lo que se hará en zonas debidamente balizadas o señalizadas.

Artículo 14.—Venta Ambulante.

1. En las playas está prohibida la venta ambulante y las promociones comerciales, o la prestación de cualquier servicio que se encuentre carente de la autorización preceptiva.

2. Los Agentes de la Autoridad, ordenarán el cese de la actividad y el abandono inmediato del lugar.

3. Los Agentes de la Autoridad podrán requisar la mercancía a aquellas personas que realicen la venta prohibida en el presente precepto y, en todo caso, cesarán la actividad prohibida a requerimiento de los mismos, sin perjuicio de que giren parte de la denuncia en orden a la instrucción del oportuno expediente sancionador.

4. Una vez requisada la mercancía, ésta sólo podrá ser devuelta al infractor cuando acredite documentalmente su propiedad, en su caso, una vez satisfecha la sanción que le viniere impuesta en aplicación de la presente Ordenanza.

Capítulo III: Normas higiénico-sanitarias

Artículo 15.—Normas de carácter higiénico-sanitario.

1. Los usuarios tendrán derecho a ser informados por el Ayuntamiento de la falta de aptitud para el baño de las aguas que no satisfagan los criterios de calidad mínima exigibles por las normas vigentes.

2. A tal fin, el Ayuntamiento facilitará, a quien lo solicite, información actualizada de las condiciones higiénico-sanitarias de las zonas de baño.

3. En el ámbito de sus competencias, y en el ejercicio del deber de adoptar las medidas necesarias para la protección de la salud, el Ayuntamiento de Ribadedeva:

a) Señalizará el equipamiento de servicios públicos y las posibles limitaciones de uso que puedan existir, conforme a lo establecido en la normativa vigente.

b) Señalizará la prohibición de baño, conforme a lo establecido en la normativa de aplicación, cuando así venga establecida por la Consejería de Sanidad de la Dirección General de Salud pública del Principado de Asturias u órgano competente, manteniendo la misma hasta tanto no se comunique la desaparición del riesgo sanitario por dicha Consejería.

c) Adoptará las medidas necesarias para la clausura de zonas de baño, cuando así venga acordada por la Consejería de Sanidad de la Dirección General de Salud Pública del Principado de Asturias.

d) El Ayuntamiento de Ribadedeva dará la publicidad necesaria a los informes que elabore la Consejería de Sanidad de la Dirección General de Salud Pública del Principado de Asturias.

Artículo 16.—Prohibiciones higiénico sanitarias.

1. Están prohibidas expresamente las siguientes conductas:

— La evacuación fisiológica en el mar o en la playa.

— Lavarse en el agua del mar utilizando jabón, gel, champú o cualquier otro producto similar, los usuarios que deseen asearse podrán hacerlo en las duchas y lavapiés que el Ayuntamiento disponga en las distintas playas del término Municipal.

— Dar a las duchas, lavapiés, aseos y mobiliario urbano en general, ubicados en las playas, un uso diferente al que le es propio; así, se sancionará conforme a la presente Ordenanza, a los usuarios que den otro fin a las mismas como jugar, limpiar enseres de cocina, lavarse o ducharse utilizando jabón, gel, champú o cualquier otro producto detergente, pintar, deteriorar etc., sin perjuicio de las responsabilidades de otra índole que puedan exigirse por los actos cometidos.

2. Quienes vulneren estas prohibiciones deberán cesar de inmediato la actividad prohibida, a requerimiento verbal del personal de salvamento y/o de los Agentes de la autoridad, sin perjuicio de que giren parte de denuncia en orden a la instrucción del oportuno expediente sancionador.

Artículo 17.—Residuos.

1. Queda prohibido arrojar a la playa o en el agua del mar cualquier tipo de residuos como papales, restos de comida, latas, botellas, restos de frutos secos, colillas, etc, así como dejar abandonadas en la misma muebles, carritos, cajas etc.

2. Dichos vertidos habrán de realizarse en los contenedores que al efecto se encuentran distribuidos por la arena de la playa.

3. Para el uso correcto de dichos contenedores habrá que seguirse las siguientes normas:

a) No se emplearán para el vertido de líquidos, escombros, madera, enseres, etc., así como tampoco para animales muertos.

b) No se depositarán en ellos materiales en combustión.

c) Las basuras se depositarán en el interior del contenedor, evitando su desbordamiento y la acumulación de residuos a su alrededor, por lo que, en caso de encontrarse lleno, habrá de realizarse el depósito en el contenedor más próximo.

d) Una vez depositada la basura habrá de cerrarse la tapa del contenedor.

e) La basura, antes de ser depositada en el contenedor, habrá de disponerse en una bolsa cerrada.

