BOPA - Disposiciones

Consultar una disposición

Boletín Nº 204 del miércoles 01 de septiembre de 2004

AYUNTAMIENTOS

DE COLUNGA

El Pleno de este Ayuntamiento en sesión celebrada el día 29 de julio de 2004, adoptó por mayoría absoluta de sus miembros, el siguiente acuerdo:

3.—Ordenanza Forestal. Alegaciones Asmadera. Aprobación definitiva.

Primero.—Desestimar las alegaciones formuladas por Asmadera al texto de la Ordenanza Forestal en los términos del informe jurídico obrante en el expediente y que se notificará a los interesados a efectos de motivación del acuerdo.

Segundo.—Publicar en el BOLETIN OFICIAL del Principado de Asturias el presente acuerdo y el texto íntegro de la Ordenanza, entrando en vigor en los términos y plazos señalados en su disposición final.

En Colunga, a 13 de agosto de 2004.—El Alcalde.—12.916.

Anexo

ORDENANZA REGULADORA DE USOS FORESTALES. DEL CONCEJO DE COLUNGA

Preámbulo

Con el fin de que los cultivos de masas arbóreas se efectúen en condiciones de racionalidad, no deterioren el medio y no tenga incidencia negativa en las explotaciones agrarias y ganaderas, el Ayuntamiento de Colunga considera necesario la elaboración de una ordenanza reguladora de las plantaciones arbóreas. Del mismo modo, la incidencia que los usos forestales tienen en la conservación del viario público, exige una intervención en la actividad de tala y saca de la madera para garantizar el uso y disfrute del dominio público por el conjunto de los vecinos.

Artículo 1.—Fundamento jurídico.

Este Ayuntamiento conforme a lo dispuesto en el artículo 591 del Código Civil y a tenor del artículo 49 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases de Régimen Local y los artículos 55 a 60 del Real Decreto Legislativo 781/1986, de 18 de abril, del Texto Refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de Régimen Local, establece una Ordenanza No Fiscal Reguladora de las Distancias de Plantación.

Artículo 2.—Objeto.

Establecer las distancias que se han de respetar por motivos de colindancia respecto, a heredades ajenas, caminos u otros elementos, cuando se implanten nuevos usos forestales en el territorio o cuando se produzcan modificaciones o alteraciones en los mismos que puedan surtir el mismo efecto que la nueva implantación. Del mismo modo, se persigue evitar el deterioro de los caminos públicos producido como consecuencia de la actividad forestal.

Artículo 3.—Ambito de aplicación.

Se extiende a la totalidad del concejo de Colunga, independientemente de la titularidad del terreno sobre el que se desarrolle el uso forestal.

Las plantaciones de árboles frutales, o cuando tengan por objeto servir de elementos de cierre de las fincas, se entienden excluidos del ámbito de aplicación de la presente Ordenanza en lo relativo a las distancias mínimas a respetar, siempre que, en ambos casos, no superen el número de cuatro árboles por área. No obstante, resultará de aplicación las limitaciones y servidumbres propias de derecho privado, no pudiendo superar la altura de los árboles que se utilicen como cierre, salvo pacto en contrario con el colindante, los cuatro metros.

Capítulo I. De las plantaciones

Artículo 4.—Utilización como suelo forestal.

1. Es susceptible de utilización forestal, aquellos terrenos que el Planeamiento Municipal lo permita, considerándose actividades forestales todas aquellas relacionadas con el uso, aprovechamiento y gestión de los terrenos forestales, tal y como se definen en el artículo 1 de la Ley de Montes.

2. De acuerdo con lo establecido en las Normas Subsidiarias la actividad forestal está sujeta a licencia previa de carácter urbanístico y será otorgada de acuerdo con las prescripciones establecidas en las Normas Urbanísticas y en la presente Ordenanza.

3. En las plantaciones que se vayan a efectuar en terrenos colindantes con propiedades municipales, con carácter previo a la autorización, caso que fuera procedente, se deberá llevar a cabo el deslinde de las fincas siempre que los linderos no estuvieren manifiestamente delimitados.

4. En los supuestos de fincas de menos de 5.000 m2 que se encontraren enclavadas y rodeadas de especies forestales, aún en el caso que la clasificación del suelo no lo permita, se podrá plantar, previa autorización municipal que permita apreciar tal circunstancia, si bien con especies similares a las de las fincas colindantes.

Artículo 5.—Autorizaciones.

Las plantaciones o repoblaciones arbóreas están sujetas a preceptiva autorización municipal, previa comprobación de la adecuación del uso pretendido a la clasificación y calificación del suelo sobre el que se proyecte. No obstante, las plantaciones señaladas en el apartado 2º del artículo 3 de la presente Ordenanza, estarán sujetas, exclusivamente, a comunicación previa.

Quienes soliciten llevar a cabo plantaciones o repoblaciones arbóreas harán constar en la solicitud de licencia los siguientes datos:

• Identificación del solicitante (nombre, dirección, teléfono, …).

