BOPA - Disposiciones

Consultar una disposición

Boletín Nº 39 del jueves 17 de febrero de 2005

DISPOSICIONES GENERALES

CONSEJERIA DE SALUD Y SERVICIOS SANITARIOS

La Ley 26/1984, de 19 de julio, General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, establece en su artículo 2.1 como derechos básicos de los consumidores y usuarios la protección de sus legítimos intereses económicos, así como la información correcta sobre los diferentes servicios, para facilitar el conocimiento sobre su adecuado uso.

Dicho derecho básico, igualmente, está reconocido en el artículo 3.1 de la Ley del Principado de Asturias 11/2002, de 2 de diciembre, de los Consumidores y Usuarios.

La prestación de servicios funerarios constituye una actividad de características especiales por las circunstancias específicas que le acompañan; generalmente la contratación de estos servicios se realiza de forma puntual, con apremio de tiempo y en situaciones familiares delicadas. Esto, unido al elevado coste de estas prestaciones, hace conveniente la regulación de diferentes aspectos de los mismos, tales como su oferta y publicidad, la información al usuario, la facturación y la adquisición o arrendamiento de sepulturas.

El Principado de Asturias tiene atribuidas competencias de desarrollo normativo y de ejecución, en materia de defensa de los consumidores y usuarios, en virtud de lo dispuesto en el artículo 11 de la Ley Orgánica 7/1981, de 30 de diciembre, por el que se aprobó el Estatuto de Autonomía del Principado de Asturias.

Para la aprobación del presente Decreto ha sido oído el Consejo Asesor de Consumo del Principado de Asturias, así como sometido a información pública.

En su virtud, a propuesta del Consejero de Salud y Servicios Sanitarios, de acuerdo con el Consejo de Estado y previo Acuerdo del Consejo de Gobierno en su reunión de 3 de febrero de 2005,

D I S P O N G O

Artículo 1.—Objeto y ámbito de aplicación.

1. El presente Decreto tiene por objeto regular, en el ámbito territorial del Principado de Asturias, el derecho a la información y los derechos económicos de los usuarios de los servicios prestados por empresas funerarias, sin perjuicio de las competencias que correspondan a otros organismos oficiales.

La presente norma se aplicará a todas las empresas funerarias, cualquiera que sea la forma jurídica adoptada por aquéllas.

A efectos de lo previsto en esta disposición, se entienden por servicios funerarios todos los prestados por empresas funerarias, incluidos los tanatorios y los cementerios.

2. Las actividades llevadas a cabo como complemento de los servicios funerarios prestados se regirán por las normas específicas que resulten aplicables y, en todo caso, por las disposiciones reguladoras de la publicidad y marcado de precios.

Artículo 2.—Oferta y publicidad.

La oferta y publicidad de los servicios funerarios, cualquiera que sea el medio utilizado para efectuarla, deberá ajustarse a los principios de veracidad, objetividad y suficiencia.

No podrán imponerse servicios que no se deseen, ni condicionar los servicios que se presten al precio o calidad del féretro o de algún otro elemento del servicio. Tampoco se podrá inducir a confusión sobre el régimen jurídico de propiedad o de alquiler o cesión temporal de sepulturas, panteones, columbarios o mausoleos.

Artículo 3.—Información al usuario.

1.—En las zonas de atención al público existentes en los locales u oficinas de las empresas funerarias deberá existir un cartel informativo en el que, de forma permanente, clara y visible, figure expuesta, como mínimo, la siguiente información:

a) El nombre de la empresa funeraria, en su caso.

b) Nombre o razón social de la persona, física o jurídica, titular de la empresa.

c) Formas y medios de pago admitidos.

d) Mención expresa de las siguientes leyendas:

— Esta empresa tiene a disposición del público el catálogo de los servicios que presta y las tarifas de los mismos.