4. Se prohíbe limpiar en la arena de la playa o en el agua del mar los enseres de cocinar o los recipientes que hayan servido para aportar alimentos u otras materias orgánicas.

5. No obstante lo dicho, los pescadores podrán realizar en la playa sus faenas de limpieza de artes y enseres así como de mantenimiento de embarcaciones, debiendo después de terminar dichas labores, depositar los residuos que se produzcan en los contenedores que el Ayuntamiento habilita en las zonas de varada para uso exclusivo de los mismos.

6. Quienes vulneren estas prohibiciones, a requerimiento verbal de los Agentes de la autoridad, deberán retirar de inmediato los residuos y proceder a su depósito conforme se establece en esta ordenanza, sin perjuicio de que se gire parte de denuncia en orden a la instrucción del oportuno expediente sancionador.

Artículo 18.—Fuego.

1. Queda prohibido realizar fuego directamente en el suelo de la playa, arena, piedras o rocas.

2. Queda prohibido el uso de bombonas de gas y/o líquidos inflamables en las playas, a excepción del combustible utilizado para proveer los motores de las embarcaciones en las zonas varadas, cuya manipulación habrá de realizarse siguiendo la más estrictas normas de seguridad y bajo la responsabilidad de la persona que las realice.

Capítulo IV: Animales en las playas

Artículo 19.—Disposiciones generales.

1 El objeto del presente precepto es prevenir y controlar las molestias y peligros que los animales puedan causar tanto a los usuarios, como a las instalaciones y el medio en general.

2. El poseedor de un animal, sin perjuicio de la responsabilidad del propietario, será responsable de los daños y perjuicios que ocasione a las personas, cosas y al medio en general.

3. Se considerará que un animal está abandonado cuando carezca de identificación oficial, y/o no va acompañado de persona alguna. En dicho supuesto el Ayuntamiento se hará cargo del animal actuando conforme a lo legalmente procedente en casos de animales abandonados.

4. Se prohíbe el tránsito y la permanencia de cualquier tipo de animal en las Playas del Concejo durante todo el año, a excepción del período comprendido entre 1 de octubre y el 31 de mayo (ambos inclusive).

En dicho período, los responsables de los animales deberán respetar las normas contenidas en el artículo siguiente de la ordenanza.

5. Se permite la presencia de perros destinados a trabajos de salvamento, eventos autorizados por el Ayuntamiento, así como perros lazarillos sin perjuicio de la responsabilidad de su propietario, y del respeto de las normas contenidas en el artículo siguiente de la ordenanza.

Artículo 20.—Autorización de animales de compañía.

En el término municipal de Ribadedeva, no se habilita ninguna playa para la presencia de animales de compañía durante la temporada de baños.

Capítulo V: Playas nudistas

Artículo 21.—Playas nudistas.

En el término municipal de Ribadedeva no se habilitará ninguna playa para la práctica del nudismo.

TÍTULO III.—VIGILANCIA Y SEGURIDAD

Artículo 22.—Vigilancia y seguridad.

1. El Ayuntamiento en el ejercicio de sus competencias dispondrá de un servicio de salvamento en playas durante la temporada de baño. Este servicio se regirá por la norma, instrucción, o reglamento que, en su caso, regule el Servicio de Salvamento de Playas de este Ayuntamiento y en su caso por el Plan SAPLA del Principado de Asturias.

2. En la zona donde esté ubicado el puesto de salvamento existirá un mástil en el cuál se colocará, por parte del Servicio de Salvamento en playas y durante el período de baño, una bandera, la cual determinará las condiciones de seguridad de baño, atendiendo a los siguientes colores:

a) Verde: Buenas condiciones de baño.

b) Amarillo: Baño permitido con precaución.

c) Rojo: Prohibición para el baño.

3. En caso de que algún usuario procediera a bañarse con la existencia de bandera roja, será instado por los servicios de salvamento, si los hubiese, a que salga del mar. Si no acata la orden, podrá ser reclamada la presencia de las fuerzas de seguridad, para que intervengan, y realicen las actuaciones y diligencias para hacer cumplir la prohibición del baño.

4. El servicio de Salvamento balizará una zona de baño, comprendida entre dos banderas amarillas instaladas en la orilla del agua, siempre que la bandera ondeante no sea roja. Dicha zona estará siempre vigilada por socorristas y en ella esta totalmente prohibido cualquier artilugio flotante que pueda resultar peligroso.

5. En ningún caso tendrán la consideración de zona de baño los canales autorizados mediante licencia municipal para la práctica de deportes acuáticos. Sin perjuicio de lo anterior, el Ayuntamiento podrá llevar a cabo medidas de balizamiento en las playas, zonas de baño y canales de acceso, ejecutándose de conformidad con las reservas referidas y atendiendo a la reglamentación vigente en cada momento vigente.

