Saltar al contenido principal

Gobierno del Principado de Asturias

Asturias, mucho más cerca

banda de sede
 

Estás en

Asturias.es Sede Electrónica Bopa and Legislation Results of the BOPA Search Engine

Consulta de una disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente


Boletín Nº 152 del jueves 2 de julio de 2015

OTRAS DISPOSICIONES

CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE

Resolución de 21 de mayo de 2015, de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, por la que se incluyen en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias los hórreos de tipología beyusca existentes en el concejo de Ponga.

Los hórreos beyuscos constituyen una variante peculiar del hórreo en Asturias, caracterizándose por su cubierta a dos aguas, la planta cuadrada o rectangular y una cámara cerrada con tablas horizontales, generalmente de pequeñas dimensiones, aunque hay ejemplares que presentan particularidades y excepciones a este modelo general. Se considera que estos hórreos beyuscos son testimonio de la tipología dominante de graneros existentes en Asturias antes de la imposición del hórreo tipo asturiano de engüelgos, con cubierta a cuatro aguas y cámara con cureñes verticales.

Con fecha 29 de mayo de 2014 se incoó mediante Resolución de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte expediente para la inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias de los hórreos de tipología beyusca existentes en el concejo de Ponga.

Con posterioridad a dicha Resolución se ha seguido la tramitación regulada en la Ley de Patrimonio Cultural de Asturias. Así, en el transcurso de la tramitación del expediente se han obtenido los siguientes informes de instituciones consultivas:

— La Real Academia de la Historia resume las características de los hórreos beyuscos, que describe como una variante arcaizante de los hórreos asturianos y concluye informando favorablemente su inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias.

— La Universidad de Oviedo informa favorablemente la propuesta de inclusión en el Inventario de los hórreos beyuscos del concejo de Ponga.

— Con fecha 6 de febrero de 2015 se abrió, mediante publicación en el Boletín Oficial del Principado de Asturias del correspondiente anuncio, el trámite de información pública de este expediente. Durante los veinte días hábiles en los que estuvo abierto ese plazo no se recibió ningún escrito en relación con el expediente. Previamente, el 31 de julio de 2014, se había recibido un escrito de Dña. Honorina Tomás Rivero puntualizando unos datos relativos al hórreo registrado como CH-05, en Casielles, y denominado en la documentación técnica del expediente como “Horru de Perico”.

El conjunto de la tramitación fue analizada por el Consejo del Patrimonio Cultural de Asturias, en la reunión que su comisión permanente celebró el 17 de abril de 2015. Se acordó entonces informar favorablemente la inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias de los hórreos de tipología beyusca existentes en el concejo de Ponga.

Vistos los artículos 22, 24, 59 y 60 y demás concordantes de la Ley del Principado de Asturias 1/2001, de 6 de marzo, de Patrimonio Cultural; la Ley 30/92, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común modificada por la Ley 4/1999, de 13 de enero; la Ley 2/1995, de 13 de marzo, sobre Régimen Jurídico de la Administración del Principado de Asturias; la Ley 6/1984, de 5 de julio, del Presidente y del Consejo de Gobierno del Principado de Asturias, modificada por la Ley 15/1999, de 15 de julio y demás disposiciones de aplicación,

RESUELVO

Primero.—Incluir en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias los hórreos de tipología beyusca existentes en el concejo de Ponga. Estos hórreos se describen en el anexo I y II de la presente Resolución.

Segundo.—Ordenar la publicación de la presente Resolución en el Boletín Oficial del Principado de Asturias y en el Boletín Oficial del Estado.

Oviedo, 21 de mayo de 2015.—La Consejera de Educación, Cultura y Deporte, Ana González Rodríguez.—Cód. 2015-10837.

Anexo I

Descripción de los hórreos beyuscos

Los hórreos beyuscos pueden definirse esquemáticamente como hórreos de planta cuadrada o rectangular, cámara cerrada con tablas horizontales y cubierta a dos aguas. Sin embargo, la realidad es mucho más complicada y precisamente el gran interés que tienen estos hórreos radica en la variedad de soluciones que podemos encontrar en un territorio tan pequeño y que, con seguridad, están aportándonos claves para indagar en el proceso de evolución del hórreo asturiano.

El primero en denominar «hórreos beyuscos» a este grupo de hórreos situados en Los Beyos fue Guillermo Mañana Vázquez en su libro: Entre los Beyos y el Ponga. El cordal del Colláu Zorru (1988), en el que hace además un recuento de ellos consignando 28 ejemplares.