— El texto completo del Decreto por el que se regula el derecho a la información y los derechos económicos de los usuarios de los servicios funerarios, se encuentra a disposición del solicitante de los servicios.

— Existen hojas de reclamación a disposición del consumidor o usuario.

2.—La información señalada en este artículo figurará agrupada, a su vez, convenientemente destacada del resto de información o publicidad que pudiera ofrecerse.

Artículo 4.—Catálogo de servicios.

1.—Todas las empresas funerarias tendrán a disposición de los usuarios que lo soliciten un catálogo adecuado a los usos y costumbres del lugar, comprensivo de todos los servicios que presten, con indicación detallada de las características y precios de los féretros y de los coches funerarios, así como de las siguientes tarifas:

a) Tarifas para la obtención de licencias, autorizaciones y cualquier otro documento obligatorio, que deberá corresponderse con las tasas o precios públicos.

b) Tarifa de un servicio funerario básico, que abarcará los elementos o componentes necesarios mínimos y obligatorios de sepelio, detallando cuales son aquéllos.

c) Tarifas por otros tipos de servicios funerarios distintos del servicio básico, diferenciando, de modo explícito e inequívoco, sus características y precios.

d) Tarifas por otros servicios: esquelas (domiciliarias y en medios de comunicación), utilización de tanatorios, incineración, transportes locales, nacionales e internacionales, flores o coronas, servicios religiosos, gastos de tramitación u otros, según los casos.

2.—Cuando se ofrezcan en propiedad o usufructo sepulcros, panteones, columbarios o mausoleos, se indicarán, en su caso, los datos de la inscripción de los títulos de propiedad en el Registro de la Propiedad. En el caso de que el uso de los elementos citados se gestione en régimen de concesión administrativa deberán indicarse los datos de inscripción en el Registro de la Propiedad de aquélla.

Artículo 5.—Presupuesto.

1.—Todo usuario, o quien actúe en su nombre, tiene derecho a recibir, de forma gratuita y previa a la contratación, un presupuesto por escrito. El presupuesto tendrá carácter vinculante durante un período de quince días desde su emisión, salvo que se produzca una variación en las tasas o precios públicos a que alude el artículo 4.1.a), en cuyo caso podrán repercutirse en el mismo.

2.—En el presupuesto deberán figurar los siguientes datos:

a) El nombre de la empresa funeraria, en su caso.

b) El nombre o razón social de la persona, física o jurídica, titular de la empresa, domicilio y número de identificación fiscal.

c) El tipo de servicios ofertados, con indicación de sus características, el importe de los mismos, debidamente desglosado, diferenciando, entre otros, los siguientes conceptos:

— Tarifas por la obtención de licencias, autorizaciones y cualquier otro documento obligatorio.

— Precio de los féretros y coches funerarios.

— Tarifas por otros servicios: esquelas (domiciliarias y en medios de comunicación), utilización de tanatorios, incineración, transportes locales, nacionales e internaciones, flores o coronas, servicios religiosos, gastos de tramitación, u otros, según los casos.

d) El nombre y apellidos del solicitante del servicio.

e) Importe total del servicio, impuestos incluidos.

f) Lugar, fecha y firma del prestador del servicio.

g) Espacio reservado para la fecha y la firma de aceptación para el usuario.

Artículo 6.—Facturas o justificantes de pago.

1.—Finalizado el servicio funerario, la empresa deberá entregar al solicitante una factura o justificante de pago del servicio realizado, que se ajustará a lo establecido en las disposiciones vigentes en la materia. En todo caso figurarán:

a) Número de la factura o justificante de pago.

b) Nombre o razón social, domicilio y número de identificación fiscal de la empresa prestadora del servicio.

c) Nombre y apellidos del solicitante del servicio.

d) Descripción de los servicios prestados, con indicación de su precio desglosado por conceptos.

e) Precio total del servicio, impuestos incluidos.

f) Lugar, fecha y firma del prestador del servicio.