TÍTULO IV.—RÉGIMEN SANCIONADOR

Artículo 23.—Infracciones.

Los Agentes de la Policía, así como el Servicio de Salvamento quedan especialmente encargados de velar por el puntual y estricto cumplimiento de las disposiciones contenidas en la presente Ordenanza. Los infractores de esta ordenanza reglamento serán sancionados con multas que impondrán la alcaldía o Concejales delegados, dentro de los límites señalados en la legislación. Para la adecuada ordenación de las relaciones de convivencia de interés local y del uso de sus servicios, equipamientos, infraestructuras, instalaciones y espacios públicos se considera infracciones conforme a la presente ordenanza la vulneración de cualquiera de las prohibiciones o prescripciones contenidas en la misma.

Las infracciones administrativas por incumplimiento de las prescripciones de esta Ordenanza se clasifican en Leves, graves y muy graves.

1. Se consideran infracciones leves la comisión de las siguientes acciones:

a) La realización de actividades como juegos de pelota, palas u otros ejercicios, en las zonas y aguas de baño, que puedan molestar al resto de usuarios.

b) El incumplimiento de las normas de limpieza por parte del usuario de la playa que no se consideren graves en el artículo siguiente.

c) El uso indebido del agua de las duchas y lavapiés así como, lavarse en el mar o en la playa utilizando jabón o cualquier otro producto de aseo personal.

d) La presencia de animales domésticos en la playa que contravenga lo establecido en esta Ordenanza.

e) La intención de las instrucciones del personal de salvamento y socorrismo y, en general, el incumpliendo de los requerimientos específicos que realice la Administración municipal, los Agentes de la autoridad y el personal del servicio de salvamento y socorrismo, siempre que se produzca por primera vez.

f) Practicar la pesca en lugar o época no autorizada, salvo que por normativa específica se regule otro tipo de sanción.

g) Bañarse fuera de las zonas de baño.

h) Dejar instalados parasoles totalmente diáfanos en sus laterales, así como sillas, mesas u otros complementos, siempre que no se encuentren presentes sus propietarios.

i) La evacuación fisiológica en el mar o la playa.

j) Colocar sillas, bancos u otros objetos que dificulten la circulación en los pasos y accesos a la playa, así como tumbarse o detenerse en las zonas de paso.

k) Utilizar la playa para pernoctar, así como realizar reuniones, fiestas, práctica de botellón o actos que supongan una alteración del orden público.

l) Las simples irregularidades en la observación de las normas contenidas en esta Ordenanza y en la legislación sectorial que no tenga transcendencia directa para el medio natural ni para la salud pública.

m) Las infracciones a la Ordenanza cometidas por simple negligencia, siempre que la alteración o riesgo para el medio natural o la salud pública sean de escasa entidad.

n) Aquellas otras que en razón de los criterios empleados en el presente artículo, merezcan la calificación de leves, o que no se a procedente su calificación como infracciones graves o muy graves.

ñ) El incumpliendo de las normas contenidas en esta ordenanza sobre estancia de animales en las Playas.

2. Se considerarán infracciones graves las siguientes:

a) Bañarse cuando esté izada la bandera roja.

b) Hacer fuego en la playa, así como usar barbacoas, anafes, bombonas de gas u otros utensilios para hacer fuego, sin la autorización correspondiente.

c) El incumplimiento de las normas de limpieza por parte de los titulares de los servicios de temporada de la playa, o de cualquier otra actividad autorizada por el órgano competente.

d) El depósito en papeleras y similares de materiales en combustión por parte de los usuarios de las playas.

e) Atentar o causar daños contra el medio ambiente litoral y marino sin perjuicio de la calificación en materia de infracciones administrativas o penales que resultaran procedentes en virtud de cualquier otra norma legal o reglamentaria aplicable.

f) La práctica de surf, windsurf y otros deportes similares incumpliendo las normas establecidas en la ordenanza.

g) El uso de embarcaciones o motos de agua incumpliendo las normas de esta ordenanza.

h) Desatender de forma reiterada las instrucciones dadas por los agentes de la autoridad por el servicio de Salvamento.

i) La resistencia a facilitar información o suministrar información o documentación falsa inexacta, e incompleta o que induzca a error, implícita o explícitamente o la resistencia a prestar colaboración con la Administración Municipal o sus agentes.

j) Realizar cualquier ocupación con instalación fija o desmontable sin contar con preceptiva autorización.

k) El uso de escopeta submarina o arpón, o cualquier otro instrumento de pesca que por su proximidad pueda suponer un riesgo para la salud y seguridad de las personas.

l) La reincidencia en la comisión de tres infracciones leves.