• Título del terreno.

• Explicación detallada del destino actual del terreno.

• Croquis de la finca y situación catastral, incluido plano.

• Cultivos circundantes.

• Superficie a ocupar en la plantación o repoblación.

• Especies a plantar.

El acto por el que se resuelva el expediente deberá notificarse en el plazo máximo de un mes. La autorización municipal no exime de cualesquiera otras pudiera corresponder de otras Administraciones Públicas en aplicación de la legislación sectorial de montes.

Artículo 6.—Plantaciones en las riberas de los ríos.

Los usos forestales que se realicen en las proximidades de los cauces de los ríos deberán respetar la totalidad de la ribera y en las márgenes una banda de 5 metros de ancho medidos desde el borde del cauce ocupado por las aguas en las máximas crecidas ordinarias.

Artículo 7.—Plantaciones en zonas de interés arqueológico.

Las zonas reflejadas en el planeamiento municipal o en documentos administrativos específicos como de Interés Arqueológico tendrán una banda de protección radial que se encuentra registrada en la carta arqueológica de cada yacimiento. En el caso de no encontrarse disponible dicha información el radio protector mínimo será de 25 metros medidos desde el punto medio de cada yacimiento, excepto que el mismo tenga un radio superior a esa distancia, donde se procederá a contar 10 metros desde el límite externo. En dicha banda no se podrá realizar ningún tipo de plantación, ni actuación diferente a la conservación de los mismos.

Artículo 8.—Plantaciones afectadas por tendidos eléctricos.

En lo relativo a los tendidos eléctricos de alta tensión, se respetará una banda de 15 metros medidos a cada uno de los lados del eje central por el que discurre el tendido (en total 30 metros) y en el resto de tendidos 7,5 metros a cada lado (15 en total).

Artículo 9.—Distancias mínimas.

Todas las plantaciones nuevas y las repoblaciones forestales deberán situarse a un distancia mínima, medida en línea recta, salvando valles y montañas, que se relaciona en el cuadro siguiente y que es función de la especie objeto de repoblación y del elemento con el que se produzca la colindancia.

Eucalipto:

Distancia a terrenos con masa forestal 5 metros

Distancia a carreteras asfaltadas u hormigonadas. (medida desde el eje) 15 metros

Distancia a caminos públicos (medida desde el eje) 8 metros

Distancia a pradera y pastizales 30 metros

Distancia a manantiales 50 metros

Distancia a zonas destinadas a cultivos agrícolas o frutales 30 metros

Distancia a viviendas u otros edificios 100 metros

Distancia a núcleos rurales 300 metros

Coníferas:

Distancia a terrenos con masa forestal 2 metros

Distancia a carreteras asfaltadas u hormigonadas (medida. desde el eje) 6 metros

Distancia a caminos la que resulte de la aplicación a la finca. colindante, según el uso de la misma, …, S.A.U. forestal, …,

Distancia a pradera y pastizales 15 metros

Distancia a manantiales 10 metros

Distancia a zonas destinadas a cultivos agrícolas o frutales 15 metros

Distancia a viviendas u otros edificios 30 metros

Distancia a núcleos rurales 150 metros

Frondosas:

Distancia a terrenos con masa forestal. 2 metros

Distancia a carreteras asfaltadas u hormigonadas (medida. desde el eje) 4 metros

Distancia a caminos públicos (medida desde el eje) 4 metros

Distancia a pradera y pastizales 6 metros

Distancia a manantiales 6 metros

Distancia a zonas destinadas a cultivos agrícolas o frutales 8 metros

Distancia a viviendas u otros edificios 30 metros

Distancia a núcleos rurales 50 metros

• Las distancias mínimas pueden reducirse, a solicitud del interesado, en la plantación o repoblación cuando ésta no sea susceptible de ocasionar daño o perjuicio alguno al colindante, con autorización por escrito que acredite tal extremo por los colindantes y previo informe favorable del Ayuntamiento.

• Los árboles en colindancia con camino guardarán siempre la verticalidad, pudiendo exigirse al dueño el derribo del árbol, o la tala de aquella rama que dificulte el tránsito normal de la vía pública.

Artículo 10.—Plantaciones preexistentes.

En caso de que ya exista un uso forestal que no respete la presente Ordenanza, el propietario no será obligado a eliminar el uso hasta que no se produzcan cambios que puedan considerarse como una nueva implantación, aunque dichos cambios no supongan la sustitución del uso por otro nuevo. En este sentido, tendrán la consideración de nuevas plantaciones y requerirán de la pertinente autorización municipal, aquellos predios en los que existiendo ejemplares de la misma especie de la que se pretende reintroducir o reponer, estos no ocupen más del 80% del total de la superficie de la parcela catastral (expresada en fracción de cabida cubierta) y al mismo tiempo, su densidad sea inferior de 600 pies/Ha. Del mismo modo, se considerarán nuevas plantaciones aquéllas en las que se sustituyan las especies arbóreas preexistentes por otras diferentes.