2.—Las empresas funerarias tendrá a disposición de las autoridades competentes todos los documentos que acrediten la realización de gestiones administrativas, sanitarias o asistenciales que vayan a ser objeto de facturación: certificado de defunción, licencia de enterramiento, operaciones de modelado y estética de cadáveres, operaciones de recogida de órganos y tejidos, autopsias no judiciales, incineración, documentación obligatoria en traslados internacionales, tasas abonadas a la administración de cementerios municipales, u otros.

Las empresas entregarán copia de estos documentos al usuario a quien facturen los servicios funerarios.

3.—Cuando a petición de los solicitantes de los servicios funerarios las empresas afectadas por este Decreto gestionasen la liquidación de gastos con compañías de seguros, se entregará obligatoriamente a los interesados la correspondiente documentación acreditativa, con particular referencia a los servicios no incluidos en la póliza, si los hubiere.

Artículo 7.—Adquisición y arrendamiento de sepulturas.

1.—Los titulares de cementerios públicos o privados que transfieran la propiedad de sepulturas a particulares o las otorguen en alquiler o cesión temporal documentarán estas operaciones mediante un contrato, cuyo modelo deberá encontrarse a disposición de las autoridades competentes y de los usuarios.

2.—El contenido de las condiciones y estipulaciones del contrato se ajustará a lo dispuesto en la normativa aplicable y, en especial, a los preceptos contenidos en los artículos 2.3 y 10 de la Ley 26/1984, de 19 de julio, General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, respecto a la renuncia de derechos y sobre las cláusulas, condiciones y estipulaciones de carácter general.

3.—El contrato se extenderá por duplicado, entregándose un ejemplar original al comprador o arrendatario, quedando el duplicado archivado en la empresa, con la obligación de conservarlo a disposición de las autoridades competentes, al menos durante un año, después de la finalización del mismo, en aquellos casos en que el contrato tuviera duración determinada.

Cuando el contrato no fije un término cierto de duración, las empresas estarán obligadas a conservar, al menos durante diez años, un ejemplar del contrato a disposición de las autoridades competentes.

Artículo 8.—Infracciones y sanciones.

1.—Sin perjuicio de las competencias que correspondan a otros organismos oficiales, dentro de sus atribuciones específicas, el incumplimiento de cualquiera de los preceptos contenidos en la presente disposición se considerará infracción en materia de protección al consumidor, de acuerdo con lo establecido en los artículos 34 a 38 de la Ley del Principado de Asturias 11/2002, de 2 de diciembre, de los Consumidores y Usuarios.

2.—Las infracciones a que se refiere el presente artículo se calificarán como leves, graves y muy graves, atendiendo a los criterios establecidos en el artículo 39 de la Ley del Principado de Asturias 11/2002, de 2 de diciembre, de los Consumidores y Usuarios.

3.—Las infracciones a que se refiere el presente Decreto serán objeto de las sanciones previstas en los artículos 41 y 43 de la Ley del Principado de Asturias 11/2002, de 2 de diciembre, de los Consumidores y Usuarios.

Disposición transitoria.—Período de adaptación Se establece un período de tres meses, a partir de la entrada en vigor del presente Decreto, para la adaptación de las empresas funerarias ya existentes comprendidas en su ámbito de aplicación a las exigencias contenidas en el mismo.

Disposición final primera.—Desarrollo normativo

Se faculta al titular de la Consejería competente en materia de defensa de los consumidores y usuarios para dictar las disposiciones complementarias que resulten necesarias para el desarrollo de la presente norma.

Disposición final segunda.—Entrada en vigor

El presente Decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el BOLETIN OFICIAL del Principado de Asturias.

Dado en Oviedo, a 3 de febrero de 2005.—El Presidente del Principado, Vicente Alvarez Areces.—El Consejero de Salud y Servicios Sanitarios, Rafael Sariego García.—2.241.