3. Sé considerarán infracciones muy graves las siguientes:

a) El vertido y depósito de materiales que puedan producir contaminación y riesgo de accidentes o daños.

b) Las agresiones y las amenazas proferidas contra el personal al servicio de salvamento y socorrismo, sin perjuicio de las calificaciones en materia de infracciones administrativas o penales que resultaran procedentes en virtud de cualquier otra norma legal o reglamentaria aplicable.

c) Las conductas contrarias a lo establecido en la presente Ordenanza que se realicen de forma consciente y deliberada, siempre que se produzca un daño grave.

d) La reincidencia en la comisión de faltas graves en los últimos cinco años.

e) Aquellas conductas, que en virtud de los criterios empleados en este artículo, merezcan la calificación de muy graves o que no sea procedente su calificación como infracciones leves o graves.

Artículo 24.—Sanciones.

1. Las sanciones por infracción de la presente Ordenanza serán las siguientes:

a) Infracciones Leves: multa desde 50,00 hasta 750,00 €.

b) Infracciones Graves: multa desde 751,00 hasta 1.500,00 €.

c) Infracciones Muy Graves: multa desde 1.501,00 hasta 3.000,00 €.

2. Para la graduación de las sanciones y siempre que las disposiciones legales no establezcan otra calificación, se atenderá a la potencialidad de producción efectiva de riesgo o peligro para la salud y seguridad de las personas, al medio ambiente y al entorno, en general. En la fijación de las multas se tendrá en cuanta, además, en todo caso, que la comisión de la infracción no resulte más beneficiosa para el infractor que el cumplimiento de las normas infringidas.

3. En todo caso se prevé una reducción del 50% en el importe de la sanción, siempre que el pago se produzca en el plazo de 20 días naturales desde la que la denuncia sea notificada.

Artículo 25.—Responsables.

1. Serán responsables de las infracciones tipificadas en la presente Ordenanza las personas físicas y/o jurídicas que las cometan.

2. La responsabilidad exigible lo será no sólo por los actos u omisiones propios, sino por aquellas personas, animales o bienes por los que civilmente se debe responder conforme al derecho común.

3. Las responsabilidades Administrativas que se deriven del procedimiento sancionador serán compatibles con la exigencia al infractor de la reposición de la situación alterada por el mismo a su estado originario, así como con la indemnización por los daños y perjuicios causados que podrán ser determinados por el órgano competente, debiendo, en este caso, comunicarse al infractor para su satisfacción en el plazo que al efecto se determine, y quedando, de no hacerse así, expedita la vía judicial correspondiente.

Artículo 26.—Procedimiento.

1. Las denuncias serán formuladas por os Agentes de la Autoridad o por los particulares, y tramitadas en el marco de la Ley 39/2015, de 1 de octubre de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, de la Ley 40/2015 de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector, así como de las demás disposiciones legales que le resulten de aplicación.

2. Compete la resolución de los expedientes sancionadores que se incoen al amparo de la presente Ordenanza a la Alcaldía o la Concejalía delegada, en su caso.

Artículo 27.—Prescripción de infracciones y sanciones.

1. Las infracciones muy graves prescribirán a los tres años, las graves a los dos años y las leves a los seis meses.

2. Las sanciones por infracciones muy graves prescribirán a los tres años; por infracciones graves a los dos años y por infracciones leves al año.

3. El plazo de prescripción de las infracciones comenzará a contar desde el día en que hubieran sido cometidas. En el supuesto de infracciones de carácter continuado, el plazo comenzará a contarse desde que finalizó la conducta infractora.

4. El plazo de prescripción de las sanciones comenzará a contarse desde el día siguiente a aquel en el que hubiera adquirido firmeza en vía administrativa la resolución por la que se hubiera impuesto sanción.

Artículo 28.—Concurrencia reglamentaria.

En los supuestos que pudieran ser contemplados en otras normas previas de carácter reglamentario del Ayuntamiento y que estuvieran previstos igualmente en la presente ordenanza, tendrán preferencia la aplicación de lo establecido en ésta última, sin perjuicio de la aplicación supletoria y complementaria de aquellas en cualquier aspecto no considerado.

Disposición transitoria

1. Completan esta Ordenanza todas las ordenanzas municipales y demás disposiciones de rango superior, de aplicación en la materia y que se encuentren en vigor.

2. De conformidad con lo establecido en los artículos 65.2 y 70.2 de la Ley 7/85, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local, la presente Ordenanza entrará en vigor a los 15 días de su completa publicación en el Boletín Oficial del Principado de Asturias.

Ribadedeva, a 18 de junio de 2019.—El Alcalde.—Cód. 2019-06409.

Disposición anterior | Disposición siguiente

Información sobre el documento

© Copyright 2006. Gobierno del Principado de Asturias