Capítulo II. De las talas y la saca de madera

Artículo 11.—Talas.

La actividad de tala de plantaciones forestales está sujeta a previa autorización administrativa, debiendo solicitarse por el maderista y en los términos del artículo 5 de la presente Ordenanza. Deberá aportarse la siguiente documentación:

• Identificación del solicitante (nombre, dirección, teléfono, …).

• Título del terreno.

• Croquis de la finca y situación catastral, incluido plano.

• Superficie ocupada por la plantación y superficie a talar.

• Especies existentes y determinación, aproximada, del número de árboles a talar y toneladas métricas de madera.

• Especificación de las características de la vía pública por donde se vaya a transportar la madera.

Artículo 12.—Autorizaciones.

En el plazo máximo de un mes, deberá notificarse el acto que resuelva el expediente, debiendo indicar, en su caso, el tonelaje máximo autorizado con la suma del transporte y la carga de madera en función de los caminos a utilizar. Del mismo modo, se señalará el importe de la garantía que corresponda y que fija el artículo siguiente.

La autorización municipal no exime de cualesquiera otras pudiera corresponder de otras Administraciones Públicas en aplicación de la legislación sectorial de montes.

Artículo 13.—Condiciones de las talas.

Con objeto de asegurar la conservación de los caminos públicos, recibida la solicitud de tala, se procederá a la inspección “in situ” del estado de conservación en que se encuentren los caminos a través de los que se vaya a extraer la madera. En función de la superficie que se pudiera ver afectada y del tipo de pavimentación del camino, se suscribirá con el comprador del monte un convenio o contrato en virtud del cual se comprometerá a reparar el camino o carretera por donde se realice el transporte, dejándolo en idénticas condiciones de uso que tuviera previamente, y que se indicarán en el mencionado documento.

Comunicada al Ayuntamiento la finalización de las labores de extracción de madera, se girará visita de comprobación por personal municipal, determinándose, en acta formalizada al efecto, el estado en que hayan quedado los viales públicos tras la tala efectuada. En el caso de haberse producido daños, deberán repararse en un plazo máximo de quince días.

Comunicada al Ayuntamiento la finalización de las labores de extracción de madera, se girará visita de comprobación por personal municipal, determinándose, en acta formalizada al efecto, el estado en que hayan quedado los viales públicos tras la tala efectuada.

Capítulo III. Del cumplimiento de la Norma

Artículo 14.—Infracciones y sanciones.

Se considera infracción cualquier actuación que incumpla, en todo o en parte, alguna de las prescripciones establecida. Se establece una sanción de 150 euros para los infractores que contravengan la normativa establecida en la presente Ordenanza, de conformidad con lo establecido en la disposición adicional de la Ley 11/1999, de 21 de abril, que modifica la Ley 7/1985, reguladora de las Bases de Régimen Local.

La aplicación de estas sanciones se entiende sin perjuicio de las que se pudieran imponer como consecuencia de otras normas municipales, o en su caso, de la normativa autonómica o estatal. La sanción conlleva la obligatoriedad de devolver el terreno a su estado primitivo, previo a la infracción.

Artículo 15.—Ejecución subsidiaria.

En el supuesto que el Ayuntamiento requiriere a un particular para que restituyera el terreno a su estado anterior por incumplimiento de lo dispuesto en la presente Ordenanza, y el obligado incumpliere el mandato municipal en el plazo que se hubiera señalado, sin perjuicio de la exigencia de responsabilidad que se pudiere exigir, la entidad local procederá a la ejecución subsidiaria del acto de que se trate y ello de conformidad con lo previsto en la legislación de procedimiento administrativo. Los gastos de la citada ejecución serán a costa del infractor.

Artículo 16.—Procedimiento sancionador.

El procedimiento a aplicar viene regulado por el Real Decreto 1.398/1993, de 4 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento de la Potestad Sancionadora, debiendo graduarse el importe de la sanción en función de las circunstancias del caso y de la mayor o menor incidencia que tenga la infracción cometida en los intereses que la presente Ordenanza protege.

Artículo 17.—Derecho supletorio.

En todo lo no contemplado en la presente Ordenanza regirá lo establecido en el Código Civil, en la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases de Régimen Local, en el Real Decreto Legislativo 781/1986, de 18 de abril, del Texto Refundido de las disposiciones legales vigentes en materia de Régimen Local y en la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

Disposición final.

La presente Ordenanza entrará en vigor una vez haya sido publicada íntegramente en el BOLETIN OFICIAL del Principado de Asturias y haya transcurrido el plazo a que se refiere el artículo 70.2, en relación con el artículo 65.2 de la Ley 77/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases de Régimen Local, permaneciendo en vigor hasta su modificación o derogación expresa.