Características estructurales de los hórreos beyuscos.

— Las cubiertas.

En el hórreo beyusco, las cubiertas son por lo general a dos aguas, con teja curva del país como material de cobertera. La teya, en los hórreos que no han sido renovados, se coloca en seco, sin argamasa, con un buen número de piedras de moderado tamaño actuando de sujeción frente al viento. En algún elemento detectamos la existencia de llábanes o llambries, losas planas que se colocan en los bistechos —aleros— y que sin duda nos remiten a soluciones de cubierta que serían las generalizadas en otros tiempos.

En efecto, cubiertas de llambries y aún de tablas de roble, persisten en la actualidad en algunas mayaes, brañes o vegues —asentamientos pastoriles del concejo—.

Como excepción, aparecen las cubiertas a tres aguas. Éstas son de gran interés porque pueden estar documentando la evolución de las cubiertas a dos aguas de los hórreos beyuscos hacia las de cuatro aguas, características del hórreo asturiano tipo. Presentan frontón en la fachada de acceso y faldón estructurado sobre aguilones en la parte posterior.

Aunque tenemos referencias de al menos tres ejemplares, tan solo uno ha llegado hasta nosotros: el Horru de Lorenzo en san Ignacio/El Beyu, habiendo desaparecido sin posibilidades de estudio uno en Viegu, del que conocemos tan solo una fotografía publicada por Eugeniusz Frankowski (1918); y otro, el Horru d’Antón, en Bores que conocemos a través de una fotografía de Guillermo Mañana (1988).

Desde el punto de vista estructural la cubierta a dos aguas está definida por el cumbral, la viga cumbrera, y la viga’l quesu o cruceta que corre paralela a ésta por un plano inferior atando los dos liños frontales. El cumbral está sustentado por dos puntales ensamblados a ambas vigas mediante caja y espigo. Estos puntales, de una altura de entre 60 y 70 cm, están en el mismo plano que el cerramiento de tablas del hórreo, son de sección cuadrada o rectangular y presentan acanaladuras laterales donde van encajadas las tablas horizontales que cierran, tanto en el lado frontal como en el posterior, los hastiales o frontones del hórreo. La luz de la viga cumbrera suele presentar refuerzos: un pie o enano en el centro, el poriyu, o más raramente dos intercalados, o un contéu o tornapuntas, en cada uno de los extremos.

Tanto la viga cumbrera como las cabezuelas de los liños laterales se prolongan más allá de la cámara del hórreo conformando un alero desarrollado. Éste está formado por pares de cabrios de sección cuadrangular o de rollizos, separados unos 50 cm, sobre los cuales se coloca, perpendicular a ellos, la ripia. Otras veces no hay cabrios propiamente y son sustituidos por gruesas tablas yuxtapuestas. Encima de todo el conjunto, la teja del país, como ya dijimos puesta en seco, sin ningún tipo de sujeción a excepción de un buen número de piedras como recurso contra el viento.

— La cámara o la caxa’l horru.

La cámara del hórreo beyusco es bastante más pequeña que la del hórreo asturiano tipo, no sobrepasando casi nunca los 4 m de lado. La mayoría son rectangulares, aunque hay que decir que la diferencia entre los lados cortos y los largos suele ser bastante reducida. Algunas medidas: 3,52 x 3,26 m (Biamón); 3,42 x 3,06 m (Casielles d’Arriba); 3,82 x 3,59 (Les Cortes), etc. siendo las extremas: 2,97 x 2,90 (Robriellos) como el de caja más reducida, y 4,87 x 4,22 m (Monesteriu) el de cámara más grande. Este último presenta ya una escala semejante a la del hórreo asturiano tipo, lo que unido a la existencia de algunos elementos estructurales, como la incorporación de gatos atando los liños, nos obliga a plantearnos la duda de si no estaremos ante un hórreo asturiano tipo con la cubierta transformada.

Las cureñes, tablas de cerramiento de la cámara, son en la mayoría de los casos verticales, de una altura entre 0,95 y 1,15 m. En muchos casos van engarzadas entre ellas con peines, aunque también es frecuente que carezcan de cualquier tipo de engarce y vayan colocadas a tope, solamente encajadas en las acanaladuras superior e inferior de liños y trabes. Como no usan engüelgos —piezas esquineras monóxilas— las esquinas se solucionan simplemente por el acercamiento de las cureñes que se enrasan conformando la esquina. Ésta suele ir sin clavar, por lo que son frecuentes los fallos estructurales por desplazamiento horizontal de la cámara. Una solución paliativa, muy característica del hórreo beyusco, está en el uso de las charranches, tablas clavadas a 45.º, a modo de riostra, que fijan la cureña esquinera a su trabe correspondiente y aunque de aspecto endeble son bastante efectivas.

Más interés ofrecen los hórreos beyuscos de cureñes horizontales. El ejemplo más arcaico, que quizá responda al modelo primigenio del tipo, era el Horru de Ciriaco, en Robriellos, un hórreo excepcional de buenas proporciones y cubierta de teja a doble vertiente, con cureñes horizontales que remataban ensambladas en las esquinas, con las testas voladas. Esta técnica de construcción en madera, conocida como blockbau, ya aparece en Europa a mediados de la Edad del Bronce y es la que presentan algunos otros hórreos europeos: mazots, stadel del cantón de Valais (Suiza); rascard, raccard del Valle de Aosta, en la zona alpina de Italia; härbre de Suecia; stabbur de Noruega, etc.

En Asturias no contamos con testimonios de más hórreos de estas características, tenemos solamente referencias del hórreo de la Tía Cilia, en Casielles d’Arriba, que tenía vigas de tejo y era encuayáu, pero este término, muy común en el área de Los Beyos, no define solo esta técnica sino que es genérico para cualquier tipo de ensambladura entre piezas de madera. Por el contrario, sí se conservan algunos ejemplares de este tipo en los concejos de la parte nororiental de León: dos ejemplares en Soto de Valdeón, uno en Prioro (Valdeburón), otro en Las Bodas (Boñar) —quizá el más antiguo sobreviviente de este estilo en toda la península— y para acabar, otro de Las Ilces (Liébana), que en la actualidad está instalado en un camping de Mieses, cerca de Potes.

Otra solución para el cerramiento de la cámara del hórreo que aparece en Los Beyos responde a una técnica más evolucionada, dispone también las cureñes en horizontal e incorpora una nueva pieza en los esquinales, la cantonera o esquineru. Postes de sección cuadrada o rectangular, de unos 12-15 cm de lado, ensamblados a caja y espiga en trabes y liños. Presentan acanaladuras en dos de sus lados donde van alojadas, colocadas a tope, las cureñes. Éstas pueden alcanzar toda la longitud de la cara del hórreo o sólo un tramo, estando en ese caso encajadas en otro poste, de sección rectangular, que suele situarse en el centro. En ocasiones este poste central no tiene esa función y actúa sólo como refuerzo estructural, atando el liño al trabe de su lado y actuando como tope para las cureñes horizontales.

En estos hórreos, las puertas —que suelen ser dos aunque se trate de un único propietario— se sitúan emparejadas en una de las fachadas rematadas en frontón, a ambos lados de una cureña vertical central que, alineada con el puntal y la viga cumbrera tiene carácter estructural. Aquí las cureñes, aunque en los otros lados del hórreo sean horizontales, son siempre verticales. Estos hórreos de cantonera suponen un avance en cuanto a su estabilidad estructural con respecto a los hórreos beyuscos de cureñes verticales, que podemos considerar híbridos. De este tipo se conservan en Asturias muy pocos ejemplares: el hórreo de julio, en Casielles d’Arriba; el hórreo de Tolivia; el de Alfredo, en el Barriu Altu de Vibuli y ya en estado de semirruina, el de Les Cortes, en Viegu. Este modelo de hórreo lo encontramos también en el noreste de León, en Valdeburón y Tierra de La Reina, con gran variedad de soluciones tanto en la estructura de la caja como en las cubiertas.

Las maderas empleadas en todos los casos son el castaño y el roble, siendo anecdótico el uso de haya en algunas cureñes o elementos menores.

A pesar de su limitado tamaño, los hórreos beyuscos suelen ser de propiedad compartida por lo que el interior de la cámara se distribuye en tantos espacios como propietarios, mediante tabique de sardu —varas entretejidas de castaño o avellano— o de tablas. La mayoría están divididos en dos espacios, situándose las puertas emparejadas en el frontal y aprovechando la viga’l quesu para fijar el tabique; éste suele llegar hasta la viga cumbrera, segregando ambos espacios. Una sencilla tenovia —tabla horizontal que suele apoyarse en las pegolleres— a la que se sube por la subidoria de piedras irregulares, permite acceder a las puertas. Sólo en un par de hórreos, el del barrio de Cuadriellu, en Fanu, y el de La Bolera, en El Beyu, aparece una pasera o escalera pétrea de acceso.

— Los apoyos.

Al igual que en el hórreo asturiano tipo, el cuadro de trabes apoya, con la intermediación de las tazas o tacos de madera de ajuste, en cuatro pegollos. Estos pueden ser de piedra, por lo común sin gran trabajo de labra, lo mismo que las pegolleres o llambries, estas últimas de formas redondeadas. Cuando los pegollos son de madera se asiéntan sobre una solera o pilpayu, base de piedra que sirve tanto para procurar la horizontalidad de la cámara como para evitar que la humedad afecte a la madera de los pies, y suelen darles forma troncopiramidal, estando trabajados con mayor cuidado.

El suelo del hórreo suele ser de pontes, anchos tablones dispuestos de lado a lado, que van encajados a tope en regaduras practicadas en la cara interior de los trabes. A veces de tabla dispuesta en dos tramos y, en soluciones más modernas, de pontoncillo y ripia. El suelo aparece casi siempre reforzado con el sovigañu, o viga carcelera, ensamblado a los trabes en posición central. Por lo general va ensamblado con encaje ciego aunque, en una solución más arcaica, presenta mayor sección y encaja a media madera en los trabes, bien en posición durmiente o montante, volando sus testas al exterior y apoyándose en dos nuevos pegollos. Estamos pues ante un hórreo de seis pegollos, a nuestro entender la solución primitiva, que podemos ver aún en muchos hórreos del oriente asturiano.

En estos hórreos los pegollos apoyan en el terreno, siendo el solhorru o espacio inferior bajo la cámara delimitado por los apoyos, por lo general bajo y muy desigual a causa de estar asentados en pendiente, con alturas variadas entre 0,80 y 2 m. Este espacio era utilizado para guardar los carros, ramos y rametos para el transporte de la hierba, las carretes del cuchu —para el transporte de tierra y estiercol—y para almacenar la leña. Solo en dos casos: el hórreo de Moisés, en Biamón y el de Herminio, en Casielles d’Arriba, los pegollos se levantan sobre muros perimetrales que limitan un espacio inferior dedicado a cubil, gallinero o leñero. En un tercer caso, el hórreo de Mercedes en Robriellos, carece de pegollos y la cámara apoya directamente sobre los muros de un espacio inferior dedicado a cuadra de cabras.

Los modelos de hórreo beyusco.

Los hórreos beyuscos constituyen un patrimonio de especial interés porque muestran variantes tipológicas que nos ayudan a entender la evolución del hórreo en Asturias. Así, en una clasificación ideal en orden a la antigüedad de su técnica constructiva —y dejando a un lado los hórreos de cámara cerrada con varas entretejidas— el modelo más antiguo de hórreo beyusco sería un hórreo de planta rectangular, con cureñes horizontales ensambladas en las esquinas, con seis pegollos o más y techo a dos aguas de cubierta vegetal (tabla o paja) o de losas. Con estas características ya no existe ningún ejemplar, siendo el más cercano desde el punto de vista tipológico el desaparecido Horru de Ciriaco, en Robriellos.

A la segunda etapa evolutiva correspondería el hórreo de cureñes horizontales encajadas en postes esquineros, con planta rectangular, cuatro o seis pegollos y cubierta a dos aguas de materia vegetal, losas o teja del país. A este modelo pertenecerían varios de los hórreos beyuscos censados: el de julio Vidarte, en Casielles d’Arriba; el de Tolivia; el de Les Cortes, en Viegu y el de Alfredo, en Vibuli.

En una tercera etapa la cámara del hórreo, cuadrada o rectangular, aparecería cerrada con cureñes verticales, apoyaría en cuatro pegollos y estaría cubierta a dos o tres aguas con teja del país. Este modelo, al que corresponderían el resto de los hórreos beyuscos censados, ya supone cierta hibridación pues, aparte de su tamaño y la escala de sus elementos, sólo conserva las soluciones de cubierta como rasgo distintivo respecto al hórreo asturiano tipo.

El último escalón evolutivo correspondería al hórreo asturiano: de planta cuadrada, cureñes verticales con engüelgos esquineros en el cerramiento de la cámara, apoyado sobre cuatro pegollos y cubierta apiramidada de teja del país.

Esta descripción, al igual que las fichas descriptivas de cada hórreo beyusco que se incluyen en el anexo II, forma parte del trabajo de catalogación y censo de hórreos con cubierta a dos aguas en el Oriente de Asturias que ha sido realizado, por encargo de la Dirección General de Patrimonio Cultural, por el etnógrafo Ástur Paredes.

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Ver imagen de la disposición

Disposición anterior | Disposición siguiente

Información sobre el documento

© Copyright 2006. Gobierno del Principado de Asturias